arrow
6
Aquellos maravillosos años
Me fastidia mucho haber vuelto a ver esta película. Me jode de verdad. Y podría hablar de otros tiempos y lo que ha cambiado la vida (y nosotros) y bla, bla, bla. Mitificada en los 80, vista hace poco me parece que la han cambiado. Y eso me jode.

Yo he querido ser como Michael Paré (y seguro que vosotros también): el puto amo. Con pasado oscuro, el tío vuelve al barrio y tiene que rescatar a su antiguo amor. Y nadie le quiere ayudar. Y los malos son unos rockeros que están en la mítica Batería, y están encabezados por el gran William Dafoe que se comporta como un gilipollas: está enfermo y se le nota en la cara blanca. Y Paré reparte hostias como John Wayne y pega tiros como Clint.

Y para colmo está el personaje de Rick Moranis, a quien Paré se lo tendría que haber cargado nada más conocerlo y que ejerce de manager y algo más de la chica.

Pues sí, esta serie de majaderías se convirtieron en algo más que en una película de culto. Quizá en un mito generacional. Al menos siempre recordaremos la gran pelea entre Paré y Dafoe, un puñado de buenas canciones, una atmósfera rock 'n'rollera y a ratos acertadamente sombría, el careto imperturbable del protagonista (posiblemente su único registro de actor), la belleza de Diane Lane y nuestra primera juventud.
[Leer más +]
41 de 46 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
"I can dream About youuu.."
Y he aquí una película más que sin ser una genialidad, es una de mis favoritas. ¿Por qué? pues por que posee un magnetismo que te atrapa de principio a fin, con una estética que hace mucha referencia al estilo de un cómic de acción, por lo que entretiene (muchísimo) y no es aburrida (para nada).
Y es que verla es entrar a un mundo que aunque es muy peligroso, te dan ganas de estar ahí, para ver a un Willem Dafoe excepcional y jovencito que con su pinta de "matón" logra demostrar una versatilidad única, tal vez me equivoque, pero creo que hace una de las mejores interpretaciones que se ha hecho de un villano en la historia del cine. Convence como si fuese un actor experimentado (apenas empezaba su carrera) y saca lo mejor de su personaje, que no le pide favor a nadie.
Este "paraíso infernal" también contempla a uno de los eternos héroes de los 80: Michael Paré, del cual es una lástima que su posterior filmografía no haya trascendido como la del resto del elenco, pero es reconfortante saber que en esta inolvidable ciudad de fuego el siempre será inmortal.
Diane lane, a pesar de ser tomada como un símbolo sexual inicialmente ( y eternamente lo seguirá siendo) con tan escasa edad demuestra que está hecha para cosas grandes, y nos brinda un "performance" nítido, sensual e irrepetible.
El resto del elenco se luce a lado de los protagonistas.

Para finalizar merece una especial mención el Soundtrack, que realza más este auténtico film de culto.
[Leer más +]
45 de 56 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Héroe y princesa
Otro clásico de los años 80. Con una banda sonora espectacular de Rock & Roll, sin duda, lo mejor de la película.
Es una película joven aunque el paso de los años hace mella en ella. La protagonista, Diane Lane, está guapísima y creíble en su personaje.
Willem Dafoe en su papel de malo, tambien está inmejorable.

Entre la juventud de los años 80 se convirtió en una película de culto.

Lo mejor: La banda sonora y Diane Lane.
Lo peor: La edición en DVD, que trae un penoso y horrible sonido de doblaje que hace que te arrepientas de haber comprado la película. Un fallo, ésto del sonido, imperdonable.

Recomendable comprarse la banda sonora, que no defraudará.
[Leer más +]
19 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Una fábula de Rock & Roll de obligada revisión
Esta película se encumbra con una banda sonora realmente espléndida, es muy dificil no acompañar con el típico movimiento de pié cuando una música nos parece pegadiza el principio de la película, sus canciones son todas muy buenas, sin duda lo mejor de este film del amigo Walter Hill, a mi modo de pensar su otra gran película junto con "The Warriors", (otra joya), Calles de fuego es una especie de cuento, donde el príncipe (Michael Paré, que fué su años y adios), viene a rescatar a la princesa, (Diane Lane, inmensa en las actuaciones musicales), de las garras del malo malísimo, (Willen Dafoe, que como haría en el resto de su carrera cumplió más que de sobras), y así con unas actuaciones dignas, una trama sencilla pero que gracias a su estética retro, sale al paso sobradamente y por supuesto unos momentos musicales de lo mejorcito, hacen de esta película una pequeña joya que seguro muchos de ustedes recordaran con cariño, lo dicho de obligada revisión, saludos.
[Leer más +]
20 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
La Sin City de los años 80. Puro comic.
Presentada en Sitges, Calles de Fuego, era, como decia la publicidad, una fábula de rock'n'roll. Con una potente banda sonora, donde destacaban los brutales temas de Jim Steinman, el genio de las mejores canciones de Meat Loaf (Bat out of the hell I, II, entre otros) cantados por el personaje de Ellen Aim, la protagonista, Walter Hill elabora una magnífica película de acción, de rescate de una damisela en apuros, donde un héroe, como un caballero medieval, apoyado por una escudera muy particular, libra su particular batalla contra una banda de motoristas de cuero negro liderados por un impactante Willem Dafoe.

La película es una sucesión de excelentes escenas de acción, rodadas con pasión y nervio, sin descanso, en un ambiente metropolitano que recuerda en ocasiones a "The Warriors". Son buenas las actuaciones, desde Michael Paré, como el héroe descreído, un baboso Rick Moranis, una bella Diane Lane, una divertida Amy Madigan y Willem Dafoe, que borda el papel de villano.

No entiendo su fracaso. Lo tenía todo, menos el apoyo de los gafapastas. Supongo que no les gusta Steinman, preferirían a los cantautores o a grupos de rock sinfónico. Ellos se lo pierden. No se la pierdan ustedes. Es puro comic, un precursor de Sin City.
[Leer más +]
14 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Genial Rock & roll
Calles con railes, bares oscuros, pandillas juveniles que luchan por ese honor considerado perdido, estupenda música, la banda sonora no hay que perdérsela y la película tampoco sin llegar a ser lo máximo.

Diane Lane preciosa, pero me encantan los escenarios con tanto hierro, que se le va a hacer soy así de simple.
[Leer más +]
11 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Calles de fuego
A esta película, que la tengo un especial cariño, la destacaría por dos cosas en concreto: su banda sonora, con dos canciones interpretadas por Diane Lane tanto al principio como al final de la película, que son dos de mis grandes favoritas; y por supuesto ver a una preciosa Diane Lane de jovencita, una Diane Lane que ha tenido que llegar a la madurez para que sea parcialmente reconocida su valía. Aún así, sigo creyendo que la critica ha sido injusta con esta mujer, una de las más bellas y mejores actrices del panorama cinematográfico.
[Leer más +]
10 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
"Sorprendente película que se queda grabada a fuego en nuestra memoria"
La película se nos presenta como una "Fábula de Rock & Roll. En otro tiempo, en otro lugar..." y nos sumerge de inmediato en ese mundo de héroes solitarios, chicas en apuros, moteros violentos y música rock. Calles de fuego es una película que toca varios géneros, acción, western e incluso una ligera estética de comic (fijaos en los títulos de crédito), y en todos se desenvuelve acertadamente.

El guion no es original, es la típica historia clásica de chico salva a chica, pero el factor que hace de ella una película diferente, de culto, es la elaborada puesta en escena. La acción parece ocurrir en una ciudad post-apocalíptica, donde la ley del más fuerte es la única valida. Nuestro héroe (Michael Paré) es un justiciero solitario que regresa a su ciudad natal y decide salvar a su ex-novia (Diane Lane) de un grupo de moteros liderados por un perverso hombrecillo interpretado por un aun desconocido Willem Dafoe.

Con un ritmo acertado y una corta duración, llegamos al gran desenlace. El enfrentamiento final, una lucha callejera, como si de un duelo se tratase. Solo combaten dos y el resto observa la pelea, gritando o animando, formando un coro entre los dos contingentes. Tras esa memorable secuencia viene el gran final: el personaje de Diane Lane, que es cantante, interpreta una desgarradora perfomance que no dejara indiferente a nadie. Sorprendente película que se queda grabada a fuego en nuestra memoria, al igual que la acertada banda sonora y la ambientación retro.
[Leer más +]
10 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Macarrada 80's
Hay que reconocer que la industria yanqui de los 80 produjo una serie de macarradas a la que de una u otra forma nos hemos acostumbrado y que, para bien o para mal, tiene en este filme un ejemplo casi-musical bastante logrado en su estética y ambientación histórica indefinida.

La horterada de la época fue una fuente de inspiración que conviritó en películas de culto algunas como ésta, cuyos logros dentro de esta escena no están de más. Siempre, claro, dentro de esta escena temporal y geográfica.

Para divertirse un rato no está mal, sobre todo si os van las macarradas con una dosis hortera bien expuesta. No promete nada que no ofrezca.
[Leer más +]
13 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Todos deseamos a Diane Lane.
Diane Lane fue una actriz precoz, con seis años ya representaba teatro y antes de los catorce debuta en el cine ni más ni menos que al lado de Laurence Olivier, mereciendo además los elogios de éste. Antes de los veinte ya había protagonizado las que quizás sean sus cuatro mejores películas. Luego su carrera, salvo escasas excepciones se perdió en producciones de dudosa calidad. Iba a ser un ascenso imparable hacia lo más alto, sin embargo se detuvo algún escalón por debajo. Es una más de las muy buenas actrices de Hollywood pero sin alcanzar la cúpula.
Yo particularmente quedé prendado de ella en Cotton Club y después revise la magnifica “La ley de la calle” y a continuación “Rebeldes” y “Calles de fuego”. En Cotton Club brilla con luz propia, está sensual y preciosa, pero también en las otras consigue atraer para si gran parte de la atención del espectador. En Calles de fuego no solo capta esa atención del espectador, también los personajes de la película suspiran por ella, es su objeto de deseo y francamente no me extraña, sin aprobar los métodos que algunos utilizan, la forma es censurable, pero el fondo es comprensible.
Michael Paré se presenta aquí con una pinta impresionante, es un caso mucho más sangrante que el de su partenaire. Parecía que lo tenía casi todo para arrasar, sin embargo no logró ver cumplidas las expectativas, de todas formas en esta cinta logra una altura muy aceptable.
La estética cercana al comic es potente, las imágenes son espectaculares y exageradas, la realidad sin duda se presenta notablemente distorsionada, pero te dejas arrastrar a ese universo sin ningún problema. Sabes que todo está sobredimensionado pero te encuentras muy cómodo en esa tesitura. Entre el chico descarriado pero de sólidos principios y la prometedora cantante saltan chispas, nos regalan algún momento poético y también algún desencuentro, el envoltorio es muy agradable. La aparición de Dafoe está apreciablemente conseguida en ese papel de villano obsesionado por la bella Diane Lane. Entiendo perfectamente a Dafoe, yo si pudiera también la secuestraria.
[Leer más +]
9 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Fantasia al frente
Calles de fuego nos permite vivir una aventura en una realidad no tan lejana. Sus personajes tienen sentimientos en común con nosotros mismos y, al contrario de nosotros, pueden desarrollar sus personalidades sin pedir permiso.
La película además posee una banda de sonido estupenda, pop cuidado y ciento por ciento afín a la historia.
[Leer más +]
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Magnifica
Recuerdo perfectamente el día que fui a ver esta magnifica película en el antiguo cine Andalucía de Cádiz. Antes de empezar, recuerdo(creo sea la única vez que he visto cosa igual) pusieron una entrevista a Walter Hill en la que explicaba el porque de cada detalle de la película: el bueno, el malo, el rescate,las peleas, la intemporalidad, el oscurantismo de todo el film, el rock, todo. Daba a entender que había englobado en la película todos los aspectos que a él le gustaban de su vasta experiencia cinematográfica. Es esta, una película hecha con corazón, que no peca de nada: es entretenida, con amplio metraje se hace corta, los actores todos (con la excepción del protagonista) han sido triunfadores en su posterioridad.
Si no la has visto disfrutaras viendola.

Saludos.
[Leer más +]
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Ochenteros peinados, ochenteros coches, ochenteras canciones, ochenteros mamporros...
¿Qué más se puede pedir? Desde luego es imposible aburrirse con esta película de culto con un Michael Paré que ligaba más que Catwoman en un festival de frikis, una Diane Lane desollando gatos digo... cantando, y un gran Willem Dafoe con un tupé que podrían anidar cigüeñas. Todo aderezado con una historia callejera de bandas callejeras, garitos callejeros, canciones callejeras, explosiones callejeras, misiones callejeras... El punto fuerte de Walter Hill, en contra de lo que dicen otros, para mí eran sus pelis callejeras, como ésta y "The Warriors" ochenteras. Desde luego son pelis incomprendidas pero que algunos las disfrutamos. Por cierto, a lo mejor a las nuevas generaciones les parecen absurdas, pero deberían saber que las pelis de Walter Hill han inspirado varias sagas de videojuegos.

La grandiosa pelea final entre Paré y Dafoe es... no puedo expresar lo que siento, mejor véanla.
[Leer más +]
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Ya me conoces. Pero si algún día me necesitas... llámame.
Porque todos hemos querido perdernos entre las luces de neón de esas Calles de Fuego.

Porque todos nos hemos sentido alguna vez tan solos como Cody.

Porque todos nos hemos tenido que enfrentar a algún Raven Shaddock a lo largo de nuestra vida.

Porque todos sabemos por qué Cody regresa a enfrentarse con su destino.

Porque a todos nos acecha esa sombra que es Fish, alguien que pudo dar lo que nosotros no pudimos a esa persona especial.

Porque todos hemos admirado embelesados a nuestra amada cuando era la mejor en lo que hacía.

Y porque todos querríamos besarla de esa manera bajo la lluvia. Brillante.
[Leer más +]
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
música y estética soberbias; historia muy floja
Para disfrutar esta película hay que dejarse llevar por la personalidad y el magnestismo de Paré y Lane, la cuidada estética y la alucinante música porque la historia cabe en dos hojas como máximo.

Imagino que se trata del típico film que hay que ver en su momento (en el 84 sería la leche) y en pantalla grande, ya que en la tele pierde bastante.

Para pasar un buen rato sin comerse la cabeza.
[Leer más +]
7 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Calles de Fuego (1984)
Considerada hoy de culto, Calles de Fuego es una película que en el momento de su estreno allá por 1984 no fue aceptada por crítica y público. De hecho, estos últimos la ignoraron en taquilla -entró en la posición 5 del Box Office para desaparecer poco después-. Como pasa con otros muchos largometrajes -Blade Runner, Mad Max, La Cosa- con el tiempo se fue ganando una legión de fieles seguidores que la reivindican como el gran film que a decir verdad no es. La dirigió Walter Hill, especialista en cine de acción de carrera poco apreciada pero llena de buenos títulos -La Presa, The Warriors, Límite: 48 Horas, El Último Hombre-.

El reparto, conjunción de muchos nombres que posteriormente hicieron carrera, y muchos otros que no: Michael Paré (El Experimento Philadelphia), Diane Lane (Infiel), Willem Dafoe (Platoon), Rick Moranis (Cazafantasmas), Amy Madigan (La Mitad Oscura), Bill Paxton (Titanic) y Deborah Van Valkenburgh (The Warriors).

La famosa cantante Ellen Aim (Lane) es secuestrada por una banda de peligrosos moteros llamados Bombers (liderados por Willem Dafoe). Poco después aparece en la ciudad Tom Cody (Paré), mercenario que resulta ser el ex-novio de Ellen y que por supuesto irá a rescatarla, con ayuda de su manager (Moranis) y una ex-soldado (Madigan).

Calles de Fuego es una rara avis del cine de los ochenta. Es como si metiéramos en una coctelera a The Warriors (1979) y Grease (1978). De la primera -la cual Walter Hill es director- es típico cine de lucha de bandas callejeras, la segunda como todo el mundo sabe a estas alturas es un musical. La combinación de ambas podría ser esta Calles de Fuego, en la que en una escena el protagonista puede estar empuñando un arma contra un motero, y en la siguiente asistir a un concierto de Ellen Aim & The Attackers o The Sorels. Hay que decir por otro lado que si bien Calles de Fuego es un musical, no es uno en el que los personajes canten sin venir a cuento, las actuaciones están integradas en el argumento aunque ello quiera decir que en un flashback nos cuelen un videoclip de tres minutazos con Diane Lane cantando en playback.

Por si esta suma no fuera poco, Calles de Fuego es un popurrí de otras influencias, todas ellas anacrónicas. El tratamiento de la película es un Western, con un trabajado look de los años 50's y música de los 80´s.

Al grano, ¿Es buena Calles de Fuego? Como cinta western/acción tiene la solvencia y el buen hacer de un Walter Hill siempre dedicado a esos géneros. Como musical puede haber diversidad de opiniones dependiendo del gusto musical del espectador. Para mí este último apartado es fifty/fifty pues en la banda sonora hay un par de temas pop/rock de radiofórmula estimables -los que abren y cierran Calles de Fuego- y una banda sonora portentosa del guitarrista Ry Cooder. Sin embargo también hay unos cuantos temas que dejan bastante que desear, en especial alguna balada hortera que seguro encajaría en la discografía de Bonnie Tyler.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Una fábula de Rock & Roll
La década de los 80 fue una de las más interesantes en términos creativos para el cine comercial americano. Durante este período surgieron los primeros capítulos de sagas que marcaron un antes y un después en la historia del cine: Regreso al futuro, Indiana Jones, Terminator, Robocop, Pesadilla en Elm Street, Jungla de cristal… sin olvidar la llegada de secuelas de Star Wars y Alien o de obras maestras como Blade Runner o El precio del poder.

Del mismo modo no podemos pasar por alto que en 1984 se estrenó Calles de fuego, otra obra de culto, tal vez un peldaño por debajo de las anteriormente citadas en cuanto a impacto en la cultura popular pero que también merece aparecer en los listados de lo mejor de los 80.

Trabajo de encargo para Universal del siempre interesante Walter Hill (The Driver, The Warriors), esta fábula de rock ‘n’roll (tal y como es presentada en los títulos de crédito) nos traslada a “otro lugar y otro tiempo” a ritmo de rock, romanticismo y acción típica de los 80.

Ellen Aim (claro homenaje a Helena de Troya) es una estrella del rock a la que el malvado Raven (un Dafoe intenso) y su banda de moteros macarras secuestran durante uno de sus conciertos. Ninguno de los asistentes puede evitar el rapto, así que Reva, una de las fans de Ellen, decide enviar una carta a su hermano Tom (Michael carapalo Paré), ex soldado y ex novio de Ellen para que vuelva a la ciudad y les ayude a salvar a la chica.

Argumento simple, diálogos ridículos –sí, lo son– y situaciones que ocurren porque sí no suponen ningún problema si aceptamos las reglas del juego y nos dejamos llevar. Si así lo hacemos Calles de fuego nos parecerá una auténtica maravilla… y es que hay algo en esta película que engancha, y mucho. Puede que sea la belleza natural que desprende Diane Lane –que por aquel entonces tenía 20 años recién cumplidos– o tal vez sean sus escenarios nocturnos, la estética años 50, la lluvia, las luces de neón, la esencia pulp, las explosiones –aquí todo explota–, los personajes que se van uniendo a la aventura sin ton ni son –esos The Sorels que aparecen como excusa para interpretar I Can Dream About You antes del fantástico broche final que supone Tonight is What it Means to be Young–… Lo que está claro es que tanto los temas musicales (el montaje de Nowhere Fast con el que se inicia la película roza la perfección) como la banda sonora de Ry Cooder suponen un alto pocentaje de la grandeza de esta película.

Como anécdota cabe destacar que la saga de videojuegos de SEGA Streets of Rage, iniciada en 1991, homenajeó a la película de Walter Hill no solo con el título, sino también con algunos personajes, escenarios y situaciones claramente inspiradas en las de la película.

Definitivamente Calles de fuego no pertenece a este lugar ni a este tiempo: pertenece al olimpo de las cult movies, el lugar en el que sólo merecen estar aquellas películas que en algún momento nos hicieron soñar, ese tipo de obras que varios años después de su estreno nos permiten seguir creyendo en la magia del cine.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Los 80s como estado de ánimo
Calles de Fuego es una versión atornadora, sin demasiado sentido, del argumento de Casablanca filtrada por el enfebrecido homenaje al rock&roll de la cultura de masas de la industria musical californiana e interpretada por Michael Paré y Diane Lane en clave kinética.

Nada tiene sentido, pero todo está lleno de epifánicas canciones ochenteras y transcurre en un mundo enfebrecido conocido como "los 80" por las revistas de tendencias al que, de vez en cuando, los miopes van a descansar.

Willem Dafoe es un villano sacado de cualquier película juvenil de los 50 y Rick Moranis es un Andrew Lazslo para la década post-Woody Allen.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Volver al barrio
Cuando pasan muchos años y vuelves al barrio donde creciste siempre ocurre lo mismo. Tantos recuerdos, tantos detalles a destacar por seguir igual y otros recordados con nostalgia porque ya no volverán. Pues lo mismo ocurre con esta película al verla de nuevo.

A muchos les parecerá una del montón e incluso mala, pero la nostalgia en estos tiempos donde todo está inventado y en donde parece que tengamos que ver siempre lo mismo en cine, videojuegos o televisión hace que veas más allá.
La historia es simple y previsible pero contada con un ritmo y acompañada de algo que ya no se suele ver. Y eso es personajes con carisma. Carisma, ese algo que se tiene o no, que no se puede entrenar y que se ha intentado copiar miles de veces.
Cody (físicamente y mismo nombre que el personaje del juego "Final fight") se muestra como el amo. El que reparte leña, el chulo pero con buen fondo que todos queremos ser y sin ser una mole musculosa. ¿Suena como Bruce Willis? pues mira la fecha y sorpréndete quien vino primero.
Dafoe haciendo de malo mostraba el talento que tenía por explotar y una Diana Lane que llena la pantalla con una sensualidad inigualable (y sin enseñar carnaza, que locura).

La banda sonora excepcional aunque abunda tanto que roza ser un musical.
Y un final perfecto e impropio para la época en la que se realizó.

Una vuelta a esa ciudad llena de acero que para los que pasamos la treintena nos hará volver a recordar las genialidades que vivimos.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
El camino del trueno
Sudando las calles de un fugitivo sueño americano

Atravesando mansiones de gloria en coches suicidas

Caminando con ángeles desplazados

Dame la mano, sube atrás, hay magia en la noche

En donde queremos llegar podremos caminar bajo el sol

Pero hasta entonces seremos vagabundos

Nacidos para correr

Necesito saber si el amor es salvaje

Por eso quiero morir contigo en las calles de fuego

Y entonces la tierra prometida será nuestra
[Leer más +]
7 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo