arrow
8
Soledades
Largometraje nº 14 de Pedro Almodóvar. Es posiblemente su trabajo más equilibrado, contenido, melancólico y sorprendente. Escribe el guión el propio Almodóvar, que se inspira en hechos sucedidos en el mundo en los últimos 10 años. Se rueda en escenarios reales de Aranjuez (Madrid), Brihuega (Guadalajara), Córdoba, Lucena (Córdoba), Madrid (aeropuerto de Barajas, plaza de toros de Las Ventas), Segovia (Centro Penitenciario de Torredondo), etc. Nominado a 2 Oscar, gana uno (guión original) y un Globo de oro (film lengua no inglesa). Producido por Agustín Almodóvar para El Deseo, se estrena el 15-III-2002 (España).

La acción dramática tiene lugar en Madrid a lo largo de unos 12 meses, en 2001-2002. Benigno Martín (Cámara) es enfermero, tiene 30 años y trabaja en la clínica privada madrileña “El bosque”. Marco Zuluaga (Grandinetti) es un periodista argentino, de 40 años y pico, que publica una columna en “El País”. Benigno está enamorado de Alicia Romero (Watling), joven estudiante de ballet, que a causa de un accidente de coche quedó en coma hace 4 años. Marco se enamora de Lydia González (Flores), joven torera sevillana, que acaba de romper con su novio, “El Niño de Valencia”. A causa de una reciente cogida en la plaza de toros de Córdoba queda en coma y es ingresada en la clínica “El bosque”. Marco y Benigno se conocen y se hacen amigos. Benigno es sentimental y cariñoso. Marco se emociona con facilidad y es temperamental.

El film suma drama, historia de amor y discapacidad. Los protagonistas son dos hombres, a diferencia de lo habitual en el realizador. No es la primera vez que los hombres son protagonistas en un trabajo de Almodóvar: lo son en “Carne trémula”, “Matador” y “La ley del deseo”. El film hace uso de recursos narrativos y estilísticos singulares, como la figura de los contrarios. La vida y la muerte, el amor y la lujuria, la violencia y la ternura, el destino y el azar, se cruzan entre sí, mientras la preceptora de ballet, la alemana Katerina Bilova (Chaplin), establece que “de la muerte emerge la vida, de lo masculino lo femenino, de lo terrenal lo etéreo, lo improbable, lo fantasma(górico)”.

Otro recurso narrativo viene dado por la presencia en la apertura y conclusión del relato de dos fragmentos de baile, a cargo de Pina Bausch y Malou Airaudo. Introducen en la representación y en el ánimo del espectador, resonancias clasicistas, que evocan formas de la tragedia griega. La obra se desarrolla con contención, equilibrio y sobriedad. Añade un film con argumento propio al film principal. Se trata de un falso corto, mudo, de 7 minutos, surrealista, en B/N, referido a 1924, que protagonizan Fele Martínez (Alfredo) y Paz Vega (Amparo). Sirve como recurso para tapar, y a la vez explicar, lo que ocurre en la habitación de Alicia.
[Leer más +]
102 de 115 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
"Que hablase, coño, le dije que HABLASE con ella"
"Que hablase, coño, le dije que HABLASE con ella"
"Ya, ya, pero es que una cosa llevó a la otra..."
[Leer más +]
150 de 227 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
El enfermero menguante
Tal fue la repercusión de la estupenda "Todo sobre mi madre", que muchos pensaron que Almodóvar había llegado al punto cumbre de su buena pero irregular carrera y que no iba a poder superar la que algunos consideraban que sería su obra maestra. Sin embargo, no habría que esperar mucho tiempo para descubrir el torrente de creatividad, originalidad y sensibilidad que todavía le quedaba por ofrecer al ahora menos trasgresor pero cada vez más brillante cineasta español.

Con "Hable con ella" consiguió otra obra maestra y un hito sin precedentes en el cine español. Además de la apabullante victoria en los premios del cine europeo, derrotando a películas de la talla de "El pianista", de Roman Polanski, el César del cine francés (y cuarto de Almodóvar), los BAFTA británicos, y demás premios en festivales de todo el mundo, Almodóvar se coló entre los grandes del cine norteamericano, al competir por el Óscar a la mejor dirección y al mejor guión original, premio éste último que consiguió entre la ovación y admiración del público presente en el auditorio.

Sin embargo, la academia del cine español volvió a negarle el premio, retomando la tradición, además de no enviar vergonzosamente como representante del cine español la película a Hollywood, en detrimento de 'Los lunes al sol', estupenda película, pero inferior y nada procedente para los gustos hollywoodienses, por ofrecer una visión social del paro desde un punto de vista claramente izquierdista.

'Hable con ella' incide en esta ocasión en la amistad masculina, pues aunque a Almodóvar se le conozca como gran director de historias mujeres, esto no es del todo justo, pues son también bastantes los magníficos retratos masculinos que ha creado, como en 'La ley del deseo' y ahora en esta 'Hable con ella', en la que hace coincidir a dos hombres en una sala de hospital; el uno acude a visitar a una reciente amante hospitalizada y el otro trabaja allí como enfermero. A partir de ahí, se recrean las historias de ambos personajes y su progresiva amistad, así como la historia de cada uno de las personas con las que se relacionan.

La película número catorce de Pedro Almodóvar contiene numerosas secuencias para el recuerdo permanente, como pueden ser la interpretación de Caetano Veloso del precioso tema "Cucurrucucú paloma", en presencia de los protagonistas; o ese cortometraje en blanco y negro que Almodóvar ha filmado para que en la ficción sea una película muda llamada "El amante menguante", que el personaje de Javier Cámara ve en la Filmoteca y le cuenta a su paciente, mientras ésta, en coma, ¿escucha? como hay almas sensibles y buenas que no renuncian a hablar con ella.
[Leer más +]
63 de 83 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Por favor hablad con ella!!!
Magnífica película de un director que nunca me ha gustado por culpa de sus egregias excentricidades, de sus insondables obsesiones, de sus gratuitas provocaciones y,en definitiva, del distanciamiento que indefectiblemente sus propuestas provocaban en el espectador medio.
Sin embargo en esta película se aleja por fin de todos estos males, y aunque en ella convivan escenas apegadas a la más reconocible cotidianedad y pasajes próximos a anteriores films, la propuesta general se eleva hacia lo genial, destilando sensibilidad,delicadeza y emotividad en dimensiones hasta la fecha poco vistas.
No es baladí el título planteado por el autor, ya que en él se encierra el contenido y el sentido final de este ejemplo de excelente cine, impeliéndonos a observar la realidad de otra forma, a mirar la vida desde una óptica diferente, siempre desde la comprensión, el entendimiento y la empatía como forma de entender la misma, ya que sólo así y de esta manera es posible entender la preciosa relación entre un emotivo Javier Cámara y una comatosa Leonor Watling, con mucho, lo mejor de una película trufada de momentos que subliman la sensibilidad en detrimento de otras formas de consumar la existencia.
Magnífica de igual forma la relación entre el señalado Cámara y un genial Graninetti, que habla sobre la amistad en grado superlativo, en la relación masculina como forma de laxante emocional y en cómo se ha de entender ésta en una sociedad que soslaya esta estimable forma de interrelación sin apelar a la homosexualidad.
Pero con todo, el mensaje más útil que de esta película se puede extraer es la del valor del diálogo, del entendimiento, de la comprensión... confrontándose a otras formas de entender las relaciones interpersonales, ancladas en tiempos pretéritos que más nos vale no repetir.
También muy destacable la recomendación del director a todo hombre que no quiera perecer en el intento de la búsqueda de una nueva masculinidad, que no es otra que la exploración de nuevas vías de comunicación y de interactuación con la mujer. Dos sexos éstos condendanos a amarse y entenderse, auxiliándose con mutua reciprocidad en la dificil experiencia de sobrevivir.
Por último recomendar vívamente la película a todo aquel que quiera gozar de nuevas formas de expresión y, sobre todo, de comunicación.
[Leer más +]
37 de 49 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Mi problema no es la cárcel, mi problema es Alicia.
Almodóvar es un genio le pese a quién le pese. Creó una manera de contar historias que luego le han copiado montones de directores en el mundo. Pero nínguno hasta ahora pudo llegarle ni a los talones. Y saben porqué? Porque el manchego filma con las tripas y el corazón como nadie. En su vastísima carrera tuvo sus tropezones pero joder, comparado a las maravillas que creó se le puede perdonar todo. En Hable con ella su talento llega a su máxima expresión. La joven que queda en estado de coma luego de un accidente y es cuidada con la devoción que lo hace Benigno, su enfermero, su enamorado quien vive solo por y para ella, es de una amor y una locura estremecedora. Me partió el corazón la actuación de Javier Cámara, es un actor IMPRESIONANTE, me puso la piel de gallina su personaje, con una entrega actoral pocas veces vista. El resto del elenco también me encantó, pero digna de destacar es Geraldine Chaplin como la profesora y amiga de la enferma. Cuánta dulzura y comprensión irradia la Chaplin, demostrando que a una actríz de su trayectoria y talento ningún papel le queda pequeño. Es una película sobre la soledad, el amor, el dolor, y también sobre la esperanza. Almodóvar, nadie es tan grande como vos.
[Leer más +]
45 de 67 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
no llores
Se mire por donde se mire es una obra de arte. Una fotografía sólida, una preciosa banda sonora, unas actuaciones muy convincentes (en especial las de Cámara y Grandinetti) y sobre todo una excelente dirección: elegante, sensible, artística. Son muchos pequeños detalles que hacen un todo que pone los pelos de punta, por poner un ejemplo: esa escena en la que los enfermeros le ponen el vestido a Watling, cualquier otro director la pasaría de largo ¿no? pues Pedro la convierte en arte, un plano cenital de la enferma, unas lacrimógenas notas de violín que resbalan por esa voluptuosa silueta y tachán... la belleza (su cuerpo) y el horror (su estado), todo en uno, en una escena magistral. Genio.
[Leer más +]
26 de 33 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
El amante menguante
El genial pero irregular director manchego Pedro Almodóvar ha dejado para la historia del cine español algunas joyas como "Volver", "La ley del deseo", "¿Qué he hecho yo para merecer ésto", "Todo sobre mi madre", "Mujeres al borde de un ataque de nervios" o esta película que vamos a comentar a continuación.
A Pedro Almodóvar se le ha acusado con frecuencia de centrarse demasiado en hacer películas sobre el universo femenino o sobre la homosexualidad masculina. En "Hable con ella", sin embargo, habla básicamente de la amistad masculina y de la fuerza del amor platónico que alcanza su máxima expresión en esa pequeña intrahistoria que incluye en el film, y que presenta como una obra de cine mudo que ve en la Filmoteca Benigno (Javier Cámara) titulada "El amante menguante".
En "Hable con ella" Almodóvar hace coincidir a dos hombres en una sala de hospital; el uno acude a visitar a una reciente amante hospitalizada y el otro trabaja allí como enfermero. A partir de ahí, se recrean las vivencias de ambos personajes y su progresiva amistad, así como la historia de cada una de las personas con las que se relacionan.
Con estos mimbres, el genio manchego construye un film transparente, tierno, romántico y a la vez ambiguo e inquietante que ninguno de sus admiradores, como es mi caso, debe perderse.
Antes de acabar esta pequeña crítica, no quiero dejar de hablar de los actores protagonistas, un elegante Darío Grandinetti como Marco y, sobre todo, un inquietante y brillante Javier Camara como el enfermero Benigno, cuyo personaje resulta fascinante para el espectador, debido a su ambiguedad moral y a la fuerza de su extraño amor.
¿El amante creciente?.
[Leer más +]
17 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Obra maestra de todos los tiempos.
La mejor película de Almodóvar. Perfecta en todos los aspectos. Un guión diferente, actuaciones antológicas, escenas como sólo el genio de Almodóvar puede filmar. La corrida de toros de Rosario Flores es de una perfección absoluta. Darío Grandinetti acá siempre fué un actor del montón, pero Pedro saca de él un personaje tremendo. Sin ninguna duda Javier Cámara se devora la película, su Benigno me hizo llorar de la emoción, me puso la piel de gallina. Es de ésos films que después de verlos te dejan en un estado de sensibilidad a flor de piel. No se la pueden perder, y si la viste mirála otra vez que le vas a encontrar cosas nuevas. Almodóvar es el mejor director de la actualidad. Y uno de los mejores de la historia.
[Leer más +]
20 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Hable con ella
Al pensar en 'Hable con ella' me quedo con que es una muy buena película de Almodovar.

En este caso Almodovar se olvida un poco de los tópicos de sus anteriores películas (muy centradas en travestidos, homosexuales con mucha pluma, maltratos, 'mujeres desesperadas'...) para contar una historia muy cuidada y mostrarnos un final inesperado.

Lo peor:
- No acabo de encajar la trama paralela con Rosario Flores. Creo que sólo está en la película para justificar su título.
- El final se me hizo un poco largo, ya que una vez 'descubierto el pastel', la película se alarga más de lo normal.
[Leer más +]
17 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
ARTE
Mientras “Hable con ella” siga convocando mis lágrimas sabré que mi alma no ha envejecido.

Creo que pocas, muy pocas películas, articulan de manera tan clarividente la diferencia y a la vez la estrecha retroalimentación entre el Arte y la Vida. Quien busque en lo primero la reproducción tipográfica de lo segundo muy probablemente ante esta obra se sentirá frustrado e indignado, y acusará a su autor de inmoral manipulador emocional.

Sin embargo, aquel que busque en el Arte una genuina Creación, aliento mágico, sueño o ensueño engendrado por el artista, tendrá la oportunidad de estremecerse hasta los límites de la piel que habita, y comprobará cómo aquel mismo acontecimiento que de suceder en la vida real resultaría del todo inadmisible, en el interior de la fábula se convierte en el más romántico beso del Príncipe a la Bella Durmiente. Pocas veces, muy pocas, una pieza artística ha expresado de una manera más contundente, más hermosa y más conmovedora que el Amor, y solamente el Amor, puede darnos la Vida.

Almodóvar planta árboles de transgresión para que solo aquellos que tengan auténtica fe en el poder salvífico del Arte accedan a la limpidez y frondosidad de su bosque ético. Pocas veces, muy pocas, he hallado en la pantalla un canto tan entregado a la comunicación, a la amistad, a la esperanza, a la bondad, a la comprensión, a la piedad, a la pureza del corazón, al Ser Humano.

“Hable con ella” nos sumerge en las más bellas y siniestras entrañas del Arte para devolvernos con renovada plenitud a la Vida.



[Con mi cariño para Travisloock]
[Leer más +]
14 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
La película más elegante de Almodóvar.
Creo que "Hable con ella" es la mejor película de Almodovar; que aún no llega a su obra maestra, pero estoy seguro que llegará, si no se deja llevar nuevamente por el facilismo de películas como "Volver" y se sigue arriesgando, aunque tenga tropiezos como "Los abrazos rotos".
En cuanto a la película de la presente crítica, me sorprendió como Almodovar manteniendo su sello visual (kitsh, en mayor o menor medida) y argumental (melodrama), logre una tan obra elegante, pausada y sin estridencias; a pesar de lo "políticamente incorrecto" del argumento. Cada plano está maravillosamente creado y con intención. El cortometraje de cine mudo que incerta en la película, al contrario de lo que algunos opinan, me parece que es totalmente acorde al significado e ideas de la película.
Encasillado como "director de actrices", Almodóvar, en ésta ocasión nos muestra a dos personajes masculinos especiales (pero no estrafalarios): un elegante Darío Grandinetti como Marco y sobre todo a un inquietante Javier Camara como el enfermero Benigno. Realmente su personaje resulta facinante para el espectador, debido a su ambiguedad moral y extraño comportamiento. En las actuaciones femeninas, más que actuación el bello cuerpo de Leonor Watling (por que tenía que ser bello, al ser el "objeto del deseo") y una Rosario Flores convincente en su rol de torera, que los españoles pueden considerar tópico, pero que era necesario para dar el contrapunto con la extrema sensibilidad del personaje de Marco. Por que la película rompe con los límites de lo femenino y masculino a nivel emocional, más que a nivel sexual. Por ello, al espectador le intriga: ¿que siente realmente el personaje de Benigno por Alicia? o ¿que siente por el personaje de Marco?....... ese es el misterio de la película (continúo en "spoiler).
[Leer más +]
12 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Inocente de qué
Ole. Poco más se puede decir de caer rendido ante el hipnotismo de la poesía visual de la que está preñada "Hable con ella". Almodóvar construye con suma delicadeza una obra cargada de lirismo, tanto en sus imágenes como en su historia.

Es impresionante como Almodóvar embelesa con cada plano del cuerpo de Leonor Watling. Bellísimo ese plano de la primera escena en el que su cuerpo se define suavemente bajo una sábana blanca. Bellísima es la belleza que poseen algunos detalles que Almodóvar inmortaliza en este melodrama perfectamente equilibrado, impregnado en un humor delicioso, que fácilmente podía haber sido un dramón cutre, pero que se convierte en una magnísima obra. Magnífica, también, la peculiar historia, perfectamente estructurada, con ese inesperado giro que, honestamente, el director no convierte en una grandilocuente soplapollez.
[Leer más +]
19 de 29 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
«He abrazado a muy pocas personas en mi vida»
«Te dejo la casa que preparé para Alicia y para mí», le dice Benigno a Marco Zuluaga en su carta de despedida, «cuéntamelo todo (en el lugar donde me lleven), no seas tan hermético», agrega. Son las sentidas palabras de Benigno Martín (extraordinario Javier Cámara) a su amigo que lo fue a visitar a la cárcel. «He abrazado a muy pocas personas en mi vida», le confiesa Benigno a través del intercomunicador y del vidrio que los separa. Benigno es enfermero y ha vivido oculto toda su vida. Supuestamente homosexual como el niño de Las Horas (Michael Cunningham), la novela que Marco tiene en su velador, pero eso qué importa si Benigno estaba realmente enamorado de Alicia, su paciente en coma. El guion de Almodóvar es sutil, alejado de sus clásicos melodramas, pero esa sutileza lo vuelve inconteniblemente dramático, trágico a la manera griega, hábilmente dispuesto entre dos piezas de baile teatral. A la vez es una ecuación matemática, transitiva: Si (1) Marco estuvo enamorado de Lydia (una torera) y (2) Benigno de Alicia (bailarina), añadimos que Benigno y Marco son amigos, entonces perfectamente (3) Marco y Alicia pueden enamorarse. Las partes (1) y (2) son narradas (dentro de la película) como algo azaroso, la tercera es cosa del destino. El azar juntó a estos amigos o quizás fue el destino, da lo mismo, el amor hace que los milagros ocurran y que la muerte (o el coma) se transforme en vida. Benigno ha cometido un delito, pero Benigno es inocente (como sugiere su casera), una especie de ángel para el cual no incumben las reglas de la sociedad. Existen otros polos opuestos: Lydia es torera y Benigno enfermero, actividades más habituales para el sexo opuesto. Esos polos son relativos: Benigno ha cuidado tiernamente de Alicia (como antes de su madre), pero es capaz de cometer un acto de salvajismo, aunque dicho acto involucre ternura: «Alicia está viva, tú la despertaste». Este guion conmueve en lo más profundo, Almodóvar nos muestra una violación como un acto de amor. El tercer acto no está escrito, aunque el asiento vacío en el teatro alude a una especie de cupido suicida que ha posibilitado que las vidas de Marco y Alicia puedan encontrarse. Hable con ella es una historia difícil de contar sin horrorizar a esa futura conquista, «hable con ella» le diría Benigno, no seas tan hermético. Los flashbacks e incluso la inserción de un corto de cine mudo fluyen como la seda, todo tiene significación, las variaciones de violín o la lluvia es presagio del accidente y vuelta a la vida. La narración transcurre a lo largo de un año, pero el tiempo es relativo, los flashbacks de Marco y Benigno se cruzan, otorgando continuidad entre el pasado y el presente, con una sobriedad que sorprende al tratarse de Almodóvar, donde la soledad y el afecto son cruciales a la hora de profundizar en temas como la amistad, el amor y el poder de la palabra.
[Leer más +]
9 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Y Almodovar hablo de los hombres....
(Texto escrito en teclado americano, sin acentos ni nh)

Obra sentidisima, magistral en el desarrollo de la historia, humana. Almodovar presenta la fragilidad del hombre normal de un modo tan puro y sentido, tan lleno de sutiliza, tan lleno de carinho y comprension. Ahi entra la trama de manera tan suave, que apenas te das cuenta y surge el conflicto..

Solo puedo dar gracias al gran maestro que tiene el cine espanhol. Que aparece con su enorme melena riza y cana, y sus gafas de sol, con su ingles chungo de la virgen de la Madalena y demas, para espetarnos un trozo de sabiduria. Una gran historia al fin y al cabo y un sentido homenaje a toda la gente invisible.

Hagan caso a los bufones y rianse de los oraculos.

Veo las notas de los amigos, y Quim coincide con mi nota...Por ello, le dedico esta humilde critica que no pretende ser ni la mejor escrita, ni la mas ingeniosa, ni la mas trabajada. Tan solo fue escrita por la necesidad de "decir".

Sea asi entonces,

Para Quim.
[Leer más +]
8 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
HABLEMOS
Se abre el telón de la obra teatral que BENIGNO (JAVIER CÁMARA) y MARCO (DARÍO GRANDINETTI) han ido a ver. Todavía no saben lo buenos amigos que llegaran a ser en un futuro. Así comienza HABLE CON ELLA, la película de PEDRO ALMODÓVAR, uno de esos directores que consiguen que el espectador se reconcilie con el cine.

Esta “historia de incomunicaciones” escapa de la pretenciosidad y apuesta por un mundo de sensaciones cercanas. No estamos ante el ALMODÓVAR de sus principios, aquel que enarbolaba la provocación como forma de autoafirmación. No. El director manchego, se contenta ahora con provocar una lágrima, una carcajada, y unas cuantas dosis de ternura y compasión. Y a fe que lo logra, y lo logra bien.

BENIGNO y MARCO y dos mujeres en coma a las que aman sin saber por qué, juntan sus caminos en un hospital, meses más tarde. A partir de aquí y hasta el final, sus historias serán una.

JAVIER CÁMARA está simplemente sensacional. Y en cuanto a DARÍO GRANDINETTI, decir que nos da una lección magistral de cómo emocionarse actuando. A pocos actores se les ha visto llorar como llora GRANDINETTI, cualitativa y cuantitativamente hablando. La sorpresa del casting es la inclusión como la torero Lidia de la cantante ROSARIO FLORES, a la que se le nota la ausencia de tablas cinematográficas, pero que solventa un papel que le fue otorgado para cumplir una promesa contraída por ALMODÓVAR con su madre, la también artista LOLA FLORES. El elenco de secundarios y colaboradores es fantástico, llamando la atención la desternillante, a la par que breve, actuación de CHUS LAMPREAVE, todo un regalo para sofocar nuestra carga emocional.

Ya en el principio, el cuerpo desnudo y vegetal de LEONOR WATLING durante el cambio de sábanas, es una declaración de intenciones de la paz que se nos quiere transmitir, apoyada en, por supuesto, el fantástico color almodovariano. Y es que esa es la sensación más recurrente en las dos horas de metraje: la paz. Hasta los hechos más extravagantes vienen envueltos en una atmósfera de paz.

Pero amén de un genio creativo, ALMODÓVAR es también un prodigio técnico. Al ya citado manejo del color, hay que añadir elogios a las escenas de tauromaquia, al uso de reflejos, a las vistas cenitales, a la decoración de interiores y al regalo sorpresa en forma de un corto de cine mudo, que se nos introduce en mitad de la película, y en el que podemos distinguir a PAZ VEGA y FELE MARTÍNEZ como protagonistas.

Se cierra el telón de la obra final y con él , una película maravillosa que trata de persuadirnos a los hombres para que hablemos con las mujeres. Porque ellas lo necesitan, y nosotros,…nosotros tambien
[Leer más +]
12 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
No creo que sea la mejor película de Almodóvar ni mucho menos
Dicen los que saben que 'Todo sobre mi madre' es la obra cumbre de Pedro Almodóvar, aunque muchos afirman que 'Hable con ella' es su película más completa. Tal vez sí lo sea, ya que todos sus factores podrían puntuarse con una nota parecida. Una película completa puede serlo siendo una castaña si los actores, el guión, la dirección y el montaje son una mierda. Mala, pero completa. No es el caso, pero tampoco es el opuesto.

El oscarizado manchego dirige de manera inteligente una propuesta que, si bien tiene el enorme mérito de ser arriesgada, peca, a mi entender, de un guión bien compuesto como melodrama y redondo, sí, pero también demasiado pesado para lo que realmente cuenta. Almodóvar dirige con enorme belleza y con una sutilidad casi onírica la película, con imágenes realmente memorables (la conversación en la cárcel en la que el reflejo de Javier Cámara y Darío Grandetti se superponen es un buen ejemplo). El director utiliza unos planos concisos y superfluos a partes iguales, con lo que consigue mostrar toda la historia y centrar al espectador cuando más lo necesita: en los momentos de mayor carga emocional. Fantástica la dirección de Almodóvar y el guión, bueno, a mi entender no es malo, pero que se llevase el Oscar, compitiendo con 'Gangs of New York', me parece una cagada más de la cada vez más devaluada ceremonia que en 2002 destacó especialmente por sus cagadas.

Javier Cámara protagoniza la película con una potente actuación que construye un personaje adorable e inquietante al mismo tiempo, casi a partes iguales si se comprende su forma de pensar (obviamente pocos la compartirán, gracias a Dios). Darío Grandinetti hace una gran actuación también, en un personaje difícil por su fuerte y constante sobredosis dramática. Leonor Watling cuenta como secundaria, aunque lo cierto es que, si bien su papel dentro de la historia es importante, su personaje tiene pocos minutos de "trabajo", con lo que no puede decirse mucho sobre ella. Lo mismo ocurre con una Rosario Flores que, para ser sincero, no sabría definir, ya que por una parte me sorprendió gratamente, pero por otra, creo que no está a la altura de los dos protagonistas (aunque repito, tampoco hay mucho que juzgar). A Geraldine Chaplin (hija del genio Charles) siempre es un placer verla en pantalla. Desborda cine por los cuatro costados esa mujer.

Resumiendo, que es gerundio: Almodóvar crea otra película sobre el día a día más básico e introduce un elemento ligeramente diferente a sus otras películas. Pese a dirigir bien su propio guión, que no es malo, el resultado final sabe un poco a más de lo mismo. Aun con eso, la película se ve con más facilidad de la que se olvida, gracias en parte a su potente apartado visual. Las brillantes actuaciones de Cámara y Grandinetti hacen de 'Hable con ella', una película redonda, que no falla en casi nada, pero que tampoco tiene ningún acierto mayúsculo a nivel innovador. Para mi gusto, no es mejor que 'Volver' o 'Los abrazos rotos'.
[Leer más +]
11 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Mejor no hable,quédese callado.
"Benigno, un enfermero, y Marco, un escritor maduro, coinciden en un espectáculo de Pina Bausch, en el Cafe Müller. En el escenario, dos mujeres con los ojos cerrados y los brazos extendidos se mueven al compás de "The Fairy Queen" de Henry Purcell. La emoción de Marco es tal que rompe a llorar. A Benigno le gustaría decirle que a él también le emociona el espectáculo, pero no se atreve. Meses más tarde, los dos hombres vuelven a encontrarse en la clínica privada "El Bosque", donde Benigno trabaja. Lydia, la novia de Marco, torera de profesión, ha sufrido una cogida y está en coma. Benigno cuida de otra mujer también en estado de coma: Alicia, una estudiante de ballet. El reencuentro entre Marco y Benigno es el comienzo de una intensa amistad. Dentro de la clínica, la vida de los cuatro personajes fluye en todas las direcciones, pasado, presente y futuro, arrastrando a los cuatro a un destino insospechado" ...
Este es el resumen acertado de la película que Filmaffinity nos presenta. Unos mundos que se cruzan y que en la vida real no se darian jamás. Ya el comienzo es estrambótico y anodino,como acabará siendo toda la película.Coinciden un enfermero (Cámara) y un escritor de guias de viajes (Grandinetti) en un espectáculo de teatro aternativo de dos mujeres que se mueven al compás de "The Fairy Queen" de Henry Purcell a la vez que un señor va tirando unas sillas.....,por muchas vueltas que le doy no termino de encontrar un sifnificado a esto medianamente coherente,la verdad.Luego,el escritor, se enamora perdidamente de una torero (Rosario Flores) con un grave desequilibrio emocional y psíquico (cuento en spoiler) Luego sale una bailarina frustrada (Watling) que acaba en coma y a la que termina cuidando Cámara,no sin antes aceptarlo el padre sabiendo que este enfermero tiene graves trastornos psicológicos. No se que infancia y juventud pasó Almodovar para tener ese complejo y reflejarlo en todas sus películas.Tambien pudo ser las drogas que tomó en esa "movida madrileña" de buenos artistas pero tambien de estafadores ególatras como el manchego.El que siempre incluya seres de inframundo en situaciones realmente escabrosas puede ser una pista de lo que ha podido vivir y la factura mental que le dejó.En sus filmes,pinta una sociedad española que no corresponde ni remotamente a lo que es la realidad.La pongo de nota un tres porque tiene una excelente fotografía (Fichó al mejor director ,no es tonto,), una buena música(no siempre bien aprobechada) un buen trabajo de Javier Cámara y .......ya.
PD.- Igual existe alguien en el mundo que diga que Leonor Watling hizo un buen papel aquí.......
[Leer más +]
11 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Entre dos aguas.
Almodóvar quiere intercalar en medio de un buen guión escenas semi-artísticas, con banda sonora acorde a ello y actuaciones por doquier, no siendo para nada necesario, céntrate en la historia que es lo importante y deja a un lado el intentar crear arte, para eso ya está el teatro, ésto es uno de los mayores defectos, tener un buen guión e intentar hacerlo en algunos momentos aburrido y pausado cuando podría haber sido mucho más dinámico, el comienzo da muy mala espina, a pesar de ello, la historia me convenció, pareciéndome muy original.

En cuanto a los actores, Rosario no pega ni con cola en su papel, haciéndolo de todo menos creíble, realmente no destaca ningún actor excepto Javier Cámara que está excelente en su papel de perturbado.

Le pongo un 6 por el guión, si no tiene mayor nota es porque Almodóvar no ha sabido exprimir esta historia, dando importancia a elementos que no la tenían.
[Leer más +]
7 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
La soledad del genio, la del espectador
Pedro Almodóvar es tan querido como odiado; resulta extraño a unos y cercano a otros; unos le toman por una especie de idiota que dedica todos sus esfuerzos a forzar la máquina de la transgresión y otros como una mirada fresca y necesaria ante tanto puritanismo. Esto es lo que siempre ha pasado y seguirá ocurriendo con los genios. El que escribe, sin dudarlo un momento, se apunta a la cercanía, a la mirada extraordinaria y a una enorme admiración por la obra del director manchego. La peor de sus películas supera en mucho a gran parte del cine que nos ofrecen las distribuidoras.
Almodóvar sabe dirigir a sus actores magistralmente; siempre consigue guiones deslumbrantes, llenos de inteligencia y de zonas oscuras que sólo él es capaz de enfrentar con acierto y con un humor descarado y certero. Es verdad que alguno de esos guiones son como una montaña rusa y pierden algo en las bajadas, pero en general, el nivel es magnífico. La cámara, en sus películas, parece no existir porque la elegancia de las tomas nos hace olvidar que lo vemos es una película de cine. La puesta en escena es siempre elegante. No hay una sola secuencia que no forme parte de una planificación exacta del trabajo. Sabe rodearse de buenos fotógrafos, de buenos directores artísticos, peluqueros y modistos. Es un genio por todo esto que le lleva a manejar un concepto de cine que siempre va un poco más allá de lo que otros son capaces.
Hable con ella es una magnífica película estrenada el año 2002. Con un reparto de primera; un guión profundo, astuto y bien armado; la fotografía de Javier Aguirresabore que rebosa perfeccionismo; la dirección artística de Rafael Palmero; la música de Alberto Iglesias (algo monocorde, eso es verdad); con todo esto, Almodóvar nos sumerge en el territorio de la soledad sin empujones ni aspavientos dramáticos de tres al cuarto. La soledad y un relatarse la vida desde el monólogo como única forma de comunicación. Y el arte como compañero de viaje. Danza y cine y literatura como equipaje único y salvavidas imprescindible.
Lo que cuenta Almodóvar puede resultar extravagante, pero, escena a escena, nos logra convertir en cómplices de lo que sucede. Tal vez por eso el cine de este hombre es tan molesto para algunos; para los que no se quieren echar un vistazo cuando las cosas se plantan enfrente. Sabemos que en la habitación de Alicia (en coma tras sufrir un accidente) algo no va bien (al menos algo pasa que no está aceptado como normal para muchos) aunque vemos a Benigno (el enfermero que cuida de ella) manejar las piernas de la enferma y masajearlas, lavar el cuerpo desnudo, cuidar de ella deliciosamente. El espectador termina embelesado. Unos terminan comprendiendo, otros escandalizados. Todo esto puede parecer extravagante y rebuscado; es verdad. Lo que cuenta de forma explícita suele serlo. Pero lo esencial es lo que narra de forma implícita. Sugiere, enseña alternativas en la comprensión. En Hable con ella inserta una falsa película sobre un amante que va menguando. Eso explica lo que sucede, lo que vemos con claridad en la pantalla, pero que no toma sentido sin entender lo oculto. Explica lo que sucede o es lo que Benigno usa para tapar lo que hace ante sí mismo. Si el espectador toma esto como un desvarío del autor con afan de escandalizar, es imposible entender ninguna de sus intenciones. Ante el cine de Almodóvar estamos solos y nos corresponde una tarea difícil: entendernos y preguntarnos.
Javier Cámara está maravilloso. Soporta el peso de la película en gran medida. Creíble hasta más no poder. Defiende el personaje principal (el enfermero Benigno, un pasado triste, un presente absurdo y un futuro incierto). Dario Grandinetti hace un papel sobrio y muy regular. Paz Vega aparece guapísima; Leonor Watling cumple con un papel muy poco exigente; Geraldine Chaplin defiende un papel menor aunque llena la pantalla cada vez que asoma la cabeza. Rosario Flores es la que más flojita está. Hace de sí misma y eso no puede ser.
Colabora en Hable con ella la artista Pina Bausch junto a Malou Airando. Con ellas, el arranque de la película es excepcional. Las dos mujeres definen con su danza lo que va a ser la película, lo que se va a ventilar a partir de ese momento. Soledad, falta de diálogo, palabras vacías. Y el arte en sus diferentes formas. Otro colaborador de lujo es Caetano Veloso que canta emocionando.
Esta vez, el director, que tiene fama de contar las cosas desde el punto de vista femenino, carga todo el peso en Benigno y Marco (Cámara y Grandinetti). Y logra un resultado excelente desmontando esa idea tan asentada entre el público y la crítica.
Hasta el cartel es una lección de diseño. Lo firma Juan Gatti.
Fantástica e inolvidable.
inventodeldemonio.es/blog
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Hablando con él
- Almodóvar, amigo..., tu película no es arte.

- ¿C-cómo que no es arte?... Si he metido una obra de teatro con-movedora, y una actuación del Caetano Veloso, y... ¡joder, si por meter hasta he metido al "increíble hombre menguante"!
[Leer más +]
56 de 108 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo