arrow
8
El lío eterno
Supongo que esta película es muy buena. Quiero decir, que todos los fotogramas son estupendos, cada uno de ellos es una obra maestra de la historia del cine y uno, más que ver una película, piensa que ha entrado en una especie de Museo del Prado del Cine, o mejor, en el British Museum o el Museo Egipcio de Turín. Porque la película es indescifrable, como si fuera un jeroglífico: todas esas imágenes en movimiento están al servicio de un embrollo monumental del que todavía no se ha descubierto la piedra Rosetta que lo haga inteligible. Si a uno no le importa no enterarse de nada y ver cómo se mueven en elegantísimo blanco y negro Bogart, Lauren Bacall y Dorothy Malone, ésta es su película. Destila clase por los cuatro costados y puede ser muy estimulante esa sensación de mareo o de borrachera que te da el sentirte zarandeado por el guión absurdo. Ahora, si uno es una mente cartesiana que aspira a entender racionalmente el mundo, mejor que vea otra cosa. "El sueño eterno" puede ser profundamente irritante y resultar una especie de sesión de diapositivas de cine negro, todas bellísimas pero mal ordenadas.
[Leer más +]
229 de 283 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
La segunda de Bogart, Bacall y Hawks
Dirigida y producida por Howard Hawks, se basa en la novela "The Big Sleep" (1939), de Raymond Chandler, adaptada por William Faulkner. Se rodó en los WB Studios (Burbank). Se estrenó el 23-VIII-1946 (EEUU).

La acción tiene lugar en Hollywood y alrededores a lo largo de una semana, en 1944, durante la IIGM. Narra la historia del detective privado Philip Marlowe (Humphrey Bogart), al que el general Sternwood, padre de dos hijas, Vivian (Lauren Bacall) y Carmen (Martha Vickers) encarga la investigación del chantaje al que es sometido por un oscuro personaje, el librero Geiger, que le reclama dinero por presuntas deudas de juego de su hija Carmen. Marlowe, de 40 años, es un hombre duro, riguroso, implacable, serio y perspicaz. Vivian Rutledge, de 20 años, divorciada, es inteligente, astuta, seductora y aficionada a los juegos de azar. Carmen, de 17 años, es ninfómana y toxicómana.

La película, obra de crímenes, misterio e intriga, es un film de cine negro que contraviene algunos de sus cánones: no hay una sino dos mujeres fatales, no usa flashbacks ni voz en off, el héroe no es una persona desesperada, etc. Presenta una detallada exploración del submundo del crimen, tráfico de drogas, venganzas, juegos ilegales y extorsión, que recrea en ambientes densos, oscuros y opresivos. La trama es compleja y enrevesada: deja sin desarrollar lineas de acción, personajes y situaciones, en algunos casos intencionadamente y en otros para evitar problemas de censura. La obra contiene cálidas escenas de erotismo sutil, como la de Marlowe en la libreria que regenta una sensual e insinuante Dorothy Malone, la despedida de la taxista y las conversaciones a solas de los protagonistas en el coche y en el restaurante (sobre caballos). Es una película violenta, que hilvana una larga sucesión de asesinatos (hasta 7), por despecho, venganza, robo, error, etc. La química de Bogart y Bacall llena la pantalla de sensualidad y se erige en uno de los atractivos del film. La reiterada presencia de la muerte explica y justifica el título de la obra.

La música, de Max Steiner, aporta una partitura orquestal que realza la acción y enriquece los ambientes. Destacan los temas "Carmen", "Vivian", "Marlowe", "Walking" y otros. Añade la canción "And Her Tears Flowed Like Wine". La fotografía, de Hickox, en b/n, crea composiciones excelentes, presta atención a detalles que dicen más que muchas palabras, sitúa y mueve con precisión la cámara y consigue una sorprendente profundidad de campo. El guión constuye una historia absorbente, de diálogos abundantes. La interpretación de Bogart y Bacall roza la perfección. La dirección crea una obra de gran nivel, que enriquece con la aportación de humor, picardía, sensibilidad, ingenio y convicción.
[Leer más +]
123 de 132 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Bogart hizo su trabajo, los guionistas NO
No tengo nada que criticar a Bogart, impecable como siempre. Es un grandísimo actor, uno de mis favortios, y nadie lo discute. Lo que sí me atrevería es a discutir el trabajo de los guionistas. Una buena película de suspense debe tener una trama elaborada y sorprendente pero aquí se han pasado. Advierto al espectador que es casi imposible comprender lo que ocurre.

A quien quiera ver una obra maestra del cine negro le recomiendo "El halcón maltés", donde no sólo Bogart hace su trabajo como un actor impecable sino que también los guionistas se ganaron los garbanzos, con un argumento inteligente y no el incomprensible disparate de "El sueño eterno".

La valoro con un regular y no con un malo por el buen hacer de Bogart, no por otra cosa.
A mí que me expliquen cómo una película puede ser una obra maestra si la trama no hay por dónde pillarla...
[Leer más +]
91 de 122 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
El detective por excelencia
Jamás se me ocurriría cuestionar el renombre y la trascendencia de “El sueño eterno”. Posiblemente, el buque insignia (junto a “El halcón maltés”) del cine negro americano. Un buque insignia que sintetiza a la perfección las constantes básicas de este género y que bosqueja, por si fuera poco, una serie de líneas argumentales que encontraremos repetidas hasta la saciedad en cintas venideras. Ya sabéis a qué me refiero: anciano ricachón en silla de ruedas (o no) que contrata los servicios de un detective privado (normalmente cínico, borrachín y sin un puto duro) para A) seguirle la pista a un misterioso chantajista B) averiguar con quién le pone los cuernos la parienta o C) esclarecer en qué líos se encuentran envueltas sus hijas. En este caso, la respuesta correcta es -obviamente- la C.

Decía que jamás se me ocurriría poner en tela de juicio la enjundia de la peli de Hawks por todo lo dicho y más pero, aún así, también debo reconocer que “El sueño eterno” no es, ni nunca será, una de mis pelis de cine negro favoritas. No lo es ni nunca lo será porque, en resumidas cuentas, la historia no me atrae. Y no me atrae porque es liosa. Sumamente liosa. Quizás debería verla otra vez y anotarme en una libretita el nombre de todos los implicados en la trama con sus correspondientes intervenciones y vinculaciones personales pero creo, sinceramente, que cuando una peli te obliga a eso es que algo falla en el guión. Vaya, eso creo. En cualquier caso, me comprometo a verla de nuevo en breve. Entre otras cosas porque no descarto haberla revisado excesivamente cortito de sueño.

Pero al margen de su confusa trama, “El sueño eterno” constituye -a mi juicio- la mejor descripción que nunca se ha hecho de Philip Marlowe, el detective por excelencia. Un detective encarnado, por cierto, por el actor que mejor ha sabido interpretar ese papel: Humphrey Bogart. Y sólo por eso vale la pena ver esta peli. Una peli en la que cualquier frase y cualquier diálogo merecería aparecer como cita citable en cualquier libro de frases cinéfilas (“Quítenle el biberón. Ya es bastante mayorcita”) y en la que la intensa química entre Bogart y Bacall hará las delicias de los que, como yo, adoramos a esa pareja.
[Leer más +]
61 de 66 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
"También hago colección de rubias"
Y de copas de whisky, de cigarrillos, de embrollos y de diálogos chulescos-sarcásticos, como:
-Es usted muy guapo.
-Y cada vez lo soy más.
Philip Marlowe es un detective que no tiene un pelo de tonto. Es listísimo. Una está durante toda la peli más perdida que un piojo en la cabeza de Bob Marley, pero Marlowe es un pedazo de sabueso que va cincuenta pasos por delante de todo quisqui. Tan adelantado, que creo que hasta era más rápido que los guionistas (entre los cuales se contaba nada menos que el escritor William Faulkner).
Un gran defecto, según mi humilde parecer, tiene este icono del cine negro: te marean con tantos nombres, con tantos gángsteres, pseudo-gángsteres, falsos gángsteres y femmes fatales cuyos nombres e identidades difícilmente recuerdas durante el visionado, y mucho menos acabado éste. Nunca terminas de saber quién es cada cual, ni qué ha hecho cada uno, y lo peor de todo es que te das cuenta de que te importa un pimiento. Llegada a ese extremo, es cuando percibo que es una de esas películas que no me dejan huella.
Sí, me he reído un poco con algunas frases ingeniosas, fanfarronas y humorísticas. Pero, quitando ese punto fuerte, lo demás falla. Pese a que no me gusta Bogart, quería darle otra oportunidad (y la verdad es que reconozco que, al menos en esta ocasión, no lo hace mal), y Bacall es muy guapa pero, aquí al menos, para mí le falta algo. Tal vez fuese la película que dio inicio a uno de los más sonados romances de Hollywood. Tal vez contase con la fuente de una buena novela, con las plumas de ilustres guionistas (entre los que se contaba uno de los escritores estadounidenses más venerados), con las partituras de Max Steiner y con la dirección del laureado Howard Hawks.
Unas credenciales realmente magníficas y llamativas (contar con tantas figuras de renombre mundial no es moco de pavo), para un resultado que no llega tan alto como yo podría esperar.
[Leer más +]
57 de 68 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Cuando tres y en eso quedamos
Cuando uno va, y siempre se acuerda en eso, entonces lo mejor es dejar caer el tema hacia atrás. Nunca se sabe cuándo es correcto, o por qué, pero algunas veces sale. Si dos más dos son cuatro, yo creo que no. El gran Billy Wilder ya dijo una vez que si una casa se derrumba, otra. A todo esto llegamos al desenlace de la película, donde Mr Mars resulta ser. Si todo esto no les parece suficiente, valoren las actuaciones en su contexto, poniéndolo allí donde debería corresponder.

Por último, me gustaría destacar remarcadamente el trabajo de aquellas personas que hacían eso. Eso tan importante, consistente en arreglar todo el entramado y dejarlo claro para posteriores futuros.

P.D.: algunas veces siempre.
[Leer más +]
63 de 86 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
LOS INICIOS DE MARLOW EN EL CINE
Howard Hawks recurre a la obra epónima del maestro de la literatura azabache Raymond Chandler con ésta su primera novela larga escrita cuando contaba con 51 años en el año 1931.

Con ligeras variaciones con respecto a la obra literaria, la trama sigue siendo igualmente densa, si bien Hawks enfatiza a la vez que se inventa la relación entre Vivien Ruthledge (Lauren Bacall) y el cínico y pesimista detective privado o "sabueso" como el propio Marlow acostumbra a presentarse.

Finalmente bajo un punto en mi valoración final debido sobre todo al batiburrillo en que degenera la trama final, toda una oda al "paladín a la taza" más espeso.

Ahora bien, los movimientos de cámara, los encuadres, los maravillosos ángulos, la profundidad de campo están a la altura de una genuina obra maestra, llena de ingeniosos, ágiles, concisos y satíricos dobles sentidos y gozosos diálogos.

Así pues, la obra cinematográfica no se limita a exponer al pie de la letra todo lo contenido en la maravillosa obra maestra de Chandler, sino que aporta frescura a la trama y esa estética tenebrista tan maravillosa del cine azabache, y de la que tanto sabía ya a estas alturas un Humphrey Bogart que años antes había rodado a las órdenes de uno de los guionistas habituales de Hawks, John Houston, la poderosa cinta "El Halcón Maltés" dando vida precisamente al otro gran detective privado de la saga azabache, el Sam Spade de las no menos maravillosas novelas de Dashiell Hammet. Tampoco se alude de manera explícita como en la obra literaria, al mundo de la pornografía, ninfómanas, juegos, etc... Tan sólo se deja elucubrar oníricamente en las mentes embelesadas, ya a estas alturas ,del espectador.

Tampoco aquí se nos dice nada sobre la homosexualidad confesa y profesa de Geiger y su "lugarteniente" Lundgren.

En cualquier caso es además otra oportunidad para ver de nuevo juntos y recién casados al dueto protagonista, Bogart y Bacall, tras su iniciático encuentro en "Tener y no tener" también de Hawks y basada en la obra de Hemingway.

Aunque sólo sea por ver como el más duro y cínico de los detectives privados besa con su habitual problema en la comisura de los labios, acumulando demasiado hilillo de baba, a su reciente mujer en la vida real, la ex-modelo apodada "la mirada", o entablar unos ingeniosos diálogos con ella, o presenciar los maravillosos encuadres de la cámara de Hawks en la casa del general Sternwood, dando una profundidad de campo que recuerdan al mítico Xanadú del universo de Orson Wells.

I M P R E S C I N D I B L E.
[Leer más +]
46 de 57 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
The big enredo
El SUEÑO ETERNO es como MUERTE ENTRE LAS FLORES, o LARGO DOMINGO DE NOVIAZGO, o MULHOLLAND DRIVE, o MEMENTO: el espectador de mediana inteligencia como yo se pierde, se despista, no sabe muy bien qué sucede en pantalla. ¡¡PERO DA EXACTAMENTE IGUAL!!! Uno se deja enredar con total complacencia, fascinado por el trabajo de los actores, por la enjundia de los diálogos, por la potencia de las imágenes...
Si una noche, en un garito de moda donde nunca jamás te comiste una rosca por culpa de tu calvicie, una mujer desconocida y preciosa te declara su amor eterno y expresa su deseo irrefenable de acostarse contigo, tú probablemente no la entenderías, no sabrías muy bien qué va la vaina, pero eso no te impediría disfrutar de su belleza hasta el final. ¿No? Pues eso.
[Leer más +]
39 de 54 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Disonancia cognitiva con respecto a la cintura.
Esta película nos lanza a ciertas elucubraciones muy importantes desde el punto de vista filosófico. Ya se lo cuestionó el propio Heidegger: "¿Qué se puede esperar de un hombre que se pone los pantalones a la altura del pecho?" (M. Heidegger, Gesamtausgabe, Tomo MCXVII, p. 998).

Veamos, los pantalones, desde la Grecia clásica se atan a la cintura, no al pecho, ni al cuello. Así lo dejó escrito Aristóteles en su ética a Nicómaco: "Los pantalones, de aquí en adelante, se atarán a la altura de la cintura" (Aristóteles, Ethica Nicomakeus, p.997, con coros, voces y cuadraditos grises de VHP). ¿Es que acaso Bogart no ha leído a todos estos sabios del pensamiento universal. ¿Por qué entonces se ata los pantalones más cerca del cuello que de la cintura? y otra cuestión ¿Qué dialecto inglés habla Bogart? ¿Acaso un dialecto desconocido? ¿Cuando "Home English" nos enseñará estas variantes?

Más allá de esto, el argumento es más difícil que leer la "Fenomenología del espíritu" de Hegel en arabe y con notas a pie de página de Heidegger en colaboración con Jorge Stratos en el papel de "Lechuza fenomenológica existencial y poli(e)tica".

Otra cuestión , y voy finalizando mi crítica: tenemos un hombre de 1.50 cm, con los pantalones atados al cuello, con peluquín, que no se entiende ni el, con los sobacos siempre sudorosos y con los dientes podridos de fumar ¿qué encanto le ven las tías para proponerle en menos de dos horas más guarradas que las que me han propuesto a mi en mi vida incluyendo perros, gatos, animales de compañía y un loro amaestrado que tengo diciendome lo guapo que soy todo el día?

En definitiva, una mala película que no debéis ver bajo ninguna circunstancia. Ya lo dijo Heidegger: "El sueño eterno "es" la consumación de la Gestell" (M. Heidegger, Gesamtsausgabe, Tomo MMMMMCVCD, p. 1654, traducción y notas de Salvaje y Machanguito, en especial de Machanguito con la presión muy baja).
[Leer más +]
133 de 243 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
muy complicada
La he visto doblada y dos veces en version original subtitulada, incluso algunas escenas repetidas varias veces, todo ello antes de leer las críticas de FA. Y verdaderamente me he sentido alividado cuando me he dado cuenta de que no soy el único que no se ha enterado de qué va la cosa. Que sí, que los diálogos son geniales, pero si intentas seguir el hilo te pierdes los detalles del guión, que parece que es lo genial del asunto. Vamos que la tengo que volver a ver relajadito y pasar de la trama para disfrutar de lo que hay detrás de ella y quizás entonces le suba la nota. En cualquier caso, lo del 8,3 de nota media no lo entiendo de ninguna manera.
[Leer más +]
22 de 23 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Abstracta y desconcertante.
Dos años después de filmar una de las obras cumbre del género, buena parte del equipo repitió con "El sueño eterno", que pese a ofrecernos momentos del más genuino cine negro clásico, con una ambientación y unos diálogos asombrosos, no acaba de explotar nunca como merecía, todo debido a una trama demasiado confusa y rebuscada que es materialmente imposible de seguir.

No voy a descubrir nada si digo que la pareja protagonista desprende una magia que nos deja con la boca abierta, pero en esta ocasión no es suficiente para dar una nota mayor. Además, la labor de algunos secundarios deja bastante que desear.


Lo mejor: el halo de misterio e intriga que envuelve al film.

Lo peor: las pobres escenas de acción y un guión definitivamente abstracto.
[Leer más +]
24 de 30 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
QUÍMICA Y FÍSICA
Preocuparse por seguir al detalle los vericuetos de una compleja trama que, medio en broma, Chandler, Faulkner y Hawks renunciaban a explicarse (algún asesinato sin autor identificado), es menos provechoso que considerar la historia criminal como un fondo.
Ante ese fondo de sombra, noche, lluvia y algún que otro tiro, Bogart y Bacall, recién casados, hacen a sus personajes (Marlowe y Vivian) comunicarse con una conexión erótica tan intensa que casi llegan a verse en pantalla los lazos.
Ejemplo, entre docenas: el diálogo sobre las apuestas de caballos.
La pareja tiene en el film química, física, biología, neurología y medicina interna.
Un fenómeno.
[Leer más +]
24 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Marlowe, detective muy privado
En el Universo de películas, en el que nacen continuamente, hay unas que brillan más que otras (como las estrellas), unas podrán gustar más o menos, o estar más alejadas de uno que otras.
El sueño eterno es una ventana abierta en medio de la noche estrellada, abierta a un formidable espectáculo de imágenes y diálogos. Y ahí sigue, en su sitio, con las sombras de la noche y de la distancia.
Por lo visto, según dijo Hawks, en la novela de Chandler quedó un muerto sin explicar. Esos son los agujeros negros. El único misterio es el que queda sin resolver.
Lo intrincado, allí donde el color no llega, forma el ambiente hostil que envuelve el sueño eterno.
[Leer más +]
21 de 25 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Demasiado jaleo significa decepción
Esperaba más de "El sueño eterno", una película aclamadísima en la que destacan muchos nombres propios, empezando por el grandísimo Howard Hawks. Tan elevada valoración se debe, a mi manera de ver, a la presencia arrogante de un sublime Humphrey Bogart encarnando a uno de los investigadores privados más famosos del cine, Philip Marlowe. Aparece la Bacall también, con su indiscutible belleza, y eso es algo que siempre suma, aunque a muchos nos dé rabia saber que detrás de las cámaras hacía lo que todos sabemos con Bogart, qué mal gusto (el de ella) Todo ello, la chulería de él, la belleza de ella, y poco más (fotografía en B/N y esas cosas del director), lo coloco en lado de lo bueno, mientras que en el otro lado de la balanza, con todo el peso que para mí supone y que ha acabado por deprimirme, es la más que mencionada confusión del guión.

No, yo no puedo valorar mejor una película que cada cinco minutos me está confundiendo y de la que apenas me entero de nada, no me gusta el cine negro cuando es tan deliberadamente enredado porque no disfruto, porque para mí es muy importante la historia, saber qué se nos quiere contar y que todo tenga un sentido concreto. El propio Hawks reconoció que a menudo se perdía, llegó a confesar que no sabía demasiado de qué iba "El sueño eterno". Para mí el significado, la idea de toda película, debe tener claridad. La mayoría de usuarios opinan que la trama es demasiado enrevesada y yo me encuentro opinando igual que esa mayoría pero valorando la película como lo que es, regular, y creo que soy generoso.
[Leer más +]
19 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Paso página
El sueño eterno; que puedo decir, cine negro si, un gran Bogart si, diálogos ingeniosos si, pero no me enterè de que va la historia. Cuando terminè de verla me preocupè de mi mismo, pensè que empezaba a chochear, me preguntaba si mi cabeza funcionaba bien y el porquè no entendìa nada. Leyendo al dìa siguiente las criticas de usuarios, me sentì aliviado porque no era yo sòlo el que tenìa esa sensaciòn. Le prestè toda la atenciòn que pude, y cuando me perdì en su desarrollo continuè vièndola, incluso rebobinaba para coger el hilo perdido, pero ni asì.
Algunos diràn que es una obra maestra, (nada que objetar), pero soy un tio con menos luces y si una pelì no la entiendo no le doy ni el aprobado. Se pueden hacer pelis complejas y enterderlas perfectamente pero El sueño eterno pasa por ser compleja e incomprensible, a lo mejor necesito verla 4 o 5 veces para comprenderla, pero no estoy dispuesto a perder màs el tiempo con ella. Paso pàgina. Prescindible.
[Leer más +]
16 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
CINE NEGRO EN ESTADO PURO.
El Sueño eterno son palabras mayores. Clásico se mire por donde se mire, toda una lección de dirección técnica y entretenimiento no apta para todos los públicos. Para mí la mejor película del trío Hawks-Bacall-Bogart. Es una película de las que me gustan porque cada vez que la ves aprendes algo nuevo. Nunca sabrás quien hizo qué, la cantidad de personajes que aparecen, desaparecen, las relaciones entre ellos, sus incisivos diálogos, la acción que retorna una y otra vez al mismo lugar, crimen, violencia, traición y suspense. Todo en uno.
Planos sobervios, juegos de luces y sombras calculadas al milímetro y una anarquía narrativa para una historia con más de mil aristas.

1.Un detective, Marlow, cuya concepción de la legalidad no se ajusta del todo a las normas establecidas.
2.Una joven y ambiciosa Bacall cuyo rostro refleja más peligro que toda la banda de delincuentes que pululan por el film.
3. Y por último, un gran guión que plantea el doble de dudas de las que responde a la vez que te atrapa en una espiral de humo inteligente como nunca antes habías sentido.

Una delicia para todos los sentidos.
[Leer más +]
16 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
¿Quién cojones le mató?
Resulta que en medio del rodaje, un actor, pregunto al guionista que quien mataba a unos de los personajes de la obra. El director miró el guión y no supo que responder. Así que llamó al guionista, que al no saber tampoco la respuesta telefoneó al autor del libro. El verdadero problema llegó cuando este último tampoco supo responder a la pregunta inicial. En fin, esto define a la perfección la película (esto fue verídico). Muchas tramas abiertas, muchos personajes interesantes que aparecen apenas unos minutos...alguna trama que no se cierra, algún personaje que no se explica...no, no es un guión redondo ni de coña. Y es una lástima, por que los diálogos son geniales. Otro problema es que todo transcurre muy rápido. No entiendo como puede gustar a tanta gente siendo tan difícil de seguir la trama como es. Pero adoro el blanco y negro (aunque sobre valorado en el fondo, en el filmaffinity toda peli antigua en blanco y negro es automáticamente una obra de arte), el vaso de wisky con agua, los cigarrillos y el humo, las mujeres floreros (mi amor platónico es la chica que trabaja en la tienda de los libros) o/y las femmes fatales.

Y aunque parezca increíble, casi todo el embrollo que se monta, tiene una solución lógica. Claro, igual te lo dicen 40 minutos después del suceso, y cuando no venga a cuento.

Demasiado sobre valorada esta muy buena película.
[Leer más +]
24 de 37 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
De una gran novela se puede hacer una excelente película sin perder identidad propia
The Big Sleep (El sueño eterno, 1946) es un clásico del cine negro escrito por el reputado novelista William Faulkner y los hábiles guionistas Leigh Brackett y Jules Furtman adaptando la novela homónima del especialista en novela negra Raymond Chandler; dirigido y producido por el genio Howard Haks, y protagonizado por los recién casados Humphrey Bogart y Lauren Bacall.

Suele decirse, quizá con excesiva ligereza y sin señalarlo como una limitación sino más bien como base para afirmar su personalidad, que The Big Sleep es un film ininteligible. En mi opinión se trata de una afirmación inexacta; lo que ocurre es que su denso argumento Howard Hawks no lo asume como tal, sino que lo utiliza como pretexto para articular otras cosas: una visión del mundo, unas relaciones humanas, su personal visión sobre el género negro..., algo por otro lado habitual en la obra de este genio del cine.
Todos los personajes, incluido el propio Philip Marlowe (Humphrey Bogart), están vistos "desde fuera" e interesan todavía más por la vitalidad de sus movimientos que por la coherencia, innegable, que tienen.
The Big Sleep es un film que propone una visión de conjunto, de grupo social, en el que debe apreciarse más la belleza de "una buena jugada" o de una frase, una reacción, un movimiento oportuno efectuado en el lugar y en el tiempo oportunos, que su sentido, casi siempre posterior. Es una de esas películas más interesadas en lo que la narración sugiere o deja ver, que en la narración propiamente dicha que consiste en una cadena compleja -pero no ininteligible- de chantajes, asesinatos y diálogos veloces, agudos y brillantes. Lo que sugiere es una radiografía social de feroz implacabilidad y una burla desdeñosa de la fragilidad humana.

The Big Sleep es la crónica de un puñado de personajes dentro de una ciudad de identidad chandleriana. Unos personajes son representantes de la clase proletaria (Marlowe, Agnes, Harry Jones...) que se sirven de la picaresca para pode sobrevivir pero son honestos; otros pertenecen a una oscura clase media (matones a sueldo, jugadores, chantajistas, asesinos...); y finalmente está la clase privilegiada, cuyos miembros habitan mansiones de lujo y cuyos actos están presididos por la codicia y la corrupción.
La adaptación que Howard Hawks hace del Marlowe de Raymond Chandler es un modelo dentro del género y un ejemplo de cómo llevar una novela excelente al cine sin renunciar a un estilo personal. La dirección es magistral y se centra, fundamentalmente, en la perfecta adecuación del movimiento de personajes y cámara a una intriga que, en su mayor parte, se desarrolla fuera de la pantalla -a la que llegan sus reflejos y sus consecuencias-, mediante un inteligente uso de la elipsis.
Hawks prescinde de cualquier tipo de énfasis y, en cambio, utiliza magistralmente los sobreentendidos y los comportamientos que tienen su explicación coherente en la dinámica interna del relato.
[Leer más +]
13 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
ASUNTOS TURBIOS
De todo: asesinatos, chantajes, una joven heredera ligerísima de cascos, otra (su hermana) todo el día dándole al porrón y a la ruleta, un mogollón de peña turbia con nombres turbios y unas cuantas cosas más. Con todo esto tiene que vérselas Philip Marlowe, ese mítico personaje de género creado por Chandler e interpretado por Bogart. ¿Quién da más?

Hawks vuelve a dirigir a Bogart y Bacall, como hiciera en su anterior película “Tener y no tener”, y esta vez TIENE, entre otras cosas, un guión perfectamente farragoso y brillante a partes iguales, cargado de unos diálogos que son auténticas perlas. También TIENE a Bogart vestido de Bogart, no de Popeye, como en la anterior, y el personaje de Bacall TIENE sentido y está escrito con cabeza, no con la punta de la p…. (pluma). Y cómo liga Marlowe, qué barbaridad... la peli TIENE humor, también.

Vamos, que El Sueño Eterno sí que tiene. Disfrútenla.
[Leer más +]
12 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Vaya tostón
Que películas como ésta se consideren entre las más grandes de la historia del cine no es sino una prueba de que los gafaspasta invaden nuestro mundo a pasos agigantados. Personajes arquetípicos (el único interesante, el anciano padre de Bacall, que protagoniza la mejor escena de la película; lástima que no vuelva a aparecer), trama indescifrable (y que no despierta ningún interés en el espectador), machismo que por obvio y flagrante llega a ser ridículo, escenas de "acción" lamentables, una resolución estúpida... Lo único interesante, la química Bogart-Bacall y algunos toques de humor socarrón, que no sirven para levantar mi valoración de este bodrio sobrevalorado. Las 5 estrellas que le doy son generosas, y haciéndome cargo de las limitaciones de la época en que se rodó (aunque en esa misma época, incluso años antes, ya se rodaban grandes películas como "Tiempos Modernos", "Casablanca" o "El halcón maltés"); si esto se estrenara hoy, de las 3 estrellas no pasaba.
[Leer más +]
26 de 42 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo