arrow
5
El retorno de Casablanca? ... no señor!
Inicié con ganas este film, con ganas de ver una genuina trama de cine negro como las de antaño, aquéllas cuyo tejido giraba entorno a un siempre genial y carismático Humphrey Bogart; esas pelis que te hipnotizaban por esa tela de juegos e intereses secretos.
Sin embargo, "El buen alemán" no logra transmitir esa sensación. Steven Soderbergh nos descubre una película que no consigue intrigar ni enganchar, más bien crea confusión y cansancio, pues no logra que el espectador se desviva por descubrir el porqué de todo, sino que éste se ve ofuscado en el saber de quién es quién y de qué está ocurriendo.

En lo referente al cartel, podemos definirlo como bueno en su continente pero malo en su contenido. Es cierto que no debemos realizar comparativas odiosas entre Bogart y Clooney, pues ya sabemos quien pierde, pero la sensación de esta película es "el quiso y no pudo".
Los actores no cuajan en ningún momento, parecen estar confusos y descolocados a lo largo del film y no transmiten con claridad sus sentimientos, provocando en el espectador más confusión de la ya existente por el propio argumento. Sin embargo, he de destacar la actuacíon de Cate Blanchett, pues logra con creces encarnar a esa mujer que es Lena, frustrada, deprimida que ha visto como su vida se le ha escapado sin saber bien el porqué, qué ha hecho mal para estar donde se encuentra.
Por otro lado, no podemos afirmar que la fotografía, planos y decorado esten en la línea de su argumento, pues quizá sea lo mejor de "El buen alemán" junto con la música de Thomas Newman.

Así, vista la película me queda una sensación de un intento fallido, una copia burda, a mi juicio, de Casablanca, siendo su resultado menos que próximo.
[Leer más +]
60 de 73 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Nunca debiste volver a Berlín
Se entiende por clonar la acción de producir clones y un clon como un conjunto de fragmentos idénticos obtenidos desde una misma ‘secuencia’ original. También un clon puede ser un payaso (del inglés clown). Y al mismo tiempo el inicio de esta crítica puede ser un ‘clon’ de otras críticas ‘originales’ de Gilbert.

En “El buen alemán” Soderbergh ejerce de clonador del cine clásico a modo de experimento: de Rossellini a “Casablanca”, de “Berlín Exprés” a “El tercer hombre”. Buscar conexiones con las ‘células” originales puede resultar interesante pero la pregunta metafísica y no biológica es si un clon tiene alma o carece de la misma.

“El buen alemán” tiene forma de clásico pero en el fondo es una simple carcasa hueca. ¿Qué hacían Rossellini, Curtiz, Tourneur o Welles entre otros para sobrecoger al espectador? ¿Para conseguir ese instante que traspasaba la pantalla?
Descubrirlo debería ser el verdadero experimento y Soderbergh, al que la da lo mismo que le piten en el Festival de Berlín y la crítica se cepille su última obra, ha conseguido unas secuencias bellas de gran poder pero de escasa atracción. Sin alma y sin aquello con lo que deslumbraban y siguen fascinando esos ‘clásicos’ ya sean sobrevalorados o no.

Aunque tal vez ese era el estudio cinematográfico del director de “Sexo, mentiras y cintas de video”. Descubrir nuevamente, como ya hizo Gus Van Sant con “Psycho”, que no conviene exhumar cadáveres que permanecen muy bien enterrados y en eterno estado de gracia.
[Leer más +]
52 de 71 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Experimento, homenaje, pero tambièn sentimiento
Homenaje y experimento, sí; pero también una buena película, que se disfruta y se vive y se siente. Como toda buena película y en especial esas buenas películas clásicas a las que homenajea.

Hay un estudio concienzudo del mejor cine clásico en este "Buen alemán" y una voluntad admirable por beber de esa fuente (difícil encontrar mejores fuentes) para construir algo nuevo y romper con la vulgaridad, la comercialidad y tendencia a la repetición que amenaza al cine contemporáneo.

Soderbergh se sabe la lección de memoria y llena su película de planos, situaciones, guiños y recursos que harán las delicias de los que amamos ese cine que huele a cigarro, ginger ale (o bourbon, no somos sectarios) y canciones lentas muy lentas y viejas muy viejas sonando a lo lejos. La mujer fatal, el hombre desengañado y peleado con el mundo, el cínico, el amigo distanciado, el traidor, y por supuesto el asesino, ninguno de los invitados ha fallado a la cita. Cine de nuestra infancia que debería ser de todas las infancias.

Pero no es verdad, en mi modesta opinión, y digan lo que digan los críticos, que sólo haya formalismo y experimentación. ¿Sentimientos cero?. No es eso lo que yo siento. Es difícil sentir eso con Cate Blanchett llenando la pantalla de esa forma. Excepcional trabajo, recreando el mito de la mujer fatal pero imprimiéndole nuevo carácter, más dolor. Quizá ambién más miseria moral, y más distancia. Está bien George Clooney pero Blanchett se come la pantalla.

La historia se mueve en el terreno fronterizo de dos mundos y dos épocas. El nazismo muerto pero no enterrado, con sus asesinos vendiéndose al mejor postor. Salvar el culo a cambio de un indiscutible talento criminal al servicio de la nueva máquina de matar de la guerra fría. Y el comienzo de la lucha entre la burocracia estalinista, y sus manos manchadas de sangre proletaria, y el imperialismo yanqui (sangriento por genes desde su mismo nacimiento) por hacerse con el nº 1 en el nuevo ranking mundial de cadáveres y guerras ganadas, perdidas o empatadas.

Soderbergh y su guionista, Attanasio, utilizan muchos de los mismos elementos que tan bien sabían emplear esas películas a las que rinden homenaje e incluso introducen algunos nuevos. El resultado, sin llegar a la altura de las mejores de esas obras, alcanza un buen nivel. Mantiene el interés por una trama a veces demasiado dispersa y nos mete dentro de la historia.

¿Qué quieren que les diga? Yo sí siento. Calor y frío, odio y amor, en Blanchett. Amor tambièn, duda, frustración, rabia, solidaridad con Clooney. Traición, cinismo, engaño; muerte, rondando siempre. El monstruo de un mundo en el que nada es lo que parece y los seres humanos sólo somos peones en el juego mortal de poder, beneficios, hegemonía, de los que manejan el cotarro. Un monstruo que existe desde hace siglos y que hoy, con su nueva y reluciente careta global y unipolar, nos sigue jodiendo.
[Leer más +]
22 de 27 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
El noble arte de ir contracorriente
Soderbergh progresa adecuadamente. Y en el terreno comercial hollywoodiense eso quiere decir que si el bueno de Steven hace un Ocean's y luego otro y luego otro tiene a los productores contentos. Así que entre medias se saca cine indie del de toda la vida (ver "Bubble") y el más dificil todavía, un film de cine negro a la antigua en el 2006. Y se permite referencias clarísimas a "Casablanca" (ese Clooney bebiendo en la barra sorprendido por haberse reencontrado con su antiguo amor en Berlin o ese más que evidente final del que no diremos nada). "El buen alemán" tiene en común con "El sueño eterno" por ejemplo en que a lo largo del metraje las investigaciones no paran ni un momento, el ritmo es trepidante y si no se tiene las antenas desplegadas entre tanta información y cambio de planes se corre el riesgo de descolgarse. El film corre el riesgo externo también de que la gente y porqué no, parte de la crítica, se queden solo con la capa de fuera, con el hecho en sí de que a día de hoy es un film en blanco y negro y retoma un género al que probablemente la mayoría de los espectadores posibles del film no estén acostumbrados. Y hay que fijarse en el interior sin duda, hay que dejarse embadurnar de la fascinación que provoca volver a las leyes del cine negro, a deleitarse con la bellísima partitura de Thomas Newman, a sorprenderse en definitiva. Hasta el habitualmente soso Clooney realiza una buena interpretación, Blanchett y Maguire eso sí están por encima de él. Gracias "Ocean's", quien me iba a decir que gracias a esa infumable película y secuelas y a otros éxitos comerciales infumables de Soderbergh el director tendría tanta presencia y poder como para hacer lo que le diera la gana hasta este punto en el que acierta.
[Leer más +]
24 de 33 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Siempre nos quedará Berlín
El Buen Alemán es la nueva película del tandem George Clooney-Steven Soderbergh (interpretada por el primero y dirigida por el último).
Su principal característica es el intento de recrear el cine clásico, de los años 40 y 50, con una historia de espionaje y romanticismo, y un argumento más que lineal (sin flashbacks, aunque es interesante como cambia la historia en función de quien la cuenta). Es decir, todo muy clásico.

Técnicamente es impecable: todo está muy bien recreado, los decorados (Berlín en ruinas), la ropa de los personajes, y realmente da la sensación de estar ante una película de las de antes, con el añadido que los actores son actuales, y los personajes probablemente no sean tan planos como lo de aquella época (buenos y malos) sino que son simplemente supervivientes, muchos de ellos de moralidad más que discutible.


La crítica ha acogido "El Buen Alemán" de forma discreta. Sin embargo, hay que preguntarse: ¿de haberse hecho ésta película en aquella época, que valor tendría ahora? Para mí, sería una notable película, y ahora sería un clásico. Todo lo que se le critica, la búsqueda de la perfección técnica, el formalismo por encima de la historia, tiene en gran medida como razón de ser el excesivo purismo de los críticos, ya que intentar copiar obras maestras como "El Tercer Hombre" y "Casablanca", ¡es un enorme sacrilegio!.

Personalmente, fui al cine con escepticismo, precisamente por las mediocres críticas que ha recibido la película, pero disfruté mucho, el guión me encantó, la banda sonora también, y las actuaciones son muy buenas, en especial la de Cate Blanchett. Además, ver a Spiderman comportándose como un cerdo tiene su gracia.

El final es un descarado homenaje a "Casablanca", que no tiene desperdicio.
[Leer más +]
17 de 23 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
George "Peck" Clooney
Continuando en su reciente línea alternativa (paralela a la comercial, que le permite ganar pasta para sus coches y aviones), George Clooney sigue haciendo los papeles que le habría gustado hacer en los años 40.

Al contrario que Bogart y su quinta, cuyos personajes nunca se equivocaban, siempre ganaban una pelea a puños y eran capaces de las mejores deducciones, aquí se nos ofrece un personaje competente pero con sus debilidades, valiente pero resignado a no ser el mejor. Misterio, suspense, fotografía en blanco y negro espectacularmente bien hecha.

En ocasiones parece que es el mismísimo Gregory Peck el que está en pantalla. Pobre George, ¡si hubieses nacido treinta años antes! Ahora muy pocos quieren ir a al cine a ver estas cosas
[Leer más +]
9 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Carta de un admirador frustado
Querido Steven:

Se que te gustaría ser recordado como un gran cineasta. Tuviste tus momentos de gloria, ¿Recuerdas Traffic? Luego pasaste a hacer películas claramente comerciales, pero de buena factura, y porque no decirlo entretenidas y buenas. Tu remake de Ocean's eleven me pareció sencillamente genial.
Pero, parece que esto no te basta, es como si te sintieras culpable por hacer películas comerciales. ¿Por qué estos experimentos sin sentido? Sí, Steven, lo tengo que reconocer, tenías una buena historia, su ejecución es impecable, pero.....No te das cuenta que el cine de los años 40 estaba muy bien..en los años 40? Los códigos han cambiado Steven, lo que entonces era entretenimiento hoy es frialdad y aburrimiento.
Eso si, te tengo que reconocer que tu elección de actores era esplendida, en especial los protagonistas. Lástima que una cosa sea elegir y otra sea dirigir. Porque Clooney da el pego como galán de cine clásico, pero una cosa es el porte y otra la credibilidad. Con aparentar no basta, hay que actuar, hay que mostrar algún tipo de emoción, enseñar que uno se cree la historia que está rodando. Y por desgracia el amigo Clooney no lo consigue. Aunque la mayor decepción está en Cate Blanchett. Steven, la elección era impecable, magnífica. No hay otra actriz que, a priori, pudiera resultar más creible que ella. Lo único lamentable es que no la cambiaras a mitad de rodaje. No te diste cuenta que esta mujer te estaba destruyendo la película desde dentro? Sinceramente Steven, no he visto más desgana y poco interés en una actuación que la de esta mujer.
Para acabar amigo Steven, reconozco que tus intenciones eran buenas, reconozco que como experimento cinematográfico "El buen alemán" podría resultar hasta interesante. Pero tú deberías reconocer, desde ya, que jugar a ser Roberto Rossellini en "Alemania año cero" no es lo tuyo.
PD: Mucha suerte con Ocean's Thirteen.
[Leer más +]
17 de 27 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Fallida de principio a fin
Lo tenía todo para ser una obra maestra: Un director solvente (que no magistral), una historia de las de toda la vida (que se parece más a El tercer hombre que a Casablanca, pese a ese momento final calcado de la cinta de Michael Curtiz), una música maravillosa (lo mejor de la película), una voluntad clarísima de hacer uno de esos dramas clásicos de los que protagonizaban Humphrey Bogart, Lauren Bacall o Ingrid Bergman. Y sobre todo tenían a la pareja de actores más "clásica" de hoy en día, George Clooney y Cate Blanchett. Pero no pudo ser.
El buen alemás es una de las películas más desaprovechadas que yo jamás he visto. Es la nada más absoluta, la indiferencia total por lo que se ve en pantalla. La historia no va a ninguna parte, y cuando por fin consigues comprender qué ha pasado, ya ni te importa, porque ni te emociona ni te interesa. Los actores están bien, pero no deja de resultarme curioso que una maravilla de actriz como Cate Blanchett destaque aquí tan poco o que Tobey Maguire siga siendo soso incluso con un personaje lleno de excesos. Pero claro, el guión no acompaña y más no se podía hacer. De todas maneras, ya quisieran otras actrices estar normalmente como Blanchett aquí.

Lo mejor: La banda sonora de Thomas Newman y los trucos visuales que usa Soderbergh para hacer más clásica su película. Y lo guapo que está George Clooney, más Cary Grant que nunca.
Lo peor: El guión, ejemplo no sólo de una historia que podía haber dado mucho más de sí, sino de los patéticos esfuerzos por modernizar el cine de los años 50 (¿eran necesarios tantos tacos?)
[Leer más +]
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
No todo es copia en esta película
Pues eso, que Soderbergh no se ha limitado a copiar, homenajear, plagiar o como querais decirle, a los clásicos del cine en blanco y negro. Cierto que hay momentos (demasiado) clavaditos a Casablanca o a El tercer hombre, pero por contra, se atreve a algo que aquellas películas, con mucho sentimiento y mucho savoir faire nunca hicieron, quizás por desconocimento o porque no era el momento (la guerra, o su fin estaban demasiado cercanos). Se atreve, digo, a reflejar bien a las claras los entresijos, nada limpios la mayoría de las veces, de las negociaciones (o negocios más bien) entre los aliados, en aras de conseguir un futuro de ¿paz?.
[Leer más +]
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Porcelana china, tan frágil como valiosa.
La posguerra fue puro teatro, los juicios de Nuremberg también. Es cierto que deberían haber procesado a media Alemania, pero también a medio Japón. Pero no sólo entre las fuerzas de los Axis, si hubieran tenido un poco de vergüenza se hubieran investigado los crímenes contra la humanidad que cometieron los aliados, no únicamente los soviéticos, sino también los norteamericanos e ingleses en bombardeos indiscriminados contra la población civil. Por no hablar de la represión francesa tras la caída de Pétain. Quien más y quien menos tenía mierda hasta el cuello por lo que se montó el paripé y se dejó estar, pensando más en el hoy que en el ayer. Eso es más o menos lo que viene a contarnos Soderbergh en la excesivamente maltratada “El buen alemán”, pero con una diferencia, mientras alemanes y soviéticos son presentados como el mal en sí mismos, el pecado de los americanos es aprovecharse de ese mal para lograr científicos. Es decir, es un mal secundario. Cuestión que no es justa ni cierta.

Los americanos cometieron muchas barrabasadas durante la guerra y además se aprovecharon de la tecnología y de los cerebros nazis a posteriori. Pero su bajeza moral no empieza el día después de terminada la guerra, sino mucho antes, que se lo digan a ciudades como Hiroshima o Dresde.

Centrándonos en la película, sorprende la floja actuación de Cate Blanchett (por no mencionar a Tobey Maguire), siendo George Clooney y algunos secundarios los que logran aguantar el tirón.

Excelente fotografía sacada del pasado y magnífica reconstrucción de un Berlín al que los buitres de las potencias se disputaban.

Una obra interesante, mucho más de lo que se dice pero mucho menos de lo que seguramente pretendía Steven Soderbergh cuando la concibió.

Nota: 6,2.
[Leer más +]
9 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Sobrevivir a la podredumbre moral
George Clooney y Steven Soderbergh, una terraza desde la que se divisa medio Hollywood, una botella de whisky, y el libro de Joseph Kanon, El Buen Alemán en la mesa. Dos amigos, una idea, una locura. Porque no dar una vuelta de tuerca al cine actual, y rodar una película contemporánea cómo si fuera un clásico de cine negro, sobre la que flotaran constantemente tres espíritus (entre muchos otros): el de Orson Welles, el de Carol Reed y el de Humphey Bogart. Porque seamos sinceros, el encasillamiento no es bueno. No se puede estar toda la vida haciendo lo mismo: paranoias (Soderbergh), cine político (Clooney) y películas comerciales (ambos, juntos o por separado). Y ya que el dinero entra a espuertas gracias a la franquicia Ocean, porque no rodar un filme sencillo, pequeñito, casi familiar, decadente (como la carrera de Steven Soderbergh desde Traffic), melancólico (como el rostro de George Clooney en el inmenso primerísimo primer plano del final de Michael Clayton), y ante todo hipnótico.

Steven Soderbergh se arriesga y gana. La apuesta formal se rebela como un éxito sin paliativos. El mismo guión, el mismo reparto, la misma dirección hubieran dado un resultado muy diferente de no haber contado con esa maravillosa fotografía en blanco y negro del propio Soderbergh, y sobre todo con la partitura de Thomas Newman. Menuda banda sonora que se mandó, sencillamente tremenda, cuanta sabiduría musical y amor por los clásicos palpita por debajo de las notas.

Pero El Buen Alemán, si algo no es, es un bonito envoltorio. Estamos ante una obra profunda, meditada, consciente de su propia oscuridad y de lo descorazonador del mensaje que busca transmitir: la imperfección del hombre termina por generar una serie de horrores a los cuales solo se puede sobrevivir cometiendo pecados aún mayores, lo cual lleva a una eterna cadena de fatalidad, y es justo en este momento cuando hace acto de presencia un cuarto espíritu, mucho menos evidente: Luchino Visconti. Y es que El Buen Alemán hace con la posguerra de la II Guerra Mundial lo que La Caída de los Dioses hacía con el nazismo, eso sí, con mucha menos negrura y voracidad depredadora.

Y si para construir un proyecto tan ambicioso temáticamente, como modesto en cuanto a métodos de producción, cuentas con George Clooney, perfecto perdedor bienintencionado, Tobey Maguire, malévolo y retorcido como nunca, y Cata Blanchett, si no la mejor, una de las cinco mejores actrices del mundo, pues el resultado no puede ser malo, y no lo es. Soderbergh da en el clavo, y de paso calla muchas bocas. El tiempo, como a muchas otras cintas, la pondrá en su sitio.
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Soderbergh a la antigua
El duo Soderbergh-Clooney continua dando sus frutos. En esta ocasión, el cineasta dirige un thriller de corte negro ambientado en Berlín, al inicio de la posguerra de la Segunda Guerra Mundial. Técnicamente la película es sublime, tanto en decorados como en iluminación, entremezclando imágenes ficticias con reales para dar una mayor sensación de época al espectador, de ahí que el film esté rodado en blanco y negro. Sin embargo el guión da una pequeña sensación de querer y no poder, pues está plagado de reminiscencias a grandes películas como "El tercer hombre" o "Casablanca", pero nunca llega a la brillantez de éstas. En cuanto a los actores, hay que quitarse el sombrero ante la elegante interpretación de Cate Blanchett, en un rol que combina hábilmente el tipo de mujer fatal con el de gran diva de los años 40. George Clooney está más que correcto en el papel de protagonista masculino, pero uno no deja de recordar al gran Humphrey Bogart por las reminiscencias antes comentadas, con lo que, posiblemente, la actuación de Clooney parezca inferior de lo que realmente es. Quien sí falla estrepitosamente es Tobey Maguire en un personajes secundario que habría dado mucho juego con un actor como Joaquin Phoenix, pero Maguire es uno de esos jóvenes actores tan sobrevalorados hoy en día, que realmente no da el tipo para encarnar a un soldado con dos caras, es decir, el clásico timador que trata de sacar provecho de las circunstancias posbélicas. Si bien "El buen alemán" nunca será considerada como película referencia del género, es un buen film, filmado con sobriedad y que no llega a hacerse pesado a pesar de su lentitud debido a la corta duración de su metraje, por lo que es un relato, hasta cierto punto, recomendable.
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Hueca y de trama forzada.
Un buen director, unos buenos actores y bien hecha, la conclusión rápida y superficial es que se trata de una buena película. Sin embargo, una historia vacía y una un guion forzado pesa mucho más que sus virtudes en la balanza de la crítica. Estoy harto de películas bien hechas, con una gran fotografía e interpretaciones pero que son un bodrio, por que son aburridas e inverosímiles. Un envoltorio bonito para un regalo feo.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
El pasado, pasado está
¿Pero es que Soderbergh no vio el remake de Psicosis de Gus Van Sant? Igual sí, y le gustó tanto que lo copió a su manera.
Bodrio insufrible del incomprensiblemente famoso director, que por otro lado ya nos tiene acostumbrados con sus películas a agonizar dentro del cine (sólo le salvaría la primera de Ocean’s, y porque aquel día me dieron las palomitas con extra de mantequilla). Esta vez parece ser que le ha entrado la vena Casablanca (y es que el plagio (que no homenaje) final de El buen alemán resulta como poco vergonzoso), por lo que los resultados son aún más deplorables. Si todo esto viene unido a George Clooney y Cate Blanchett -actores que, por decirlo suavemente, no admiro en demasía (y por cierto, a Cate ya me la han calzado en la nueva de Indiana Jones)-, que juntos forman la pareja con menos química de la historia del cine (a los Razzies de cabeza por favor), y a la penosísima interpretación de Tobey Maguire (a la altura de Adam Beach en Banderas de nuestros padres), el cocktail no se aguanta ni con la ayuda de su baza nostálgica.
No malgasten el dinero, y aún menos el tiempo.
[Leer más +]
11 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
siempre nos quedará el balnco y negro
Se ha acusado mucho a este interesante filme de ser únicamente un ejercico de estilo, y bajo mi punto de vista era uno de los objetivos del director, pero no obstante no el único. Lo que queda claro es que sabe de cine, tiene un excelente departamento de documentación y también un excelente gusto. Al ver la película en mcuhos momentos si que llegamos a trasladarnos a un viejo cine del viejo cine de hollywood, gracias ante todo a su cámara, que encuentra sus mejores momentos en los homenajes a grandes clásicos, pero también a su truculento guión, confuso, lleno de giros, como eran los de la época. En este sentido El buen Alemán es a las viejas historias de amor épicas y negras como La dalia negra fue a las películas detectivescas del viejo hollywood. Pero si hay algo que destaca entre toda la película es Cate Blanchet, que va creciendo como actriz película tras película no sólo por su calidad sino por su magia y su elegancia, por lo que evidentemente este papel le venía como anillo al dedo, por la tortuosidad y glamour que transmite. Por otra parte George clooney parece demasiado estático y tenso, como tratando de demostrar que es el actor más adecuado para el papel; y por lo que respecta a Tobey Maguire, sólo decir que tanto su papel como su interpretación se podría definir como desconcertante.
La pelícla en sí es recomendable para todo aquel a quién le gusta ser sorprendido en la sala de cine, así como para todo aquél que desee volver a ese cine clásico, por lo que no tendría en teoría que tener dificultades para satisfacer al gran público.
[Leer más +]
6 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Pretencioso homenaje a los clásicos.
Buen intento con una fotografía impecable en blanco y negro para una historia de intriga que podría haber funcionado si no fuera por la tendencia al embrollo del director. Hay momentos en los que te formas tal lío entre unos y otros que no sabes muy bien lo que te están contando. Blanchett está magnífica en su interpretación de femme fatale pero Clooney no llega, y el resto del reparto también está muy flojito. No llegan en absoluto a los secundarios de la genial "Casablanca", que es el referente estético y ético de la película.

Como curiosidad, y sobre todo por la fotografía merece la pena verla, pero creo que la historia queda muy desmembrada, como una serie de escenas aisladas que el director no ha sabido enlazar para articular la trama. El telón de fondo que subyace a lo largo de la película es la delación y la traición como formas de superviviencia en situaciones de emergencia, pero en ningún momento consigue emocionar ni apasionar. Se queda muy muy por debajo de sus pretensiones, la verdad.
[Leer más +]
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Experimento fallido
“El buen alemán” no me ha gustado apenas nada. Ni me gusta comparándola con sus modelos clásicos (pues sale perdiendo), ni me gusta considerándola en sí misma: ¿qué aporta?¿que hace 60 años la gente también decía tacos y practicaba el sexo anal? (y yo que pensaba que no…).

Me ha resultado aburrida y a veces he desconectado. Y no por el empleo de técnicas cinematográficas antiguas, sino por ese guión sin garra y confuso (que no complejo).

Tampoco los actores me han gustado mucho: Clooney y Maguire me resultan demasiado contemporáneos (aparte de que Clooney ya no me gusta nunca). Cate Blanchett da más el pego emulando a Marlene Dietrich, pero está bastante encorsetada y agarrotada.

Me parece atractiva la idea (tratar de romper con la cierta ingenuidad y “blancura” de aquel cine, respetando escrupulosamente su forma pero no su fondo), y también me gustó la fotografía (el rostro de Cate Blanchett, las cloacas…), pero en general la encuentro fallida.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Cada cosa en su tiempo, y cada uno en su lugar
Si por originalidad entendemos su estética retro, de acuerdo, y respecto al argumento el planteamiento es bueno y su discurso de fondo bastante interesante, proponiéndonos una buena reflexión, y dándonos una pequeña clase de historia con una recreación muy acertada de lo que era Berlín en ese tiempo.

Hasta aquí sus virtudes, pero ni una mas, la plasmación de tan buenas intenciones no se ha plasmado con acierto en una película donde nunca consigo entrar, no me engancha, la historia es mas novelesca que cinematográfica, y su desarrollo es frío y distante, con unas interpretaciones demasiado constreñidas a un estilo y un look que parece sobreponerse a la propia trama.

Cada tiempo tiene sus artesanos, y Soderbergh se ha metido en territorio de Wilder o Curtiz, cuyos clásicos no parecen repetibles ni transplantables.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Para alguien que hace algo original...
Opino que deberiamos apoyar a alguien que intenta hacer algo original y no echarle una mano al cuello. La mejor crítica son el público y nunca hay que despreciar cualquier opinion.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Aburrida...
Es una pena que cuando pones muchas esperanzas en una película y tienes tus expectativas al máximo... llegas al cine o le das al play... y tienes esto.

Es verdad eso de que es peligroso transladar un libro a la pantalla... y en muchos casos, como en este, mejor sería que The good German siguiera siendo solo una novela.

La terminé de ver porque pagué por el DVD, pero si no se hubiera quedado a medias... Aburrida, lenta... y desgraciadamente poco que ver con el espiritu del libro.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo