arrow
3
Armarios y terciopelos
Puede que yo no sepa apreciar el surrealismo de esta película, que los elementos que aparecen en ella sugieran sensaciones que para la época era el no va más... Pero sinceramente, puedes dedicar las dos horas que dura la película en algo mucho mejor.

Un ritmo lento que no tiene sentido, que te hace esperar un final apoteósico que te haga pensar que ha merecido la pena pero que nunca llega.

Una banda sonora descompensada con las imágenes que ofrece, especialmente en una escena en que te muestran el rótulo de una calle con una música tensa a más no poder y que realmente no tiene sentido alguno.

Las interpretaciones son muy mediocres, la única que se salva es Isabella Rossellini. Se dan situaciones que no tienen sentido ninguno, por muy surrealista que sea la película, y que no vienen a cuento. Gazapos tan fáciles de ver que hasta da risa...
[Leer más +]
8 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
En un mundo extraño...
...Apareció David Lynch, un singular artista con un estilo único, que después de grandes películas como "El hombre Elefante" dirigió la cinta más emblemática de su carrera, "Blue Velvet".

"Terciopelo Azul" arranca con la aparición de una misteriosa oreja humana encontrada por el joven Jeffrey Beaumont en unos jardines cercanos a su casa. A partir de ese momento, comienza una historia intrigante y perturbadora, como solo sabe hacerlas David Lynch.

La técnica de Lynch no tiene límites, dejándonos ver algunas escenas realmente fascinantes y de una elegantísima perversión. También exprime muy bien al reparto, destacando en mi opinión el genial Dennis Hopper (parece que hace de si mismo) e Isabella Rossellini. Por otro lado destaca el guión, un guión genial que desenvuelve una originalisima trama con muy buenos diálogos.

En fin, si hay que hablar de iconos del cine hay que destacar la oreja de "Terciopelo Azul", una de las mejores películas de un director que sigue pegando fuerte en una industria a la que se le están acabando las ideas originales.
[Leer más +]
7 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Bluer than velvet was the night
Película inundada de azul: de los ojos de la seductora Isabella Rossellini, de los de la recatada-con-ganas-de-marcha Laura Dern, del azul del terciopelo azul, de la embriagadora canción blue velvet, del cielo de la misteriosa ciudad de Lumberton.

Mezclado con el amarillo del inquietante Kyle MacLachlan, escondido debajo de su flequillo de niño bueno.

Removido con el rojo de las noches llenas de sadismo, voyeurs, travestis, prostitutas, sexualidad.

Con el negro de la intriga, la mafia, la corrupción, la droga.

Y con toques de un morado surrealista.

Da como resultado un azul lleno de matices, tantos como los reflejos de los pliegues del terciopelo azul.
[Leer más +]
6 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
seductora intriga
¿Cómo contar una historia que ha sido mil veces contada?; ¿Cómo ver una película que ha sido mil veces vista? Cómo hacer todo esto y parecer original.
La respuesta es sencilla, tener tanto talento como David Lynch.
Terciopelo azul es una corriente historia de suspense, un asesinato con testigo, una investigación policial y algo de corrupción de por medio. Pero tiene un toque diferente, esa extraña especia que le da a la comida un sabor picante. En este caso la especia es ese erotismo de una turbadora Isabella y esa ambientación musical, haciendo de un tema romantico como el Blue Velvet de Neil Diamond (de esto no estoy seguro) algo enigmático.
¿Qué es lo que se esconde tras esa voz y ea cara angelical? descubrelo tu mismo.
[Leer más +]
6 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Un mundo subterráneo y oscuro
David Lynch volvió a mostrar con esta película uno de sus peculiares viajes a un mundo onírico, hipnótico, decadente, la cara oculta de nuestra sociedad, ese universo en el que nadie ajeno se quiere introducir, pero que se ven arrastrados a él, como lo ocurre a Jeffrey (Kyle MacLachlan) tras encontrar la oreja humana en el campo e indagar por su cuenta sobre su procedencia. Ese universo se muestra oculto tras una fachada de bondad, tal y como nos muestran los planos iniciales y finales de la película. Por ese motivo todo esto acabará suponiendo la pérdida de la inocencia para Jeffrey, que no es capaz de imaginar cómo es posible que alguien como Frank Booth (Dennis Hopper) pueda existir en este mundo, que él suponía tan lleno de buenos sentimientos. Pero el apoyo de Sandy (Laura Dern) le ayudará a superar todo ésto, sufriendo también ella un importante cambio en su visión del mundo.
Uno de los puntos más fuertes de la película resulta sin duda la magistral composición de Dennis Hopper ('Hoosiers, más que ídolos') como Frank Booth, uno de los villanos más retorcidos de la historia del cine, aunque no tan malvado como podría parecer a simple vista, ya que si ha llegado a ese punto es debido al amor obsesivo que sufre desde hace tiempo. Hopper muestra el gran sufrimiento de Frank por dentro, tras esa fachada de maldad, especialmente cuando escucha ciertas canciones, como la que da título a la película, 'Terciopelo azul'. Tampoco debemos olvidar a Isabella Rossellini ('La muerte os sienta tan bien') o a Laura Dern ('El precio de la ambición'), con unos trabajos magníficos, ni a Kyle MacLachlan ('Twin Peaks'), aunque este pase algo más desapercibido que sus compañeros de reparto, ya que probablemente sea el que menos oportunidades tiene de lucirse con su personaje de "chico bien". Y mucha atención a Dean Stockwell ('Air Force One') en su breve aparición como Ben, con una escena antológica gracias a una conocida canción, una linterna de obras y el inmejorable trabajo del actor. El trabajo de fotografía de Frederick Elmes resulta también magnífico, mostrando un universo oscuro cuando Jeffrey se encuentra con Frank y sus compañeros, mientras que cuando se encuentra en su casa, en el ambiente donde se siente a gusto, todo es más luminoso, con un importante uso del contraste mediante colores muy vívidos (las rosas son el mejor ejemplo al tener una impoluta valla blanca tras ellas), dando una sensación de bienestar. La partitura de Angelo Badalamenti también ayuda a crear estos ambientes, en especial en los momentos de misterio o angustia.
En resumen, magistral obra de Lynch, que evidentemente no es para todos los gustos, como todas sus películas, pero algo que nadie le puede negar es un increíble sello personal por parte del director, un aspecto que se echa muy en falta hoy en día entre las nuevas generaciones de directores, enseñados en su mayoría a producir películas como churros según unos patrones ya establecidos y sin arriesgarse lo más mínimo.
[Leer más +]
6 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
La Oreja fatal
Antes de desmenuzar lo que se transformaría en un film de culto, haré un breve paréntesis. Para apreciar la esencia del arte del afamado director norteamericano, cabe mencionar su formación pictórica, donde estudio Bellas Artes en varias escuelas de prestigio en EE.UU y Europa. Descubriendo paulatinamente lo que sería su gran pasión: el cine. De ahí que sus inquietantes imágenes sean difíciles de olvidar; como iconos y cuadros vivos del lado oculto de la experiencia humana. Si pudiera sintetizarlo en una sola idea, sería algo como: Estar hipnotizado ante bizarras imágenes perturbadoras.

Antes de TERCIOPELO AZUL (1986), pude “videar” su segunda cinta “EL HOMBRE ELEFANTE (1980), lo cual se supone que es la iniciación perfecta para entender el particular mundo de Lynch. Una cinta por lo demás imprescindible para el público en general. Tiempo después pude ver al fin su obra prima CABEZA BORRADORA (1976). Polémico film el cual a resultado ser para muchos, la cinta más enigmática y perturbadora del director de CORAZON SALVAJE (1990). Ya en todas éstas obras, podemos identificar elementos en común del cine de autor de Lynch. Por ejemplo, los sonidos perturbadores y envolventes, y una potente imaginería enfocada a los deseos y al inconsciente reprimido.

En cuanto a sus personajes, la mayoría tiene algo en común. Compran un boleto de ida hacia el lado oscuro humano. Un viaje muchas veces sin retorno. La finalidad, encontrar la luz al final del túnel. En este proceso se introducen en selvas espinosas y caminos pantanosos, para comprobar que aún existe esperanza en los hombres.
[Leer más +]
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Como un mal sueño
La película te atrapa desde la primera escena. La cámara nos muestra la vida apacible de una pequeña ciudad americana. De repente, un hombre que está regando su jardin, al tiempo que se atasca el agua en la manguera, sufre un infarto. La cámara baja a ras del suelo, para mostrarnos la cantidad de insectos que se esconden bajo la hierba. Lynch, ha plasmado en un minuto, de forma metafórica la película. Kyle MacLachlan, hijo del enfermo, encuentra una oreja humana. A partir de ese momento, va a bajar al "ras del suelo", es decir, al submundo del crimen, de la droga y de la extorsión. Por el camino: una cantante de cabaret, una banda de delincuentes esperpéntica, unas canciones inolvidables y unos primeros planos de Lynch magistrales. El guión, con alguna aparición que no entiendes, y con algunas cosas inconexas, no se pierde en las ambigüedades abstractas de otras películas, consideradas como ésta, de culto, y es perfectamente comprensible.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Cosa rara azul
Tal vez sea por la edad de la película pero algunas situaciones son un poco extrañas y forzadas. Sin embargo, en su conjunto es una historia rara contada de una manera muy diferente que tiene un buen sentido global.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Blue Velvet
Terciopelo azul es una película fascinante, mucha gente la abandona a los pocos minutos de haberla comenzado debido a su marcado surrealismo y a que no soportan las siempre características escenas absurdas que forman el ambiente surrealista. Para solucionarlo, esta película no ha de verse siendo guiados por la razón y el cerebro, si no con el corazón; con las emociones, porque eso es lo que es Lynch, emoción pura y dura señores.

¿Cómo consigue Lynch esta emotividad? Muy fácil, con una historia romántica y misteriosa, perfecta combinación; con una banda sonora de Angelo Badalamenti que constituye uno de los mejores trabajos de su carrera, con un Kyle MacLachlan que hace de Jeffrey Beaumont su segundo nombre. Iba a mencionar a unos tales Isabella Rossellini y Denis Hopper pero no hace falta, ¿no? Un inconveniente que tiene la película es que no se sabe quien de los dos actúa mejor en ella. (Si que tiene un inconveniente real, Laura Dern, que todavía no le he encontrado el gusto)

Emotiva, bella e intrigante, Terciopelo azul es una de las cimas del cine de Lynch y por tanto de obligado visionado para todo cinéfilo que se precie.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Sólo apta para gafapastas
Vale que el cine de Lynch se caracterice por su onirismo y surrealismo, vale que la película comience con una cautivadora metáfora que opone el mundo supuestamente ideal en el que vivimos con el sustrato podrido y oculto sobre el que se asienta, vale que tanto el montaje, sonido y cámara sean impecables; pero que esta película tenga una nota tan alta y tan buenas críticas es una tomadura de pelo que sólo se explica por las ínfulas de los pseudoculturetas que quieren destacar sobre el "vulgo" buscando simbolismos y metáforas hasta en las patas de las sillas del decorado.

El argumento es simple y sin giros, más propio de un telefilme de los domingos que de una película de culto. Antes del minuto 40 "ya se ha vendido todo el pescado", a partir de ese punto por mucho que se espere no va a haber ningún hecho inesperado que cambie el desarrollo de la trama, lo que produce un tedio creciente a medida que avanza el film. Pero donde más falla el guión no es en su planeza, sino en que está lleno de agujeros, personajes sin desarrollar y subtramas sin cerrar (se desarrolla en spoiler). Sumado todo ello a unas actuaciones bastante normalitas.

En cuanto a la atmósfera de submundo oscuro y putrefacto que pretende transmitir Lynch, tampoco acaba de funcionar como debería ( quizás elegir para ello la noche de un pueblo perdido de 20.000 habitantes no fuera lo más adecuado). Salvo el pasillo del bloque de pisos de Dorothy y el club de Ben, el resto de ambientes se pueden encontrar en cualquier película de cine negro. Tampoco parece que el antagonista, Frank, sea la viva encarnación del mal en la tierra sino más bien es un matón de barrio histérico , drogadicto, propenso a la violencia y las parafilias. Mención aparte merece la banda de Frank, que parecen sacados de una Nochevieja de finales de los 70.

Un 5 por el clima tétrico que transmite algunas veces, y un 6 por la música de Badalamenti y las canciones de Bobby Vinton y Roy Orbison (hay que reconocer que Lynch para esto es bueno).
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
Más que una peli, es una broma
Personajes estrambóticos y sobreactuados sobre un argumento cogido con alfileres y que hace aguas por todas partes. Los personajes actúan irracionalmente, en especial el protagonista, lo cual quita credibilidad a la historia, ya de por sí rocambolesca. Algunas frases se repiten constantemente como un mantra ("llevo su semen dentro de mí", "este es un mundo extraño")
[Leer más +]
10 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
¿Que es esto?
Una de las peores “películas” que vi en mi vida, cuando veo algo así, me pregunto para que se invento el cine. ¿ No es mejor ir de pesca ? Es la incomunicación total, el joven que juega de detective y no comparte nunca con la policía las atrocidades que presencia, solo va caminando por ahí para que todo aquel que lo desee le de una paliza y el con su cara de nada, soporta y sigue el rodaje. Lo mejor: Nada. Lo peor: Todo. Laura Dern muy mala actriz, y para ver los pechos de Isabella Rossellini no vale la pena ver estas 2 infumables horas.
[Leer más +]
10 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Autopistas encontradas para llegar a Lynch
Así que pasen veintitantos años...

Hay muchas maneras de llegar a David Lynch. Una, la pereza de saber que sus platos fuertes son sólo para días muy especiales. Y otra, los preciosos caos de los encantos de la modernidad. Tras diversas peropecias he logrado verla cuatro veces. Un buen crítico nunca debe escribir sin haber visto un mínimo de cuatro veces el film amado. (Démosle recuerdos a la afinada afinidad de la validadora número 14 de Filaffinity.)

"Terciopelo azul" es una de esas películas intemporales, que siempre mejora, como "El sueño eterno", como "Eva al desnudo", como "Casablanca", como "El maquinista de la general", como un creciente clásico de innumerables aspectos cambiantes cada vez más enriquecedores.

Su mecanismo de relojería se pone en marcha desde el primer al último fotograma y ese absurdo objeto que no sabemos lo que es a lo largo de la película resulta que en el último plano se nos descubre que es el gorrito del niño de la cantante que borda Isabella Rossellini. Estan todos geniales, hasta los que quedan ridículos de tan geniales porque así lo pide la extremadísima unción y acción. ¡¡¡Mira que meterse con Laura Dern, musa predilecta de Lynch, porque en el horror pone muecas suerrealistas totales!!

Este catador de cines exquisitos, que por llegar el último es el mejor de todos, resulta que ha bebido una por una en todas las fuentes sagradas. Es una película que huele al buen Resnais de "Marienbad", al Sir Alfred Hitch de "Vértigo", a Von Sternberg, al Mankiewicz de "Operación Cicerón", como a tantos y tantos amados, que es que a este tío no le falta por ver ni una. Se las sabe y recuerda todas.

Gracias a la posibilidad de las revisiones en el ordenador y a las filmotecas de los DVD el disfrute de los clásicos queda asegurado. Y redisfrutar de las maravillas es un hallazgo inédito de nuestros apasionados tiempos, cosa que andaba vetada para las generaciones anteriores. Ha llegado la edad de los buenos, magníficos, excelentes, preparadísimos, espectadores.

Y este terciopelo tan sensual continúa en plena juvenil vigencia.
[Leer más +]
8 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Interesante ejercicio de misterio que no llega al clímax esperado
Sensaciones ambiguas son las que me dejan esta cinta luego del visionado.
Lo primero que quiero aclarar para aquellos que teman que esta película sea un insoportable desvarío más del director, pues el filme no es tan enrevesado ni tan simbolista como otros que me tocara presenciar de su autoría. Ello es ya un aliciente, pues la película tiene un ritmo saludable y ejerce una magnética y natural atracción por develar el misterio que desarrolla. Claro que quedarán dudas en el tintero, pues Lynch no es un director que te brinda el desenlace digerido, pero al menos la película no escapa por universos oníricos que irriten y que den ganas de “linchar” al querido David y abandonar la proyección.

También quiero dejar en claro que para mí esta cinta es otra de las tantas películas sobrevaloradas y que el rótulo de obra maestra le queda tan grande que da risa de sólo pensarlo. Sí constituye un thriller intenso e intrigante, pero uno más del montón que lamentablemente tiene el inconveniente de dejar con sabor a poco al momento en que los créditos finales comienzan a recorrer la pantalla.
Claro, es un filme “linchiano” y debe dejar cabos sin atar y al espectador ávido de conjeturar y comenzar a leer en distintos foros donde adulan al director para “creerse” las interpretaciones que allí aparecen de los elementos que quedan como incógnitas.

La historia es bastante “convencional” por tratarse de una cinta dirigida por Lynch, para algunos ello es saludable y para otros más adeptos a lo críptico sea una tremenda decepción. Las circunstancias siguen una investigación sobre un caso oscuro donde pareciera que hay muchos secretos y personajes enigmáticos y a la vez amenazadores.
El director le imprime a su filme una atmósfera sensual y perversa, va generando un in crescendo de la atención del espectador. Lamentablemente el desenlace no reditúa muchas satisfacciones como para desahogar la tensión y el acertijo que se fue construyendo durante el metraje.

Un filme que no destaca a nadie dentro de las actuaciones que son simplemente discretas sin más, pero que sí presenta la primera colaboración desde el acompañamiento musical de Angelo Badalamenti en una obra linchiana. Partitura repleta de melodías suaves y jazzísticas que lentifican por allí el desarrollo narrativo. Desde las piezas musicales se destacan sin dudas el “Blue Velvet” de Bobby Vinton pero por sobre todo la estupenda "In Dreams" de Roy Orbison.

En fin, una cinta que dista muchísimo de las mejores películas del director, pero que tampoco caen dentro de las cintas que van directo a la quema. Lo dicho, interesante ejercicio de misterio que no llega al clímax esperado.
[Leer más +]
7 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Ámame y pégame
No hay término medio para la gente que se asoma a ver a Lynch; o te encanta o le aborreces. Pienso que ésta, sin embargo, es una de sus películas más accesibles, a pesar de que se comienza a ver el genio de ambientes apesadumbrados y personajes paranoicos. No es ni "Una historia verdadera" ni "El hombre elefante" pero sí un borrador de la genial "Twin Peaks", o por lo menos de los primeros y mejores episodios de la serie. La narración es lineal y resulta un conmovedor y siempre apasionante thriller contemporáneo. Creo que con ésta comenzó a sumar seguidores incondicionales pero los que no lo son no tienen porqué sentirse defraudados con la película porque es muy entretenida.
[Leer más +]
6 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Lo más natural y oculto de la naturaleza humana
En este caso huelga decir que David Lynch logró una obra maestra sin renunciar a sus paranoias oníricas procedentes del subconsciente. Es cualquier caso es una de sus películas más suaves y, también, más convencionales (por decirlo de algún modo). Sin embargo hay algo que deja su sello a lo largo de toda la película: la ambientación, la música, el comportamiento ambiguo de los personajes (salvo en el caso del protagonista, un Kyle MacLachlan que raya a un buen nivel, aunque el mérito realmente corresponde al resto del reparto, que son quienes realzan su figura con una interpretación excepcional de sus respectivos papeles). Los efectos especiales que incluye la película son pocos pero son muy buenos. Me quedo con el momento del final en este sentido.

(Dejo a continuación algo en el spoiler):
[Leer más +]
6 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
La inocencia interrumpida
Desde la más absoluta irreverencia para con la realidad endulzada, Lynch nos lleva de la mano por oscuros pasajes que se abren ante nosotros sin medias tintas. Entre la luz y la oscuridad hay una delgada linea donde puedes encontrar de todo. Solo hay que ser un poco mirón, y atreverse a fisgar entre los rescoldos del "impoluto civilizado" que pretendemos ser. El actor Kyle MacLachlan es el medio para que podamos interactuar como voyeurs. Sutiles nalgadas en los inocentes gluteos de Laura Dern, y ya tenemos una fiel compañera de viaje, nacida de la curiosidad. Un sordido y brutal toque en el que Dennis Hopper nos pone las pilas respecto de aquel submundo al que no queremos echar un vistazo, y ya tenemos el escenario preparado para acallar al mocoso que todos llevamos dentro, y que se resistía a dejar de creer en papa noel y los reyes magos. Todo está desdibujado y ordenado a la vez, en un puzzle en el que intentamos salvar a Isabella Rossellini, mientras vamos enamorándonos perdidamente de la sutil belleza con la que regala cada plano, movimiento, frase...Intentamos acallar ese deseo que se muestra "no lícito" dada la situación de la pobre mujer. Pero Lynch abre la puerta de su alcoba, y nos invita a entrar, recordándonos que el instinto no ha estado siempre amordazado, y que los pecados y las buenas costumbres son solo disfraces que no nos dejan crecer.
Por desafiar abiertamente al espectador, por el viaje que supone para el mismo, por dejarnos participar, y por las buenas maneras evaluo este film como se refleja. Recomendada sin lugar a dudas. Ciao, y hasta una nueva crítica ;)
[Leer más +]
5 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Volverán los Petirrojos
Dorothy Vallenss grita sumida en el placer mientras Jeffrey rememora entre bofetadas y golpes la imagen que le alejó de la inocencia … Frank aspira helio directo a los pulmones mientras Ben entona en su guarida de ancianas “In Dreams”.

Innovador e inquietante puzzle de relaciones humanas al más puro estilo Lynch, donde consigue mezclar la candidez más kitsch con el modus operandi de una mente depravada. Terciopelo Azul no es sólo el reflejo vanguardista de una mente inspirada en lo ecléctico, sino la lúcida reflexión de la psicología humana encarnada en la escala de grises que componen los habitantes de éste mundo tan singular como identificador.

Desde los maniaco-sensibleros de Ben (Dean Stockwell) y Frank (Dennos Hopper) a los cursis con ambición profanadora de Jeffrey Beaumont (Kyle MacLachaln) y Sandy Williams (Laura Dern).

Terciopelo Azul consigue además con un uso magistral del sonido crear una atmósfera inigualable que bebe de registros cinematográficos como el cine negro, fantástico, suspense… y a lo que hay que añadir la espléndida banda sonora que da nombre al título: Terciopelo Azul.
[Leer más +]
5 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Lynch es un Maestro
Soy un fiel seguidor de Lynch, y hasta el momento no he encontrado mala ninguna de sus películas...

Terciopelo azúl, es una excelente película de drama y suspense... con escenas perversas, morbosas, extrañas, surrealistas, pero es realmente buena, tiene mucha intriga... una película para ver.
[Leer más +]
4 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
BONITA BANDA SONORA
Paso por delante de una caseta en ruinas, y tiro una piedra. Vuelvo a pasar y tiro otra piedra, y a la tercera me encuentro una oreja, ¡qué casualidad! (sigue en spoiler)
[Leer más +]
4 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo