arrow
8
Un viaje muy accidentado
Andrew L. Stone dirige con muy buen pulso narrativo este film con guion propio y protagonizado en sus papeles principales por el gran Joseph Cotten y Teresa Wright. Cotten interpreta con gran solidez un personaje de un registro poco usual en él, ya que se pasa casi toda la película muy nervioso y agitado, contrariamente a sus interpretaciones habituales de personajes mas bien flemáticos.
La pareja protagonista ya había coincidido anteriormente en la genial “La sombra de una duda” de Hitchcock.
El ritmo de la película es frenético y está muy bien realizada, manteniendo la tensión en todo momento. La fotografía en blanco y negro de Ernest Laszlo es excelente y tiene muy buena música de Dimitri Tiomkin.
Quizás el punto débil sea el guion, con algunas situaciones traídas por los pelos y un final un poco previsible.
Recomendable.
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
TAN SENCILLO
Tan sencillo como diseccionar una idea que se vuelve permanente, que se apodera del pensamiento y que cobra visos de obsesión.
Tan sencillo como seguir paso a paso la trayectoria, analizar sus pormenores psicológicos, describir cada una de sus pulsiones y sintetizar un patrón de conducta.
Tan sencillo como utilizar todos los recursos narrativos del gran cine de Hollywood y filmar una película inolvidable que subyuga por su intensidad y sobrecoge por su dramatismo.
Tan sencillo como ajustar los conceptos, matizar los perfiles y administrar los tiempos.

Tan sencillo como reconocer que me gustan las películas de atracos a bancos.
Sobre todo si el éxito culmina la empresa.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
“¿Alguna vez han tenido una de esas pesadillas en las que quieren escapar y no pueden?”
El artesano Andrew Stone se especializó en un tipo de cine negro realista con personajes de vida cotidiana, típico por otro lado de los años cincuenta, a los que el azar o un error rompe su vida normal. Relatada por la voz en off del protagonista, Jim Osborne es un empleado de banca de vida ordenada y aburrida que decide cometer un robo en su propio banco, hecho a partir del cual entrará en una alocada espiral de acontecimientos. Lamentablemente, las peripecias y tribulaciones de este ladrón aficionado, llevadas con muy buen ritmo, aplastan por completo las interpretaciones de los actores pese a la siempre encomiable labor de Joseph Cotten –un actor por el que siento debilidad- en uno de sus habituales papeles de apocado “common man” un poco nervioso junto a una siempre eficaz Teresa Wright –otra de mis debilidades- como fiel y rubia esposa. Previsible y desperdiciadamente monótona, alarga en exceso muchas situaciones y los momentos de tensión, en ocasiones, no tienen una clara finalidad narrativa. Buena partitura de Dimitri Tiomkin –que merecía una mejor película- y una gran fotografía de Ernest Laszlo –los exteriores de Nueva Orleans está muy bien rodados-para una película bastante prosaica y ligeramente enfática.
[Leer más +]
1 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo