arrow
10
Las apariencias engañan.
Densa, fuerte. Como todas las películas de González Iñárritu. No deja indiferente a nadie. Las estrellas son parte del mismo mundo que los desconocidos. Brad Pitt dice que estará orgulloso de que su hijo sepa que actuó en Babel, lo que no sabe es cómo le va a explicar su actuación en las otras cintas. Aún así, los personajes que se llevan las palmas son Chieko la japonesa y Amelia la mexicana.
- Muchos excelentes:
La fotografía, tanto en Japón y México como en Marruecos. El México que retrata González Iñárritu es el México del 80% de los mexicanos, nos guste o no. La fiesta, la familia y, ni modo, también el exceso de alcohol.
La música.
Las actuaciones soberbias: de las estrellas norteamericanas, japonesas y mexicanas y de los aldeanos marroquíes.
Los pocos diálogos... el silencio que habla por sí mismo y nos lleva a escuchar nuestro interior.
[Leer más +]
131 de 175 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Técnicamente intachable, no obstante...
No puedo decir que la película sea mala, porque no lo es. Técnicamente y artísticamente es una película impecable.
Desgraciadamente, y a título personal, ha sido una pequeña gran decepción, me esparaba una obra maestra y me he encontrado con una película simplemente buena. Y es que a veces las expectativas que nos creamos previamente, nos sumen en grandes decepciones.

Las historias son duras, ácidas, desesperadas. Le falla una cosa: la historia de la chica japonesa, que en mi opinión, no acaba de cuajar. Es como si la hubieran metido a golpe de martillo en el rompecabezas para que encajase.

La historia más bonita y desgarradora, la de los niños marroquíes.

FOTOGRAFIA:
Una fotografía cuidadísima, como no, del genial Rodrigo Prieto que ya nos regaló preciosas imágenes en 21 gramos, Amores Perros o Brokeback Mountain.

GUIÓN:
No puedo negar que el guión está muy trabajado, pero da la sensación que ciertas historias y acciones están metidas a golpe de calzador para crear una hetereogénea puesta en escena, con apariencia de homogeneidad.
No por incluir más ingredientesen la sopa, ésta va a estar mejor... puede que se sature incluso.

En cuanto a las historias, no dejan de ser historias mil y una vez contadas, sin una visión original que nos pueda dar otra interpretación sobre el hecho. No obstante, tienen un punto en común: la deseperación, la frustración, la incomprensión... y eso lo logra de manera sin igual. Y es que por muy diferentes que seamos las personas, no dejamos de ser seres humanos en un mundo tan complejo, que se nos viene grande.

Quizás, en otro revisionado, cambie de opinión y acabe subiéndole la nota, o por el contrario, acabe reforzando mi tesis inicial manteniéndole la puntuación o bajándosela.
Como ya he dicho al principio, cuando esperamos demasiado de algo... al final nos acaba defraudando.
[Leer más +]
164 de 243 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Historia de un rifle
“Amores perros” estaba más que bien. Alejandro González Iñárritu sorprendió con uno de los mejores filmes de esta década entrecruzando tres historias mediante un hecho trágico.
“21 gramos” por el contrario daba parte de razón a sus detractores, que lo consideran parte del cine megalómano que no mira mas allá de su ombligo. Aunque contenía unas magnificas interpretaciones, el guión de Guillermo Arriaga funcionaba a base de fragmentar un “culebrón” a corazón abierto, que linealmente no llamaría en exceso la atención, y en dotar de excesivas taras a los personajes para abultar el drama (la mujer que ha perdido a sus hijos se convierte en drogadicta). De todos modos era una recomendable e interesante película.

“Babel” supone la confirmación y el cierre de un tríptico sobre las relaciones humanas expuestas ya en sus anteriores obras. Unas historias entrelazadas que se han expandido. De ser algo meramente local (“Amores perros”) a un plano global donde se conjugan diferentes idiomas en distintas localizaciones centradas sobre un mismo eje.
También puede recordar al inicio de “El señor de la guerra”. Si en los títulos de crédito iniciales Andrew Niccol nos mostraba la vida de una bala, Iñárritu muestra la historia de un rifle y sus consecuencias en forma de cuatro historias paralelas en lugares totalmente alejados entre sí.

Ese es su gran acierto. El mensaje y el buen cine que desprende “Babel” el otro.
Aunque tal vez la historia de Japón sea la que menos aporte al conjunto. Se centra en la relación entre una sordomuda y su padre y aunque enlaza con las otras historias de manera algo “forzada”, funciona a la perfección como episodio independiente, con alardes de montaje y juegos sonoros que me dejan fascinado.

Así que este cine, al que algunos colocan la etiqueta de “megalómano”, me emociona y me toca la fibra sensible. Iñárritu no sólo lo consigue con lo que podrían ser cuatro estupendas películas, también con su bello final, cuando la última pieza de un dominó que ha aumentado hasta límites enfermizos de intensidad se detiene y cierra una cuasiperfecta jugada.

Una de las películas que recordaremos del 2006.
[Leer más +]
97 de 147 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Babel o el complejo arte de vender humo a 6,60€
Si González Inárritu tiene una virtud es la de saber contar historias, de tenerte atrapado ante la pantalla y hacer contigo lo que quiere (habitualmente, darte una patada en el estómago) sin que seas capaz de apartar la mirada. Y ésta es una rara virtud, más si tenemos en cuenta que en Babel se nos cuentan cuatro historias, en mi opinión, complétamente anecdóticas y difíciles de digerir.

Aquí encontramos los dos puntos claves de la película, en primer lugar la búsqueda de lo universal desde lo anecdótico, tarea tremendamente ambiciosa y creo que en este caso también pretenciosa. Es cierto que la película da una idea de la globalidad en la que vivimos, pero creo que intenta abarcar demasiado desde cuatro historias que no dan para tanto.

Y en segundo lugar la elección de unas historias tremendamente trágicas que parecen buscar descaradamente una crítica del tipo "sí, cuenta una historia muy dura y conmovedora pero no cae en sentimentalismos". A mí personalmente ninguna de las cuatro historias consiguió conmoverme, vi demasiadas ganas de rebuscar en la mierda y no me acabé de creer ninguna de ellas.

Finalmente, después de dos horas frente a la pantalla recibiendo bofetada tras bofetada, sin poderte mover, la cosa no termina tan mal como parecía y te sales del cine un poco con el síndrome de Estocolmo pensando "oh, que bonito, que compleja es la vida y que difícil pero siempre queda un lugar para la esperanza". Seamos serios, han estado dos horas dándonos una paliza y echándonos mierda encima, ¿a qué viene ahora esta piedad? ¿Quizá para ganar el oscar? Lo tenían difícil con tanta pullita encubierta hacia los americanos que, por cierto... ¿por qué tanta sutilidad cuando los demás temas se presentan en toda su crudeza? Es difícil satisfacer a todos, igual de difícil que intentar resumir la vida actual en una película. Sin discutir la calidad técnica de la misma, para mí lo más importante es que al final no me he creído nada.
[Leer más +]
55 de 77 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Como el morro de Esther Cañadas: le sobra muchísimo relleno.
Tras tantas alabanzas escuchadas y leídas, por fín la he visto y la decepción es muy grande.
Que sí, que la fotografía es magnífica y las interpretaciones están muy bien, pero no deja de ser lo mismo que ya nos habían contado en Amores perros (el rollo ese del caos y del aleteo de la mariposa). Aunque eso no es lo peor de esta obra, a mi modo de entender, sino el alargamiento innecesario de escenas totalmente superfluas, que consiguen aburrír de manera soberana. Ocho minutos de banquete de bodas, diez de discoteca, siete de chorradillas de adolescentes en el parque...Que no hace falta filmarlo todo, joer, que hay cosas que el público es capaz de intuír y presuponer.
En fin, que si no fuese por todo el relleno tan evidente sería una buena película. Pero tantos momentos soporíferos, y un ritmo tan cansino, no la dejan ser mucho más que un producto pasabilillo.
Y, antes de que salga algún espabilado: No, no me gustán las de Van Damme, ni veo sólo películas de acción descerebrada. Que parece que en cuanto uno dice que una peli de éxito en taquilla es un plomo, ya tenga que ser el presidente del club de fans de Steven Seagal.
[Leer más +]
71 de 112 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
CULMINACIÓN DEL SISTEMA IÑÁRRITU DE NARRACIÓN POR FRAGMENTOS
“Babel” culmina el sistema Iñárritu de narración por fragmentos, organizados en una estructura que conecta eficazmente detalles.
No funciona el conjunto como fondo de las peripecias, sino como protagonista: el mundo global interconectado según el célebre principio del aleteo de la mariposa en China; el vasto mundo abarcado en panorámica.
De nuevo, pues, historias entrelazadas a través de sutiles nexos que van tejiendo la trama con hilos de oro.

En el desierto marroquí, un pastor llega a casa de otro a venderle un rifle. El comprador entregará el arma a sus pequeños hijos para que protejan al rebaño de cabras.
Ese rifle será uno de los principales hilos de oro. Al vendedor se lo regaló, por sus servicios de guía, un cazador japonés que vive con su hija en un lujoso apartamento de Tokio. La hija es sordomuda; lleva mal la ausencia de la madre y su condición de remolino de hormonas adolescentes.
Cerca de la colina donde los pastores hacen prácticas de tiro pasa un autobús de turistas occidentales.
En una casa de San Diego la niñera mexicana recibe llamada del dueño, de viaje por África con su esposa. Pregunta por sus hijos. Anuncia que el regreso se retrasa. La niñera quiere pasar a México, a la boda de su hija, pero el dueño de la casa, muy tenso, no le deja opción.

Simultaneado en tres continentes, el relato se despliega en varios idiomas (incluido el de signos). Avanza en recorrido no lineal, por escenas y momentos ya visitados, a los que se vuelve por otra ruta.
La conversación telefónica desde un lado de la línea volveremos a presenciarla, pero desde el otro lado.
De la foto que hallamos en una casa veremos copia en el salón de otra casa lejana.
Al autobús que vimos rodar entre polvareda en lontananza regresaremos, pero a su interior, con los pasajeros.
Se compensan los puntos de vista, repartiendo flujos narrativos, “ecualizando” sus líneas (Iñárritu fue pinchadiscos radiofónico) para tejer compacto un duro drama que lo aprovecha todo, sin anecdóticos tiempos muertos. Pero no transmite avidez ni prisa; sí precariedad e incertidumbre, derivadas tanto de la babélica incomunicación entre lenguajes como de la proximidad de la muerte. La tensión emotiva, distribuida por los tres escenarios continentales, cobra gran calibre, bastante honda y seria.

Es de agradecer que para alcanzar esa tensión se recurra a medios eminentemente cinematográficos: imágenes y sonidos; acciones, pero no diálogos sobrecargados.
Un alarde la excelente decisión de que la adolescente japonesa sea sordomuda y se explique por signos, con igual viveza o más, a efectos de transmisión. Claro, que está el maravilloso trabajo de Rinko Kikuchi, instantes sublimes.
Brilla la dimensión paisajística, la interpretación plástica del Sahara sobrevolado y del futurista bosque nocturno de rascacielos nipones.
Y ayuda la magnífica elección de la música, que es acierto completo cuando la voz de Chavela Vargas se derrama en la boda mexicana.
[Leer más +]
33 de 36 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Bable
"Azares perros. (...) una película despeñada, contada entre hipos de tiempo y de llanto, y tan elocuente con nuestro autismo. (...) Puntuación: **** (sobre 5)." (E. Rodríguez Marchante: Diario ABC)
----------------------------------------
"Estética y ética 'Babel', cine con mayúsculas. (...) González Iñárritu y Arriaga (...) vuelven a derrochar brillantez narrativa, credibilidad, dureza, complejidad, capacidad para sorprendernos, humanidad y sentimiento de primera clase en Babel." (Carlos Boyero: Diario El Mundo)
----------------------------------------
"Un retrato del estado del mundo, una portentosa historia que quizá se estudie dentro de 50 años como muestra de la psicosis que acechaba a las civilizaciones en un tiempo cargado de pesimismo." (Javier Ocaña: Diario El País)
----------------------------------------
"Lonchas de speed a granel por la redacción, farlopa volcada en los aseos y consumo de peyote a discreción, en las oficinas de algunos periódicos de tirada nacional. (...) Puntuación: *** (sobre 10)." (Sines Crupulos: Filmaffinity)
[Leer más +]
104 de 180 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
crítica a los críticos
Según voy leyendo los comentarios por orden cronológico observo que la calificación de la película baja. Podemos hacer la reflexión de que somos sensibles a considerarnos originales. Quiero decir que cuando todo o buena parte de lo bueno que hay que decir de la película está dicho queda lo contrario.
Digo ésto porque me parece imposible, pido disculpas por mi ingenuidad, que el resto de la humanidad no haya sentido el dolor visceral al que nos conduce la película, la angustia, expresada en lenguaje universal, a que lleva el sentirte unido a los demás en su dolor. Hay una parte de ese dolor que sienten los personajes que llega hasta mi. Porque el dolor que se siente es real, igual en calidad y evidentemente diferente en intensidad. Porque el dolor es el mismo independientemente del hecho que lo produce.
[Leer más +]
44 de 62 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
NO COMPRENDO
Babel es el nombre de la primera de las cuatro ciudades originales del reino fundado por Nemrod, el poderoso cazador opuesto a Yahwêh Dios, situada en "una llanura en la tierra de Sinar" donde, de acuerdo con la Biblia (Génesis 11:1-9), se llevó a cabo un intento infructuoso de erigir una torre de altura suficiente para alcanzar el cielo - la Torre de Babel. Su objetivo principal era salvarse de un eventual nuevo Diluvio que pudiera ocurrir, así como, también, para "hacerse un nombre célebre" en caso de ser dispersados sobre la superficie de la Tierra. Este objetivo contradecía el propósito de Dios en cuanto a que la humanidad postdiluviana se esparciera por toda la superficie de la Tierra, se reprodujera sobre ella y la sojuzgara. Yahwêh 'Elohîm, entonces, confundió los idiomas de aquellos que estaban trabajando en su construcción, por lo que no fueron capaces de entenderse unos a otros, y el proyecto fracasó.

Fuí camino al cine sabiendo todo esto, también supe de las molestias que el genial realizador Iñarritu se tomó para rodar la pelicula en diversos idiomas con el fin de darle ese sentido y esa intención que supongo tiene esta pelicula. Mi sorpresa fué increible, mayor mi indignación al comprobar que todo ese sentido, que todas esas molestias se venian abajo. ¿Que porqué? LA PELICULA ESTA DOBLADA AL CASTELLANO.... totalmente INCOMPRENSIBLE, le he dado un 7 que quizás no se merece, cuando la vea en VO (espero que el DVD no cueste un ojo de la cara) podré ser mas justo con esta, creo yo, buena pelicula. Buenas interpretaciones, buen guión, buena fotografía.

Aprovecho, ya que esto es una crítica, el criticar el sistema comercial español que nos obliga a tragarnos estas necedades, como la incomprensible falta de salas en las que proyectan verdaderas buenas películas (independientemente de su esperada taquilla, o de que el protagonista sea Tom cruise) basándose más en su valor cultural y artístico.
[Leer más +]
66 de 107 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Lástima del doblaje
Babel es una muy buena película, impecable en su dirección, su guión, su fotografía y en la idea que lleva de fondo, quizás sea esto lo más interesante, la idea, es una película inteligente (yo personalmente no esperaba menos de Arriaga e Inárritu). Pero no es mi intención en esta crítica reflexionar acerca del contenido o la forma del film. Estas son mis primeras palabras en FilmAffinity y mi intención es reflexionar acerca del doblaje, en este caso IMPERDONABLE, no por la calidad de éste, y sí por su mera presencia. Quiero creer que la versión original de la película está en cuatro idiomas, quiero creer que la intención de Iñárritu era que viésemos un drama a cuatro bandas en cuatro idiomas, que sintiéramos la angustia y la verdadera confusión de los personajes en su intento por comunicarse entre ellos (cuando lo intentan). Digo "quiero creer" porque no sé si efectivamente la versión original está en los cuatro idiomas o está rodada entera en inglés. Bueno, sé que es una locura pretender que las exhibidoras grandes arriesguen en taquillazos de este tipo ofreciéndonos la versión original subtitulada, sí... pero bueno, yo ya les adelanto que no llega a convencer del todo. Acabo de salir de la sala de cine con una pena terrible de haber visto semejante peliculón doblado, no entiendo un BABEL en el que mejicanos, japoneses, marroquíes y norteamericanos hablan un castellano envidiable. Aún así, película muy muy muy recomendable.
[Leer más +]
39 de 57 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
El genero humano
La historia de Babel podría verse como un juego de senderos que se bifurcan, pero hay otra idea que surge con más fuerza: en todo hay de todo y en todos hay de todos.
Tres narraciones corren en paralelo, a veces se entrecruzan, en algunos momentos se yuxtaponen. En otras ocasiones una historia parece que se adelanta a otra y que tira de esta…
El cine de González Iñárritu es un cine en carne viva, tiene una forma muy realista de enseñarnos a unos seres que respiran con todos los poros de la piel. Sus historias no admiten bobadas: aquí se esta hablando de las cosas necesarias para seguir vivos.
Con Amores Perros el director mejicano inició un camino narrativo de historias fuertes, de personajes vivísimos y conmovedores. En esta última cinta prosigue G. Iñárritu con su línea estilística y ahonda en una serie de dramas humanos que dejan al descubierto un mundo de extrema y miserable crueldad. Pero al lado de la miseria, conviviendo con ella, sufriendo con ella, nos muestra el realizador como puede aparecer la misericordia, la solidaridad, la ayuda fraternal: casi en el mismo plano en el que la brutalidad lo ensucia todo, aparece el consuelo; después de enseñarnos a una adolescente perdida y desquiciada en su soledad, vemos el abrazo consolador de los seres que se aman.
Los actores se convierten en paisaje, y el paisaje se convierte en un actor más; la ciudad y la sierra, el desierto y la carretera: todo forma un todo que nos une a todo y a todos, demostrando una vez mas que si el capital encontró la libertad absoluta de movimientos con la globalización, los seres humanos tienen algo mas primario y cercano: la humanidad
Una película para ver y difundir.
[Leer más +]
46 de 72 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Naturaleza humana
Antes de verla creía que me dejaría mucho más sorprendido. Luego pensé que era normal, ya que el listón que le había puesto, y que consiguió saltar, era muy alto. Además, ya conocía lo básico de cada una de las historias que se narran, y tenía grandes expectativas con respecto al trabajo que habían hecho tanto Iñárritu como Arriaga.

Pero la película no defrauda, al contrario, nos da lo que nos prometía, que era mucho. Y no nos prometía historias moldeadas para agradar con su correspondiente final que lo deje todo bien atado, y que nos permita irnos a casa tranquilos. Nos ofrecía historias relacionadas por casualidades, nos ofrecía sufrimiento, injusticias, incomunicación… Nos ofrecía una pequeña instantánea de unas familias de tres continentes, en la que se refleja parte de los problemas humanos que tenemos en el planeta, como son los prejuicios, abusos de poder, intolerancia, egoísmo, y sobre todo y como ya he dicho, la incomunicación, ya sea entre familiares, pueblos, países, continentes… Y todo esto la película nos lo da, y lo hace sin finales, sin buenos sabores de boca. Nos intenta mostrar un instante de las vidas de esas personas, tal cuál transcurren, y eso tiene sus ventajas y sus inconvenientes a la hora de afrontar la película. Quizá en ocasiones algunas secuencias, junto con su música, puedan resultar un poco largas, y la historia japonesa, a veces, da una ligera impresión de estar introducida con calzador. Pero en todo momento cada plano parece hecho a conciencia y con una finalidad, creado para que todo encaje y se complemente. Por ello, cuando la veamos, debemos ponernos en sus manos y dejarnos llevar por la magnífica narración y por el paralelismo continuo, y bien llevado, entre las historias y entre los sentimientos de los personajes de cada una de ellas (un niño marroquí, una mujer mexicana y una joven japonesa, relacionados sin ellos saberlo, nos transmiten en un mismo instante un mismo sentimiento y un mismo dolor).

Su acertado título es su mejor carta de presentación, refleja de por sí gran parte de lo que nos quiere transmitir, y de lo que nos quiere hacer ver sobre el mundo actual y sobre nosotros mismos. Babel es, en definitiva, una obra con actuaciones magníficas, un gran guión y una buena, equilibrada y pausada narración, que nos lleva por el camino que nos quiere llevar y nos muestra y nos produce los sentimientos que nos quiere mostrar y producir. Obra compleja, llena de detalles, diferente, personal, coherente, honesta, brillante.
[Leer más +]
28 de 37 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Correcta y engañosa a la vez
Es una película, desde mi punto de vista, correcta hecha por un director interesante en la que propone mucho pero en realidad no termina de culminarse, me parece desigual ya que la parte japonesa me parece floja y no muy bien resuelta, quizás yo la hubiera terminado con el suicidio de la chica, además que no profundiza en las causas de la incomunicación de la familia ni las causas del suicidio, y me parece un tanto artificial la relación con el polícia.
Coincido en que la película tiene imágenes poderosas y secuencias angustiosas, que las interpretaciones son muy convicentes, destacando la de la tata mexicana y la chica japonesa, pero me deja un cierto sabor agridulce, propone tanto que creo que se encuentra como una película inacabada en cuanto a sus objetivos iniciales.
[Leer más +]
24 de 30 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Un disparo a las conciencias
Drama coral de Iñárritu, espectacular, variopinto, heterogéneo, social a la vez que intimista, pulsante de tensión que mantiene en la cuerda floja, certeramente crítico y crudo. El tándem Iñárritu-Arriaga vuelve a dar en la tecla. El director mexicano se ha perfilado como un veterano en el género del drama social, que se sumerge de lleno en el cráter del volcán en erupción que es toda esta mezcla de sociedades y pueblos. Habitantes mal avenidos de un planeta que gira sin cesar, habiendo dejado en cada vuelta un sinfín de historias de dolor, felicidad, horror y esperanza.
Una acción inconsciente puede tener consecuencias insospechadas y funestas.
Un arma en las manos de unos niños.
Un disparo fortuito que enciende la mecha, directa a la pólvora de los presagios más aciagos, dispuesta a explotar.
Iñárritu, como ya hizo en "Amores perros", gusta de intercalar pedazos de sucesos que acaecen a una serie de personas unidas por ciertos nexos comunes que van surgiendo trozo a trozo, como una cadena impalpable que progresivamente, eslabón a eslabón, va asociando sus vidas sin que ellas mismas adviertan plenamente su conexión.
Un acto en un principio inofensivo como regalar amistosamente un arma de fuego a alguien en señal de agradecimiento, puede ser el detonante de una desgracia.
Es lo que tiene manipular un arma tan ricamente y despreocupadamente. Como si fuese un juguete. Como si no sucedieran ya suficientes atrocidades a causa de ellas.
Varios países, diversos dramas personales que comienzan a desplegarse a partir de ese disparo fatal. Dramas que a su vez arrastran consigo conflictos internacionales y de fronteras, de razas, traumas íntimos, problemas matrimoniales, los demonios de una adolescencia infeliz, tragedias familiares y peligros que acechan a niños inocentes, que son víctimas de la irresponsabilidad de los adultos y de la fatalidad.
Todo combinado en un cóctel explosivo que arde bajo la superficie, abrasador, con escasos instantes de respiro.
Ambientes, lugares y costumbres radicalmente distintos, desde aldeas perdidas de Marruecos, pasando por la superpoblación vertical y luminosa de Tokio y la zona fronteriza y desértica entre Estados Unidos y México, mostrando dos mundos vecinos pero muy dispares entre sí, mientras la mecha avanza quemando a su paso casi todo lo que encuentra.
Fotografía que nos lleva por los diversos lugares en acusados contrastes, narración no lineal, alternando las distintas historias y empleando la técnica de la anticipación y la vuelta atrás, manteniendo en vilo al espectador con unas tácticas argumentales y narrativas que enganchan saltando de una parte a otra, dejando siempre a la expectativa de lo que sucederá próximamente.
El trabajo de todo el reparto es digno de elogio, desde los más experimentados profesionales del mundo del espectáculo, hasta los rostros menos conocidos. Desde los mayores hasta los más pequeños. Todos ellos realizan una labor encomiable, creíble y que cala en las emociones.
[Leer más +]
22 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Una película notable con ciertos altibajos
Lo primero comentar que sí, Babel está en versión original subtitulada. Es un crimen que se doble una película así. Se pierde como la niñera habla en castellano a los niños, como se entrelazan las historias en distintos idiomas, como varía la voz en la interpretación según el idioma....
Una de las cosas que me ha encandilado es esta mezcla de lenguas que muestra Babel.

Ha habido partes que no me han convencido(la fronteriza por ejemplo), pero cuando se muestra Tokyo.... que delicadeza, que fotografía, que sentimiento. Si tan sólo se hubiera tratado ese tema, con esa fotografía... se llevaría un diez redondo por mi parte.

Mención aparte la perfecta interpretación del 90% de los actores, lo hacen muy muy bien.
[Leer más +]
24 de 32 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
"Si quieres ser comprendido, debes saber escuchar"
Babel es la sobrecogedora mirada del director mexicano Alejandro González Iñárritu sobre unas situaciones que, desarrolladas en distintos territorios como Marruecos, Japón o la frontera que separa México de los Estados Unidos de América, mantienen algún tipo de interrelación, convirtiéndose cada historia en un eslabón que a lo largo de los minutos buscará la unión para convertirse en cadena. Prosiguiendo con la metáfora de la cadena, el candado que ata a la referida, definitivamente es la atmósfera creada por la realización, que consigue un tenso ambiente que transforma un argumento que se presume ordinario, en una magistral operación de absorbencia sobre el espectador, al que muda a sus historias consiguiendo transmitirle la realidad de unos hechos bien narrados, montados e interpretados.

Las historias que aquí se dan cita comienzan en Marruecos, con Yussef (Boubker Ait El Caid) y Ahmed (Said Tarchani), dos jóvenes que, tras marchar su padre a trabajar, se quedan al cuidado del rebaño que les garantiza el alimento, portando consigo un rifle con el que buscan prevenirse de los chacales. En mitad de su jornada, con el fin de probar el alcance del arma, disparan en la lejanía. Uno de los disparos significará el fascinante inicio de todas las situaciones relacionadas que presenta el argumento de la cinta, pues alcanza a un autobús en el que va la pareja formada por Richard (Brad Pitt) y Susan (Cate Blanchett), padres a su vez de dos niños, Debbie (Elle Fanning) y Mike (Nathan Gamble), que se han quedado en San Diego (EEUU) estando a cargo de Amelia (Adriana Barraza) una afable mexicana que trabaja para la familia en el cuidado de los chicos. En otra punta del continente, en Japón, se encuentra Chieko Wataya (Rinko Kikuchi), una adolescente sordomuda que a pesar de llevar con aparente soltura su problema, su soledad, nacida por la desatención del padre sobre ella, le hace plantearse la rotura del tabú que hasta el momento ha sido para ella el sexo.

(Sigue en el SPOILER sin desvelar detalles del argumento, por falta de espacio)
[Leer más +]
15 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
PASE LO QUE PASE LO HUMANO SOBRESALE POR ENCIMA DEL BABEL DE DIFERENCIAS
Curiosa y notable película de González Iñarritu, sin ser una gran excelencia.

Un atrevimiento o travesura de dos niños hace arrancar la historia, que se va entrelazando con personajes de distintas lenguas y lugares de nuestro mundo multicultural (Marruecos, Mexico y Japón). Según muestra el director, pase lo que pase, destacan en esta Babel mundial en que nos hallamos, la gente de poder adquisitivo o relevancia económica, quienes son tratados con toda clase de miramientos, y la gente de segunda clase, afuerada, los que aun teniendo igual o más humanidad que los primeros, por el hecho de ser pobres o figurar como donnadies, no merecen tanta atención o buen trato. No obstante esta clase de gente menos valorada siempre está ahí, dispuesta si se presenta la ocasión a ser hospitalaria con un herido, a salvar la vida a un accidentado o a cuidar a los hijos de los ricos mientras éstos andan dedicándose a cosas más insustanciales.

En un momento del film el personaje de Brad Pitt quiere agradecer el generoso comportamiento demostrado a uno de estos pobres irrelevantes que no cuentan, cuya lengua, cultura y religión son diferentes, y lo hace intentando darle un puñado de dólares; pero el humilde rechaza amigablemente el dinero. A fin de cuentas esta segunda clase de hombres sin poder, no importantes para la clase pudiente de nuestro mundo Babel, casi siempre son más conscientes de un idioma profundo que pertenece al ser humano desde la noche de los tiempos: la lengua de la MISERICORDIA, la que cualquiera puede habla sin abrir la boca, que se entiende en todos los rincones del planeta por ser la más humana, sencilla y comprensible.

Fej Delvahe
[Leer más +]
15 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
¿Hablas mi idioma?
Según el director, esta película trata sobre la incomunicación y la soledad en determinadas circunstancias (entendemos que malas) de la vida. Según yo misma, esta película trata, a un nivel más profundo, de que si ponemos a japoneses, marroquíes, mejicanos y americanos en situaciones extremas, los únicos que saldrán bien parados serán los últimos. Porque los japoneses son reprimidos, los marroquíes incivilizados y los mejicanos, pobres, pero los americanos son heroicos y ya han superado un 11 S...¿cómo no van a superar una crisis matrimonial o un tiro fortuito en un pueblo perdido de Marruecos?.
En líneas generales, los eventos que entrelazan a los personajes son ultraforzados, las interpretaciones irregulares -impecable Adriana Barraza, sin duda la mejor aunque la menos glamurosa, bien la actriz japonesa y Gael García Bernal, creíble la familia marroquí, pero teñir a Brad Pitt de canoso y pintarle ojeras no equivale a una buena interpretación- y un guión trufado de una serie de desgracias tan imposibles de creer como eran las de "Crash" o "21 Gramos". No hay diálogos que no hayamos escuchado antes, el director se recrea en innecesarias escenas contemplativas y la estructura del tipo "vidas cruzadas" ya está tan vista que no aporta gran cosa. En general, creo que esta es la clase de película que cuanto más la meditas, menos te gusta.
[Leer más +]
23 de 33 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Aburrida y sobrevalorada
Empecé viendo la película expectante, luego curioso, después interesado, y ese interés fue decayendo hasta que, más o menos 45 min antes de terminar, me preguntaba cuantos más de esos planos interminables tendría que ver. La última media hora solo miraba el reloj.

Se trata de 4 historias entrelazadas, unas más interesantes que otras, pero unidas casi por los pelos. Como comentaban antes por aquí, se aprecia un sutil uso del calzador al intentar conseguir que las historias confluyan.
Como drama tiene escenas visualmente muy impactantes (cuando cosen la herida) y los actores están todos soberbios, incluido Brad Pitt, (que a mi por lo menos me gustó, y mucho) pero las historias quedan algo desangeladas en favor del conjunto de la película, conjunto que a mi no me acaba de convencer.

Excelente la fotografía y muy mal la banda sonora, que en muchos momentos me estropea precisamente algunos de los planos más bellos de la película, con sonidos machacones y repetitivos; aunque coherente con los cambios en cada historia, para mi gusto le faltaba calidad.

mención aparte merece la historia de la japonesa, que efectivamente es la mas desligada del conjunto, y quizá por ello la más interesante, con esos contrastes de la vida con y sin sonido, los planos de la ciudad, su vida urbana y la amargura de sentirse sólo, o rechazado, aún estando rodeado de gente.

Lenta en su desarrollo y escasa de situaciones para la duración que tiene. Si durase una hora menos mi crítica mejoraría mucho.
[Leer más +]
18 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
en VO por favor
Como bien se apuntó en su día en "Boyero y cía" el montaje no es tan complicado como parece, basta con escribir las historias de forma independiente y ser preciso a la hora de mezclarlas.

La historia oriental está unida en la trama de una forma muy simplista pero, en mi opinión, no es relevante, a mí me da exactamente igual cómo se justifique la relación entre los personajes cuando a cada uno le sucede algo tan distinto, tan profundo. No sería el primer filme en el que se narran historias sin conexión alguna y funcionase a la perfección, por ejemplo "delitos y faltas" (1989).

Respecto al ritmo narrativo, tran criticado, sí, es lento, pero el que tenga prisa que apague el reproductor y prolongue su cita con el arte para otro momento más ocioso. El poder visual de Iñárritu tiene su zenit en esta película. Ya en sus, por qué no decirlo, obras maestras anteriores, había demostrado de lo que es capaz de plasmar en celuloide pero, en Babel, roza la perfección, juega con la iluminación, con los movimientos de cámara y con los cortes de sonido para representar las distintas situaciones dramáticas que nos escupe en cada fotograma, simplemente extraordinario. También se le cuestionó que no dejase ni un resquicio por donde pudiese colarse la esperanza, pero es su forma de ver la vida y, por tanto, el cine, cada director es libre de contar las historias que le parezca, a nadie le molestó que Capra echase terrones de azúcar en cada uno de sus filmes, en cambio si Iñárritu añade sus dosis de hiel habituales la gente se lleva las manos a la cabeza... ¡es un pesimista! ¡el mundo no es así!...quizá no el vuestro, pero sí el de otros.
[Leer más +]
9 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo