arrow
9
LOS MÚLTIPLES REGRESOS DE "VOLVER"
Almodóvar ha vuelto, y a su regreso se suman otros regresos, que convierten el estreno de “Volver” en un memorable acontecimiento.

Con “Volver” regresa tras un paréntesis de 18 años, la musa almodovariana por excelencia en los 80, la excepcional Carmen Maura, que brilla con luz propia, haciéndonos revivir sus excelentes interpretaciones en “Que he hecho yo para merecer esto” en 1984 o “Mujeres al borde de un ataque de nervios” en 1988.

Vuelve también Penélope Cruz, en absoluto estado de gracia, rescatada de su mediocre carrera norteamericana, para hacerla ascender meteóricamente , prótesis de caderas incluida, al firmamento de las grandes musas del neorrealismo italiano, permitiendo residir a nuestra internacional estrella en el Olimpo cinéfilo en el que moran los recuerdos de Anna Magnani, Sophia Loren o Claudia Cardinale.

También supone el regreso del realizador manchego a su patria chica, La Mancha, que es retratada con óptica surrealista, seguramente rememorando mundos y sensaciones infantiles, con la misma habilidad con que tantas veces ha reflejado los fríos y coloristas escenarios urbanos de la “movida” madrileña.

Regresa también al universo femenino, a las historias corales de mujeres, en el que además de las actrices citadas, destacan las brillantes y conmovedoras interpretaciones de Lola Dueñas, Chus Lampreave y Blanca Portillo.

“Volver” es en definitiva la historia de varios regresos, y el más destacable de éstos es el que supone regresar al mejor cine de Almodóvar, aquel que sabe sortear con habilidad un guión que se presta a la sordidez, para crear una tierna historia de amor, narrada a través una inspirada conjugación de géneros, pasando de la comedia al melodrama, del costumbrismo social al esperpento y de la intriga al fantástico, demostrando que su talento ha alcanzado una madurez que, lamentablemente, una gran parte de la crítica patria, obstinadamente le sigue negando.
[Leer más +]
114 de 148 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Secretos
No puedo creer que sea de Almodóvar. En serio.
La he visto en un esfuerzo por vencer mi escepticismo respecto a este personaje que nunca ha sido en absoluto santo de mi devoción, y de hecho ya lo dejé claro en mi crítica de "Mujeres al borde de un ataque de nervios", tras los bodrios suyos que me aventuré a ver alguna vez, para mi arrepentimiento.
Algunos amigos me decían que le diese una oportunidad, que "Volver" no era una de sus clásicas chabacanerías elevadas al cubo.
Yo aún así no estaba convencida. Me olía a algo similar a la fama de ciertos famosos que se ponen de moda sin que en ello medie mérito alguno y a todo Cristo le da por encumbrarlos, por el instinto borreguil que muchos, mejor que peor, llevamos dentro.
Si el director manchego es capaz de filmar una película sorprendente, bastante sobria (para lo que acostumbra), también impactante sin contradecir lo que he afirmado sobre su sobriedad, y capaz de tocarme las fibras, entonces es una lástima que no se prodigue más a menudo con productos decentes como éste. Independientemente de la opinión personal que me merezca Almodóvar (me cae mal, lo reconozco) y de los desaciertos de su filmografía (desde mi punto de vista, por supuesto), "Volver" me parece una gran película. Y esto lo digo con toda la humildad del mundo. No sé si la extendidísima y delirante fama del director está realmente tan justificada (no para mi criterio), pero al menos esta película sí merece un gran reconocimiento.
A lo mejor es porque, por una vez, los personajes son creíbles y el guión no desvaría.
A lo mejor es porque Raimunda (Penélope) consigue ir metiéndose en mi bolsillo poco a poco.
A lo mejor es porque Carmen Maura está espléndida en su naturalidad de siempre.
A lo mejor es porque es una historia de mujeres que respeta la inteligencia de todas las mujeres, y que habla de cosas que suceden en cualquier parte.
A lo mejor es porque todos hemos oído o incluso vivido o sido testigos de historias similares en nuestro entorno, de ésas que ponen los vellos de punta, truculentas pero no menos ciertas. Porque todo tiene ese regusto a pueblo, a la casa de los abuelos que huele a antiguo, a los vecinos generosos, supersticiosos y cotillas, a las mujeres de edad enlutadas, a paredes encaladas, a puertas y postigos de gruesa madera vieja. Yo he saboreado todo eso, porque crecí en un pueblo, oyendo toda clase de rumores e historias, algunas de las cuales no eran muy diferentes de la que acontece en "Volver".
A lo mejor es porque me ha gustado la banda sonora, porque me he conmovido, porque he sentido horror.
Porque he sentido el dolor y la redención bajo las ráfagas de viento.
[Leer más +]
78 de 101 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
The Return of the King
Almodóvar guste o no es nuestro rey actual de los 24 fotogramas. Un rey que no ha necesitado ni querido el exilio buñueliano para seguir realizando sus películas. Un rey egocéntrico que no soporta las críticas de la prensa española. De sus propios súbditos que no entienden su cine y no se inclinan ante sus magnas producciones.
A él lo que le gusta (como a todos los mortales) es que le doren la píldora. Y desde "Todo sobre mi madre" la repercusión internacional de sus películas ha sido arrolladora e imparable.
Otros esperamos con devoción el verdadero regreso de dos reyes en estado vegetativo o de viaje indefinido: José Luis Guerín y Víctor Erice.

Personalmente le he perdonado hasta lo peor, excepto su fallida crítica a los realitys llamada "Kika". También esa inenarrable y patética encarnación de la maldad en la figura de Toni Cantó en "Todo sobre mi vieja" (que no madre). El aborrecible e incoherente personaje de Javier Cámara en "Hable con ella" y algunas imperfecciones de contenido de "La mala educación". Su interesante inicio a lo John Waters y su evolución a lo que es ahora su cine ya es pasado.

Lo mejor que ha dado al cine español se llama "Qué he hecho yo para merecer esto?" y "Mujeres al borde de un ataque de nervios". Aparte de algunas secuencias que forman parte de la galería e historia patria.
Y el rey ha vuelto hablar a sus súbditos y se ha reconciliado con los menos sumisos.

En "Volver" Almodóvar regresa a sus raíces (que no a sus inicios). A un lugar en la mancha donde los secretos y las supersticiones acechan y aguardan ser revelados. Un viaje en búsqueda de la madre perdida entre un relato surrealista con tintes de culebrón almodovariano. Puro melodrama. Puro Almodóvar.

Funciona a la perfección por momentos. Sobre todo a la cámara desde su arranque en forma de travelling y sus títulos de crédito a lo Ed Wood. También cuando las actrices de manera devota y casi confesional toman la palabra y el mando. En los momentos cómicos. En su discurso emocional. Con la sátira de la televisión actual. Cuando el filme concluye con ese magnífico fundido a negro.

Y es que "Volver" rodada en los años sesenta, con una impecable fotografía en blanco y negro, acentuando su aspecto rural y despojándola de su contenido moderno sería una de las cumbres del cine español. Pero llega muy tarde.
En la actualidad se queda en uno de los mejores filmes españoles de lo que llevamos de década.

¡Larga vida al rey de los melodramas modernos y clásicos!
Una sala repleta de manos frías en Cannes espera romper a aplausos hasta el amanecer.
¡Larga vida al rey manchego!
El box office y los oscars aguardan al rey.
[Leer más +]
82 de 122 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Siempre nos quedará parir (Almodóvar#2)
Bien, no sé muy bien por dónde empezar.

Veamos... La doble escena de Blanca Portillo en el plató de televisión y después con las hermanas, la escena explicativa de Carmen Maura en el parque con su hija y la “célebre” interpretación del tema “Volver” por Penélope Cruz.

Estas tres escenas, para cualquier director bueno, malo, regular, genial o tirandillo, no pueden pasar el corte en la sala de montaje.

No puedes forzar los guiones de esa manera. O mejor dicho: no puedes dejar que el guión, que debería ser invisible, te fuerce la película de una forma tan antinatural. Si tú quieres A, en modo alguno es una opción poner a un personaje diciendo “Es que pasó A, y luego hice A. Por eso ahora te pido A”. “Sé que fue muy duro para ti ser A, pero por mucho A que tomemos, A se nos puede volver en contra”. “Olvida eso, siempre nos quedará A”... Un momento. Me acabo de dar cuenta de que hasta mi manipulador ejemplo en base A es más elegante que sus diálogos empuja-escenas. Será por aquello de la tangencialidad. Porque en el fondo el cabronías de Almodóvar, los dos lo sabemos, no pone a sus Audrey Hepburns a decir “siempre nos quedará A”. Las pone a decir “A”. Sin más.

Ahora hablo en general, y Dios sabe cuánto me aburre esto. Los aspectos de puesta en escena, iluminación, montaje, dirección de actores (¡sí! ¡sorpresa!) y en definitiva todos los destinados a dotar de vida a una imagen son francamente mejorables. Por no hablar del trabajo en los diálogos (“Hola. Estamos rodando una peli. Buscábamos un restaurante para que coma la gente.” “Ah. Y a cuánto por persona, más o menos?” “Pos unos diez euricos”. “Ah, pues mira. ¿A qué hora sería?”). A todo aquel que haya rodado alguna vez un corto amateur con los colegas, estas líneas le serán familiares. Seguramente, en el segundo corto uno ya habrá corregido estas cosas porque de los errores se aprende. Almodóvar, no sé cuántos Oscars y Goyas después, aún los sigue cometiendo.

La escena de Pe cantando no funciona. No sé si es porque la chica hasta se muerde el labio de la “emosión”, porque la actriz en ningún momento se me revela como auténtica en su papel o porque Pedro nunca vio “Río Bravo”. Sólo sé que es un quiero y no puedo.


Almodóvar. Tío. Que ya peinas canas en los huevos. Que a tu edad no puedes seguir siendo tan cutre. Cutre podías ser con “Pepi, Luci, Bom”, no ahora. Ahora ya deberías ser decadente, manierista... Esas cosas que son los genios.

Ya... No hace falta que contestes. Venga, esta ronda la paga Boyero. Por las noches de cine que me prometiste y nunca me diste, Pedro. Por A.
[Leer más +]
86 de 143 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Los fantasmas no lloran
Almodóvar, una vez más, está en su salsa. Tras la sorpresa (negativa) de su anterior película, "La mala educación", incoherente en la etapa de madurez profesional que atraviesa el director manchego, en "Volver" todo huele a Almodóvar: mujeres desesperadas, mucho colorido, ropa y decorados horteras, diálogos surrealistas, mezla de comedia y drama y situaciones enrevesadas a más no poder. Con estos ingredientes construye un universo que explota (y ha explotado) al máximo y que hasta el momento, le ha reportado muy buenas críticas en el extranjero (y algo menos entusiastas en España).

"Volver" no es mejor que "Hable con ella" ni que "Mujeres..." ni que "La ley del deseo", pero tiene algo que atrapa. Quizás es porque nos recuerda al Almodóvar más auténtico de finales de los 80, o porque nos alegramos de volver a ver a Chus Lampreave, o a la gran Carmen Maura. Puede que también el mérito de la película sea de Penélope Cruz, espléndida en su papel de Raimunda y merecida nominada al Oscar. O simplemente es que nos encontramos ante un guión muy original y personal.

El caso es que "Volver" tiene una calidad artística y técnica incuestionable y por mucho que digan los detractores de Almodóvar, este es el cineasta con el estilo más personal del cine español, y sus guiones, aunque pueden ser mejores o peores, son inconfundibles y decididos, y eso ya dice mucho de un realizador (solo Fernando Leon de Aranoa puede presumir de ese estilo tan personal). En este caso puede que el guión no esté del todo a la altura, pero se compensa con las brillantes interpretaciones, la excelente música de Alberto Iglesias (¿cuántos Goyas habrá ganado ya?), la fotografía y por supuesto la dirección.

El que vaya a verla o se la compre que no se engañe: no hay sorpresas. Es Almodóvar en estado puro. Para bien o para mal.
[Leer más +]
32 de 41 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
La rosa del azafrán
Escrito y dirigido por Pedro Almodóvar (Calzada de Calatrava, Ciudad Real, 1949), constituye el tercero y último film de la trilogía del autor sobre la figura de la madre. Se rueda entre el 18/VII y el 17/X de 2005 en Almagro (La Mancha) y en un barrio periférico de Madrid, con un presupuesto de 8 M euros. Nominado a un Oscar (actriz), gana dos premios de Cannes (interpretación femenina y guión original) y 5 Goya. Producido por Esther García para El Deseo, se estrena el 17-III-2006 (España).

La acción tiene lugar en Alcanfor de las Infantas, nombre ficticio de Almagro, y en Madrid, en 2005, a lo largo de unos meses. Raimunda (Cruz), casada con Paco (de la Torre), trabajador en paro, alcohólico y violento, oculta un secreto del pasado y afronta la vida con decisión y optimismo. De vuelta al pueblo con motivo de la Fiesta de Todos los Santos para rendir homenaje a sus muertos, le ayudan a engalanar el panteón familiar su hermana Sole (Dueñas), ingenua, bondadosa y peluquera ilegal, y su propia hija Paula (Cobo), seria, inexperta y preocupada por saber quién es su padre. Agustina (Portillo), hija de los antiguos vecinos de los padres de Raimunda y Sole, es silenciosa, generosa, afectuosa y vive preocupada por la extraña desaparición de su madre.

La película combina comedia, drama, crimen y misterio. Desarrolla una comedia amarga sobre la vida rural manchega, vista con cariño e ironía, y la de Madrid, símbolo de modernidad y de las nuevas formas de relación familiar y social. Elabora un retrato naturalista de la cotidianeidad, con elementos de humor negro, sentimentalismo, trazos neorrealistas y toques surrealistas (el fantasma y sus apariciones). Es una película de mujeres: la atención se focaliza en la interacción de 5 mujeres, de 3 generaciones, a las que ocasionalmente acompaña algún hombre poco simpático. La trama se basa en una suma de enredos, engaños, adulterios y venganzas, que conforman un universo que alterna realismo, irrealidad y exotismo. Pese al fuego, la locura, los incestos, los abusos, los asesinatos y el viento solano, las protagonistas consiguen sobrevivir con buen ánimo y trabajo suficiente.

La obra permite al realizador dar salida a sus obsesiones, sus personajes singularísimos, su afición al estrambote, su apego a lo espectral y sus preferencias por un cromatismo vibrante de tonos gratamente exagerados. Para el realizador no hay vida después de la muerte (los fantasmas no existen), pero los difuntos continúan gratamente vivos en el recuerdo de los suyos. Según propias palabras, ésta es su película más autobiográfica. El guión, que incluye diálogos realistas y castizos, apoya el drama en la ocultación de secretos y la aparición del fantasma de un difunto deseoso de resolver las cuestiones que dejó pendientes.
[Leer más +]
25 de 30 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
No hay color
Voy a ser breve: ¿Pagarías 12€ por ir al cine a ver una película extranjera en versión original subtitulada? No, ¿verdad?

Esta película la vi en VOS (subtítulos en francés) en la ciudad francesa de Nancy. El cine estaba lleno. Totalmente lleno. Ni siquiera era el día del estreno, la película llevaba semanas en cartelera.

¿Será que nadie es profeta en su tierra? Será eso.

No olvidaré nunca la siguiente escena: La contemplé en el espectador del asiento de al lado. Era un anciano que lloraba emocionado mientras escuchaba "Volver" cantada por Estrella Morente.
[Leer más +]
26 de 35 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Cine entre visillos
Independientemente de valorar esta "volver" como un "Wakefield" de Nathaniel Hawthorne version 2.0, sólo voy a decir que los 5 primeros minutos de esta película nos muestra lo mejor que puede dar Almodovar en su vertiente más contemplativa y en estado de gracia. !Qué grande esas viudas cuidando las tumbas de sus maridos, colocando flores, al ritmo de unas coplillas!

Ya digo, toca en esta película cineasta de contemplación y retratismo atrevido. Otras aristas nos muestra al "Almodovar maduro" pasada la resaca ochentera, en obras que hablan de sí mismo hacía dentro como "la piel que habito", o el artista enamorado del cine de "todo sobre mi viejita" y "Tacones lejanos".
[Leer más +]
17 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
¿A que viene tan poca luz?
Lo siento pero no consigo comprender que encanto encuentra la gente a esta película. Nada más terminar de verla en mi mente titila esa extraña impotencia que sientes al ver un film pretencioso que aspira a encumbrarse como obra necesaria e imprescindible cuando durante el visionado maldecías cada minuto de tu vida que estabas dejando escapar. De veras que no trato de ofender a nadie con mi crítica, simplemente no entiendo como este tipo de películas atrapa a tanta gente cuando a mi me resultó tan improductiva.

De primeras, no soporto ese ambiente de desgana y oscura melancolía que acompaña a la mayoría de este tipo de películas españolas, donde la máxima aspiración de esos personajes apagados sea marujear en el pueblo, ceñir harapos mirando al televisor con una tonta y vitalmente ilógica sonrisa en el rostro, hablar con clientes sobre "Ay!! lo que le ha pasao a la de enfrente con su marido" mientras le cortan el pelo, y un largo etcétera de sucesos recargados de innecesaria tristeza y desánimo. Cada personaje parece haber vivido una horrible depresión desde que nació, no hay ni un atisbo emoción, ni algo de ganas en la carne. Algún motivo habrá para que estas películas necesiten algunos de esos personajes, me gustaría saberlo, porque no se que quiere ganar el director impregnando su película con esta filosofía, ¿algún llamamiento a la conciencia vital de la gente por medio de la extrema carencia de la misma en el film?, ¿demostrar "lo horrible que es la vida" (no ignorar el encomillado) para LUEGO sacar alguna conclusión necesaria?, ¿o sencillamente engañar, digamos por pereza, sobre el cariz eudemonista de la vida para así justificar el desperdicio de la personal? Si así es me compadezco de a los que Almodóvar consiguió encandilar...

Por otro lado, me parece absurdamente aburrida, no me entretuvo ni lo más mínimo. No se si tildar al guión o a ese estilo característico del director que no concibo como ha podido encumbrarlo como uno de los mejores de España. Lo siento, pero no entiendo como esta película despierta el interés de la gente, si alguien lee esta crítica y cree que tiene la respuesta agradecería mucho que se tomara unos minutos en explicármelo.

¿Que Penélope Cruz fue nominada al Óscar por "Volver"? ¿Por interpretar digamos de manera fiable a una maruja del barrio que vive tantas interesantes peripecias como un pez en su nueva pecera? Menos mal que no lo ganó, pero me duele que sea igual de condecorada que Uma Thurman o Morgan Freeman en 1994.
[Leer más +]
31 de 47 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Supersticiosas, luchadoras y supervivientes.
Retorno a los orígenes, maravilloso relato de mujeres supersticiosas, luchadoras y supervivientes, reir llorando o llorar riendo. Me conmovió tanto. Solo por ver la corta pero maravillosa interpretación de Chus Lampreave ya merece la pena. Inmensa Penélope Cruz (Almodóvar es el unico director que sabe que botones hay que pulsar para que funcione esta actriz) y Enternecedora Carmen Maura. Cada vez que vamos de visita a la casa de Sole entra la comedia como genero en el film, con una genial Lola Dueñas. Especial interpretación de Blanca Portillo como "la Agustina". La secuencia de el tango de "volver" pasara a los anales del cine español. Ojalá que Pedro nos traiga mas regalos de este tipo a sus incondicionales. Vuelve a rescatar a Carmen Maura para tu siguiente film, porque nadie la dirige como tu. Ese Oscar era para Pe.
[Leer más +]
15 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
No defrauda: patética.
Le ponía buena cara a la película, la verdad. Una publicidad previa algo más moderada, la vuelta de Carmen Maura, decorados en Almagro. Pero es que no puede ser, no puede ser. Yo lo intento, pero no puede ser.

Una tarde quizás de un viernes de hace más de quince años, en la Filmoteca Nacional de Madrid, Louis Malle comenta su filmografía. Hacia el final del encuentro, siempre hay un patriota, alguien pregunta cómo ve el nuevo cine español. Louis Malle no se turba. "No lo conozco mucho pero espero que haya algo más interesante que Almodóvar".

Quince años después dudo de que haya algo más interesante en el cine español, siempre nuevo y siempre lleno de promesas. De lo que no me cabe ninguna duda es de que Almodóvar ha ido a peor. Una vez encontrada la receta mágica, a mantenerla, que da dinero: la España Negra y olé pasada por el catálogo anual de Habitat.

Todo huele a rancio en Volver. El uso desesperado de las gracias ochenteras tipo "que me fumo un porro, qué fuerte", los diálogos cartón-piedra con modismos que ya no figuraban ni en el Tesoro de Covarrubias, allá por principios del XVII, y una historia que se ve venir desde el primer requiebro a la hija de la Raimunda por su tía abuela. Pero gustará, claro: pasión, palmitas, buenos culos y mucho escote. ¿Qué otra cosa piensan los guiris que es España? ¿Qué otra cosa necesitan?

Asumo que la cámara se mueve con claridad y rotundidad, que la puesta en escena es magnífica, pero, qué guión, qué guión. Sería interesante ver cómo dirigiría Almodóvar un guión que no fuera suyo pero imagino que así no podría echarle tanto cuento a la historia. En fin, sólo Carmen Maura, el tango que se marca Estrella Morente y la loza colgada en la pared mantienen el tipo en esta cosa que no merece la pérdida de una siesta. Y además, la primera en la frente nada más llegar al cine. Los logos del Ministerio de Cultura, la Consejería de Cultura de Castilla-La Mancha y TVE me hacen sospechar que he pagado esta película cuatro veces. Y la de la taquilla sería la que menos.
[Leer más +]
180 de 350 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
INTERESANTE, AUNQUE A MÍ NO ME HA DEJADO DESEOS DE VOLVER A VERLA
Interesante película, como interesante suele ser Pedro Almodóvar. Pero no la considero tan excepcional como les resulta a tantísima gente; al lado de películas como "El sur" de Víctor Erice, la cual dan deseos de volverla a ver cada cierto tiempo y siempre impacta apasionadamente en el alma, esta película de Pedro Almodóvar me parece significativamente INTERESANTE, pero desde luego no contiene tanta sustancia ni atractivo como para desear verla más de una o dos veces.

Fej Delvahe
[Leer más +]
25 de 40 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Si Almodóvar es el Rey de nuestro cine...
Si califico a una película por encima del 5 quiero indicar que al menos tiene algún interés. En caso contrario, evidentemente, carece de él. ¿Cuándo veo un film por 2ª, 3ª, 4ª,... enésima vez? Cuando la he puntuado como mínimo con un 6 tiene posibilidades de nuevos visionados. Es decir: cuando es “INTERESANTE”. Y como a esta “VOLVER” no pienso VOLVER a verla la dejo con un 4, un 5 si soy generoso con la Penélope o con la Maura.
Porque me deja indiferente y en unos días sólo quedará el recuerdo de la silicona (¿a qué viene ese picado sobre las tetas de Penélope sino es para eso?) y del culo ensalzado con prótesis.
Sí, la película es una excusa para el lucimiento visual y, ¿porqué no reconocerlo?, lucimiento interpretativo de la Cruz, que tampoco se pasa salvo echar unos lloros por aquí, unos lloros por allá, unas sonrisas por acullá. En “Volver” todo huele a chamusquina rancia, aunque el personaje de la Portillo fume porros cual hippy inconformista.
Es una historia que me deja indiferente, porque se ve venir, nada me sorprende, el mismo universo femenino almodovariano, maridos degenerados, violadores, infieles y borrachos, play-back fútil e innecesario del tema cantado por Estrella Morente, metraje excesivo para lo que se cuenta...
Resumiendo: se puede ver, pero es un culebrón que si lo hubiera filmado Perico El De Los Palotes habría pasado desapercibido para esta crítica española tan nuestra. Me recuerda más a un programa de la llamada telebasura que a otra cosa.
¿Se imaginan ustedes si se hubiera rodado en los años sesenta, con guión de Azcona, por Berlanga? Por ejemplo.
[Leer más +]
17 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Excelente, una película para recordar
Volver, es el título de la gran obra maestra de Pedro Almodóvar, con uno de los mejores repartos
de la historia.
Desde el primer momento ya te estremeces de gusto en tu sofá o la butaca del cine, Almodóvar volvió con mas fuerza que nunca, aprovechando todo al máximo, volvió y salió por la puerta grande ya no solo con el rotundo éxito en Los Goya si no también en Hollywood dando a Penélope Cruz el hasta ahora el mejor papel de su vida "Raimunda" que la valió un Goya, un Fotogramas De Plata, Un David DiDonatello, La palma de oro de Cannes junto a sus compañeras y un sin fin de premios e incluso una nominación al Oscar y otra al Globo de oro, Sin duda fue un éxito.

También creo conveniente recordar la vuelta de Maura con Almodóvar, también más fuerte que nunca y Lola Dueñas que en "Mar Adentro" ya me extasié con ella pero aquí ya fue en una palabra impresionante. Pero no solo ellas si no también Blanca Portillo, que ya es una de las mejores actrices que conozco, bordó su papel.

Y la Música de Alberto Iglesias correctísima para esta película.

Por último querría decir que para los que tenga prejuicios de Almodóvar que se los quiten viendo esta película, porque da una sensación totalmente diferente a la que nos provocó con Carne Trémula, La mala educación... de verdad parece otro director.
[Leer más +]
17 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Extrañamente estimulante
Nunca me ha interesado en exceso Almodóvar, quizá por el tipo de cine que desarrolla, lejos de lo que yo espero encontrar en una pantalla cinematográfica o, quizá, porque en ocasiones me parece un cine demasiado salido de tono. Pero en esta ocasión, Almodóvar me ha sorprendido gratamente, logrando que ante un guión con algunas falencias, sienta cierta simpatía por los personajes que en el se ven retratados y, además, haya permanecido entretenido durante casi dos horas de metraje.

Una de las piedras angulares de este trabajo, es su trama que, pese a desarrollarse en un principio ante situaciones tópicas y previsibles y contener algún que otro diálogo añadido con poco acierto marca del director, logra construir una especie de bella fábula entorno a sus personajes. Quizá, en algunos momentos, debido a la flaqueza en algunos puntos de la historia y algún que otro agujero en ella, el contenido de la misma se ve un poco mermado, pero aun y de ese modo, consigue tornarse un relato ameno e interesante hasta su final, pese a esos últimos minutos, un tanto lentos y algo alargados.

Otro de los valores de este film, es su dirección, puesto que el realizador manchego ha sabido otorgarle el ritmo necesario en casi todo momento y, además, ha logrado que algunos aspectos como la banda sonora sean realmente necesarios e insuflen más calidad al producto.

Sin embargo, y con más virtudes que defectos, esta cinta también posee algunas carencias importantes como son el descuido de algunos de los protagonistas por parte del director (a mi parecer, se podría haber ahondado más en la relación madre-hija o se le podrían haber otorgado más matices al personaje de Agustina), lo endeble de un guión bien compuesto, pero que tiene algún que otro altibajo o los excesos a los que es sometida la obra en alguno de sus puntos.

De todos modos, lo que termina de ensalzar la película son algunas de sus interpretaciones, como la de la enorme Carmen Maura (en su línea), la buena actuación de Penélope Cruz (ya iba siendo hora de que diese más de sí) o Yohana Cobo que cumple con creces. Quizá, en este apartado, la que peor parada sale es Blanca Portillo, que parece repetir interpretación de nuevo, aunque con un leve cambio de registro en su personaje.

Para ser de Almodóvar, se podría decir que este film se me ha hecho incluso agradable de ver, además de haberlo disfrutado por momentos y que sus defectos se ven, de sobras, paliados por algunos aspectos que convierten “Volver” en una obra interesante y, en parte, estimulante de ver.
[Leer más +]
16 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Más de lo mismo
Hay artistas como Pablo Picasso, Bob Dylan, Stanley Kubrik o Michael Winterbottom que tienen culo de mal asiento y, por mucho éxito que consigan haciendo algo, su siguiente paso es siempre en una dirección perpendicular, y su carrera va de aquí para allá aparentemente sin rumbo y, si tienen talento, no dejan de sorprender y asombrar.
Pero Peeeedro Almodóvar no es de éstos. Él es más bien como Leonard Cohen o Woody Allen, que cualquier obra suya se reconoce a la legua y su talento no consiste en sorprender por los cambios de rumbo, sino por su capacidad de ser fiel a un estilo propio en el que no cesa de profundizar. Y hay que tener un talento de tres pares de narices para hacer algo así sin aburrir.

Por otro lado, no sé como inventa sus historias el manchego de la peca, porque se pone a amontonar adulterios, asesinatos, incestos y enfermedades terminales degenerativas con la misma naturalidad y frescura que si estuviese cocinando un refrescante gazpacho... Y a pesar de los ingredientes que usa, el tío sabe distanciarse del morbo y del cutrerío, y de vez en cuando incluso se permite burlarse de los reality shows y los programas televisivos que viven de las mismas pasiones que él pero a un nivel de serie B.
Y así va y nos cuenta una bonita historia de amor sin apareamientos: sólo amor maternal y amor fraternal y amor vecinal, que a veces tampoco es moco de pavo.

Qué cojones, aunque la cota de personajes transexuales sea inusitadamente baja por tratarse de una película de Almodóvar, no me negarán que este Volver es más de lo mismo, o sea: un peliculón.

Nota: notable.
[Leer más +]
18 de 29 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
¿Es un genio Almodóvar?
En España hay más genios por metro cuadrado que en todo el cine del resto del mundo junto: Almodóvar, León de Aranoa, Bajo Ulloa, Amenábar, Loriga, Álex de la Iglesia... En medio de la mediocridad general, los adjetivos ensalzadores se disparan provocando una inflacción de la apreciación crítica a la par que una devaluación del valor expresivo de los calificativos. Y mientras tanto, el único, el verdadero ARTISTA realmente merecedor del epíteto de genial, Víctor Erice, se muere del asco y sufre para ser capaz de dirigir una película cada diez años.

Almodóvar no es un genio. Es un director hábil, muchas veces muy acertado y otras no tanto, que se ha labrado una trayectoria de prestigio con un puñado de películas muy apreciables y algún que otro bajón de calidad. Es cierto que algunas de sus buenas películas (¿Qué he hecho yo para merecer ésto?, La ley del deseo, Mujeres al borde de un ataque de nervios, Átame) son excelentes, innovadoras, atrevidas y transgresoras. También lo es que otras son verdaderos bodrios, como Matador o Kika. Su estilo es perfectamente reconocible y los que han querido imitarlo han caído en el ridículo, lo que es marca de buen "artesano"; sin embargo, sus temas favoritos (u obsesiones) a menudo reciben un tratamiento demasiado sensiblero, truculento o excesivamente mitificador y entonces es cuando Almodóvar pierde toda la fuerza de sus virtudes y logra convertirlas en defectos insalvables para la paciencia del espectador con criterio. Es el incoveniente de repetirse (y ahí está el caso de Woody Allen, al que ocurre algo semejante, salvando las distancias que se quieran ver entre ambos cineastas).

Volver no es una mala película, aunque su guión sea inferior al de Todo sobre mi madre, pero el pretendido homenaje de Almodóvar a las mujeres manchegas que poblaron su infancia, carece de interés y de profundidad dramática. Es como si en lugar de una película, Almodóvar hubiera escrito el de uno de los "talk shows" criticados en el filme: tremendismo, sensacionalismo, sonrisa y lágrima facilonas y uno se siente perfectamente justificado de olvidar completamente lo que ha visto en cuanto se apaga la pantalla. Y luego está, para rematarlo, el hecho de seguir considerando a Penélope Cruz como una actriz capaz de aguantar como protagonista un largometraje. ¿Cuándo se dará la gente cuenta de que esta chica es inexpresiva, de que su voz es un tormento insufrible y monocorde y de que su presunta belleza no justifica su presencia como dominadora absoluta de una película? Personalmente, creo que la actuación de Blanca Portillo deja en pañales cualquier pretensión interpretativa que la Cruz pudiera haber concebido a lo largo de toda su estrafalaria carrera. Cuanto antes se establezca en Hollywood, mejor para el público español.
[Leer más +]
15 de 23 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Volver con la frente marchita
Tratando de ahondar aún más en la obsesión por temas tan recurrentes en su filmografía como la maternidad, la soledad y la muerte, Almodóvar estrenó hace unos años, con un inmejorable éxito de crítica y público, una de las películas más amables y complacientes de su carrera, especialmente significativa por aparecer en una década en la que su cine, lejos de volverse accesible y transparente, ha virado hacia terrenos aún más complicados de lo habitual abriendo brechas (a veces insalvables) entre su obra y los espectadores. Con una historia bastante menos liviana de lo que podría aparentar, que bebe directamente del folletín latinoamericano y de la crónica negra del periodismo sensacionalista, Almodóvar remodela y filtra por su particular tamiz de luces y sombras las desventuras de Raimunda, arrolladora protagonista de éste melodrama con tintes de comedia negra y realismo mágico para gloria y disfrute de su musa particular (Penélope Cruz, por supuesto), a caballo entre una Mancha que parece haberse detenido en el tiempo con sus rituales mortuorios, sus supersticiones y sus fantasmas, y una Capital devorada por la precariedad, el paro y la inmigración ilegal. Hermosa y profundamente triste pese a sus ocasionales pinceladas humorísticas, Volver, más que en una comedia disparatada con homenajes a la estupenda ¿Qué he hecho yo para merecer esto?, la película de Almodóvar con la que sería más fácil establecer comparaciones superficiales, se convirtió en la voluntaria expiación de los temores más profundos de su director, que probablemente recuperará en películas posteriores, que no quepa la menor duda, y en una demostración más de su innegable talento narrativo y visual.

Lo mejor: Las actrices protagonistas, la historia y su final, probablemente uno de los más redondos y hermosos que ha rodado Almodóvar desde que empezó a hacer cine.
Lo peor: No sé ¿alguna bajada de ritmo, quizá?
[Leer más +]
8 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Y vuelta a lo mismo
Dudo que sin el aparato mediatico que maneja Almodóvar esta historia hubiera tenido la repercusión que ha alcanzado. Película lenta, aburrida, repetitiva y claustrofóbica. Parece una revisión manchega de "La casa de Bernarda Alba". ¿Se imaginan que las tropelías que hacen las protagonistas femeninas las perpetraran protagonistas masculinos? Los celos de la abuela no la conducen a la cárcel. a una madre abnegada y trabajadora puede perdonársele ser encubridora. Y el testimonio de la nieta no se pone en duda y se oculta su delito sin más averiguaciones. A Penélope Cruz, por suerte, la he visto en español con subtítulos, porque será muy buena actriz, que lo discuto, pero vocaliza tan mal como Ángela Molina. Para remate, no canta, pero mueve muy bien los labios. Y el trasero no es suyo, pero como se llevan las prótesis... ¿La presentación de Yohana Cobo? Pues encantado de conocerla, pero no cambia de registro en toda la película. Desde que nos ofreció "¿Qué he hecho yo para merecer ésto?" Almodóvar no ha vuelto a retratar la vida cotidiana española con acierto, aunque dejó un gran boceto en "La flor de mi secreto" (inolvidables Chus Lampreave y Rosy de Palma). El humor de "Volver" se remite a otro de nuestros clásicos modernos: Torrente, pero no Ballester, a base de pedos y pajillas. Volvemos a ver a una chica Almodóvar orinar, tal como ocurría con Victoria Abril en ¨Átame". Muchos alaban los títulos de crédito, pero si les interesa más el producto por el continente que por el contenido, allá ustedes. Tampoco falta el momento telebasura, sin ánimo de ofender, ni los sentimentalismos varios. Los diálogos son anodinos, y a veces resultan impostados. El final deja bastantes flecos por peinar, claro, como todo va en b en la casa de la peluquera... A otras películas de Almodóvar, se puede volver y éstas crecen. Pregúntenme dentro de unos años.
[Leer más +]
51 de 96 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Insufrible
Y si por mi fuera, le pondría un 0. Bueno, seamos generosos..., un 0,5 sólo y exclusivamente por el colorido que tiene, que es muy personal.

Aterrorizada me quedo al ver el Buena que tiene en la valoración... ¿Buena? ¿En qué? Es un retrato patético de unas mujeres psicópatas y unos hombres malvados... El contenido, inverosímil, desagradable y vergonzoso, en el más amplio sentido de la palabra. Pero lo peor no es eso, es todo lo demás.

¿Las actrices? Será que no entiendo de cine, pero a mi todas me parecían malísimas. ¿Almodovar buen director de actores? ¿Genial puesta en escena? ¡Dónde! Si parecía todo una parodia, una cutrez máxima en todas las escenas donde se veía a leguas que había una cámara detrás. Si es que hasta parecía que estuviesen leyendo lo que tenían que decir. Una barbaridad.

¿Un retrato de La Mancha? ¡Por favor! Es que ni admito que se tome por serio esa caricatura de los pueblos, con esos besos sonadísimos y esas simplezas sobre la morcilla y los chorizos. Guión para coger y tirar a la basura. Diálogos que mejor ni recordar. Dirección... pues con todo lo que acabo de decir, tampoco lo salvo, porque tendría que darse cuenta de que está rodando una película que es, sencillamente, pésima.

Y no, no estoy enfadada, sólo estoy siendo vehemente. Admitamos de una vez y sin complejos que el cine de Almodóvar, aunque es diferente, no es bueno. Tiene un estilo propio innegable, pero el estilo propio no es sinónimo de genialidad. Y no me da verguenza decir que prefiero mil veces (un millón de veces) películas como «Atraco a las tres», recordando al recientemente fallecido Manuel Alexadre. Tenemos buen cine español, sólo es cuestión de descubrirlo sin dejarse llevar por modas, premios o prejuicios.
[Leer más +]
24 de 42 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo