arrow
8
A cult movie
¿Como puede desagradar a alguien un film donde Batman, en su empeño por arrojar una bomba al río, da tropecientasmil vueltas topándose con monjas, patitos, mujeres con carritos (¡y por duplicado!) y demás? ¿A un Batman al cual, ya en la primera secuencia, le ha mordisqueado la pernera un tiburón ¿explosivo? confundiéndolo con una sardina ("¡Menuda sardina", antológico Robin)? ¿A un Batman al que un delfín le salva la vida casi sin quererlo ("Que nobleza casi humana la de esos delfines", antológico de nuevo Robin)?

Y encima con Adam West, qué puto jefe. Ni Clooney, ni Kilmer, ni Keaton, ni leches en vinagre, ¡si aún tengo en mi cabeza las muecas de West en un intento por otorgarle dramatismo a su personaje! ¡qué tío, menudo crack! Y Burt Ward como Robin, ¡ese sí que le da mil vueltas al O'Donnell! ¡y esas expresiones! ("¡Vaya una pesadilla!", "!por todos los demonios, un periscopio pirata!", "¡menudo pegamento!") ¡y esos villanos! ¡El Acertijo con sus inverosímiles y del todo increibles enigmas, el Pingüino y sus irreconocibles disfraces, el Joker y sus bromas pesadas y la Mujer gata con su inconfundible maullido!

Si todo quedase ahí... ¡pero no! ¡todavía hay más! Esa vestimenta kitsch y hortera, esos decorados extremadamente sencillos y coloridos (con esas etiquetas indicando que es cada objeto, bestial) y una retahila de brutales momentos para disfrute de cualquier espectador que busque diversión y nada más.
Pero cuando parece que ya no puede superarse... llega ese final, con sorpresa incluida y con un aspecto que se había echado de menos durante toda la cinta.

En definitiva, quien la vea y no sonría ante algo tan excesivamente cutre y casposo, es que ha perdido el humor o, en su defecto, no se ha quitado las gafas de pasta.
¡Véanla, no se arrepentirán! ¡Yo ya no sé como decirlo!
[Leer más +]
60 de 66 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
¡Basta de Michael Keaton's ni de Vall Kilmer's ni leches!
Basta de Batman's con rostros hieráticos y con trajes metalizados para trazar unos pectorales perfectos.
El mejor Batman de la historia es éste: ADAM WEST. El Batman de la serie que emitían por las autonómicas... el Batman que cada vez que soltaba un mamporro ponían en pantalla la onomatopeya "CRONCH! PUNCH!", el Batman de las piernas de alambre y la barriga cervecera.

Este Batman hizo junto a su inseparable Robin, una película en 1966; de auténtico culto.
Es LO MÁS DESTERNILLANTE QUE HE VISTO NUNCA. Riete tú, nunca mejor dicho, de las comedias clásicas... esto lo supera de largo. Creedme, no hay cosa igual. Pillad la peli, unos colegas, unas birritas... y pasareis una de las mejores tardes.

Hay frases y situaciones increibles; pero lo mejor son algunas escenas, como la de Batman atacado por un tiburón robótico (fuera del agua!!) y éste intentando deshacerse de él a base de puñetezos, pero puñetazos no dados con los nudillos, sino de lado (a lo "moña"). Fijaros la cantidad de veces que Batman se tropieza solo o sus torpes movimientos cada vez que quiere dar un salto. Fijaros la escena en que Catwoman le pega un tortazo a un hombre, y se le despega el bigote postizo.

Pero sobretodo quedaros con la gran escena de la peli: Batman intentando desactivar una bomba. Sale corriendo con el fin de arrojarla al mar; en su precipitada carrera se cruzará con una serie de personas a las que habrá de esquivar para evitarles el peligro, así una pareja de monjas, una mujer con un cochecito, una banda del Ejército de Salvación, otra vez las monjas..., hasta que llega al muelle, va a arrojar la bomba, pero... se encuentra unos patitos sobre el agua,... ¡por lo cual deberá seguir con la huida! En ella, se va tropezando él solo constantemente... y lo mejor... la sorpresa final que le da a Robin cuando éste lo busca desesperado.

Otra escena memorable es cuando Batman y Robin están atrapados en una bolla marina magnética; no pueden despegarse de ella y una bomba viene sin remedio hacia ellos.
En la siguiente escena se ven ellos dos tan tranquilos en una lancha de camino a casa. Te preguntas: ¿pero qué ha pasado aquí?. Rápidamente Batman lo aclara: "Menos mal que ese delfín suicida vino a ayudarnos ¿verdad, Robin?"

Por el amor de Dios, haceros con esta peli, visionado obligado.
[Leer más +]
32 de 38 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Cuando Batman vestía de tuno y luchaba contra tiburones de gomaespuma
Paseaba por cierto videoclub y encontré esta joya. Batman y Robin: la película. 1966: La auténtica. No lo podía creer. Adam West y su fiel Burt Ward habían cruzado la línea.
Una semana más tarde invité a los colegas a casa. Los ceniceros humeando y las cervezas al punto de hielo sobre la mesa. Empieza la peli. A los diez minutos somos testigos de una escena ANTOLÓGICA, lo más bizarro visto en mi tele desde la inmortal House of the Dead:

EXT. HELICÓPTERO DE CARTÓN CONTRA CROMA. ¿DIA?
Batman y Robin persiguen un trasatlántico que en realidad es un espejismo creado por el Joker del oscarizable César Romero, el Pinguino, Catwoman y el Acertijo. Lanzan una escala que milagrosamente da contra la chapa y Batman, a pesar de ser el más fondón de los dos, comienza a descender. A pesar de su evidente falta de forma física, completa el descenso sin herirse de gravedad, pero entonces el barco desaparece y Batman se queda de cintura para abajo sumergido en el océano.
-Robin, súbeme! -dice algo agitado.
La escala asciende. Ante el estupor del personal, aparece Batman con un tiburón de plástico mordiendole el bajo vientre con la misma emotividad con la que Chuck Norris lloró cuando mataron a su pelotón en Vietnam. El tiburón tiene una rejilla para emitir sonidos de peluche en lugar de branquias.
-Rápido Robin, pásame el bat-repelente de tiburones! -grita Batman sin perder el control.
Su escudero se da la vuelta. Tiene que estar en alguna parte. ¡Ajá! En la parte de atrás del helicóptero hay un stand promocional con cincuenta botes de oferta de bat-repelente. Tarda como dos horas en bajar, durante las cuales Batman utiliza toda su bat-fuerza para despedazar a su rival (de hecho, le salta un trozo de gomaespuma de un porrazo). Finalmente Robin logra pasarle el aerosol -a todo esto, el helicópetro sin piloto- y Batman rocía al tiburón, que le suelta obedientemente. Contra las leyes de la naturaleza y de la lógica, Batman ha sido mordido durante 5 minutos (roído más bien) pero ni siquiera sangra bajo los leotardos. El malvado escualo explota (sí, EXPLOTA) al caer al agua y Adam West, con la agilidad felina que le caracteriza, se agarra como puede a la escala para no darse un leñazo.
-¡Santa sardina! -grita Robin.

Faltó que Batman sacase la bandurria y se pusiera a cantar "clavelitos" mientras Robin le acompañaba con la pandereta, pero por desgracia, no llegó el ansiado clímax. De todas formas, nada más que por aquel momento ya le doy el aprobado. Glorioso. Vaya descojone que nos dimos aquella noche.
[Leer más +]
20 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
¡¡Un gorrión con ametralladora!!
Jajaja, pocas veces me había reido con algo tan ridículo. Como película deja mucho que desear...después de todo es un episodio de hora y media de la vieja serie.

Este bodrio nos dejó a un Batman diurno, afable y (lo mejor) bailarín; y un a Robin con su agilidad, su inamovible peinado de lametón de vaca y su gran perspicacia a la hora de resolver acertijos, realmente genial; sin olvidarme del Joker (esta versión del villano para mi siempre será el "Guasón"), absolutamente impagable César Romero, la verdad es que le dejó a Nicholson el listón realmente bajo. ¡Que digo Nicholson! ¡A Tim Burton! ¿En qué estaban pensando los que la hicieron, estaban borrachos o qué?

No os imaginais cuanta caspa hay en esta película, se le califica como comedia, pero yo diría que es una comedia involuntaria y sin duda alguna de las mejores, pues su magia reside en lo cutre que es. Lo digo en serio teneis que verla, es desternillante.

Toda una joya
[Leer más +]
14 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
HAY DÍAS EN LOS QUE NO SABE UNO CÓMO DESHACERSE DE UNA BOMBA...
La primera película de la historia realizada sobre Batman no es más que un episodio de la serie de TV sesentera ampliado y alargado.

¿Lógica? ¿Coherencia?

Ninguna, oigan: tan pronto aparecen los onomatopéyicos "¡ZAPP!" y "¡POW!" -que uno identifica la serie- como se sacan los malos de la manga un arma capaz de deshidratar a los líderes mundiales.

Todo en este film es delirantemente pop, involuntariamente (no estoy yo tan seguro...) cómico (MOMENTO MÍTICO EL DEL BAT-SPRAY REPELENTE DE TIBURONES), chorra, ye-yé y bizarro.

O sea: una gozada.
[Leer más +]
8 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
Comprendo que se la pueda tener cierto cariño.
Yo también se lo tengo, gracias a la serie de la que proviene que repusieron en los 90 (con mismos actores, estética, etc.) me aficioné al hombre-murciélago de niña. Su sintonía es inolvidable y su estética colorida también (aquí Batman tiene muy poco de caballero oscuro), la forma que Batman y Robin tenían de acceder a la batcueva jamás la olvidaré... ¡la más identificable hasta la fecha!. Además no solo la serie supuso una iniciación para muchos, sino que hizo que Batman debutara en el cine en forma de largometraje, pero... eso no quita para que la cinta sea absurda y aburrida por momentos. Esa trama tan simplona y previsible que se olvida al segundo de terminar el metraje, esos diálogos tan estúpidos (por no hablar de sus agujeros e inconexiones que ríete tú de Ed Wood), esa estética que aun siendo muy vistosa en colores está hecha con cuatro duros (una historia como la de Batman se la merece mejor) y esas actuaciones en las que solo se salvan (y con reservas) Adam West y Cesar Romero. Desde el principio, la introducción nos cuenta que se va a frivolizar con el tema de la delincuencia y la justicia, que esto es una cinta infantiloide y que solo es apta para los que disfrutan con el cine escapista. Pues bien, esto se puede aceptar de primeras (aunque yo prefiero un tratamiento algo más serio) pero es que "Batman" de 1966 ni siquiera entretiene mínimamente como pretende, aun partiendo de un gran potencial y unos personajes realmente carismáticos que pueden ser tratados por muchos tipos de enfoques (comedia, drama, etc).

Pero yo lo siento, debo decir que, una vez la ví con cierta madurez, no me logró divertir ni entretener ni siquiera por compasión (cosa que sí logró "Batman & Robin"). Solo recomendable para los niños y para ver por curiosidad la estética usada en los 60 en el cine de superhéroes (y para comprobar que, obviamente, no era todavía su momento). "Batman" (1966) no es precisamente la mejor película evasiva de los 60, aunque no deje de ser curiosa.

Lo mejor: Adam West y su voz en versión original, Cesar Romero como el Joker. Los coloridos trajes de Batman y Robin.
Lo peor: Su argumento tan plano y tontorrón.
[Leer más +]
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
¡Bienvenido a los sesenta!
Para muchos la serie de Batman de los 60 asesinó al personaje: una burla, una sátira despreciable, una serie absurda que no debería ser aceptada por ningún bat-maníaco...
¿Qué queréis que os diga? Que esta película me gusta. Que a veces no es malo reírnos de lo que nos gusta. Y que así era el Batman de los 60.

Ante todo, la película es un cachondeo de principio a fin. En una época tan psicodélica como los 60 esta película se siente como pez en el agua. Y, al verla, tenemos que tener eso presente: forma parte de otra época. Aunque se puede disfrutar, y mucho, en la actual.
No busquéis sentido, o excelentes personajes, o profundidad. Aquí solo hay buenos buenísimos y malos malísimos luchando sin descanso. Y mucho, muchísimo humor absurdo: son desternillantes momentos como la pelea contra el tiburón de plástico, la boya magnética, las apariciones de la máquina de deshidratación, el helicóptero que cae en la gomaespuma ("lo he visto de reojo"...), el submarino pingüino, el helicóptero con alas de murciélago, el ataque el la bat-cueva... Y, además, los diálogos: ver a Robin adivinar los acertijos de Acertijo (y a Batman unir las respuestas, éso no tiene precio...), el "delfín suicida", los diálogos en la comisaría, "¡Por el mago Merlín! ("¡Holy wizard Melin!" en la versión original)...
Pero esta película no es una sucesión de gags sin más: me sorprendí al ver que había una historia detrás, una base muy sólida, una trama bien hecha sobre la que se desarrollan todos los chistes. Esta trama no es más que un capítulo largo, que encuentra una buena historia sobre la que hacer un largometraje: una historia con la potencia y la fuerza suficiente como para que no parezca un capítulo más muy estirado. Por lo menos se nota que la intención fue hacer una película, no un capítulo más.
En el guión también cabe sitio para la parodia, desde la política (la conversación entre Kitka y Bruce sobre la Guerra Fría, las escenas en la ONU, o el momento final en la bat-cueva mientras manipulan el polvo de colores) hasta la sexual (impagable ese momento y ese diálogo en el apartamento), en situaciones algo ingenuas pero igualmente traviesas.

Y si alguno cree que esta película es una burla a Batman, se olvida de un detalle: Batman en los 60 era así. Era un Batman que en la portada se ponía trajes de los siete colores del arcoiris, un Batman que luchaba con una flechas contra un dinosaurio, un Batman que se enfrentaba a enemigos como el Hombre Polilla (que volaba sujeto a un cable de acero)... Es decir, nada de lo que vemos en la película es un fiel ejemplo de cómo era Batman en la década de los 60.

Así, entre situaciones de carnaval y chiste, la película se desarrolla en hora y media, tiempo más que suficiente para contar con todos los líos posibles este enredo: da la sensación de que la película dura más de lo que en realidad dura. Ayuda mucho la divertida BSO y la eficaz dirección de Leslie H. Martinson, dentro de lo que cabe .
[Leer más +]
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
La escala que se replegó sobre si misma
BATMAN. Película mala donde las haya, ha conseguido lo inimaginable.

Pongamos que la escala de votación de filmes, en forma de círculo, es la siguiente.

(En el sentido de las agujas del reloj)

................................................ 10 0
....................................................|
............................................7,5 - O - 2,5
....................................................|
....................................................5

También conviene, llegados a este punto, aclarar que el diez y el cero convergen en un mismo punto. Así pues, y ahora que mi trabajada ilustración me permite expresarme con mayor claridad, puedo decir que Batman ha desafiado a las leyes de la matemática, rompiendo conceptos que hasta ahora jamás se había atrevido a cuestionar.

El caso es que Batman es tan inconcebiblemente mala, bochornosa, desvergonzada y, espero, autoconsciente, que al necesitar términos numéricos para expresar su calidad, debe retroceder (ir a la izquierda del cero) en el círculo de puntuaciones, volviendo así, a la escala positiva.

Hazaña tan sólo conseguible permitiéndose el lujo de trabajar sin guión, intentar hacer parecer seria una historia de pura coña con unos diálogos y unas expresiones que causan la carcajada, dotando a Batman de un sinfín de recursos, conocimientos, artilugios y humanidad (no mata ni a una familia de patos en esa escena que arranca lágrimas) ridículos a más no poder, y un largo etcétera.

El descojone en las salas el día de su estreno debió de ser histórico.

Posdata científica: afirmo todo lo anterior partiendo de la incomprobada e incomprobable hipótesis de que la escala de votación de películas se basa en un sistema cíclico.
[Leer más +]
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Poesía pura y de la dura
Una bomba contra un pato
Este no es su último alegato

Un murciélago contra cuatro villanos
Aquí los golpes se dan con las manos

Los malos preguntan, los buenos aciertan
¿Se apoderan del mundo o como peces revientan?

Batman y Robin en vosotros creemos
Prometemos ser fieles, de nuevo os veremos


Batman! si la película admite en un principio que es para los que gustan de lo más bizarre, yo sólo puedo comenzar con esta improvisada intención de venerar un ídolo y su jefe (lo siento, fue Robin el ídolo en este caso).

Un gran señor con máscara que lucha contra lánguidos y coloridos adversarios. Un joven vivaz con esculturales piernas de señorita y honradez bucólica. Un rectángulo de malvados antihéroes cuya suma de ángulos da terror conocer el resultado. Un enigma verde, un payaso gris, un pingüino seco y una gata sin celos.

Qué sería de un Batman sin un Robin ni una Bat-cueva donde desarrollar sprays repelentes de sardinas gigantes y reestructurar molecularmente lo que los demás intentan descomponer.

Acertijos de gran incursión concienzuda, reclamos políticos y un teléfono donde concertar citas para salvar una vez más esa ciudad. Hay que ser correcto, vivaz y caballeroso, o al menos intentarlo, uno no puede ser el gran defensor de la humanidad y además tener tácticas infalibles para llevarse al huerto a las damas.

¿Acaso nadie conoce la real necesidad de ocultar sus trostros con un antifaz? Tienen vida propia estos muchachos, tienen la doble vida que maneja el humano previsto de poder y el humano proporcionado de seguridad. Dos razonamientos que tendrán en su mano el desviar la viabilidad de los planes que manejan los malos.

Ay caramba, pues tendrá razón este superhéroe, serán borrachos, pero también son personas, igual deben ser salvados. Los demás no podemos hacer otra cosa que mirar y aprender, que la vida son dos días y uno lo pasamos durmiendo, así que parte del otro deberíamos dedicarlo a elegir el mejor disfraz para ser grandes y dejar huella en este mundo.
[Leer más +]
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Aún me estoy descojonando
Estoy seguro que todos habreis visto alguna vez imágenes de esta serie de los 60, es famosa en el mundo entero por sus KAPOOOW o CLASSSH..., no en vano, fue toda una serie de culto, y como no pudo ser de otra manera, también fué llevada al cine.

En esta aventura, cuatro de los mas grandes archienemigos de Batman, unirán sus fuerzas para dominar el mundo, por lo que junto a su inseparable Robin, nuestro héroe tendrá que esforzarse para librar al mundo de sus fechorías...

Por supuesto, esta película ha de verse con cierta predisposición, no todo el mundo está preparado psicologicamente para ver casi 2 horas de Adam West en mayas y calzoncillos, y es que el abultado metraje hace que no cuente con la misma frescura de los episodios de 30 min.

Aquí Batman cuenta con Baticoptero, Batilancha, Batimoto.... maravillas que le otorgó un generoso presupuesto, y que había que lucir bien para su posterior merchandising, por lo que hay demasiados planos larguisimos e inútiles, de escenarios y desplazamientos, que pueden producirnos algún que otro bostezo.

Todo esto se ve recompensado cuando vemos a Batman luchar contra un tiburón explosivo (suerte que Robin llevaba un spray repelente de tiburones), o cuando lo vemos descifrar complicadisimos enigmas... situaciones difíciles de calificar...

En definitiva, una película que por supuesto no hay que tomarse en serio, que si se ve con la compañía y la actitud adecuada, puede hacernos pasar un buen rato, y nos dejará tremendas frases para el recuerdo...

"Hay días en que no sabe uno como deshacerse de una bomba..."

"Puede que sean borrachos Robin, pero también son seres humanos..."
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Los borrachos también son humanos.
Hacía mucho tiempo que no me reía tanto viendo una peli. Me esperaba algo muy pop y que me hiciera gracia, pero no estaba preparado para este descojone. De hecho de pequeño veía la seria y mi mente no recordaba tanto humor (supongo que de chaval tienes otra perspectiva)

Es como una película de sketches con Batman, pero además con una trama que engancha y sobre todo divierte, divierte mucho! Podría decir muchos momentos pero prefiero no avanzar nada (me desquito un poco en el spoiler). Como tara un Joker algo segundón respecto al resto de villanos, pero se compensa con un Acertijo que hace unos enigmas que se resuelven de manera desternillante por parte de Robin y un Pingüino que está bastante bien.

Hay que decir que la vi en el cine con el ambiente perfecto para disfrutarla y eso le da un par de puntos extra, en casa no será lo mismo, pero es muy recomendable. ¡COMEDIA con mayúsculas!
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
¡Rayos y retruécanos Batman!
Pues he aquí la mejor comedia y película de superhéroes de la historia. Cualquier parecido con el Batman del siglo XXI es pura coincidencia. La diferencia principal es que el Batman de los sesenta es consciente del ridículo que hace, y no duda en pintarse las cejas para salir bien guapo a atrapar a los malotes. Pero cuando los malotes tienen nombres como “El Guasón” (abuelo fumado del Joker), resultan tan majos que es imposible tomarlos en serio. El ambiente sesentero y psicodélico que desprende, junto a idas de olla como lo del tiburón explosivo, el delfín suicida, los descerebrados acertijos que siempre resuelve Robin ante la cara de póker del respetable, la bomba, el baticarro, el baticóptero, la batimoto con su batisidecar (colocada estratégicamente), la baticueva, el batirrepelente de tiburones, los batimichelines de Batman, el batisentido del ridículo y la batimadre que los parió; hacen de este ¿superhéroe? la mejor y más hilarante versión del mismo. Porque como digo siempre, un tipo en mallas luchando contra el crimen, es un jodido tipo en mallas luchando contra el crimen, dramas aparte.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
UNA PIEZA DE CULTO
Ya se que es más una parodia que una versión fiel del Hombre Murcielago pero para muchos de nosotros es una joya y a pesar de no haber tenido ningún éxito como la serie, siempre nos quedan los villanos, las onomatopeyas y la escena en la que Adam West es mordido por un tiburón de plastico y pidiendo ayuda a Robin para que le de el Bat-Spray repelente para tiburónes JA JA JA JA.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Incluso el inexpresivo Buster Keaton se descojonaría con esta adorable ""Bat-Zofia"".
Seamos precisos, concisos y directos, perdonadme por la expresión, pero estamos ante una tremenda “Bat-Sura”, eso sí, una porquería entrañable y destronchante. Y es que ya lo advierten los productores al comienzo del film, diciendo que es una cinta para el pleno disfrute del espectador más desenfadado. Seguramente en su época, junto con la serie televisiva de los años sesenta, los más pequeños deberían de quedarse boquiabiertos viendo las hazañas de Batman acompañado de su inseparable compañero, Robin, para desbaratar todos los planes y fechorías de los criminales de la ciudad de Gotham. Ya han pasado más de cuarenta años y, curiosamente, el film ha ganado enteros con el paso del tiempo, algo completamente inusual, convirtiéndose en todo un film de culto para los más acérrimos al cine y sobre todo, de la comedia sencilla.

En los años sesenta, el film servía como una guía enciclopédica para toda mente infantil de cómo debería actuar, distinguiendo lo bueno de lo malo, con un claro mensaje pacifista y ecológico. Con el tiempo, se ha convertida en una de las comedias más tronchantes que podemos tirarnos a la cara. Y es que cada segundo de la cinta esconde alguna carcajada, ya sea por sus antológicos y mastodónticamente ridículos diálogos; Sus decorados sencillos, plagados de detalles cutres y de exagerado colorido; Su torpeza técnica y artística que incluyen un tiburón de goma (increíble escena, por cierto); Sus adorables onomatopeyas, que aparecen cuando nuestros héroes propinan algún puñetazo… En fin, una gozada, un auténtico descojone (perdón por la expresión, pero es que no hay mejor forma de definirlo).

Es una cinta que ya en su época era mala, pero el tiempo la ha convertido en una incesante cadena de disparates progresivamente más estrepitosos y alocados cuyo encanto reside en su tontería, que hará que nos ahoguemos de la risa. Una película que durante su ejecución estaba llena de buena intención y que ahora pasa a convertirse en una pieza de culto por su escrupulosa falta de pretensiones, donde lo único que importa es el puro entretenimiento y diversión del espectador. La cinta es tan descaradamente divertida que no tiene nada que envidiar a las comedias de los ochenta de risa fácil creadas por Jim Abrahams, como “Aterriza como Puedas”, “Top Secret” o “Agárralo como Puedas”.

Una opción recomendísima y obligada para todo seguidor del cine evasivo, difícilmente se reirán más en su vida con una película. Su guión es estúpido e inconexo, sus personajes son entrañables, sus escenas de acción están muy bien filmadas (los puñetazos, me refiero), su nivel de “cutreria” alcanza proporciones épicas, unos héroes con todo tipo de ridículos cachivaches para hacer el bien, unos diálogos increíblemente ingenuos… Vamos el Armagedón de la comedia, carcajada asegurada.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Bendito horror
Sí, es una película mala como pocas, que como adaptación es un insulto y como película un despropósito, pero me rei tantas veces que me sentiría mal poniendo una mala puntuación a la película.

Y es que al fin y al cabo me lo pasé en grande viendo esta recreación de Batman de Bob Kane, con ese Bruce Wayne que parece más un agente Bond que un multimillonario playboy, con ese Robin resolviendo los acertijos de Enigma de una manera pintoresca y con esa manada de enemigos clásicos de Batman a cual peor interpretado. Una delicia para el frikismo y casi para la serie B que Leslie H Martinson dejó para la posterioridad, aunque quizá inconscientemente.

Divertida y llena de momentos para el recuerdo. Ya hubiera querido el mismísimo Spielberg captar la fiereza de un tiburón como Leslie consiguió en su película. Miles de golpes risibles que derivan en una batalla final lamentable y un fin de fiesta que da lugar a la más tonta de las conclusiones. Si Leslie H. Martinson pretendía hacer reir a generaciones muy posteriores a su película desde luego que lo consigue. Si su intención era que viéramos un Batman temible que siembra el miedo entre los delincuentes... quizá haya que darle algún par de lecciones más.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
EL ÉXITO TENÍA UN PRECIO
Estaba claro que arrasó en audiencia durante una coyuntura determinada, un rayo de gloria tan innegable como efímera. La serie con estética camp de Batman y Robin entró por los ojos, sin que hubiera spray anti-tiburones que lo impidiese. Una serie entrañable que, evidentemente, poco tenía que ver con la tenebrosidad gótica de los cómics originales del Goliat de Gotham. Leslie H. Martinson dirige aquí el largometraje del éxito, que no dejaba de ser un capítulo alargado.

Lee Meriwether sustituye a Julie Newmar como Catwoman en esta versión, aunque el resto del elenco rufianesco se mantiene, destacando el inefable César Romero y su bigote, así como Burgess Meredith, quien, posteriormente, alcanzaría una gran fama por el carismático primer entrenador de Rocky Balboa. Pero las estrellas de la función siguen siendo Adam West y Burt Ward, enigmas de plátano-bolígrafos incluidos y el Chico Maravilla amonestando al Murciélago por no haber querido tirar una bomba en un antro de mala muerte en el muelle.

Sin saber nunca donde está la frontera de la auto-parodia y tomarse demasiado en serio lo que está pasando, este ataque a la ONU, solamente apto para fans de aquella época, no deja de ser un auténtico homenaje a los defectos y virtudes que tenía uno de los programas más populares de aquella década en Estados Unidos.

Cuanto menos, entretiene y divierte, que no es poco.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Batman de mentira.
La película es ridícula.

Pero es tan graciosa y cabe destacar la actuación de todo el reparto (especialmente Adam West como Batman, César Romero como Joker y Lee Meriwether como Gatúbela).

Recuerdo haber visto esta película hace algunos años (ya habiendo visto tanto las de Burton como las de Nolan), y sabiendo lo que me esperaba: una película tonta, con un Batman gordito y escenas de acción y diálogos realmente malos. Pero...que puedo decir, me reí muchísimo con esta película y sin lugar a dudas se ganó un lugar como 'un clásico' del Bats (gracias a la serie homónima que comenzó ese mismo año.)

Aclaro: SOLO PARA FANS DEL MURCIÉLAGO, LOS DEMÁS ABSTENERSE.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Eran otros tiempos...
Totalmente cutre, lamentable, patética, sin sentido, penosa, mal hecha, bizarra... pero imagínate que eres un niño de 1966 que ves en tu tv una serie en blanco y negro de Batman, (si es que tienes tele) vas al cine y ves una película, pero en COLOR... la cosa cambia mucho...pues eso, en aquella época tenia sentido, hoy la ves y te echas unas risas. Muy colorida, muy recomendable, te teletransporta a otro tiempo. La Catwoman que sale en esta peli es guapísima y Batman esta doblado en España por Constantino Romero. Le pones esta película a un niño de hoy en día y te manda a la mierda antes de que te descuides.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
LA LETRA MENUDA DEL PROSPECTO
Con todo el encanto de un telefilm americano de los años sesenta, L.H. Martinson nos ofrece un Batman prístino, puro y sin doblez que presenta sus credenciales como auténtico paladín.
Hoy nos invita a la emoción y casi a la ternura por su ingenua iconografía, por su risueña intrascendencia, por la simplicidad de sus efectos especiales, por la cháchara de tecnología vanguardista, por su didáctica vocación, por su sencillez narrativa, por su impoluto sentido del humor y por esa búsqueda candorosa de connivencia con el espectador que desarrolla desde las primeras escenas.

Se pudo haber contado la historia de mil maneras diferentes pero esta película nos transporta sin remedio a un concepto de cine que no volveremos ver porque la fecha de caducidad venía escrita en la letra menuda del prospecto.
De culto.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
LA MEJOR PELICULA DE BATMAN
Esta obra maestra del cine empieza con toda una declaración de intenciones por parte de sus responsables: unos rótulos nos informan de que lo que vamos a ver es una comedia pensada para pasar un buen rato. Chapó!

No me he leído todas las críticas, pero a ojo de buen cubero casi todas destacan escenas inmortales como la de la bomba, la del tiburón, los caretos de Adam West o las frases de Robin. Yo añadiría alguna más, como el momento en el despacho de Gordon el que el Batman descubre que se enfrenta a varios villanos, el accidente del bat-coptero con esa frase final antológica ("por fortuna estamos en perfecta forma y podemos ir corriendo", más o menos, para a continuación ponerse a correr por entre una multitud, no extras, que alucinan al ver a dos tipos disfrazados) o el maravilloso final, cargado de sana ironía y rematado con otra antológica frase de Batman, que no reproduciré aquí para no fastidiar la gran carcajada final a quien no haya visto esta maravilla.

Los actores, todos fantásticos. El guión, el más divertido jamás escrito (y rodado). La música de Nelson Riddle, sencillamente IMPRESIONANTE.

En definitiva, una verdadera joya, y la mejor película de Batman que se ha rodado hasta la fecha. Bob Kane, no obstante, siempre se mostró más encantado con las aberraciones de Joel Schumacher (debió de ser el único), que eran, según él, lo más parecido a su creación.

A modo de curiosidad, comentar que Catwoman no la interpreta Julie Newmar (que era la Catwoman de la serie) sino Lee Meriwether.

Saludos!!!
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo