arrow
9
Unabomber
Unabomber es conocido por ser un terrorista que envió 16 bombas utilizando el servicio de correos en los Estados Unidos entre el 78 y el 95. Esta serie es una crónica de la búsqueda que se realizó para capturarle y que concluyó gracias al análisis lingüístico del perfilador del FBI Jim Fitzgerald, y cuenta con un guión bien planteado, y buena dirección e interpretaciones, en particular la de Paul Bettany.

Tras Unabomber, se encontraba Ted Kaczynski, alguien que se alejaba mucho del tipo de persona que buscaron durante mucho tiempo. Provenía de una familia normal y tenía un alto cociente intelectual que le permitió adelantar varios cursos en la escuela, llegando incluso a entrar en Harvard con sólo 16 años.
Tenía un gran talento para las matemáticas, hasta el punto de que había muy pocos en el mundo capaces de entender sus disertaciones.
Por otro lado, también tenía una gran dificultad para conectar con otros, no encajaba. Y durante su estancia en la universidad fue sometido a un estudio de personalidad que formaba parte de uno de los proyectos MK Ultra de la CIA en el que le hacían creer que debía defender argumentos filosóficos por los que luego recibía ataques psicológicos y ponían a prueba su capacidad de estrés como parte de su experimento.
Hacía el 71, después de ejercer un tiempo como profesor adjunto, decidió apartarse de todo y trasladarse a una cabaña en Montana, en la que cazaba, recolectaba y vivía aislado y de forma autosuficiente.
En el 95 ofreció la posibilidad de detener las bombas a cambio de que publicasen su manifiesto en The New York Times. Titulado "La sociedad industrial y su futuro" alega que el sistema tecnoindustrial obliga a la gente a comportarse de un modo que se aleja de los patrones naturales de la conducta humana y conlleva una perdida de libertad, por lo que defiende la idea de una revolución.

La serie plantea los hechos de modo objetivo y se adentra en su psicología para plantear hasta que punto su soledad y aislamiento le afectaron.
En alguna ocasión el aislamiento puede ser beneficioso como proceso de autodescubrimiento, para alejarse de la infinidad de estímulos del mundo moderno y disminuir la información, con el fin de recuperar el ritmo vital y procesar mejor la información, no obstante, somos seres sociables por naturaleza y el aislamiento conlleva riesgos, como la construcción de ideas desadaptativas que es lo que ocurre con ideas de base que son disfuncionales en algún aspecto al volverse más complejas, la unidimensionalidad, cuando no hay otro punto de vista con el que comparar, o la dogmatización de la individualidad, en que cada vez se es más singular y la distancia con los demás crece inevitablemente.
Y describe la historia de alguien inmerso en una profunda soledad y aislamiento que cometió actos horribles.

"Han traído la cabaña. Pero no han traído el bosque, los árboles ni las estrellas. Era hermoso" .
[Leer más +]
38 de 49 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
La Lingüistica Forense.
275/19(25/11/17) Absorbente miniserie estadounidense creada por Andrew Sodroski (producida entre otros por el ahora controvertido Kevin Spacey) para el Discovery Channel, relato ficticio de la verdadera historia de la búsqueda del FBI por el hombre conocido como Unabomber, famoso terrorista, se dedicaba a mandar bombas por correo a gente relacionada con el mundo de la tecnología, ya que tenía la convicción de que el progreso científico humano estaba yendo demasiado lejos y que había que volver más a la naturaleza. Él mismo lo cumplió a rajatabla, vivía completamente aislado en una cabaña de madera sin comodidad alguna en Montana, sobreviviendo de forma autosuficiente a base de cazar y plantar un huerto. Causante de tres muertes y veintitrés heridos con sus paquetes explosivos, fue atrapado en 1996, a los 54 años de edad, y aún está vivo. La serie reconstruye el minucioso trabajo del FBI para encontrarlo, en especial por la rama de la filología, ya que las únicas pistas que se tenían de él eran sus extensas cartas y disertaciones escritas, una de las cuales exigió que fuera publicada en la prensa nacional. Su manera de expresarse y peculiaridades ortográficas fueron estudiadas al detalle, dando lugar incluso a una nueva rama científica, la "lingüística forense". Manteniendo la homogeneidad y solidez narrativa el director en los ocho episodios el director Greg Yaitanes ('Perdidos', 'Heroes', 'Prison break', 'House', 'Anatomía de Grey', etc), con unos inteligentes guiones que saben sortear el hándicap de que sabemos cómo acabará, ofreciendo un sinuoso relato procedimental sobre la (desconocida) importancia de la lingüística, aderezado por un protagonista (Fitzgerald) obsesionado enfermizamente (lo cual lo que pone ante un clásico de su problemas familiares ante su estajanovismo) en su objetivo de dar caza al terrorista (luchando contra la incomprensión de sus superiores), y sabiendo darle a su vez alma y humanidad al antagonista (al que se le dedica por completo un sobresaliente episodio para intentar comprender su comportamiento radical), además cuenta los hechos de modo fragmentado, salta hacia atrás y hacia adelante, montando un atractivo puzle, ello con un ritmo ágil, con picos de intensidad arrolladora, sabiendo hacerte reflexionar sobre los acontecimientos.

La serie desde el principio expone hábilmente a los dos antagonistas (Fitz y Kaczynski) como seres con muchas similitudes, los dos obsesivos, solitarios, individualistas, arrogantes, testarudos, rígidos en sus convicciones, solo viven su fin, uno por sus ideales (atrofiados) y el otro para cazar al terrorista. Para potenciar estos paralelismos los vemos en varias ocasiones dialogando de modo profundo, en prisión, en estupendos juegos psicológicos de poder, siendo estos ententes de lo mejor de los episodios, dosificados de forma que cuando se producen provocan interés y mucha atención. Uno de los puntos fuertes es el cuidado y mimo con que se retrata a Kaczynski, no se le justifica, ni idealiza, se le da un perfil con sentimientos encontrados, donde su inteligencia excepcional fue en realidad su enorme carga (cuando era un estudiante de 16 años en Harvard, fue víctima del siniestro programa de control mental secreto organizado por la CIA, MK Ultra), se delinea como tipo con virtudes y defectos, con anhelos y frustraciones, si no empatía, por lo menos entendimiento de su proceder fanático.

La serie hace aguda disección (sobre todo en un episodio) sobre la ética periodística, cómo el terrorismo necesita de la plataforma mediática para su mensaje se dé a conocer, en muchos casos el terror (atentados) son solo llamadas de atención desesperadas para aparecer en los noticiarios, para sus demandas sean oídas, poniendo en tela de juicio la importancia de dar o no voz a estas “ideas”, incluso ante chantajes, si un gobierno a de acceder a ser extorsionado por el terrorismo, si esto no es sentar un peligroso antecedente. Asimismo como desde poderosos medios de comunicación con información crucial se llega a chantajear al FBI, debiendo acelerar la captura del máximo sospechoso antes de que todo saliera a la luz. Esto es manejado con inteligencia y dejando al espectador saque sus propias conclusiones.

Cabría reprochar cierta redundancia en ciertos recursos, me refiero a cuando Fitz se encuentra bloqueado en su investigación y un hecho aislado sin aparente relación con ello le arroja luz sobre, entonces Fitz se enfrasca en desarrollar la teoría que ha pertrechado por casualidad, y tras el éxito (para Fitz) de la misma se lo comunica a sus superiores y entonces choca con el menosprecio de sus jefes, Don Ackerman (Chris Noth) y Stan Cole (Jeremy Bobb), a sus teorías indagatorias, esto ya muy manido, esto para elevar el heroísmo del ínclito, sobre todo cuando sabemos que al final tendrá razón el subalterno. A destacar además la buena ambientación, un buen Sam Worthington como el agente del FBI y sobre todo un brillante Paul Bettany como el ermitaño Unabomber.

Paul Bettany se funde de modo extraordinario con su personaje, se mimetiza, se hace uno, no ves actuación, ves a Ted Kaczynski, exhibe el mundo interior convulso de un tipo fundamentalista, ser solitario, misántropo, antisocial, eremita, y esto él lo encarna con autenticidad, reflejando en su rostro las heridas que el mundo le ha ido dejando, sabiendo aunarlo con autodeterminación y seguridad en sí mismo en los enfrentamientos con Fitz; Sam Worthington da bien con el rol del obsesivo agente del FBI Fitz, aunque con altibajos, le falta algo de registros emocionales, esto se hace más patente en los duelos con Bettany; Resto de secundarios son cumplidores con Chris Noth como jefe duro de Fitz, Lynn Collins como la lingüista Natalie que ayuda a Fitz, o Lynn Collins como Ellie, la típica esposa dejada de lado por la obcecación profesional de su marido.
[Leer más +]
29 de 39 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
De manifiestos, lingüística e infancia.
Fritz Lang dijo algo así que una buena película debía ser entretenida además de poder sacar temas de los que hablar después con tu pareja.
Esta serie cumple con creces esas características.

El ritmo es el que debe ser, ni pausado ni acelerado. A cada procedimiento se le da el tiempo y el ritmo adecuados. Cada personaje principal tiene un transfondo y está perfectamente construido, sobre todo el de Unabomber, que Paul Bettany clava hasta ser su mejor interpretación en décadas. Su personaje es cabal, coherente; puedes empatizar con él, lo comprendes y hasta compartes muchos de sus pensamientos, no así las formas. No es un villano arquetípico, no es histérico, no es frío. Transmite. Es humano. El de Fitzgerald, el analista de personalidad, también, pero Worthington no es tan buen actor como el primero, aunque cumpla. Se agradece también que no lo pongan como a un caballero blanco. Para conseguir su presa sacrifica hijos, mujer, amistades y compañeros de trabajo, a los cual llega a traicionar para conseguir sus objetivos. Se agradecen los grises. Mucho. Los secundarios son también excelentes en un acierto completo de reparto.

Los elementos técnicos de la serie también son de primera categoría. En este sentido, nada que reprochar.

Uno de los pequeños fallos que tiene Manhunt: Unabomber, es que muchos descubrimientos son como por casualidad a través de conversaciones laterales. Muy en la línea de House. Un recurso muy manido, muy cinematográfico. Hasta aquí, poco que decir. Lo malo es que lo repiten demasiado a menudo, así como el rechazo a ese descubrimiento de los superiores. Otro problema es el recurso de los problemas de la infancia. No discuto que fuese así (no en vano, se basa en hechos reales), pero tanto psicoanális y que la infancia sea el origen de todos los males llega un momento que aburre.

Finalmente, el manifiesto. Es el alma de todo. Sin él, no habría análisis lingüístico, no habría trama, no habría duelo de personajes; no empatizarías con el "malo". No habría casi guion. Las bombas son el reclamo, nada más. Literalmente. La sustancia está en el manifiesto, todo un canto y análisis de la libertad.

¿Somos libres? No somos libres de no comer porque nos morimos. No somos libres de no abrir un sobre de correos. Todos lo abrimos. Obedecemos. Respetamos un semáforo en rojo incluso cuando no hay coches en kilómetros a la redonda. Obedecemos cuando no tenemos porqué. Compramos un coche para ser más libres... pero debemos pagarlo y sacrificamos tiempo y dinero para hacernos con uno y mantenerlo. Tenemos televisión, casa o móvil para comunicarnos, pero siempre queremos uno mejor, más grande. Y obedecemos. Lo compramos. La tecnología debería traer más libertad, pero la ha restringido con la vigilancia constante. Los ordenadores acercan más el mundo, pero sin ellos, hoy la sociedad que conocemos se iría al traste. Lo que es liberador al comienzo, te esclaviza al final. Es toda una contradición, como el ser humano. La libertad y el sentirse libre, por tanto, es una opción. Y el ser humano ha decidido obdecer. Ser borrego.

Todo ello reflejado en una soberbia escena final, donde el cine (la imagen sobre todo lo demás) alcanza su máximo grado. No es que haya otras secuencias magníficas. Las hay y muchas: la conversación sobre el origen del lenguaje eslavo es otra digna de ser recordada, así como cuando Fitz llega a la cabaña y se sienta a leer o cuando Fitz y Ted hablan en la base aérea. Pero la última... es perfecta. Me parece.

Magnífica serie, sin duda. Siete horas de visionado muy bien aprovechadas.

Espero que os aproveche también.
[Leer más +]
12 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Explota explótame explo
Nos encontramos en un periodo alarmante de falta de ideas originales en el mundo del cine y la televisión, a la vez que hay más oferta (mil plataformas distintas con producción propia) y demanda (¿a smartphone por habitante mundial salimos? pues casi...) que nunca. Pero han encontrado una mina que van a explotar más que el Unabomber, la historia criminal americana que puso de moda el siempre hype necesario que fue 'Making a Murderer' y que después replicó con grandeza el díptico documental/serie sobre O. J. Simpson.

Manhunt: Unabomber bebe mucho de esta última ya que también trata sobre un personaje muy arraigado a la cultura popular americana, pero la forma de contar la historia se acerca mucho a Hannibal, (que recomiendo muchísimo) donde la identificación héroe/villano es sospechosamente similar aunque sin la imaginería visual inigualable de la serie del impresionante Mads Mikkelsen, y la más reciente Mindhunter, creación de David Fincher que va calando poco a poco hasta que irremediablemente te llega a los huesos. En este caso Unabomber es adictiva y es muy probable que la veas en dos días pero no consigue dejar el poso de las anteriormente menciionadas.

Uno de sus grandes problemas es el arco argumental del protagonista y del actor que le da vida, un Sam Worthington, que es incapaz de expresar un solo sentimiento ni de mover un músculo de la cara, es muy difícil empatizar con este personaje por lo que todas las pérdidas que sufre en familia, trabajo, amistad, orgullo, no las sentimos como nuestras, no nos importan absolutamente nada cuando lo que todos estamos deseando es ver cada segundo al Unabomber, interpretado esta vez si, con gran acierto por Paul Bettany. Ni sufrimos con nuestro protagonista y mucho menos nos alegramos cuando consigue su propósito, nos quedamos con ganas de más minutos para el villano, de saber más del manifiesto, y no tanto de cómo está escrito, creo que esto no han sabido explotarlo nada bien, también a destacar un montaje a base de fundidos a negro que es realmente molesto.

Estoy seguro que tendrán material para producir un documental mucho mejor que esta serie, que aunque es adictiva y se consume rápido pasa pronto al olvido y no deja poso, al dar tanto protagonismo a este 'antihéroe' pero no haberlo dibujado bien como si hizo Fincher en Zodiac y Mindhunter, con grandes secundarios que le aportaban infinidad de matices al protagonista, cuando en Unabomber tanto el protagonista como los secundarios (familia, compañera, jefes, interés romántico) dejan mucho que desear.
[Leer más +]
11 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Bienvenidos a la mente privilegiada de un asesino
Cuando el ser humano decide volverse contra sus prójimos, llegando a conclusiones que contraponen incluso a sus mismos manifiestos, dónde por motivos de la naturaleza humana, el propio "robot" que nos gobierna, decide emprender un camino opuesto a la de sus semejantes, un camino para dejar huella en las sociedades de su mente, llevando el dolor y el miedo como mensaje.
Un adversario que ni si quiera fueron capaces de entender hasta bien pasados los años, cuyo principal error de sus organizaciones fue la de subestimar el cerebro detrás de todos esos atentados.
La serie ya merece la pena tan solo porque la historia es un hecho real, por la figura de Ted Kaczinsky, pero además la producción, el desarrollo de la historia, las interpretaciones, están a la altura para contarnos la vida y obra de semejante asesino.
[Leer más +]
11 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
MAGNÍFICA.
Muy atractiva, con un guión complejo, perfectamente estructurado, aunque debo reconocer, como espectador, que con algunas escenas innecesarias, pero a la vez imprescindibles, para cubrir el número de horas que exige una miniserie.

Sam Worthington, ejecuta un trabajo limpio, conciso, recreando con su investigación, un papel que perfectamente podría haberse perdido en el entramado, y que él mantiene con pulso firme, sosteniendo la intriga de manera absolutamente creíble.

Una excelente serie, bien diseñada y que da justa respuesta a la nota que obtiene en esta página.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
La serie que te enfrentaría a documentarte sobre el legado de Unabomber como si de Noam Chomsky se tratara
Manhunt: Unabomber nos muestra una historia que desconocía, la historia de un terrorista/asesino, siendo el más buscado por el FBI durante 18 años sin dejar rastro, así como de su pasado, tan brillante intelectualmente como oscuro y lleno de carencias afectivas, objeto de estudio y víctima de ello.
Desconocía su Manifiesto sobre una sociedad industrial, la tecnología y su futuro, y es por ello que la serie nos abre esa otra ventana que forma parte de la historia, donde ahora más que nunca como demuestra el éxito de Black Mirror, uno se puede sentir más atraído por el fondo de esas ideas (nunca por los actos que lleva a cabo).

Quién no se siente atado a veces como ser humano en una sociedad donde las empresas condicionan nuestra vida, haciéndote sentir un número y llevándote al estrés, donde se crean patrones de conducta y aprendizajes estereotipados por lo que debe ser normal, donde tenemos dependencia a las redes sociales o proyectarnos a los demás sobre lo deseado , donde la tecnología crea en parte una involución humana, ya sea en las relaciones, control de la privacidad, vigilancia y seguridad, en el trabajo...

Y siendo más simple, ¿a quién no le apetece desconectar de todo ello, simplificar las cosas, vivir en una cabaña del bosque una temporada, desconectar el móvil en las vacaciones o de, disfrutar hoy día en casa, de Black Mirror cuando sale por lo que representa aunque nos rige por los mismos patrones?

La serie consigue que una vez vista y disfrutada por cómo esta rodada y gracias a las grandes actuaciones de Sam Worthington como perfilista criminal del FBI así como de Paul Betanny como Ted Kaczynski, con sus diálogos y sin extenderse en demasiados capítulos, dé el siguiente paso, documentarse con su legado, pero... ¿quizás asusta compartir ideas con semejante persona?

Ahora, si estas ideas vinieran de Noam Chomsky (gran lingüista, politólogo y activista) y no de Ted aka Unabomber, todo sería más fácil.
[Leer más +]
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Una serie muy bien construida
Theodore Kaczynski conocido con el sobrenombre de Unabomber es una matematico y filosofo que sembro el panico enviando por carta 16 bombas a diferentes objetivos, como protesta por la sociedad moderna y la destrucción de la naturaleza. Las bombas de Kaczynski mataron a tres personas e hirieron a otras 23.

El Unabomber fue el objetivo de una de las investigaciones más costosas de la historia del FBI Antes de conocer la identidad de Kaczynski, el FBI usaba el sobrenombre de “Unabomb”, que proviene de “University and Airline Bomber” A pesar de los esfuerzos del FBI, la investigación no dio el resultado que se esperaba. Fue en realidad el hermano de Kaczynski el que reconoció el estilo de escritura e ideas expresadas en el manifiesto que publicó el New York Times y que dio pie para su captura.

Se habían rodado ya algunas películas sobre este famoso terrorista pero creo que la mejor aproximación es esta magnífica serie de 8 episodios, dirigidos por Greg Yaitanes experto realizador de series como “Banshee”, “Prison Break””Ray Donovan” o “Perdidos”. Está protagonizada por Sam Worthington en el papel de Jim Fitzgerald, que es un experto en perfiles criminalistas y Paul Bettany que interpreta al ermitaño asesino. También tenemos a Lynn Collins (John Carter, X Men. Lobezno) y Mark Duplass (Creep).

Una serie brillantemente realizada con unos personajes muy bien construidos y unas líneas de investigación muy bien desarrolladas, que nos aclara un poco lo que es la “lingüística forense” como lo llaman en la serie que es el resultado de un análisis lingüístico que hoy en día es más común que se utilice en la investigación de crímenes.

Muy recomendable este thriller que sigue la línea de “Zodiac” o “El silencio de los corderos” con un guión extraordinario y unas interpretaciones memorables.
Destino Arrakis.com
[Leer más +]
5 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Cocido a fuego suave
Un disfrute absoluto. Aborda con solvencia todos los temas que toca, que no son pocos. La obsesión del protagonismo por resolver el puzzle, su coste personal, la critica política de fondo. La eterna lucha del bien y el mal se ve diluida por los matices. La serie deja al espectador sacar sus propias conclusiones.
Jo, pues suena a peñazo total, pensaran algunos. De eso nada.
Te gustará si te ha gustado Mindhunter, y el cine de los Coen.
No te gustará si lo tuyo es Asesinos de élite.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Está bien pero hay cosas que pulir.
Me parece una buena serie, sobre todo por el tema que trata, cómo lo trata, la ambientación y tanto Sam Worthington como Paul Bettany se marcan un papelón pero a mi lo que me falla y lo que me ha hecho bajarle puntos es el resto del equipo del FBI, que ni me parece competente ni me parece realista.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
«No puedes comerte la tarta y seguir teniéndola»
Serie basada en hechos reales de un terrorista que envió por correo 16 bombas y que causó tres muertos. La serie empatiza tanto con el agente del FBI que le identificó (Sam Worthington), como con el asesino (Paul Bettany), dejando el lado más humano de ambos, pero dejando tal vez a un lado el dolor de las víctimas inocentes.

El relato no pierde el ritmo en ningún momento, y además de una excelente fotografía y unos trabajados diálogos, nos muestra un gran montaje y una excelente fotografía en esta adaptación notable del caso "Unabomber", dirigida por Greg Yaitanes.

Primó en Ted la necesidad que sentía de divulgar su obra y sus pensamientos, sobre la posibilidad de obtener su libertad cuestionando judicialmente la orden de registro, lo que le hubiera dejado en libertad, e incluso apelar la sentencia de confinamiento de por vida en solitario.

Notable, 8.

Theodore John Kaczynski, (Chicago, Illinois, Estados Unidos, 22 de mayo de 1942), también conocido con el sobrenombre de "Unabomber", es un matemático, filósofo, neoludita, anarcoprimitivista y terrorista estadounidense conocido por enviar cartas bomba motivado e influenciado por su análisis crítico del desarrollo de la sociedad contemporánea, haciendo un especial énfasis en las consecuencias perjudiciales que trajo consigo el desarrollo tecnológico de las sociedades humanas posterior a la Revolución industrial; plasmando sus análisis y reflexiones neoluditas en un extenso manifiesto bautizado como La sociedad industrial y su futuro, siendo conocido también por los medios de comunicación de la época como El Manifiesto del Unabomber, dicho manifiesto fue firmado bajo el seudónimo de Freedom Club.

Para el que lo quiera leer, ahí se lo dejó en formato original.

http://editions-hache.com/essais/pdf/kaczynski2.pdf
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Interesante pero inconsistente
Si bien parte de una premisa más que interesante, resulta algo inconsistente, quizás siendo una de las razones que el personaje que interpreta Worthington resulta algo errático, y perdiéndose la trama a veces en flashbacks y saltos temporales que te desconectan. En definitiva, una materia prima que podría haber dado bastante más de sí
[Leer más +]
6 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Mi reino por "una opinión actual" del unabomber sobre la Inteligencia Artificial...
Ciertamente muy de acuerdo con la nominación en 2017. al mejor guión original (formato largo) del "Sindicato de Guionistas (WGA) .
Muy recomendable la serie si el gusto del espectador es el suspense y el estudio psicológico en profundidad de los principales personajes de la trama. Todavía más, si de hecho la trama fue REAL y mantuvo al FBI "desorientado" ( como bien se explica en la serie) durante muchos años.
La serie "me cayó del cielo" y me enganchó durante un fin de semana ( de lluvias y nieves).Ya tenía noticia de los hechos pues los había ido siguiendo con atención en aquellos años que fueron primera plana ( 1995-1997) en los grandes noticiarios de USA, pues coincidí pasando largas temporadas en aquel país. Visionar la serie ahora ha sido como cerrar un círculo que había quedado suelto por falta de informaciónes de los detalles.
El guión muy bien "armado" ya que si bien la noticia como tal se puede leer hoy facilmente en cualquier buscador, lo notable es cómo la serie detalla y enlaza el reto de un nuevo agente del FBI para desentrañar la identidad del llamado "unabomber"; y convencer a sus superiores de primer rango ( acuciados por la fiscal general Janet Reno, en grave entredicho por el fiasco de Waco-Texas) en la seriedad y efcacia de su investigación. Una vez el unabomber hallado, detenido y enjuiciado, se detalla cómo ese agente interviene en la fase final del juicio ( ver más abajo en spoiler cómo interviene).
A destacar que en ningún momento se perfila al unabomber como un heroe incomprendido y acorralado. Hay un episodio entero que si bien corta algo la trepidante marcha de la investigación explica su infancia, juventud y estudios universitarios, destacando por su avanzada inteligencia ; ello en conjunto ayuda al espectador entender la profundidad del pensamiento del unabomber y las razones de cómo ha podido llegar a ello.
Significativo es que la lucha declarada del unabomber - expuesta in extenso en su famoso "Manifesto" publicado en primicia por el "Washington Post" - es su rebelión ante la tecnología.. Ver en la sección " spoler" la contradicción que ello encierra con los actuales softwares de analisis y comparación de textos .
Para no alargarme, simplemente resaltar la excelente actuación de los protagonistas.
[Leer más +]
4 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
FABRICANTE DE BOMBAS
De un tiempo a esta parte vengo disfrutando con algunas series que me han conmovido por diferentes razones, nombraría en mis preferencias por ejemplo a Stranger Things. Sin duda la siguiente que destacaría sería Unabomber, por muchas razones y por destacar alguna de ellas a la pareja de actores, Sam Worthington y Paul Bettany, uno como agente del FBI (Jim Fitzgerald) y el otro como Unabomber (Theodore Kaczynski).
Al agente del FBI Jim Fitzgerald se le ha encargado la tarea de descifrar los mensajes cifrados que el terrorista envía al periódico The New York Times. Iremos viendo a lo largo de la serie como ira creciendo la idea obsesiva en el agente por atrapar al terrorista que con sus bombas ha sesgado la vida de varias personas, herido y mutilado a otras tantas. Todas las pistas apuntan como principal sospechoso a Kacznski y se convertirá en tal la obsesión que incluso pondrá en peligro su matrimonio.
Paul Bettany extremadamente delgado caracteriza su papel a la perfección de persona solitaria a la que la vida le ha dado la espalda y encuentra como única justificación revindicarse a base de construir bombas asesinas. El tramo de la serie donde se centran en los momentos universitarios de Unabomber, en la que conoce y traba amistad con la única persona que parece que le comprende y viven juntos una particular forma de inhibirse de los problemas que los rodean. Poco a poco esta amistad se distancia y es el click que detona el principio del enclaustramiento en su cabaña, de donde cada vez abandonará más la vida social y los fantasmas del pasado acudirán a su mente para convertirlo finalmente en la persona vengativa hacia todo lo que le ha dejado de lado. Es en estos episodios de la serie donde para mi gana muchos enteros, en los que aparecen los clásicos flasbacks, aquí necesarios y en los cuales se viven los momentos más dramáticos, en los que Unabomber
empieza a dar la espalda a todo, cualquier atisbo incluso de poder haber formado un núcleo familiar se desmorona.
En definitiva una serie para no perderse y en la que se vive una tensión sin limites y que va in crecendo según van pasando los capítulos hasta su final apoteósico.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Franqueo pagado...
Podría decirse que si previamente uno ve la serie de MindHunter, por cierto cojonuda, viendo Manhunt: Unabomber a continuación,se va a desear tragar ya todo lo que haya en el mercadotta sobre Serial Killers.
En este caso vamos a ver los entretenimientos que se gastaba el personaje de Paul Bettany gracias al servicio postal de Estados Unidos durante unos cuantos años, y de como un experto en crucigramas infravalorado de FBI trata de dar con el.
La serie va alternando momentos entre el pasado y el presente, consiguiendo un equilibrio perfecto entre ambos momentos pero sin "spoilearte" nada de los que sucede en los ocho capitulos que dura. Desde el principio ves que algo muy jodido está pasando en las mentes de unos cuantos, sobre todo los protas, pero hay que ver la serie completa para hacerte una idea de la complejidad de la trama y de lo que costó al FBI dar con Theodore Kaczynski y y de como... (que está entre rejas lo sabes en el capítulo uno, pero ¡madre! lo que les espera).
Sam Worthington (Avatar), está perfecto interpretando al "bueno incomprendido" de esta feria, pero el Killer está sencillamente espectacular. Bettany le da a su personaje un toque de locura/refinamiento/inteligencia, que hace que este sea uno de los mejores papeles en los que he visto a este actor.
Serie imprescindible. Ocho capítulos que se ven mejor de un tirón si tienes una tarde libre.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
NO SE PUEDE ESTAR EN MISA Y REPICANDO
Cuando un ser humano inteligente se toma el tiempo necesario para reflexionar sobre su propia condición como tal y el modelo de sociedad que ha construido, el resultado cuando menos es descorazonador y frustrante y con pocos visos de solución. Si este hipotético ser humano además arrastra sus propios complejos y frustraciones la mezcla puede ser explosiva. Y en este caso nunca mejor dicho.
"Unabomber" nombre puesto por el FBI derivado de UN (universidad), A (aerolíneas) y BOMB (bombas) a Theodore "Ted" Kaczynski (1942), estadounidense de orígenes polacos. Niño prodigio mal adaptado, joven introvertido, prodigio de las matemáticas, conejillo de indias de programas de control psicológico de la CIA con universitarios, y posiblemente con frustraciones de carácter afectivo personal y sexual. Un maremágnum de ingredientes que inciden y salpican su filosofía vital revolucionaria expresada en su manifiesto ("La sociedad industrial y su futuro") donde aboga a grosso modo por seguir la corriente neoludista (oposición al desarrollo tecnológico y científico de la humanidad).

Sodrosky y su equipo de guionistas se ponen manos a la obra siguiendo la actual tendencia exitosa de narrar casos criminales y aderezando y modificando todo lo que convenga para que la cosa sea asequible al paladar del gran publico, aunque respetando la esencia del asunto. Apuestan por el punto de vista del agente de análisis psicológicos James R. Fitgerald principal artífice de la captura, después de que Unabomber llevara 17 años sin ser identificado, sobre todo en los primeros capítulos, con una estructura narrativa que va saltando en el tiempo a veces algo confusa y con un Sam Worthington en la piel del agente que a medida que avanzan los capítulos se va desinflando y sus derivadas existenciales acaban por diluirse sin pena ni gloria. A parte de que el guión le releva en el protagonismo mediada la serie con el propio Kaczynski, la interpretación más que notable de Paul Bettany pone en evidencia la capacidad de Worthington para equilibrar la balanza como actor dramático.

La serie no deja de ser adictiva en ningún momento y se puede ver desde diferentes niveles de interés como thriller policíaco, psicológico, didáctico sobre metodologías de trabajo (lingüística forense), histórico y sobre todo invita a la reflexión. Deja un poso para hacernoslo mirar, escuchar el sonido de las alarmas y preguntarnos una vez más quien somos y que queremos ser. Casi na.

cineziete.wordpress.com
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Me explota el cerebro y no me ha llegado ninguna carta
Pero madre de mi vida del amor hermoso, de donde se han sacado esta pedazo de serie.
Porque muchos ya sabemos "que" pasó, pero no puedo ver un mejor modo de contar "cómo" pasó: durante capítulos nos van situando dentro del mundo del investigador. Que pasa de analizar graffitis a analizar las cartas de Unabomber. Llegando a su clímax en este capítulo 4 que es una obra de arte, centrado en el proceso en que se analizan las cartas de este personaje, con sus detalles que llevaron la investigacion a un punto totalmente inesperado, sentando precedente en el FBI. Y hasta ahí puedo leer.

Entonces llega otro memorable capítulo, el 6, dedicado exclusivamente a la vida interior y el pasado e infancia del asesino... El cerebro te explota: habias odidado mucho a este ser antisocial, cobarde, que se escondia como una rata ...y de repente pam...te pones en la piel de este malnacido y lo entiendes todo. Todo.
En fin que le pongo un 10, si, está merecido.
[Leer más +]
7 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Unabomber. Clásico producto made USA
-Cuenta la historia real de la caza de Theodore “Ted” Kaczynski. Un Terrorista que, en los años 80 y 90, envió por correo 16 bombas a lo largo de todo Estados Unidos. Su detención resultó una de las investigaciones más difíciles en la historia del FBI.

-La T1 aún no ha concluido (se han estrenado 5 capítulos). Lo visto hasta ahora no me llama excesivamente la atención. Es el clásico producto de la industria americana (en este caso, real y eso lo hace algo más atractivo) de policía y criminal a la caza el uno del otro. Sin embrago, he de reconocer que la factura final y la interpretación, en términos generales, es aceptable. Deja que desear el guión que no engancha. Aceptas ver el siguiente capítulo porque quieres conocer esta historia real.

Soy elbuscadordeseries.wordpress.com
[Leer más +]
4 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Un inteligente anarquista del siglo XIX actuando en el siglo XX
No es la típica película de "FBI-cazando-a -asesino- múltiple- loco,", El terrorista consigue transmitir sus inteligentes ideas al espectador. Un sorprendente y equidistante. Buen guión y una esclarecedora e inquietante película. El personaje aplastado por el sistema que sin duda tenderá a un mayor reconocimiento después de ver la serie por un publico inconformista y ecológico y antisistema, en el mejor sentido de la palabra. Muy recomendable!
[Leer más +]
3 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
El Zodiac de Kaczynski
Gracias a Dios, era demasiado pequeño en aquella época como para recordar el caso de “Unabomber”, el hombre que mantuvo en jaque a todo el FBI durante los años noventa. Su nombre me sonaba, pero apenas era capaz de asociarlo con nada. Con una labor casi documental, digna del 'Zodiac' cinematográfico de David Fincher, nos llega 'Manhunt: Unabomber', una nueva serie de Netflix que narra los sucesos acontecidos durante la caza de tal semejante individuo.

En una producción como esta, logra una vital importancia quién da vida al protagonista, al hombre que fue capaz de capturar al terrorista, como el villano de la cinta. En este caso, tenemos una de cal y una de arena.

Por un lado, encontramos a Paul Bettany dando vida a Kaczynski, el Unabomber del título. Bettany se ve agradecido del interesante papel que le han ofrecido: un tipo tan enigmático como inteligente al que le cuesta mucho mantener relaciones sociales. La composición del personaje que hace Bettany le hace lucir ampliamente como la némesis del protagonista y disfrutar de los minutos que tiene en pantalla (que, en una serie de ocho episodios que le esconde lo máximo posible, no es mucho).

Por otro lado, el héroe de la función es Sam Worthington, cuyo personaje es… tan plano como una hojita de papel. Es una lástima que Sam tenga tantas carencias a la hora de expresar sentimientos porque da la impresión de que cualquier otro podría haber hecho esa interpretación. Su personaje, aunque no es tan interesante como el villano, podría haber dado mucho juego en manos de cualquier otro. Worthington, simplemente, se limita a cumplir el expediente.

Al ser una producción de apenas ocho episodios, no da tiempo al aburrimiento ni al alargamiento innecesario. Lo que hay en pantalla es lo justo y necesario, ni un minuto sobra y eso también se agradece, haciendo que el ritmo no decaiga y que seas capaz de devorar los episodios de forma muy seguida.

'Manhunt Unabomber' es una de esas series que enganchará a los fans de 'Zodiac' o 'Manhunter'. Una bien realizada historia sobre la caza de uno de los terroristas más famosos de los Estados Unidos.

Más en: https://alquimistacinefilo.wordpress.com/
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo