arrow

167 Críticas de los usuarios

Críticas de los usuarios:
10
Recuérdame que nunca vuelva a olvidarte
En 1993, Henry Selick y Tim Burton tuvieron la generosidad de compartir sus fabulaciones con el resto del mundo en una de las películas más soberbias, maravillosas y genuinamente adorables que se hayan rodado nunca.

Esta película es conocida por todos y se llama: "Pesadilla antes de Navidad". Podría decir muchas cosas de ella pero sólo mencionaré, como de pasada, que es la mejor película que he tenido ocasión de ver en toda mi vida.

Dieciséis años después, en el año 2009, Selick se la juega sin Burton y consigue entregarnos otro cuento aún más bello y aún más siniestro, pero igual de impresionante. Porque Coraline es el retorno de un milagro. Coraline es...

- Una apasionante pesadilla de la que nunca desearás despertarte.
- Un viaje al Otro Lado del Espejo del que nunca desearás volver.
- Un reencuentro con una infancia de la que jamás debiste olvidarte.

Maravillosa revisión de Hansel y Gretel en clave de non-sense of wonder, "Los mundos de Coraline" será para algunos tan sólo una espectacular y alucinante película de animación, una divertida aventura 3-D, una rara película para niños, un divertimento, un pasarratos o una curiosidad. Pero para otros...

(el ansiado regreso a casa).
[Leer más +]
135 de 174 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Muñeca Diabólica
En tiempos de vacas flacas, donde las fotocopias inundan nuestras salas de cine, es muy grato para mi encontrarme con una cinta tan cuidada y realizada con tanto mimo como esta cinta de animación. Es mucha la belleza que emana cada una de las secuencias que componen este gran esfuerzo de equipo, todo un trabajo artesanal y minucioso.

Ahora bien, tampoco quiero echar las campanas al vuelo, ya que en mi opinión esta cinta se encuentra a una importante distancia de la obra cumbre de este director: "Pesadilla antes de Navidad" (ya convertida en todo un clásico), y se aproxima más a la línea marcada por Selick en "James y el Melocotón Gigante", aunque Coraline es bastante más redonda.

El pequeño defecto de "Los mundos de Coraline" es que falta algo más de emoción e implicación en la trama por parte del espectador. Todo es muy bonito, pero la emoción no se palpa en gran parte del metraje, ya que es sólo en el oscuro final (mi parte favorita, y que me ha recordado un poco a la brillante "Monster House") donde conseguimos vibrar con la cinta.

Eso sí, lo que es innegable es que la genialidad de Selick invita al espectador a abrir la puerta un mundo maravilloso, lleno de personajes imaginativos, con una banda sonora increíblemente bella, una animación para enmarcar, y con muchas secuencias para el recuerdo.

Lo mejor: es un derroche de imaginación.
Lo peor: con un poco más de emoción hubiese sido un film redondo.
[Leer más +]
65 de 76 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Coraline através del espejo
Antes de que Lewis Carroll tornara maravillas en pesadillas, gente como Hans Christian Andersen o los hermanos Grimm infectaron la infancia de sombras y violencia en relatos como Los zapatos rojos y La niña de los gansos. Madurar, traspasar el umbral que separa la niñez de la madurez, suponía enfrentarse a nuestros miedos más arraigados. Neil Gaiman plantea en Coraline un cuento de hadas de línea clásica, deudor tanto de los ancestrales cuentos infantiles como de la imaginación exuberante y surrealista de Carroll.

Moral como todo cuento, habla de la necesaria asunción de la realidad y de la complicada búsqueda de la felicidad. Contrapone dos realidades paralelas: una aburrida que nuestra heroína deberá redescubrir, y una deseada y feliz que esconderá odio y veneno en su interior. Entroncando espiritualmente con Hansel y Gretel, se traza una parábola en torno a las trampas de la belleza que Henry Selick convierte en una subyugante montaña rusa de sensaciones, reinventando el diseño de personajes del texto original e inflamando, con ello, todo el relato de un sense of wonder tan fascinante como siniestro, un mundo (que definitivamente no está en este) poblado de gatos que hablan, perros voladores, jardines vivientes y padres perfectos cuyos ojos, vacíos, esconden un pozo lleno de violencia y crueldad.

Los hallazgos estéticos y narrativos de Pesadilla antes de Navidad y James y el melocotón gigante se incrementan, se perfeccionan, en esta película compleja y sencilla a la vez que en ningún momento juega a sobrecargar el relato de imágenes sin sentido, al contrario, que deja respirar sabiamente cada fotograma logrando que sus virtudes técnicas y artísticas brillen aún con más fuerza, sin eclipsar la propia naturaleza del filme, de absorbente desarrollo y medidísimo funcionamiento dramático.

Profunda, bella, siniestra, emocionante y ejemplarmente narrada, Los mundos de Coraline ha llegado para reivindicar a su autor de una vez por todas como lo que es, una de las voces más personales, sugerentes y libres del cine de animación contemporáneo.

Lo mejor: las visitas al lado oscuro, el clímax final.
Lo peor: quizás se pudo sacar más provecho a algún secundario (por poner algo).
[Leer más +]
40 de 43 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Retorno a la infancia
En definitiva esta es una muy buena película claro las comparaciones con Jack no se hacen esperar, pero hay que comprender que este es un trabajo diferente, y ciertamente esta es una película que es muy entretenida y si he de agregar algo es que se disfruta viéndola, tiene muy buena fotografía y es muy rica hablando gráficamente, y si duda me trajo ese sentimiento de nostalgia de cuando uno era niño, pero no se dejen engañar, eso no significa que sea una película de niños, de hecho creo que ese es uno de los principales errores de los padres de hoy en día, que piensan que porque una película sea de animación es sinónimo de niños, por el contrario la película podría resultar muy oscura para los niños, infortunadamente cuando la fui a ver al cine, la sala estaba repleta de niños y padres, ERROR muchos de los niños les dio miedo la película.

No es Nightmare Before Christmas pero puede brillar con su propia luz si la dejan fuera de comparaciones.
[Leer más +]
48 de 64 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Dulce oscuridad
Hay que aplaudir a rabiar la labor de Henry Selick, por las dos metas que cumple en Coraline, primero por escribir la adaptación basada en la novela de Neil Gaiman, que juega un papel casi protagónico en la producción y segundo por dirigir esta novedosa producción animada stop-motion rodada en 3D y alta definición de manera tan cuidadosa, detallista y notable. Lo relevante en esta película es que Henry Selick se aleja lo suficiente de lo que fue "Pesadilla antes de navidad”, y propone nuevas técnicas y una nueva estética para un argumento que demanda esta clase de tratamiento novedoso, Coraline no es tan burtoniana, pero si es oscura y seguramente conseguirá la aceptación de los fanáticos que esperan algo parecido al mundo de Jack Skellington. Coraline no es una película para públicos infantiles, Coraline es una película oscura y vista desde diferentes perspectivas se puede calificar de sombría pero revolucionaria. Un punto débil radica aquí, la estrategia de marketing que se le aplica a esta producción (¿independiente?) es completamente errónea, su segmentación de mercados incluye el público infantil, y esta puede discrepar o aturdir la sensibilidad del menor. La película por el contrario es bien recibida por la comunidad adolescente, los fanáticos del trabajo del director, los discípulos de Neil Gaiman y sobretodo los adictos de la innovación cinematográfica animada. Coraline en un principio obliga al espectador comprometerse con la narrativa, a fin de realizar la exegesis mental del argumento, y poder hilvanar el orden de las ideas para comprender en su plenitud el resultado argumental en un plano general. Aplausos para esta adaptación, un guión que trabaja el más mínimo detalle, reflejando en su plenitud la esencia de la novela de Gaiman, la construcción y definición de los personajes es el punto más significante y resaltante del argumento. Entrañables siempre resultara nuestra pequeña heroína Coraline y los personajes peculiares que la rodean. El ritmo de la película es muy estable aunque por algunos minutos en el desenlace se trata de evadir el final con algunos giros ocasionales, pero que en si no le hacen mucho daño a la película. La técnica trata la estética del mundo de Coraline de manera gloriosa, un paso adelante para la evolución de esta clase de animación, y fuerte competencia para los grandes y milenarios estudios de producción. Excelente diseño artístico, que delinea muy bien el mundo que plantea la novela. Me sorprendió bastante el juego de luces y sombras del mundo real que al principio odia Coraline, y el colorido, pintoresco y fantástico mundo que sucede en los sueños de la niña.
[Leer más +]
36 de 43 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
EL MIEDO Y SUS INTERESANTES MATICES
Recuerdo que, de chicos, cuando íbamos a pasear a alguna finca, nos agradaba reunirnos en la noche con los adultos y, a la luz de una fogata, pedirles que nos contaran “historias de espantos” . Ahora, son mis hijos y sus amigos los que, en los paseos, piden que les contemos aquellas “historias de espantos” que les pone la carne de gallina.

Son muchas las narraciones que hacen referencia a pasar a otra realidad: “El Mago de Oz”, “Alicia...”, “Peter Pan”, “Crónicas de Narnia”, “Un Puente hacia Terabithia”… y “LOS MUNDOS DE CORALINE”, donde una pequeña que no se siente acompañada por sus padres, y que no tiene más amigos que un feo gato y un chico vecino que poco le agrada, descubre, de pronto, la ocasión para sus propias fantasías, y traspasando un muro al que se antepone una puertecilla, entra en un túnel que lleva a otra casa, y a otros padres más amables y generosos… al menos en principio.

Pero, la aventura tendrá pronto una bruja a bordo y situaciones de suspenso y espanto como las que nos contaban sin recato los adultos. Sin duda, muchos niños se sentirán asustados y yo mismo, me sentí tensionado en al menos un par de escenas. Asi que, la recomiendo para niños mayores de siete años, pues, en esta edad, la pasarán muy bien poniendo a prueba sus nervios y viendo como la valiente Coraline enfrenta los retos y vence sus peores miedos.

La película tiene un inmenso encanto visual, un estilo gótico intachable e invita a los chicos, a enfrentar sus miedos y a cambiar con empeño esa tediosa cotidianidad que a veces les acompaña pero, entendiendo claramente, que no existe, al menos en esta tierra, una realidad perfecta ni unos padres sin falencias.

Recuerdo para terminar, que cuando acepté, un día, dictar charlas cinematográficas, el temor me invadía, se me atragantaba la voz y sudaba a mares cuando era la hora de pararme frente al auditorio. Cierta vez, no resistí más, y mirándome en un gran espejo, encaré al miedo y le dije:

-Tú debes de tener algún lado débil por el que yo pueda derrotarte.

-Sí – me respondió -, y voy a decírtelo porque sé que tú no podrás vencerme. Es sencillo – sonrió irónicamente –, cuando yo te diga que no lo hagas, hazlo. Cuando oigas decir que no eres capaz, lánzate a hacerlo. Cuando te sientas indeciso, pisotea la indecisión y ¡atrévete! que este mundo no lo disfrutan los cobardes. Pero ojo, mucho ojo, porque debes comprender que no todo miedo es malo. A veces, sentirlo es una manifestación de responsabilidad cuando deseas hacer bien las cosas… y en otras ocasiones, el miedo te muestra (porque lo ves mentalmente) el riesgo real e inevitable al que te enfrentas cuando lo que vas a hacer es osado y peligroso, o porque, de seguro, atenta contra la ética y la dignidad.

Como, con mis tareas intento hacer siempre cosas positivas, he mandado el miedo al traste y le llevo la contraria en todo lo que me dice.

Ya lo ven, “LOS MUNDOS DE CORALINE”, motiva más de una reflexión.
[Leer más +]
26 de 29 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
"Be careful what you wish for"
Para ser sincero es la primera crítica que cuelgo en esta web con un 10. La verdad es que desde buen principio ya me atrajo mucho la nueva película de Selick desde un buen principio y la verdad es que con "Pesadilla antes de navidad" y "James y el melocotón gigante" el listón estaba muy alto (especialmente por la primera). Pero Henry me volvió a sorprender con orgasmo visual e imaginatorio casi sin precedentes que merece mucho más que un aplauso.
La película no solo es buena por ser innovadora visualmente y espectacular a la vez; también es preciso incidir en la deslumbrante imaginación de Selick, que ha demostrado que aún que el cuento ya este inventado siempre se puede mejorar.
Otro diez para la habilidad de el director para conseguir hacer un cuento infantil tenebroso y para adultos, si es paradójico, pero este monstruo de la animación lo ha vuelto a conseguir después de "Pesadilla antes de navidad". Henry Selick a vuelto a crear un universo equiparable a su obra maestra aunque dudo que llegue a convertirse en un símbolo de lo gótico y del cine stop-motion, aunque es lo que mas desearía por esta obra maestra.
No solo son remarcables los aspectos comentados anteriormente, también hay que hacer hincapié en el espectacular argumento, divertido y tétrico a la vez, y los profundos y misteriosos personajes del mundo real y especialmente del mundo de Coraline.
Por todo esto y muchísimo mas esta película y obra maestra del cine actual se convierte en una de mis cinco películas preferidas en lo que llevo de corta vida (17 años) y quizás compartan mi opinión cuando digo que merece mas que un 10.
[Leer más +]
20 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Brillante oscuridad
Con ecos claros a Lewis Carroll, "Los mundos de Coraline" es la confirmación (como si hiciera falta) de que Henry Selick es un director clave del cine de animación de las últimas dos décadas. El director de la maravillosa "Pesadilla antes de Navidad" y la interesantísima "James y el melocotón gigante" demuestra un pulso asombroso al llevar a la pantalla la novela de Neil Gaiman, consiguiendo no sólo un gran equilibrio narrativo sino además un arrollador aspecto visual, fusionando la vieja escuela stop-motion con algunos añadidos en 3D perfectamente integrados.

La historia sigue a la joven Coraline, una niña de once años que se acaba de mudar con sus padres a un caserón viejo apartado de la ciudad. Con su familia centrada en obtener una seguridad económica, Coraline se siente desplazada, llegando a descubrir un mundo paralelo dentro de su propia casa, dando así inicio a una aventura vibrante y en todo momento espectacular. La historia es un poco sencilla (que no simple), llegando Selick a conseguir que nos creamos a los personajes y avancemos con ellos por esa odisea fantástica.

Donde Selick despliega su arsenal es, sin ninguna duda, a la hora de dar vida a un universo fantástico de gran poder visual, un torrente de imaginación que se descubre desde la brillante apertura (donde vemos simplemente cómo se va construyendo una muñeca de trapo) hasta las secuencias posteriores: el desarrollo de personajes, la forma en que se da vida a los elementos del "mundo paralelo", desde flores hasta calabazas, todo ello lleno de color, en puro contraste con lo mostrado en "Pesadilla antes de Navidad". Selick posee una habilidad innata para crear criaturas extrañas y hacerlas, al mismo tiempo, cálidas, cercanas. Y ahí radica la magia.

Coraline es una película que, además, consigue dar cierto repelús y algo de miedo. De generar mal rollo con escenas a priori inocentes, todo ello sin alejarse de ser entretenida para los más pequeños, aunque siempre tenga en mente a los adultos, sin banalizar la historia ni infantilizar la propuesta por el camino. Esta inteligencia a la hora de afrontar la historia se traslada a los demás apartados del film, lo que incluye una sobresaliente construcción de personajes. Dejando claro que visualmente es sencillamente orgásmica, permitiéndose el lujo de generar fallos intencionados para hace el stop-motion más patente, cabría destacar su brillante banda sonora, bastante similar a las composiciones de Danny Elfman.

En suma, "Los mundos de Coraline" es una notable película de animación que demuestra que hay vida más allá de los animalejos parlanchines. Selick se reconfirma como un maestro, un director al que, dándosele vía libre, es capaz de generar fantasías dignas de pasar a la historia del género. Lo hizo una vez con "Pesadilla antes de Navidad", y lo ha repetido con "Coraline". Cine de animación bien hecho, una nueva cumbre del stop-motion, con una historia imaginativa y un catálogo de personajes envidiable.
[Leer más +]
16 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Soy curiosa amarillo / Soy curiosa azul
Los mundos de Coraline me recuerda por momentos a Alicia en el país de las maravillas, por aquellos mundos alternos llenos de paradojas, de metáforas, de absurdos, de buenos derroches de imaginación… quizás esta un poco más oscura (como Jack, mas o menos), aunque eso ya lo dejo a criterio general. Y aunque no he leído la novela de Neil Gaiman, no dudo que esta adaptación ha logrado nutrirse de todos los elementos primordiales del libro. Por la solidez y la seguridad con la que esta hecha Coraline.

Se trata de un filme muy peculiar que prácticamente lleva en cada una de sus escenas la esencia del director, y sus influencias. Por consecuencia, lo más probable es que como bien mencionan otros usuarios, no sea una película para niños. Aunque da lo mismo, se disfruta igual, así como lo haría uno con las de Hayao Miyazaki o las de Pixar, que a mi consideración, no son animaciones para infantes, pero son imprescindibles para ellos. Por la calidad de sus historias mas que otra cosa.

Excéntrica, Los mundos de Coraline despierta una ambigüedad bastante digerible y razonable. Una historia que es entrañable, en especial por el carisma de sus personajes. Tiene escenas tétricas sí, pero con una esencia tan tranquila, que a menos que vayas bajo el influjo de las drogas, que seas un crío, o que tengas traumas con los botones y los mundos paralelos, dudo que te angusties.

El filme de Henry Selick, es bastante interesante y por ello, bastante recomendable.
[Leer más +]
17 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Oscura belleza
Oscura belleza, lúgubre delicia, delirante y preciosa, surrealista e imaginativa. Muchas serían las combinaciones posibles pero pocas se acercarían a la majestuosidad con la que el creador de aquel enorme melocotón o de esas terribles navidades afronta la historia de una triste felicidad atrapada en el diminuto cuerpo de una niña.
Luces increíbles, coreografías imposibles, momentos surrealistas, más allá de la imaginación de cualquier ser humano y que vienen acompañados de una tétrica y verdadera demostracion de la misma realidad, de la más cruda realidad.
Que no nos engañen las animaciones en 3D ni las formas infantiles de los personajes por que lo único que no es real de esta película es la animación.
[Leer más +]
13 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Pesadillas antes de y ante Agujas
La vi en 3D y lo curioso es que la anterior película que había sido en ese spin-off del revolucionario formato había sido el reestreno de “Pesadilla antes de Navidad”, también de Henry Selick (aunque para la humanidad entera sea de Tim Burton). Lo más curioso es que fue en la misma sala y es una sala de unos multicines a los que sólo he ido dos veces. Mundo aparte y misterios, “James y el melocotón gigante” me decepcionó pero “Los mundos de Coraline” me agradó considerablemente. Tanto, que me parece una de las mejores producciones del 2009. Mágica y brillante como un cuento, oscura y con una moraleja que esconde una sonrisa bajo una máscara de la bestia. Henry Selick ya revolucionó la animación a golpe de manivela de stop-motion y ahora tiene una adaptación de una novela gráfica de Neil Gaiman.

La búsqueda de la felicidad es un leitmotiv que siempre los cuentos han utilizado para atrapar a sus protagonistas. “Los mundos de Coraline” es lo que no ha sido “Alicia en el país de las maravillas” de Tim Burton y supone un contrapunto para “El viaje de Chihiro” de Miyazaki. El mundo paralelo y mágico donde los ojos son botones, donde inicialmente vemos como una muñeca es cosida con empeño y devoción y donde lo material acaba siendo un trozo de plástico cosido en vez de un alma que se abre por los ojos. Música de Bruno Colais y pequeños episodios dentro de una película de animación que encandilará más a los adultos y asustará a los pequeños. Porque muchas veces los sueños se transforman en pesadillas, donde la imaginación se convierte en una válvula de escape, de peligro pero también de salvación.

Nunca todo lo que reluce es oro. Hay trampa y cartón, hay verdad y mentira y hay ayuda en elementos aparentemente peligrosos y desasosegantes. Belleza plástica y rincón del alma perdida. Sigue al gato negro que habla a la madriguera antes de que te cosan un botón.
[Leer más +]
12 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Mejor que Pesadilla antes de Navidad
Sé que me vais a masacrarar a NO's pero es obvio que una crítica suele ser subjetiva así que esta crítica es tan sólo mi humilde opinión.

Las comparaciones son odiosas, lo sé, pero al ver Coraline (que no Caroline), no puedes más que pensar en la similitud que encierra junto a la obra cumbre de Selick (que tampoco de Burton) "Pesadilla antes de Navidad". Mundos paralelos, personajes que no se encuentran a gusto en su mundo, pero, por encima de todo, una imaginación y puesta en escena ESPECTACULARES.

La introducción de los personajes, reconozcámolo, es un poco floja, los primeros minutos sin duda son el punto débil de esta película, pero a medida que avanza la trama, se desborda la imaginaria tanto de Selick como de Gaiman, y pasa a una fase oscura y tenebrosa a más no poder, no recomendable para los peques de la casa.

Como adaptación es más que correcta, yo me leí el libro hará unos cinco años, cuando rondaba los catorce y cuando vi que la adaptaban al cine animado, creí que mucha tetricidad de la obra de Gaiman se perdería: craso error.

En definitiva: Una obra mayor de Henry Selick, para mi, sin duda, la mejor de su filmografia.
Lástima de ese inicio pero aun así es una película más que notable y recomendable.

ATENCIÓN: A todos los padres que queráis llevar a los nenes de 4-7 años más o menos, no os lo recomiendo. En la sesión dónde fui yo, había unos cuantos peques y a mitad de película estaban llorando, berreando y gritando que querían irse pero que ipso-facto; así que pensadlo antes de llevar a los chavales a ver esta peli en concreto.

Lo peor: -Como he dicho, el principio.

Lo mejor: (en spoiler)
[Leer más +]
19 de 27 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Pasen y vean.... y disfruten
Maravilla hecha realidad. ¿Acaso se esperaba? Pues no, ha sorprendido de lo lindo. Que Selick volviera a hacer otra de las suyas es realmente imposible pero nos ha demostrado, una vez más, que él y solo él puede hacerlo.
La película la ví en 3D y debo decir que me pareció de lo más bonito que he visto en mucho tiempo (mucho mejor que Pesadilla antes de navidad, que ya es difícil el asunto) Es una delicia de historia, de imagen, de realización, de dirección y de 3D por qué no decirlo. Coraline es perfecta, incluso con su nariz torcida, transmite en todo momento.
No puedo decir mucho más. Respeto que al que no le gusta lo haga público pero lo que no se puede decir es que una película de niños sin más, porque queda bastante claro que no lo es.
¿A qué niño le gustaría que le cosieran botones en los ojos?
[Leer más +]
15 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Coraline, el videojuego
Muchos videojuegos a lo largo de su corta historia han adaptado películas simplificándolas bajo la formula de "corre, salta y golpea". Los guiones a su vez se reducían a "encuentra tantos objetos". El famoso videojuego de E.T., considerado uno de los peores de la historia, consistía en encontrar tres piezas para crear el teléfono interplanetario.

Sólo algunos contados videojuegos apostaron por darle prioridad a la historia y el ingenio por encima de la acción, es el caso de "Indiana Jones y la última cruzada" (la aventura grafica, porque también sacaron una versión arcade de ‘corre, salta y golpea’ que consistía en encontrar la cruz de Coronado, un escudo y el diario a base de saltos y mamporros).

‘Coraline’ viene a evidenciar una curiosa tendencia a la inversa que actualmente se da en no pocas películas, el cine parece copiar a los videojuegos y no al revés. Cierto es que hay que esperar casi una hora de metraje para entender este punto, ya que la primera hora es una más que correcta actualización de “Alicia en el país de las maravillas” y “Hansel y Gretel” con una niña protagonista mucho más moderna y no menos arropada por la fantasía gótica que tan de moda ha puesto Tim Burton.

Si esta premisa no es original, el acierto de la película es ofrecer una experiencia cinematográfica, favorecida más todavía por el 3D cuando todavía faltaba casi un año para que se desatara el fenómeno ‘Avatar’.

Si hubiera visto esta película de niño sé que me habría provocado fuertes sensaciones, por ejemplo cuando Coraline se adentra en el hogar cálido e ideal de su ‘otra’ familia, cuando asiste al circo de los ratones o la ópera de las sirenas; y me habría sobrecogido cuando todo se tuerce y se vuelve macabro con una idea tan sencilla como un par de botones y un alfiler. A todo esto, la evolución del personaje del ‘otro’ padre es simplemente perturbadora.

Pero...
[Leer más +]
14 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Los mundos de Camelloline: No me cosa botones en esa parte, por favor.
• En el cine:

Los niños disfrutaban… al principio. Se tapaban ojos y oídos al acabar. Otros, al revés.

Conversación madre-hijo_quiero_irme_del_cine_que_me_da_miedo:
-¿Te ha gustado la peli, tesoro?
-Sí, muy bonita, pero sólo al final.
==============

• La película:

1) Estricto análisis cinematográfico:

Increíble factura técnica… ehm… esto… qué bien cosidos están los muñecos… uhm... los kebabs del local de enfente estaban sabrosísimos... ehm... ¿ya?


2) Estricto análisis dromedarial:

Cuando los chicos se acurrucaban en las butacas decidí cruzar el túnel mágico, abrir la puerta y mirar. El mundo real quedaba tras la lona del circo, afortunadamente. Bajo ella el taquillero, Henry Selick, comprobaba si eran válidas las entradas para asistir a la función; mi otro yo, el que no quiso coserse los botones, se acomodaba a mi lado; las ratas se disfrazaban de ratones y los gatos no comían Whiskas.

Tras el notable espectáculo circense salí empujado por mi otro yo, el sin botones, el verdadero, el de la única joroba. Gritaba. “Mira lo que has conseguido, estarás contento, me he clavado una aguja en los párpados.”

La mayoría de las telarañas eran mágicas. De vuelta.
==============

• La infancia:

Hay una escena, no revelo nada importante, cuando se ven por primera vez Coraline y el señor Bobbinsky que me recordó una anécdota que siempre se cuenta en casa, de los tiempos donde mandaban las tortugas ninjas y reinaban las cintas de vídeo de dibujos animados. En ella, el hombre, en vez de bajar por las escaleras, salta al césped desde una barandilla esquivando a la protagonista en el último momento, quedando Caroline entre sus dos piernas y genitales, ella con unas tijeras de podar a punto de hacer un estropicio. Lo de mi hermano pequeño, en cambio, fue voluntario, se colocó, con dos años, justo debajo de un fontanero inmenso con un destornillador que le había quitado momentos antes y, apuntándolo a sus partes sensibles, soltó: “A que te pincho los huevos”. No le hizo ninguna gracia y su mueca asustadiza ya es mítica en la cocina de mi casa. Sospecho que esta película tampoco le agradaría.
[Leer más +]
23 de 36 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Yo soy la niña y me cago encima.
Gran película muy bien animada y con unos diseños geniales. Realmente además de meterte en un mundo de ensueño te tiene toda la película asombrandote con algún nuevo diseño. Visualmente una maravilla vamos.

La banda sonora también me ha gustado bastante. Una historia sencilla pero original y unos personajes extraños pero fabulosos. Una película para niños eso está claro pero hay algunas cosas que tienen tela y dan algo de canguelo. Oscura pero colorida, entrañable y desconcertante. Y atrapa desde el principio hasta el fin. Por si no fuese poco es una de esas pelis que se pueden ver con gafas 3D. Un peliculón en definitiva.

Por cierto, si la ven niños pequeños, no dudo que tengan alguna que otra pesadilla y esa noche no quieran dormir solos.
[Leer más +]
13 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Coraline / Caroline
Hacía tiempo que no disfrutaba tanto en una sala de cine. La maravillosa "Los mundos de Coraline" es una joya del cine de animación (se confirma que vive su época dorada) y una de las mejores películas que se han estrenado este año. Así de claro.

Adaptación de una obra de Neil Gaiman (responsable también de Stardust), "Coraline" es imaginativa, oscura, entrañable, divertida y a ratos fascinante. La animación es fantástica, pero la experiencia en 3D es impresionante. Las escenas del jardín tienen una belleza indescriptible, y el clímax final con la niña en busca de los ojos de los fantasmas en ese mundo falsamente perfecto de ojos-botón, recuerda a lo mejor de "El laberinto del fauno".

Parece que el 3D se generaliza en el cine de animación para lograr escapar de la piratería. "Up" de Pixar o "Ice Age 3" también se ofrecerán en este nuevo formato tridimensional del que ya disponen muchas salas en nuestro país, más cercano a la tecnología IMAX que a las rudimentarias gafas de cartón de antaño.

Puede ser un atractivo más para que la gente vuelva a las salas, siempre que la técnica no se convierta en razón de ser de las películas, y mantengan por encima de todo ese alma perdurable que poseen las obras de Pixar, o esta maravillosa "Coraline" discípula de lujo del cine de animación con el sello de Tim Burton (de hecho Selick fue no el creador pero sí el director de la imprescindible "Pesadilla antes de Navidad") que sorprendentemente alcanza en calidad al referente que todos tenemos en mente (y eso son palabras mayores), aunque Selick va mucho más allá de hacer un sucedáneo de Burton, demostrando tener un estilo y universo propio deslumbrantes.

Corred, peregrinad en masa a ver Coraline en pantalla grande, nada de copias piratas cutres, sería un insulto para esta auténtica obra de arte animada, sobre todo si tenéis ocasión de disfrutarla en 3D. No os la perdáis.
[Leer más +]
10 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
El niño que todos llevamos dentro
Fabulosa película, no voy a decir nada sobre la dirección o el guión ya que en anteriores críticas se mencionan en gran medida estos aspectos.

Yo quería referirme mas bien a los aspectos morales que se pueden extraer:

En primer lugar trata el tema del abandono, no un abandono total sino unos padres preocupados, más por su trabajo que por cuidar y atender a su hija que está en edad de recibir todo tipo de atenciones sentimentales, por ello se da la situación de evadirse a otro mundo, un mundo donde se idealizan todas esas carencias, su madre le cocina su comida preferida, su padre lleva un pijama "chachi" y el pesado de su nuevo amigo no abre la boca.

Por otra parte también se puede extrapolar a una situación real tan conocida por todos como son las drogas. Quizás sea un tema muy delicado para tratar aquí pero, a medida que iva viendo la película, me di cuenta de que, ese mundo "perfecto" puede representar a las drogas, en las que muchos muchachos se ven sumergidos cuando tienen esa carencia de afecto o atención por parte de sus padres. A partir de aquí comienzan a tomar forma todos los personajes de ese mundo perfecto:

1. El personaje casi principal de la trama, la "otra madre", la arpía, simbolizaría lo anteriormente dicho, las drogas, atrayente en todo momento porque siempre nos agrada, pero sospechosa a la par, que no nos da buena espina
2.El "otro padre", simbolizaría a alguien que ya está metido de lleno en ese mundo y que intenta evitar que nosotros también acabemos ahí
3. El amigo bocazas, perdón pero en este momento no me acuerdo del nombre, es nuestro mejor amigo, el que no quiere por ningún momento que caigamos en ellas, siempre está ahí para ayudarnos, hasta en los momentos menos pensados
4. El gato, el gato me parece que uno de los personajes más fáciles de reconocer, sería nuestro "pepito grillo" esa voz interior que nos dice lo que está bien y lo que no lo está
5. Los niños de detrás del espejo, aquí ya estoy un poco más confuso, pero a mi entender, serían personas que cayeron también en ese mundillo y a las que tenemos que intentar salvar
6. Coraline, que nos representa a cada uno de nosotros, todos tenemos nuestros altibajos en la vida, y en uno de esos momentos en los que nos encontramos indefensos, podemos someternos a cualquier cosa que nos aporte un poco de felicidad.

Hasta aquí esta crítica con la que intento llevar la película a un terreno más real, espero que vean la película y la disfruten tanto como yo.
[Leer más +]
10 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Rutina, dulzura, terror y rutina.
Una niña, Coraline, aburrida y cansada de sus padres, sueña con vivir una vida mejor. La mudanza a una nueva casa, le permite encontrar una puerta oculta. En sus sueños, unos amables ratones la conducirán por esa puerta hacia un mundo perfecto. Un bis de su vida, pero esta mucho mejor. Todo es fantasía, diversión, magia, bondad. Sus padres viven pendientes de ella. Sus vecinos son muy agradables. Su amigo, la casa y el jardín han mejorado. Y además, sin saber por qué, todos los habitantes de dicho mundo llevan botones en los ojos.

Un día, su otra madre, la dulce, le invita a coserse unos botones en los ojos. A Coraline le extraña. Vendrá la pesadilla. Una pesadilla asfixiante, en la que deambularemos de un mundo a otro tratando de escapar del mal trago, del naufragio en un mundo que no es el nuestro. El mundo de ensueño en el que se había sumergido, acabó por ser un mundo dominado por lobos y hienas ocultos tras unos botones, con niños atrapados y padres desaparecidos. Henry Selick convertirá la armonía y dulzura ansiadas en terror.

A Coraline, al fin y al cabo, como a tantos otros cuando fuímos niños, tampoco le desagradará tanto su vida real, su rutina, su día a día. Como dijeran Los Planetas… después de todo esto no está mal.
[Leer más +]
9 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
El cuento más bonito que he visto jamás
Esto es magia y lo sabía desde el momento en que me puse las gafas y apareció esa terrorífica calabaza que nos animaba a ponernos las gafas 3D ( y eso que no forma parte de la película). De nuevo Henry Selick nos hace disfrutar de una de las mejores películas animadas, pero esta vez de mano de una adorable niña llamada Coraline cuyo sueño es disfrutar de su familia como cualquier otro niño de su edad. La trama, la imagen, la música, los efectos visuales delicadamente cuidados para la animación 3D hacen que esta maravilla para nuestros sentidos nos enganche desde el principio hasta el final sin límites.

Personalmente me gusta mucho más que "Pesadilla antes de navidad". ¡Si hasta el cartel promocional es mágico!

Recomendable al 100%
[Leer más +]
9 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo