arrow
8
¿Me lo dices o me lo cuentas?
Theo Kojak, de origen griego, se impuso en la tv como el poli duro que se avecinaba en las pantallas.
Él y su equipo, Stavros y compañía, se encargarían de sustituir al modelo de policía o investigador privado correcto y agradable que provenían de series como Mannix, Los intocables de Elliot Ness, Los Vengadores, El agente de CIPOL, series que presentaban a personajes más sofisticados.
Kojak, junto con otro de los duros: Karl Malden (que iba acompañado de Michael Douglas y protagonizó Las calles de San Francisco) representaron al rudo agente violento, sin modales, grosero y fumador. Más real.
Presentó su calvicie como novedad y los chupa chups.
Buena serie.
[Leer más +]
10 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo