arrow
9
Lección de cine
Érase una vez en América contiene en su interior el concepto o la idea de lo que considero es el cine perfecto: el dinero, la técnica, y una producción descomunal al servicio de un talento (Sergio Leone en este caso) con ganas de innovar, experimentar y transmitir.

El resultado es una de las mejores películas de la historia del cine, y en taquilla… un fracaso absoluto. Fue un proyecto arriesgado. De ahí sale la mayoría de sus virtudes, y de ahí surge su escaso éxito en taquilla. Es una película compleja dirigida a personas acostumbrados a historias manidas y simplificadas hasta el extremo, es una película de más de tres horas de duración, al final de las cuales no tienes nada por seguro, es una película con múltiples lecturas que te exprimirá el cerebro.

Pero sobre todo es hermosa. Es la película de gangsters más emotiva jamás hecha, es la más triste, la más melancólica. Es una de las pocos films sobre la mafia que habla sobre la vida más que sobre la muerte. Habla sobre la infancia, la juventud, la madurez y el declive, habla sobre la amistad y el amor, sobre los recuerdos, las decisiones, el orgullo, el perdón, los valores, el poder y el dinero.

En la pantalla veo mafiosos haciendo cosas de mafiosos (como escribe Tarantino para Pulp Fiction), pero siento que en el fondo hablan sobre mí. Hablan sobre mí mucho más de lo que lo hacen otras películas enormes como El padrino, Uno de los nuestros o la propia Pulp Fiction. Los personajes de Érase una vez en América son mucho más cercanos, con sentimientos mucho más humanos. ¿Cómo puedo verme reflejado en alguien que asesina y delinque de manera fría y sistemática? Quizá porque la película no va sobre esto, sino sobre sentimientos. Estos se sitúan por encima de los actos más sanguinarios, haciendo que queden como un simple trasfondo, como contexto, no como eje central.

Sergio Leone logra una experiencia, larguísima y gigantesca, cuyo visionado no puede estar sujeto a las prisas, sino que reclama toda tu atención. La música de Ennio Morricone debe disfrutarse sin nada en la cabeza más allá de lo que el film te ofrece, las interpretaciones demandan un interés por el detalle. Robert de Niro es un actor inmenso (que por cierto, da rabia verle convertido en el “actor” vulgar y carente de fuerza en el que se ha transformado), pero es que hasta los niños completan interpretaciones que van más allá de la naturalidad. Atentos al debut en el cine de Jennifer Connelly…

Érase una vez en América es una película única y una experiencia, me temo, irrepetible.
[Leer más +]
15 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Estatuas de sal
Esto no es un cuento de hadas.
Érase una vez unos chicos que crecieron en un Nueva York maldito, vibrante y sórdido, allá por los principios del siglo veinte.
Eran hijos del abandono y de la indiferencia, cuyos padres eran unas calles escasamente hospitalarias y que no ofrecían la menor protección a los niños que las conocían como a sus propias palmas.
Calles malolientes y húmedas en las que la mayor suciedad y el mayor peligro procedían de las bandas organizadas, de los negocios turbios que proliferaban bajo las mismas narices de las autoridades y, a menudo, con su consentimiento y su colaboración. Una corrupción vital que pudría los huesos y el alma.
Y esa corrupción se instalaba ya en los jóvenes huesos de unos chicos que envejecían prematuramente.
Desde que alzaban apenas dos o tres palmos del suelo, aprendían que, para sobrevivir en el fango y en la podredumbre, hay que ser ratas para las que la misericordia es una palabra que casi no existe. Para las que sólo el genuino valor de la amistad tiene algún sentido.
Ratas que se desenvolvían en los subterráneos de la Gran Manzana interiorizando la ley del más fuerte, la ley de matar para que no te maten a ti. Y La ley del Dios Dinero ante el cual hay muy pocas cosas que no estén en venta.
La Ley Seca, con la legendaria prohibición de la fabricación, distribución y consumo de bebidas alcohólicas, dio paso a algunos de los años más negros de la historia reciente de los Estados Unidos.
Y muchas de aquellas ratas de las cloacas de las grandes ciudades se organizaron para formar redes de gángsters que esperaban sacar lucrativos beneficios.
Entre ellas, nuestros jóvenes chicos. Noodles, Max, Cockeye, Patsy y Dominic, quienes se abrían un camino manchado de sangre...
La mirada nostálgica, melancólica y derrotada de un Noodles ya viejo, treinta y tantos años después de aquellos violentos años de su juventud, barre una pantalla que la fotografía de Sergio Leone, y la música de Ennio Morricone, tiñen de llanto silencioso, un llanto tan amargo como la bilis.
No esperemos encontrar felicidad ni redención. La historia de Noodles es la historia brutal de un duro gángster de Nueva York que ha vivido rodeado de sombras, crimen, traición y una soledad abrasadora, probablemente merecida en gran parte. Que, si poseyó luz alguna vez, se extinguió, apagándose lentamente como una desvaída lámpara de gas.
Nada que fuese hermoso podía durar. Ningún alma que persiguiera sus sueños podía escapar a un destino cruel.
¿Podían ellos haber elegido otra cosa? ¿Podía él? ¿Podía ella?
De todas formas, ya es tarde.
Ahora solamente quedan estatuas de sal.
[Leer más +]
16 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
La miseria de nuestros actos debería producirnos como mínimo ciertos remordimientos.
Es sin duda una de mis películas favoritas. El Sr. Leone tardó más de 10 años en terminarla. Estoy dispuesto a dedicarle pronto otro poco de mi tiempo y volverla a ver (más de tres horas de duración), pero hay que estar animado, te deja bastante cabizbajo.
En mi opinión, se puede soportar casi todo en esta vida, pero LA TRAICIÓN, en todas sus posibles manifestaciones, es el exponente máximo de la miseria humana. Su efecto es desastroso, produciéndonos ese desagradable sentimiento de frustración, ira, decepción. Nos deja totalmente indefensos, vulnerables para que una ligera brisa te deje tumbado y ya no te puedas levantar. Sólo una VOLUNTAD férrea, cimentada en valores sólidos, como es la AMISTAD, sin faltarle el AUTOENGAÑO, podría soportarlo, pero eso sí, con mucho ESTILO.
La trama juega con el TIEMPO: pasado y presente se mezclan para hacer una ensalada con multitud de colores y formas, sabores y aromas, que te dejan hipervitaminado cuando piensas a posteriori sobre lo que has visto, todo ello aderezado con la música del Sr. Morricone que te envuelve y te embriaga. Se digiere con gusto aunque el sabor de boca final sea agridulce.
Nos transporta a una ÉPOCA, desde los locos años 20, época de especulación y prosperidad, pasando por los años 30, el hampa, la ley seca, la Gran Depresión del 29, la crisis industrial, el paro, la caída de un sistema económico que conduce a que tambien pierdan su valor conceptos tanto cívicos como morales y humanos y conlleva a la mera supervivencia, la ley de la selva. Si la ambición te puede en estas circunstancias, tienes que comer o ser comido. Ser un tiburón, con todas sus consecuencias.
Nos mete en un LUGAR, Nueva York, ciudad que es per se un mundo, mezcla de culturas, razas y religiones representativas de todo el planeta y con un número de habitantes asfixiante.
Refleja el inexorable paso del tiempo, en un grupo de amigos desde su infancia, como van modelando su personalidad, condicionado por todos estos factores, la dureza y crudeza de sus actuaciones que les afectaron individualmente de forma muy diferente.
La ambientación y vestuario están tan conseguidos que es un documental.
Los actores De Niro y Woods están en su salsa y sus interpretaciones son maravillosas.
Los detalles en esta película son los fuegos artificiales que le dan ese toque mágico a cualquier acontecimiento, las elecciones que toman sus personajes y que les conducen por diferentes caminos, sus repercusiones futuras. El éxito que conseguimos hoy, con el paso del tiempo y madurando un poco, puede ser una pesada carga cuando lo analizamos y tomamos consciencia de como lo hemos conseguido. Algo sublime.
Venga, si has llegado hasta aquí, anímate y échale un vistazo a este peliculón.
[Leer más +]
15 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Simplemente sobrevalorada.
Importante chasco me he llevado con esta película. Mira que hace tiempo que tenía ganas de verla, mira que soy fan de Leone y mira que me gusta el cine de gángsters, pero no, esta película no ha estado a la altura de mis expectativas. Lo peor no es la exagerada duración (si bien ya echa para atrás desde un comienzo), sino que la historia no ha logrado transmitirme ni buenas sensaciones ni buenos valores.
Es obvio que la realización es impecable, que los actores están en general bastante bien y que la música de Morricone es genial, pero el gran problema que he tenido es que no me han interesado nada los personajes. Es difícil sentirse identificado con unos personajes que son ladrones, asesinos, puteros y violadores. Lo siento, pero no. Y si no hay feeling con unos personajes a los que tienes que ver durante 4 horas, al final la película te deja más frío que otra cosa.
Respeto a todo aquel que la considere una obra maestra, pero yo me quedo con "Hasta que llegó su hora" o "El bueno, el feo y el malo".
[Leer más +]
14 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Érase una vez la cumbre de Leone
Cierre de la trilogía “Érase una vez…”en la que Leone abandona sus fueros cómicos y surrealistas de sus spagueti-western por un estilo más clásico, de mayor lirismo, y más preciosista. El cambio también se produce en el campo musical donde Morricone realiza unas composiciones más clasicistas dejando a un lado el toque bufonesco y transgresor por unas partituras más armoniosas y naturales.

La trilogía trata sobre la historia de América, país por el cual Leone quedó prendado a raíz de sus visionados del cine clásico y americano. Primeo el Far West (“Érase una vez en el Oeste), después la época de las revoluciones (“Agáchate Maldito), y finalmente la época de gánsteres de los años 30 en la que el film finamente se llama “Érase una vez en América”.

El film es pura poesía. Transcendiendo su argumento formal trata de temas como el amor, la amistad, la corrupción, el paso del tiempo…Más que una historia sobre la mafia (para ello vean las geniales “Godfellas” y “Casino” de Scorsese, él sí que conoce las calles) es una historia sobre un hombre, Noodles, sobre su vida. Uno de los personajes más complejos y ambiguos de la historia del celuloide: roba, extorsiona, y asesina a sangre fría pero no puede traicionar a su corrupto amigo; viola a su amada pero es incapaz de declararle sus sentimientos…

Técnicamente cabe destacar el maravilloso uso del montaje concordando los saltos temporales. Presente y pasado se entrelazan complementándose entre sí y Leone juega a la perfección con ello mediante un exquisito uso del flashback. Esto nos ofrece momentos sublimes como el de un viejo y cansado de la vida Noodles recuerda su juventud en la que espiaba a su musa Deborah, que representaba para él la inocencia en un mundo de maldad (de lo mejorcito del film, un portentoso flashback acompañado de la tema leitmotiv “Amapola” que es asociada a su amada. La cara demolida y llena de tristeza de De Niro en esta escena es de lo mejor que cualquier actor haya regalado al séptimo arte).

También hay que destacar una fotografía más preciosista incluso que la de Kubrick. La escasa iluminación dota a la imagen de un toque grisáceo que da un ligero deja vú a cine negro. Todos los planos están rodados con gran delicadeza y todos son importantes (no sobra nada del metrajes).

Presenta un cuidado guión un poco deteriorado por los cortes de las distribuidoras debido al excesivo metraje. Diálogos ingeniosos y ágiles que hacen fluir la trama (sobre todo al final) pero más importantes aún son los silencios que expresan mucho más. Contiene también momentos cómicos como el de e pastel de nata, que suavizan la violenta y negra trama

FALTA DE ESPACIO
[Leer más +]
12 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
La mejor película de Leone, y eso es decir mucho
Tras muchos años intentando llevar a buen puerto la adaptación de "The Hoods", será a mediados de los 80, cuando Sergio Leone
se espolse del poncho vaquero una obra maestra absoluta. Todo en esta película es necesario, desde la primera imagen hasta el plano
congelado de Robert De Niro (y no desvelo nada), es esplendorosa, una joya a descubrir por muchos.
El reparto magnífico y la banda sonora del genio Ennio Morricone un ejemplo de como la música debe acompañar a las imágenes,
complementándolas y dándoles un significado.

OBRA MAESTRA
[Leer más +]
19 de 29 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
¿Qué esta pasando acá?
De las películas más sobrevaloradas que he visto jamás (y eso q soy amante de los grandes westerns del señor Leone y no digamos del gran De Niro). No entiendo porque muchos (por no decir la mayoría) le dan puntuación de nueve ó diez. Pues es una película altamente fallida, inverosímil a más no poder.
De las actuaciones no me quejo, resaltando como siempre De Niro. También sobresaliente la actuación de Jennifer Connelly (Deborah de adolescente). En lo que a mi respecta jamás volveré a ver este film. Es simplemente increíble que lo comparen con “El Padrino”.

Lean el SPOILER para que vean que no escribo por escribir.
[Leer más +]
15 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Érase una vez Sergio Leone
Imposible no apreciar esta película y reconocerla como la obra de arte que es.

¿Por donde empezar? No es ya la capacidad visual que tenÍa este director con reseñas tan caracterÍsticas como esos primeros planos llenos de emoción en los que incluso parece atisbarse el alma del personaje o una banda sonora que pone los pelos de punta, en la que quizás sea la mejor B.S.O que se haya hecho nunca ( y que por desgracia no participara en los Oscars) ni siquiera ese reparto excepcional con un Robert de Niro soberbio y un James Wood inconmesurable...

Es que cuando ves esta película sientes que esta viendo algo "puro" lo más cercano a la esencia del cine... No se puede describir , hay que verla y tener capacidad para apreciarla.

Una obra de arte dentro y fuera del cine.
[Leer más +]
12 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Noodles me resbalé
Grandioso film de gángsters y una de las mejores de Sergio Leone, actuaciones sobresalientes llevadas por, el magistral Robert “Noodles” De Niro y un perfecto e irascible James “Max” Woods, con muchos secundarios que personalmente están extraordinarios, desde Joe Pesci, Burt Young, Treat Williams, un poli en busca de su chiquillo Danny Aiello, todos aportan su grano de arena para que esta obra magistral salga airosa de su gran metraje y su trama basada en flash back.
Película que en España no tubo mucha éxito porque somos unos chapuceros y se nos ocurrió la brillante idea de estrenarla en dos partes, claro está que al acabar la primera parte del film la gente salía con cara de tonto, como si se hubiesen quedado a medias, y es que se habían quedado a medias, solo a nosotros se nos ocurre pagar dos veces por la misma película, es como si hubiesen hecho eso con films como “Lo que el viento se llevó” o “Ben-Hur”, hubiese sido un fracaso de taquilla.
De todas formas gracias al video y DVD podemos disfrutar de esta obra maravillosa con todo su esplendor, en la misma cinta pero con dos discos.
Amor, desengaños, amistad, recuerdos, alucinaciones, traiciones, venganza, robos y sobre todo drama, un drama que narra la vida de David Aaronson “Noodles” un niño judío a espaldas de la ley, un grupo de extorsionadores que le encargan trabajos a él y su pandilla, que la forma, Philip 'Cockeye' Stein (William Forsythe), Patrick 'Patsy' Goldberg (James Hayden) y un nuevo amigo “Max”.
Creyéndose los amos del barrio, un barrio que también es dominado por un violento delincuente “Bugsy”que no quiere que nadie trabaje por cuenta propia, sin que él saque tajada.
En flash back y a través del recuerdo de “Noodles” nos va contando la historia desde niños en los suburbios de Manhattan, hasta convertirse en adultos y traficar con alcohol en una ciudad que impera la ley seca.
Maravilloso film, con un no menos sorprendente final, que cada cual interprete lo que quiera, lo importante es la belleza del film y sus personajes de suburbios.


PD: Maravillosa melodía del Yesterday de los Beatles en algunos de los compases dramáticos de la historia, como la buenísima, aunque repetida melodías de Ennio Morricone. Film Perfecto.
[Leer más +]
12 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Cuatro horas de película es demasiado para esta historia
Nos encontramos ante la obra cumbre de la filmografía de Sergio Leone; o eso es lo que dice todo el mundo. Para mí es una película que está bien, pero que creo que se le ha valorado más de lo debido.
Con esto no quiero decir que la película no esté bien. Todo lo contrario, la película me ha gustado pero creo que el director se ha pasado con las cuatro horas de metraje. La historia al final me acabó resultando pesada debido al exceso de duración.
He de indicar que los actores están todos excelentes, y la ambientación de los 50 años de la historia americana está muy bien recreada. Pero la película me cansó. Simplemente me pareció pesada. Y no es porque no me gusten las películas largas; solo que la historia no me enganchó durante tanto tiempo.
No obstante, la película tiene muchos momentos realmente brillantes y únicos. Momentos que quedan grabados en la retina de uno mientras escucha las notas musicales de esa armónica. Unas notas que forman parte de una banda sonora fantástica creada por el genial Ennio Morricone.
La película va intercalando tres partes de la vida de su protagonista para contar una historia llena de asesinatos, pobreza, sexo y alcohol. La vida de un niño que creció en un barrio humilde y que llegó a lo más alto, pero que pagó un precio muy alto; y años después buscará respuestas.
En fin, una película interesante pero que en mi opinión es demasiado larga y eso hace que uno le resulte más pesada de lo que es en realidad.
[Leer más +]
12 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Demasiado cabo suelto
Por fin la he visto, casi 4 horas seguidas, que se me pasaron volando.

Lo que más me choca tras leer todas las críticas son las puntuaciones tan altas por parte de gente que ni siquiera tiene claro si ha entendido el asunto.

Factura técnica increíble, las calles de Nueva york en los años 20 repletas de mormones....., los actores todos bastante bien, sobre todo los niños.

Pero lo siento, el final y todos los cabos sueltos, no se perdonan. Yo no soy quien tiene que escribir la historia, sino el guionista, y si le salio mal, o no le cabia todo el metraje al director o no le daban las cuentas de alguna manera, pués no es mi culpa, eso son fallos, o sea, que podía hacerse mejor, así que de 10 nada.

Si me dijera Sergio Leone que no fue su culpa, que los productores tal y cual, que el estudio lo presionaba , me lo creería, y me daría pena, pero esto no mejoraría la película en lo que a fallos se refiere, solo serían anécdotas.

Pa los que no la han visto, es un peliculón, le doy un 7 porque soy crítico con ciertos aspectos, pero merece muchísimo la pena, aunque para mi, jamás llegará a la altura de los dos primeros Padrinos.
[Leer más +]
11 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Gran retrato en la juventud soporífero en la edad adulta.
Es una película extraña, recuerda a las innumerables obras de arte rodadas en Nueva York pero ésta vez con judíos. Empieza bien, (si tienes a Robert De Niro de joven...) y empieza retratando a una pandilla de niños, gamberretes y mafiosos y es muy interesante y ésta muy conseguida, los típicos gamberros callejeros que hemos visto muchas veces pero ésta vez de una forma muy lograda. Pero ya sabes lo que pasa en la edad adulta, todos nos volvemos idiotas y la película también....

Los pequeños mafiosos van creciendo y serán esclavos de su atormentado pasado, los mafiosetes son mafiosos y siguen haciéndose mayores, tanto es así que la película se alarga demasiado y no es muy convincente excepto el personaje de Robert De Niro.

Destacar a James Woods que hace buen papel y lo digo porque sólo le había visto en sus intervenciones en Padre de Familia que son realmente divertidas y graciosas.

Se hace larga y poco convincente pero la primera parte es tan buena y acertada que se merece un 7.

Decir que la música es de Morricone y que el retrato de Nueva York y del paso del tiempo es realmente muy bueno y que Leone tuvo problemas legales y siendo una de sus mejores obras fue olvidada y menospreciada.
[Leer más +]
10 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Perfección
Para mí, esta es la película perfecta, no tiene desperdicio en nada, ni siquiera en las más de tres horas y media que dura. Pero creo que es necesario verla varias veces para poder entenderla al cien por cien.
[Leer más +]
20 de 32 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
JAMÁS VERÉ NADA MEJOR
En mi opinión la mejor película de Leone, con una banda sonora magristral de Morricone, como en él es habitual. La amistad desde jovenes y el misterioso desenlace con De Niro y Woods me fascinaron, sobre todo la reacción de De Niro dadas las circunstancias. En mi lista sin duda es la película número 1.
[Leer más +]
18 de 28 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
El último desafío.
La última película del despreciado y genial Leone fue una de las obra más autoexigentes y mastodónticas de la Historia del Cine. Centrada en un barrio judío neoyorquino dónde se cuenta la vida de una cuadrilla de chicos y sus inicios en el mundo del hampa, todo desde el regreso de uno de ellos (De Niro) 35 años después de su marcha de Nueva York.
Pudiera recordar a "El padrino II" de Coppola pero a Leone más que narrar una historia de gángsters lo que le interesa de "Érase una vez en América" es la reflexión: toda la película está recorrida por el aliento melancólico y poético de la relajante, triste y, otra vez, memorable música de Morricone; es una obra que más que sobre la violencia o sobre la Mafia, se ubica en el terreno reflexivo acerca de la inaguantable losa del paso del tiempo, que fluye entre los finos hilos de la amistad, del amor y, otra vez, de la amistad, pero ahora traicionada, teñida de un estigma que hacen de ella un elemento por el que se hila el ovillo de los recuerdos del pasado.
Me ha decepcionado "Érase una vez en América". Y lo digo bien claro. Y eso que es una obra magnífica, con notables elipsis, un adecuado uso del montaje, así como un desarrollo liviano, digerible, fluido. Pero debo volver a verla una y otra vez, porque, sencillamente, no es que no me haya gustado, es que no me ha soliviantado, arrebatado, entusiasmado como esperaba. Pero debo verla en memoria de Leone, del que este "Érase una vez en América" es, sin duda, un imperfecto pero maravilloso testamento de su cine, obra y vida. No revienta por ningún lado la película, no me estalla ante las narices en cine indeleble o constantemente memorable en mi cabeza. Pero "Érase una vez en América" es, en sí misma, un desafío extraordinario en plena década de los 80, década que, salvo unos cuantos, fue de dormidera general; es, sin duda, el útlimo desafío de Leone hacia sí mismo en su progresivo, incorregible, acompasado y musical estilo y actitud hacia lo que le rodeaba. Solo por esto, semejante película merece un sitio de primerísimo interés en la Historia del Cine desde los 80 a nuestros días.
[Leer más +]
13 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Sublime:
Cojas por donde cojas esta película es una obra maesta en todos sus sentidos.Tienes los puntos necesarios en los momentos necesarios.Se trata de la epopeya definitiva,ambientada como ninguna,real como la mejores....en resumen: una obra SOBERBIA.
Sin duda se encuentra entre mis 5 película favoritas,aunque la música(del genio Morricone)se encuentra en el 1...............Sin palabras.
[Leer más +]
12 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Fábula sobre la mafia
Durante muchos años los americanos se han imaginado o han tenido en mente la imagen clásica de un personaje mafioso, aquel que viste con pajarita, traje Armani, fuma puros y controla desde un garito todo el negocio, aparte de fingir ser alguien respetado e ir de fiesta en fiesta bebiendo champán. Y eso no era todo, también tenía que ser italiano.
Dejando atrás la historia americana del siglo XX, parece claro que los italianos jugaron un papel decisivo en la posterior mafia en el famoso país, pero no eran ni por asomo los únicos que estaban "en el ajo". Tal vez parte del "mérito" se lo debamos a Francis F. Coppola y sus "Padrinos", quienes introdujeron la personificación por antonomasia del jefe mafioso.
Si bien hay películas posteriores que cambian esta imagen(Scarface; El clan de los irlandeses) es evidente que ninguna logra alcanzar la obra coppoliana.
Es curioso que incluso después de que Italia protestara por esta imagen tan denigrante hacia sus compatriotas en numerosas películas, una de las mejores que versa sobre el mundo de la mafia, sus consecuencias y que está situada en América sea dirigida por un director italiano.
Leone, como buen artesano se aleja completamente de los parámetros de su época( y de la nuestra) estableciendo una localización única, un guión formidable, una música increíble y unas actuaciones de altura, haciendo del largometraje una experiencia única,casi poética.
El ritmo y el tempo van de la mano y pese a la desorbitada duración, el film se antoja finalmente a poco, dando ganas de mar, dejando un gusto amargo, no por la experiencia extraordinaria vivida, sino por estar esta acabada.
Pocas películas consiguen lo que esta: una perfecta conexión espectador-personajes, un interés total por la historia, una sensación única, admirable, casi orgásmica. Se convierte casi sin quererlo en una total obra maestra que mereció todos los Oscar del año, sin lugar a dudas y que se llevó un palmo de narices... y no me hagan hablar de la labro de Morricone, encomiable(como la de todos).
En definitiva, nunca Leone pudo acabar mejor su carrera cinematográfica:un broche de oro, para una película de lujo.
Formidable.
[Leer más +]
12 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Obra Maestra Magistral
Realmente esta es la gran película que he visto en mi vida, opinión que mantengo desde niño, aun cuando me repito la cinta constantemente. La Película contiene todo lo que un verdadero amante del buen cine necesita para hacer fluir todos los sentimientos: sobrecogedora, emocionante, romántica, cruda y violenta. Excelentemente armada con sus tiempos y acompañada con un gran guión detallado de cada centímetro de la cinta, con un elenco simplemente impresionante e inigualable. La música es una delicia que se entrelaza inmaculadamente con una historia que abarca tres periodos de la vida de dos amigos gansters y que sin duda es la mejor melodía del séptimo arte. Aprovecho de agradecer a los grandes artistas que trabajaron en esta superproducción: Sergio Leone, Ennio Morricone , De Niro, Woods. A todos
[Leer más +]
10 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Un bonito cuento, laaaaaaaaaaaaaaargo y confuso
Érase una vez una historia ambientada en el Nueva York de comienzos del siglo XX que narraba las peripecias de un grupo de adolescentes –un puñado de indeseables hijos de la gran puta, para qué vamos a engañarnos- que aspiraban a convertirse en gangsters. Los comienzos eran difíciles, uno se jugaba el tipo en cada esquina, y además había que apresurarse a mojar el churrito, que ya iba siendo hora. Como el que no quiere la cosa, los chavales se hicieron hombres y la ajetreada vida de raterillos dio paso al auténtico mundo del hampa: sexo, drogas, y asesinatos. A medida que pasaba el tiempo, la relación entre ellos se volvía más compleja y difícil, hasta que hubo que tomar una ardua decisión. Aunque nada era lo que parecía.

Este atractivo planteamiento, que recoge evidentes influencias de la obra de Coppola, empezando por el propio De Niro, pierde gran parte de su atractivo por la torpe dirección de Leone y el exageradísimo metraje. Mientras que algunos aspectos de la trama completamente accesorios son dilatados hasta el aburrimiento, especialmente en la primera mitad de la película, bastante más floja, otras derivas narrativas mucho más complejas y esenciales para entender el conjunto se solventan en apenas un par de minutos. Eso de la elipsis narrativa y dejar que el espectador saque sus conclusiones está muy bien, porque la película juega también con la metáfora, pero creo que está claramente descompensada. Tampoco tiene mucho sentido la inverosímil mella que el paso del tiempo hace en según qué personajes. Y los constantes saltos cronológicos, sobre todo en una obra tan larga, hacen que la atención del espectador se vea seriamente amenazada por la dispersión. Se me escapa el entusiasmo que suscita esta película entre los foreros, y me parece que cualquier comparación con ‘El Padrino’ está completamente fuera de lugar, pero bueno, para gustos están los colores.

Cuánto hubiera ganado esto con un par de tijeretazos en la sala de edición. La banda sonora, molona. El doblaje, espantoso. V.O., please.
[Leer más +]
10 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Y lo hizo
Hay directores que se pasan una vida intentando realizar una obra maestra.
Por un lado están los cineastas mediocres que llegado el caso, dado su grado de ineptitud, dejan pasar ante sus propias narices la única oportunidad que se les presenta. De este tipo hay algunos.
Después están los supuestamente consagrados realizadores a los que la oportunidad les llega más a menudo. Son los que tienen la suerte de contar con más posibilidades económicas y mejores medios en general, logros supuestamente conseguidos a base de meterse al público en el bolsillo. Estos normalmente suelen tirar por el retrete todas sus oportunidades llevados por su excesivo ego, o por su falta de recursos llegado el momento de la verdad. De este tipo hay muchos, demasiados.
Por último están los genios, tipos que saben que su oportunidad tiene que llegar. Son aquellos que nacieron para hacer algo grande. Que vinieron a este mundo con una idea preconcebida, con un sueño, y que ni locos la dejarán escapar. De estos hay pocos, muy pocos.
Sergio Leone era uno de ellos. Tenía su sueño, su idea, solo tenía que esperar el momento, su oportunidad. Quería plasmar en una sola película, en una sucesión de imágenes ininterrumpidas una historia que solamente él veía en su imaginación.
Esa oportunidad llegó, y él la aprovecho como solo los más grandes saben hacerlo.

Y lo hizo filmando una película única, mágica. Un descomunal canto al amor y a la amistad imperecedera, una historia irrepetible.

Y lo hizo por encima de todas las reglas establecidas en el cine: excesivo metraje, ritmo narrativo lento, enormes saltos temporales…, siguió a lo suyo, se lo pasó todo por el forro, hizo oídos sordos y se dispuso a realizar su sueño.

Y lo hizo sabiendo que algún día el tiempo le daría la razón, que las generaciones venideras sabrían reconocer en esta inconmensurable epopeya su inigualable talento y su inmenso amor por el cine.

Y lo hizo...
Gracias por hacerlo, Maestro.
[Leer más +]
9 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo