arrow
10
Yesterday, all my troubles seemed so far away...
Para ver determinadas películas hace falta encontrarse en circunstancias anímicas muy especiales. Digo esto porque “Érase una vez en América” no se puede ver con prisa ni de soslayo, no. Hace falta estar mentalizado y saber que empiezan casi cuatro horas de cine muy particular.

Por eso a la gente que se acerque sobre todo por primera vez a esta película lo deben hacer o siendo niños (aunque pueda resultar violenta a veces) o sintiendo como un niño, porque Sergio Leone hace la película más infantilmente adulta que se ha rodado jamás. Y el resultado es maravilloso.

La película fue un fracaso en EE.UU, pero no sólo por el montaje, sino porque en el país de la explicación fácil y del plano mascado en vez de la elipsis nunca entenderán como después de tantas horas la película sigue siendo esta un misterio y resulta algo ininteligible.

“Érase una vez en América” tiene algunos problemas, de eso no cabe duda, hay historias y momentos -como la del sindicalista- que no benefician mucho al conjunto, pero el esfuerzo es tan titánico y colosal que no importa en absoluto algún momento de tibieza en una película monumental.

Las interpretaciones son extraordinariamente sinceras y llenas de calidez. Hablar de la calidad de James Woods o de Robert De Niro en esta cinta no sería muy original, por lo que voy a hablar de magnífica Tuesday Weld, que además de sensual y hermosa es capaz de dar respuesta en muchas escenas a los protagonistas comiéndoles incluso algún plano. Por cierto esta es una de esas películas para ver en versión original.

¿Y la música de Ennio? No puedo añadir nada nuevo, lo único que será la primera vez que me levante de mi butaca y aplauda cuando alguien recoge un Oscar. Aunque sea honorífico señor Morricone no se preocupe, tampoco a Borges le dieron el Nobel y es más grande que diez o veinte juntos con premio.

De la corta pero extraordinaria filmografía de Sergio Leone, haciendo un resumen diría lo siguiente:

Su mejor película: “Hasta que llegó su hora”

Su mejor banda sonora: “Érase una vez en América”

Su película más sobreestimada: “El bueno, el feo y el malo”

La película más infravalorada injustamente: “¡Agáchate, maldito!”

Película irregular pero con momentos sublimes y únicos: “La muerte tenía un precio”.


La muerte nos quitó al romano prematuramente y nos robó al menos dos o tres películas más, pero el caso es que hoy por fin, después de décadas de incomprensión y ninguneo podemos decir con orgullo “Soy amante del cine de Leone” sin que te miren como seguidor del cine popular, es decir de baja intención artística. Lo que en Leone no solamente no es cierto sino que el arte del siglo XX le debe mucho a él.
[Leer más +]
421 de 534 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
La paradoja de la mafia
¿Se han fijado ustedes en lo bonito que es el amor en la vida real?
¿Y en qué divertidos suelen ser los rituales de apareamiento?
Sin embargo, los guionistas de las pelis de amor suelen abusar tanto de los topicazos y la cursilería recalentada que son capaces de convertir el proceso de seducción y enamoramiento en algo aburrido!

Paradójicamente, con la mafia ocurre exactamente lo contrario:
¡Qué hijoputas son los mafiosos y qué rabia da que la vida real esté tan plagada de mangoneos, especulaciones, enchufes laborales, comisiones, sobornos, fondos reservados y técnicas de márketing!
Y sin embargo, la mágia del cine es capaz de convertir a los mafiosos en tipos nobles y carismáticos...
No me preguntéis por qué, pero ¡todas las pelis de mafiosos son buenas!
Aunque mi favorita, incluso por encima de Goodfellas y El Padrino, será siempre Once upon a time in America, de Sergio Leone, con Robert De Niro y Joe Pesci (dos tipos que han nacido para actuar de gangsters).
Dura 4 horas (se rodaron más de 10, pero luego la recortaron un poco), y se disfruta cada minuto de ellas. La história, la música de Morricone, los cuidados diálogos, el ritmo, la fotografía, el suspense de algunas escenas, el costumbrismo de otras... todo es impecable. Y por supuesto que incluye también una subtrama de amor, pero el amor de mafioso es algo especial, que se lo pregunten sinó a la gordita que se prostituye por unos pastelitos de nata!

Nota: matrícula de honor
[Leer más +]
243 de 326 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
La película de la vida.
Podría decir que esta película me encanta por ser del género que es, pero no es por eso. No es una película ni de gángsters, ni sobre la mafia, es una película sobre la vida. Una historia sobre la amistad, el amor y principalmente, el paso del tiempo, los recuerdos del pasado, las oportunidades perdidas, la nostalgia, el ayer.
Podría decir que Sergio Leone y Ennio Morricone, consiguen juntar sus fuerzas nuevamente, para conseguir alcanzar la perfección absoluta. Que por mucho que me esforzara en expresarlo con palabras, ni siquiera me acercaría a describir, lo que realmente se siente al ver esta película.
Podría decir que contiene el mejor flashback de la historia del cine.
O podría escribir algo sobre el gran trabajo de los actores. De la belleza angelical de Deborah (Elizabeth McGovern); la edad no la marchita. De la no menos bella Tuesday Weld, o del personaje de Cockeye (William Forsythe) con la flauta de pan, con la que va a todas partes y que sirve de vehículo, para introducir los preciosos temas de Zamfir. O el personaje de Moe, uno de los grandes olvidados y que deja junto a Noodles, unos cuantos momentos grandiosos, sobretodo en ese reencuentro después de tantos años. Aunque aquí con razón, pues la magnífica presencia de De Niro, eclipsa todo a su alrededor.
Ya de joven, con una escena en la que le daba un pastel a uno de los amigos, con una sola mirada se atisba la bondad del personaje.
También podría dedicar un breve repaso a los momentos de emociones, con sentimiento, que hay en cada rincón de esta historia.
Una mirada en el espejo de la estación, Yesterday, el tiempo ha pasado, todo ha cambiado... Sin palabras.
[Leer más +]
177 de 194 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
La mejor película de gangsters
Sin lugar a dudas, la mejor de gangsters. Para mí supera a la "insuperable" El Padrino...y es que Leone es mucho Leone. Posiblemente sea la película con mejor guión, mejor fotografía, mejor actuación, mejor dirección y, por supuesto, mejor banda sonora de ese año...y una de las mejores de la década, junto con Blade Runner. Pero lo grande de esta obra maestra es que es más que una película de gangsters, es una película sobre la amistad. Más bien, ES la pelicula sobre la amistad (junto con "El cazador" de Cimino, claro).

-"¿Que has estado haciendo en estos ultimos 20 años?"
-"Acostarme temprano"

Simplemente genial
[Leer más +]
112 de 140 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
God bless America
Insobornablemente fiel a su libreto de estilo, Leone emprende con “Once upon a time in America” su segundo proyecto de despedida u homenaje al cine genuinamente americano. Esta vez situando el marco de acción en la Nueva York de los convulsos años 20 y 30. Quizás, en esta ocasión, el gran Sergio no alcanza por muy poquito la inigualable apoteosis conceptual y artística que había conseguido previamente con “Once upon a time in west”. Tal vez pedirle a Leone tocar el cielo por segunda vez y conseguir que todos los ángeles del firmamento ondeen nuevamente banderas celestiales resulte abusivo. Cuestión de matices. En cualquier caso eso no significa que la peli en cuestión sea floja. Ni mucho menos. Es sublime.

Leone imprime a su trabajo el habitual tono operístico que le caracteriza y que brota de una serie de puntales que siempre le han proporcionado excelentes resultados. El italiano intuye como pocos el efecto estético y emocional de sus movimientos de cámara en el propio espectador y exprime al máximo su rendimiento. No contento con ello, el meticuloso cineasta concede a la puesta en escena la valía que se merece, obteniendo con ello ese empaque lírico que ha forjado su prestigio. Pero eso no es todo. El gran Sergio sabe que esto del cine es un trabajo en equipo y que tanto la música de Ennio Morricone como la fotografía de Tonino Delli Colli son casi siempre garantía de éxito. Por si fuera poco el elenco de estrellas que configuran el reparto es espectacular: Robert de Niro, James Woods, Danny Aiello, Joe Pesci, Elizabeth McGovern, Treat Wiliams, una jovencísima Jennifer Connelly… La obsesión, la efervescencia, la avidez de Sergio no tiene límites. El entusiasmo le empuja a desarrollar, a su ritmo, una hermosísima y melancólica historia de cuatro adolescentes de los suburbios de Manhattan (Noodles, Max, Patsy y Cockeye) que, al abrigo del hampa neoyorquina, llegarán a lo más alto. Sin límite de metraje, por supuesto. Tres horas y media de duración dan fé de ello. No obstante, la peli no aburre en ningún momento. El pulso narrativo es brillante y la trama no decae. Cierto es que las elipsis enriquecen el conjunto y que las contundentes dosis de violencia y sexo que nos suministra Leone nos mantienen enchufados a esta soberbia epopeya de gángsters como perritos falderos pero, insisto, sujetar al espectador inmovilizado en su asiento durante cerca de cuatro horas tiene su mérito. Pocos directores son capaces de manejar semejantes metrajes esquivando el sopor como lo hace el italiano.

(sigue en spoiler)
[Leer más +]
64 de 74 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Leone, capaz de lo mejor y de lo peor en una misma película.
Leone, capaz de lo mejor y de lo peor.

La película parece grabada por dos equipos completamente distintos, uno encargado de las secuencias de la adolescencia de los protagonistas (lo mejor) y otro encargado de de la madurez y vejez de los mismos (lo peor).

La primera época más lograda que la segunda en multitud de sentidos.

(Ver spoiler)
[Leer más +]
116 de 186 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Bastante buena, pero la historia decae
Siempre he sido partidario de que las películas tengan poco más de dos horas de duración, aunque tenga que haber excepciones, claro está. La película que me ocupa es posible que confirme mi teoría. Una primera parte apasionante, sobre todo cuando cuenta la historia de la niñez, muy conseguida, entretenida y entrañable, además de triste en ocasiones y cómica en otras. Pero para mi gusto la película tiene un avance demasiado lento y algunas cosas innecesarias sobre todo la hora final que hace perder un poco el interés. Parece que es larga por obligación y que no quiere acabar, con algunas escenas ralentizadas al máximo. Y un final que tampoco me convence demasiado. A pesar de todo es una película agradable de ver y con buenas interpretaciones.
[Leer más +]
58 de 85 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Una obra maestra que hay que ver mas de una vez para apreciar su mensaje poetico.
La primera vez que la ví, era un mozalbete, sin prestar mucha atención, y amante de otro tipo de cine mas directo, y algunas de las escenas me parecieron algo artificial y gratuitamente violentas con el fin de provocar facilmente, como muchas peliculas de su época, los 80, la siguiente vez que la ví ya me pareció diferente.
Pero ya en esta primera vez, y en mi juvenil gusto e incultura cinematográfica, me dejó algo de huella, habia algo que yo no sabia describir y que después decubrí que era ese sutil toque de poesia que falta en muchas buenas peliculas, y de verdad la habia, y mucha como en toda la obra de Leone.
Leone es un poeta del cine o así lo veo yo, la forma es lo que prevalece por encima de lo que se cuenta, aunque lo que se cuenta tampoco carece de interés sinó todo lo contrario, y así sucede en muchas de sus películas anteriores, en Hasta que llegó su Hora por ej. hay mucho de poesia de un salvaje oeste relatado y descrito con sus tópicos pero de manera distinta. Hay un enfoque donde prevalece la belleza en la forma, sin dejar esa poesia de describir toda la dureza y crueldad de aquella epoca. No entro a juzgar toda sus westerns, pues los hay también menos buenos, pero Hasta que LLegó su Hora junto con El Bueno el Feo y el Malo son sus obras maestras en el género, y junto con Peckinpah en La balada de Cable Hogue, y alguna de Ford, son el máximo exponete de esa descripción poética del Far West,
En Erase una Vez en América, Leone se luce y hace su , para mí, obra maestra. Vale que su metraje puede ser excesivo, pero contar algo a su manera es imposible de otra forma. Y precisamente por eso es una obra maestra, porque contar algo en tantos minutos,sin que deje de ser por un solo instante intrigante, sin que deje de ser un relato que con la hábil maestria del flash back resulta ser un retrato magistral del mundo mafioso al que describe con una maestria solo comparable con Il Padrino, pero con ese toque poético en el relato que le imprime Leone.
El valor añadido de este film es su música, para mi la mejor banda sonora de la historia o al menos una de las 3 mejores (no sabria decir cuales serian las otras 2, pero esta esta seguro entre las 3), pero también son valores añadidos un De Niro en su mejor papel (el de gangster)y en su mejor época, pero además la adornan las interpretaciones de Wood, Pesci y otros.
Yo como muchos otros, descubrí o valoré a Leone tardiamente, pero con mis mas de 40 años , he visto mucho cine y hoy por hoy me doy cuenta de su valor en la historia de este arte, pues el cine es un arte y por ello hay que valorarlo como la forma de contar algo con imagenes y ahí Leone fué un genio que,con su muerte, dejó a este arte huérfano de poesia, y es una pena que no hubiese vivido más y nos hubiese dejado mas obras de este estilo.
Para mi una de las mejores obras maestras de la historia del cine.
[Leer más +]
43 de 55 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Acepto dos horas más, y tres.
Interpretaciones excelentes de un elenco de actores extraordinario, música sublime, ambietación (a lo largo de tres épocas distintas) inmejorable, historia triste pero, sobre todo, bonita... No descubro nada.

Así pues, me he decidido a enumerar por orden los momentos de esta obra maestra que quedaron grabados en mi retina para siempre:

(sigo en el spoiler)
[Leer más +]
38 de 46 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Lo Mejor del Séptimo Arte
Impresionante Obra Maestra de principio a fin con todos los fundamentos que requiere el Séptimo Arte para ser todo perfecto. "Érase Una Vez en América" es la mejor película de Cine Negro (Gangsters) y posiblemente de la historia en general, es la máxima pura perfección que puede llegar el Séptimo Arte. Leone en 4 horas cuenta una historia con un inmenso trasfondo poético que tradicionalmente se tardaría más de 10 horas en contarse, dejándose ver enigmas a lo largo de la película para que el espectador vaya resolviendo toda la complejidad de la historia. Es una historia de círculo vicioso que le hace que tenga una infinita complejidad e interpretaciones y que a la misma vez que hace una historia particular de esos personajes también lo hace contando la historia de los Gangsters, desde que se creó la mafia hasta el fin de la misma dejando el recuerdo, sueños o imaginaciones de una época pasada.
[Leer más +]
38 de 52 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Minuciosidad absoluta
"Érase una vez América", de Sergio Leone, representa "el Detallismo" en su máxima expresión; el control absoluto en cada escena, la cual dota de un cuidado extremo. No es un film que destacaría por su argumento sino por su exquisita elaboracón. Excesivamente lento en su inicio logra, posteriormente, que el espectador se sumerja de forma hipnótica en la historia de un grupo de gangsters que, desde su infancia, intentan abrirse camino en el mundo de la mafia.

Resaltar la enorme interpretación de Robert De Niro y James Woods, que de la mano de un grandioso Sergio Leone como director y con una virtuosa música de Ennio Morricone, hacen de esta película algo único en el mundo del cine.

Por último mencionar a una de mis musas Jennifer Connelly. En esta ocasión, interpreta al amor de Nuddles, Deborah. Años después, daría el salto con el exitoso film "El Laberinto".
[Leer más +]
38 de 52 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Demasiado pasteleo para retratar el crimen
Al contrario de lo que puedan pensar mis almas gemelas, este film de Sergio Leone me ha dejado más bien insatisfecho. Más allá de la magistral narración, la estética visual y la siempre inigualable interpretación del maestro De Niro, la película en cuestión me parece demasiada condecorada. En mi modesta opinión, no soy quién para dudar de la capacidad del director para retratar otro tipo de género como el western. Es más, confieso que es la primera película que he visto del tan afamado Leone. Pero sí creo estar en mi derecho de juzgar lo que veo. Y, después de contemplar "Erase una vez en América", lo único que me ha quedado claro es lo siguiente: no se puede meter todo en un mismo saco y darle la vuelta a aquéllo que, desde un principio, no admite giro alguno. Por ello, desde mi punto de vista, el crimen por el crimen no debería ser entendido nunca, con tintes de belleza-en el sentido más clásico-. Es decir, aplicar "géneros postizos" o inadecuados para algo tan insalvable como es el acto de asesinar de manera organizada y a conciencia, esto es, por la pura ostentación de la "voluntad de poder" a la que se refería Nietzsche, al final, lo único que hace es darnos una visión desnaturalizada de la esencia del crimen-decisión que, por ejemplo, Coppola no toma en el Padrino-.

Yo no digo que los mafiosos no puedan enamorarse, emborracharse, quererse entre sí, o llevar a cabo cualquier otro tipo de conducta humana. Sería muy ingenuo, por mi parte, decir que no son humanos. Ahora bien, de ahí a hacernos creer que, en el fondo, guardan una moral justa y de arrepentimiento con los demás, me parece algo descabellado e impensable a más no poder.

En cualquier caso, si me tuviese que quedar con algo, aparte de lo ya citado en las primeras líneas de esta crítica, destacaría la gran banda sonora fruto de la genialidad del italiano Ennio Morricone. Aunque, a mi gusto, creo que Leone la explota demasiado, al tiempo que la adecua a planos y momentos de la película cuya relación con la estética de la propia música es nula. Sobre este punto, habría que preguntarle al propio director si es ironía o algo premeditado con inteligencia para hacer llegar al espectador el mensaje primigenio, pregunta que, por otro lado, si fuese posible, me gustaría formularle, ya que, después de visionar la película dos veces todavía no tengo muy clara la intencionalidad real.

En conclusión, sólo me cabe volver a remarcar que "Érase una vez en América" representa la pomposidad o el pasteleo de algo tan crudo como el crimen organizado y no precisamente porque uno se harte, en los 225 minutos que dura el film, de ver sangre, sino por el enfoque casi vanguardista u ochentero-al estilo del todo vale-que Leone le da.
[Leer más +]
47 de 72 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
LA película
Una obra maestra absoluta.

Todo en ella es perfecto, y por ello, cada detalle puede dar para horas de reflexión. Es poética, profunda, cruda, sincera, malvada... tiene casi todos los temas y todo lo bueno y lo malo de la vida concentrado en casi 4 hs. de un metraje que pasa delante de nuestros ojos como un tren que no se detiene en una estación.

La construcción del guión a base de flash-backs es una auténtica maravilla, e incluso Tarantino ha reconocido en más de una ocasión basó su "original" guión de Pulp Fiction en esta obra maestra.

En fin, no se puede resumir una película así en unas cuantas líneas juntas. Véanla y disfrútenla. No se arrepetirán.
[Leer más +]
35 de 48 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Érase una vez un 10
La última obra del magistral director italiano Sergio Leone, además de la mejor. El inimitable realizador supo superarse a sí mismo, película tras película, comenzando discretamente con El coloso de rodas, pasando después a la gran reliquia del western conocida como la trilogía del dólar, seguida de la bellísima Hasta que llegó su hora. Se despidió del western con la desconocida para muchos ¡Agáchate, maldito!, la cinta antecesora de la que sería la obra maestra de Leone: Érase una vez en América.

Gigantesca dirección, descomunal fotografía, impresionante banda sonora (de las mejores de la historia del séptimo arte, compuesta por un tal Ennio Morricone). Y que historia. Sorprende como una película de tan larga duración (225 min.) no aburra en ningún momento, deleitándonos con la magnífica calidad que muestran todos y cada uno de sus fotogramas.

El argumento gira en torno a la vida de David Aaronson “Noodles”, un joven de origen judío que encabeza una pandilla formada por su nuevo amigo Max, además de sus otros tres colegas de siempre: Patsy, Cockeye y Dominic. Juntos y a pesar de su edad, se comportarán como auténticos gángsters de la época (principios del siglo XX) cometiendo todo tipo de fechorías en los suburbios de Manhattan, consiguiendo aumentar el poder de la banda hasta llegar a convertirse en unos verdaderos artistas del mundo de la delincuencia, mientras van pasando los años y aquellos que eran niños ya se han hecho hombres, en plena época de la Ley Seca.

Un film repleto de ternura, tristeza y hermosura, que parece varias películas en una sola, pues el amor es tan protagonista como el mensaje sobre la amistad que transmite, así como los negocios y el crimen organizado van por encima de todos los valores anteriores.

Todos los papeles están interpretados a la perfección: nadie sobra. Parecen haber nacido para protagonizar Érase una vez en América. Quien quisiera que fuese el director de casting acertó plenamente en la elección de tan exquisito plantel. Tan sobrecogedoras y bonitas son las actuaciones de la parte de la película en la que nuestros amigos judíos son unos niños, como las que después pasarán a interpretar los Robert De Niro, James Woods y compañía.

Obra maestra del cine, absolutamente imprescindible, que gusta hasta enamorar, emociona a la vez que enfría y embelesa hasta hacernos abrir la boca, cautivando nuestros sentidos.
[Leer más +]
28 de 34 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
227 minutos de pura magia
Por su argumento, por su reparto, por su ambientación, por su dirección, y por su banda sonora, entre otras muchas cosas, esta es la mejor película que se puede ver hoy en día, y dudo que jamás le haga sombra alguna otra.
Dura menos de lo que debería durar (Leone quería que su obra maestra durara 4 horas y media donde se explicaban ciertas cosas que se quedan en el tintero).
Algunas escenas deberían ponerse como ejemplo en los cursos de técnicas cinematográficas. La banda sonora, obra del genial Ennio Morricone, está al nivel de las mejores.
Todo el mundo debería ver esta película antes de morir. Un saludo.
[Leer más +]
28 de 36 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
El gran bofetón de Sergio Leone
Se mire pore donde se mire nos encontramos ante un peliculón. El principal culpable es el director italiano, desde luego, pero las enormes interpretaciones de De Niro y Woods le añaden una gravedad mayor. Me ha clavado al sofá durante sus más de tres horas, me ha conmovido desde el principio, no me ha dado respiro... me ha dado un bofetón terrible.

Leone apuntó alto y acertó. Lo único que no apruebo es el exceso uso de flashbacks y el final (spoiler): merecíamos algo más tras ese brillante espectáculo.
[Leer más +]
28 de 36 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Un puzzle difícil de encajar.
Decepcionante y desproporcionado film carente de ingenio alguno. La historia y el argumento resultan inconexos, nimios y sin brillo: un grupo de niños y/o adultos que lo único que persiguen es enriquecerse rápidamente a base de mostrar sus instintos más primarios y simplones. En este sentido, la historia no tiene nada especial, todo es corriente y secundario. No existe humanidad ni pasión. Los diálogos son superfluos, poco o nada inteligentes, insensibles y previsibles.

La realización es caótica. Los continuos y excesivos saltos temporales impiden dotar de un carácter homogéneo a esta obra, dando la sensación de estar parcheada y hecha a trozos. En definitiva un puzle difícil de encajar donde las historias que van brotando no alcanzan continuidad, coherencia y credibilidad.
[Leer más +]
21 de 23 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Y luego dicen que la violencia de Tarantino es gratuita...
La violencia de Tarantino es gratuita, sí, pero te descojonas, y además él no hace nada por esconder sus intenciones. No va de trascendente, de melodramático, de director "con una gran historia que contar". Leone siembra la pantalla de tiroteos, de zumo de tomate (tan evidente que debe de ser del LIDL), de escenas de sexo epatantes y de tetas muy bonitas y vistosas, pero lo suyo son golpes de efecto para decirle al espectador: "Mira qué transgresor soy, además de un gran director profundo". Bah. La vida infantil de estos gángsters es de vergüenza ajena, la música toca los huevos todo el metraje, el conflicto de identidades del final es confuso, el maquillaje de los viejunos canta por soleares y encima, encima, sale Jennifer Connelly y no la puedes desear porque es una pitufa y constituye delito. Vaya mierda.
Y encima, más encima aún, se supone que tenemos que sentir afinidad con esta pandilla de tiparracos sin escrúpulos encabezados por el Woods. Qué gilipollez. Michael Corleone era un hijo puta y LOS PADRINOS son obras maestras: creo que me explico.
[Leer más +]
43 de 71 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Una de gángsters "light"
LO MEJOR:

-Extraordinaria dirección artística: no he detectado ni un solo anacronismo en el vestuario ni en el escenario de edificios ni en los automóviles de época. Se nota rodada con la meticulosidad propia de Leone.

-Puesta en escena magnífica: la ambientación de la NY de los años '20 es de lo mejorcito que han visto mis ojos (creo que incluso supera a la de El padrino, primera parte).

-Trabajo de los actores principales muy desigual: de Niro brillante a ratos, Woods aceptable (dentro de sus limitaciones), McGovern mediocre,

-Buenas interpretaciones de algunos secundarios: la niña Connelly, el mafioso de los diamantes, Tuesday Weld, el dueño del bar.

LO MENOS BUENO:

-La película tarda demasiado en empezar "de verdad". Los flash-back de la primera media hora son más un estorbo que otra cosa para el desarrollo de la trama. Únicamente tenían como objetivo la complejidad técnica tan del gusto de su realizador.

-Colección de clichés y lugares comunes, que conforman un auténtico pastiche muy "de Leone" (y no sólo de él, en nuestro país Garci cojea de ese mismo pie, en otro estilo, eso sí)

-Algunos diálogos son realmente tópicos, reproducción de escenas de varias películas clásicas y otras no tan clásicas de Hollywood, incluso de otros géneros.

- Discutible estilo enfático e hiperbarroco abusando de los primeros planos (esto no es una crítica, que tampoco pretendo juzgar la película desde una perspectiva neorrealista; sólo digo que es "discutible").

- Sobresaturación de planos muertos característica de Leone, que le confieren a la película un aire de "spaghetti urbano"

- Parsimonia en ciertas escenas de la última hora (claramente inferior al resto de la película)

- Tono empalagoso y acaramelado en algunas de estas escenas (p. ej. con la McGovern actriz) para producir contraste con otras de extrema violencia, un recurso bastante manido y fácil.

- Brutales caídas de ritmo en la segunda parte, que le dan un tufillo de serial televisivo por capítulos.

- En general, mucho mejor la primera parte (de niños) que la segunda, incluso a nivel interpretativo.


No me había propuesto su comparación con ninguna película, pero veo que es inevitable hablar de pasada de los "padrinos":

-"Érase" es más meticulosa en la dirección artística y decorados, magnífica fotografía, más sensacionalista en el tratamiento de personajes (introduce más escenas de sexo), pero más superficial y prosaica (a pesar de ese acaramelamiento durante los lentos acordes de Morricone en la hora final).

- Los "padrinos" (I y II) muestran una dirección más sobria, igualmente violentas o más (es marca del género), pero menos morbosas (la sangre no acapara tantos planos de aproximación), tiene un corte más clásico y por ello de mayor elegancia y estilización artística. Además, trazan una visión más amplia de la sociedad americana que "Érase" porque no se ciñen a la peripecia vital de una familia ni de un grupo de amigos.
[Leer más +]
29 de 43 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Érase que se era...
... una buena película, hasta que Sergio Leone decidió mancharla con un final absurdo y demasiado largo.

Tras los 30 primeros minutos iniciales pausados al ritmo de la música, con movimientos lentos, frágiles y cuidados, quizá con demasiado mimo pero a los puretas le mola eso, de pocos diálogos y sin saber de qué va la historia, en la que hay que aguantar una escena irriatante de sonido de teléfono, comienza lo mejor de la película. La narración de las aventuras y peripecias de un grupo de niños al comienzos del siglo XX en Nueva York, y su ascenso a gángsters respetados durante los años 20 y 30. La ambientación es excelente y las historias son geniales, incluida la escena de homenaje a la "Naranja Mecánica"

Sin embargo, todo esto se va al garete, cuando al bueno de Leone le da por inventarse un final cursi y ñoño. Pedirle una historia de amor a Leone es como ir a un burdel por un abrazo. Cada uno tiene que hacer lo que sabe hacer. Además, la caracterización de los actores 30 años después deja mucho que desear. Es un final encriptado, demasiado complejo, en el que tras 4 horas delante de la pantalla, Leone te propone que vayas encajando piezas con lo que viste al principio de la película y que ya casi no recuerdas. Los continuos saltos temporales tampoco colaboran a equilibrar la historia. Una última hora totalmente prescindible. Un tostonazo épico. Pero bueno, siempre habrá cursis que digan que les ha parecido muy romántico.
[Leer más +]
24 de 33 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo