arrow
8
Expectativas cubiertas: Denzel a toda máquina.
Espectacular. Tal vez las expectativas no eran claras, pero estaba Denzel y sabíamos que Denzel está muy puesto en esto de los trenes desde que se encontró con el 123, por tanto tampoco se arriesga uno mucho. El caso es que ahora tiene que detener el triple 7 que se ha escapado sin control. Muy bien, Denzel. Eso es pan comido para ti, lo sabemos.

La apuesta está clara: emoción; y Tony Scott sabe sacar partido a los 800 metros de tren a la carrera. Una fotografía espectacular y una acción imparable. La películas de trenes tienen un algo que atrae … No sé qué será pero ahí están las locomotoras que si no te atraen, pues nada, te quitan de en medio. Fuera. No lo dudes.
El tema es que la locomotora tiene que estar descontrolada como la del tren del infierno, y tenga esa robustez que impresiona, que te dice la cabrona que no hay huevos de pararla.
Además consideremos los añadidos que acompañan esta aventura:
-Tensión del equipo de profesionales como si estuvieran viendo a tope una final de fútbol.
-El toque sentimental que no puede faltar. Algo visto pero muy bien expuesto sin cortar la acción ni entretener con chorradas o cariñitos. Bueno, una lagrimita tiene que rodar por el rostro de alguna... Ahí los americanos no perdonan.
-El despliegue de seguridad también perfectamente colocado por TS a ambos lados de la vía: Policías, cambio de vías, carreras, cabreos, etc… Todo con el punto de veracidad exigido.

La película está imparable. Y me voy al vagón de cola para terminar.
[Leer más +]
88 de 114 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Irreductible Scott
Aunque se podrían decir muchas cosas del particular estilo narrativo de Tony Scott sólo sea por lo difícil que me resulta encontrar en sus películas resquicio para el aburrimiento que criticarle me parece un acto tremendamente insensato y desagradecido. Si bien 'El último boy scout', 'Enemigo público', 'Spy Game' o 'Asalto al tren Pelham 123' puede que no sean meritorias de ser impresas con letras de plata en ninguna antología, un servidor se lo pasa en grande con cualquiera de ellas pues cumplen a la perfección aquello para lo que han sido concebidas que no es precisamente para ser impresas con letras de plata en ninguna antología, cosa que por otro lado sí que podrían merecer sus mejores trabajos, tales como 'Amor a quemarropa' o 'El fuego de la venganza'.

3 segundos es más que suficiente para saber cuál es una película de Tony Scott, quién sin duda es uno de los grandes artistas de Hollywood, entiéndase como aquel que dentro de la industria y de su impersonal modelo de fabricación ha sabido hacer valer casi cualquier producción suya mientras se forjaba un nombre propio gracias a un sello inconfundible, algo que incluso le podría otorgar la categoría de "autor" si no fuera por la comercialidad evidente de sus largos. Este es un detalle importante porque aunque Hollywood sea quién pague las facturas la rubrica pertenece plenamente a Scott, quién hace y deshace a su manera y no al revés, y que como no podía ser de otra forma se mantiene fiel a sí mismo con 'Imparable' donde vuelve a demostrar que él, junto a Michael Bay, es único a la hora visualizar con suma eficacia, entusiasmo y energía un dinámico y estilizado pasatiempo que por encima de cualquier otra consideración antepone una puesta en escena abrumadora, intensa e impactante.

Scott no tiene un pelo de tonto. Conoce la causa a la que sirve, sabe lo que tiene entre manos, y comprende perfectamente cómo y qué hacer para que funcione. Y no sólo hablamos de su dominio de la puesta en escena, sino también de su economía narrativa. En 'Imparable' tenemos a los personajes perfectamente definidos en apenas 5 minutos, tanto al tren como a los protagonistas sobre las vías a los 10, y el conflicto expuesto a los 15, mientras que todo lo demás se resuelve antes de unos frenéticos 100 minutos. Entre medias convencionalismos, personajes unidimensionales, helicópteros a gogó, diálogos de andar por casa y las visitas de rigor a los lugares comunes del género, todo ello retratado sin sutileza alguna pero con el pragmatismo de un artesano del entretenimiento que lo muestra todo de forma concisa, siempre aportando algo que mueva la historia hacia delante con decisión, y lo que es más importante, intercalando todo entre medias de unos cuantos set pieces repletos de tensión que culminan con un clímax de los que justifican una entrada. Si tuviéramos que vender la idea sería "algo así como 'Speed' sobre raíles", salvando alguna que otra distancia pero de resultados similares.
[Leer más +]
45 de 62 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
¿In...sufrible?
Supuestamente basada en hechos reales, Imparable, el nuevo trabajo del pequeño de los Scott, da cuenta de un caso de colisión ferroviaria que fue salvado in extremis por dos esforzados maquinistas en algún lugar de los EE.UU.

Mucho más cercana al género de las disaster movies que al thriller al uso (categoría en la que erróneamente se la ha querido encuadrar), la película nos ofrece una historia propicia para la realización inquieta y adrenalítica propia de su director: multicámara, fragmentados montajes en paralelo y ritmo vertiginoso a golpe de abundantes y repentinos cortes.

En el apartado actoral, el carismático y rentable D. Washington, que repite en su papel de héroe de a pie, se confirma como actor de cabecera de Tony Scott (tras El fuego de la venganza, Déjà vu y Asalto al tren de Pelham) y nos ofrece una interpretación correcta y sin errores de bulto, al igual que su compañero de reparto Chris Pine (Star Trek, Infectados).

Y es que realmente, no hay nada de lo que acontece en la pantalla que esté clamorosamente mal, que resulte insidioso o que caiga en el gazapo. No es posible concretar ningún aspecto reprensible en la realización, en el guión o en las interpretaciones... pero todo el conjunto es tan rutinario y convencional, tan reiterativo y poco sorprendente, tan poco interesante, tan cansino y trillado, que a uno le resulta casi imposible no descolgarse de la historia cual vagón desenganchado de un tren en marcha.
[Leer más +]
63 de 108 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Desastren
El "Speed" del siglo XXI es este folletín con el que Tony Scott perfora nuestros tímpanos con una estridente música y nos marea con un frenético montaje y repetitivos movimientos de cámara. Un producto olvidable y sorprendentemente poco adrenalítico.

Demasiados cortes, demasiadas escenas idénticas (los aéreos, frontales y laterales del tren, parecen un corta y pega, ya que se reparten por toda la cinta). El argumento se resume en una frase y a partir de la premisa inicial, la cinta no ofrece nada nuevo. Todo es demasiado simple y reiterativo: una sucesión de imágenes de telediario, planos movidos del tren, y el cuartillo en el que encerraron a Rosario Dawson (¿de verdad hacía falta coger a este pivón para que lo más interesante que haga sea hablar por el móvil o hacerse una coleta?)

Poco margen para sorprender el que tienen Denzel Washington y Chris Pine en unos papeles tan cliché como los de un telefilm, por no hablar de sus relaciones familiares que dan vergüenza ajena. Sencillamente no hay personajes.

La situación límite en la que transcurre la acción es lo único que hace soportable el film, un snack de consumo fácil digno de cualquier sobremesa televisiva, el letrerito de "basado en hechos reales" hace el resto.

Lo mejor: algo de emoción al final.
Lo peor: es muy poca cosa.
[Leer más +]
48 de 79 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Entretenimiento a máxima velocidad
Cuando una película tiene como director al hermano de Ridley Scott (y dicho sea de paso, en los últimos años a dado bastantes decepciones), uno sabe lo que se va a encontrar, giros de cámara videocliperos, montones de choques de cualquier tipo de vehículo y bastantes explosiones, porque no nos engañemos, es lo que ha hecho Tony Scott es un maestro en eso y eso es lo que ha dado en bastante tiempo (además reconozco, que es junto con el bestial Michael Bay y el entretenidísimo Roland Emmerich, uno de los pocos cineastas que irradia muchísima honestidad en todos y cada uno de sus trabajos, a excepción de un par de películas), y eso es lo que es "Imparable".

La trama no es original, además me parece plana a mas no poder, con montones de tópicos (el típico padre de familia que tiene problemas con su mujer, el viejo maquinista que se retirara dentro de poco, etc), pero Tony Scott maneja estos elementos con mucho estilo y para nada hace un film aburrido ni nada por el estilo, es mas me parece una de las pocas películas que he visto en estos meses que me ha gustado del resto de bazofias que a veces vienen a parar a nuestras carteleras (si, me refiero a esa mierda que es "Paranormal Activity 2"), por otra parte, el film es súper-entretenido, las secuencias de acción son bestiales, además del (casi) nulo trabajo por ordenador, pero mayoritariamente, las escenas de acción están hechas a la antigua usanza, además de la creciente tensión que se respira en los momentos finales del film, ¡impresionante!.

El trabajo de los actores es meritorio, sobretodo, los de Denzel Washington y Chris Pine, carismáticos ambos y muy profesionales que cumplen perfectamente en los roles asignados, además de la notable Rosario Dawson y el aceptable Kevin Dunn (alias Ron Witwicky de la saga "Transformers).
Y no quiero terminar sin alabar a Ben Seresin, Robert Duffy y Chris Lebenzon (director de fotografía y los dos montadores del film, respectivamente), todos ellos sensacionales y cumplen con su labor, sobretodo Seresin, que entrega una fotografía sucia y metalizada, y bastante preciosa, todo sea dicho de paso.
Entretenimiento a máxima velocidad, he dicho.
[Leer más +]
24 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Un tren incontrolado y una imparable película.
Imparable, avanza como el propio tren protagonista. Durante el tiempo del metraje te vas metiendo en el interior del vagón e intentas ayudar a controlarlo. Es de esas películas que te atrapan y pasas a ser uno más de sus personajes. Me divierto al recordar cuando yo mismo me inclinaba en mi sofá para que el tren no descarrilase.
Muy bien filmada y con un ritmo trepidante. Para una agradable tarde de acción.
[Leer más +]
15 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
¿¿Pagué una entrada por ver esto o la vi en las tardes de A3?? ¿¿El hermano de Ridley hace telefilmes??
Punto 1- ¿Es "Imparable" una idiotez? - Si, tal y como los telefilmes de A3 que sacan por la tarde.

Punto 2- ¿Es una idiotez bien planteada para colarla sin que la gente se entere? - más o menos, podría decirse que sí.

Punto 3- ¿Está bien interpretada? - Si, Washington, Pine y Rosario Dawson hacen un papel consistente.

Punto 4- ¿Los personajes están lo suficientemente bien construidos para conectar con ellos? - No, su esquematización es tan obvia, simplona y plana que hasta molesta. (El que la lía parda es un gordo con cara de tonto que ni siquiera sabe responder a una pregunta y al que se pinta la idiotez constantemente; Dawson es una chica perfecta, ideal, la mejor jefa y la mejor persona; Denzel y Pine son típicos humildes, sencillos y... perfectos. El empresario es ruin, sólo piensa en su dinero y amenaza con despedir... ¡¡ohhh!! ¡¡Qué miedo!!).

Punto 5- ¿La dirección es buena o podría pasar por la de cualquier telefilme de A3? - Hombre, no es tan sosa ni tan obvia, pero sin entender yo mucho, me parece torpe, pues constantemente tenía la sensación de que no me dejaban ver bien lo que me interesaba. Además es atropellada y no deja el tiempo necesario a cada escena para atrapar. Así que NO.

Punto 6- ¿Montaje, música y fotografía? Pasable, Buena pero desaprovechada y correcta.

Punto 7- ¿Hay emoción, intriga y tensión creciente hasta desembocar en un buen clímax? - Está toda la argumentación tan trillada que no, intriga no, emoción escasa, en momentos sueltos, y el clímax... Si, es tenso, la lucha final con el Imparable es tensa y emocionante, eso sí. Pero sólo el asalto final da la talla.

Punto 8- ¿Tiene alguna fantochada made in Hollywood que moleste? - Si, y mucho.... (¡Spoiler!).

Punto Final - ¿Pese a tener algún punto positivo en algunos aspectos deja de ser una idiotez totalmente prescindible? No, no, y no. ¿Te vas a aburrir si la ves?, no creo, pero si te vas a arrepentir de pagar por hacerlo, pues cualquier telefilme de cualquier canal puede ofrecer algo parecido; tal vez un pelín por debajo, sólo un pelín.
[Leer más +]
23 de 34 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Tony Scott + Denzel Washington= Película Entretenida
Es una película entretenida, frenética y llena de acción. Para qué quieres más, cuando vas a ver una película de Tony Scott sabes a lo que vas, a pasar un buen rato de entretenimiento.

Por tanto a los que quieran ver una historia de amor, personajes complejos, tramas enrevesadas por favor abstenerse.

En cuanto a Denzel Washington me parece un actor de primer nivel (Malcom X, Training Day por citar dos ejemplos) pero que ultimamente se está encasillando en personajes planos y siempre asumiendo el rol de héroe, ojalá vuelva por el camino de la interpretación de grandes personajes como Huracán Carter, Malcom X y el Alonzo de Training Day, donde podamos disfrutarlo en toda su extensión
[Leer más +]
14 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Deprisa, deprisa
La película parte de un concepto no sé si puramente original, pero como mínimo poco explotado en el cine de acción. El ferrocarril es un medio de transporte poco dado al género de catástrofes, más frecuentado por barcos o aviones. La idea, pues, parecía a priori atractiva. Lamentablemente, viendo los diez primeros minutos del film te das cuenta de que no estás delante de una historia especialmente singular. Los personajes, situaciones, diálogos y actitudes son los mismos que hemos vistos en tantas y tantas películas de su misma índole. Los responsables del producto saben muy bien a qué tipo de público va dirigido, y no realizan la más mínima concesión al espectador más adulto. De esta manera, las situaciones más inverosímiles se suceden la una a la otra, sin importar cuan risibles parezcan a los ojos de un público que exige un mínimo de coherencia argumental además de la consabida dosis de acción trepidante.

Tony Scott vuelve a marear, como ya hiciera con su anterior film “Asalto al tren Pelham 123”, con su peculiar montaje de planos ultra-rápidos. Esto, no cabe duda, dota a la película de un ritmo intenso y descontrolado, tanto como el tren sin conductor que da título a la cinta, pero no logra ocultar las carencias, que son muchas, de un guión pueril. El buen oficio de Denzel Washington se ve desdibujado al adoptar unas formas tan repetitivas que da la impresión que su personaje ha protagonizado alguna otra película que hemos visto anteriormente.

En definitiva, un film en el que sabes desde un buen principio cual va ser el final. Solo apto para un tipo de espectador más interesado en las formas que en el fondo. Un ejemplo perfecto de cine comercial estadounidense. Un género en el que Tony Scott se mueve como pez en el agua.
[Leer más +]
12 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
UN MOJÓN A TODO TREN
Asistí a la sala entusiasmado y, lo que es peor, arrastrando a mi chico conmigo para ver lo que las críticas me habían reseñado como una frenética y entretenida peli. Y resultó ser un auténtico coñazo. Para que aquellos fans de Tony Scott (aquí ya he visto unos cuantos) no empiecen a despellajarme temprano, diré que dentro de ese grupo de directores bravucones del moderno Hollywood (véase Roland Emmerich, Michael Bay o Wolfang Petersen) no es el que más me desagrada. Ha hecho sus cosillas interesantes, algunas con gancho y cierta calidad, pero esta última es una mierda rodando a 80 km/h.

Para empezar, me revienta que se hagan los guays con esa fotografía a base de zooms con la que creen inventarse algo. Queda muy bonito pero está ya sobado de sobra. Luego comienzan a sobrevenir imparablemente los topicazos del cine de acción, aquellos que sólo resultan perdonables cuando la trama te entretiene, pero no es el caso. Desde hace mucho tiempo no veía una película más lineal, donde los únicos tres o cuatro golpes de efecto provocados a la fuerza resultan de lo más previsible. Los personajes no tiene ningún carisma: típico choque socio-racial-generacional entre veterano y novato con chiste sobre las hijas macizas incluido, muy rollo "Arma letal". Por más que miraba y miraba, no veía nada. Sucedía lo de siempre: el director de talento acomodado que tira de recurso fácil. Es una reinvención del cine de catástrofes a lo "Speed", sin el despliegue digital de obras como "2012" (lo cual también se agradece). Para colmo, encima de resultar tedioso, no te deja ni echar un sueñecito porque lo que es ruido y estrépito le sobra por un tubo. Pero casca pocas nueces.

Tony Scott nos presenta de nuevo al héroe americano en todo su esplendor: un tio de vida corriente, con sus problemillas familiares que alcanza la redención salvando los pellejos de unos miles. Con la aparición estelar de un marine recién llegado de Afganistán (¡válgame!) y un gordo inútil como el de "Parque Jurásico" que monta todo el pitote. Espero que algún día el hermano pequeño de Ridley se deje de jugar a los trenecitos y vuelva a colaborar con Tarantino. Pero me temo que ése es un vagón que no podrá volver a coger.
[Leer más +]
16 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Hoy no se ve baloncesto en la televisión
Imparable, sabe muy bien que el principal objetivo es someter el cuerpo a una descarga de adrenalina permanente.

El planteamiento es bueno, quizás el desarrollo podría ser un poco más intrincado, puesto que muchas de las acciones ocurridas en el inicio de la película se conducen ellas solas a la evidencia, ya que en caso contrario encuentra su fin en momentos prematuros.
Pese a estas reiteradas clarividencias, es muy poco probable decir que durante la proyección el público se este aburriendo.

El factor interno de los actores juega un papel muy importante para que toda esta parafernalia de cortisol funcione.
Si se busca crear tensión y rabia en el espectador, Tony Scott ha acudido de forma muy acertada a los Cuenta cuentos del Bar de los parados, con esto quiero decir, que nuestro ajetreo mira el striptease integral de la calva de los grandes empresarios, se ríe de ellos y disfruta con cada metedura de pata.
Y es que la película refleja 3 cosas importantes:

- Trabajadores de bajo coste, metidos en camisas de once varas.
- Herramientas de seguridad laboral, cutres y baratas.
- Y un recurrente planteamiento ¿ En situaciones o tiempos extremos, hasta donde llega la codicia ?


Como recomendación personal, la película es entretenida, quizás no sea la leche, pero si os apetece una ráfaga de escenas en movimiento, que os dé ánimo para mandar al cuerno a vuestro jefe aunque sea en vuestro fuero interno, miradla.

Si os apetece acción con sangre, tiros y porrazos inverosímiles, olvidaros. (Si es cierto que veréis algún que otro choque, pero no son tan ostentosos como los clásicos porrazos de las películas de acción)
[Leer más +]
10 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Imparable sucesión de tópicos
De antemano uno ya sabe que en esta película no se va a ver nada serio por más que aparezca ese cartel al principio diciendo “inspirada en hechos reales”.

Tony Scott vuelve a hacer una cinta frenética sobre trenes (recordemos la fallida remake de “The Taking of Pelham 123”) y repite además por tercera vez consecutiva con Denzel Washington como protagonista.

Además, el director exhibe todos sus tics y su impronta visual tan característica: movimientos ampulosos de cámaras, enfoques acelerados, numerosas tomas aéreas con helicópteros moviéndose en círculos, y frenéticas secuencias de acción adornadas con logrados efectos especiales.

Este filme me hizo recordar a “Speed” de Jan de Bont. Cambiamos el colectivo por un tren y a los terroristas por un obrero inoperante, pero lo demás es muy similar: acción a raudales, un bólido salido de control que amenaza la seguridad de muchos, y dos héroes de turno que harán las proezas más inimaginables para quedarse con la gloria y los aplausos de todos.

Esta cinta es dinámica de principio a fin, nadie podrá siquiera pensar que se aburrirá mirando este producto. Pero sí uno sonreirá porque se dará cuenta de que su credibilidad será forzada en muchas ocasiones con alternativas forzadas y exageradas hasta el hartazgo, como ya lo hemos visto en miles de películas de Hollywood, las cuales buscan rimbombante pirotecnia, efectismos y finales felices a cualquier precio.

Es una cinta de acción muy convencional que sólo aporta entretenimiento, pero nada más allá de ello. Si bien en ciertas partes el filme intenta realizar alguna crítica liviana hacia la necedad humana que prefiere poner en riesgo la vida de personas antes que perder capitales económicos, nunca la cinta termina consolidando ese discurso, pues esa intencionalidad reflexiva se pierde en el camino, y al final de cuentas sólo se termina ofreciendo un trillado pasarratos muy ostentoso en artificios visuales, el cual busca distraer al espectador con mucho ruido y vértigo.

Muchos años antes a ésta película la hubiese aprobado con la mínima nota de 5, pero viendo la cantidad de ofertas similares que ya vemos en el mercado en la actualidad, el mérito no es tanto. Además si pensamos bien a fondo nos daremos cuenta de que el desarrollo y el delineamiento de personajes es muy básico y convencional, salidos de un manual de película de acción dura y pura. Por eso este filme merece el 4 clavado, pues te divierte y te entretiene, pero si la piensas notarás que es lo suficientemente vacía y estereotipada para considerarla regular.
[Leer más +]
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
DE AQUELLA MANERA
Está claro que tito Scott puede hacer un filme de esta clase con los ojos cerrados. Entre su experiencia, el eficaz Denzel y unos montadores impecables, el tío levanta una action scene como si tal cosa.

Otra cosa es el guión, caray: la cosa es menos interesante e intensa de lo imaginado durante un buen rato. Aunque el film remonta y logra tener verdadero nervio en su clímax, que es lo que realmente cuenta. Pero no hay mucho más. Ni grandes sopreseas ni momentos memorables. Es el curro aseado de un artesano a prueba de bomba. Y no sobrepasa la hora y media de duración, que se agradece MUCHO.

Lo mejor: Denzel y Pine, defendiendo bien unos personajes raquíticamente arquetípicos a golpe de buen hacer y carisma. El mentado clímax.

Lo peor: Un guión mejorable y una primera mitad algo sosainas.

Conclusión: Se deja ver. Tony Scott es una apuesta segura.
[Leer más +]
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Mucho ruido y pocas nueces.
Algo que me parece imperdonable en una película de acción-catastrófica es que el sentido de la emoción sea mínimo. Le puedo perdonar el poco desarrollo de los personajes, un guión lleno de tópicos de género, situaciones más o menos creíbles, etc... pero lo que no puede ser es que no tenga la capacidad de producir un mínimo atisbo de emoción incluso en sus escenas cumbre. Y lamentablemente, esto es lo que ocurre en "Imparable", una película que no sabe sacarle partido a todo su potencial y queda muy lejos de las grandes películas que toma como referencia. Algo extraño, pues su director Tony Scott es todo un especialista en el cine de acción que venía precisamente de hacer un digno remake de "Pelham, 1,2,3" con vagones y vías también como marco para el suspense y la tensión. Pero esta vez el director británico parece haberse olvidado de darle el tiempo necesario a cada escena para lograr la subida de adrenalina necesaria que se persigue. Todo parece pensado para una última escena que sabe a poco, igualmente al duelo Washington-Pine y esa pequeña cabina en la cual comparten la mayoría del tiempo que queda totalmente desaprovechada. Tampoco la banda sonora ayuda en nada en este sentido y todo en global acaba dando el resultado de una película fallida, llena de fuegos artificiales que no logran esconder la mediocridad de todo el conjunto.

Lo mejor: un metraje ajustado

Lo peor: su incapacidad para provocar tensión.
[Leer más +]
14 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Pelham 4 5 6
Quinta colaboración de Denzel Washington con Tony Scott tras "Marea roja” (1995), “El fuego de la venganza” (2004), “Deja vu” (2006) y “Asalto al tren Pelham 123” (2009). Ambos debieron de quedar muy contentos en “Pelham” ya que "Imparable” tiene múltiples y evidentes conexiones con ella. De antemano, a modo de valoración global, se puede afirmar que gustará a los que disfrutaron con aquella del mismo modo que seguirá sin encandilar a los que no convenció.

El film se basa en un hecho real ocurrido en mayo de 2001, cuando un tren fuera de control recorrió varios kilómetros a través de tres condados de Estados Unidos.
Tony Scott deja patente que es un director al que gusta la acción y se reafirma en su estilo dinámico y en constante movimiento, de cámara en mano, apoyado en una banda sonora de sonidos “metálicos” (apropiada pero demasiado machacona por constante y reiterada), con momentos de alta tensión y con un héroe anónimo que se hace fuerte en situaciones extremas.

La acción se sitúa principalmente en el tándem Washington-Pine, el maestro con 28 años de experiencia, y el novato, jefe de tren, con el curso aprobado apenas 4 meses antes. Por otro lado, está Rosario Dawson, la coordinadora desde la central de datos, con protagonismo relativo y los operarios a pie de raíl. El peligro al que se enfrentan es enorme: 173 pasos a nivel que controlar y un cargamento inflamable de daños incalculables en caso de colisión o descarrilamiento.

Como la mayoría de películas en la que el tren es un protagonista más, en este caso casi podría decirse que es el principal, tiene un cierto atractivo a priori, quizá por sus connotaciones épicas. No obstante y aunque el film es corto (apenas 90 minutos), da la sensación de que está algo estirado (el recurso a los tópicos de la vida personal de los protagonistas), consumiendo minutos hasta llegar al clímax final, sin duda la mejor parte.
La hábil aparición de los medios (televisiones), cumplen la doble función de testigos del impresionante dispositivo y trepidantes narradores de la acción en tiempo real, inculcando un alto ritmo al desarrollo.

Denzel Washington prosigue su magnetismo con la cámara, aunque su estrella es menos brillante y cede protagonismo al ascendente Chris Pine, muy solvente y en franca progresión.

Sin malos malísimos, que son sustituídos por torpes torpísimos, transita un en un escalón por debajo de “Pelham 123”, de la que aprovecha su éxito en taquilla, al mismo tiempo que parece demasiado cercana en el tiempo.
No busquen otra cosa que no sea acción, un clima de tensión calculado (rayando lo previsible), algún que otro tópico y trenes a toda pastilla. Preparen las palomitas.
[Leer más +]
10 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Se la recomendaré a mis enemigos
"La mejor película de acción criminal en Dios sabe cuánto tiempo...este thriller lleno de tensión sobre un tren a la fuga exhibe una sencillez que resulta satisfactoria por sí misma" (Todd McCarthy: Variety)
Esta es una de las críticas que publica Filmaffinity.Y yo me pregunto: ¿Qué coño tiene esta película de acción criminal? Vayan al spoiler si quieren reirse un rato de este bodrio de película. La verdad es que me engañaron con las buenas críticas que publica Filmaffinity recogidas de otros medios. Yo no sé a quién soborna el Scott este o cuántas mamadas hace para que le den tales calificativos a sus filmes. Ojo, que este tipo de críticas son traicioneras. Mejor que leais las de los usuarios afines.
[Leer más +]
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Tony Scott en su línea
Soy un enamorado del cine de acción de los años 80 y 90. Uno de los máximos exponentes del género en aquella época fue Tony Scott, que nos deleitó con films como Top Gun, El último boy scout o Marea roja, por citar algunos.

Ya en el nuevo milenio, las películas de acción fueron decayendo. Sin embargo el señor Scott mantuvo el ritmo con Spy Game y El fuego de la venganza, dos auténticos peliculones que han frenado la devaluación a la que Michael Bay y similares estaban descendiendo a este insigne género.

Dicho esto, ¿es imparable una película destacable en la carrera de Tony Scott? Diría que no, sin embargo, se mantiene fiel a una serie de preceptos en su cinematografía, lo cual es de agradecer: hábil manejo de cámara, dominio de la escena, realización visualmente espectacular, impactantes efectos especiales y de sonido, coreografías tan difíciles como precisas y perfectamente encajadas, un protagonista carismático y, sobre todo, un desarrollo frenético y bastante entretenido. Es decir, tiene lo mínimo que debe exigirse a una película de acción para que funcione.

¿Dónde falla? El guión es demasiado simple en todos los aspectos. Con respecto al argumento es muy plano (unos héroes anónimos deben evitar una gran catástrofe intentando detener un tren que va a alta velocidad, desbocado y sin frenos). Con respecto a los personajes, ninguno de ellos está definido con suficiente profundidad; del que sabremos más cosas es del encarnado por Chris Pine, pero todo son tópicos (joven perdedor que tiene la oportunidad de mejorar su vida sentimental y profesional intentando la hazaña heroica de turno).

En cuanto al elenco escogido, Denzel Washington es lo mejor de la película. Un tipo simpático, con cierto toque de cinismo, que logrará empatizar con el público. Tras Marea roja, El fuego de la venganza, Déjà vu y el remake de Pelham 1 2 3, ésta es la quinta colaboración entre Washington y Scott, sociedad que ha dado grandes frutos cinematográficos.

Su compañero es el antes mencionado Pine. Es un actor que no me convenció como Kirk en Star Trek, ni como uno de los supervivientes en el film de terror Infectados. Aquí tampoco me ha ganado, pero se puede decir que está más o menos correcto. Incluso logra caerme bien.

Entre los secundarios destacaré a una desaprovechada Rosario Dawson (Siete almas, Alejandro Magno), Kevin Dunn (Leones por corderos, Transformers) que no es un villano al uso aunque podría decirse que no es del agrado de los protagonistas y el televisivo Kevin Corrigan (Fringe, Mercy, Californication...).

Sigo en spoiler por falta de espacio.
[Leer más +]
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Desbocado
Si tuviese que elegir un director que mejor se nueve en el cine de acción ese seria Tony Scott. Desde ya hace no se cuanto tiempo encuentro en su cine, salvo contadas ocasiones (Spy game, Domino) una total evasión, entretenimiento y auténtico talento.
En esta vuelve a dar lo que los fans de su cine queremos: acción e intriga y que pase volando, la película se hace corta.
Cierto que la película tiene momentos, que al tratarse de una historia real, son difíciles de creer, pero son los menos.
Y quizás le achaque un final demasiado rapido.
[Leer más +]
6 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Pura adrenalina
Tony Scott sabe lo que se hace en cuanto a acción se refiere. El ritmo narrativo es tan trepidante que la película no deja un solo segundo de respiro, la fotografía, el montaje, todo está enfocado a ponerte de los nervios. Y la siempre bienvenida presencia de Denzel Washington no hace sino contribuir a ello. Cuando finalmente acaba la película, el bajón te deja literalmente agotado.

No es una película de culto, no es para debatir sobre ella durante horas: es exactamente lo que uno espera cuando va a ver cine de acción.
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Barato entretenimiento
El archicomerciarl Tony Scott volvía a la carga con ‘Imparable’, tomando los mandos de la nave desde la producción hasta la dirección. La historia tenía poco misterio: un patoso empleado de la ferroviaria deja suelto a un monstruo de tren a toda velocidad, sin maquinista ni frenos. El objetivo: detenerlo. Menos mal que andaba por ahí un tal Denzel Washington subido al tren del Dólar, nunca mejor dicho, para arreglar el desaguisado en compañía de su noble ayudante, un novato encarnado por Chris Pine.

No se le puede achacar nada a esta cinta. Da lo que promete, lo que el público pide a gritos. Ambienta la acción con esa nebulosa a sensacionalismo barato, utilizando como un elemento más de la trama a las cámaras de la TV. También mete para rellenar el metraje las típicas historias personales facilonas que tanto gustan. Destacar como punto fuerte el no aburrimiento, subiendo la adrenalina por momentos. Además cuenta con caras conocidas, principalmente, un actorazo como Washington en su vertiente comercial, o Rosario Dawson. Todo tiene el punto de sirope final para endulzar el entretenimiento. Lo dicho, para amenizar los ratos muertos. Eso sí, con palomitas.
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo