arrow
5
Manual de cine palomitero para toda la familia (AKA "Gladiator se disfraza de Legolas Wallace y viaja al País de Nunca Jamás")
¡Buenas noches camarada! ¿Dispones de varios millones de dólares de presupuesto? ¡Genial! Entonces vamos a hacer una película. Pero una película épica y palomitera, de las que cunden. Yo tengo las claves, no dudes en seguirlas paso a paso:

1. Escoge tema atractivo para el público. Para ello no tienes que esforzarte mucho: simplemente elige alguna historia ya escrita y que despierte un mínimo de interés si la cuentas a modo de superproducción. Los superhéroes de comic son una buena idea, pero las historias épicas suelen tener mayor cabida entre el público.

2. Todo tiene que ser impactante visualmente. En plan oooOOOOH!!

3. Las escenas de acción son clave, y más aún si te llamas Ridley Scott. Pero recuerda que esta película es para toda la familia, así que no seas muy explícito y violento, no vaya a ser que perdamos al público de entre siete y trece años.

4. Por la misma razón, no te olvides de sazonar la historia con alguna que otra frase chistosa y situaciones divertidas de esas que despiertan risas en la sala de cine. Eso siempre mola.

5. Cubiertos los puntos anteriores, poca cosa más queda por hacer. El guión lo puedes escribir tomando unas cañas con los amigos. Da igual que el argumento sea inverosimil o absurdo, lo importante es lo que sigue:
5.a. No te preocupes del rigor histórico: en vez de adaptar la Leyenda a la Historia, adapta la Historia a la Leyenda.
5.b. El maniqueísmo es una opción muy respetada en este tipo de cine. Y cuanto más exagerado, mejor. Cuando los malos maten a los buenos el público llorará y cuando los buenos maten a los malos el público aplaudirá. ¡Es magnífico!
5.c. Si te ves fuerte, intenta añadir algo de profundidad al argumento. Utilizar fugaces y videocliperos flashbacks que no aportan nada a la historia suele ayudar bastante.
5.d. IMPORTANTÍSIMO meter pachocheo y romance. Hazlo aunque sea con vaselina y calzador, pero hazlo.

6. El protagonista debe pronunciar al menos un discurso yankee de estos que provocan erecciones entre el colectivo adolescente. Así como en Gladiator o en Braveheart.

7. Si consigues una banda sonora medianamente decente, mejor que mejor. Eso suele aportar emoción a cualquier cosa, por muy insignificante que sea (especialmente si está filmada a cámara superlenta).

8. Finalmente llama a algún secundario como William Hurt que intente levantar un poco el resultado final.

9. Pero, ante todo, deja todo preparado para una posible segunda parte. No vaya a ser que perdamos la oportunidad de cosechar otra fortuna con este cine palomitero que tanto entretiene a las masas.

¡Entretenimiento asegurado, éxito garantizado!
¡Hollywood, allá vamos!
[Leer más +]
250 de 308 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
El hijo del cantero
A bote pronto yo diría que este “Robin Hood” recién salidito del horno nos induce, inevitablemente, a establecer dos grandes comparativas: la que lo vincula con las versiones anteriores de Fairbanks, Flynn, Connery, Costner o Bergin y la que lo vincula con “Gladiador”, el último gran trabajo de la dupla Scott-Crowe.

Pues bien, mientras resulta obvio que este “Robin Hood” dista mucho de la extraordinaria dimensión épica y emotiva que el bueno de Ridley consiguió imbuir en la homérica historia de Máximo Décimo Meridio lo que no me parece justo es adherirme a todas esas voces que proclaman que esta peli es una especie de petardo. Ni mucho menos. Y si bien es cierto que la peli de Scott tira de cliché y rebaja sustancialmente el perfil heroico de este legendario personaje, también es cierto que este nuevo “Robin Hood” ofrece una nueva perspectiva: la que nos aclara por qué cojones el arquero más famoso del séptimo arte decidió, un buen día, convertirse en un proscrito que robaba a los ricos para dárselo a los pobres. Una perspectiva que -exceptuando la crepuscular versión de Lester- considero mucho más sobria, realista e interesante que todas las anteriores.

Siete puntazos, por lo tanto, para un espectacular y revisionado “Robin Hood” que -sin ser un peliculón- consigue prescindir, al menos, de esas ridículas melenitas y leotardos de antaño para regalarnos más de dos horas de puro deleite visual. Y yo, con eso, me conformo.
[Leer más +]
90 de 122 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Meanwhile in Nottingham...
El bueno de Ridley Scott vuelve al subgénero que le resucitó con esta revisión del arquero más famoso de mundo: Robin Hood. Dicha resurrección de la que hablo se dio lugar en el año 2000, cuando tocó el cielo (una vez más) con 'Gladiator' y del cual al señor Ridley le sigo estando agradecido de por vida por sellar tal obra maestra, es más, una de mis tres películas favoritas. Cinco años después, siguiendo con el subgénero que nos atañe, probó fortuna con 'Kingdom of Heaven' y sus cruzadas. El tiro le salió ligeramente por la culata. Ahora en 2010, un lustro también después y con su actor fetiche encabezando el reparto, la cosa prometía, aunque fuese sólo para quitarnos esa espinita clavada. Y así fue señoras y señores, el señor Scott no ha vuelto a lo grande como para besarle los zapatos, pero sí por los fueros de una notable película con la que he podido disfrutar de verdad de eso llamado CINE en todo su esplendor.

En esta adaptación del héroe de Nottingham, vemos al personaje de Robin totalmente cambiado física y moralmente respecto a sus anteriores registros. Atrás quedaron la plumita en el sombrero y las mallas verdes de Errol Flynn, aquel simpático zorro que creó Disney en el 73 o aquel arquero guaperas-aventuresco a quien dio vida el famoso Kevin Costner. El carácter también ha cambiado y es que está de moda eso de "oscurecer" remakes, adaptaciones y todo lo que se tercie. Por eso, Rusell Crowe encarna -con gran acierto- a Robin Longstride, un arquero con pocas ganas de broma pero al que no le amarga un buen chiste. Lo que no cambia será su lealtad tanto al rey Ricardo Corazón de León como sus principios de luchar contra la tiranía y las injusticias que someterá el rey Juan Sin Tierra al pueblo inglés.

Cierto es que aunque profese así el título, el señor Crowe no tiene el control absoluto del protagonismo como lo tuvo el general Máximo en su día. Ésta es una historia que se inclina más hacia lo histórico, valga la redundancia, en la que Scott se empeña más en contarnos la evolución de principios de siglo XIII de los reinos de Francia e Inglaterra que de otorgarle galones y medallas a nuestro protagonista. Y hace bien creo yo, porque un empacho de Crowe al fin y al cabo sería algo peligroso. La que tampoco está muy en sintonía es Cate Blanchett, por hablar de la que chupa cartel, quien a pesar de haber interpretado a la reina Isabel I en las dos entregas de 'Elizabeth', está apagada delante de la pantalla.

(continúa)
[Leer más +]
67 de 92 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Ilusionante al principio, decepcionante después e insufrible finalmente.
Acude uno al cine, a veces, con ilusión, con ganas de pasarlo bien y entretenerse. Pasar un buen rato. Pero hay películas y películas.
Sabemos que Robin Hood no va a ser una sesuda obra que reinvente el cine, pero al menos se le pide un guión consistente (credibilidad), una dirección solvente (eficacia) y unos actores que cumplan (corrección). De esto último es de lo que menos puede uno quejarse, están ahí, hacen como pueden su trabajo (da la sensación que se huelen lo malo del proyecto) pero tampoco se les puede pedir más: cuando una producción no funciona, ni el mejor actor puede remediarlo, acaso atenuar los efectos de lo insalvable.

El “Robin Hood” de Ridley Scott y Russell Crowe comienza bien, con el ataque del Rey Ricardo “Corazón de León” y sus hombres al castillo de Châlus, en la Francia de 1199. Todo hace presagiar que veremos una película entretenida.
Hay que decir que las escenas de acción están bien filmadas, se nota que es una producción cuidada en el aspecto técnico y de amplio presupuesto... Pero es todo lo bueno que puedo decir de este film.

El injustificado engorde de minutos, un guión plano que se tuerce a los veinte minutos, más una dirección errática (qué lejos queda, no ya “Blade Runner”, sino si quiera “American Ganster” o la más reciente "Red de mentiras") derivan hacia una historia en la que Robin Longstride aparece y desaparece como el Guadiana, en una trama que no puede ser más previsible.

Sobre los actores, prefiero no opinar demasiado, pues como ya he dicho, el proyecto es fallido desde su propia concepción, por tanto, se les puede excluir del fiasco. Tan sólo, A Cate Blanchett, una actriz que me gusta pero que ha vivido momentos mejores, le diría que no le sienta nada bien su extrema delgadez, pues sobresalen sus infladas mejillas de botox y respecto a Mark Strong, excelente malvado de Sherlock Holmes, no tiene su mejor interpretación. El personaje del clérigo, de lo peor, no aporta nada. Se podría salvar al consejero Mashall, un digno William Hurt, el único que está a la altura.

Cualquier parecido con una película entretenida de aventuras es mera casualidad.
[Leer más +]
43 de 50 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Nada que ver con la verdadera historia de Robin Jú.
Para empezar ¿Robin Jú era una persona? ¿desde cuando? Porque yo de toda la vida tenía entendido que Robin era un zorro y que su mejor amigo era un oso pardo y tenían que luchar contra un león acompañado de una serpiente...
Si ya empiezan cambiando algo tan esencial, mal vamos. Pero es que además de hacerla con personajes humanos, lo cual es absurdo, se han inventado una historia nueva que no tiene nada que ver con la original.
Lo único que han querido conservar son los nombres, como el del pueblo, Nothingham (que vendría a significar "Nada de jamón" o "jamón de la nada")
Aquí también estan más o menos enfadados con el león por un tema de la subida del IRPF. El asunto tributario se toca mucho en la película, demasiado diría yo... Que si ahora hemos aprobado un impuesto nuevo, que si el de sociedades, que si las transmisiones patrimoniales, que si el IVA lo subimos del 16% al 18%, etc.
Ese tema se tocaba un poco en la historia original, pero ahí lo más importante eran las flechas... La gente que va a ver esta película es gente interesada en las flechas y en saber hasta que punto pinchan si las tiras con la mano y con qué fuerza pueden tirarse... Son cosas así las que viene a consultar la gente, no el tema de los tributos y la constitución que le hacen firmar al león para que reconozca los derechos fundamentales. ¡Joder! queremos aventuras y flechas nena!
Sobretodo queríamos ese concurso de tiro con arco en el que Robin atraviesa la flecha del arquero anterior... Quitarle eso a Robin Jú es como quitarle a "Solo en Casa" todo el tema final de los ladrones y las trampas.
¿Y qué es todo eso de los franceses? ¿Y por qué el rey de Francia prefiere hablar en inglés en lugar de hablar en su propio idioma? ¿No tienen un idioma los franceses? Me da igual cual sea ese idioma, no soy un científico, pero el caso es que seguro que tienen uno.
Ha sido bonito lo de ver como los ingleses dejan de matarse entre ellos para firmar la paz y perseguir un objetivo común: Matar franceses. Que bonito ha sido eso.
La parte más graciosa ha sido el momento en el que Marian se tropieza mientras va caminando a decirle a su suegro que se le ha muerto el hijo... Va caminando junto a Robin y tiene un tropiezo tonto de esos que con tres pasos ya te has recuperado. Seguro que no estaba planeado eso cuando filmaban la película, pero dieron la toma por buena, seguramente pensarían que quedaba muy natural eso de tropezarse, que incluso en un momento solemne como ese de ir a darle la noticia al suegro esas cosas pueden pasar. No está mal la idea, pero yo lo habría hecho con una piel de plátano y de forma que primero cayese la chica de culo al suelo y después cayese Robin con la misma piel, eso también podría pasar.
[Leer más +]
43 de 53 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Más que digna revisión de un clásico
No, no es la historia del libro; pero que no cunda el pánico, esta adaptación no insulta a la inteligencia del espectador.

La ambientación es magnífica, con unas localizaciones escogidas con especial mimo, desde bosques de enormes robles hasta la recreación del Londres medieval. La fotografía destaca especialmente durante todo el metraje, fundiéndose a la perfección con el paisaje e imetiéndonos dentro de la historia.

La historia en sí se situaría antes de lo narrado en la historia mil veces vista y leída de Robin Hood, pero con la salvedad de que añade a los personajes de maneras alternativas. Éste era uno de los puntos de riesgo de la película, pero en mi opinión lo han solventado más que bien.

En cuanto a los actores, destacaría la labor de Cate Blanchett por encima del resto, aunque las actuaciones de Max Von Sydow, el propio Crowe u Oscar Isaac como un caprichoso y neurótico príncipe Juan rayan también a buen nivel.

En resumen, son más de dos horas que se hacen bastante cortas y con una historia alternativa pero bien construída. Obviamente no es perfecta, pero es una opción más que interesante, sobre todo viendo cómo está el patio a nivel cinematográfico.
[Leer más +]
56 de 81 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Los géneros bufos: la medievalada
Dentro de un mes no me acordaré de esta película, así que más vale que haga la crítica ahora porque luego no va a ser posible.

¿Es entretenida? Lo es ¿Es épica? Más o menos ¿Russell Crowe enseña torso? Sí, aunque por desgracia resulta breve. ¿Es buena? Pues no. ¿Importa? Depende.

Como medievalada de rigor hollywoodiense, no falta lo siguiente:

- Noble malvado con ramalazo gay (el rey Juan, idéntico a George Michael).
- Héroe machote de torso potente.
- Muchos castillos.
- Festines medievales regados con hidromiel y musicalizados con zampoñas o cosas de esas que suenan estridentemente medievales.
- Épicas batallas.
- Max Von Sydow.

El tipo se llama Robin Hood, como podría llamarse William Wallace, Lancelot du Lac o Conan, así de despersonalizada resulta la historia. Y las escenas podrían ser recortes de las películas protagonizadas por los personajes citados, así de rutinaria es la labor del director. La pátina "realista" que se le otorga al mito sería aceptable de no ser por la absurda inclusión de una Lady Marian en cota de malla luchando con espada. No sé si Scott se ha probado alguna vez una cota de malla. Yo sí lo he hecho. Pesa tres cojones. No te puedes mover con ella. En el caso de que una mujer pudiese llevarla, debía ser excepcionalmente robusta. Y no estoy contando el peso de la espada, que es otro cantar. No me molesta el rollo mítico ni el rollo histórico, pero por favor, hay que decidirse por uno de los dos: saltar de uno a otro porque sí no funciona.

A la postre, lo mejor de la tópica función es el torso de Crowe, que se muestra en una fugaz pasada bajo el reojo lúbrico de Cate Blanchett. Eso es un hombre de verdad y no un figurín de revista. Lástima que esté por extinguir. Como casi todo lo bueno.
[Leer más +]
41 de 54 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Érase una vez... Robin Longstride
Un fornido caballero inglés, luchando por su país contra Francia. Luchando pero, dudando del por qué. Sólo la fidelidad que muestra ante su rey Ricardo Corazón de León le mantiene en la lucha. Hasta que la cosa se complica y huye.

La versión que el tándem Scott-Crowe nos ofrece de la leyenda de el príncipe de los bosques, se aleja un poco de la estética del cine de aventuras de sus predecesoras, y se acerca más a la épica (pudiendo haber sido más épica aún). Una película que hace un llamamiento a la unidad del pueblo para luchar por lo suyo y que nadie mande sobre ello, para que cada uno trabaje sus tierras sin deber nada al rey. Juan sin tierra, es proclamado rey, un rey sin principios y avaricioso.

Esta especie de precuela, nos enseña las razones que llevaron a Robin Longstride a hacerse pasar por Sir Robert Loxley, para acabar convirtiéndose en Robin Hood, el salvador del pueblo y leyenda que por todos es conocida.

Acompañado de unos secundarios de lujo (Mark Strong, William Hurt, Max von Sydow ...), disfrutamos de una película entretenida, conocemos a Robin Longstride y a los que serán sus compañeros en sus futuras andadas. Entretenida.

Es una buena película para entretener, Crowe y Blanchett tienen mucha química, Lady Marian es una mujer poderosa, luchadora y valiente. Dispuesta ha darlo todo por defender lo suyo y a los suyos. Las películas de Ridley Scott (las últimas) serán mejores o peores, pero... entretienen. Con Crowe de protagonista gana puntos, ya que me parece un actor que llena la pantalla física y carismaticamente.
[Leer más +]
36 de 48 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
timo
Si, he sido uno de los pringaos que pagó más de cinco euros para verla, llegué cuando había empezado y salí cuando no había acabado, hagan cuentas sobre el tiempo que estuve viéndola... y encima se me hizo larga.
Algo pasa no ya en Hollywood sino en Occidente cuando las mejores mentes del cine dan a luz una superproduccion tan vergonzante como esta. Parece ser que los personajes del cine actual son tan cansinos que quieren destrozar los antiguos (ahí están los ejemplos de "300", "Sherlock Holmes", "Ágora"...) ya sea con secuelas o con nuevas versiones.
Antes de nada, que NADIE espere ver una peli de Robin Hood, la semejanza con la novela es pura casualidad. En fín, buenos actores, buen director y mejores medios para esto: una largísima sucesión de escenas mil veces vistas, de tópicos mil veces repetidos y de anacronismos dos mil veces ejecutados. Predecible, con malos muy malos y buenos muy buenos.
[Leer más +]
32 de 43 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Con más historia y menos leyenda
Con expectativa tal vez desmesurada, dado los antecedentes de los hacedores de esta flamante versión de Robin Hood (actores, director, guión, fotografía...) se acaba de estrenar esta película que sigue por momentos los recorridos tradicionales del héroe y en otros se aparta para finalmente detenerse donde empiezan las otras películas que se han hecho sobre el personaje.

Desde un enfoque más coral que individual, encontramos al famoso arquero en el penoso regreso de las Cruzadas, junto al empobrecido ejercito de Ricardo Corazón de León en una vuelta que no resulta fácil, ya que los franceses del rey Felipe de Anjou aspiraban a la debilitada corona inglesa.

La toma de un castillo medieval es una de las secuencias iniciales que ya justifica el visionado y sirve para presentarnos a los protagonistas: un Robin valiente y leal pero también pendenciero y con deseos de libertad antes que de permanecer en la rígida disciplina de los ejércitos. Sin embargo, las circunstancias lo conducen a tomar la identidad de un noble inglés y regresar la corona del rey a sus herederos.
Esta sustitución de identidad es uno de los cambios fuertes del guión: Robin no tiene títulos de nobleza pero los encontrará casualmente.

El arbitrario Juan Sin Tierra (el odiado sucesor) hereda las deudas de las aventuras bélicas de su hermano y además está en la mira del rey francés que aspira a destronar con ayuda de felones enquistados en el corazón de la corte. Una frase que inicia la película advierte que "cuando la injusticia oprime, el forajido encuentra su lugar en la historia". En ese contexto, el rol de bandido justiciero aguarda a Robin y a sus hombres cuando regresan de las Cruzadas: nunca tan patente la presencia del hambre y la codicia, como en esta versión que resalta la avaricia de los poderosos (como la actitud mezquina del rey que guarda para sí el anillo con el que debiera premiar a un fiel servidor).
El intento deliberadamente desmitificador no logra despojar totalmente al personaje de su carisma. Robin es "valiente, honesto e inocente" como el mismo rey lo admite, aunque lo manda al cepo. Es cierto que con la tendencia a humanizar héroes o mejor de acercarlos a la historia antes que a la leyenda, se pierde algo de magia pero este Robin más rollizo, sin la pluma ni la malla verde de Errol Flynn, entretiene alternando los flechazos con la espada, la caballería y alguna que otra observación práctica.
[Leer más +]
24 de 28 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
¿Soy el único que veo fallos terribles de guión?
Veo la nota y las criticas a la película y me quedo flipado, de verdad. Yo me he estado la mitad de la película partiendome la verdad. Pero de las incoherencias que tiene. Hacía tiempo que no veía tal cúmulo de despropositos. Personajes que hacen las cosas de manera incoherente, viajes instantáneos a sitios... en fin. Lo cuento en el spoiler.
[Leer más +]
27 de 35 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Robin & Marian.
Aceptable, y a ratos entretenida, precuela de las aventuras del famoso Robin Hood, aquí interpretado por un correcto aunque aséptico Russell Crow, que tras diez duros años en Las Cruzadas regresa a su tierra natal.

Pese a que la historia arranca con fuerza y promete grandes emociones con una de las muchas batallas de las huestes de Ricardo Corazón de León, la llegada de Robin a Nottingham es el preludio de una larga hora en la que las palabras sustituyen a la acción y el film se vuelve algo lento y pesado.

Por suerte para nosotros (y para Ridley Scott), las maravillosas interpretaciones de Cate Blanchett (una más), metida en la piel de una Lady Marian de armas tomar, y de ese gran actor que es Max von Sydow, logran salvar in extremis la función.

La parte final, afortunadamente, es cine del bueno, con una excelente fotografía y una batalla entre ingleses y franceses excitante y emocionante, digna del autor de Blade Runner.


Lo mejor: Cate Blanchett y Max Von Sydow.

Lo peor: Óscar Isaac (Rey Juan), uno de esos actores que no se sabe bien cómo llegan a "triunfar" y que en Ágora ya nos demostró de lo que es capaz.


Nota: 5.8
[Leer más +]
17 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Excelente peli de aventuras
Sinceramente tenía serias dudas de que me gustara esta revisión del mito de Robin Hood, solo la buena nota que le había dado mi buen amigo el crítico Taylor me hacía albergar alguna remota esperanza de que me gustara, me puse a verla y…

Cuando una peli tiene buenos actores como Rusell Crowe y Cate Blanchett, apoyados como secundarios nada más y nada menos que por William Hurt, Mark Strong y ese fenomenal actor que es Max Von Sydow esta no puede ser mala.

Cuando una peli tiene una cuidada fotografía, una más que digna banda sonora y una buena dirección, esta no puede ser mala.

Cuando una peli tiene cuatro espectaculares escenas de acción, de esas que no se ven todos los días y filmadas extraordinariamente, esta no puede ser mala.

Cuando una peli revisa un mito y lo hace con acierto, sin caer en el remake tontorrón, cuando innova un personaje tan visto, esta no puede ser mala.

Cuando una peli dura la friolera de 140 minutos, y en muy pocos de ellos aburre, esta no puede ser mala.

Cuando una peli tiene acción, romance nada empalagoso, buena historia y entretenimiento, esta no puede ser mala.

Sinceramente sorprendente versión, no se trata de la historia de Robin Hood, se trata de como Robin Longstride se convierte en el mítico arquero, anteponiendo la acción a la historia clásica tan súper vista y manida.

Un siete larguito, gran entretenimiento.
[Leer más +]
25 de 34 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
Una estética tomadura de pelo
Esperaba ver la típica película épica, trepidante, grandiosa, con escenas de cámara lenta, una buena banda sonora y una cierta dosis de moral. Sí. De esas que entretienen y emocionan al menos durante un rato.

Sin embargo he de reconocer que Robin Hood no ha satisfecho mis expectativas. Esta película tiene una banda sonora correcta, un buen vestuario y sus correspondientes escenas de cámara lenta (muy bueno el primer plano del flechazo al principio), pero no consigue llegar al espectador.La historia no es creíble y los personajes son planos, insulsos y predecibles.¿Dónde está la emoción?

El guión hace aguas por todas partes. Aquí se nos cuenta una historia infantil y cogida con pinzas, dirigida por personajes anodinos y con suerte prototípicos (Robin, Marian, el rey, no hablemos ya del malo), mientras que la acción te deja indiferente por lo trilladas que están las escenas y por lo poco que te importan los personajes y sus motivos (para aquellos que tienen alguno). Todo esto se adereza con ciertos detalles que hacen sentirte como si te estuvieran tomando el pelo.En fin, aquí comento algunos de ellos:
[Leer más +]
21 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
El personaje renacido
Ya me sucedió con Batman. Las primeras versiones me resultaban un coñazo insufrible. Pero llegó Christopher Nolan y lo hizo renacer a una luz totalmente novedosa. Y Batman pasó de ser una caricatura de cómic, a ser un personaje próximo y que me despertaba empatía.
Con Robin Hood, alguna versión anterior, como la de Kevin Reynolds, se me hizo más potable que las de Batman, pero por descontado que, tras haber visto la de Ridley Scott, la de Reynolds se queda casi en pañales.
Sí, Robin Hood era un arquero cojonudo, pero por una vez se agradece que se centren en otras cosas que no sean solamente sus habilidades para el tiro con arco, y para desplumar a los pudientes en lo profundo de los bosques.
Scott ha preparado un marco histórico sólido y un empaque épico impresionante. Qué más me da la fidelidad o falta de ella a la historia original. El cine cuenta lo que quiere, y de la manera que quiere, y si lo hace de forma que ponga los pelos como escarpias, entonces bienvenido.
En una era violenta de cruzadas para combatir a los infieles en Oriente, y de ambiciosas pugnas en Europa para dominar el continente, la que pagaba más el pato era la plebe. Mientras los reyes y señorones combatían sin descanso por tierras y más tierras y poder, y sangraban el erario público con elevados impuestos para sufragar las guerras, la gente humilde padecía hambre porque ya no tenía grano que cosechar, ni animales, y sobrevivía furtivamente de la caza y de cualquier medio que pudiese discurrir para llevar algo a la mesa. En otras palabras, no eran libres para mantenerse por sí mismos y además tenían que morir de inanición y necesidad por su rey.
Se presenta el período del reinado de Ricardo Corazón de León, y su sucesor, su hermano Juan Sin Tierra. Ahí está presente asimismo la reina madre, Leonor de Aquitania. Inglaterra está enemistada con Francia (como solía ser habitual). Los franceses tienen puestas sus miras en la Bretaña, y pretenden aprovechar la ausencia del rey Ricardo, que regresa de las cruzadas, para invadir, hecho que se les facilita con la muerte del monarca en sus propias tierras francesas, que los ingleses están atravesando belicosamente.
[Leer más +]
23 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Entretenida y poco más
Le tenía muchas ganas a este "Robin Hood". Mi peli favorita como ya he dicho en multitud de críticas ha sido siempre "Gladiator" y me parecía más o menos evidente que la nueva peli de Rildey Scott tendría que ser un peliculón, como poco. Pues resulta que ni de coña...

Hay que reconocer que técnicamente el film es sensacional... en cuanto a efectos, batallas y sobretodo en cuanto a la fotografía y ambientación, resulta maravilloso. Aún así es algo que no me sorprende en absoluto, pues su director es un maestro del cine histórico-épico. Probablemente sea por eso que siempre se le exige a sus pelis que sean algo más que un simple entretenimiento, que tengan ese plus que la acerque a obras maestras, algo que aquí, por desgracia, no ocurre...

A mi modo de ver, el problema de "Robin Hood" es que pretende contarnos la historia del legendario forajido desde un punto de vista lo más real posible sin conseguirlo en ningún momento. No fui capaz de notar la más mínima empatía ni sentimiento por ninguno de los personajes, pues me parecieron nulamente desarrollados. Otro problema, y este ya es más grave, es que no conseguí creerme ni una sola frase de las que soltaban por la boca ninguno de ellos. Cuando voy al cine, me gusta que los actores parezcan naturales y meterme de lleno en la peli sin darme cuenta ni de donde estoy ni de el rato que llevo ahí... algo que no me sucedió ayer noche en el cine del pueblo. La verdad es que no creo que la culpa sea del elenco actoral, pues su enorme calidad esta fuera de toda duda, más bien creo que se debe a la historia, su guionista y a la poca complicidad que hay entre estos. Parece que cada uno vaya a su bola, recite sus frases y a cascarla. Y esto en un film del gran Ridley Scott es, por lo menos, feo.

Tampoco me acabó de gustar su pobre banda sonora. Una peli tan pretendidamente épica como esta debería llevar el particular sello del gran Hans Zimmer o alguno parecido. Y puedo garantizar que la peli hubiera ganado enteros.

En resumen, "Robin Hood" resulta ser un simple y plano entretenimiento muy bien filmado, pero ni es un peliculón, ni es un serio candidato a ningún Oscar que no sea el de la fotografía. Creo que Ridley Scott ha bajado un peldaño en su calidad fílmica. Espero que vuelva por las sendas de "Gladiator" y "El reino de los cielos" (¡¡versión extendida, la que se exhibió en los cines es un pestiño!!), dos obras maestras del cine épico.

Un 6.
[Leer más +]
21 de 27 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Print the legend!
Como sabía el maestro Ford, cuando los hechos se convierten en leyenda no es bueno imprimirlos. Suponiendo que esta película quisiera ser una revisión de la leyenda para mostrar la historia del "verdadero" Robin Hood, sería un empeño ridículo y estéril. ¿Acaso esta historieta de un arquero venido a más le llega a la suela de las chanclas al legendario Robin de los bosques? ¿Le gana en romanticismo, en verdad, en heroísmo, en pasión, en belleza al clásico de las novelas, al inolvidable Flynn, o incluso al zorro que dibujó Walt Disney? Entonces, ¿para qué contar esta historia? Print the legend!

Pero es que, además, el personaje retratado por Scott tiene la misma verdad histórica que Perico el de los Palotes. Estamos de acuerdo en que hablamos de cine, y en que no es necesario ni recomendable ese afán de verosimilitud, o ese empeño de reflejar la historia "real" (si es que tal cosa existe). De hecho, es imposible. No, esa no es ni puede ser la intención de ningún cineasta con dos dedos de frente, y tampoco es la de Scott. La suya es la de contar otra historia, introduciendo algunos (poquísimos) hechos históricos en la leyenda de Robin para construir así una nueva leyenda.

Hasta aquí bien. El problema es que esta leyenda carece por completo de emoción, solidez, verdad humana, pasión y sentido. No es más que una sucesión de hechos mal engarzados que no vienen de ninguna parte ni van a ninguna parte. Me da igual que se pase la historia por el forro (al fin y al cabo this is Hollywood). Lo que no le perdono es que haya rodado una película mala de solemnidad. Y conste que la apruebo porque, flecha va, flecha viene, uno no llega a aburrirse del todo, y porque el barro y la sangre salpican sobre las palomitas, y por Max Von Sidow, pero desde luego el guión parece obra de aquel ejército de monos mecanógrafos de Emil Borel (véase "teorema de los infinitos monos", Google mediante).

Una sarta de despropósitos, con unas pocas píldoras políticas buenistas bastante sonrojantes, que le hace a uno preguntarse por el sentido de este derroche de eurodólares.

Y además, cabrea el descarado planteamiento de una futura segunda parte. Por dios, ¿qué hemos hecho para merecer otra bofetada?
[Leer más +]
17 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Robin Hood no es la peli de Robin Hood
Deus ex machina (definición):

Deus ex machina es una expresión latina que significa «dios surgido de la máquina». Se origina en el teatro griego y romano, cuando una grúa (machina) introduce una deidad (deus) proveniente de fuera del escenario para resolver una situación. Actualmente es utilizada para referirse a un elemento externo que resuelve una historia sin seguir su lógica interna. Desde el punto de vista de la estructura de un guión, “Deus ex Machina” hace referencia a cualquier evento cuya causa viene impuesta por necesidades del propio guión, a fin de que mantenga lo que se espera de él desde un punto de vista del interés, de la comercialidad, de la estética o de cualquier otro factor, incurriendo en una falta de coherencia interna.

La peli:

Robin es el protagonista de la historia por ser Robin Hood, porque si no, el protagonismo habría recaído en otro, estoy seguro. Esa es, creo, la causa de que se diga que Crowe no termina de convencer con su papel. Es una historia coral sobre un momento muy complicado en Inglaterra tras la muerte del rey Ricardo, y el protagonismo está obligadamente compartido entre varios personajes: el traidor a la patria, el aspirante al trono, y Robin, que a su vez tiene que compartir su parte del pastel con Kate Blanchett, el fraile, John Little (personaje desaprovechado, podría haber tenido mucho más peso) y el siempre genial Max Von Sydow.

Y a mí, el planteamiento de la historia me gusta. Me gusta mucho.

(sigue en spoiler)
[Leer más +]
16 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
¿¡¡PERO DÓNDE ESTÁN LAS FLECHAS!!?
Querido Ridley Scott:

Siempre me has parecido de lo más coñazo, en lo que al cine se refiere. Tus películas me suelen parecer bastante malas, qué digo malas…insufribles.

Para empezar, “Blade Runner” me la vi en tres tiempos de lo tremendamente aburrida que es, “La teniente O’Neil” fue de esas películas que nos hizo vomitar a medio mundo porque daba asco, “Black Hawk derribado” hizo que por momentos empezase a odiar el cine bélico, porque, menuda mierda te sacaste de la manga amigo…estarás contento. Más tarde llegó “Un buen año”, no sé qué estarías pensando la verdad; y en el 2008 llegó “Red de mentiras”, y te diré, ahora en la intimidad querido Scott, que con ésta conseguiste lo que nunca nadie fue capaz. Me quedé dormida en el cine.

Por qué te digo todo esto…verás, sinceramente me caes como el culo, pero Russell Crowe no. Y confieso que “Gladiator” me gustó. El cine épico me gusta, la Edad Media también, Robin Hood me parece majete y todo eso… ¿y tú qué haces? Lo mandas todo a paseo. Le quitas a Robin su arco, le pones a una tía seca al lado y le das una puñetera espada. En las escenas de lucha NO-HAY-SANGRE. Nada. Qué pasa, que los franceses no sangran o qué. Y cuando parece que la historia toma buen rumbo, plas, se acaba el film.

“La gente huye de la sala dándose empujones y gritando. Están descontrolados. Éste es mi momento. Saco un bidón de mi bolso y empiezo a vaciarlo esparciéndolo en cada una de las butacas…saco un mechero que robé hace dos días y lo dejo caer. Por fin se ha acabado todo.
No me llamen loca, ya avisé en su momento que lo haría.”
[Leer más +]
39 de 64 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Robin: año uno
Mucho crédito a mi entender se había pimplado últimamente Ridley Scott. Entre insulsas aventurillas antiterroristas en Oriente Próximo (que parecían rodadas por Tony, el eterno hermano en la sombra) y con sobrevaloradas historias criminales sobre gángsters setenteros, que desde el primer fotograma pedían de forma descarada la atención -finalmente no correspondida- de la Academia, parecía que la sequía creativa del prestigioso director se estaba alargando demasiado. Eso sí, al mismo tiempo se confirmaba una vez más la trayectoria errática de un cineasta que desde el principio ha hecho de su carrera artística una auténtica montaña rusa, donde se ha mostrado capaz de lo mejor y de lo peor.

Es por esto que había que recibir con los brazos abiertos este ‘Robin Hood’, ya que no suena demasiado descabellado interpretar este proyecto como un movimiento casi a la desesperada para recuperar el prestigio perdido. ¿Recuerdan a Kevin Smith resucitando a sus ‘Clerks’ para meterlos a trabajar en una hamburguesería? Pues más o menos lo mismo pero con ‘Gladiator’. Ahí va el reto después de visionar lo nuevo del Sr. Scott: buscar las diferencias entre la acción ubicada en las Islas Británicas medievales y la que hallamos en la Roma imperial. A modo de anotación a pie de página, tengan por seguro que de tratarse de un partido de fútbol, los puntos en común ganarían por goleada a los divergentes. El héroe repudiado por el nuevo orden establecido, los vínculos paterno-filiales de repuesto, el peinado de Russell Crowe...

No creo que a priori se tenga que ver esta repetición de la jugada con malos ojos, ya que a pesar de que diez años después la propuesta haya cambiado tan poco, el recuerdo de la anterior experiencia es bueno (incluso el de la incursión de Scott en las Cruzadas con ‘El reino de los cielos’, que por periodo histórico debería estar también cerca de ‘Robin Hood’). Al fin y al cabo el realizador británico ha demostrado en reiteradas ocasiones que con los medios adecuados puede concebir espectáculos muy satisfactorios. Para el filme que nos concierne cuenta con actores galardonados, con muchísimo pedigrí o actualmente en alza; cuenta con el guionista autor de las brillantes adaptaciones de ‘L.A. Confidential’ y ‘Mystic River’; cuenta también con un soporte económico nada despreciable...

No obstante en ‘Robin Hood’ los factores no acaban sumando tanto como indicaban los pronósticos. La correcta labor del elenco de intérpretes secundarios se ve tristemente eclipsada por la pareja protagonista, que no puede/quiere tapar los tics que vienen arrastrando en sus últimos trabajos. Russell Crowe va con el piloto automático puesto y a veces parece que esté pensando más en los añorados quilos que ha tenido que perder, que en “robar a los ricos para dar a los pobres”.
[Leer más +]
28 de 42 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo