arrow

129 Críticas de los usuarios

Críticas de los usuarios:
7
Una locura de proyecto...
Empecemos por el principio. Cuando vi el primer trailer de esta película quedé alucinado ante el total desmadre que podría ser este producto de lo que llamo "la factoría Seth Rogen & Compañía" por así decirlo. Y es que si has visto Pinneaple Express o This the end ya te puedes fomar una idea bastante clara del tipo de humor que gastan este grupo de gente. Irreverente, soez, provocador y muy estúpido en ocasiones. A mí, personalmente, me gusta. Pero comprendo que no es para todos los públicos. En este caso, van un paso más allá en todos los sentidos, trasladando lo anterior a una cinta de animación 3-D. ¡El primer filme catalogado como no recomendado para menores de 18 años en este formato! Digno de mención, sin duda. Los creadores han pisado nuevo terreno, y es que no es extraño que el proyecto llevara esperando la aprobación de los productores desde hace varios años. En mi opinión el experimento ha sido un éxito y ahora voy a explicar por qué.

La premisa de la película es bastante original: productos de un supermercado (generalmente comida) esperan con ansias ser comprados por los dioses humanos para visitar el reino del más allá y ser bendecidos por nuestra bondad, realizando sus más locos deseos. Sin embargo, la cruda realidad es que son brutalmente asesinados. En esta historia nos encontramos con multitud de personajes muy malhablados que intentarán defenderse de esta situación cuando descubren la verdad. El guión está plagado de contenido gore, uso de drogas, referencias sexuales, lenguaje muy soez (quizá demasiado para algunos)... ¡incluso de reflexiones acerca de la religión (eso no me lo esperaba)! No hay ni un solo momento en el cual no se incluya alguna irreverencia. El filme intenta impactar constantemente siendo consciente de que no estamos acostumbrados a ver este tipo de contenidos en lo que pudiera parecer un producto sacado de Disney. De hecho, el compositor es Alan Menken, quien nos ofrece una canción que nos recuerda al estilo de películas como The Beauty and the Beast (por muy raro que suene). Lo más destacable, en definitiva, son las situaciones surrealistas y diálogos tronchantes a cargo de algunos personajes en una obra que, a pesar de no ser excelente, entretiene a raudales. Si eres un fanático de los que están a cargo de esta producción, es muy posible que disfrutes de Sausage Party.

Termino con un imprescindible comentario acerca de una alocada escena en el spoiler:
[Leer más +]
113 de 153 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Fallida, tras un arranque bueno
No suelo tener problemas en el humor ofensivo, pues siempre se presupone se hace con ironía dañina y quien lo visiona y lo disfruta es porque quiere. Pero el problema de "La fiesta de las salchichas" no es su tipo de humor. Su problema, para mí, es que pasada la introducción de la películas sus chistes no me hacen gracia y su trama no me divierte como debería.
El guión tiene unos primeros 20 minutos bastante buenos, con buena referencias y personajes divertidos. Entonces se estanca en los clichés, lo repetitivo y estirar sin gracia un argumento más digno de un cortometraje alargado antes que de una película de estimable duración como tal. Llegamos a un final orgiástico, pero ya es tarde.
La factura técnica no es de lo mejor en el género de la animación, pero dado su presupuesto y sus medios es más que solvente.
Sus personajes comienzan bien y luego se convierten en peleles que van de aquí para allá, cuando todo podría haberse reducido (o haberse complicado con mayor estilo u originalidad).
"La fiesta de las salchichas" me resulta fallida y decepcionante tras un buen arranque. No es que esperara una gran película, jamás lo hice, pero lo que se veía en sus anuncios era realmente lo mejor de la misma y el resto (de lo que se compone la película) es relleno metido con calzador que ni siquiera entretiene tan trepidante como su duración. Queda al gusto del resto de espectadores su decisión de inclinarse por ella o no, pero a mí no me ha convencido para nada.
[Leer más +]
96 de 159 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
¡Zas, en toda la Decencia!
Hasta hace relativamente poco, la animación era cosa de unos pocos.
Un Disney por aquí, un Pixar por acá, un Dreamworks allí... todo el panorama estaba dominado por las buenas intenciones en el mejor de los casos, las blandurrias decepciones en el peor.
¿Todo? ¡No!
El talento para lo subversivo, un camino distinto para el género, estaba en manos de unos pocos elegidos como Ralph Bakshi, Bill Plympton... los únicos que con presupuestos mínimos y mala baba se atrevían a plantarle cara al gigante de lo políticamente correcto. Se escondían en las sombras, rara vez lograban tener estrenos comerciales, pero la prueba de su existencia era suficiente para los que seguíamos pensando que la animación no es solo cosa de críos, sino un nuevo continente que pedía a gritos ser explorado.

Pasó el "boom" de las superproducciones animadas tridimensionales, pasó el establecimiento del Oscar a Mejor Película Animada, pasaron los notables esfuerzos de Pixar por salirse de la canasta de lo obvio y sobado... pero todavía quedaban pasos por dar.
Tuvieron que ser Seth Rogen y compañía, los fumetas oficiales del barrio, los colegas que nadie admira, pero a los que todo el mundo financia películas porque seguramente caen demasiado bien como para decir no, los que entre nubes de maría y pipas de crack tuvieron la mejor idea de todas: ¿por qué no una película animada que sea la pesadilla de toda asociación de padres? ¿por qué a nadie se le ha ocurrido que la comida puede insultar, fiestear y follar?

'La Fiesta de las Salchichas' ya es gloriosa solo por cómo se ha vendido: a lo grande, sin ocultar que no es para todos los públicos, y obscenamente orgullosa de todas sus salvajadas.
De hecho, es fácil imaginar las caras de malicia que habrán esbozado sus creadores ante la idea de padres inocentes alrededor del mundo, demasiado ocupados para echarle un vistazo a lo que ven sus hijos, cuándo tengan que explicar porque la salchicha Frank y el panecillo Brenda solo quieren "meterse la puntita". Tras el numerito musical típicamente Disney que abre la peli será demasiado tarde para darse cuenta de que la familia está viendo un festival de barbaridades, y parece que incluso ha sido pensado así como una manera de decir "borregos, aprended, esto no es lo de siempre".
Solo haberse estrenado con cierta repercusión ya deja clara la valentía de unos responsables que han pensado antes en la libertad que en el dinero, pero es que el resto no se queda atrás: desmembramientos, obvias referencias sexuales, escatología, drogas y los peores (mejores) dobles sentidos llenan una alucinante hora y media en la que la sensibilidad del espectador es lo primero que se ha tirado al retrete.
Y muchísimas gracias por hacerlo, habría que decirles a Rogen y compañía: cuándo voy al cine no quiero que me den mierda rancia espolvoreada con lo de siempre (como lleva haciendo gran parte de la animación reciente), sino cosas que me pillen con la guardia baja. En un mundo de lloricas, ofendidos y guardianes de la virtud da gusto encontrarse con algo así, tan sutil como una eyaculación en la cara de todos ellos, y que lejos de pedir disculpas nunca se transforma en todo aquello que está parodiando.

Al contrario, detrás del incontrolable chorro de cerdadas, aún queda tiempo para una historia que tiene a una salchicha tratando de convencer a todo el supermercado de que los humanos somos monstruos insaciables incapaces de dejar de matarlos y comernos sus vísceras.
Otra cosa que parecería una excusa para la juerga, pero que afortunadamente es la punta del iceberg de la crítica más ácida y negra que se guarda la película, a toda una sociedad ciega por sus creencias y propios intereses, que cuando le conviene pone la oreja, y cuando no deja de escuchar a charlatanes que dicen que los dioses les van a comer. Como toda buena sátira, esta fiesta de salchichas pone los comportamientos exagerados, y ya cada cuál elige ver si se parecen en algo a la realidad.
Porque nos reímos de un pan de pita claramente árabe proclamar que le esperan 70 aceites de oliva vírgenes en el paraíso, pero la misma cosa a este lado de la pantalla nos provoca un respeto reverencial. Rogen y amigos están divirtiéndose demasiado para convertir esto en un comentario social, pero hasta la tontería más inmensa alcanza cumbres de absoluta genialidad cuando los "bagels" judíos y los panes de pita árabes conviven en un mismo pasillo al que todos llaman "la tierra prometida".
Luego habrá algunos que digan que todo esto es "caca, culo, pedo, pis"; los mismos que no tienen problema en ver eso mismo en la última película de perritos animados, supongo.
Ah, pero que en esa no se ofende a nadie, vale.

Al final, lo más importante es el ruido del muro al desplomarse. Ese que solo dejaba autoridad a los de siempre para llenar cintas animadas con lo de siempre.
Es el asalto definitivo de la incorrección política, de la fiesta y la rebeldía.
Y suena a glorioso orgasmo de una salchicha penetrando un panecillo.
[Leer más +]
46 de 65 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Caca culo pedo pis
90 minutos de "caca culo pedo pis". No llega a más.

Solo el momento del trailer, que para eso es el trailer, es divertido.

No es una película para adultos... es una película para chavales de trece años. Ir en grupito, hacer el gamberro en el cine y a reirse con los chistes baratos sobre sexo. Que no está mal, pero desde luego yo no soy el público objetivo.

Alguien lo compara con South Park... nada más lejos de la realidad. South Park es gamberro, cierto, pero todos los capítulos constan de un guión trabajado y profundo. Hay mucho más allá del "meter un dedo en el culo". "Fiesta de salchichas no", ni lo intenta siquiera

Con el tema principal, y siendo los personajes artículos alimenticios, la película podría haber sido muy divertida. Lo valoro como una gran oportunidad perdida.

Es fácil imaginarse a los productores diciendo "oye, ¿si soltamos todas las gilipolleces que se nos ocurran en una película, lo verá alguien? - ¡Seguro que sí tío!"
[Leer más +]
61 de 105 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
No es lo que parece. Es mejor.
Lo mejor: Se echaba de menos una película tan gamberra
Lo peor: Que algunos sólo vean chistes sexuales y groseros

‘La fiesta de las salchichas’ era una de las películas de animación más esperadas de 2016 después de un tráiler que reconozco no haber visto. No obstante, a partir de las pocas imágenes que vi y de algunos comentarios que leí, me esperaba un intento de película gamberra con los típicos chistes sexuales que caracterizan la comedia americana desde Judd Apatow. No podría haber estado más equivocado.

Sí, es cierto que ‘La fiesta de las salchichas’ contiene un número bastante alto de chistes sexuales (empezando por el título), pero no se queda en eso. ‘La fiesta de las salchichas’ es realmente una crítica al puritanismo americano (o incluso global si se desea) y sobre todo una crítica a la religión. Sí, es una crítica de brocha gorda, nada sutil, pero funciona y lo más importante, te hace reír. Es una película gamberra, irreverente, excesiva que va con todo y que no se toma en serio a sí misma. Desde ‘South Park’ que no se veía una película de animación con estas características. No es una película perfecta, ni mucho menos. Es predecible y la crítica social en algunos momentos es demasiado obvia. Además, no es un humor que pueda gustar a todo el mundo, eso está claro. Pero si te apetece gamberrismo puro y duro y una película que se mee en todo, está es la tuya.

PD: La vi en inglés subtitulada en español. No sé cómo será doblada, pero realmente en los subtítulos se perdían muchos de los chistes que se hacían, así como dobles sentidos con algunos términos en inglés.
PD 2: Estar en una sala de cine con adolescentes que esperan ver una película “guarra” de bajo tono y presenciar cómo, a medida que la película progresa, se van traumando con las cosas que se van viendo. Está claro que no es apta para todas las mentes.
[Leer más +]
28 de 41 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Mickey Rooney disfrazado de chino.
«Un francés, un inglés, un alemán y un español entran en un bar y el camarero dice: "Los del chiste, fuera del bar"». Este chiste se burla a su vez de los chistes que usaban el cliché barato como fuente de humor. Y es que el humor, más que límites, tiene un lugar en el espacio y toda la gracia depende de su posición y su dirección. Si el humor viene de arriba a abajo, es un acto de poder, sumisión y violencia. Si el humor viene de abajo a arriba es un acto de rebeldía, liberación y deshago. En otras palabras, que el actor Mickey Rooney hiciera una interpretación supuestamente simpática de un asiático lo convierte en racismo.

A día de hoy se defendería la actuación de Rooney en clave de "políticamente incorrecto", que no es más que otro modo de disfrazar un privilegio. El "yellow face" de entonces es el "políticamente incorrecto" de ahora.

En la película que nos concierne esto sucede de forma constante. Los alimentos catalogados por nacionalidades extranjeras desde el punto de vista estadounidense tiran de todos los estereotipos posibles, incapaces de mirarse ellos mismos en ninguno. La parodia está en el resto: mexicanos, chinos, alemanes, todos recurren al cliché más grotescos, menos los propios americanos, que no tienen cliché, estereotipo, burla, pantomima o referencia cultural pisoteada. El chiste está en los demás. En todos los demás, pero jamás en mí.

Como he dicho, el humor no tiene límites, tiene un lugar en el espacio. Desde arriba dibujan una caricatura grotesca de todos los que están por debajo; la cultura dominante (estadounidense) se ríe del resto de estereotipos. Es un "yellow face" de proporciones épicas.

Por si esto fuera poco, que no lo es, la película apenas otro sustento salvo en el humor adolescente de acné tardío; pinceladas de brocha gorda sobre el sexo, lenguaje de bar de madrugada y violencia de guardería.

El conjunto final no es más que un chiste verde, más por lo rancio que por lo prohibido.
[Leer más +]
54 de 95 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Humor reiterativo e irrelevante.
La idea de presentar a los allimentos de un supermercado como seres envasados en espera de que algún presunto Dios los incluya en su cesta y los lleve al paraíso lejos de su vida terrenal en el supermercado es lo único medianamente original en esta película. Teniendo en cuanta que la idea es similar a la aportada en Toy Story con los juguetes, lo que queda es una sucesión de gracietas basadas en la reiteración de palabras gruesas y alusiones sexuales facilonas, más si cabe, cuando los personajes centrales elegidos como representantes de los alimentos de un supermercado son una salchicha y un bollito. Si añadimos que el malvado vengativo elegido viene representado por una ducha vaginal.... si mezclamos estos ingredientes en la sesera de unos guionistas y los ponemos a escribir con un par de cervezas en una taberna, el resultado podría ser similar al obtenido.
[Leer más +]
26 de 40 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Increíblemente surrealista...me encanta!
La película tienes que verla. Así de claro. Nunca verás nada igual, ni remotamente parecido...Imaginación en estado puro.
No es la película más brillante del mundo, no sé ni si es brillante. Cuando terminé de verla no sabía si me encantaba o si la detestaba. Pero es precisamente por eso por lo que tienes que verla. Las películas que te provocan sentimientos son las que hay que ver. Y ésta lo hace. Ya ves si lo hace. Ve hoy a verla, que no te la cuenten.
[Leer más +]
14 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Jo***, co**, po***, que pu**, hos*** mi**** de película.
- Jo***, hos***, hijo de pu***, ¿qué haces hoy, co**?
+ Ey, cabro****, gili*****, estoy en casa tocándome los coj****, ¿qué hos*** quieres?
- Me ca** en la pu**, vamos al jodi** cine a ver "La fiesta de las salchichas" que me han dicho que es la po*** en vinagre.
+ Hos***, sí, jo***, co**, que hay pu*** salchichas, bollos de pan, jodi*** verduras que hablan, si, jo***, tiene que ser una jodi** pasada, co**.
- Sí, jo***, de los creadores de la jodi** película "Supersalidos" y "Superfumados", súperhos***jo***po***.
+ Jo***, es que el pu** Seth Rogen y el cabro**** de Evan Goldberg están como un pu** cencerro, hos***, co**, me ca** en mi pu** calavera.
- Hos*** pu**, y esta vez colabora Jonah Hill, el pu** jodi** gordo de "Supersalidos" y "El pu** Lobo de Wall Street", co** jo***, cabr****.
+ Me ca** en mi jod*** pu** vida, ese cabr***** es la po*** en verso, madre mía.
- Entonces, ¿qué, so mi***? ¿Pillamos las pu*** entradas de una jodi** vez?
+ Hos***, jo***, por supuesto, me ca** en mi po***, ¿llamamos al hijo de pu** de tu colega Juan?
- Co**, claro, jo***. Pero, ¿no va a ser un poco incómodo para ti? Te recuerdo que se fo*** a tu hermana.
+ Jo***, es verdad, hos***, ese ca*** se fo*** a mi hermana. Eres un ca**** por recordármelo, hijo de pu**.
- Anda, vamos, a comprar ya las pu*** entradas, hos***.
+ Jo***.
- Cab****.
+ Po***.
- Co***
+ Hijo de pu**.

Bueno, pues así, durante hora y media que dura la maldita película. Y es que "La fiesta de las salchichas" no es más que una concatenación de imágenes animadas cargadas de palabrotas, obscenidades y mucha, MUCHA carga sexual.

El argumento es flojísimo, para todo lo que puede de dar de sí las mentes perturbadas de Rogen y Goldberg, la película no tiene mucho de ellos, siendo sólo una sucesión de chorradas cada vez más grandes una de la otra. Se hace muy anodina y muy pesada, y arranca sólo varias risas (salvo la escena final que es lo único que rescato), pero para ser una película con una duración no tan larga, se hace pesada y, aunque parezca mentira, tímida, puesto que echando la mirada atrás y viendo la filmografía en las que han trabajado estos dos guionistas, es una película que podría haber dado más de si.

Bajo la premisa del "caca, culo, pedo, pis", se desarrolla esta disparatada película, cuyo objetivo no es más que el entretenimiento a través del método de la animación, que no sé como engañaron al gran Conrad Vernon ("Shrek 2" y "Madagascar 3") para hacer semejante patraña, que con cada segundo de película que iba pasando, más me dolía los 6 pelotes que gasté en el maldito cine. Y eso no es todo, sino que analizándolo todo, da pie a una segunda parte.

Lo que me gustó fue la BSO y la escena final, que analizaré en la "zona spoiler".

¿Os ha hecho gracia mi crítica? Si la respuesta es NO, no perdáis el tiempo ni el dinero en ver semejante pantomima. Si la respuesta es SI, pues que las fuerzas divinas se apiaden de vuestras almas.

Nota: 4/10
[Leer más +]
16 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Los titiriteros de la otra dimensión
Complicado asunto. Creía comedia gamberra de reír y blasfemar y se acabó. Y no. La cosa tiene miga, amiga. Mucha más de lo que parece. Tras su apariencia burda, chocarrera, soez y políticamente incorrecta, asoma en verdad un elegante juego, bastante amable, bien intencionado y querido: terrible en su fondo conocido, siempre molesto y poco escuchado, y bondadoso en su forma, en sus aspectos aparentemente más provocadores y superficiales.
Dejo la farragosa introducción y procederé, como en mí es habitual, es lo único que sé hacer, a parcelar y aislar, soy incapaz de arreglármelas con conjuntos informes, con grandes grupos de información, prefiero ir paso a paso, trozo a trozo, salchicha a salchicha.
- Es una alegoría como una casa, obviamente. El mito de la caverna otra vez. O Matrix si queréis. Casi todo lo humano se podría ver desde esa perspectiva. Me refiero a unos pocos hechos básicos. Estos:
a) Mentira* amada por la masa. En forma de esperanza y más allá. Dame ilusión y un futuro halagüeño y las muchedumbres irán como locas, cantando felices al matadero.
b) Verdad terrible y evidente negada con ahínco terco, ciego, hosco. Harán cualquier cosa por no escucharla.
c) Unos pocos lo saben todo. De esos pocos la mitad apuesta por la engañifa, por su propio interés, y la otra parte por la luz, como única salida o mal menor.
d) Doctrina o sustrato intelectual, en buena parte, de la religión, la política, la medicina, el deporte, la cultura..., de casi toda manifestación humana que trata, para ser aceptada por la mayoría, de disfrazarse de optimismo, de vender cualquier más allá, o más acá si no hubiera del otro. Consolar para arramplar y esquilmar. Inventar para timar.
- Si la amenaza hasta hace poco eran las máquinas, que se nos rebelaban y destruían, ahora parece claro que el peligro es alimenticio. Es decir: mientras una buena parte de la población mundial muere, o padece por ello, de hambre, la otra (especialmente los USA) vive rodeada, asediada, acosada, invadida e inundada de un monstruoso y abigarrado ejército gastronómico, alucinante, inabarcable, inasumible en su variedad, color, procedencia, mezcla y posibilidad. Es el triunfo de la exageración, de la acumulación y el dispendio. Es disparate y despilfarro. Bacanal y lupanar. Millones de metros cuadrados dedicados a guardar, exponer y vender miles de productos diferentes cada día.
Sí, cada vez más gordos y enfermos. Ahítos de exceso y gula. No hablemos de USA y su pandemia obesa.
- USA como país hegemónico, todopoderoso y abusador, pero a la vez acogedor, lugar de llegada de todo el mundo (los cínicos dirán, quizás con razón, lugar de explotación fina), crisol de razas, culturas y sangres. Por ello, lugar sin centro cultural cerrado, más bien abierto y en constante movimiento (lo que no quita para que las élites sean, evidentemente, de clase blanca y protestante en su gran mayoría). Todo esto más como intención que como realidad. Como ideal. Y esta película, a pesar de su apariencia chabacana y bruta, trata de hacer lo mismo, es decir, de asumir a todos, por eso, aunque hagan chistes, clichés livianos, a su costa (inofensivos y como forma inclusiva, y cuando son más agresivos se los atribuyen al malvado de la función, con lo cual quedan desacreditados), trata a todos con cariño, les da su lugar y los ve con buenos ojos (desde la mexicana valiente y amable hasta el indio sabio y estupefaciente, pasando por los judíos, los musulmanes** y los negros); incluso se permiten el lujo de hacer alusión al exterminio indígena por parte del hombre blanco (esas galletas).
- Guerra de sexos. Si uno, cualquiera, esperaba machismo Torrentiano y garrulería de colegas borrachos, pues tampoco, tratan de ser ecuánimes y ambivalentes. La chica es vista como una reina con capacidad de decisión, inteligencia y libertad. Igual que él. Ella es más lista. Él es más lanzado. Lo tópico. Ya que en el fondo no es más que una tópica historia de amor, comedia romántica en todo lo alto.
- Sexo. Nada. Obviedades básicas. Parecen de la conferencia episcopal. Tampoco en eso se sobrepasan***.
- Drogas. Ni siquiera. Hacen un "guiño porrero" que siempre es bien aceptado por el público y está mas que admitido. Y relacionan las drogas malas, o más duras, con el desgraciado más torpe y bruto. Tonto del bote. Parece seguro donde quieren poner el límite, el más convencional y aceptado por todos. Si blandas, vale, te ríes, si duras, malo, no se toca, pupa.
Tanta palabra para decir que su aspecto irreverente o grueso, su idiotez gritona o grosera, todo ese mejunje, está, no lo niego, pero es nada en comparación con lo que hay detrás, con lo que es en realidad. Más allá de la intención consciente o no de sus creadores, esta chorrada refleja mucho de lo suyo, de su mundo americano.
Mito clásico + Comedia típica + Formación del espíritu nacional (americano, con todos sus valores) + Humor validado + Reflejo de los tiempos actuales (la alimentación como monstruosidad hiperbólica y síntoma de una gran enfermedad: injusticia y despilfarro, éxito económico, capitalismo rampante y problemas de salud) + Irreverencia chata y limada + Exabrupto juvenil y domado.
[Leer más +]
13 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Ahora no me atrevo a entrar a mi despensa.
Vocabulario soez, violencia, alguna que otra droga y alto contenido sexual. Sabía muy bien lo que me iba a encontrar cuando decidí ir a ver La fiesta de las salchichas al cine. Tengo las pelotas lo suficientemente oscuras y un sentido crítico que con una debida educación soy capaz de disfrutar con una peli así y sin embargo no trasladar eso mismo a la realidad. No creo que los niños se traumaticen por ver algo así. De hecho, pienso que lo ven como algo normal. Encontrarte en la sala a padres que sabían perfectamente a lo que venían y llevan a sus hijos con las típicas edades con las que en los colegios se hacen excursiones a la granja-escuela, dice mucho de lo que pueden ver y oír en sus vidas diarias. Y digo esto por la cantidad de gente tan preocupada por si algún niño ve la película. Tranquilo, la pequeña criatura ya está de vuelta y mucho antes que usted. Y si no, el inocente zagal tiene a su padre al lado para explicarle el funcionamiento de una ducha vaginal; qué es eso de meter sólo la puntita; explicarle qué “alimento” era ese de color blanco con lechecilla por la boca o por qué toda la comida se está cagando en la puta constantemente. No hay nada como la buena educación y responsabilidad de unos padres. Cuando la hay, claro.

Y dicho lo anterior, nos encontramos con una cinta de animación enfocada para el público adulto en donde para mi gusto el uso excesivamente reiterado del insulto o el taco le hace perder un poco esa gracia o por decirlo de alguna manera, esa “sorpresa” que podría haber jugado mucho más a su favor. Pero con todo, posee un ritmo que nunca decae con especial mención a los números musicales o alguna recreación-homenaje de películas fácilmente reconocibles.

La película se desarrolla en un contexto muy colorido y vivo a la hora de representar a los felices e “inocentes” alimentos a la espera de ser escogidos por algún dios y llegar al paraíso de “los elegidos”. Pero qué distinta y cruda es la realidad con la que se topan nuestros amigos comestibles, siendo todo representado por una atmosfera más fría, gris e inquietante. Ese paraíso; ese dios; esa gran vida… no existe. Pero aún sabiendo la verdad, hay que buscar alguna esperanza para seguir adelante. Llámalo ahora como quieras. ¿Religión… estás ahí?

Se tocan temas actuales en función del origen de los alimentos y tenemos un claro ejemplo en dos de ellos. Y si no queda claro, su final no deja lugar a dudas. La acción es excelente en su exceso y da justamente lo que promete.

Le pongo un pero desde mi punto de vista. Buscando ser más sorprendente, hubiera esperado más metraje para meter los tacos y las ordinarieces con el fin de conseguir algo más rompedor, es decir, tener un comienzo más suave, tranquilo o pacífico para de pronto darle la vuelta a la tortilla y terminar con lo que es en sí La fiesta de las salchichas.
[Leer más +]
11 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Una basura sin sentido
De echo, la he visto no con ganas de ver una gran película, sino de entretenerme y reírme un rato, viendo una película de dibujos algo "gamberra", pues ni una cosa ni la otra, lo que es la introducción a la trama (los primeros 15-20 minutos) pueden considerarse "pasables", luego se les empieza a ir la castaña de manera épica en una espiral que no termina hasta el final.

No es mas que una mezcla de violencia gratuita sin sentido, humor estúpido sin ningún tipo de gracia y sin razón de ser (solo enlazan escena tras escena intentando mostrar algo "polémico" como referencias de sexo y de drogas constantes e innecesarias para este tipo de película).

No solamente no me he reído en toda la película, sino que mas bien he terminado por pensar "este es el cine de hoy en día? es lo que realmente demanda la gente?", la verdad que te da que pensar, yo JAMAS la iría a ver con niños pequeños, ya que no va para nada enfocado a este tipo de público.

Terminar solamente comentando, que sinceramente para ver una "película" que vas a intentar olvidar, o en el mejor de los casos te decepcionara (pues nada tiene que ver con los trailers como de costumbre) mírate otra cosa y no pierdas el tiempo en esta basura infumable que no llega ni a sub-producto.
[Leer más +]
33 de 58 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
Tediosamente ordinaria
Si es una película de dibujos animados para adultos ya te imaginas que no será políticamente correcta pero que será una gamberrada para pasar un buen rato sin más pretensiones que reírte. Te crees que vas a ver algo parecido a “south park” y nada que ver.

La “guerra de las salchichas” es una sucesión de tacos, el guionista no se ha currado mucho el texto con decir “fuk…” cada tres palabras ha completado la historia, con escenas de bastante mal gusto y algunas hasta desagradables, pero sobre todo es aburrida.

Encima con un trasfondo de moralina para criticar la religión en general, con alusiones al problema palestino pero sin gracia y con una cierta apología a las drogas que no termino de entender, como tampoco entiendo las buenas críticas de la prensa...
[Leer más +]
22 de 36 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Para amantes del mal gusto
Que quede claro que es una película para adultos. Una vez establecido esto tengo que confesar que me rei mucho con la película. Muchísimo.
Eres consciente de que la sucesión de chistes está metida con calzador en algunas ocasiones, de que las referencias sexuales están sobresaturadas. Pero aún así yo la encuentro muy disfrutable.
Si eres de los que disfrutan con el mal gusto, esta es tu película. De los creadores de 'Malditos vecinos' y 'Superfumados', llega una película muy loca, muy soez, muy... en fin, que es divertida.
Yo la recomendaría sin lugar a dudas.

Mi crítica en vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=EhGbumURerQ
[Leer más +]
19 de 30 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
Yo es que soy más de salchipapas.
Se acerca una salchicha a una patata frita y le grita a la cara (porque en esta peli todos hablan gritando):
- Oye, patatilla salidorra, y si te pongo a 4 patatas, quiero decir, a 4 patas, qué pasaría?
- Pues que en nueve meses tendríamos salchipapas, motherfucker.

Este ¿chiste? no sale en la peli, pero podría salir. Y no sería el peor.

La película no empieza mal. El problema es que la idea no da para una hora y media. Igual para un corto de 10 minutos vale, porque es más o menos el tiempo que tarda en perder la gracia una salchicha haciendo chistes sexuales con un panecillo. Y estoy siendo generoso con el tiempo.

El resto del tiempo se estira el mismo gag una y otra vez. O se mete a un donut y a un ¿pan de pita? para hacer chistes sobre Israel y Palestina, o comida mexicana haciendo chistes sobre tópicos de México. Pero no chistes con un mínimo de ingenio, ni de peor gusto que cualquier serie gamberra que se precie. No, son chistes trilladísimos y sin gracia, que se supone que tienen que tener gracia porque los cuentan un donut y un ¿pan de pita? En serio, ¿qué coño era eso?

Además, la película tiene un ritmo frenético, pero en el mal sentido. Antes de que hayas asimilado el gag anterior ya te están soltando otra chorrada. Y todos gritan. Ya lo he dicho antes, pero es que todos gritan. O cantan. Todo el tiempo. Acabas con dolor de cabeza.

Y todas las frases incluyen "bitch" o "motherfucker". De verdad los americanos hablan así? Qué gente más cansina.

Y te meten un trasfondo de crítica religiosa en plan "también somos una peli didáctica con trasfondo, motherfucker, es que lo tenemos todo". Pero vamos, una crítica más vista que el tebeo, y además tramposa. Te la resumo:
"El pensamiento religioso es irracional y coarta tu propia libertad, pero la gente cree en ello porque prefiere creer en cuentos de hadas que enfrentarse a la verdad, así que o les das "otro mensaje de esperanza" (literal de la peli) o van a seguir siendo religiosos y hay que respetarlo".

Me habéis descubierto América, motherfuckers. Y encima os habréis quedao tan anchos. Pero qué transgresores sois, cagüenlaleche.

No la recomiendo a no ser que te aburras. Pero mucho. Un último apunte en el spoiler.
[Leer más +]
16 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
El humor no tiene que ser políticamente correcto.
No soy muy fan del humor de Seth Rogen, y de hecho, fui a ver esta película de rebote, pero es la vez que más me he reido en un cine. Es una bizarrada, guarrada y todo lo que querais, pero yo cuando voy al cine, quiero divertirme y que me sorprendan, y desde luego esta película lo ha conseguido.

Si eres fan de los dibujos para adultos (South Park, Rick y Morty, Archer....) desde luego no te puedes perder esta película
[Leer más +]
14 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Y los animadores?
Dejando a un lado la calidad más o menos buena de la película - que por mi parte puede haberme entretenido, aburrido a la vez y sorprendido de que busque el chiste fácil con tacos cada linea de guión.

- La animación es excelente.
- Es genial que se crée un sub-genero para adultos en este contexto.

Mi nota viene en función puramente crítica hacia la administración; cientos de animadores han sido maltratados, mal pagados, explotados al máximo, despedido y posteriormente eliminados de los títulos de crédito. El tráiler está creado al completo por artistas que no existen en los créditos. Después de un año de trabajo, gente que se ha deslomado por la película ha sido tratada con muy poca humanidad y la crítica ha omitido todas esas voces.

Pues aquí dejo lo que pienso, junto con todos mis respetos a todos los currantes sin crédito.
[Leer más +]
8 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
CRITICA DE CINE – sin spoilers.
Lo mejor:
Sólo por el hecho de ser ANIMACIÓN PARA ADULTOS le perdono lo mala que es. He estado en los entresijos del mundillo de la animación (los mercados internacionales) y sé lo difícil que es sacar adelante un proyecto. Si además va a contracorriente como esta peli, habrá sido imposible.. pero aquí esta. ¡Tienen todo mi respeto!
La fiesta final os dejará con la boca abierta.. nunca he sentido tanta vergüenza ajena en toda mi Vida. :-D

Lo peor:
Que tiene un montón de ideas interesantes pero se ha quedado en un 'caca culo pedo pis.. polla'.

Historia (4 de 10):
Vamos a ver, la historia funciona. No tiene grandes cagadas narrativas, el ritmo es correcto, hay crítica a la sociedad actual y los personajes están donde tienen que estar. ¡Pero todo lo que ocurre te importa un pimiento! No es tan graciosa como pretendía, ni tan mala como la ponen.

Estética (5 de 10):
Visualmente es grosera y obscena pero reconozco que, aunque la técnica no está a la altura de Pixar o Disney, algunos personajes me gustan. El palestino o la ducha vaginal son geniales (nunca pensé que diría algo así.. jajaja).

Nivel de disfrute (5 de 10):
No es una peli divertida pero sí simpática. Reconozco que, entre los mil chistes (estilo: mi salchicha en tu bollito), alguno tenía mucha gracia. PELI PARA 'FUMADOS'.

Peli a la que se parece:
TOY STORY con comida. Aunque es de Sony, la historia es tan mala como casi todas las pelis de DreamWorks pero con tacos.. que hablan y dicen tacos.

Recomendación:
Si eres un 'fumado' sin nada que hacer.. es tu película. Disfrútala.
[Leer más +]
8 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
¿South Park? Já!
Lo primero de todo decir que me encanta el humor grosero, chabacano y de mal gusto, lo cual unido al éxito y buenas críticas de esta película me llevó a verla (aunque sin grandes expectativas) con la esperanza de pasar una hora y media de risas. Nada más lejos de la realidad. "La fiesta de las salchichas" es una película para gente con la edad del pavo, a la que cualquier referencia a un pene y una vagina le hace estallar de risa, lo cual nos ha pasado todos pero no es excusa como para ponerla por las nubes.

¿Te ríes? Sí, hay varias escenas graciosas, pero solo eso. No es un descojone continuo como se dice por ahí, y ni que decir tiene que todos los chistes son de un humor tan zafio que de original tienen más bien poco. El símil salchicha-pene al igual que otros muchos que aparecen está más que trillado y dentro de todo el sinsentido que es esta película hay escenas que ya sobrepasan el límite. Que el principal "villano" sea una ducha vaginal resulta hasta desagradable. Y, por favor, no nos engañemos, las críticas que supuestamente hace no son tales.

¿Merece un 3? Probablemente no, de la misma manera que tampoco merece los 7 y 8 que estoy viendo por aquí. Esto más que una película debería haber sido un corto o diversos vídeos carne de YouTube. Tiene algunos puntos originales y está claro que sabes lo que vas a ver cuando te la pones, pero eso no quita que decepcione sumamente. Es preocupante que público y crítica den tanta nota a un producción de estas características. Y habrá segunda parte, seguro.
[Leer más +]
8 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Jamas volvere a ser el mismo
Estoy muy traumatizado, he visto una pelicula horrible, disfrazada en una pelicula de tipo pixar con alegres productos hacendados de mercadona se esconde una de las peliculas mas oscuras que he visto nunca, jamas volvere a ser el mismo, mi juventud e infancia se han ido para siempre.

La pelicula es un sinsentido de sexo y violencia sin ningun tipo de sentido, llegando a extremos que dejaran al espectador sin habla pensando que mierda esta viendo y pensando que peliculas como Holocausto Canibal se quedan en una feliz y alegre pelicula para todos los miembros de la familia.

Devolverme mi infancia e inocencia malditos.
[Leer más +]
32 de 60 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo