arrow
6
Álex recupera la chispa
Para qué negarlo: había ganas de ver "Las brujas de Zugarramurdi". Pese a que el anterior largometraje de Álex de la Iglesia fue un pinchazo considerable (La chispa de la vida, 2011) y parecía haberse vaciado en términos estilísticos/temáticos con la arriesgada y barroca "Balada triste de trompeta" (2010), su regreso al fantaterror cómico era algo que debía verse. Así, el autor de pequeñas joyas como "El día de la bestia" vuelve a un camino que prácticamente inauguró él en España y que sigue sin tener demasiados practicantes pese a la evidente solvencia del formato entre el público mayoritario. Las buenas noticias son que, por fin, recuperamos al Álex que nos gusta, y la malas... que es uno intermitente, y que en su tramo final se le va completamente la pinza y confunde sin necesidad, con alguna secuencia que, para qué negarlo, provoca vergüenza ajena. Ni qué decir de su epílogo, pero obviamente de eso no voy a hablar.

Y es una pena porque es probable que los primeros 40-50 minutos del film sean realmente geniales, a la altura de "La comunidad" sin ir muy lejos, y la secuencia inicial que involucra un robo a una tienda de 'Compro Oro' en Sol y la posterior huida por la ciudad, es espectacular. Tenemos un humor muy bien medido a través de unos personajes totalmente exagerados, actuando como ejes de una aventura sin punto de retorno: unos parados deciden cometer este atraco para ganar un dinero con el que encauzar su vida. La historia típica de los perdedores pero desde un punto de vista no satírico pero sí rebozado en un buen humor negro. Es curioso que sea el elemento fantástico el que empiece a torcer la producción, cuando se da demasiado peso a las brujas del título, y concretamente todo el bloque que cuenta con Carolina Bang como centro. Yo, en serio, entiendo que Álex cada vez parezca más contento pero debería dejar de vampirizar el 'talento' de esta muchacha, y ya es mucho suponer que lo tenga o haya tenido. Es una actriz horrible -interpretativamente hablando, a su cuerpo pegas no se le pueden poner-, que cuenta además con un personaje demencial, de lejos el peor escrito de todo el guión.

Como siempre los elementos técnicos son, en su mayoría, perfectos. La fotografía de Kiko de la Rica está a medio camino entre el cómic underground y la textura de cine de Rob Zombie como "Los renegados del diablo", la música de Joan Valent tira de melodías potentes para aturdir como complemento a la imagen, y Álex de la Iglesia sabe mover una cámara. Sabía antes y lo sigue haciendo, eso es evidente. El problema viene de guión, que hace avanzar las cosas con torpeza y carga demasiado la historia con personajes que sólo la retrasan, en lugar de hacerla moverse hacia adelante. Decir además que la película se dilata innecesariamente, pudiendo durar 15-20 minutos menos sin mayor problema. No es que se haga aburrida, como digo cuando es divertida, lo es y bastante, pero de la fuerza con la que arranca poco queda en un tercer acto donde salvo algún chascarillo del secundario de turno, quiere ser tan espectacular que se le va la mano. Para la historia -de los epic fails- cierto 'homenaje' a Dragon Ball -cables mediante, o renders malos- entre dos brujas flotantes. "Las brujas de Zugarramurdi" es una película recomendable, de eso no cabe duda. Pero pudo haber sido mucho más a poco que se hubieran pulido ciertas imperfecciones. Si os gusta el estilo de De la Iglesia, no lo dudéis: hay que verla.
[Leer más +]
153 de 179 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Una de las decepciones del año
Ésta es mi primera valoración en filmaffinity. Sigo la web desde hace años, y nunca me había animado a escribir hasta hoy, habiendo salido hace un par de horas de ver Las brujas de Zugarramurdi. Sin haber visto La chispa de la vida (lo siento, me da mucha pereza José Mota), opino con seguridad que es la peor película de Álex de la Iglesia, del que me considero seguidor.

¿Por dónde empezar? No entiendo como en las críticas del resto de usuarios se alaba el aspecto técnico de la película. Es bochornoso. Para un proyecto como éste, entiendo que los efectos especiales y digitales tienen cierto presupuesto, y salvando un único momento del film (cierto "gran personaje" que aparece al final), los efectos especiales son falsos, innecesarios y MUY cutres.

Las interpretaciones. No perderé mucho tiempo en hablar de Carolina Bang, sólo diré que ésta chica únicamente trabajará con Álex de la Iglesia, por algo será. Terele Pávez está estupenda porque ella es estupenda. Carmen Maura está "bien", porque su personaje no da para más y está muy desaprovechado. Hugo Silva muy en su línea, sin sorpresas. Para mí, la actuación más sorprendente es la de Mario Casas, aunque parezca mentira. Y es que su personaje es divertido, creíble y no tan sencillo de interpretar como parece. El dúo Santiago Segura-Carlos Areces sobra, porque aun siendo en cierto modo una película de humor, sus caracterizaciones son penosas, muy Muchachada Nui. El niño elegido para la película, un horror.

La primera parte de la película es buena, rápida, divertida y muy "de la Iglesia". La segunda mitad es aburrida, llena de errores y saltos en guión y planos, con un desenlace muy flojo y no hablemos de la escena final antes de los créditos.

La historia a priori pintaba muy bien: un grupo de atracadores dan un golpe en Puerta del Sol y en su huida se encuentran con las célebres brujas de Zugarramurdi, y todo ello dirigido por Álex de la Iglesia. Pero no hay ambientación "brujil" por ningún lado, no se profundiza en los personajes, hay situaciones forzadas y en algunos momentos parece que estás viendo una serie de la que te has perdido algún capítulo y no sabes qué ni por qué pasa lo que estas viendo. Sus lagunas y saltos de guión, sus flojas interpretaciones en general y el BOCHORNOSO aspecto técnico hacen que para mi sea una de las grandes decepciones del año.
[Leer más +]
153 de 195 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
DE LA IGLESIA, ¿QUIERES HACER BUEN CINE O TENER CONTENTA A TU NOVIA? TAL VEZ DEBERÍAS ELEGÍR.
Alex de la Iglesia, que es un director magnifico, debería plantearse hasta que punto su vida privada debería influir en su carrera. Porque darle un protagonista a Carolina Bang es matar cualquier película. Así de claro. Es tal su inexpresividad, su inadecuada voz, y su infame forma de actuar, que hace que cualquier escena en la que aparezca ella se torne esperpéntica. (¿No estaba Michelle Jenner disponible para este papel? ¿Úrsula Corberó? ¿Cualquier actriz que no sea Carolina Bang?). Pero es que además, las apariciones "amiguetiles", y mas concretamente Segura, Areces y Javier Botet son de VERGÜENZA.

Por lo demás, la película, es sensacional. Mejor dicho, la primera parte de la película, que es una obra maestra de la acción castiza y el disparate, con un estilo visual marca de la casa y unas actuaciones espléndidas (Sorprendentes Silva y Casas, Jaime Ordóñez ya hace tiempo que sospechaba que es un actor estupendo). La segunda parte, un despropósito. Persecuciones de aquí para allá, brujas buenas, brujas malas, brujas tontas, un monstruo salido de no sé donde, y poco mas. La parte terrorífica se diluye en payasadas y la parte humorística se vuelve absurda e incoherente (¿En serio hacían falta esos papeles de Segura y Areces? ¿De verdad?). Hasta llegar a un final absurdo, penoso, vergonzoso. ¿No hay nadie que le diga a Alex y Guerricaechevarría que se trabajen un poco mas los finales?. Una lastima que Alex siempre esté bordeando el peliculón y tan pocas veces lo consiga.
[Leer más +]
88 de 107 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
De la magia a las dos velas negras
Si una de las últimas películas que ha hecho Álex de la Iglesia le gusta a la 'bruja' de Carlos Boyero… ¡CORRE, HUYE Y NO PARES! Y es que el director de “El día de la bestia” y de la injustamente infravalorada “Muertos de risa” confirma nuevamente que no levanta cabeza desde “La comunidad”. En esta ocasión —y tras el descalabro narrativo y pésima ejecución de una buena idea y alegoría en “Balada triste de trompeta”— ha recurrido a Jorge Guerricaechevarría para comedir a protuberante su ombligo y hacer algo… ¿cien veces peor? Puedo aceptar su arranque —pese a que viva de rentas pasadas y contenga una cantidad de ideas descerebradas en todo el pastiche unidas con su autocomplacencia habitual (aquello que llaman otros estilo) y algo tan digerible como un bocata de escombros— como una revisión castiza de “Abierto hasta el amanecer”. Incluso puedo deglutir que haya fichado al casting de “Los hombres de Paco” aprovechando el tirón de picores uterinos que puedan provocar Hugo Silva y Mario Casas en taquilla para rentabilizar el asunto. Es más, hay hallazgos visuales, homenajes y aspectos interesantes —entre un catálogo de tróspidez, vergüenza ajena y una enciclopedia de absurdos— en la presentación de esa troupe de sorguiñas vascas adoradoras de una divinity parida de la mitología vasca. Pero no puedo tolerar que con todos los elementos que poseía Álex de la Iglesia haya dinamitado un explosivo comienzo para narrar un cúmulo de sinsentidos que llevan a unos de los desenlaces más estúpidos y desastrosos que se puedan concebir en la actualidad. Sí, estoy en mi momento Boyero del día y enterrado boca-abajo mientras escribo esta crítica…

No entiendo qué quiere contarnos el director de “800 balas”: ¿La crónica de la fuga de cerebros que está sufriendo España por la crisis siguiendo el ejemplo y palabras de Yola Berrocal? ¿Comparar nuestro país en la actualidad con el franquismo y la huida y éxodo republicano a Francia con el oro que la crisis robó para obtener la salvación (y pasarse por el forro los tratados de extradición)? ¿La crónica del machismo aplacada por el brutal feminismo? ¿Dar un nuevo catálogo de chistes y referencias a los misóginos del tipo «Eres más bruja que Carmen Maura en “Las brujas de Zugarramurdi”»? ¿La superación de un traumático suceso que padeció Álex de la Iglesia en Badajoz? ¿Qué la España negra todavía existe gracias a gente como Iker Jiménez y José Luis Moreno? ¿Qué Carolina Bang —esa gran actriz que tiene trabajo porque su novio es director— debería tener unas clases de interpretación de alguien con más registros como… Sonia Monroy? ¿Qué desea constatar el odio (a muerte) sobre Bob Esponja? ¿O tal vez ansía ser el ejemplo para las escuelas de cine… como sucesión de fallos de raccord y lagunas argumentales?

Como no entendí nada de mitad de la película en adelante y el final me pareció un desparrame repleto de hastío y vergüenza ajena (<Boyero’s quote>) me metí en forocoches para ver si allí la explicaban (todavía no está en Yahoo! Answers, ¡listillos!) y hallé la mejor respuesta:

«Es la típica película que sabes que es una ‘fruta mielda’ y si vas a verla, se confirma.»

Efectivamente “Las brujas de Zugarramurdi” es una ‘fruta mielda’ y no por ser española o estar subvencionada y esas cosas dignas de bruja que se dicen por allí. Es mala de 'cojons' porque no es ni una frikada ni una comedia delirante de terror ni el aquelarre que necesitaba la sesión golfa ni el ritual cinematográfico para traernos de vuelta al director de “El día de la bestia”. Muchos se quedarán con las ideas transgresoras y genialidades antropófagas eyaculadas, que empapan un conjunto folclórico-punk, y que utiliza todos los trucos para mantener el interés sobre el estiramiento ortopédico de una premisa que se le va de las manos. Que si pongo a la parienta a rellenar la cuota de secuencias sexuales y restriegues varios para ver si se calienta el personal, que si meto a Santiago Segura y Carlos Areces para que el público me ría la gracia y que, en definitiva y resumen, si acabo porque acabo y porque ya tocaba aunque me pase la lógica por el forro y le meta la escoba por el orto al espectador que neuronalmente siga vivo ante semejante catálogo de desastres.

Por mucha chispa y magia que pueda tener el arranque al final todo acaba en dos velas negras… ¡Las dos velas negras que acabo de ponerte, Álex de la Iglesia por toda esta 'frutaflollez i basofia'! ¡Devuervemé er’ dinero! ¡Devuervemélo!
[Leer más +]
81 de 107 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
"Zugarramierda"
Siento una gran indignación después de haber visto semejante bodrio.
No me gusta ver a Carmen Maura, una actriz respetada, haciendo literalmente el imbécil.
Tampoco es de recibo que el que dirigiera "800 balas", "La comunidad" o "El día de la bestia" ya se ha olvidado de hacer buenas películas y con ésta me parece que ha conseguido que su carrera ya tenga más bazofias que cosas interesantes.
La película es absolutamente patética. Cuando quiere hacer gracia, da vergüenza ajena con sus estupideces. Cuando se pone seria no hay quien se lo crea. Esta llena de momentos vergonzantes y de diálogos estúpidos.
No se puede dejar de reconocer que tiene todo el estilo de Álex de la Iglesia, pero en esta ocasión se le va tanto la pinza que se pasa tres pueblos.
Las conversaciones en el taxi al principio, el personaje de la mazmorra, las chorradas de Carolina Bang y sobre todo el lamentable aquelarre del final (entre la música y lo que no es la música), destruyen el poco prestigio que tanto el director como el cine español podían tener últimamente.
Y lo peor es que se nota que ha tenido que costar una buena cantidad de euros sufragados con subvenciones a costa del erario público.
¡Qué vergüenza!
[Leer más +]
53 de 73 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
LAS BRUJAS DE ZUGARRAMURDI...PAJARES Y ESTESO HAN VUELTO
Alex de la Iglesia es un personaje que me cae bien. Cineasta muy irregular, brillante a ratos, aunque siempre más prometedor que inspirado, ha conseguido hacerme pagar una vez más por ver una película suya, aún sabiendo lo que me esperaba. Así que esta vez no puedo culpar a nadie salvo a mi mismo.

Después de ver el poco atractivo y menos inspirado trailer de esta nueva gamberrada del señor de La Iglesia,juré y perjuré que no iría a ver esta película por nada del mundo. Pero he aquí que una tarde tonta de domingo ante la bazofia que ofrecía la cartelera en general, decidí que de lo malo, vería una bazofia española. Pero una vez más, la realidad superó mis expectativas y lo que me encontré fue algo que sólo una palabra podría definir: PENOSO

Esa era la sensación que me embargaba según iba avanzando la película: pena.
Pena, sopor, aburrimiento y hasta enfado.

Vayamos por partes:
La cosa empieza más o menos bien. Un interesante atraco a una tienda de "compro oro" con unos personajes desquiciados, que plantean una situación deliciosamente absurda aunque bastante desaprovechada.
Una delirante huída en taxi, con diálogos surrealistas que nos recuerdan al Almodóvar más gamberro y a los mejores momentos de De La Iglesia.

A partir de aquí, una subtrama sin gancho, sin ganas y sin vida, acabada de rematar por un dúo de policías, supuéstamente cómico, sin apenas definir y construídos torpemente a base de tópicos, por Pepón Nieto y Secun de la Rosa.

Después los fugitivos llegan al pueblo de Zugarramurdi y la película muere definitivamente.

Todo lo que sigue a partir de aquí es una película de Pajares y Esteso con mucho más presupuesto, pero sin tener siquiera la frescura o la sonrrojante incomodidad o la incorrección que tenían estos subproductos.

Sólo algún momento brillante, algún pequeño destello de genialidad, algún diálogo con chispa y los personajes travestidos de Carlos Areces y Santiago Segura consiguen recordarnos que Alex de la Iglesia algún día hizo alguna película buena.

El argumento(pandilla de fugitivos que acaban atrapados en un pueblo maldito, nido de zombies, brujas, vampiros, caníbales...) es el que hemos visto ochocientas cincuenta mil veces en otras tantas películas de género y subgénero; tanto de terror, como de comedia, como de comedia negra y/o gamberra; tanto de cine comercial, como de serie B, como de serie Z.

El Guión es escaso, está mal escrito y peor desarrollado.

Intenta suplir la falta de ritmo y las carencias del guión con persecuciones y situaciones ridículas (que no absurdas) y con escenas alargadas.

Los actores no están dirigidos.

Los personajes no están definidos y además peca de un exceso de ellos, que no aportan nada, salvo más desconcierto y cabos sueltos.

Intenta suplir la falta de ritmo y las carencias del guión con persecuciones y situaciones ridículas (que no absurdas) y con escenas alargadas.
Los personajes no están definidos y además peca de un exceso de ellos, que no aportan nada, salvo más desconcierto y cabos sueltos.

Sólo (y juro que negaré haber escrito esto) Mario Casas consigue construir un personaje creíble, porque quizás es el único que se ha molestado en estudiársele.

Macarena Gómez intenta sacar adelante su personaje con desparpajo, pero acaba perdiéndose en el vacío que origina la falta de guión. Lo mismo le ocurre a Jaime Ordoñez.
Carlos Areces y Santiago Segura, como ya dije, brillantes. Hugo Silva funciona a ratos...a partir de ahí no hay actores. Incluso Carmen Maura y Terele Pavez hacen una de las peores interpretaciones (por llamarlas algo) de sus carrera, y eso para cualquier director debería suponer la horca, o algo peor. Carolina Bang...mejor ni hablar de ella, ni de su papel.

La secuencia del akelarre podría servir como tutorial de "cosas que nunca se deben hacer con una cámara": movimientos repetidos, repetitivos, reiterativos y sin valor narrativo. Encuadres vacíos y dispersos dignos de un principìante. Además de ser capaz de sonrojar a cualquiera por verguenza ajena con el número musical, la pelea de brujas y el "climax" final..

Y aquí está el verdadero pecado de este director: ¿¡cómo se puede hacer una película tan lamentable con un reparto tan estupendo, con tantos medios, con tantos apoyos, con la simpatía del público y con la crítica comprada?!

Si alguna vez Pajares y Esteso se juntasen para hacer otro de sus bodrios, estoy seguro que se parecería mucho a estas brujas descafeinadas de Zugarramurdi.
[Leer más +]
43 de 58 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Hay que pulir los finales
Me voy a citar a mí mismo, que está muy feo, cuando escribí en filmaffinity sobe El día de la bestia: “Personalmente, no soy un fanático de los guiones de Alex de la Iglesia y Gerrikaetxeberria. Empiezan de forma espectacular, se desarrollan con una dinámica acelerada, pero llena de lagunas de credibilidad y acaban de una manera presuntamente climática pero que a mí me dejan frío”. En esta ocasión acabé mareado porque es un final con varios falsos finales y golpes dramáticos montados a gran velocidad para que no se vea que no tiene ninguna lógica. Se supone que la película tiene una gráfica de intensidad ascendente. Empieza en pico y va hacia arriba constantemente, aunque en realidad el director bilbaíno no mantiene el pulso con el ritmo y se le va un poco de las manos en el tramo final. A mí me da la sensación de que, en el tramo final, el director debería haberse olvidado de chistes, alivios cómicos como Segura, que no vienen a cuento y centrarse en algo más parecido al terror para que la película ganase en fluidez narrativa. Pero es sólo una opinión.
Por lo demás, es una buena película, graciosa, acelerada y con un corte transversal de actores del cine español que va a contentar a todo el mundo. Mario Casas para las adolescentes, Hugo Silva para las treintañeras, Pepón Nieto para las abuelitas, Areces y Segura para los amiguetes, Maura y Pávez para los maduritos y Carolina Bang… bueno, en el papel de la bruja morbosa, sólo para heteros. Alex es un genio del marketing, de eso no cabe duda. La llegada de la troupe de la Iglesia a Donostia fue como dijo Rebordinos, el director del festival, una “bendita locura”.
Estilísticamente, la película me pareció un cruce entre el día de la bestia y la comunidad. Con lo que tiene la primera de rituales satánicos, la figura del elegido y la amenaza del apocalipsis y con lo que tiene la segunda, de llegada de un grupo de personajes “normales” a una comunidad cerrada y amenazadora. Salvo lo objetado anteriormente, merece la pena pagar una entrada para ver, aunque sólo sea la estremecedora secuencia en la que con la música de baga biga higa de Mikel Laboa, con una letra que parece un sortilegio en una lengua preternatural, un grupo de zanpanzares hacen sonar sus badajos al ritmo de un loco aquelarre. Grande ahí, Alex.
[Leer más +]
30 de 36 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
Una auténtica mierda
Esa es la sensación que tenía mientras estaba viendo el esperpento de película este. He leído por ahí que las interpretaciones de Hugo y Mario estaban bien (incluso he leído que el mejor papel de Mario) pues bueno a mi me han parecido malas las dos, dignas de la hoguera. He de decir que Mario no me ha parecido creíble en ninguna de las películas en las que le he visto y de Hugo mejor no decir nada.
Lo de la Bang esta....buff que desgracia.
Le he puesto un dos porque hubo un par de momentos que me hicieron gracia pero ahí acaba la cosa y más después de pagar casi nueve euros por verla (estas son las cosas que te quitan las ganas de ir al cine).
Aquel que dijo que mejor que El Día de la Bestia es para darle pero bien.
[Leer más +]
33 de 44 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Decepción total. ¿Qué pretende un director consagrado con este producto?
Es muy difícil hacer una película tan mala desde el principio. ¿Nadie se daba cuenta de que en cada escena hay tantos errores? Nada es creíble y los actores/actrices tienen un anarquismo total, sin nadie que les diga cómo hacer las cosas. Toda la escena del taxi da vergüenza ajena con unos diálogos insufribles.
Se tiende a dejar mal sabor de boca y hacer ver que las situaciones que están mal se tornan en buenas: la policía parece un grupo de anormales sin perseguir, sin actuar, sin pinchar teléfonos y disparando sin preguntar. El niño es tan delincuente como su padre. La madre es una histérica con doble personalidad en la que nadie se fija en el hospital y que va a su aire. Y muchos etcéteras más...
Me he aburrido mucho, me ha dado vergüenza ajena en ciertas escenas y he bajado del pedestal a Alex de la Iglesia. Aunque no lo parezca ni por asomo, este hombre dirigió películas como "El Día de la Bestia", "La Comunidad", etc...
NO LA VEAS, TE LO PIDO POR FAVOR.
[Leer más +]
27 de 37 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Demasiado excéntrica
A Álex de la Iglesia se le ha ido completamente la olla con esta película. Más que con Balada Triste de Trompeta.

La película consta de una primera parte muy disfrutable que termina pronto. Pronto porque lo que prosigue es el sopor máximo. En qué mala hora los personajes regresan a Zugarramurdi....

De la Iglesia siempre ha dejado su sello excéntrico. Excéntrico friki pero con gracia (al menos hasta Crimen Ferpecto) pero lo de esta peli no tiene nombre. Es una excentricidad demasiado vulgar.

Brujas sin gracia alguna. El personaje de Carolina Bang debe ser uno de los más cutres que se hayan escrito nunca, vaya unas pretensiones de Femme Fatale por el retrete... Aunque difiero de que actúe mal, simplemente el personaje es horrible.

Le pongo mejor puntuación que a Balada Triste porque al menos la primera parte es de 10.

Lo mejor:
Toda la primera parte y los personajes variopintos.

Lo peor:
El exceso de excentricidad y el mal uso de los personajes en el tramo final de película.
[Leer más +]
18 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Increiblemente mala
No me puedo creer que esta pelicula tenga esa puntuacion, algo no cuadra a no ser que hayan votado fans de Hugo Silva y Mario Casas, por cierto, los dos penosos de juzgado. La pelicula en si es un esperpento de principio a fin sin lógica ninguna y sin gracia, los diálogos son absurdamente malos, es que la verdad no hay por donde cogerla. Sin duda para mi una grandisima decepción y un paso atrás para Alex de la Iglesia.
[Leer más +]
18 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
La virtud del exceso.
Un suspiro es lo que ha durado, por lo menos para mi. La primera media hora es de 10, sin paliativos, un arranque descomunal, toda la escena del atraco y posterior huida es de lo mejor del cine español en lustros, luego pierde algo de fuelle en eso coincido con la mayoría y el final está por debajo del resto del conjunto. Eso si, me lo he pasado pipa. El humor negro, las situaciones surrealistas, el ritmazo frenético...
Yo estoy con Alex de la Iglesia, mejor pasarse que quedarse corto.
[Leer más +]
16 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
El escándalo que son los Goya
Todos sabemos que estos premios los ha ganado por ser Alex de la Iglesia un personaje importante en ese mundillo y no por la película.
[Leer más +]
16 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Un sin sentido insoportable
De la Iglesia tuvo mucha suerte con sus dos primeras peliculas... suerte o tal vez alguien le ayudaba en la sombra o no sé qué, pero es increible que este bodrio esté escrito por los mismos tíos que escribieron películas como "Acción Mutante" o "El día de la bestia", películas, que sin ser obras maestras, son de lo mejor que se ha hecho en España. Y es que, vamos, el guión de Guerricaechevarria/De la Iglesia es para darle fuego, al guión y de paso a ellos dos también!... vaya sin sentido, un desastre sin pies de cabeza, supongo que malo hecho adrede, simplemente para reirse de todo el mundo y quedar como los tíos más listos del país.

En realidad son una auténtica pena, lo que podrían ser y haber hecho y lo que hacen en sus últimas pelis. Creo que De la Iglesia era uno de los pocos tíos que podrian haber cambiado el curso del cine español, pero ha quedado en nada.

Entrando en la película, no hay mucho que decir. Los actores en fin. Sin comentario, con el guión que tenian entre manos no podían hacer maravillas. Ni Pepón Nieto está bien, DelaRosa inaguantable, Pavez y Maura haciendo lo de siempre, y Bang, pues eso, en su papel: escoba, rana y ropa interior y seguir liada con el director que le da trabajo. Toda la relacion Silva-Bang es lamentable. Tal vez Casas, se salva, pero porque se sale de lo que suele hacer, por eso destaca y cumple. Los personajes de Botet y Barranco que me expliquen qué pintan...

Tecnicamente es una de cal y una de arena, las cromas del taxi dan demasiado al ojo, y hay algunos efectos que están fatal hechos, como los fragmentos corporales, el pie, los dedos y demas. Los mejor son los efectos de cables, brujas saltando, en su versión real y hecha por ordenador, exceptuando el vuelo del akelarre, y la lucha posterior Bang-Maura, horriblemente hechos. Parece que al llegar a la cueva se les acabó el presupuesto, porque el fuego digital también está fatalmente hecho.

Pues eso, recomiendo no verla, y no me creo la recaudacion que ha tenido esta pelicula. Por lo que he leído, la crítica está comprada, toda la que he leído era unanimemente buena, incluso había algún listo que decía que era mejor que El día de la bestia.
Crítica comprada evidentemente, y la taquilla, por lo visto, también.
[Leer más +]
16 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
+4 Brujas
+1 La dirección de Álex de la Iglesia, vertiginosa.
+1 Mario Casas, Hugo Silva, Jaime Ordoñez.
+1 Manuel Tallafé y su Badajoz.
+1 El inicio, después de conseguir hacer suyo el cartel de Schwepps y hasta el valle de los caídos, ahora De la Iglesia se apropia de las tiendas de "Compro Oro".

-1 Carolina Bang.
-1 Secun de la Rosa y Pepón Nieto.
-1 La vocecilla absurda de Javier Botet.
-1 El final loco, descontrolado, literalmente. A Álex se le va de las manos.
-1 Santiago Segura y Areces. (la gente se reía con este momento travestí. A mí me parece un fenómeno inexplicable)
[Leer más +]
14 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Bastante más de lo que esperaba
Debo reconocer que me he reído, y mucho. Eso ya es un gran logro. Pero me han sorprendido bastantes cosas en esta película, en especial las interpretaciones (salvo deshonrosas excepciones) y la puesta en escena.

Soberbia Carmen Maura, como casi siempre, sin duda una de las mejores actrices de la historia del séptimo arte español. Muy grata sorpresa de Mario Casas, con un personaje muy divertido al que, quizás, le dan demasiado guión, haciéndole pesado en la parte final. Sorprendente Carolina Bang tras su pésima interpretación en Balada triste de trompeta y bastante correctos el resto salvo Pepón Nieto y Secun de la Rosa. Dos actores muy encasillados, cuyos personajes no pintan nada y que podrían perfectamente haber sido eliminados del guión. Pepón creo que tiene bastante más que poder ofrecer y el De la Rosa creo que, simplemente, no da para más.

Santiago Segura y Carlos Areces con los personajes de Miren y Contxi excepcionales, sobre todo Segura, ya que Areces hace lo mismo que en "Muchachada nui", "La hora chanante" o "Museo Coconut".

La trama decae muchísimo en la parte final. Pudo haber sido una magnífica película si a Álex de la Iglesia no le hubieran entrado sus aires de grandeza y no hubiera metido efectos digitales innecesarios con una puesta en escena y realización demasiado comerciales, donde los personajes (o quizás el lucimiento absurdo de los actores) tienen más importancia que la historia.
[Leer más +]
8 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Vergonzoso
Antes de ser estudioso del cine y sus técnicas, soy espectador; del mismo modo en que, antes de ser escritor de novelas, soy lector. Filmaffinitty es un punto de referencia para todo aficionado al cine, que desea saber si una película merece o no la pena, a pesar de que opiniones las hay como estrellas en el firmamento. De buena a mala, o simplemente pasable, la película que nos ocupa merece el calificativo de: MUY MALA.
Cuando veo un producto así, mi nacionalismo se resiente. He aquí una viva muestra del por qué nuestro cine no evoluciona y sufre pérdidas en taquilla. Estamos aquí, una vez más, ante un humor desfasado, muy en boga en los setenta; pero sin la gracia que pudo tener entonces. Chistes del todo desfasados, gags repetitivos y sin gracia, exceptuando algún pequeño destello, y un sinfin de tontadas made in spain. Ya el tiroteo preliminar en medio de una plaza atestada de gente te hace ver el tren de la bruja en el que te acabas de subir. Si la película aguanta a duras penas el primer tramo, desde que entran en la casa de las brujas, la cinta se hace del todo insoportable. Y aquí va a parar nuestro dinero, el de esas subvenciones destinadas a sufragar el mal hacer de los cineastas de turno, que ya sabemos todos quiénes son. Un tinglado muy bien montado, sí señor. Al igual que los vergonzosos Goya, llenos de politiqueo y abierta vulgaridad. Y lo peor es ver que la crítica especializada, aun cuando sus análisis son acertados, no altera en nada la calificación de la película, siempre tachada de muy buena. ¿No es increíble?
[Leer más +]
19 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Aquí huele a Muer... digo a Brujas
Alex de la Iglesia no levanta cabeza, no para de hacer bodrios, por lo que empiezo a pensar que realmente no es tan buen director como yo creía. Rectifico, tal vez sea buen director, pero no sabe contar historias, y lo más importante, no sabe acabarlas. Flaco favor le hacen los críticos dejando vivo a este engendro en lugar de despedazarlo nada más nacer, para mayor sonrojo de la audiencia.
ARGUMENTO: Hugo y Mario roban en un Compro Oro con Bob Esponja y Minnie de cómplices, secuestran a un taxista y su pasajero en la huída, y llegan a un pueblo donde se cuece algo misterioso: parece que hay brujas. Aquí se acaba la película y empieza un bodrio de proporciones titánicas que hay que tragarse con mucho esfuerzo y tal vez un par de copazos.
DIRECCION: Buena. Alex de la Iglesia, su cámara, su estilo...
ACTORES: Hugo Silva será todo lo guapo que quieran las mujeres, pero no tiene presencia. Cómo me voy a creer su personaje si ni él se lo cree. Nada más abrir la boca se desvanece como el humo. Debería dedicarse a hacer anuncios de yogur griego y nada más, si acaso alguna serie o algún papelillo secundario. Mario Casas está bien en su papel de nini, le va como anillo al dedo, y los gags que interpreta son bastante graciosos, creíble. Carmen Maura da verguenza ajena, pero no por ella sino por su papel. De Carolina Bang mejor ni hablar, coge su personaje, ya de por sí malo, y le hace BANG. Mención especial a las dos brujas travestidas que todos sabemos quienes son, y no le hacen un gran favor a la película. Terele Pávez no debió necesitar mucho maquillaje.
CONCLUSIÓN: La primera parte es graciosa, De la Iglesia intentando reconquistarnos con sus viejas armas, pero la segunda parte es una bazofia que a veces llega a dar verguenza ajena. Por momentos me ha recordado a "Aquí huele a muerto" de Martes y Trece, y Brácula de Chiquito, estas últimas al menos, más honestas. Alex, aléjate de este guionista, te lo digo por tu bien. Y Boyero, no sé como no se te cae la cara de verguenza...¿Cuántos jamones te regalaron para hacer esa crítica? O es que ibas fumado?
[Leer más +]
13 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
INDESCRIPTIBLE
Hola a tod@s, para empezar, pues agradeceros a los que se paran a leer los comentarios de todos los que escribimos por aquí, pues son interesantes.
Decir que en un principio la película parecía graciosa y con un cierto grado de acción trepidante, pero la verdad, conforme se va desarrollando el contexto de la misma, y llegados a algo mas de la mitad, se va estropeando, terminando en un final prácticamente surrealista en todo lo que significaría el concepto en sí.
No entiendo mucho de cine, pero si creo entender de lo que le gusta al público y más siendo una película española, que a las fechas que estamos "2013" y siendo del director de quien es, me esperaba mucho mas.
Un saludo.
[Leer más +]
10 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Quién no vive en la piña debajo del mar
Y otra vez más, Álex de la Iglesia dando la nota.

Tras unos sugestivos títulos de crédito, la peli arranca con una secuencia que embrujará a los amantes del cine de acción, creo. El atraco más friki de la historia, cometido por un soldadito verde de juguete, un niño y un Cristo plateado. Durante la huida, Bob Esponja sale perjudicado de mala manera, y es muy triste ver a Patricio desolado. Qué peli más ultraviolenta. Qué vergüenza.

Estos potentes minutos iniciales sirven de sobra para que el espectador se defina, es decir, que aprecie o desprecie la peli, aunque, seguramente, ya estuviese definido de antemano. Es el precio que hay que pagar por hacer cosas raras y dispares, y no creo que a Álex de la Iglesia le importe mucho pagarlo, visto lo visto. Y yo que me alegro.

Aunque es verdad que la peli va de más a menos, estancándose durante el último tercio, el viaje en taxi a Zugarramurdi merece la pena, por muchos motivos. A saber:
-El despendolado atraco.
-A Mario Casas se le entiende cuando habla. A los demás también.
-La galería de brujas, travestidos incluidos.
-Un despliegue de efectos visuales de lo más resultón.
-El aquelarre, algo largo, pero vistoso.
-A Mario Casas se le entiende cuando habla. (¡ah!, perdón, que eso ya lo había dicho… es que todavía no lo he asimilado…que me ha gustado, hasta me he reído con él)
-Y, para remate, el monstruo de la señora mayor.

Total, que sí, una chorrada de no te menees. Puro divertimento gamberro para el que guste de estas cosas, que espantará a cualquier otro espectador serio y formal, como debe ser.

Me lo he pasado de coña. Gracias, Álex.
[Leer más +]
8 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo