arrow
9
China Zorrilla te adoro
Como decía Coleccionista Visual, parece que llegados a una edad ya no queda esperanza, ni sueños, ni deseos por cumplir, sólo esperas que los días pasen y la muerte llegue lo antes posible, y más cuando la que pensabas que era la mujer de tu vida muere dejándote viudo, como en el caso de Fred.

Pero en ese momento aparece un vendaval con forma de mujer deslenguada y tienes (y quieres) hacerle un hueco en tu vida, ella te enseña lo precioso de cada momento vivido, de cada recuerdo, pero sobre todo, te contagia esa alegría y esa pasión por la vida que te desborda.

No hay palabras para describir a estas dos instituciones del cine, que hacen uno de los mejores papeles de sus vidas y que nos demuestran que no hace falta tener 20 años para poder seguir dedicándose al cine. Siento debilidad por China Zorrilla, y cada vez que aparece en pantalla la ilumina, la llena, te produce esa sensación entre risa, ternura y llanto que sólo ella puede hacerte sentir.

Simplemente deliciosa
[Leer más +]
41 de 45 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Cuenta atrás: 4
En el mundo del cine, siempre hubieron -y habrán- actores secundarios realmente temibles, que hacían sacar a los protagonistas lo mejor de sí mismos, por no verse eclipsados ante el talento que éstos demostraban. Gracias a ellos, muchos directores consiguieron filmes con toneladas de quilates, y sería una verguenza no nombrar a alguno como Walter Brennan, Steve Buscemi, John Goodman, Basil Rathbone, Manolo Zarzo, Luis Ciges... o el que nos ocupa, que es el grandioso Manuel Alexandre.

Éste señor, además de estar presente en muchas de las páginas más gloriosas de nuestro cine patrio, demuestra aquí andar tan sobrado de profesionalidad como para poder enseñar a algún chiquilicuatre endiosado por los medios (que, tristemente, cada día abundan más), lo que es en esencia la profesión de actor.

Y, para acabar de liarla, se le une la tal China Zorrilla de la que yo no tenía noticia, pero que aún siendo cuando poco septuagenaria, tiene unas tablas (como se decía en viejos tiempos) del todo impresionantes, y cuya clase magistral a la hora de darle gracia, importancia, y vida a un texto, debería constar en algún libro de enseñanza para primerizos actores que crean que tienen algo nuevo que demostrar, en un mundo en el que todo está ya más que demostrado.

Los secundarios apestan, el argumento es más que manido y previsible, y no hay ningún derroche en escenarios, efectos, ni memeces de las que tanto se llevan: pero solo por ver en acción a un actor y una actríz de tan enorme calidad, que saben recrear sus personajes hasta conseguir que el espectador crea -o desee- que puedan ser reales, eso ni tiene precio ni se ha de dejar pasar así como así.

En sus fondos la peli es una birria, de tan previsible que llega a ser: pero recomiendo con vehemencia su visión a todo aquel que valore una interpretación convincente. Porque los protagonistas son, sencillamente, todo un portento.
[Leer más +]
47 de 65 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Me hiciste llorar hija de puta
Después del estreno de la película, una radio entrevistaba a Elsa y por detrás se escuchó un grito de una admiradora que decía: "Me hiciste llorar hija de puta". A mi, no tan solo me ha hecho llorar sino que he reído y he disfrutado de esta excelente interpretación. Un peliculón magistral.
[Leer más +]
30 de 36 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Un Final adorablemente predecible
Elsa y Fred fue un trabajo elegido para conformar la XLVI Muestra Internacional de Cine en México, la cual amenizó de manera cómica la proyección de 15 películas en su mayoría de género dramático. Los protagonistas en plena senectud son escasos debido a la desafortunada visión que se tiene de la vida. Después de los 40, la mayoría de la gente tiene en mente el comienzo del declive ya no hay sueños o proyectos a realizar, la apatía suele aparecer acompañada con problemas de diferente índole.

A los 80 años pocas personas se sorprenden a si mismas con el encuentro del amor y la chispa de la vida; en otros casos los que tienen la fortuna de tener a alguien, de haber compartido muchas vivencias, son ciegos y se niegan a reconocer la felicidad. Elsa de 77 años de ímpetu vigoroso y un sentido del humor genial, sacarán a Fred de una depresión prolongada, con experiencias erróneamente concebidas como exclusivas de la juventud. Mientras que Fred apegado más a la conducta estándar de la edad, se contagiará de la energía de su novia.

Es un trabajo que no atrapa desde el principio e incluso de dinámica variable. Su tratamiento humorístico y sus dramas, conjugado con un poco de paciencia por parte del espectador, permitirán la máxima apreciación.

Vivir intensamente es uno de los pensamientos que nos lega Elsa y mientras que Fred nos enseña la posibilidad de tomar las segundas oportunidades. La vejez va más allá de imágenes deprimentes, vivencias de soledad o de enfermedad, todos la viviremos de mil maneras.

Definitivamente muy buena, y se demuestra una vez más que los protagonistas no tienen edad, tan recomendable como otras con personajes de la misma edad y un gran talento (El Club de la Eutanasia, Agustín Tapia, México 2005).
[Leer más +]
27 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Pelicula de actores
Esta es una película sobre todo de actores. El guión no deja de ser una historia pasable, salpicada de algunos momentos emotivos y simpáticos, pero bastante previsible. Lo mejor de la película, los actores, sobre todo Manuel Alexandre, un actor siempre secundario y que nunca ha defraudado a los que lo buscábamos en una de esas innumerables películas en las que ha trabajado. En el papel más protagonista de su vida, que le llega ya bastante mayorcito, demuestra que es un actor tanto cuando cuando habla como cuando escucha y que le viene que ni pintado su personaje a medio camino entre un gruñón y un conquistador. Igual se puede decir de China Zorrilla, impresionante en su papel de una mujer, anciana, pero capaz de hacer las mayores locuras en la vida y arrastrar a ellas a su pareja. Lo mejor de ella, su expresión. Si acaso, decir que el director no saca de los personajes secundarios todo lo que de ellos se puede esperar, sobre todo de una Blanca Portillo que se encuentra atrapada tanto en su papel de interesada como cuando se vuelve de forma simplista demasiado humanitaria. Lo dicho, una pelicula que obtiene un 7, según mi opinión, por la actuación de sus dos protagonistas que llenan la pantalla, a pesar de tener que representar un guión y una dirección manifiestamente mejorables.
[Leer más +]
22 de 25 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Amor blanco y negro
"Gasté la plata en vivir", señalaba Elsa y esta sencilla frase puede extenderse a toda la obra: Elsa y Fred toma lo más clásico a nivel narrativo y de montaje para crear esta película que por momentos alcanza niveles de gran intensidad intercalados con otros de caracter mas liviano e incluso de meros apósitos argumentales.

Desde la atmósfera simpática y el gag recurrente, por lo general a cargo del personaje de China Zorrilla, Elsa y Fred arma sus bases y envuelve al espectador dentro de un clima en donde la tensión es nula. La sensación final es como la de haber flotado por poco más de una hora y media, un pasaje transicional en el que nada significativo sucede pero que sin embargo ese vacío sustancial parece plagado de pequeños momentos efímeros e inolvidables.
El armado de los personajes no solo cuenta con dos actores que peinan experiencia de años y oficio sino que resultan caracteres bien estudiados y de clara postura ying-yang: ella es atorranta, chispita y vivaz; él parece apagado y temeroso pero porta con un angel propio que le otorga una pureza pocas veces vistas. En algún punto Elsa tenía razón: "ese hombre es encantador".

Peli de amor, sin más, de discreta ambición y de notorias fuentes originarias tales como la comedia de enredo y los géneros intimistas, aunque en claves menos profundas. Elsa y Fred, insisto, supone una escala agradable para el espectador, pero el viaje sigue, y falta mucho para llegar a cualquier destino.
[Leer más +]
18 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Ella & Él
Amanece un nuevo día, suena otra vez el despertador. Los dedos, aún entumecidos de la inmovilidad de la noche se esfuerzan por apagar la alarma. Los ojos con cada rayo de luz que entra por la ventana se aprietan fuerte para continuar con la oscuridad onírica.

Sólo cinco minutos más...

Apartas el edredón y un escalofrío recorre el cuerpo, mientras los pies se erizan de frio al rozar el suelo.

Abres el grifo de la ducha y enciendes la cafetera. El cuerpo agradece, aún destemplado la manta de agua caliente que resbala por él.

Un nuevo día, un día de lugares comunes y realidades cercanas, de sorpresas al doblar cada esquina. Un nuevo día en el que ella; lunática atrevida, divertida, soñadora y azul sale a la calle. Un nuevo día que disfrutar como si fuera el último... quizá el primero.

Y de pronto, en ese mismo día, aparece él; responsable trabajador, leal, auténtico, algo parado y medroso, pero muy dulce. Y se cruzan. Y sus miradas se encuentran.

Ella le ha estado esperando siempre. Y áunque él no lo sepa, su vida le cambiará porque ella sabe la vida que se merece y quiere regalársela; ella es la única que sabe cómo hacerle feliz.

Y se conocen, y se encuentran. Y sus vidas ya no serán nunca las mismas. Y ella se reflejará en sus ojos, y él en su sonrisa. Y por fin, aquellos sueños no cumplidos, que no han hecho más que añadir una nueva arruga en cada cumpleaños, se realizarán. Y lo harán juntos. Y da igual el tiempo que les quede por vivir; porque la vida empezó el día en que por aquella calle empedrada se dieron la mano por primera vez.

Según voy escribiendo, Elsa va perdiendo su encantador acento bonaerense y su voz se antoja más madrileña que nunca. Y al bueno de Fred ya no le tiembla la voz, que cada vez es más cercana al deje del Guadalquivir.

¿Qué mas da? Elsa o Cristina; Óscar o Fred... De lo que se trata es de vivir y vivir a su lado. De lo que se trata es de la felicidad que llega sin fecha, porque no conoce edades. De lo que se trata es de reirse mordiéndose el labio, mientras tu auto chocó con el de detrás en una maniobra loca; al tiempo que en la radio suena: "Hoy puede ser un gran día, duro con él"
[Leer más +]
18 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
"Hoy puede ser un gran día imposible de recuperar"
Hace siete años, en agosto de 2001, mi familia y yo nos lanzamos a la carretera en una autocaravana, con rumbo a Italia. Fueron kilómetros y kilómetros de aventura. Durante el recorrido hacia la península itálica, vi paisajes tan maravillosos como para cortar el aliento. Esos Alpes imponentes cuando íbamos cruzando la Costa Azul francesa, se me quedaron grabados. Padua con su iglesia de San Antonio (mi abuela, que en paz descanse, era devota de San Antonio y nos había pedido que le lleváramos una figurita del santo comprada en Padua). Venecia, con su bien merecida fama, es una de las ciudades más bellas y pintorescas que jamás habré de ver. Florencia, añeja, hipnótica con ese río Arno tantas eras fiel a su amada ciudad a cuyos pies discurre. Y Roma. Perdidos por calles en las que mirar a cualquier parte era mirar un prodigio. Y la Fontana de Trevi. Como una diosa de mármol colocada en un lugar que no hace justicia a su belleza, la Fontana se sitúa en una plaza pequeña, como de paso, que apenas da abasto para contener la grandiosidad del monumento que alberga. Hacía un calor sofocante, y la plaza estaba llena a rebosar de gente sentada en el pretil de la fuente y por cualquier hueco disponible. Aquello era como contemplar un milagro. Las estatuas de la fuente congeladas en su postura perpetua, elevándose a las alturas. El agua cayendo en un invitador rumor refrescante. Nos pasábamos el día bebiendo de las fuentes (en Roma hay fuentes por todas partes) y también bebimos de los chorros de agua destinados al consumo público que hay en la Fontana. Arrojamos unas liras al fondo y pronunciamos nuestros secretos deseos.
Como Anita Eckbert en aquella escena inmortal de "La dolce vita" en la Fontana, Elsa desea apurar la vida como si sólo dispusiera de una noche loca. Vital, caradura, fabuladora y mentirosa, entra como un terremoto para darle un vuelco a Alfredo, su vecino viudo, un hombre muy formal, apocado y amable. Y los dos polos opuestos se tocan el corazón con sólo una mirada y unas palabras casuales.
El amor, el enamoramiento fulminante, no entiende de tonterías como la edad, y nos convierte a todos en adolescentes. Elsa y Fred se quitan muchos años y lastres de encima para lanzarse al vacío y amar, con esa explosión del gran amor que se descubre por primera vez. Aunque se tengan ochenta años.
[Leer más +]
19 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Los buenos momentos
La película plantea una historia de amor entre dos personas que ya pasaron largamente los 70, donde una señora mayor al modo de "la vieja dama indigna" está decidida a aprovechar al máximo sus últimos años de vida.
Hay en esta historia un humor hecho de pequeñas cosas cotidianas. Aunque no existe el galán de moda, la actriz divina ni escenas de voltaje erótico, se logra el objetivo de emocionar, entretener y encantar al público con una ternura y emoción auténticas que recorren todo el film.
En este mundo de hoy, aterrado por la idea de envejecer, presionado por un mercado que promete la eterna juventud, el film tiene el mérito de tratar el romance entre dos personas de edad, tan poco habitual, logrando que un tema tan difícil resulte creíble.

Manuel Alexandre, prócer del cine español que lleva filmadas unas 300 películas en 60 años de carrera, dirigido por realizadores prestigiosos de la madre patria como Berlanga, Bardem o Fernán Gómez, compone al hipocondríaco Alfredo (Fred), adorable y enternecedor. Pero es la Sra. Zorrilla, quien con su interpretación de esa Elsa pícara, fabuladora, atrevida, simpática y vital se roba la película. Encantadora a los 83, está espléndida. Se nota el oficio de Carnevale en la dirección, que no descuida detalles, incluyendo la magia de este personaje que, si no fuera así, haría de Elsa una vieja insoportable y descabellada pero que tiene gracia y mucha ternura, además de ser una mujer con claroscuros, que no es siempre buena o mala. Es destacable también su mirada sin prejuicios para rescatar la idea del amor a cualquier edad, de una manera pura y sin caer en los estereotipos de la vejez.
Se apuesta a la simplicidad de una historia lineal y entretenida, donde el melodramatismo se evita con ritmo y humor. El espectador no recordará demasiado su final apresurado, sino que se quedará con los buenos momentos que la película le hace pasar.
[Leer más +]
13 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Muy Linda
Dos viejos solos.

El viudo reciente, amargado, formal, y educado.
Ella soltera, alegre, enferma, mentirosa e impredecible.
Se encuentran, y como en la química, se atraen los opuestos.
Ella lo cambia a el, y el a ella (solo un poco). Recolectan un par de anécdotas juntos, viven la vida casi como adolescentes y comen perdices.

Si, la historia es predecible, maniquea, tramposa y simple.

Pero no puedo dejar de pensar.. ¡Que linda película que es Elsa y Fred!
[Leer más +]
11 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Aprecien esta obra
Cuando pasas por la tienda de videos y buscas alguno, no creo que te vaya a llamar la atención ver a dos viejitos en la carátula del dvd que piensas comprar, quizás pensarás, que te pueden ofrecer de entretenido estos ancianitos, pero estoy hablando de China Zorilla, tremenda actriz, sensacional y jovial en cada una de sus internvenciones, me convence de todo lo que hace, yo me la creo de principio a fin, muy bien acompañada por el resto del elenco en esta obra digna de respetarse y alabarse, te va a encantar, lo que verdaderamente es elogiable en esta producción es que todo está donde debe de estar, esta hecha al milímetro y eso es muy admirable. La recomiendo desde el fondo de mi corazón.
[Leer más +]
9 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Hoy puede ser un gran día, plantéatelo así.
Siempre se agradece que se hagan películas donde al menos no te pongan la cabeza como un bombo con tantas explosiones y movimientos de cámara.

Además me alegra profundamente que de vez en cuando se acuerden de un sector de la población como la tercera edad que parece que no existiera en esto del cine y son un cuarto de la población y por lo menos hace que muchos de ellos se acerquen a la gran pantalla para ver una historia más cercana.

La película tiene algunos momentos muy divertidos -como el que Alexandre la explica que el gatito de la película de Fellini se le da alguien del equipo-y en general se hace amable su visionado destacando su mensaje del carpe diem y el optimismo que irradia.

Todo ello está muy bien en general, desde las interpretaciones, la puesta en escena, el ritmo...pero es una película ya vista mil veces, con un guión sin sorpresas y muy previsible donde cualquiera sabe lo que va a pasar en los próximos minutos. No cabe duda que Marcos Carnevale no es José Luis Garci y que "Elsa y Fred" nunca podrá ser "Volver a empezar" pero al menos es una comedia cotidiana sin mal gusto y con cierta clase.

De todas formas estas películas suelen estar un poco sobrevaloradas por los que la ven que suelen ser relativamente pocos y casi siempre votan a favor, por lo que incorporando una medida de corrección matemática habría que bajarla al menos un punto. Lo que pasa es que no hay películas sobrevaloradas en filmaffinitty. Se podría hacer una tesis doctoral de ello.

Por cierto ¿quién se puede creer que China Zorrilla era mayor que Manuel Alexandre?

Nota: 6,2.
[Leer más +]
12 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Para los románticos...
En esta película se demuestra la grandeza del silencio. El silencio que conmueve y aflora la lágrima de los que esperamos llegar a ancianos con esa fuerza vital y esas ganas de seguir creyendo en el amor.
Una historia mágica para los que se confiesen románticos.
[Leer más +]
11 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Entonces es raro bien
Aunque el guión es bastante previsible, está lleno de romanticismo y de momentos que te hacen sonreír y llorar, y yo por lo menos valoro eso muchísimo en una película. La interpretación de China Zorrila es espléndida, así como la de Manuel Alexandre, que demuestra en esta cinta que la edad no es un impedimento para hacer una buena interpretación. Una película romántica que no hace daño a nadie, y que te enseña que nunca es tarde para hacer un sueño realidad. Muy bonita, y muy recomendable.
[Leer más +]
10 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Increible
Vi por casualidad esta película un día que la hicieron en la TV y desde entonces no he podido dejar de recomendársela a todo aquel que conozco.
Grandiosa historia de amor de dos personas de avanzada edad (algo que hasta ahora pocos se habian atrevido a contar) tratada con una sensibilidad exquisita y un gran sentido del humor. Creo que todo el que la vea deseará llegar a la edad de Elsa con esa vitalidad, además de no poder dejar de alabar el papel de Manuel Alexandre.
Increible
[Leer más +]
8 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Delicada pelicula de canto a la vida.
Aunque los actores protagonistas lleven y muy bien el peso de este largometraje, no creo que el guión esté manido. No es que sea original del todo pero ¿qué es original del todo? Se trata de un motivo determinado - el cariño de dos mayores que va a contracorriente- adaptado a los tiempos que corren. Lo que cuenta no es tanto la originalidad como lo pertinente del desarrollo de la idea y de la trama.
Hay que decir que el tema, además de bien llevado, está tratado bien en su tono, pues no es dramático, pero lloras, por su profundidad...es más bien cómico. De hecho, si bien te conmueve, aún más ríes, lo cual casa bien con el canto a la vida que supone y que defiende. Es delicado sin ser sentimentaloide, ni pretencioso.
Tiene momentos muy humanos, escenas intensas...y ...sin querer comparar....la verdad debe salir a flote...¿por qué aquí en España no se hace tan buen cine como en la Argentina?
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Agradable película
Esta película retrata un romance otoñal -en el otoño de la vida, quiero decir- entre dos simpáticos viejecillos: Elsa (China Zorrilla) y Fred (Manuel Alexandre). Fred, es un viejo algo melancólico, con una cara entre triste y escéptica, en plena edad "mayor", desencantado de su suerte, y Elsa es una mujer entusiasta, simpática, casi como un torbellino, que trata de rescatar de su cierta pasividad al buen hombre. Tiene, además, un sueño persistente, que intentará lograr en la cinta: replicar la famosa escena en la Fontana de Trevi de Anita Ekberg en la película "La doce vita", también célebre. La película es bastante memorable, tiene un ritmo y un tono narrativo y visual muy agradables, logra una buena empatía con el espectador, con algunas cuotas de humor y de ternura que la hacen bien recomendable. 8,50 puntos.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Cuando seamos jóvenes
Elsa & Fred no es una película muy original. Su desarrollo se intuye en casi todos los pasajes y las situaciones, no demasiado novedosas, se suceden siguiendo una pauta que parece antigua. Posee sin embargo un director artero que ha sabido trabajarla adecuadamente por un lado, y escoger unos magníficos actores por el otro, obteniendo así un resultado muy aceptable con buenos momentos cómicos y con la dosis justa de emoción. Sólo por la interpretación de China Zorrilla y de Manuel Alexandre la película ya merece la pena. Carnevale trata el tema de la vejez sin tapujos y sin complejos, pero también sin buscar la lágrima fácil o la broma ramplona.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
El amor no envejece.
Tierna y curiosa historia de amor entre dos ancianos, que buscan compañía, al ver como el tiempo fluye rápidamente mientras que hay un mundo inmenso que disfrutar fuera de esas cuatro paredes, con las que cada uno compartía su soledad. Sin duda lo mejor del film son la excelentes interpretaciones de la incombustible pareja protagonista y el nostalgico homenaje a la "Dolce vita" de Fellini.
[Leer más +]
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Para sonreir
Una bonita historia de amor y ternura. Como comedia que es consigue hacerte reir gracias a las ocurrencias de Elsa y al desconcierto de Fred, aunque también te saca alguna lagrimilla.
Muy buenos planos de lugares de Madrid y muy buenos los dos actores que casi consiguen hacer creibles sus aventuras. No conocía a China Zorrilla y no he visto ninguna otra de sus películas pero su forma de hablar y de actuar me ha recordado ligeramente a Ozores por lo que me ha parecido aún más divertida.
Manuel Alexandre, para mi, nunca dejará de ser Don Mati....
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo