arrow
7
El diablo en persona
Una turista extranjera se pierde en la ciudad de Toledo y va a parar a una mansión cuyo mayordomo resultará ser el Diablo en persona.

Film de horror perteneciente a la última etapa de Mario Bava, un trabajo irregular pero henchido de la atmósfera irreal y el barroquismo escenográfico propios del maestro italiano. Existe otra versión con insertos del productor, estrenada como "La casa del exorcismo".



"No hay nada peor que desenterrar el pasado."
[Leer más +]
10 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
¿Qué hizo el maestro Rodrigo para meterse en un lío como éste?
Sí, me refiero al gran compositor Joaquín Rodrigo, quien puso música a este despropósito incluyendo su famoso "Concierto de Aranjuez" en la banda sonora. Porque por lo demás, quitando un par de escenas y el poder entrever algo desnuda a una ya madurita pero atractiva Elke Sommer, "El diablo se lleva los muertos" es un fiasco como película de terror. No logra inquietar en ningún momento, el guión es un batiburrillo donde la historia no hay por donde cogerla ni con alfileres, los actores son variopintos y cada vez a peor (ahí tenemos a Espartaco Santoni y, en cuanto a la ciega, es que ni lo parece de mal que la interpreta). Ah, y por supuesto sale Telly Savalas con su característico chupachups a lo Kojak, para poner el punto humorístico.
No la suspendo porque hay engendros peores, aunque desde luego es olvidable, previsible e incluso pausada para su corta duración.
[Leer más +]
5 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
La mansión de los horrores
Una de las comensales rompe el silencio del ambiente diciendo "¿A ninguno de ustedes se le ocurre una buena historia de horror? ¿No?, que pena. Hubiera sido muy divertido, y muy adecuado para una velada como esta. Una noche sin luna, esta casa...aparte de cierta atmósfera".
En eso estoy de acuerdo, la atmósfera que se asienta en esta película es de lo más inquietante. Pero afirmar que ésta envuelve a una buena historia de terror...

A sus 60 años de edad, el sr. Mario Bava, impulsor del "giallo" en la industria cinematográfica italiana, ya se encontraba en su última etapa como director: la década de los '70, donde nos había dejado títulos tan buenos como "Un Hacha para la Luna de Miel" y la pionera del "slasher" "Bahía de Sangre". Películas que, sin arrasar en taquilla en su momento, sí influenciaron a una gran cantidad de directores y permanecen hoy día como obras de culto.
Tras haber colaborado con Alfred Leone en "Orgía de Sangre", Bava se disponía a realizar otro film junto al productor, quien prometió darle el control total creativo, hecho que desafortunadamente no le solía suceder al pobre director, siempre supeditado a las exigencias de aquellos para los que trabajaba. Ayudado de cuatro guionistas más (dios mío, tantas cabezas para nada), elaboró una historia que en realidad no se alejaba demasiado de la de "Orgía..." y se vino a nuestra España a rodarla junto a su hijo Lamberto, quien ejercía de ayudante de dirección.

El poco original argumento nos remite al viaje turístico de una excursionista llamada Lisa en la bonita Toledo, quien, tras separarse de su grupo para ir a una tienda (no se podía haber quedado quietecita, la tía), se pierde entre las calles y es recogida por un adinerado matrimonio. Una avería en el motor del vehículo provoca que los cuatro, incluido el chófer, se detengan ante una gran y siniestra mansión, donde el mayordomo de la misma, al que ya había visto Lisa antes, es persuadido por la pareja para quedarse hasta que el auto se repare.
Más inquietante incluso que la mansión y el mayordomo resulta la dueña, que rehúsa el dejar pasar a esos forasteros, aunque es convencida por su hijo Maximilian, quien de forma extraña insta a Lisa a que se quede. No saben estos tres recién llegados el lío en el que se han metido, porque van a convertirse en víctimas de los sucesos más extraños y violentos que se puedan imaginar, mientras la joven es seducida por Max y arrastrada al enfermizo ambiente de la morada, donde todo parece indicar que ningún residente tiene la cabeza en su sitio.

Una vez más, como en la anteriormente nombrada "Orgía de Sangre", Bava nos narra un cuento de terror lleno de misterio entre las paredes de una mansión barroca, algo recurrente en su cine. Es innegable que el buen hombre sabe crear atmósferas angustiantes, extrañas, surrealistas, bizarras, heredando a partes iguales de sus queridos Hitchcock, Allan Poe y Christie, y con ese toque suyo de humor negro tan característico. Eso es lo más destacable de este film, la facilidad de Bava para imbuirnos en un ambiente de pesadilla.
Por otra parte, si lo que pretende el italiano es producir terror en el espectador, "El Diablo se lleva los Muertos" no lo consigue de ninguna manera; es extraña, es desconcertante, pero no terrorífica, y lo peor de todo, es confusa y aburrida a más no poder. Quizá la culpa la tenga el mal dirigido plantel, quizá sea ese irregular e inverosímil argumento que se merece más de siete revisiones (tantas cabezas para nada, como he dicho antes), quizá el tono cutre del film, quien sabe...el caso es que, y a pesar del inesperado giro final, no nos encontramos ante una obra a reivindicar, ni del cineasta ni del género, más que nada porque la originalidad brilla por su ausencia (la historia está ya más trillada...), aunque sirvió de influencia para directores como Joe D'Amato, Lucio Fulci y el propio hijo de Bava, que le haría un homenaje en "El Ogro".

Grandes actores como Elke Sommer, Eduardo Fajardo, Telly Savalas y la mítica Alida Valli (vaya diferencia de verla en "El Proceso Paradine" y verla aquí) están ciertamente desaprovechadísimos. Una lástima.
Un detalle muy curioso es que, tras haber ganado tanto éxito la película de "El Exorcista", Lamberto Bava y Alfred Leone, ni cortos ni perezosos, cogieron a los mismos actores, rodaron escenas adicionales donde tomaban importancia los exorcismos y las posesiones demoníacas y sacaron el film en tierras americanas bajo el título de "La Casa del Exorcismo". Una inteligente jugada que se saldó con bastantes ventas, sobre todo en cines de barrio. Se las saben todas, los italianos.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Sin interés
Mario Bava rueda esta película en Toledo, los exteriores y se nota. El argumento parece interesante una mujer que se pierde por sus calles y llega a una casa con una serie de seres enloquecidos.. Bueno lo que por lo menos no consigue Bava es que enloquezca el espectador. La historia no tiene ningún interés a pesar de tener algún plano bien rodado. Al menos está bien rodado pero por lo demás una historia que no tiene alma ni espíritu.. Ni los actores aportan gran cosa.
[Leer más +]
1 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo