arrow
7
LOS TENTÁCULOS DE UNA OREJA
Curiosa película cuya trama presenta pasajes débiles aunque desde el punto de vista formal ofrece momentos valiosos que destellan como producción importante.
Pero su argumento se enreda en diálogos innecesarios y en exordios que alargan innecesariamente el metraje y que apenas aportan elementos esenciales o contextuales dignos de mención.
A D. Lynch le gusta la sorpresa, se siente a sus anchas con formulaciones impactantes, se recrea en lo inesperado y conjuga el desconcierto con habilidad.
Ese es el mérito que no se le puede negar.
Pero hasta ahora nadie sabía que las orejas poseen tentáculos.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Cine raro para raritos.
El título de mi crítica lo dice todo. Terciopelo es sólo apta para aquellos que quieren ver donde no hay. Sólo añadir que, obviando Twin Peaks, que es una serie de tv y que estaba aceptable en su primera temporada y mitad de la segunda (después se volvía un auténtico bodrio), sólo he visto dos películas de Lynch: Mullholland Drive, hace ya bastante tiempo, y esta Terciopelo Azul, ahora recien, y tras este título y sumado al anterior puedo afirmar sin ningún género de duda que a mi gusto David Lynch es el peor director de cine de la historia.
[Leer más +]
20 de 40 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
La diferencia esta en el guión, y en nada más.
Tremenda decepción me he llevado cuando han aparecido los créditos de esta cinta, indicando que era el fin de la misma.
¿En serio David 'Retorcido&Genio' Lynch ha dirigido esta basura? ¡Pero si no tiene absolutamente nada! ¿Donde le veis ese estilo Lyncheniano inconfundible? ¿En que momento de la película te da la sensación de que hay mundos ocultos?¿Debajo de que absurda escena o diálogo se encuentran esos mundos oníricos de los que va haciendo gala el director durante toda su producción cinematográfica? ¿Este film es un intento de Lynch por comercializar sus idas de olla?
Definitivamente, 13 años mas tarde, saldría a la luz Una Historia Verdadera, película pasable, pero con un genial guión que marca la diferencia entre dos cintas dirigidas por la misma mano.
Señores, despertad. Este montón de estiércol llamado historia no es más que un popurri de los típicos clichés de Hollywood, y de una cantidad abrupta de escenas precocinadas.
Los actores son buenos, pero sus personajes son mas vacíos que las ideas de Lynch en ese momento (¿cuestión de dinero?). Las escenas no son fluidas, demasiados parones en la trama (por llamarla de alguna forma, ya que hasta un niño pequeño sería capaz de adivinar el resultado de cada escena 5 minutos antes de que se resolviera).
En resumidas cuentas, si lo que quieres es ver una película de David Lynch sin quedarte senil para siempre y pensar que hay gente enferma en el mundo que se gana la vida dirigiendo películas (y encima compone música), te recomiendo que veas Una Historia Verdadera. ¿Terciopelo Azul? Que se LA TRAGUEN otros.
[Leer más +]
7 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Áspero terciopelo
A pesar de ser una historia compleja y turbadora se presenta en un envoltorio cotidiano, alejado del surrealismo que marca la mayoría de sus obras (maestras).

He de reconocer que, en primera instancia esto me dejó algo desconcertado y cercano a la decepción. Esperaba otro enigma plagado de preguntas sin respuesta y de situaciones inexplicables (al estilo de "Twin Peaks" o "Carretera perdida"), y me encontré con una pelicula "clara" por decirlo de algún modo.

El comienzo, magistral, te va empujando hacia la locura en que se transforma el día a día de una serie de personas sin historia, y acaba por fascinarte plano a plano.

Isabella Rosellini está espléndida en su papel de mujer desquiciada y autodestructiva; Dennis Hopper consigue que a uno se le revuelvan las tripas; el protagonista, (Kyle MacLachlan) un joven universitario que por casualidad y curiosidad acaba adentrándose en una perversa telaraña es capaz de lograr una perfecta unión con el espectador.

Quizá el único punto negro sea la actuación de Laura Dern, algo grimosa en algunas secuencias.

El final esta lleno de fuerza. No solo por la atmósfera cargada que ha ido creando la trama, sino por el brusco cambio que supone volver a la realidad.

En definitiva, otra grandísima obra que recomiendo a todos los amantes del cine.
[Leer más +]
6 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Todo lo contrario al terciopelo
Lynch nos presenta una fantasía perturbadora que no hace si no asemejarse peligrosamente a la realidad, mucho más que determinadas películas a las que le cuelgan la etiqueta de realistas. Con un impresionante y rematado guión y unos actores acertadísimos tras la batuta de Lynch, se nos presenta una historia corriente que se convierte en algo muy distinto a lo que estamos dispuestos a asimilar... Día a día nos damos cuenta de que tras la ilusoria fachada con la que nos levantamos todos los días, esa que los políticos nos venden como la sociedad del bienestar, hay callejones oscuros que están al acecho para verter sobre nosotros la más honda de las desdichas. Somos tan vulnerables que un golpe del destino es capaz de cambiar nuestra vida irreversiblemente. La perversión de la humanidad no conoce límites, como tampoco los conoce la genialidad de Lynch en esta y otras muchas de sus películas.
[Leer más +]
5 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Locura y perfección al mismo tiempo.
Apasionante y maravillosa película de David Lynch, en el que aborda su mundo a la perfección. El film cuenta la historia de una misteriosa oreja y al mundo oscuro que ella nós lleva en un tranquilo y feliz pueblo, donde un joven y apuesto muchacho decide investigar, (pues el se encontró la oreja), y la típica hija universitaria rubia de un policia decide ayudarle. Esto seria el punto de arranque para un buen thriller, pero lo que reamente le interesa a Lynch, es diseccionar esa pequeña sociedad para demostrar lo que realmente se esconde detrás de las fachadas de cada persona de ese pueblo, donde nadie es lo que parece. Es aqui donde una historia policiaca de apariencia convencional, se transforma en una historia en la que todos los personajes no són lo que realmente tendrian que ser, y en donde pasamos de las rosas bonitas y de los elegantes jardines del pueblo, a la oscuridad y completamente locura de lo que es en realidad esa pequeña comunidad. Es ahí cuando entra en escena un psicópata completamente loco, que a secuestrado al marido e hijo de una cantante de cabaret, solo porque está enamorado de ella y así violarla porque no sabe darle su amor de otra manera. Entonces el joven muchacho se ve envuelto en toda la locura del psicópata y conoce a la cantante, con la que se fascina y aterra al mismo tiempo.

Las interpretaciones són magníficas, con una Isabella Rossellini genial en su papel de cantante torturada y un Dennis Hopper increible rozando la locura más absoluta. La música del gran Angelo Badalamenti es como siempre maravillosa, metiéndonos en este turbador mundo y mezclando perfectamente temas anteriores de otros músicos, como el "Blue vellvet" del mismo título del film. Tiene secuencias geniales como la de la fiesta en casa de Ben, donde el mismo empieza a cantar sin motivo aparente, un tema de Roy Orbisson, y la escena del armario donde el personaje de Kyle Maclachlan, ve escondido como violan a la cantante. En definitiva, es una película donde Lynch lleva a la perfección su complejo mundo, que en otras ocasiones no ha sabido llevar, como en la irregular "Dune".
[Leer más +]
5 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
El mundo de Lynch
--"Terciopelo Azul"--

Dir:David "maravilla" Lynch

"She wore blue velvet
Bluer than velvet was the night
Softer than satin was the light


From the stars
She wore blue velvet
Bluer than velvet were her eyes
Warmer than May her tender sighs


Love was ours
Ours a love I held tightly
Feeling the rapture grow
Like a flame burning brightly
But when she left, gone was the glow of

Blue velvet
But in my heart there'll always be
Precious and warm, a memory


Through the years
And I still can see blue velvet


Through my tears
She wore blue velvet
But in my heart there'll always be
Precious and warm, a memory
Through the years
And I still can see blue velvet


Through my tears"


En la reciente presentación de su ultima película,y un crítico de cine,le plantea la primera pregunta fue:"¿esta usted bien señor Lynch?".Sinceramente,el hombre ya tiene sus años y puede que le pase de todo,pero estoy seguro q su cine nunca cambiara.

Despues de ver Terciopelo Azul o Corazón Salvaje,pienso que lo único que trata de contar Lynch en sus películas es una trama de suspense con un tema de fondo muy personal,que normalmente es el amor o la personalidad de cada persona.Sin embargo,el lo transmite a su manera,y por ello crea un viaje,un tanto surrealista en el que solemos caer y estar perdidos durante toda la película.Este viaje esta marcada por ser una telaraña de asuntos que hace todavía desconcertar al espectador,con elementos que aparentemente no tienen ningun sentido.

Pero aquí es donde yo quería llegar;esos elementos que aparentemente no tienen sentido y que parecen una insensatez,que solo Lynch sabe,para mi son la clave de la película y marcan las pautas de sus películas,iniciando o parando el delirio de uno o varios personajes,o incluso de todo en general;no quiero dar ejemplos,pero seguro que ya sabeis de cuales hablo.

Para mi,tambien tiene mucha importancia como se transmite el erotismo en sus películas;no se...es fuerte,intenso...incluso místico.
[Leer más +]
3 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
jodder, ¡menudo coñazo!
A mí me ha parecido una chorrada. Que en esta web tenga un 7,5 de nota media es sin lugar a dudas excesivo, pues es una historia bastante sencilla que el director se empeña en hacer rarita, pero que en realidad no tiene demasiado misterio.

Luego, he leído que se aplaude mucho la atmósfera opresiva que crea. Lo discuto. Premiar su 'lenguaje visual' me parece injusto, pues todo ese tipo de juegos con la cámara, enfocar escenarios desde una perspectiva poco usual con el fin de conseguir unos fotogramas de estética provocadora, así como diversas ilusiones visuales todos hemos visto en películas que salen directamente en DVD pero nadie las considera películas de culto por ello, es más son detalles que pasan inadvertidos sin que nadie les dé la menor importancia. La banda sonora, por llamarlo de algún modo es un tema aparte, esa 'música' que suena por momentos en el filme me pone de los nervios. Me desquicia y es perturbadora. Pero no en el sentido de que causa inquietud, sino por la cantidad de mal gusto concentrado. Para nada me extrañaría que su compositor bien podría tener reservado una plaza en el psiquiátrico. Es de mal gusto, propia de un tarado. Si fuera para acompañar los créditos aún se podría entender pero no pega para nada en el contexto en el que se introduce.

Por si fuera poco el 90% de los diálogos son insufribles, el personaje protagonista es abofeteable por idiota, inútil y ser extremadamente lelo. Rossellini pone e impone, pero en una película como esta dónde nada tiene ni pies ni cabeza, pues su personaje resulta una pieza más de este puzzle sin el menor sentido por lo que al final termina por inspirar poco. El personaje de Laura Dern tampoco tiene nada de enjundia. De hecho, si uno sigue la película es por ver cómo se va a terminar este lío morrocotudo, pero interés que el servidor presenta por el desarrollo en sí la verdad que poco.

Después, mis preguntas.

...
[Leer más +]
3 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Fetiche malsano
Dentro de la sensibilidad de cada uno, esto puede ser una película transgresora o sinmplemente vana en su mensaje, pero yo entre las dos posibles calificaciones me quedo con la primera.
Transgresora porque no se habia visto tanta maldad en un personaje, saltandose todas las leyes éticas de la vida y porque enseña la putrefacción interior.
[Leer más +]
2 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Es un mundo muy extraño
Es éste un mundo extraño? Si, yo creo que lo es, esta película refleja a través de sus increíbles contrastes de flores, el cielo azul y despejado, el césped y perritos simpáticos, un submundo que vive concomitantemente..que está ahí. Que nosotros no nos enteremos o lo ignoremos es otra cosa, pero todos sabemos que está.
La mafia existe, las drogas también, y también existen las perversiones sexuales, lo que a muchos no les gustó de esta película tal vez es que Lynch lo mostrara, y no nos gusta porque es desagradable.
[Leer más +]
2 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
La puerta a un mundo extraño
La gente suele decir que David Lynch es un cineasta que va muy a la suya y hace cosas incomprensibles, pero aun así todavía hay mucha gente que se siente fascinada por el mundo onírico que presenta. Es ese mundo que nosotros mismos imaginamos situados en un punto intermedio entre una situación que no sabemos cómo definir: ¿es verdad? ¿es un sueño?

En Blue Velvet, Lynch retrata al protagonista como un joven que se encuentra en este portal hacia dos mundos, hasta que un día recibe una pista para adentrarse a un estilo de vida muy diferente al que él está acostumbrado. Es un universo sutil con un toque lírico donde en ningún momento se explicita verbalmente la decisión y la duda de Jeffrey, todo queda representado por la puesta en escena, un conjunto que dice y a la vez oculta. En definitiva, nos adentra en un mundo místico y desagradable, pero existente; aquello que se ve pero que no queremos ver.

Lynch jamás trata al espectador como alguien incapaz de entender lo que quiere expresar, nunca tiene miedo de que no lo comprendan porque al fin y al cabo se acaba aceptando que el mundo es incomprensible y como consecuencia, los seres que habitamos en él también lo somos.
Los personajes de la película están muy bien caracterizados y las atmósferas de los espacios se recrean intensamente tal y como lo deben hacer en la mente de su creador, que parece ser que no tiene fronteras. De hecho, hay una cita de Michel Chion que creo que va muy bien con lo que pienso: “Blue Velvet es la primera película donde Lynch muestra su habilidad para hacer que la vida parezca extraña”.
[Leer más +]
2 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Tengo tu enfermedad dentro de mi
Cuando vi esta película de David Lynch, a finales de los años ochenta y en vídeo (no fui a las salas de cine en su estreno), su narrativa, morbo y personajes me impactaron. Fue una de las películas que me hicieron decantarme por un cine extraño, seductor y dentro de los márgenes del descubrimiento de películas alejadas de la sonrisa y el happy end made in Hollywood. Terciopelo azul y Taxi Driver de Martin Scorsese, me abrieron los ojos a un tipo de personajes e historias que me han fascinado desde entonces.

Ahora vuelvo a entrar de nuevo en su mundo, veinte años después y cuando ya he podido asistir a películas similares, algunas del mismo director cómo Carretera perdida, Mulholland Drive; y otras cómo las que proponen algunos directores cómo Abel Ferrara, Atom Egoyan o Paul Schrader. Por supuesto no soy el mismo espectador y su impacto actual lo minimizo desde las primeras imágenes.

Terciopelo azul, juega a mostrar la anormalidad de unos personajes que conviven con otros rodeados de apacible felicidad. El hallazgo de una oreja humana lleva al protagonista a curiosear lo que se esconde detrás de las apariencias. Ese modélico pueblo dónde ocurre la acción se desmorona en cuanto escarba un poco, y así encuentra sexo, violencia, sangre y relaciones extrañas. Desde que Jeffrey se esconde en el armario de la casa de Dorothy, un mundo malsano nos atrapará.

David Lynch matiene el pulso de la historia, consigue mi interés siguiendo la trama de la investigación de un posible asesinato, pero luego este interés decae y no me engancha tanto el resultado final, aunque algunas de las escenas siguen pareciéndome magníficas y los actores Klye Maclachlan, Isabella Rossellini y Dennis Hooper, están perfectos en sus papeles; en cuanto a Laura Dern me carga un poco.

Además, mi recuerdo del doblaje en la frase "tengo tu semen dentro de mí", se desmorona cuando veo que en VOS, lo que Dorothy dice es "tengo tu enfermedad dentro de mí" por lo que no puedo dejar de pensar que los dobladores españoles quisieron poner su grano de morbo añadido a una película, que me parece que no ha soportado del todo bien el paso del tiempo.
[Leer más +]
2 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
La puerta al cine puramente Lynchiano
En Terciopelo Azul, Lynch quiere mostrarnos que existe todo un mundo degradado bajo el velo armonioso con que pintamos este; que detrás de cada sonrisa y ápice de bienestar hay un fetiche mal curado, un violador, un traficante o un corrupto.

Siempre que veo una película de David prestó una exorbitante atención al principio, metaforizando todo (en exceso). Así, con Mulholland Drive supe separar lo que era un sueño de lo que no, a través de la imagen en la que ella se queda dormida, por ejemplo. En este caso, es la oreja (que por cierto es todo un guiño a Buñuel, pues esta contenía hormigas) quien separa un mundo de otro, una visión de la otra.

No creo que fuera un sueño lo que le sucede a nuestro posterior Agent Cooper, pues esta película no está dentro de su trilogía “esquiozofrénica”; sin embargo,la oreja es la puerta a otra mirada: los defectos o males de la sociedad perfecta americana.

Mención aparte la que sería la primera participación de Badalamenti como director musical (bendita unión). Perfecta la música, y acertado el juego que se hace con el terciopelo, la canción, el título, y la cortina de color azul. Mucho me va recordando poco a poco a Twin Peaks (para mí, la cumbre del director).

Por último, las 4 magníficas interpretaciones:

a)Kyle Maclachlan: No es de extrañar que sea el actor fetiche de Lynch. Su rostro bondadoso y ojos perspicaces (para escenas como la del famoso espejo ensangrentado) hacen que se pueda sentir ewmpatía fácilmente con él, y, en este caso que la inocencia requerida del personaje (símbolo de la moralidad que apenas se fragmenta) parezca real. Sin embargo, creo que su aparente buena moralidad si que se fragmenta un poco, mediante el sexo.

b)Isabella Rossellini:Magnífica “femme fatale” que pasa de una persuasión y seducción fulgurante a un sujeto-recipiente de vejaciones y humillaciones. Fantástica interpretación.

c)Dennis Hopper: Si acaso uno de los personajes más turbadores de la filmografía Lynch. Pues hay otros que debido a sus peculiaridades físicas (el gigante en Twin Peaks o los enanos, o el personaje que representa el miedo en Carretera Perdida, que aparece de repente en medio de la fiesta, con lasonrisa y el maquillaje blanco) logran conseguir esa clave de trastorno-horror psicológico; sin embargo, en este caso, es la buena interpretación del actor la que ayuda a crear esa sensación (y contagiarla).

d)Laura Dern: Por último, nuestra rubia de Jurassic Park. En ocasiones su cara de incredulidad me hizo desconfiar, y pensar que podría estar tramando algo con su padre, a espalda de Kyle; sin embargo, creo que simplemente sus facciones juegan con ello, pues parte de su expresión relajada tiende a ser de desequilibrio emocional, de escepticismo e incomprensión. Hilarante.
[Leer más +]
1 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Vamos mejorando, pero muy poco a poco.
Es la película de David Lynch que más me ha gustado, lo cual no dice mucho a su favor. Lo mejor: la banda sonora , el Dennis Hopper con su ida de pinza y la Isabella con sus desnudos. Lo peor: el Kyle Maclachlan con sus pintas de pardillo detectivesco y la historia que no me acaba de convencer. El director vuelve a darle pinceladas de surrealismo como es habitual en sus filmes. Lo que no me cuadra es que el protagonista del cual no se habla nada de su vida privada, de repente se dedique a investigar algo que no le concierne en absoluto , a sabiendas de que tu vida puede correr peligro. Sigo sin pillarle el mensaje al señor Lynch en sus películas. Perdonenme.
[Leer más +]
1 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
La triste historia de una historia sin guión
David Lynch es uno de esos directores dispares, como Darren Arrofnosky, Yorgos Lanthimos o Lars Von Trier que o te encantan, o rechazas. He de decir que no conozco demasiado de Lynch, pero tras el visionado de "The Elephant Man" (1980) o "Mulholland Drive" (2001), esperaba una propuesta más alentadora.

La película está en vuelta en una atmósfera onírica (típica de este director), que nos cautiva y magnetiza con esos planos y enfoques a orejas, escaleras, o momentos mágicos como la canción que da nombre a la película. Sabemos que algo hay bueno, que David Lynch nos está tendiendo una trampa, que nos acabará sorprendiendo con alguna peripecia, algún giro de guión inesperado, algún "esto no era lo que tú pensabas, bellaco". Pero ese momento nunca llegó.

La película está plagada de situaciones absurdas y personajes ridículos inmersos en una burbuja delirante. Kyle MacLachlan y Laura Dern meten las narices donde nadie les llama para encontrarse con "otro mundo" perverso y sucio, en el que Dennis Hopper es el rey (de lo pérfido y de lo grotesco) e Isabella Rossellini la víctima. Todo ello hilvanado por el fortuito encuentro de una oreja humana mutilada.
Partiendo de esta base la película alterna escenas a la cual más escabrosa, solamente sostenida por la mano de Lynch en la fotografía y en la música, y por esa sensación de "aquí hay gato encerrado" que nunca llega. Quizás es eso lo que Lynch quiere, que caigamos en la trampa, que esperemos algo más para luego darnos con un canto en los dientes. Nunca conseguiremos entrar en la mente del director, eso está claro.

Así pues, lo que podía haber sido una buena película, queda reducida a una chapuza con toques de genialidad, puesto que carece de las tres cosas más importantes de una película: un buen guión, un buen guión y un buen guión.

Dirección: 8
Guión: 2
Personajes/actores: 2
Imagen y sonido: 8
Mensaje: 3

NOTA FINAL: 4,6/10

http://breakingcinemacj.blogspot.com.es/
[Leer más +]
1 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Un joven realiza un descubrimiento macabro que le lleva a la casa de una misteriosa cantante cuyo hijo ha sido secuestrado
Es una película rara, porque es de David Lynch. Hay simbolismo raro, con los bichos y las orejas y los ruiseñores, pero tampoco es como para quedarse cavilando.

+: La interpretación de Dennis Hopper, por supuesto. -: Es menos memorable de lo que parece.
[Leer más +]
1 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Blue Velvet, 1986, director: David Lynch
“Terciopelo Azul”, escrita y dirigida por David Lynch, llevó al entonces emergente director a la consagración mundial. Lynch, con 40 años y solo tres películas a esa fecha (“Cabeza Borradora” en 1977, “El Hombre Elefante” en 1980 y “Duna” en 1984), tomó una idea que venía gestándose en su mente a partir de tres elementos: el recuerdo de una popular canción de Bobby Vinton, el misterio de una oreja cercenada, y un trauma infantil vivido junto a su hermano cuando ambos se encontraron con una mujer desnuda en plena calle. Con un guion rechazado por los grandes estudios debido a su contenido sexual y violencia contra la mujer, Lynch finalmente logró el financiamiento que necesitaba para su película a través del mítico productor italiano Dino de Laurentiis, y el resto fue historia.

A pesar de la gran controversia derivada de su estreno “Terciopelo Azul” se convirtió casi instantáneamente en una suerte de “obra maestra” del cine contemporáneo, pasando a ser un clásico en prácticamente todos los rincones del planeta. Su profundo simbolismo y fascinante construcción onírica elevaron la película a un status de veneración intelectual y estético que le han permitido ser interpretada en una variedad de lecturas y capas, siendo constantemente citada en prestigiosas publicaciones y estudios semióticos del cine, superando incluso las implacables barreras del tiempo. En su galería de personajes “Terciopelo Azul” entregó un retrato subterráneo de pesadilla norteamericana justo en medio de la década de los 80, revitalizando códigos tomados del clásico cine negro (como la femme fatale, el villano y la doble moral del protagonista) en un estilo postmoderno y exacerbado, que para muchos es un viaje al subconsciente. El vibrante uso del color y la iluminación, más el hipnótico acompañamiento musical y la fuerte penetración del sonido, confluyen en transformarnos en espectadores voyeristas (al igual que el personaje principal), atrapados sin remedio en la peligrosa fascinación producida por el objeto del deseo (representado en la cantante), y ensimismados frente a los aspectos más oscuros del ser humano (representados en el villano).

En el contexto fílmico ochentero, “Terciopelo Azul” puso a la modelo Isabella Rossellini por primera vez en un papel actoral transformándola en un ícono, reflotó la alicaída carrera del actor Dennis Hopper en un rol digno de antología, consiguió una nominación al Oscar para David Lynch -entre muchos otros premios en festivales y círculos de crítica especializada- y destacó por su banda sonora hecha con canciones de época y la música original de Angelo Badalamenti. En suma, “Terciopelo Azul” pasó a ser en sí misma una suerte de objeto de culto, una verdadera comunión de fetiches cinematográficos.

Texto: Daniel Valcarce
[Leer más +]
1 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
"Es un mundo extraño"
Los pequeños destalles excéntricos de Lynch hacen que Terciopelo azul sea una gran película. "No se si es un pervertido o un detective" pero el protagonista, desorbitado por la curiosidad, trata de destapar un mundo extraño que gira entorno a la cantante de una sala de fiestas. La mecha queda encendida al aparacer una oreja cortada en medio del campo, disfrútenla.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
7
Algo se esconde detrás de la fachada de lo cotidiano
Antes de entrar propiamente en la película debo hablar de los antecedentes. David Lynch, como todos sabéis (y quién no lo sepa lo leerá a continuación), es un tipo que hace un cine un tanto especial, de autor. Te pueda gustar más o menos, el hombre tiene un sello inconfundible e inimitable. Su especialidad es el cine onírico y surrealista, del que no entraré mucho en detalle, donde siempre lo real, lo superficial, se solapa con los misterios del subconsciente, siempre perturbadores. Antes de "Terciopelo azul" ya había visto un buen número de películas del director; "Una historia verdadera" y "El hombre elefante" me parecen brillantes -y casualmente son sus pelis menos lynchianas-; la serie "Twin Peaks" y la película "Carretera perdida", notables; "Twin Peaks: fuego camina conmigo" y "Corazón salvaje", cansinas y demasiado retorcidas y surrealistas. Así pues me acerqué a "Terciopelo azul" con cierto temor. Algunas opiniones negativas y otras positivas me dejaron igual de desconcertado. Al final, la ví. Y puedo decir que superó la prueba.

El argumento no es muy complejo (también tenéis que tener en cuenta cuando se rodó: 1986. Vale, sí, tampoco hace taaanto): un joven, Jeffrey Beaumont, se encuentra una oreja de camino a su casa. Junto con una amiga, hija del jefe de policía que se encarga del caso, y sin que la policía se entere, siguen de cerca a la principal sospechosa del caso. Beaumont se siente atraído, sin que él sepa porqué, por toda la historia. Acabará por inmiscuirse en la vida de la mujer, estableciendo una relación sexual extraña con ella, e involucrándose en una trama criminal. Bien, la gracia de todo esto es que Jeffrey, sin saber exactamente qué fuerza lo empuja a ello, se siente atraído por ese mundo oscuro -que simboliza el apartamento de Dorothy Vallens- y por la propia chica. Beaumont se siente atraído por dos mundos opuestos: por un lado por la pureza que simboliza su amiga y por otro por la oscuridad, la violencia y lo misterioso. Ambas perspectivas se remueven dentro de él y se siente atraído por igual por ambas. Eso le empuja a sumergirse en la espiral del apartamento, que lo engulle. Acabará tratando con una retahíla de personajes que simbolizan la sordidez y un mundo salvaje y demente; el líder de esta banda, el personaje interpretado por Dennis Hopper, es un tarado de cuidado que tiene a Dorothy esclavizada.

Algo que debo reconocer de Lynch, tanto si la película me ha gustado como si no, es que es capaz de recrear muy bien realidades extrañas y demenciales, que se esconden detrás de lo perceptible. En ellas vive el mal, seres abyectos capaces de lo peor, que simbolizan lo más turbio y profundo del subconsciente. Yo con algunos personajes malvados me he acojonado, como con aquellos habitantes de la Logia Negra de "Twin Peaks" o el guía del protagonista de "Carretera Perdida". En "Corazón salvaje" rozaban el ridículo (es un cagarro como una catedral esta peli), pero siempre tienen algo que te horrorizan. Pues bien, en esta película hay varios personajes que consiguen pasar a la categoría de perturbados, pero no lo son tanto como en otros films. Y se esconden detrás de la aparente placidez de la ciudad. Como en toda película de Lynch, también hay retazos de pureza, y en "Terciopelo azul" la amiga del protagonista se encarga de ofrecernos la alternativa a todo ese lado negativo de nuestra existencia. Lynch parece querer mostrarnos que en este mundo siempre hay un lado bueno y un lado malo de todo y se esconde detrás de la fachada de lo cotidiano.

La recomiendo, pues es una buena película para introducirte en el mundo de Lynch. Es más moderada que otras de su filmografía y pasas un rato entretenido.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
9
El lado oscuro
Más allá de los incuestionables méritos como las acertadas interpretaciones, el uso del color y el tratamiento de la música, “Terciopelo azul” me ha parecido una gran obra por el modo en que me ha enganchado. La película habla de dos mundos opuestos, el del bien y el del mal, el del día y el de la noche. Lynch explora la frontera entre uno y otro. Sin embargo, pronto llegan a confundirse, ambos son parte indisoluble de una misma existencia. El protagonista se debate entre, por un lado, la vida plácida que le proporciona su status social y un entorno protector y seguro, con una novia complaciente y una familia que sonríe en el jardín; y, por otro, la sordidez de la vida nocturna, donde todo es peligroso pero donde todo es posible….

Lynch construye un guión inteligente basado en ambigüedades y elipsis. El protagonista vive un conflicto interior, entre la buena vida que le puede proporcionar su relación con el personaje interpretado por Laura Dern y la fascinación cautivadora que le provoca el personaje de Isabella Rossellini. En un primer momento, la confrontación entre esos dos submundos proviene de la curiosidad y el romántico impulso de un postadolescente empeñado en resolver un crimen y en deslumbrar a su adorable vecinita rubia. Sin embargo, poco después ello termina convirtiéndose en una mera excusa. El protagonista quiere ir al apartamento del personaje de Isabella Rossellini siguiendo un impulso propio. El juego se ha convertido en una historia desgarradora, o quizá es que en el fondo toda la vida no es más que un juego de equilibrios. El personaje interpretado por Dennis Hopper, que encarna la maldad absoluta, no deja de tener un matiz positivo a los ojos del protagonista.

Al final, la resolución de la trama termina siendo muy poco trascendente en el desarrollo de la peli, Lynch nos lleva por otros caminos. Sin embargo, el argumento transcurre en todo momento de un modo coherente. Son los personajes los que evolucionan, sus inquietudes se van transformando según avanza el metraje.

La imagen de los bomberos saludando desde su camión en una apacible tarde de verano, mientras un vecino riega despreocupadamente su jardín, se convierte en un escenario deseado e idílico, que sin embargo no colma las plenas aspiraciones del protagonista. Para vivir plenamente hay que estar en los dos lados de la frontera.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
Ver críticas con texto completo