arrow
1
Cine tóxico
Mi mente no entiende nada. Amy Schumer es una mujer guapa, para los standard de la sociedad esquelética es una mujer con curvas, pero atractiva, guapa y real. Entonces toda la película se basa en hacer bromas en las que va a un clip de striptease y nos tenemos que reír porque está "gorda" (que no lo está) y ¡Dios nos libre! ¡Cómo osa una gorda creerse guapa y sexy! Ella cree que es guapa porque se ha dado un golpe en la cabeza y nosotros nos reímos porque ¡¡¡¡Tiene una talla 40!!!! jajajajaja en una talla 40 se cree que puede bailar!!

Si encontrais en esa frase humor está película es para vosotros, pero antes visitad un psicólogo o tiraos por el puente más cercano (lo dejo a libre elección) porque realmente tenéis un problema. La película también se ríe de hombres que hacen Zumba, porque eso es de mujeres (no sé si gordas o no, la verdad), y de la gente con confianza en sí mismo (y ahi ponen una música inspiradora y triste) porque cómo te atreves a estar seguro de quién eres si eres gorda o haces Zumba.

Verdaderamente insultante, tóxica, dañina, venenosa, irritante, denigrante, vergonzosa y lo peor de todo: es que encima no hace gracia. La peor película del año y de mucho tiempo. Sus creadores deberían estar avergonzados de sí mismos
[Leer más +]
16 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Amy Schumer se siente guapa
Puede que no estemos ante una super producción de Hollywood como las recientes Han Solo (Ron Howard, 2018) o Jurassic World: El Reino Caído (J.A. Bayona, 2018), pero, sin duda alguna, el visionado de este cinta protagonizada por la comediante y monologuista Amy Schumer me ha supuesto un soplo de aire fresco en la cartelera. El aire fresco va muy bien a veces, no siempre, pero sí cuando el calor hace estragos. La verdad es que he salido de la sala muy contento, me he divertido. No es una obra maestra, pero me ha resultado muy entretenida y encima contiene moraleja.
Como he dicho antes, la película está protagonizada por Amy Schumer, que no es precisamente un símbolo de belleza, pero consigue hacer suyo y creíble su personaje, el de una chica con dos buenas amigas que siempre la apoyan y que se siente insegura con ella misma hasta que un buen día, mientras está en una clase de bicicleta estática, sufre una caída desafortunada. Al despertarse y mirarse en el espejo se ve como una chica completamente diferente, una la mar de guapa y decidida. A partir de aquí, su vida va a dar un gran giro inesperado.
[Leer más +]
9 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Un golpe de genialidad deficientemente direccionado
Las intenciones no bastan. Las de los cineastas y guionistas Abby Kohn y Marc Silverstein y la comediante americana de Stand-Up Amy Schumer pudieron ser potables, también muy estratégicas, pero su más nueva comedia mainstream “I Feel Pretty” visita tantos lugares y caminos comunes del género tratando sus propósitos apológicos que acaba por girar en círculos, atascándose y perdiendo cuan mínimo ápice de efecto trasformador o conexión con la audiencia.

La nominada al Globo de Oro Amy Schumer principió en el mundo de las artes audiovisuales con series americanas de inclinación humorística que le sirvieron como pausada catapulta a la fama, un gran reconocimiento que vino en nombre de “Saturday Night Live.” Años después, se gestó el rol salvador, aquel volvió a sacarla a flote, esta vez alejada de la pantalla chica, era su tercera incursión en el cine Hollywoodense, una grande. Muchos coinciden en que el meteórico deterioro corresponde a una selección incorrecta de trabajos, pues la actriz y guionista conoce como brillar con roles e ideas personales, con las que se relaciona y entiende. Por tal motivo, se pensaba que su más reciente película, aun no estando escrita por ella, sería la excusa perfecta para regresar a las masas para pronunciar un importante y personalizado mensaje de amor propio, empoderamiento femenino y aceptación corporal por medio de un largometraje lo suficientemente inteligente e irreverentemente diferente que defendiera el pensamiento de que un gran cast femenino puede sacar adelante productos con propósito social y moral; decepcionantemente, esta es una excepción.

Schumer impregna a Renee de la malicia, afabilidad y magnetismo necesarios como para tejer un nexo solido entre la historia, el personaje y la audiencia, conllevando a que este mini-universo adquiera un liviano código de congruencia, es decir, los personajes y sus acciones no son ajenas o insertadas gracias a, amén de la siempre correcta protagonista, el trasfondo “distinto” del galán en función interpretado por Rory Scovel, asimismo del grupo actoral de soporte que proporciona interpretaciones que rozan lo aceptable, en especial Michelle Williams, ¿Qué haces tú aquí?

El gran problema no radica en sus actores, reside en un lugar mucho más perverso: su guion. El punto de partida para el filme es más que sugestivo, aunque un poco ventajoso teniendo en cuenta el acalorado panorama de género hoy en día en la industria, aunque, sin vistas demasiado profundas, se concluye que eso fue lo que motivó principalmente a STX Entertainment y a las dos casas productoras para formar, lo más rápido posible, un filme de tal calibre con una dama de amplia influencia social en primera plana, pues desde sus inicios la actriz ha sido una ferviente defensora de los derechos de la mujer, reflejando sus pensamientos en la mayoría de los roles que crea. La historia concebida a cuatro manos por los mismo directores, quienes ya pueden hacer gala de una experiencia medianamente aplaudible en el género de la comedia romántica, se conforma con presentar los puntos requeridos para hacer funcionar una típica comedia de amor sorprendentemente extensa, sin embargo, es apreciable que la historia hace sus mejores esfuerzos por no quedarse embarrada en medio de tal género, pues desde el inicio su principal móvil es esclarecer el dilema y, por tanto, el desorientado mensaje de aceptación que bombardea valiosas críticas hacia las compañías de “belleza.” Intentando lidiar con la imparable cascada de estereotipos, la película deja caer, sin recuperación, grandes oportunidades que se quedan en insulsas exposiciones mientras con el tiempo, aproximadamente en el interminable tercer acto, la situación se agrava ya que es perceptible como los guionistas luchan por dar con una resolución clara, precisa y supuestamente audaz al leitmotiv, discursos y charlas motivacionales con demasiadas mujeres entre la multitud ya no son suficientes para un verdadero impacto. Hay un pathos deleble y, sin rodeos, la esencia del filme es tan distorsionada y estirada que el poderoso debate que pudo haber provocado se esfuma en el caluroso y divertido aire matiné. Se vuelve excesivamente larga y narrativamente farragosa debido a que los guionistas optan por cerrar cuan mínima sub-trama infradesarrollada— sí, les hablamos a ustedes Emily Ratajkowski y Michelle Williams,— una decisión perjudicial e infundamentada.

No sería una película de Amy Schumer sin sus característicos gags visuales, que, a propósito, son de alcance desternillante, no obstante, la verdadera comedia yace en su premisa como tal, el propulsor de la historia es tan inherentemente cómico que miles de mejor aprovechadas situaciones hubieran reaccionado si se extrajera de la fórmula el “interés amoroso,” pero aun así, a costa de la innegable fuerza de la propuesta, cada momento adquiere un aire preestablecido de jocosidad, despreocupación y ocurrencia; la primera hora es un disfrute de intermitentes carcajadas que más allá de convertirse en la gran enseñanza (hazaña) femenina del 2018, consigue ser una cinta disfrutable, que basa sus fortalezas nuevamente en una glamurosa comediante.

“I Feel Pretty” de Abby Kohn y Marc Silverstein extravía su raison d'être a mitad de camino y revuelve sus propósitos neurálgicos, pero en recompensa, propone un regocijante pasatiempo en gran parte por el innegable carisma de su actriz protagonista y la absurdamente hilarante historia central. No es su nueva “Trainwreck,” ni tampoco el largometraje que redireccionará el alto índice de hombres y mujeres que presentan una baja autoestima a causa de una cada vez más superficial e indolente sociedad, pues derrocha sobremanera los poderosos mensajes que pudo haber producido. Al menos, no estamos en frente de un aparatoso bodrio cinematográfico, este es un filme desorientado que nunca se mira al espejo para conoce cuáles son sus principales fortalezas, unas que sabe aprovechar, otras que dejar pasar.
[Leer más +]
8 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
GUAU............
Pues mirar ¿Qué queréis que "sus" diga? Como dice un alma gemela de esta página. A mi me ha gustao... fundamentalmente al principio, así cuando la vida no le sonríe hasta que se lleva el osti... en el gimnasio.

Uno tiene que aceptar su realidad personal de persona humana, sea como sea. Mi abuela siempre decía: "La suerte de la fea la guapa la desea" Tampoco hay que exagerar.

Amy Schumer encarna con soltura su personaje, teniendo esos kilos justos para que la entendamos pero sin resultar grotesca.
[Leer más +]
14 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Crítica de ¡Qué guapa soy! por Cinemagavia
Abby Kohn y Marc Silverstein, (“Never Been Kissed,” “He’s Just Not That Into You,” “How to Be Single”) co escriben y dirigen Qué Guapa Soy, una película que a simple vista es una “comedia más acerca de empoderamiento femenino”. Lo innovador es que no se lanzan a las ligas del feminismo a ultranza, sino que se enfocan en percibir el nebuloso mundo del valor de la “auto apreciación” dado muchas veces en la mente de las mujeres. Para ello usan elementos que mezclan la fantasía, la comedia sexy y hasta hacen homenaje a tramas de “deseos cumplidos” (Oh sí, tienen hasta una especie de “hada madrina” un príncipe renuente y un hechizo roto… lo mejor es la misteriosa y secreta identidad del hada malvada).

Amy Schumer se hace cargo de encarnar a esta representante de las opresiones sociales sobre las mujeres. Y logra mayoritariamente llevarnos con Renee a un personaje que aparte de hacer reír trata que se haga consciencia sobre “lo que las chicas realmente quieren” y la cantidad de “expectativas” que se refuerzan y construyen a diario obligando a las mujeres a someterse a criterios de apreciación/aceptación basados primordialmente en… los deseos de los otros (rara vez se impulsa a las mujeres a ser ellas mismas y se les coloca en cánones que deben seguir a fin de ser consideradas “apetecibes, sexys, casaderas, dignas” ) Todo esto es el telón de fondo que Qué Guapa Soy maneja sobre el móvil de la comedia sexy/romántica.

Hay algunos críticos que han atacado el punto de usar el estereotipo corporal de Schumer para hacer funcionar la comedia. Pero tal vez se les escapa el hecho de que la mayoría del público no es talla “00” y el hecho mismo que Schumer pase por completo de si está burlándose de ella misma, o no.

Lo interesante es que Schumer no solo ataca lo obvio, sino también está haciendo una denuncia ácida sobre el tema y sus manifestaciones (que seguramente más de una vez ella misma tuvo que enfrentar). Eso le da a Renee una veracidad definitiva.

Schumer quien ha demostrado una y otra vez ese lado de humor ácido y preciso (En la televisión y en el cine) es una vía para en “tres sencillos pasos” poner las cartas sobre la mesa y demostrar que si la confianza fuera la indumentaria de rigor, las personas se manejaría el mundo de una manera completamente diferente.

Todo esto es meritorio pero la película, puede decirse, que cae en ciertos lugares comunes aunque en el fondo se esfuerza por mantener (a veces con más éxito que otras) su meta: qué tan válidos son los estereotipos y cómo es el escaparate de triunfo que da la seguridad.

Renee al sentirse triunfadora se mueve, respira y piensa como tal, aunque (y este es un acierto del guión) esté envasada en el molde antiguo sin saber. Pero esto no sería suficiente si el guión no diera una mirada más amplia.

No simplemente las mujeres promedio sufren de inseguridades, ni les cuesta trabajo verse de una manera clara; para eso Qué Guapa Soy nos pone otros casos que contrapesan la historia de Renee.

La hermosísima Avery Le Clair (Michelle Williams) una heredera que aparentemente lo tiene todo, pero que también tiene su lado “B”. Michelle Willliams, ha llevado una carrera ascendente y nos ha dejado ver muy claro que no tiene límites; ha hecho excelentes papeles en drama, en musical y ahora saca una vena cómica que rara vez le habíamos visto. Y no solo eso sino que se nota que la disfrutó enormemente.

Para complementar está la no menos hermosa, joven y popular Mallory (Emily Ratajkowski) a quien Renee dice que quisiera golpear en su perfecta cara cuando descubre que… (para escándalo de Renee) sí, ella también tiene sus inseguridades. Algo así como “La suerte de la fea, la bonita la desea”

La cinta también nos ofrece la oportunidad de ver a la famosa exmodelo Lauren Hutton haciendo de la abuela que fundó la compañía de cosméticos hace… bueno, muchísimo tiempo.

La trama romántica también funciona en ambos sentidos, Ethan (Rory Scovel) dista un millón de años de representar al macho alfa, lomo plateado, exudando hormonas y poderío; de hecho cae rendido ante la arrasante fuerza de Renee y su chispeante manera de seducirlo. Pero esto también gira los roles de cazador a presa, debido al arma secreta de Renee; su seguridad. Lo cual replantea la manera en la que la conquista funciona en estos tiempos.

Aún con todo esto, el guión tambien tiene algunos puntos flojos; dado que sigue su ruta para conducirnos al desenlace en el que eventualmente, por proporcionar un cierre con un toque de enseñanza, cae en resoluciones que pueden parecer demasiado simples para las expectativas que se plantearon antes.

Al final de cuentas Qué Guapa Soy queda en una comedia simpática, sin complicaciones con un buen soundtrack que le acompaña y con los cameos de varios famosos.

Eso sí, con un sarcástico mensaje de “confianza mata carita”, pero que se ve un tanto opacado por la búsqueda de una solución de “final feliz” que pone un poco en tela de juicio la fuerza de la tarea primaria de la trama.

Escrito por Fabián Quezada León
https://cinemagavia.es/que-guapa-soy-pelicula-critica/
[Leer más +]
7 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
La devaluación de la comedia
“I feel pretty” es una célebre canción compuesta por los grandes maestros Leonard Bernstein y Stephen Sondheim para la película “West Side Story”, uno de los musicales más aclamados de todos los tiempos. Posteriormente, fue interpretada por Adam Sandler, a petición de Jack Nicholson, en “Ejecutivo agresivo” y ahora figura como título original de “¡Qué guapa soy!”. Esta introducción interrelacionando títulos de cintas refleja ya a las claras un manifiesto declive, la misma devaluación irreversible que padece la comedia americana, empeñada en autodestruirse a base de ideas pueriles, comicidad simplona y estereotipos caducos. Dejando al margen a un pequeño y selecto grupo de cineastas, los estrenos estadounidenses pertenecientes a este género carecen de auténtica originalidad, inventiva y creación artística, limitándose a explotar clichés, chistes fáciles y referencias sexuales.
Abby Kohn y Marc Silverstein debutan en la dirección con este film, aunque antes habían sido los guionistas de “Nunca me han besado”, “Qué les pasa a los hombres” o “Mejor... solteras”, ejemplos muy significativos de esa decadencia a la que me refiero. Al situarse detrás de la cámara, continúan desarrollando el mismo estilo de cine que marca su carrera. No niego que tal vez algunas de sus ideas puedan tener cabida en programas de humor confeccionados sobre enlaces de sketches, pero una producción cinematográfica implica un proyecto de mayor envergadura que necesita de una historia y unos personajes interesantes, bien definidos y construidos, y de una cierta habilidad artística y narrativa para plasmar en imágenes las ideas y el entretenimiento que se pretenden transmitir. En “¡Qué guapa soy!” todo esto es secundario, por no decir inexistente, reduciéndose a filmar con escaso acierto una trama que trata infructuosamente de resultar graciosa y, para colmo, bajo el artificial y endeble manto de una supuesta moraleja políticamente correcta.
Cuenta las desventuras de una joven que afirma ser más hermosa después de haber sufrido un pequeño accidente. Pese a su percepción, lo cierto es que mantiene el mismo aspecto de siempre. Sin embargo, su renovada confianza en sí misma le lleva a ascender en la empresa de cosméticos para la que trabaja. Recuerda en cierta medida a “Amor ciego”, de otra pareja muy reconocida en la comedia, los hermanos Peter y Bobby Farrelly.
Para ser una supuesta comedia, a mí me deprimió verla. A medida que avanzaba el metraje sin lograr arrancarme siquiera una sonrisa, se apoderó de mí la melancolía, culpa de la deriva desnortada que arrastra este género en Norteamérica. ¿Qué queda de “Atrapado en el tiempo”, de Harold Ramis? ¿O de “El gran Lebowski”, de los hermanos Coen? ¿O de “Cuando Harry encontró a Sally”, de Rob Reiner? Woody Allen resulta cada vez más dramático. Tan solo Jason Reitman y Alexander Payne mantienen el pulso, si bien sus trabajos muestran también un innegable regusto por la amargura. En definitiva, la buena comedia, pura y sin condimentos que la desvirtúen, atraviesa un mal momento.
La actriz Amy Schumer, cuya fama proviene de la televisión y que en la gran pantalla ha participado en “Y de repente, tú” y “Descontroladas”, desempeña el papel protagonista, enésima muestra del debilitamiento que trato de denunciar en esta crítica. Cierto es que le acompaña una magnífica intérprete de brillante currículum como es Michelle Williams (“Blue Valentine”, “Mi semana con Marilyn”, “Manchester frente al mar”, “Todo el dinero del mundo”) aunque, en esta ocasión, sin un contenido que le permita brillar a su nivel habitual. Asimismo integra el reparto a modo de reclamo alguna que otra modelo que reina en el paralelo universo de Instagram. En todo caso, nada hay que evite el naufragio de la película.
www.cineenpantallagrande.blogspot.com
@gerardo_perez_s
[Leer más +]
8 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
LAS RISAS GARANTIZADAS
Dentro del género humorístico, de lo mejor. Muy divertida, desvergonzada sin caer en lo vulgar, y con una gran enseñanza: No importa si eres guap@ o fe@, solo importa cómo es tu actitud y cómo te ves para que los demás te amen. Cumple su cometido: entretener y hacer reír. Aunque sus diálogos no son los mejores, para ser una película de esencia cómica, es muy buena.
[Leer más +]
7 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Comedia ligera para pasar el rato
Centrada en una protagonista con autoestima baja debido a su sobrepeso que pasa a verse hermosa y confiada tras un golpe en la cabeza. Cine atp del formato de "amor ciego" o "quisiera ser grande". Una comedia ligera que provoca algunas risas y aporta el positivo mensaje de enfocarnos en nuestra actitud y no en nuestra apariencia. Ideal para verla en familia un domingo por la tarde.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
LA MÁS GUAPA... POR SUPUESTO.
Vivimos tiempos donde prevalece lo políticamente correcto. Da igual que seamos sinceros, o no digamos lo que pensamos, siempre y cuando, al abrir la boca, quien tengamos enfrente escuche lo adecuado.

Bien, pues esta chica tan guapa, viene a apoyar todo eso de que las chicas no tienen que preocuparse por su físico sino por lo que habita en el interior, de donde parte todo.

El mensaje es claro y directo y muy adecuado, por lo bonito... El mundo es redondo, y el cielo de color azul, y las personas humanas tienen buenos sentimientos, y todo se desarrolla según lo esperado, y la verdad triunfará sobre lo ordinario de la existencia.

En fin... ¿Hasta cuando estaremos obligados a pensar según esos anagramas vitales tan rotundamente alienantes?
[Leer más +]
3 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Quisiera ser bella.
En su primera película, la dupla formada por Abby Kohn y Marc Silverstein le apuestan a una comedia con una actriz que sabe bien su negocio y que logra que el filme funcione, pero que a la vez pierde fuerza por la necedad de insertar un mensaje de manera torpe.

Renee (Amy Schumer), tiene un trabajo que le inspira y motiva poco, en una empresa líder de belleza que le gusta pero que la mantiene lejos del glamur corporativo sumida en un subsuelo, además su autoestima esta por los suelos y solo la consuela los ratos divertidos que pasa junto a sus dos amigas.

Pero su vida toma un giro totalmente diferente después de sufrir un accidente golpeándose en la cabeza, lo que la lleva a percibirse más bella y segura que nunca, lo que la lleva a conseguir el empleo de sus sueños en su empresa y además a iniciar una relación con Ethan (Rory Scovel) y volverse el brazo derecho de su jefa Avery (Michelle Williams), pero su nueva actitud llena de arrogancia pondrá en peligro sus viejas amistades.

Amy Schumer tiene un enorme talento y toda la capacidad para sacar adelante un personaje como el que una película como esta requiere, ella pone el cuerpo entero al servicio de la película y logra que la comedia explote y más con la temática de la chica ordinaria y su lucha por ser algo más.

Pero, en este caso, el guion, escrito por los mismos directores, pone en juego una gran cantidad de temas sobre la mesa que hacen que el relato resienta este exceso temático que termina por desbarrancar cuando la comedia es dejada de lado para imponer el mensaje que la película debe dictar, uno de autoayuda y superación, y lo hace de manera tan machacante y torpe que la película pierde toda su fuerza previa.

Schumer no consigue sobreponerse a las inconsistencias impuestas desde la dirección, pero por lo menos logra sacar algunas buenas carcajadas y mantener el buen humor a lo largo del metraje, que no es poca cosa.

http://tantocine.com/sexy_por_accidente/
[Leer más +]
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Entretenida y nada más
Una cinta que prometía una comedia con un mensaje de superación personal y emponderamiento femenino que desgraciadamente se queda sólo en eso: una promesa. Destacan las actuaciones de Amy Schumer y Michelle Williams, pero no son suficientes para sostener una historia que va volviéndose cada vez más repetitiva y que cae en clichés harto conocidos por la audiencia durante su más de hora y media de duración.
[Leer más +]
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
La mujer que se ve delgada
Son numerosas las películas en las que se expone una historia donde una mujer gorda sueña con ser delgada para ser aceptada en la sociedad. Una mujer con sobrepeso que piensa que su vida será mucho mejor si tuviera varios kilos de menos en el cuerpo.
Lo original de esta película es que la protagonista es una mujer con unos kilos de más; pero para nada la considero una chica gorda. Ella está obsesionada con ser más delgada; y debido a un golpe en la cabeza ella se ve de esa forma. Este es el punto original de la película. La protagonista no se vuelve delgada de repente, o se intercambia el cuerpo con otra chica. No. Ella sigue siendo igual, pero ella se ve delgada.
Este punto llama la atención irremediablemente ya que sorprende. Es un enfoque que no se había expuesto nunca, y eso hacer que uno piense que puede estar frente a una comedia con una temática trillada pero con un planteamiento totalmente distinto.
El problema es que ese efecto sorpresa pronto desaparece y todo se vuelve monótono y bastante predecible; produciendo que uno pierda el interés de lo que está viendo.
Creo que la comedia se desinfla poco a poco llegando a un punto que no llama mucho la atención. Comienza realmente bien y uno se divierte enormemente. Pero a la media hora se empieza a intuir que algo falla. El resto del film está salpicado de momentos buenos; pero en general la calidad decae haciendo que esos momentos efectivos cuesten resaltar.
No obstante, tengo que decir que uno de los mejores puntos de esta película es la actuación de Amy Schumer. Ella hace un trabajo soberbio regalando un personaje con el que uno enfatiza fácilmente. Y junto a ella la maravillosa Michelle Williams, que en este caso toca un registro distinto al que nos tiene habituados; y da vida a un personaje bastante surrealista pero curioso.
En fin, "¡Qué guapa soy!" es una comedia que llama la atención mucho al principio al tener un planteamiento bastante original. El problema que tiene es que rápidamente toma una dirección bastante trillada haciendo que todo resulte muy predecible.
[Leer más +]
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
DIVERTIDA Y BASTANTE INTRASCENDENTE
Dentro de la sequía de estrenos que se nos impone por pelotas (bueno, balones más bien) estamos encontrando muchos rollos patateros y alguna que otra sorpresa como esta simpática comedia llena de tópicos y chistes fáciles que, sin embargo, funciona como divertimento para la canícula.
Nadie debe esperar ni una obra maestra de la comedia ni, si quiera, una desmadrada comedia al gusto de los tiempos. las aventuras/desventuras de esta simpática chica de cara y sonrisa preciosas y con un ligero sobrepeso que, creo yo, no debería ser motivo de complejos...ni aún siendo un sobre peso mayor.
Me parece una película que debe ser leía entre líneas y que contiene mensajes edificantes desde la ironía y el sarcasmo.
Amy Schumer está contundente y el resto del reparto la acompañan con un guión sin mayores pretensiones que sacar las sonrisas de los espectadores y alguna carcajada.
En el apartado técnico se cumple con corrección y poco más.
Recomendable para los que quieran pasar el rato.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Amy y Naomi
Una película medianamente inteligente, que me hizo sonreír un par de veces; ya es suficiente, para ser una comedia meinstrín.

Por lo demás, el mensaje, aunque edificante, es aceptable para estos tiempos; salen chicos y chicas muy monas y elegantes (entre ellas, Noami Campbell y la venerable Lauren Hutton); Ms. Schumer representa bien su papel; y no hay salidas de tono.

Así que puedes verla, estimado filmaffinitista.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Schumer...
...sinónimo de grandeza para la comedia. Excelente guión y dirección. Una de esas comedias que con un montón de risas y momentos raros igual nos llevan a un mensaje profundo y hermoso. Una dicha de ver.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Otra Bridget Jones pero (¡incluso!) peor
La historia es previsible hasta decir basta, pero aún así le di una oportunidad tras ver el trailer, por comprobar si era realmente una comedia: no me reí ni una sola vez. Exagerar y poner caras no hace gracia, o quizá sí, pero hasta para eso hay que tener talento. Imposible empatizar con la chica, por muy cierto que sea el mensaje: quiérete a ti misma, acéptate, o cambia si no eres feliz. Pero, insisto, a una comedia, aunque sea romántica, se le presupone la capacidad de hacerte reír al menos un par de veces durante el metraje. Qué larga, que aburrida, qué fea (la película, digo). No le doy menos puntuación gracias al mensaje, que por desgracia algunas mujeres (y hombres) necesitan interiorizar.

Destaco a Michelle Williams en un papel original dentro de su filmografía.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Floja
Una chica corriente, que se enfrenta cada día a sus inseguridades, despierta de una caída y de repente es la mujer más bella y capaz del planeta.


La comedia es uno de mis géneros favoritos, la disfruto siempre, es garantía de entretenimiento puro y en algunos casos algo memorables, como The Blues Brothers o Mejor Solo Que Mal Acompañado. También me gusta la parodia pero hay algunas que no me convencen o me enganchan, uno ejemplo seria American Pie o las de Adam Sandler (sacando las de Hotel Transylvania) que tienen un humor que me parece asqueroso y no gracioso. Pero hay algunos casos en que hay comedias que sabemos que no son excelentes, que tienen errores pero las disfrutamos, los más claritos son Mi Pobre Angelito y Cuidado Bebe Suelto (dos clásicos de mi infancia). Cada vez que vemos a ese bebe inquieto por la ciudad en Telefe o ese pibe solo en casa en Fox o El Trece la disfrutamos hasta el final.

Pero ahora llego este nuevo estreno cómico el jueves 18 de mayo a Colón (junto con Deadpool 2) que, honestamente, no me esperaba nada. Había visto el adelanto una vez y no me llamaba la atención, así que sin ninguna expectativa asistí a la función de la 22:30 hs (idioma original), al público le gusto y se moría de risa… cosa contraria conmigo.

Considero que el gran problema que tiene es el guion escrito por los directores de este producto: Abby Kohn y Marc Silverstein (¿Qué Les Pasa A Los Hombres? y Como Ser Soltera). Crearon y plasmaron una historia típica, la originalidad está ausente y con un mensaje que se uso hasta la eternidad: lo que importa es la actitud, no el peso, ni la condición sexual, ni los gustos personales, etc. Para que una comedia triunfe, tiene que haber chistes que enganchen al público, que se largue una carcajada y, en mi opinión (tal vez no estén de acuerdo conmigo), esta es una película que no me hizo gracia en ningún momento.

Los guionistas fallaron en crear chistes ingeniosos y se quedan en la línea fácil, cosa que a mí no me molesta en absoluto, me gusta ese tipo de humor, pero acá no me llego a soltar ninguna carcajada (me corrijo, me reí una sola vez… pero fue breve). Hubo uno en particular, en el comienzo, que me pareció… no una copia pero si algo parecido a una escena de la argentina Expertos En Pinchazos (1979) con la dupla de Alberto Olmedo y Jorge Porcel que eran farmacéuticos.

En un momento llegan a la repetición y las partes dramáticas es la peor parte porque sabemos cómo va a terminar y lo considere muy extendido.

Los directores tampoco hacen una dirección excelente, hay un plano con un espejo que me gusto, pero la realización es muy anónima.

La historia no está muy bien trabaja y eso provoca que ninguno de los actores se destaque. Es la primera vez que veo un proyecto de la actriz Amy Schumer, es conocida por otras películas y series de televisión, pero su personaje no me genero empatía, más bien rechazo aunque no era fea. Su comportamiento me parecía horrible y arrogante.

Por otra parte, me sorprendió Michelle Williams que participara aquí. De Todo El Dinero Del Mundo que pude ver hace unos meses pasamos a una comedia en la que personifico a un dibujo animado, casi una Barbie. Sé que es una comedia, no se puede tomar nada en serio, pero no me gusto sus características: diferente voz, cabeza inclinada todo el rato, etc.

La música de Michael Andrews no fue tan llamativa.


Pero de la parte negativa hay puntos -pocos- que se rescatan:

Primero, la fotografía de Florian Ballhaus y la iluminación está bien hecha. Los colores están bien elegidos. Visualmente esta perfecta.

Segundo, las canciones que colocan están bien elegidas.

Tercero, -como dije párrafos atrás- me reí una sola vez.

Cuarto (no tiene que ver con el film), antes que lo colocaran pasaron el tráiler de un estreno que llegara este 24 de mayo: Animal, la nueva película de Guillermo Francella del director ganador del Oscar al Mejor Guion por Birdman: Armando Bo. La estoy esperando con ansias, promete ser un peliculón… contrario a lo que me pareció este estreno.


En conclusión, si a Sexy Por Accidente vas a verla para entretenerte funciona… pero si la ves con un ojo crítico (como paso conmigo) le descubrís muchas fallas. La historia no es original con un mensaje bastante usado, las situaciones son previsibles, los chistes no funcionan y los actores también fallan (principalmente la protagonista que no me llego). Pero la factura técnica no esta tan mal y hay una buenas canciones… pero no es lo suficiente para el sello de aprobación. Si les interesa, véanla, entreténganse, seguro les va a gustar más que yo… pero a mí me pareció una película dominguera, sabemos que es mala, que tiene muchas contras, pero la gente la disfruta.

Nota: 3/10
Rojo, Pulgar Abajo.
[Leer más +]
5 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Incongruente
Si hay algo que hace sentir mal a la gente obesa o fea es la reacción constante de ciertas personas al verla. Si nadie la mirara con condescencencia no tendría esa sensación de rechazo ni haría falta hacer películas así. Y ahí comienzan los problemas de guión de esta película. La protagonista quizá no sea muy agraciada físicamente, pero no es eso lo que le duele, sino el no tener oportunidades en la vida que ella piensa son para la gente guapa. Se da un golpe, y hala, ahora se ve guapa. ¡¡Pero la gente la sigue viendo igual!! ¿Cómo puede ser que le falte la inteligencia de ver en las miradas y gestos de los que la rodean que nada ha cambiado en su físico? Eso es lo primero que no te crees al ver la película. Lo segundo es que cuando se va "la magia" sigue sin ver que la gente la ve exactamente igual. Esta mujer no es fea, lo que necesita son gafas para la miopía. Me parece una película demasiado superficial, hecha con prisas y nada realista.
[Leer más +]
1 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Un gran mensaje pero no una buena película
La película tiene un mensaje importante (que hay que tener confianza en uno mismo, y aceptarse uno tal como es) lo que hay que saber valorar. Pero como película en sí no es una maravilla. A veces baja el ritmo y tiene momentos con poca lógica. Es cierto que me ha hecho gracia algunas bromas, y he pasado el rato. No esperes mucho de ella y seguro que la disfrutarás
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
1
Qué guapa soy
Cuando escuché hablar de "Sexy Por Accidente" se llamaba "Qué Guapa Soy".
Yo pensaba que era muy buena pero no pude.
No me hizo reír mucho pero en algunas partes reconozco que me sacó algunas risas por ser una comedia.
Amy Schumer no está del todo mal pero me esperaba más al igual que la película.
Lauren Hutton es la única que hace una buena actuación que para mí es rescatable.
Mala con ganas. No pude terminar de verla de lo mala que era.
Olvidable.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
Ver críticas con texto completo