arrow
4
Thriller de videoclub
Tras colaborar en producciones como "Millones" (Danny Boyle, 2004) o "Desayuno en Plutón" (Neil Jordan, 2005), Eran Creevy dio el salto a la dirección con el thriller "Shifty" (2008), un trabajo que no fue un éxito per se pero que le ha procurado a su realizador la posibilidad de sacar adelante un segundo film mucho más laureado y publicitado en su tierra, "Welcome to the Punch" había conseguido atraer cierta atención sobre todo por su reparto repleto de nombres clave del cine británico como James McAvoy, Mark Strong, Andrea Riseborough (la revelación de "Shadow Dancer"), Peter Mullan o David Morrissey, este último bastante popular en la actualidad por su papel como Gobernador en las serie de AMC "The Walking Dead". Sin embargo, a la hora de la verdad estamos ante un thriller criminal totalmente rutinario, con personajes sin apenas interés o directamente desdibujados.

Y es una pena porque Creevy da muestras de habilidad en el arranque del filme, un atraco bien resuelto y que remite a la imaginería de Christopher Nolan, para minutos más tarde echar por tierra lo que había construido con una historia de redención que no es más que una excusa para cimentar la narración sobre el concepto del 'gato y el ratón', un policía interpretado por McAvoy, que (a juzgar por los trailers) este año repetirá el papel (con matices) en "Trance" (Danny Boyle) y "Filth" (Jon S. Baird), que persigue a un ladrón que antaño no pudo atrapar (Strong). Por el medio, teóricamente enriqueciendo la trama pero en verdad ahogándola en material innecesario, algún apunte de denuncia política y corrupción bastante obvio y porqué no decirlo, tonto. El guión (escrito por el propio Creevy) juega demasiado a las casualidades e introduce giros cuando no debería, quedando así sólo una película irregular que difícilmente puede disfrutarse por lo engorrosa que resulta, contando con momentos -muy aislados- de interés pero en global bastante por debajo del mínimo exigible. Creeme: ya la has visto, y mejor.
[Leer más +]
11 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Confusión pretenciosa y neo- pos moderna
Esta película de Eran Crevy tiene un comienzo engañoso que confunde a dos niveles: argumental y fílmico. Me explico. La cámara y el clima, ambos muy "modernos", y los diálogos e imágenes, hacen que el espectador (dejando de lado el manido "luego todo cobrará sentido") dude de lo que ve y de parte del significado de apertura. Planos encadenados, la cámara lentificada, la presencia de un actor, por cierto el espléndido -y reciente descubrimiento, en "Expiación", James McAvoy- con su breve, y aparentemente críptico, diálogo-monólogo inicial más el contexto, hace que el espectador crea estar en una narración de cuasi ciencia-ficción. Se sabe que es un robo importante, si, pero los negros traje, las aparatosas máscaras anti-gases y las motos resultan muy, muy extraños, más cercanos -como un ejemplo no muy acertado- y, salvando mucha distancia, a "Minory report" y no a un claro caso de thriller de ladrones y policías. Pero no. Todo es simplemente un globo afectado, snob, que se diluye en situaciones "reales" que, a veces, rayan casi en el absurdo. En fin otra muestra cinematográfica, muy actual, "originalmente audaz", que resulta un fíasco. Y van...
[Leer más +]
9 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Compararla con "Heat" debiera ser delito.
116/08(19/08/14) Thriller del montón, con una elegante puesta en escena, pero carente de algún momento que se salga de lo rutinario en el género de acción con tiroteos, una más en la montaña del género de buddy-movies entre socios malavenidos, donde se exploraba la ambigüedad moral. Me llamó la atención por sus dos buenos protagonistas, McAvoy y Strong, incluso estaba de secundario Peter Mullan, que estaba producida por Ridley Scott y que decían estaba influenciada por la Antológica “Heat”, esto me ha quedado muy liviano.

Arranca en un atraco nocturno en Londres, los ladrones escapan en motos, el agente de la policía Max Lewinsy (buen James McAvoy) va tras ellos, consigue detener a uno de ellos, Jacob Sternwood (buen Mark Strong), pero este le pega un tiro en la rodilla y huye, el agente Lewinsky ha quedado algo cojo y debe consumir pastillas para el dolor. Con el tiempo Sternwood se ve forzado a salir de su escondite y volver a Inglaterra en busca de venganza, esto provocará que Max se ponga a su acecho.

El director y guionista Eran Creevy (asistente de dirección en “Layer Cake”, “Scoop” de Woody Allen o “Millones” de Danny Boyle) navega por senderos ya muy trillados sin aportar algo nuevo, algo de originalidad, discurre por lugares comunes, por vías previsibles donde los estereotipos y tópicos se suceden uno tras otro en un ambiente de espíritus de machos rebeldes, de códigos de honor de hombres. Arranca con poderío con escena muy bien rodada, con bastante acción, con un reflejo de un Londres post-moderno con influencias de luz a lo Shanghái, pero dejando entrever sus costuras en el modo un tanto pueril en que un solo poli se enfrenta a los 4 ladrones. El guión juega demasiado al bendito azar, muchas casualidades que hace que avance a fuerza de licencias la trama, con elementos confusos que confunden, a esto se añaden diálogos banales, con balaceras continuas donde lo destacable es la mala puntería de los malos, que con sus cientos de disparos acertarían a dar al Big Ben no teniéndolo delante. Hay un puñado de personajes que resultan clichés, tan acartonados que carecen de alma. Hay subtramas que sobran y desvían la atención y que cercenándolas podrían haber dado más brío, como todo lo referente a la chica por la que parece estar atraído Max. La ansiada química y necesaria entre McAvoy y Strong resulta artificiosa, chirriante, mal construida, lastrando la narración. Tocas temas como la redención, los sentimientos de culpa, las obsesiones personales, el honor o la corrupción política, pero de una forma superficial.

Digno de mención es su exquisita puesta en escena, con una prodigiosa fotografía de Ed Wild (“Desmembrados”), con estupendo juego de luces, contraluces, claroscuros, retratando de forma cuasi-irreal futurista Londres, a esto se añade una satisfactoria música de Harry Escott (“Shame”), melodías que encauzan con ritmo el relato, aunque para manejo del ritmo el espléndido montaje de Chris Gill (“28 Días después”), así como reseñable es el gran uso del sonido, haciendo que los tiroteos se sientan reales, casi te rozan la balas, de estos buenos elementos se derivan escenas interesantes como el inicio ya mencionado, el tiroteo en el pub, aunque cegatos los villanos, también es meritorio la refriega en casa de la abuelita, con sugerente uso del slow.

En conjunto me queda un thriller de usar y tirar lo olvidas durante los créditos finales. Me decepcionó que con los buenos mimbres que había el director no sacara mejor partido. Fuerza y honor!!!
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Entretenida y funcional
Entretenido y estiloso thriller que no aporta nada al género pero se deja ver con interés gracias a unos actores correctos y a una hábil realización. La historia es la de siempre pero está contada de manera más elegante de lo habitual. Aquí los ladrones ingleses no son gordos con barras de hierro, aquí todo destila luces azules, elegantes trajes y coches caros. Y se agradece. Es lo de siempre pero servido de manera diferente. Entretenida (mucho), con ritmo, en la tradición de la reescritura de los mitos en el siglo XXI, magnifica factura, elegantes escenas nocturnas, cierta profundidad intelectual y mucho humo. No vende nada pero se agradece que lo haga de manera tan honesta. Parece como si Eran Creevy dijese desde el primer momento: “eh, no soy Ingmar Bergman ni esto es un drama de cine independiente” y se agradece. Va sin rodeos a por la esencia de lo que pretende vender: acción y ritmo. No hay más. Tampoco esperábamos menos. Recomendable para los amantes del cine de acción o los que a las doce del mediodía prefieren un coctel a una cerveza.
[Leer más +]
5 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Pasable... al menos se deja ver
Repito título de otra crítica... pero es que es la verdad.

Es una peli de acción, un tanto exagerada y demencial, pero, al menos, no aburre. No esperes una película que sea la cúspide del 7º arte, ni una película de culto, ni siquiera una pequeña obra maestra, pero el que vaya a ver una película con "cierto argumento" y a la vez movida, es su película.

Por lo demás tiene fallos y exageraciones como casi cualquier película del estilo:
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Gato y ratón
Cruzando el límite, o Welcome to the punch, es un muy buen thriller de acción británico que se pasa en un suspiro, tiene un ritmo trepidante y ofrece altas dosis de entretenimiento y disfrute para todos los aficionados al género o aficionados al buen séptimo arte en general.
Curiosamente lo que menos funciona es la acción propiamente dicha. No me malinterpreten. Las escenas están muy bien rodadas por Eran Creevy y se agradece el aspecto crudo y realista de las mismas, más cercano a lo que se puede encontrar en la calle que a lo que normalmente se ve en las películas (atención al plano en que una bala atraviesa la pierna de uno de los protagonistas, el tiroteo a cámara lenta en la casa o las diferentes agarradas entre perseguidor y perseguido), pero al mismo tiempo resultan algo anodinas y bastante similares a las que hemos podido ver en otras cintas recientes, como por ejemplo la saga Jason Bourne. Así, lo más interesante es el juego de gato y ratón que se traen criminal y policía, sin duda los dos mejores personajes de la función (los demás están un poco de paso, como el de la siempre eficaz Andrea Riseborough). Ayuda por supuesto que estén interpretados por dos actorazos como Mark Strong y James McAvoy. Strong, siempre siniestro, clava la calma pasmosa de Sternwood, mientras que McAvoy sigue demostrando que no hay género ni personaje que se le resista con ese carisma y esa mirada.
Muy buen thriller.

Lo mejor: McAvoy y Strong.
Lo peor: Los personajes secundarios no aportan nada.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Me esperaba bastante más que esto.
Claro ejemplo de como un simple tráiler puede confundir al espectador y hacerle creer en apenas 2 minutos que verá una cosa y luego es otra. Esto fue lo que me pasó a mí hace unas cuantas semanas cuando pude ver el tráiler de esta cinta que hoy nos ocupa. En aquel entonces me había llamado la atención pero anoche todas mis expectativas (que tampoco estaban por las nubes ni mucho menos) se vinieron abajo.
Para todos aquellos que aun no la hayáis visto y penséis hacerlo debo decir que es la típica cinta de sobremesa al 100%, de esas que emiten los fines de semana por televisión y que casi nadie ve y además de eso es lenta, tarda mucho en arrancar y aburre en varios momentos. Creo que el veredicto ya está servido, ¿verdad? Muy poco o mejor dicho nada es lo destacable a su favor y así es normal que cualquiera que esté leyendo estas líneas se deprima un poco y ni la vea. Os avanzo algo, si no la véis no os perdéis absolutamente nada, os lo garantizo.
La historia parecía empezar bien pero al poco rato ya nos damos cuenta de que no hay ni calidad, ni talento ni tampoco nada interesante que contar. Su desarrollo es incorrecto. Se va por las ramas en muchos momentos, tiene escenas que sobran y que no aportan nada al conjunto global y por encima de todo esto se nota a leguas ese ''aire'' de cinta de sobremesa que lo echa todo por la borda. Personalmente he conseguido acabarla pero a punto he estado de quitarla, porque no me estaba entreteniendo lo que buscaba y tampoco tenía frente a mí algo digno de ser visto, las cosas como son.
Respecto al reparto poco que decir. La presencia de James McAvoy como protagonista debo decir que ha sido lo que me ha tirado más hacia adelante para verla, no lo voy a negar, y al cual considero un gran actor. No obstante también debo añadir que en esta ocasión no parece estar en su salsa. Se le nota forzado y sin demasiado entusiasmo por lo que está haciendo e incluso puede que lo pensase realmente, quien sabe. Junto a él está un Mark Strong que, sin ser tan conocido ni bueno, también he notado un poco perdido. No sé, no me ha convencido nada. El resto más de lo mismo pero peor. No se pueden añadir más líneas a un apartado tan flojo y pobre en todos los sentidos.
Las secuencias de acción, por llamarlas de alguna manera, tampoco son para tanto y ahí es donde más se nota el bajo presupuesto de la cinta. Apenas creíble, a ratos forzado y desde luego nada espectacular serían las palabras que mejor definirían este apartado. Lástima, pero no se podía hacer mejor viendo sus limitaciones.
En resumen ''Cruzando el límite'' es una cinta muy floja, se podría tachar de mala, de sobremesa 100% y que no aporta nada al séptimo arte. Si de mí hubiese dependido habría destinado este dinero en cosas más importantes que malgastarlo de esta forma. No se la recomendaría a nadie ya que no merece la pena ser vista, ni siquiera gratis, como he hecho yo. Pagar por verla ya sería de juzgado de guardia.

Lo mejor: No tiene nada realmente bueno.
Lo peor: Todo su conjunto en general.

* Un 3 y estoy siendo generoso *
[Leer más +]
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Cruzando el límite
“Cruzando el límite” es un asequible tour por los lugares comunes del thriller de acción, un viaje que termina resultando tan fácil como relativamente efectivo, siempre y cuando no le pidas mucho más que eso.
La película, del inglés Eran Creevy, nos pone en la piel de un policía obsesionado con cazar a un criminal. Un inesperado acontecimiento trae de vuelta a este a Londres, ocasión que nuestro protagonista intentara que sea la definitiva para darle caza. A raíz de esta simple sinopsis, la cual también incluye la dosis necesaria de corrupción política y conspiraciones en el poder, “Cruzando el límite” nos entrega noventa minutos que, si bien no ofrecen nada nuevo, por lo menos tampoco resultan patéticos.
Uno de los grandes puntos fuertes de la cinta, y quizás a la postre el mayor, es su dúo protagonista. Mark Strong y James McAvoy gozan del suficiente carisma y nivel como para lograr que el espectador mantenga el interes en la película incluso en los momentos en los que torna más común. Y eso que no habitan personajes precisamente originales, de hecho son muy clásicos, pero terminan teniendo gancho. Y también me ha gustado bastante Andrea Riseborough, la cual me dejo muy frio recientemente en "Agente doble" (James Marsh, 2012).
Visualmente “Cruzando el límite” goza de ese inconfundible estilo inglés que hace que la cinta no brille en exceso pero tampoco resulte absolutamente impersonal. Y en el tono el film también acierta sin demasiados problemas.
Lo dicho, “Cruzando el límite” es una producción de Ridley Scott que está a medio camino entre el cine que practicaba Tony Scott y la serie B de acción, aunque obviamente se acerca más a lo segundo. Noventa minutos que se ven fácil, rápido y con comodidad, y que se olvidan de igual manera.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Cruzando el límite del aburrimiento
Para tener tanta acción es mortalmente aburrido. Es de esos "thrillers" en los que falla estrepitosamente la presentación de los personajes, directamente se la saltan, llegas a los créditos finales y no te has terminado de enterar de quién era quién (te meten tanto nombre por minuto que ni pajolera idea), pero como que te importa un pito porque los has mandado a tomar por saco desde la primera media hora. Tampoco te enteras de la mitad de las cosas que dicen porque, además, es de esas irritantes películas que también se salta el ponerte un poco en antecedentes, y claro, parece que hablan en alienígena. Diálogos de besugos. Yo es que voy demasiado lenta para tanta velocidad.
Y claro, a mí qué coño me importa que el prota se pase su puta vida persiguiendo al maloso (que luego te lo quieren poner como que no es tan maloso, se fríe a casi todo quisqui y encima te tiene que caer bien). Y ahí está el problema, que a mí qué más me da todo el fregao, cuando como mínimo me tendría que interesar.
Y luego están las absurdas escenas de tiros, pegan trillones de disparos y fallan más que una escopeta de caña, cojonudo, así dispararía yo también si algún infausto día me diera por tocar un arma de fuego, Dios no lo quiera.
Ah, y al principio, cuando la primera persecución nocturna, están en Londres, una de las ciudades más grandes y pobladas de Europa, y no hay ni un vehículo circulando, ni un peatón en las aceras, nada de nada. Que es LONDRES. ¿Hubo una invasión extraterrestre y los aliens abdujeron a toda la población para que esta gente pudiera rodar la escena sin estorbos? ¿Salía más barato no meter tráfico ni extras? ¿Quedaba más chulo así aunque fuera totalmente ridículo?
Esta y otras muchas preguntas sobre los límites de la absurdez y del tedio que cruza esta peli.
[Leer más +]
2 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Muerto desde el guión
Hace poco leí, en relación al horrible film 'Stolen' protagonizado por Nicolas Cage, sobre la tremenda influencia de 'Heat' en el cine de acción policial posterior. 'Welcome to the Punch' no es la excepción, así como también comparte con la gran parte de las películas influenciadas el lugar de inferioridad respecto de aquel film de Michael Mann.

Cual De Niro y Al Pacino, James McAvoy ('El último rey de Escocia') y Mark Strong ('Revolver') se ubican en polos opuestos y juegan al ladrón sofisticado y al policía de elite, caído en desgracia por culpa de aquel y, por lo tanto, obsesionado. Hay química entre ellos, es verdad, pero no me creo los personajes individuales, ni al policía, desinteresado desde aquel incidente donde se le escapa su archienemigo y queda con la pierna maltrecha (ya algo exagerado para mi gusto), ni al ladrón solitario en indonesia haciendo flexiones de brazo bajo una aurora boreal. Pero repito, hay química entre ellos pese a que McAvoy parece seguir todavía en aquel papel de 'Wanted' (buen actor, pero desde esa incursión en el film de acción se lo ve un poco bajo) y que Strong no parece dar con el perfil (lo de Andrea Riseborough -'Oblivion'- no es mejor). El tema está en la complementariedad de los opuestos, en el desafío intelectual y de destreza entre ambos, en la oposición entre la frialdad de uno y la calentura del otro.

Así como en el "film de influencia", en el "film influenciado" los personajes opuestos coinciden en sus códigos, esos a los que tanto recurre el cine de preferencia masculina, los códigos de un hombre -honor, valentía, respeto- mas allá de estar fuera de la ley o encargado de hacerla cumplir. El problema es que ahí donde en 'Heat' esta coincidencia no dejaba de enfrentarlos (y ahí el atractivo), en 'Welcome...' termina por mezclarse todo. Esa química de los opuestos que atraía se esfuma cuando Max y Sternwood, luego de sus respectivas perdidas (que no parecieron tales y, encima, la estupidez de hacer que se enteren en el mismo lugar y al mismo tiempo) y llantos, juntan sus ganas de vengarse. De ahí en más, clises: balaceras que, por supuesto, nunca les pegan pese a que les vacían cargadores y cargadores, pese a que los malos son muchos y ellos son solo dos, luchar contra la corrupción policial donde están involucrados colegas y el jefe, etc. A esto hay que sumarle que los villanos, los verdaderos, son un tanto pedorros e interpretados por actores también en baja (Johnny Harris y David Morrissey flojos, Daniel Mays pésimo) y, como decía Hitchcock, "cuanto más logrado es el malo, más lograda la película"... en este caso, se cumple para mal.

Aun así 'Welcome...' se deja ver. Un poco gracias a una trama (torpemente desarrollada) que transita por varios lugares, desde la psicología de sus personajes -fracasos, obsesiones y perdidas- hasta corrupción policial ligada a elecciones políticas, y otro poco gracias a un McAvoy -insisto, muy sobrecargado para mi gusto- cuya mirada le da un poco de vitalidad y fuerza a un film muerto ya desde su guion.

LEE MAS en http://quecinemirar.blogspot.com.ar/2013/04/welcome-to-punch-2013-uk.html
[Leer más +]
1 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Mediocridad
Este policiaco inglés cuenta con varias caras habituales y el estilo particular del país británico. Intenta emular un poco al cine de Guy Ritchie, pero se estrella estrepitosamente.
La trama es simple, predecible y aburrida. Los actores parecen robots y son demasiado inexpresivos.
Ni siquiera el protagonista, James McAvoy, consigue hacer gran cosa.
La mayor parte del tiempo el argumento apenas avanza y parece que luego lo quieren resolver todo a la carrera al final.
Tan solamente tiene un par de tiroteos bien filmados, pero que como quieren ponerle un estilo "Matrix" y la cosa no queda igual, no me consiguen convencer.
Además, la banda sonora es absolutamente horrorosa.
Una película perfectamente olvidable que no merece la pena perder el tiempo con ella.
[Leer más +]
1 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
No llega a enganchar
Max, un detective de policía pierde la pista de un ex-convicto, tres años después el hijo de éste se ve involucrado en un robo, para el detective es su última oportunidad para cazar al hombre que lleva buscando toda su vida. El director Eran Creevy refleja una historia de conspiración y corrupción de manera elegante y dinámica en muchas escenas, pero se topa con un guión que no convence del todo, no ha sabido sacarle partido a los protagonista James McAvoy y Mark Strong, el resultado, hay algunas dosis de acción buenas, pero se pierde en la trama, un film SOPORTABLE
[Leer más +]
1 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Estilo sin profundidad.
Atractiva, sin perder tiempo en mayores explicaciones y poniendo énfasis en los objetivos más que en las razones es "Welcome to te Punch" (2013) es una aceptable propuesta de thriller donde las actuaciones brillan algo más que la historia misma.

Traducida como "Cruzando el límite" entre otras denominaciones, la mano de Ridley Scott -aunque sea en producción- se hermana bien con el desenvolvimiento de actores como James McAvoy y Mark Strong, y quizás para diferenciarse de las caricaturas e historias similares del bajo fondo londinense de Guy Ritchie entre otros, descarta los lugares comunes de la capital inglesa aunque todo apunta hacia allá.

De hecho, la trama en cuestión tiene más altura que las antes mencionadas y aunque omite las explicaciones para entrarle de lleno tiene un estilo atractivo, llamativo y que por alguna razón engancha a seguir viéndola aunque se sea consciente de sus bemoles.

Dentro de sus contras más visibles está la falta de conexión entre las piezas del argumento y que algunas ramas que apuntaban alto se diluyen sin mayor explicación, esto molestará y decepcionará a los perfeccionistas.

A favor encuentra el mencionado estilo, los actores y unas escenas de acción de buen nivel, pero nada más. Es como si algunas buenas tomas de thriller y personajes que pintan de interesantes hubieran sido puestos en una película sin preocuparse demasiado en el orden ni la coherencia de sus acciones dentro del todo.

Salvo por eso esta opción es entretenida, interesante pero con una deuda de haber podido ordenarla mejor y no dejar pasar la oportunidad de contar con un elenco que era capaz de hacer de calidad. En ese sentido, es un sacrificio de las expectativas.

Recomendación:
Regular, promete demasiado para luego cumplir con tan poco.

=Cité de Lord Buyinski= www.buyinski.wordpress.com
[Leer más +]
1 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Policias Criminosos
Agente obsesionado con el malo y confundido por sus superiores no sabe por donde tirar, en resumen al guion le falta chicha
[Leer más +]
1 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Cruzando la Normalidad
Tras un inicio atractivo, persecución automovilística incluida, la película se presenta como un torbellino de rápida acción, originalidad y suspense. Sin embargo, a medida que avanza el metraje, esa originalidad torna en tópicos renovados en una atmósfera urbana con buenos escenarios y elegante fotografía. Pero Eran Creevy podría haberse esmerado bastante más en la síntesis de la trama a favor de la credibilidad. Es Decir, cojea en cuanto al tema principal, adornado de fragmentos perdidos y con poca consistencia. Digamos que al esclarecerse los hechos se derrumba casi por completo un guión amarrado con pinzas. En general entretiene gracias a los momentos de acción y el ánimo de los intérpretes bien encauzados en el desarrollo.

Pasable y entretenida.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
2
El castellano.
Está clarísimo que el castellano es un idioma rico, con numerosas connotaciones, significados e interpretaciones existentes para cada uno de los términos patentes, pero yo quiero que alguien me explique el tipo de recurso literario que utiliza el señor Dan Jolin del diario 'Empire' al referirse a esta soporífera cinta de sobremesa como"Un thriller británico seguro, ambicioso y lleno de acción, aunque su claridad y sus personajes se ven afectados por la intensidad de su ritmo frenético (...) Puntuación: ★★★★ (sobre 5)". ¿El de la ironía llevada al extremo quizás? Joder, si a este tostón hecho con cuatro duros le da cuatro estrellas ni me imagino lo que le dará a los demás thrillers estimables, que ya sé que últimamente no hay muchos, pero aún por fortuna alguno nos queda. Y yo que pensaba que me iba a encontrar con un recital de tiros y violencia, al ver semejantes escritos y un cartel lleno de pistolas y tipos de aspecto peligroso, cuya ajustada media iba a engrosar... y voy y me encuentro con esta castaña! ^^

Joder, yo creo que este tío que ha escrito eso va a comisión, no se me ocurre otra explicación.

Huid vosotros, que aún podéis, ¡la película es espantosa!
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
5
Refinada, bien presentada y poco más
Max Lewinsky (James McAvoy), un joven y eficiente detective de la policía londinense, pierde el rastro del resbaladizo criminal islandés Jacob Sternwood (Mark Strong) y su banda, a la par que recibe un tremendo disparo en la rodilla, momento en el que reconoce al peligroso crminal. Lewinsky llevaba tiempo siguiéndole la pista. Transcurridos tres años aún no ha conseguido asimilar este fracaso.

Eran Creevey, director británico de este film construye una cinta de la que él es también el guionista y que luce un singular tono ocre por su estética y sus colores sombríos tétricos, lo cual resulta bien para la obra. Así, dirección profesional pero sin excelencia y un trabajado guión que llega a resultar lioso por momentos y por la rapidez con la que se narra la historia.

James McAvoy y Mark Strong (los dos mejores actores de la función) son los personajes rivales que se enfrentan durante el metraje, con el miedo de volver a encontrarse llenos de ira y odio.

La película es medianamente entretenida, pero se torna predecible, de manera que poco a poco va perdiendo fuerza.

Estamos ante un soportable por los pelos thriller, que tiene su estilo pero que, la verdad, nada nuevo aporta al género. En los primeros compases parece que la cinta se estrellará contra los clichés del cine policíaco, pero después da un giro a mejor, hacia una historia de idas y venidas, con interpretaciones notables y un final “casi” inesperado y emocionante.

Lo que vemos está servido de manera distinguida, diferente y con cierta tensión; es la tradición de la reescritura de los mitos en el siglo XXI: gran factura, escenas nocturnas “guapas”, no exenta de cierta profundidad intelectual y luego, mucho humo.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
5
Sobriedad británica
Entretenido ejercicio de cine de acción de la escuela británica, con su toque sobrio y oscuro y con unos actores que saben a lo que van, a hacer cine para pasar el rato: James McAvoy y Mark Strong quedan bien como némesis mutuas obligados a trabajar unidos en un film rápido, que no sestea en ningún momento. Quizás haya agujeros de guión y algunos actores secundarios son un tanto flojos, pero sólo la inclusión de los actores principales hace que merezca la pena visualizar este thriller llegado de Albión.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
4
Regular
No me ha hecho gracia, me he llevado una pequeña decepción. Me esperaba algo más de este thriller británico. Muy predecible, pocas escenas de acción, eso sí, muchos tiroteos. No tiene ninguna fuerza, nada que te enganche. Actuaciones correctas. No la recomiendo. Si no se tiene otra cosa mejor que hacer, la puedes ver.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
5
Ahora entiendo la nota tan justa.
El cine de acción tal cual ha pegado un bajón considerable en los últimos años y no me refiero únicamente al tema de efectos especiales, escenas de acción y todo lo que conlleva el género. Voy más lejos, profundizo en algo mucho más importante al menos para mi. Se trata de la trama, el guión en concreto. Quiero argumentos convincentes que me atrapen y si luego me lo envuelves con buenas actuaciones, mucha acción y efectos especiales, sería la hostia.

Eran Creevy nos invita a ver un producto entretenido si, pero más visto que Grease en Navidad. No nos ofrece sabia nueva, algo novedoso. La trama es tan sencilla como tener por un lado al típico policía del cual no sabemos nada de su vida, ahora, después, ni antes. Pero persigue a un malhechor hasta llegar a obsesionarse con él. En un cara a cara, aquel lo deja mal herido y después de casi dejar su trabajo, se le presenta la oportunidad de reencontrarse con el tipo y ajustar cuentas. ¿El motivo? El arresto del hijo del malo.

James McAvory hace un trabajo decente, aceptable podría decir en la piel del poli chichón, busquen su definición en la rae porque a mi me da la risa. Y nos lleva a través de la historia detrás del otro que comienza a comportarse de forma anormal y descuida mucho su seguridad. Pero cuando llega el punto fuerte de la trama, el enfrentamiento entre ambos es ridículo y lo que ocurre a continuación me lo voy a ahorrar para que se lleven una sorpresa o una decepción, a gusto del consumidor.

La peli no es mala, no nos vayamos a confundir, el cine trata en primer lugar y por delante de todo de ENTRETENIMIENTO y en eso cumple con creces, otra cosa es que no llegue a cubrir las expectativas creadas como ha sido mi caso.

Las escenas de acción están muy bien rodadas y dirigidas, disfrutando en todo momento de cada gesto, movimiento o trompazo. Con lo que vemos últimamente, ya me doy por satisfecho.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
Ver críticas con texto completo