arrow
6
La fantasía accidental
Curiosa fantasía popular patria de tono cómico y cierta vena moralizante, si bien es cierto nada molesta, incluso simpática al fin y al cabo. Desde el plano técnico el film ofrece ciertas singularidades; una narración original basada en la presencia del propio Destino como narrador; un algo bisoño, pero curioso y apreciable, uso de pequeños efectos especiales sorprendentes para la época, unidos con otros más convencionales como el movimiento de objetivos inanimados o la creación de lugares espectrales por medio de la iluminación y el uso de los cañones de humo. A la película no le falta ritmo, quizá el sentido del humor en algún momento parece no haber superado el paso de los años, pero el ingenio del guión y de sus situaciones, aunque no estén explotadas con la brillantez que el relato merece, si están resueltas más que dignamente, no en cambio, dejan cierto regusto a apolillado, las imágenes no terminan de superar la época a la que pertenecen.

Es la historia de Ramiro (acertadamente interpretado por Rafael Durán), un joven autor teatral de escasa reputación que intenta abrirse camino en el duro mundo del espectáculo y que ve como se le cierran todas las puertas. Muy fina y sigilosamente el guión ya va avanzando (desde la siempre equivocada boca de Ramiro) lo absurdo de nuestras vidas, el destino se muestra más como una mera casualidad que como una consecuencia lógica de nuestros actos, es más, cuando Ramiro intenta creer que los hechos que le suceden son debido a lo infalible e invariable de su destino es cuando vemos se equivoca de lleno.

El film arranca con el mayor de sus atractivos, la original presencia de El Destino en persona, encarnado por un afable anciano que durante el desarrollo del film hará las veces de narrador. Su primera aparición no puede ser más significativa (y de la que proviene el título de la cinta) pues nos ofrece sus disculpas, y también sus quejas, ojo, ante el respetable porque siempre tenga que ser el destino el culpable de todos su males, o bienes, pues no están estos más que en las manos de cada uno de nosotros, sirviendo la historia que nos pasa a contar como una acertada moraleja' que resume, y en la que se basan, las claves del film. Saénz de Heredia con este gesto nos dice, sin decirlo, que se sienta en el sillón del destino para narrar la historia, es decir, el destino no es otro que él, el propio narrador que sostiene los hilos por los que se mueven sus personajes. Con este inicio el film cambia por completo la perspectiva habitual del espectador, logrando realmente de este modo un sólido toque de fábula y fantasía que ya traspasa la pantalla desde un principio.
[Leer más +]
13 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Por sus actos los conoceréis
El guión de Wenceslao Fernández Flóres ya es marca de calidad. Sus diálogos son creíbles, variados e incluso agudos en algún momento.

Las interpretacions de Rafael Durán y, sobre todo, de Fernán Gómez, son estupendas, y esa incursión en la fantasía, haciendo uso de los efectos especiales, está muy lograda; me gusta, en especial, cuando el espíritu de Teófilo se presenta a través de la porcelana en forma de caballero barroco.

La tesis de que todo lo que nos pasa es única y exclusivamente fruto de nuestro libre albedrío se demuestra cuando al protagonista le van advirtiendo de los malos caminos y él, sin embargo, sigue escogiendo lo que le apetece para, después, quejarse de su mala suerte.

El retrato que se hace de la verdadera amistad, la burla a las autoridades -unos ignorantes paletos-, la crítica de los engreídos autorcillos de provincias y a los arribistas que aprovechan sus títulos universitarios para aprovecharse de cuatro incautos -el ingeniero que no hace bien las tuberías de la fuente pública y que no tiene ni idea de "energías alternativas"-, todo es buenísimo y contrasta con la sencillez de la hermana y la chica de las mantequerías, que se cuidan de mejorar una cosa tan prosaica como es la vida cotidiana.
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Deliciosa comedia adherida al género fantástico
A pesar de su filiación al régimen franquista, filmando “Raza” con guión del dictador y “Franco, ese hombre”, yo no tengo prejuicios para reconocer, que José Luis Sáenz de Heredia es uno de los más importantes directores del cine español, cinéfilo admirador de Lubitsch con un puñado – ver filmografía – de películas estupendas, entre ellas se encuentra “El destino se disculpa”, que se inscribe en el terreno de la comedia fantástica, costumbrista y disparatada, una obra tildada con demasiado ligereza de menor. Basada en una novela del gran Venceslao Fernández Flórez, escritor gallego de gran influencia en el cine de los años cuarenta, junto al cineasta adaptaron el guión y los agudos diálogos, donde resalta la creatividad de sus propuestas, la descripción de los problemas de la gente común y la agilidad reflexiva de la narración.

La película se abre con un plano-secuencia del propio destino personalizado en un adorable anciano, convocando y dirigiéndose al espectador, nos cuenta las desdichas de estos infortunados artistas del teatro: Ramiro (Rafael Durán), un dramaturgo con aires de galán en busca de éxito y Teófilo (Fernando Fernán-Gómez), un desgarbado actor de teatro. Ambos deciden abandonar provincias en busca de futuro en la gran ciudad, un Madrid castizo y de pícaros especuladores y granujas como Rufino Quintana encarnado en la figura del inefable Manolo Morán. Dos grandes e inseparables amigos que hacen un pacto curioso, por si la parca viene a visitarles. Una atinada visión sobre la distancia entre deseo y realidad, de sueños inalcanzables fruto de la fantasía y la ambición.

Con una diáfana y densa puesta en escena por parte del cineasta, su talento notable se extrae de ingeniosas soluciones visuales. En todo ello reside la atractiva factura de la película. Una comedia amable con un regusto fatalista que retrata una España injusta, retrasada, triste y cursi. Una fábula moral en tono agridulce, amable crítica velada dentro de un humor tierno pero desencantado. Los seres humanos acostumbramos a quejarnos del destino, para eludir nuestros errores o como excusa para no admitir nuestra culpabilidad, pues en realidad somos nosotros, para bien y para mal los responsables de nuestros actos.
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Tierno y fantástico canto a la vida
Me enfrento a su visionado atraído por un argumento en el que se nos cuenta cómo dos pobres soñadores de pueblo deciden emigrar a la capital madrileña para así responder ante el destino que les viene dado: triunfar por todo lo alto en el mundo del espectáculo, uno como poeta o dramaturgo, el otro como actor. Tras una serie de avatares producto del azar, ambos establecerán un pacto en el que el primero en morir alertará al otro, desde el Más Allá, sobre los contras de sus futuras decisiones. Con base literaria de prestigio, original de Wenceslao Fernández Flórez, El destino se disculpa se presenta ante nuestros ojos narrada a modo de fábula por el mismísimo Destino, un anciano entrañable que a través del argumento de la cinta tratará de aleccionarnos sobre su escasa vinculación con los avatares individuales de cada uno de nosotros. La película, como no debía ser de otro modo estando realizada en el momento histórico en el que se hizo, encierra no poca moralina e incluso concluye con un mensaje bastante partidista de la ideología dominante e imperante en nuestro país. Pero para entonces, a un humilde servidor ya le ha seducido hasta el éxtasis absoluto una cinta que reboza humildad, encanto y mucha, muchísima, candidez.
Reconocemos ecos de algunos de los títulos del imprescindible Frank Capra, pues estamos ante una comedia sentimental que, pasando por encima algún tenue toque de realismo social (el tema de la emigración del ámbito rural a la gran ciudad se deja sentir en algún que otro momento, así como la corrupción en las altas esferas de poder), desemboca abiertamente en una comedia con tintes fantásticos para resultar un amable y para nada pretencioso canto a la alegría de vivir. A la alegría de vivir como Dios manda, por supuesto. Porque en el fondo, El destino se disculpa viene a ser una película-panfleto de una de las constantes en el ideario del Régimen: la familia como principal institución para el buen desarrollo de cada individuo. A El destino se disculpa se la puede tachar fácilmente de conservadora, sí, y no andaríamos muy desencaminados teniendo en cuenta la postura política de su creador, pero no hay espacio durante su visionado para reprochárselo, porque nos seducen con instantánea facilidad la sencillez, simpatía y ternura que desprenden sus imágenes, donde destaca una factura técnica ciertamente brillante, y cuya puesta en escena brilla por la invisibilidad de todo el artificio cinematográfico, en pos de una verosimilitud fílmica en permanente equilibrio entre el el cuento de hadas y la alta comedia. A este respecto, puede que alguno de sus gags no haya sobrevivido al derrumbe cómico que supone el paso del tiempo, a pesar de la agudeza exhibida en la escritura de los diálogos, pero lo que El destino se disculpa mantiene completamente intacta es su capacidad para conmover y ablandar nuestros duros corazones del siglo XXI. Estamos ante una película bienintencionada en el mejor sentido de la expresión, con la que además no podemos evitar sonreír de manera cómplice gracias al pertinente retrato de alguno de sus personajes secundarios o al inocente despliegue de unos efectos especiales que a nuestros expertos ojos nos pueden resultar pueriles, pero que en la cinta que nos ocupa adquieren no poco encanto y efectismo y, por lo menos, carecen del molesto exceso de ambición del que pecan los efectos digitales en muchas de las producciones actuales.
Para acabar de redondear el cómputo de aciertos, cuenta la película con el protagonismo absoluto de una de las estrellas por antonomasia de nuestro cine en los años 40, un Rafael Durán para el que El destino se disculpa parece ser un vehículo perfecto, pues encontramos sorprendidos que resulta estupenda la adecuación del intérprete con su personaje cuando le teníamos por un actor en cierto modo limitado. Sin embargo, esta película de Sáenz de Heredia nos invita a variar nuestra opinión, pues Durán efectúa un trabajo sobresaliente sobre ese chico de provincias ciego de ambición por triunfar en la gran ciudad, dando la espalda a la verdadera y cotidiana felicidad. Junto a él, descubrimos entusiasmados a un jovencísimo y apuesto Fernando Fernán Gómez en uno de sus primeros mejores papeles para la gran pantalla, como ese amigo fiel, cauto y perseverante que el genio lleva a cabo con la acostumbrada soltura que luego le convertiría en uno de los imprescindibles de nuestro cine. Durán y Fernán Gómez son los capitanes impagables de una función en la que también destaca un sobrado Manolo Morán, en un papel antipático que literalmente borda, una guapísima y angelical María Esperanza Navarro y, sobre todo, una portentosa y admirable Milagros Leal, evidenciando la excelsa categoría de una actriz que lograba casi sin pestañear si quiera hacer fácil lo difícil. En suma, El destino se disculpa debería ser desde ya un clásico de nuestro cine a reivindicar por cualquier aficionado, una película emotiva y candorosa a la que otorgarle desde ya la alta consideración que se merece.

http://actoressinverguenza.blogspot.com
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
De entre los muertos
En el triste y oscuro paisaje del cine español tras la Guerra (In)Civil, entre tanta propaganda grandilocuente de las virtudes de los vencedores, entre tanta loa a la Santa Madre Iglesia por su inapreciable colaboración con los perpetradores de la escabechina, entre tanto discurso apolillado, gitanos, bailaores, chulos madrileños y demás parafernalia, asomaba de vez en cuando alguna gema que destacaba por su insólita propuesta. El destino se disculpa es una comedia fantástica al estilo de las que se rodaban en Hollywood (El cielo puede esperar, Qué bello es vivir, La mujer del obispo), pero con características netamente celtibéricas. Aquí no se trata de ángeles que descienden entre los mortales, sino del mismísimo Destino en persona, y de un pobre muerto que, atendiendo a la petición de su mejor amigo, vuelve durante treinta días para conducirle por el buen camino. Película amable y bien narrada, con algún toque meapilas para no faltar al respeto, dirige el fascista José Luis Sáenz de Heredia, pariente de José Antonio Primo de Rivera y cineasta oficial del Régimen, que entró en el cine gracias a, paradojas de la vida, Luis Buñuel. Protagoniza uno de los galanes de moda de la época, el repeinado Rafael Durán, acompañado de un campanudo Fernando Fernán Gómez, a los que arropan una serie de secundarios que dieron lo mejor de sí en aquellos años terribles, como el entrañable Manolo Morán. Una cinta, pues, a recuperar, gracias a ese megaciclo de la 2 sobre cine español, que se prolongará hasta 2017. Habrá que estar atentos.
[Leer más +]
3 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
La esencia estética del cine español de los años 40
Una comedia muy representativa del cine español de su época pero a la que le cuesta a veces mantener la atención del espectador ya que durante la primera mitad no se palpa en ella demasiado interés ambiental y no se aprovecha del todo el interesante argumento del que parte. En la última media hora surgen ya los detalles ingeniosos pero en una película que empieza bien pero que luego decae y al final se recupera da tiempo en algún momento a perder el entusiasmo con el que en principio se va a ver la obra. La cinta se sale ligeramente de la medianía artística que presenta en general la filmografía de José Luis Sáenz de Heredia, un cineasta bastante soso que al año siguiente de "El destino se disculpa" tuvo su mayor tropiezo con "Bambú" película mal resuelta que él mismo reconoció que no le había salido bien. Películas de auténtico interés realizó pocas y entre esas pocas destacaría "El grano de mostaza" aparte de alguna que otra más junto a la que aquí se comenta. Rafael Durán fue un actor particularmente representativo del cine español de los años 40 por sus maneras interpretativas y trabajó con los cineastas más importantes de este periodo revelando auténtica personalidad. El resto del reparto funciona más o menos con unas actrices de gran personalidad desconocidas hoy para las nuevas generaciones. No está de más haber visto y analizado esta obra irregular pero interesante.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
«Moriré sin remedio... ¡Malvado!»
Desde que he visto «El destino se disculpa» no puedo mirar con los mismos ojos los bocadillos de anchoas. Bien pensado, quizá tampoco pueda ver de la misma manera una percha, un queso gruyere o una figurita de porcelana. Qué cosas, ¿verdad?

Sáenz de Heredia rueda sobre novela de Wenceslao Fernández Flórez esta entrañable, divertida y moralizante fábula o película, lo que prefiráis, en torno al ser humano y sus acciones. Nos aseguran que las personas somos libres y que libremente nos buscamos nuestra suerte o nuestra desgracia, pero entonces ¿de qué forma interviene el destino? Está claro que existe y que ejerce su poder sobre los Hombres, así que, cuidado, que aunque las personas no estemos predeterminadas parece que los actos sí tienen consecuencias inevitables. Quién sabe: a lo mejor nuestra vida no está movida por hilos invisibles pero sí hay hilos invisibles que mueven lo que nos rodea. La premisa de la película es fantástica y da muchísimo juego tanto dentro como fuera de la pantalla. Será imposible que no te pares a pensar, aunque sea un momento, en lo que supone el destino.

Una de las cosas que más sorprende de «El destino se disculpa», y me atrevo a decir que de una parte del Cine español franquista, es su modernidad, tanto hoy como en su época. Poco o nada tiene que envidiarle al Cine que venía de fuera, algunas cintas claramente inferiores por mucho made in Hollywood que sean, además de aportar elementos de gran originalidad incluso para nuestro tiempo, por ejemplo con ese personaje hablando a cámara.

En fin, que me enrollo. No te la pierdas.
[Leer más +]
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
El bocadillo de anchoas asesino
Después de "El crimen de la calle bordadores" (1946) y "El extraño viaje" (1964), llega "El destino se disculpa" (1944, aunque también se barajan 1945 y 1946, según la fuente) en este revival de cine autóctono, mayormente franquista, que le ha dado por recuperar por estas fechas a La 2 de Televisión Española. La iniciativa es digna de elogio porque se trata de títulos muy poco conocidos, pero que por otro lado forman parte de la historia de una filmografía que hay que reivindicar, aunque evidentemente no todo lo se hacía antaño era per se, necesariamente superior a lo que se rodó más tarde. Como tampoco el cine ideológicamente antifranquista tiene que ser superior al que no lo es, o incluso directamente pro régimen, cosa que me temo la mayor parte de críticos dan por sentado aunque rara vez lo reconocen.

Sea como fuere, tenemos en esta ocasión una comedia fantástica basada en una historia de Wenceslao Fernández Flórez. "El destino se disculpa" mezcla géneros con soltura, en un estilo benevolente, cosa que muchos no le perdonarán en "la España gris de la posguerra y la penuria durante Segunda Guerra Mundial" que dirán los progres, entre lo hollywoodiense y lo Frank Capra, pero sin perder un ápice de la idiosincrasia española. Lo que más me ha llamado la atención, aparte de esa modernidad, por ejemplo, en el inicio, es que José Luis Sáenz de Heredia es el verdadero creador de ese estilo que en cambio se le adjudica a Luis García Berlanga. Si hasta Manolo Morán casi repite su personaje de "Bienvenido, Mr. Marshall" (1953). En fin, sencilla, costumbrista y simpática. Lo mejor, el bocadillo de anchoas "asesino".
[Leer más +]
1 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo