arrow
8
¿Aún no conoces a Ted?
Sino conoces a Ted, ¿a qué esperas? Porque de verdad, a mí no me gustan en exceso las sitcoms (salvo Friends), pero HIMYM es una bocanada de aire fresco. Hace que ames a los personajes, que retuerzas de risa con sus ocurrencias, que llores cuando ellos lloran, que te pongas melancólico cuando ellos lo hacen, que te enamores de quien Ted se enamore, que sientas lástima por las vícitimas de Barney, etc.
Un capítulo de esta serie es capaz de alegrarme un mal día, por algo será.
[Leer más +]
194 de 275 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Excelente comedia, los 20 minutos se hacen cortos
Hola,

hace poco vi de rebote un capítulo de una serie en la sexta muy cortita pero muy divertida, "no se que de tu madre" era, me puse a buscar por internet y la encontré...HIMYM o en spanish CCAVM. Con solo un capítulo vi que no era una serie al uso, sino una auténtica olla a presión de gags sucesivos y situaciones absurdas y disparatadas.

Ya he visto la 1ª temporada y voy a por la segunda, y de ninguna manera me ha decepcionado, sino que además de todos los ratos cómicos que me esperaba se añade ese romance-amor imposible entre Ted y Robin con momentos realmente mágicos y esa búsqueda utópica de la pareja perfecta...

Los actores me parecen geniales, todos con una gran vis cómica, quizá un poco por debajo del resto en mi opinión la actriz que interpreta a Robin, pero lo compensa con una gran belleza ante la cámara. Mencion aparte para Barney todo un personaje con una filosofía de la vida realmente especial y diferente. Aconsejo ver de nuevo los capítulos para fijarse en los gestos de todos y cada uno de los personajes que forman parte de la escena.

Uno diálogos rápidos, mordaces e ingeniosos con flash-backs a situaciones pasadas, y esas paradas de movimiento con la voz en off del ted futuro explicando como ocurrió todo y dando consejos a sus hijos, hacen de esta serie los 20 minutos mas agradables y divertidos del día, y la recomiendo especialmente para aquellos con ronden los treinta años, porque seguramente se sentirán identificados en algún momento de la serie.

Esta ha sido mi primera crítica en Filmaffinty, espero que os ayude o entretenga

Saludos a todos.

Daredevy. Segovia
[Leer más +]
140 de 179 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
3 temporadas y ...
Empecé a ver esta serie cuando la emitían en USA y cuando estaba en la tercera temporada, la voté con un suculento 9.
Una vez fueron pasando las temporadas 4, 5 y 6, poco a poco, capítulo a capítulo, mi risa se iba convirtiendo en sonrisa, y mi sonrisa poco a poco se iba difuminando en una horrible mueca de incredulidad.
En serio? "Como conocí a vuestra madre" se debería llamar "Cómo traumatizo a mis hijos contándoles basura que no les importa y que aún encima ya no es graciosa ni interesante"
Los personajes son repetitivos e insulsos.
Marshall ha perdido toda su gracia hilarante de las 3 primeras temporadas. Barney se ha convertido en un bufón en bucle, Robin no destaca ni en un sólo diálogo. Lily da miedo y Ted es un obseso del "amor idílico" hasta el punto en que te dan arcadas.

Una serie desternillante en sus primeras temporadas, que se ha convertido en una sombra deprimente de lo que podía haber sido.
[Leer más +]
75 de 102 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Y nos iba a contar cómo conoció a su esposa
Empecé esta serie viendo de golpe las 3 primeras temporadas hasta ponerme al día. Lo que llama la atención de ella, es que no es otra serie de humor en la que cada capítulo está para crear la risa fácil y luego olvidarlo, sino que esta serie tenía un argumento: cómo conoció el protagonista a su esposa y madre de sus hijos.

La serie empezó muy bien, con unos personajes emorables y contando las cosas que le sucedían a Ted, el protegonista, mientras buscaba al amor de su vida. Estas anécdotas incluían una especie de enseñanza, como para darnos a entender que, aunque no había conocido a la madre, estaba en el camino, adquiriendo un importante conocimiento para reconocerla cuando llegara el momento. Por tanto, los capítulos se hacían interesantes, veíamos una evolución en los personajes, un sentido a todo.
Pero a partir de cierto acontecimiento (*) vemos que la serie se estanca, los personajes dejan de desarrollarse y pierden su frescura. Ted ya no nos dice nada de interés sino que se limita a contar cosas que no le suceden a él o cosas que no aportan nada a la historia. Los capítulos son algo para ver y olvidar después, todos prescindibles desde hace mucho.

Además, está el hecho de que los personajes cada vez cansan más: Lily y Marshal eran una pareja divertida, ahora son casi como unos padres, con algun que otro problema infantil que ocupa todo el episodio; Barney aun mantiene algo del nivel de la serie pero después de algunas cosas (**) ya no es lo mismo (sigo en el spoiler)
En cuanto a Ted... cada vez me cae peor, al principio me atraía con el rollo de ser arquitecto y tener eso en común, pero me parece un fantasma: se nos da a entender que es un chico romántico y sensible, un chico que sabe ser buen amigo, pero poco a poco vamos viendo que se trata de alguien que siemrpe quiere estar por encima, presuntuoso, interesado, hipócrita, snob, egocéntrico, irrespetuoso, pusilánime, desconsiderado y, en fin, un fraude total. Y en los últimos episodios sólo ha empeorado la imagen que tenía de él.

Conclusión:
La serie ahora habla sobre cada día, hora y minuto de los protagonistas: monótona y cada vez más aburrida... dándonos de vez en cuando alguna señal de que la historia avanza para luego desmentirlo. Algun episodio es bueno, pero si para encontrarlo tienes que verte la temporada entera, deja de ser buen negocio. Se nos recuerda que es una historia que nos cuentan desde el futuro por el comienzo de cada capítulo "kids..." lo demás parece indicar que Ted es un narrador omnisciente-omnipresente, lo cual quita verosimilitud, y que no sucedía en las primeras temporadas (de verdad, los niños siguen escuchando al padre? hace tiempo que no hablan!)
Y ahora he mirado que piensan hacer 7-8 temporadas... a veces es mejor acabar de una manera decente a destrozar la que prometía ser Legen... ...daria.

Nota: se queda en un 5, nota media de las primeras temporadas (7) y el (3) de la quinta (y sería menos de no ser por el capítulo del talón).
[Leer más +]
91 de 141 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
La sit-com mas divertida desde Friends
Una serie original, divertida que aporta una frescura muy necesaria a las comedias, con personajes carismáticos, divertidos, simpáticos...
Sigo cada semana a ritmo de Estados Unidos y es la serie con la que mas me he reido junto a los Simpsons y a Friends.
A todo aquel que le gustó Friends, esta serie le apasionará.
[Leer más +]
91 de 147 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
No es friends.......por suerte.
No es friends por suerte; y me explico, Friends ha sido la mejor serie de la historia (a mi entender) pero sinceramente, friends acabó y si volviésemos a ver otra serie como friends la criticariamos por ello.
Para mí es una serie fresca, rápida y disparatada. Pero con una pequeña carga dramática. Quizá sea poco exigente....quizá no. Series como House (con todo lo buena que es) me parece lenta y agobiante, amen de no tener ningún tipo de gracia.
En definitiva, me parece una gran comedia, que cumple con creces lo que promete. "¿Conoces a Ted?"..... pues corre a conocerlo.
[Leer más +]
84 de 135 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Las historias del pampurrias.
En un tiempo atrás valoré esta serie con un raquítico 3, pues desde el principio no me gustó, pero, gracias a internet, que nos permite a los simples mortales sentirnos como dioses, me he tomado el lujo de rebajar la nota a la mínima expresión posible, el 1, a modo de castigo ante la aberración de media que sostiene este producto entre lo más granado del cine.

No es una buena serie. Si, los gustos son libres, nadie tiene la exclusividad de otorgar calificaciones de calidad al cine, lo hay trabajado, y lo hay improvisado, lo hay con enganche de masas, y lo hay minoritario, si, todo eso lo se, y casi siempre lo defiendo, pero... hay veces en que se me olvida, y en este caso, así lo haré.

No es buena por varias razones. Los personajes son de cartón piedra, no hay empatía, resultan muy artificiales. No hay humor, solo bufonada, me recuerda al típico graciosete de clase que solo se hace gracia el mientras todos lo miran, sufren, abochornados repletos de vergüenza ajena. Destila mojigatería empalagosa mezclada con idiotez a la hora de enfrentarse a diversas situaciones insulsas y repetitivas, y es esto, la repetición, lo que más lastra la serie. El punto de partida era pobre, pero podría resistir, alargando la cosa, una temporada, pero la cantidad de capitulos basados en una anécdota resultan tediosos más aún, y cerrando el círculo al estar sostenidos en unos personajes arquetipo, que cumplen un molde, lo que hace que, puesta en escena una situación, todos sabemos que papel va a cumplir en la trama cada uno de los miembros del elenco.

Resumen para quien aún no la ha visto, y se puede dejar llevar por la nota de esta página, le aviso, esta serie es: Simplona, blanda, reiterativa, pedante... en definitiva, mala.
[Leer más +]
45 de 60 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Cómo conocí a vuestra madre, lo que pasó antes, y lo que pasó después:
Siendo sincero, necesitaría dos críticas para hablar de esta serie: una en conjunto, otra sobre el soberbio final (haters a mamar). Pero no sé si se puede hacer eso, así que vamos a ello.

Lo primero que tengo que decir es que HIMYM es mejor serie que Friends. Ahora ya sí. Friends era nuestra infancia, HIMYM nuestra madurez.
Y sí, es cierto que tras 2 o 3 temporadas magistrales, el nivel de esta serie cayó en picado, lo que en la mente de los iluminados de este mundo la alejó para siempre de Friends. Lo que no se cuenta es que el único nivel que descendió fue el de las risas. Pero la serie ganó en profundidad, en dramatismo, en historia y en personajes.

Quedaron atrás episodios legendarios para ahondar en la historia no ya de Ted, si no de todos los personajes, cada uno creciendo y madurando en su vida:
Ted aprendiendo lo que es el rechazo (Stella, hija de puta), Marshall conociendo el fracaso (abogado en el GNB...) y la tristeza (la muerte de su padre), pero a la vez la felicidad junto a Lily, siendo padres. Robin haciendo cosas, la verdad que nunca nos ha importado demasiado su vida, Barney enamorándose e incluso casándose...

La serie se hizo larga. Se hizo larga hasta hace tres días, cuando el final salió a la luz y se ve que todo lo contado (vaya memoria Teodoro) era absolutamente necesario para la historia. Ahí se notó que no iban añadiendo tonterías sobre la marcha, sino que contaban la historia que querían contar. Pocas series pueden decir eso (una es Lost, otra patada en la boca de los haters, pero eso es otra historia).

Yo empecé a ver esta serie en LaSexta, casi a la vez que su estreno, supongo que en 2005/2006. Eso es gran parte de mi vida vivida con estos tíos (varias veces, gracias a ese fusil de repetición que es Neox). Todos hemos crecido con esta gran serie (yo más), y a la vez crecían sus personajes, y eso es impagable.

Crítica del final en spoiler.
[Leer más +]
48 de 68 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Cómo un doblaje puede castrar una serie
Por decir algo distinto:
http://www.howimetyourmother.es/index.php?name=lamusica

Una serie con esta música no puede ser mala: que la canción de Marshall&Lily sea de los Violent Femmes o que Ted le cante por teléfono a Robin el "Voices" de Cheap Trick. Admito que pueda ser tildada de un poco ñoña, y admito y disfruto la parodia que hacen de ella en Padre de Familia (buscar en youtube), pero este sitcom vale quilates.

Si te gusta Friends ni te lo pienses. Y si no eres alérgico/a a los subtítulos síguela en inglés, porque muchos de los chistes pierden sentido en la versión doblada. Puedo presumir de haber hecho un fan de cada una de las personas a las que se la recomendé.

La sombra de Friends es grande, ellos marcaron el camino: un grupo de amigos, un piso y un bar. Pero HIMYM brilla con luz propia, marca su propio camino. Es más rápida y está hecha con el mismo cariño con el que nosotros la seguimos.

Nota sobre la 2ª y 3ª Temporada: los personajes -al estar más marcados- se autoparodian más. So it's being really legen(wait for it)dary!!!
[Leer más +]
60 de 93 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Pero, ¿qué me estás contando?
Nunca comprenderé el éxito de esta serie. Parte de la premisa de Friends, un grupo de amigotes y sus aventuras y desventuras. En esta ocasión la novedad es que el protagonista les narra a sus hijos como conocío a su madre... o lo hará algún día, pues tras temporadas y temporadas aún sigue contándoles como se divertía en su juventud.

La serie carece de gracia y abusa de las bromas autóctonas sobre barrios y piques EE.UU/Canadá. Los personajes a excepción de Robin y el más que estereotipado Barney son sumamente insoportables, en especial nuestro querido protagonista Ted Mosby, al que dan ganas de vaciarle un cartucho de plomo.

Para pasar el rato única y exclusivamente.
[Leer más +]
47 de 67 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Cómo ir a menos en cada capítulo
Empezó esta serie siendo divertida, con algunos gags simpáticos y guiones más o menos soportables a pesar de ser bastante mojigatos y moralistas. Y a pesar también de sus personajes protagonistas: el principal, Ted, siempre pareció un poco capullo y estúpido; la pareja de amigos, algo bobos, y el rubio ligón bastante poco creible.
A medida que avanzan las temporadas los defectos de la serie se acentúan, los guiones ya no tienen gracia, Ted ha pasado a ser completamente gilipollas, la pareja da grima y el rubio es definitivamente mentira. Y los argumentos parecen redactados por miembros numerarios del Opus. Es ofensivo que haya quien la compare con Friends.
[Leer más +]
36 de 47 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Papá, es que hemos quedado, ¿nos cuentas de una vez santa vez cómo conociste a mamá?
HIMYM es ya una de las series veteranas de la parrilla televisiva. Aunque esta comedia tiene tantos seguidores como detractores, los que le atribuyen una genialidad que no se veía desde ‘Friends’ y los que, directamente, odian a Ted Mosby y su boba historia. Lo único cierto es su éxito en antena, lo que ha hecho que la cadena la prolongue dos temporadas más, hasta alcanzar la octava temporada. ¿Alcanzará las 10 temporadas de su predecesora? Las audiencias dictarán sentencia.

Todos coincidimos en lo odiosas que pueden resultar las comparaciones, pero en esta ocasión la comparación resulta demasiado evidente. Y el hecho de que sea evidente no le resta validez a esta comparación, ya que los creadores de la serie (o ‘copiadores’ que dirían algunos) se lo han buscado. Y no es que HIMYM tenga unas tramas similares a las de ‘Friends’, pero sí es cierto que hay características en la personalidad de los personajes y ciertos mecanismos de funcionamiento de la serie que podemos encontrar en ambas comedias: grupo de amigos, los escenarios son el piso compartido y el bar, la pareja dentro del grupo que sirve a los guionistas para tratar temas como el matrimonio o los hijos, etc.

Pero salvando estas comparaciones, lo cierto es que la serie tiene dos buenas temporadas iniciales, donde Ted empieza a explicarnos la historia que le llevará a conocer a su futura esposa. En estos episodios (cuando Ted aún hacia algo de gracia) vemos su relación con Robin, también a la extraña pero entrañable pareja que forman Lily y Marshall y, sobretodo, nos reímos con Barney, este ligón trajeado y teatrero que hará mil y una invenciones con tal de llevarse una chica la cama. Fue un prometedor inicio de la serie que, sin ser nada del otro mundo, cumplía perfectamente su función de entretener y divertir.

Pero la comedia se hace pesada con el transcurrir de los capítulos viendo que las tramas son similares a las del principio y previsibles. Además, algunos de sus personajes dejan de hacer gracia, como Ted y Robin, ya que se mantienen invariables desde el primer al último capítulo. Marshall y Lily tienen sus (pocos) momentos, así que el personaje de Barney Stinson (Neil Patrick Harris) queda como capitalizador y único depositario de la sonrisa del espectador. De hecho, lo único que mantiene la serie son los gags de Barney y los flashbacks que muestran a los protagonistas en su etapa de jovenzuelos universitarios. Demasiado poco para una serie de humor. Además, lo que sirvió como excusa para narrar la serie (la explicación de Ted a sus hijos) acaba en pesadez, así como las divagaciones en off del protagonista sobre el destino y la esperanza de encontrar el amor verdadero.

En definitiva, una serie con un buen inicio pero que va claramente decrescendo a medida que avanza y que queda lastrada no por su comparación con ‘Friends’, sino porque acaba costando soltar una carcajada debido a su completa invariabilidad y a la repetición de situaciones y de gags.
[Leer más +]
28 de 33 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
los imbéciles también tienen amiguitos....
La sitcom mas sobrevalorada de la última década.

Siguiendo la estela de "Friends" nos muestra la vida de 5 chicos de NY que pretenden representar a toda una generación, con sus manías, referencias pop/culturales, neuras propias de la edad y demás.

El protagonista es un arquitecto bizco cargante a mas no poder (además de ser la voz en off que guía la serie) que como único objetivo en la vida tiene conocer a una chica con la que casarse... hasta la neurosis obsesiva... repelente y alelado, tiene un "amiguito del alma" que es pasteloso y medio retrasado, y que está casado con una..."cosa" fea y canija que disfruta solo de dos cosas, mangonear a todo cristo y fornicar como si le fuera la vida en ello.

El grupo se completa con una canadiense... que en USA viene a ser como un lepero en España, se hacen miles de chistes malos a su costa. Es la maciza oficial de la serie, una periodista de medio pelo que trabaja en un canal de TV que no ve nadie... pero le pagan lo suficiente para vivir en Manhattan! misterios misteriosos...

Y aderezando el pastel un rubio que va de seductor (y que ironías dela vida es gay en la vida real) y que aporta las únicas líneas de dialogo que no inducen al vómito.

Con problemas tan variopintos como "el prota conoce chica y tiene problemas" o "el prota conoce chica y tiene mas problemas" la serie es como el conejo de Duracell... dura y dura y parece que no se termina nunca... entre otra cosa porque todos los puñeteros episodios son idénticos.

La serie no puede ser mas cargante (bueno si, podría durar mas y entonces sería para cortarse las venas)

Y es que, si la mayoría de nosotros conociese a alguno de estos imbéciles crónicos probablemente acabaría a leches con ellos.
[Leer más +]
39 de 56 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Ted, que soso eres hijo.
He visto que la serie está bien valorada, de hecho está muy bien valorada con casi un 8 de media. Por lo que esta crítica lógicamente no va a gustar. El caso es que he visto un par de temporadas de esta serie y no ha conseguido engancharme por muchos motivos. El primero de ellos es que los personajes no me han llegado, no me han gustado, no me identifico con ninguno de ellos y sinceramente me da igual lo que les pase. Ted es soso sin más (ay, será esta la madre, oh no, será aquella... o espera vamos a alargar dos temporadas más para meter a varias chicas que ya sabemos de antemano que no será la madre). Todo el mundo alucina con Barney (o como se escriba) yo en cambio lo veo como una fusión de dos de los más grandes (Chandler y Joey). La de American Pie y el marido son bastante planos. Y la reportera canadiense directamente no me cae bien. Supongo que por eso la serie no me gusta.

Algunos se atreven a decir que esta serie está al nivel de Friends. Mucho me temo que se equivocan, ya que para que esta serie esté al nivel de Friends necesitaría actores nuevos y tramas mucho mejor elaboradas. Bueno eso y ser la mejor serie de comedia de la historia (honor que de momento tiene y tendrá Friends)
[Leer más +]
26 de 37 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Cómo conocí a "Cómo conocí a vuestra madre"
Chicos… no voy a explicar el 10. Un 10 es completamente injustificable e inexplicable por definición. La perfección no existe…¿o quizá si?.

Primero de todo, me gustaría decir a los “Friendsmaniacos” (que alegan que su serie fue la pionera en el terreno de las sit-com sobre la amistad), que deberían echarle un vistazo a otras como Seinfeld (1989), Cheers (1982), o incluso Frasier (1993). Nada nuevo bajo el sol. La comedia de amistad no es un monopolio de Friends, ha habido otras antes que ella y las habrá después (como la serie que nos ocupa).

Partiendo de esto, HIMYM luce con luz propia. No solo busca la risa tonta, además, intenta enseñar. Desde el principio tiene un propósito (contarnos como conoce a la madre), y con esta premisa, nos lanza a un largo viaje por el que deberemos recoger las piezas que nos resulten útiles para poder averiguarlo (pero tranquilo, porque no podrás). Pronto te darás cuenta de que hay que observar y disfrutar el paisaje antes de llegar a la meta (igual que todo en esta vida).

En ese viaje te marcarán multitud de momentos: The Playbook, The Bro Code, las Intervenciones, la apuesta de las bofetadas, Please, los dobles, los “bocadillos”, reto aceptado, la corbata de patitos, la justicia de Aldrin, 500 miles, la semana perfecta, la trompeta azul, la ley limón, escala sexy-loca, el tren del botellón, los trajes, los ligues, Let’s go to the mall, el cucaratón, Robots contra luchadores, las botas rojas, el yu-yu, la calabaza putilla, el Tantrum, los disfraces de Halloween, la cabra, el paraguas amarillo, Glenn Mckenna, lucha de espadas, no hay mañana, McLaren’s, ¿conoces a Ted?, Legen…

Todo esto, contado con unos recursos narrativos fantásticos. Los flashback y los flashforward que tiene esta serie no los volverás a ver en ninguna otra parte de este planeta tierra. Y todo para ver como al final del puzle, todas las piezas inconexas que veías al principio, encajan perfectamente hasta formar el cuadro de tu vida. Un cuadro en el que caben y cabrán amores y desamores, tristezas y alegrías, confusiones y epifanías, vergüenza y orgullo, amistades y enemistades,…

Todo lo que parece ser una nimiedad, puede resultar decisivo en el futuro. Si no has empezado a verla, disfrútala con paciencia y observa el paisaje, para los que ya la han visto, SIGO EN SPOILER.
[Leer más +]
20 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Insufrible, no había necesidad de nueve temporadas
Nueve años hemos tenido que aguantar para poder dar carpetazo a este cadáver maquillado que ha sido la insufrible historia de Ted Mosby sobre cómo conoció a su novia. Contada a través de un flashback "Como Conocí a Vuestra Madre" parte de una idea interesante y bajo la influencia de una de las más exitosas de siempre, Friends, aunque no tiene nada que ver con la "más grande".
Tal vez, compartir Nueva York pueda parecer suficiente, pero no lo es, esporádicas buenas ideas (solo en las primeras temporadas) han hecho de esta larguísima serie un martirio, especialmente sangrante la novena temporada con cuatro lineas temporales inabarcables y desordenadas.
La serie posee buenos momentos, como la apuestas de las "tortas", el enigma de la Calabaza o la cabra y algunas bromas muy decentes, pero repetir hasta la nausea la fórmula del flasback, sobre el flashback, sobre otra vez lo mismo se hace del todo insufrible. En 2014 arrancará "Como conocí a vuestro padre", y a mí no me engañan más, suspenso morrocotudo para esta producción, de los más de 200 capítulos, solo se salvan unos veinte, mala estadística para una serie tan "bien" valorada.
[Leer más +]
25 de 38 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
HABLÁNDOLE A LOS HIJOS CON HUMOR
Nos encontramos ante una de las mayores y más agradables sorpresas en cuanto a series de los últimos años, porque con un estilo fresco, desenfadado y original, "Cómo conocí a vuestra madre" logra meterse con una gran habilidad en nuestras vidas para quedarse, como si fuera realmente alguien de la familia.
Recogiendo lo mejor de las comedias de situación, creciendo a través de unos guiones tremendamente sólidos y bebiendo de las aguas que por ejemplo dejó correr la magnífica e irrepetible "Friends", esta serie logra entretener y enganchar desde el principio, algo básico para el éxito de este tipo de productos televisivos.
Amparado en unos personajes cuidados con esmero y que consiguen que nos sintamos identificados con ellos, Ted, el protagonista, va desgranando episodios de su propia vida, bajo el prisma de la singular historia que les cuenta a sus hijos sobre la manera que tuvo de conocer a su madre.
Mediante esta escusa somos testigos de los mejores años en la vida de cualquier ser humano, esa época rondando la treintena cuando uno no sabe todavía muy bien si quiere seguir siendo un niño o por el contrario, toca ya madurar y sentar la cabeza. Es una fase de cambios, de metamorfosis y de experimentos mediante los cuales, ir haciéndose mayor.
Cada episodio por tanto es una nueva vivencia, una nueva experiencia y un nuevo recuerdo en definitiva de aquellos maravillosos años, en los que Ted y sus amigos creyeron que iban a poder comerse el mundo, mientras se divertían sin freno.
Lo que ocurrió realmente, el destino al que tuvo que enfrentarse cada personaje, todavía está envuelto en las tinieblas de la incertidumbre, pero mientras tanto, el espontáneo humor que derrocha la serie, nos hará más ameno el viaje.
Desde que la descubrí, yo no me pierdo ningún episodio de "Cómo conocí a vuestra madre" y sin duda, os animo a hacer lo mismo. Aprenderás como yo a querer a sus personajes y a considerarlos como miembros entrañables de vuestra propia vida.
[Leer más +]
22 de 32 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
Cómo conocí a mi paciencia
Me sorprende que habiendo pasado meses del tan deseado desenlace (estamos mediados de junio de 2014) no hayan criticas actuales y la mayoría tienen mínimo 4 o más años. He leído varias críticas y debo decir que no se corresponde a lo que en mis círculos sociales se comentaba. La mayoría dejó de seguir la serie a partir de la 6ª o 7ª temporada y se fue a ver directamente el doble capítulo final para saber quién era la madre (lo aconsejo).

Siendo objetivos estamos ante el enésimo caso de que cuando una serie da dinero la alarguemos a tope hasta la saciedad aunque nos carguemos el entretenimiento y la gracia de los personajes. Esto ya ha sucedido antes en otras series así que lo más justo sería empezar dando una nota por franjas de épocas:

1ª temporada: un 6. Normalita pero con la promesa de que irá a mejor.
2ª temporada hasta la 5ª: un 8. Es la mejor época siendo una serie LEGEN (wait for it) DARY.
6ª temporada hasta la 7ª: un 5. Comienza el declive: se pierde la frescura de personajes por la repetición de escenas ya vistas y por cada 3 o más capítulos solo hay uno que merezca la pena.
8ª temporada hasta la 9ª: el 2 definitivo. La serie ya ha "gastado" a casi todos los personajes y adquiere un rumbo drámatico que solo lo aguantamos algunos ante la promesa de descubrir quién es la madre (la serie se estaba emitiendo y no se sabía cuántas temporadas iba a durar y se notaba el final). Decir que la última temporada se hace tan larga y cansina como los famosos 5 minutos que tenía el planeta Namek antes de explotar y que en Dragon Ball duraron varios capítulos de 20 minutos.

La serie no es original, y en cierto modo copia a otras sitcoms como Coupling y Friends (entre otras menos conocidas) pero tiene la premisa romántica de explicarte cómo el protagonista conoció a su esposa. Uno de los problemas es que uno de los personajes sobresale en exceso en la historia, y no precisamente es Ted. Desde la 2ª temporada hasta la 5ª o 6ª temporada, la serie vive de la actuación estelar del gran Neil Patrick Harris, con él y los guionistas en estado de gracia. Opino que tiene el doble mérito ser el personaje más heterosexual o mujeriego de la televisión, cuando eres un reconocido gay con pareja (que hace cameos en la serie) e hijos adoptados (recomiendo buscar fotos porque son hiper-graciosos y parecen una familia legendaria). La actuación de este actor casi se come a la de los demás, un caso parecido a The Big Bang Theory, en el que Jim Parsons deja casi en el olvido al resto del elenco. En conclusión, en Youtube si buscas los mejores momentos de la serie te encontrarás las divertidas normas y modos de ligar que aparecen en el ficticio manual "Playbook", redactado y aplicado por el grande Barney Stinson (un equivalente en España sería Julio Iglesias jeje).

Por último, decir que como muchas otras series o películas de humor se pierde mucho la esencia y la gracia del humor en el doblaje a español, tanto por la traducción de los juegos de palabras, como los timbres de voz que, francamente, a algunos actores no les pega. La he visto en los dos idiomas y recomiendo encarecidamente verla en inglés con subtítulos.
[Leer más +]
15 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Legen...
Cómo conocí a "Cómo conocí a vuestra madre"


Lo confieso: mis inicios en esta serie fueron bastantes escépticos. Pensaba que se trataría de una comedia americana más con todos sus clichés y chistes rancios. No obstante, y aunque no me encontraba totalmente desencaminado, la serie ha logrado sorprenderme gratamente y engancharme cada vez más.

Al principio me pareció una serie muy interesante, divertida, amena, pero que no pasaba de
eso. Cuando tenía 20 minutos de tiempo libre veía algún que otro capítulo y se me pasaban cada vez más rápido. Con el tiempo acabó atrapándome por completo y a día de hoy estoy esperando con ansia a que salga el próximo episodio.

Ahora, entrando un poco en la crítica objetiva, decir que desde el primer momento empiezas a conectar con sus cinco protagonistas, el alma de la serie. Yo personalmente me he visto identificado en más de una ocasión con los momentos de sus tres personajes masculinos: Ted, Marshall y Barney. Ted Mosby es el joven arquitecto que busca al amor de su vida. Su vida es una constante entre la diversión y el amor en pareja mientras siente que se le pasa el arroz. Esos dos lados opuestos son encarnados en su vida por sus mejores amigos, Marshall, el adorable y tierno novio de Lilly, y Barney, el cachondo y vividor. Su vida es todo un ejemplo a seguir para todo adolescente hormonado. Todos los calificativos son cortos para él.

En cuanto a ellas, de Robin Scherbatsky es difícil no enamorarse. Muy difícil. Con su sonrisa y forma de ser llena la pantalla, he de reconocer también que fué otra de las razones por las que no mandé esta serie a mi papelera de desechos televisivos. Y en cuanto a Lilly...pues nunca me ha gustado Alyson Hannigan y su papel al principio pecaba de cansino y de no tener lugar, a pesar de eso, con el tiempo y las temporadas se ha convertido en pieza esencial (no olvidemos que gracias a ella en parte podemos maravillar a Robin). Y sus escenas con Marshall dan mucho juego.

Se podría decir que en esta serie todos son imprescindibles, desde el piso hasta el McLaren´s. Su historia iniciada en narración mantiene la intriga por saber el final, aunque luego te das cuenta que lo realmente importante son los momentos y las historias de la trama de cada episodio. Las bromas y puntos son bastante originales, aunque claro, hay de todo y no es perfecta ni mucho menos, pero tiene momentos grandiosos. El doblaje en España no es malo aunque en V.O gana. Por último resaltar los recuerdos del pasado y los cameos de personalidades famosas. No puede quedarse en el tintero mi más sincero homenaje a Barney "pontetraje" Stinson. Su papel es desternillante, de lo mejorcito que ha salido en una comedia de este tipo.

Mejor olvidarse de comparaciones, es una buena sitcom sin mayores pretensiones. Entretiene y divierte, que no es poco.



...wait for it...
[Leer más +]
19 de 28 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
¡Por fin conocí a (wait for it!) vuestra madre!
Niños, voy a explicaros una historia increible, la historia de cómo conocí a vuestra madre. Así arrancaba hace nueve años esta sitcom heredera de Friends, de la que a veces incluso ha copiado/homenajeado algunos gags. Al principio me mostré algo escéptico ante la nueva sitcom que llegó en 2005, un año después de que Friends emitiera su episodio final. Me negaba a querer decir adiós a Rachel, Ross, Monica, Chandler, Joey y Phoebe para darle la bienvenida a Ted, Robin, Lily, Marshall y Barney. Pero la serie ofreció un piloto con un pulso firme, unos personajes con unos tics que con el tiempo se convirtieron en recurrentes y ofreció una juguetona estructura narrativa que luego ha dado lugar a grandes episodios que juegan con la temporalidad como recurso cómico de una manera bastante efectiva.

Funciona como una puesta al día de Friends, pudiendo incluir temas como por ejemplo el cómo las nuevas tecnologías (internet, móviles, perfiles para ligar on-line, chats, etc.) están condicionando nuestra forma de conocer gente, de enamorarnos..., y eso resulta bastante interesante. Así entramos dentro del mundo de HIMYM, ese universo en el que no se fuman porros, sino que se comen sandwiches (recordemos que la historia que Ted cuenta a sus hijos tiene que ser apta para todos los públicos). Ese universo donde el súmmum del romanticismo es regalarle una trompeta de color azul a una chica, ese universo donde un paraguas de color amarillo puede cambiar el curso de los acontecimientos de tu vida.

Quizás uno de los handicaps de la serie ha sido su protagonista Ted Mosby, un tipo muy ñoño, cuyo máximo objetivo en la vida es encontrar al gran amor y casarse (su ñoñería llega a resultar algo cansina e insoportable). Un tipo que piensa que llevar botas rojas de piel es lo más de lo más de la sofisticación. Un tipo que se lo piensa todo demasiado.

Luego tenemos a la entrañable pareja formada por Lily y Marshall. Son esa pareja que compra un piso cuyo suelo hace pendiente hacia abajo. Esa pareja que cuando discute pueden darle al PAUSE para tomarse un respiro. Lily es esa chica pizpireta que trabaja como educadora infantil y que cuando mastica hace un ruido que se la escucha desde el otro lado del Atlántico. Esa chica que cuando le dieron una beca en San Franciso y estaba lejos de Marshall, tenía orgasmos con los temblores ocasionados por los movimientos sísmicos de la zona.

Recién llegada a Nueva York desde su Canadá natal, al principio constantemente hace bromas y referencias a la cultura canadiense, que sus amigos no pillan... Esa chica que tiene pánico a los centros comerciales porque durante los años 90' en Canadá, Robin fue una estrella adolescente del Pop y sacó un gran hit llamado "Let's Go To The Mall" ("Vamos al centro comercial", telita con la canción...).

Y llega la verdadera estrella de la función, Barney Stinson, un mujeriego empedernido con un manual de superviviencia del soltero de oro llamado The Playbook. Un tipo a quien le encanta jugar al Laser Tag, un tipo que se pone traje (Suit up!) para mostrarle al mundo que es diferente de la gran masa de gente vestida con tejanos y camisetas, un tipo que llama a su pene Barnana, ese tipo que siempre sale bien en las fotos incluso cuando le pillan desprevenido, ese tipo que cuando habla de estadísticas siempre pone como valor referencial un 83% y lo dice con tanta seguridad y con tanta vehemencia que uno se lo acaba creyendo y todo.

En general, ha sido una sitcom que no ha tenido miedo a romper el pacto de ficción de los espectadores y casi a tontear con la ciencia ficción y con el absurdo para sacar adelante sus gags y sus hilarantes situaciones. Y lo mejor de todo es que en la mayoría de los casos ha funcionado. Una serie que no ha tenido miedo a hacer evolucionar a sus personajes, que les pasen cosas, que la serie no sea una mera sucesión de gags interconectados. Muchas sitcoms precisamente caen en eso... Una serie que ha sabido rozar la ñoñería y la sensiblería con una cierta gracia y con un cierto distanciamiento. Una serie con un montón de guiños a otras series y referencias a pelis, especialmente a pelis de los 80', a las que toda una generación les tenemos un cariño especial. Una serie que ha tenido un final que ha disgustado a muchos, pero que, en mi opinión, ha sido coherente con su episodio piloto (recordemos que al final del piloto Ted nos dice: Y así, niños, es como conocí a vuestra tía Robin...). Un final con muchas sorpresas y muchos giros, que yo particularmente no esperaba y que, si bien es cierto que te deja una sensación algo agridulce, también consigue humedecer tus ojos con lágrimas y pensar que ha sido un buen broche final para una historia que lleva 9 años siendo narrada.
[Leer más +]
12 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo