arrow
9
"La oscura raiz del grito"
Qué grande es Europa. Qué historia tiene. Qué leyendas pueden crear los campesinos que viven en los bosques. El cuento de "El helecho dorado" parece ser uno de tantos y bellos ejemplos creados en nuestro continente, así como esta adaptación cinematográfica. Pese a que básicamente la historia tiene elementos mágicos y está en el contexto de una de las tantas guerras que hubo en los albores de la Edad Contemporánea, no hay que olvidar el que probablemente sea su principal mensaje: una historia de amor atemporal. Una historia de amor entre dos personas que se destruye por el egoísmo de otra, llevando a la destrucción.

Jiri Weiss dirigió esta película tres años después de su también preciosa "Romeo, Julieta y las tinieblas". Ambas películas tienen una historia de amor en el contexto de una horrible guerra que arrasa con todo. Sin embargo, yo no pienso sólo que la guerra destruya el amor. La guerra la crean los hombres (aquí señalo tanto como especie como sexo), y como vemos en este film (y en muchos casos en la realidad), también ellos acaban con toda ternura y amor.

Jura, nuestro atractivo y mujeriego pastorcillo, intenta llevarse un precioso helecho dorado. Un hada de los bosques cobra forma en una bellísima mujer, Lesanka, que sólo le pedirá devolver el helecho. Jura hace oídos sordos y como buen Don Juan que es se la lleva a la cama, acabando nuestra pobre muchacha enamorada de él. Ella representa el amor puro, virginal y le quiere de corazón. Pero la guerra llega y él es obligado a marchar. Pero Lesanka, con el helecho, le hace una camisa que no debe quitarse nunca, pues le protegerá de cualquier daño físico. Pero no sentimental: aquí es cuando entra en escena la bruja Generalóva, la caprichosa hija del general del ejército, prototipo de la mujer fatal (un papel totalmente distinto al que su actriz, Daniela Smutná hizo en "Romeo, Julieta y las tinieblas"). Engatusando con las artimañas de una mujer tanto bella como cruel, hace que el pobre Jura se enamore de ella y comienze a olvidar a quien ama de verdad, Lesanka. Ella le irá pidiendo cada vez pruebas "para que así pueda volver a su hogar" más arriesgadas, entre ellas, quitarse la camisa hecha con el helecho. Hasta aquí puedo hablar.

Con una extroardinaria fotografía en blanco y negro, gran dirección y correctas interpretaciones, "Zlate Kapradi" es una película con la que todo cinéfilo goza. Además de ser una buena película, es lo que ya he expuesto, una historia de amor que se tiene que enfrentar a la adversidad, sean la guerra o la maldad femenina corrompiendo la mente masculina. Una historia de amor atemporal. Los dos últimos minutos muestran que aquí nadie "vivió feliz y comió perdices" con ese grito en la tierra; es, sencillamente, la vida. Porque no sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos.

"Lesanka, Lesanka".
[Leer más +]
2 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo