arrow
6
Crítica de La casa del reloj en la pared
Puntuación: 6,5

El sello Amblin

No puede haber mejor logo para la productora Amblin Entertainment que la icónica imagen de Elliot y E.T. surcando los cielos en la bicicleta. Porque ese momento es sinónimo de aventura, fantasía, imaginación y juventud, elementos que se pueden encontrar en el grueso títulos de la compañía fundada por Steven Spielberg, como “Los Goonies” (1985), “Regreso al futuro” (1985), “Parque Jurásico” (1993), “Casper” (1995), “Monster House” (2006), “Las aventuras de Tintín” (2011) o la reciente “Ready Player One” (2018).

La casa del reloj en la pared es la nueva aventura juvenil con el sello Amblin, el salto a la gran pantalla de la novela homónima de John Bellairs, autor que se especializó en la literatura gótica juvenil.

Nostalgia libre de guiños

Afortunadamente, no nos encontramos ante el enésimo intento de lanzar una franquicia cinematográfica basada en una saga literaria juvenil; esa moda ya pasó por acumulación de fracasos. En cambio, La casa del reloj en la pared se enmarca dentro de esa nueva tendencia de revalorizar el cine de los 80 y 90, pero no a base de acumular guiños, homenajes y referencias a películas míticas; lo que adopta como propio de aquel cine es el sentido del espectáculo dirigido a toda la familia que no renuncia al terror ni a temas dramáticos por miedo a que los niños no vayan a pegar ojo por la noche.

La larga experiencia de su director, Eli Roth, en el cine de terror más gore y explícito (“Cabin Fever”, “Hostel”, “Green Inferno”…) confiere a la película de un toque macabro que le sienta francamente bien.

Cate y Jack la extraña pareja

Aunque la trama de la película no sea tan original como el planteamiento del misterio sugiere, los referentes que van surgiendo a lo largo del metraje son buenos: un poco del toque mágico de Harry Potter, otro tanto la ingenua picaresca de “Matilda” (1996), la elegante, gótica y detallista dirección artística de “Una serie de catastróficas desdichas de Lemony Snicket”, el vínculo de admiración mutua entre profesor y aprendiz de Steven Universe…

Jack Black y Cate Blanchett conforman una extraña pero efectiva pareja de mentores; él se está especializando en este tipo de cine fantástico y familiar que cada vez se le da mejor, y ella, en fin, transmite misterio, fortaleza, sentimiento maternal y tristeza como ella sabe hacer tan bien. Ambos amparan al joven protagonista, Owen Vaccaro, tan tierno como entrañable, pero cabe señalar también lo bueno que es Sunny Suljic, visto en “El sacrificio de un ciervo sagrado” (2017), que aquí da vida al amigo interesado de turno.

Conclusión

No tengo sobrinos, pero si los tuviese, les llevaría al cine a ver La casa del reloj en la pared sin lugar a dudas. Porque es una película para todos los públicos que no trata a las familias ni a los niños como tontos, cine de palomitas y refresco altamente disfrutable, y además reivindica las familias no convencionales y la extravagancia como modo de vida.

Le falta un poco más de personalidad para trascender y convertirse en un referente del género, pero como experiencia fílmica de espíritu añejo resulta curiosa e insólita… aunque no termine de aprovechar el inquietante y molesto tic-tac de los relojes que habitan en la casa encantada en la que se ambienta la historia.

Escrito por Jorge Blanch
https://cinemagavia.es/la-casa-del-reloj-en-la-pared-critica-pelicula/
[Leer más +]
15 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
La casa del Reloj Aburrido
Tediosa película basada en el libro de John Bellairs para niños y adolescentes sobre un huérfano que se tiene que ir a vivir con su tío, un antiguo prestidigitador y más tarde mago real interpretado por Jack Black en cuya casa hay una maldición debido a que otro mago llamado Isaac insaturó a través de un mecanismo de un reloj mágico.

La película arranca más que bien. Con los atributos clásicos que siempre funcionan para Halloween: una casa encantada, calabazas asesinas, ruidos extraños y un niño asustado. Tenía más que material para haber sido una adaptación con un poco más de libertad y ¿por qué no decirlo? de personalidad también.
Pero nada de eso. Está narrada por Roth en un tono lúgubre, predecible, aburrido en el que nada tiene sentido.

Owen Vaccaro hace un buen trabajo en la primera media hora, al igual que Cate Blanchett, y casi toda la peli Jack Black como el tío John, ya que es el único que realmente sabe lo que está haciendo. Los disparates que se van sucediendo tras la hora de emisión no tienen excusa. El tono está mal hecho, los trucos y efectos resultan a estas alturas pobretones, las sorpresan brillan por su ausencia, al igual que el brillo en unas interpretaciones forzosas. No aporta absolutamente nada el género sobrenatural o de la magia.
No sorprende, no emociona, y lo peor es que tenía talento y material para haberlo hecho. Pésima dirección y película, ni Jack Black pudo salvar esta catástrofe que se traduce como una peli más sin cabeza ni pies que pretende ser como una entrega más de Harry Potter erróneamente. No es Harry Potter, ni de lejos.
[Leer más +]
13 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Muy poco interesante.
El otro día fui al cine porque quería pasar un buen rato viendo algo aunque se tratase de cine infantil, pero me encontré con una película bastante floja e irregular, a pesar de tener unos actores de lujo, la cosa no queda bien resuelta.

Las escenas tiene todo lo que se necesita, una buena ambientación, unos buenos actores y una historia para mayores y pequeños, pero no tiene chispa ni fuerza, la película resulta en algunos momentos bastante aburrida y es porque la dirección es un poco desastrosa, no me interesa mucho la historia después de media hora, simplemente no me engancha.
[Leer más +]
9 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Un cuento gótico con el sello Amblin
Toca el turno de comentar la nueva propuesta de "Amblin Entertainment" creadora de absolutas maravillas de antaño, y que hacía años que estaba en las sombras. Y todo bajo la dirección de Eli Roth, director especialista en el cine gore, capaz de traer películas correctas del género (aunque sobrevaloradas) como la primera de Hostel, o mediocridades insufribles como su secuela.

Sorprende verlo dirigiendo un cuento gótico familiar, y me atrevo a decir, que es su mejor película y su mejor trabajo detrás de las cámaras, ya que la película luce bastante bien (y eso que ha tenido un presupuesto ajustado). Mención especial para la atmósfera y ciertos momentos terroríficos (lo que la convierten en una propuesta para visionar la noche de Halloween, aunque no de miedo).

En cuanto al guion, no es nada del otro mundo, aunque sus personajes son entrañables (y me refiero al trío protagonista), y la segunda mitad de la película es mucho mejor que la primera, que tarda en arrancar.

Pero, sin lugar a dudas, lo que destaca de la película es su reparto. Jack Black vuelve a demostrar el gran comediante que es, y interpreta muy bien a ese loco tio alocado e irresponsable. Le viene el personaje como anillo al dedo. Mención especial para Cate Blanchett, pero es que esta actriz nunca falla. Da lo mismo si se pone a leer la programación de la TV en el periódico que seguirá siendo fascinante. En cuanto a Owen Vaccaro, esta muy convincente como niño protagonista. Los tres forman un trío de protagonistas fabuloso, que hace subir muchos enteros el producto final.

En cuanto a los efectos especiales, están bastante conseguidos (sin ser nada del otro aquel), y la banda sonora es resultona.

En conclusión, estamos ante un cuento gótico (no sabría si calificarlo también de infantil, ya que tiene algún detalle y escena algo tétricos,y ahí si se nota la mano de Roth), con sabor añejo (recuerda al cine de los 80 o 90, aunque con matices) y con muy buenas intenciones. Lástima que la película tarde en arrancar tanto y que haya cosas mejorables, pero lo de correcta y recomendable no se lo quita nadie. Mejor de lo esperado, desde luego.

Ojalá "Amblin" traiga, más a menudo, más productos nostálgicos y disfrutables.

Más críticas: ocioworld.net
[Leer más +]
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
¡Pero qué título más explícito!
Debo reconocer que me sigue costando un mundo decir el título de esta película basada en una pequeña novela de John Bellairs, y no porque sea complejo ni nada, pero es que causa gracia apenas lo lees. Ahora estamos acostumbrados a títulos que no son tan explícitos, porque si lo fueran, por ejemplo, en el caso de varias no tendrían ese título con el que habituamos llamarlas.

Más allá de este título, que ya nos indica de que trata la película, tenemos todo un trabajo de fondo. El punto clave de esta película es, sin duda, su ambientación y sus efectos especiales. Con un aire a "las crónicas de Spiderwick" mezclado con otras películas más al estilo "Disney", nos presentan la historia de nuestros 3 protagonistas, interpretados respectivamente por Jack Black, Cate Blanchett y Owen Vaccaro, siendo la más carismática de estas la dichosa Blanchett, que nos presenta al personaje más complejo del film.

Es una película de suspenso y fantástica, que nos cuenta una historia amena. Como destaqué antes, los efectos y la magia visual de esta película son un punto fuerte para ella; brilla por el manejo inteligente de esta. En múltiples escenas, para dar esta alusión de la casa mágica y fantástica usan efectos especiales que se ven sinceramente geniales. Los personajes son geniales, están muy bien llevados a cabo, quizá haría un pero en el de Jack Black, que se siente como un personaje que ha interpretado un par de veces antes, pero dentro del marco general están manejados de forma correcta. La historia también tiene ese algo que te hace desear verla más y saber que sucederá con estos personajes, por ello, funciona bien; el aire mágico le da un refresco.

Sin duda, un buen panorama para el cine, sobre todo si te gusta el estilo Disney con un poco de terror, te aseguro que lo vas a disfrutar.

Una excelente apuesta de Eli Roth.
[Leer más +]
4 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Homenaje de trucos mágicos para entretener
¿Te has quedado huérfano y ahora tienes que mudarte a miles de kilómetros con tu tío rarito el del kimono en su mansión llena de relojes, sillones orejeros y madera de la que cruje? Mal asunto, la verdad. Quizás, para hacer más llevadero tu pesar, tengas suerte y descubras que la casa encierra en cada esquina multitud de misterios, mucha magia y algún que otro portal a otros mundos. Aunque no podrás sentirte el único. Basada en la novela juvenil homónima de John Bellairs, ‘La casa del reloj en la pared’ ya nos narra eso.

Eli Roth, el tipo que nos ha deleitado con gores como ‘Hostel’ o ‘El infierno verde’ o mamarrachadas como ‘El justiciero’ ahora hace filmes de terror comercial para todos los públicos. O dicho de otra manera: es como si a Nolan le encargan hacer una comedia musical porque tiene que pagar unas facturas. A cambio, el director nos propone todo un homenaje al género repleto de la rica imaginería de la magia, la brujería y las casas encantadas. Un duty-free de referencias al cine ochentero de monstruitos, Harry Potter o sagas actuales como ‘Animales fantásticos’ conectadas entre sí que peca de falta de ambición.

Y es que esa mansión se nos presenta en la historia como aquel lugar donde no parece haber pasado el tiempo. Literalmente, el cineasta parece poco interesado, por temor o por desgana, en explorar más allá de los trivialidades que el guion de la adaptación le ofrece. Porque ni las puertas que no se deben abrir (y se abren) ni los conjuros que no funcionan faltan en la morada de Eli Roth.

Bajo el paraguas del tito Spielberg, ‘La casa del reloj en la pared’ aprueba con nota en el plano técnico con efectos que hacen más solvente a la trama. Del mismo modo, la elegancia gótica, los momentos creepy y un humor que funcionan entre sus personajes coronan este disfrutable apartado.

El reparto, por su parte, sube enteros al resultado con una extraña pareja. Jonathan Barnavelt encarnado por un Jack Black que comienza a gustarse en papeles de señor excéntrico y, en el fondo, bonachón (véase la reciente ‘Pesadillas’) y junto a él, Cate Blanchett que ilumina la pantalla con una señora Zimmerman tan tierna como poderosa. Ambos acompañarán al joven protagonista Lewis Barnavelt (Owen Baccaro) en sus desventuras.

Una historia hilvanada con aires de magia de bazar desde un misterio no demasiado profundo con el justo ingenio y eficacia para entretener al espectador. Un decente arreglo palomitero de fin de semana para toda la familia. Juzgad vosotros si es una pérdida de tiempo. Tic tac.
[Leer más +]
4 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Magia con galletas de chocolate
“La casa del reloj en la pared”, es la gran apuesta de este año del género “spooky”. Así es como me gusta llamar a este subgénero de películas de misterio y elementos terroríficos (aunque sin llegar a asustar demasiado) para toda la familia en las que abundan casas embrujadas, fantasmas, inocentes niños y mucha diversión, como “Casper”, “Pesadillas”, “El aprendiz de brujo”, “El retorno de las brujas”, y otras muchas más que no recuerdo. El hábitat natural del género suele ser Disney Channel y las salas de cine en época de Halloween.

Pasando ya a hablar de “La casa del reloj en la pared”, me ha parecido una entretenida película para toda la familia, me ha gustado tanto como las que he mencionado anteriormente. Como siempre, el logo de Amblin al inicio de la cinta es sello de calidad. Se trata de un film familiar de esos que ya no abundan tanto en los cines, disfrutable tanto para los más pequeños como para el público adulto. Quizás se tira demasiado de comedia para mí gusto, pero no es inconveniente para la película en absoluto.

Sin embargo, es verdad que la película tiene un delicioso toque de terror que no esperaba encontrarme, con escenas ciertamente oscuras para una cinta de estas características e incluso menciones claras a aspectos de la magia negra e incluso a demonios. Esto mismo había leído en una crítica en esta misma página, que suspendía la película por este tema, aunque a mí no me parece un punto negativo para nada. Si bien es cierto que algunas escenas podrían resultar un poquito “fuertes” para niños pequeños, los infantes de más de 7-8 años se lo pasarán en grande con ellas. ¡Los que tienen miedo irracional son los adultos!

En resumen, y sin alargarme más, una gran película para ver una tarde en familia y pasárselo de miedo este Halloween.
[Leer más +]
3 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
No estamos ante una entrega de Pesadillas, pero se deja ver.
"La casa del reloj en la pared" es la nueva película de Eli Roth, el director de Toc, Toc (2015) con Keanu Reeves o del reciente remake de El Justiciero (2018) con Bruce Willis, por comentar dos obras suyas. Bien, este nuevo film se basa en el primer libro homónimo de una saga de novelas de temática, digamos, juvenil con toques terroríficos a lo Pesadillas. Bueno, o así la he visto yo. Con el sello Amblin Entertainment, con Eric Kripke en el guión y con un reparto encabezado por Jack Black, Cate Blanchett, Kyle MacLachlan, y Owen Vaccaro que interpreta al joven Lewis, el señor Roth hace lo posible para sacar adelante un producto que pueda ser visible para toda la familia, salvo algunos momentos bastante oscuros. El libro no me lo he leído, pero teniendo a Kripke escribiendo el guión ya es algo positivo. Es el creador de una gran y lóngeva serie como Supernatural. Jack Black parece que esté en otra entrega de la mencionada Pesadillas, disfruta con su personaje y la Blanchett la veo correcta como siempre. La trama me ha resultado interesante, pero no es de las que me atrapen para repetirla más veces. Los efectos visuales, teniendo en cuenta su presupuesto, están bien llevados, aunque bien es cierto, que a veces canten un poco. Para una tarde sin nada que hacer y sin ningún plan previsto, merece la pena para pasar un rato entretenido. Mi nota final es de 6/10.
[Leer más +]
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Buena película infantil para adultos o viceversa
Ni pizca de ganas de ver esta película...y habría sido un error no verla.
Desconocía su antecedente literario y se me antojaba un fiasco como LA BRÚJULA DORADA pero me he encontrado con una película más cercana a la excelente LA INVENCIÓN DE HUGO de Scorsese. Una grata sorpresa de tarde de domingo con una sala casi llena y con aplausos al final...una curiosa moda esta de aplaudir al final de la peli.
La historia es original y el guión muy inteligente porqué te va llevando por dónde quiere a pesar de ser ciencia ficción y fantasía. El reparto está muy bien encabezado con el sorprendente Jack Black que siempre me calló gordo pero que empezó a gustarme con otra pequeña maravilla del género, PESADILLAS, y que remató con su papel de JUMANJI. Cate Blanchett elegante, exquisita y divertida. Kyle MacLachlan que está mejor de mayor imitando a Bill Murray que en su TWIN PEAKS y el descubrimiento de Owen Vaccaro que no se hace el típico niño cargante.
La casa debe ser considerada un personaje más como todos los objetos que en ella viven...y nunca mejor dicho.
Eli Roth dirige el espectáculo con elegancia pero sin dejar de lado su capacidad para el gore aunque aquí las visceras y la sangre sean color naranja.
Fotografía, música, vestuario, maquillaje y efectos visuales de primera en esta producción AMBLIN que sin ser un gran éxito dará una alegría a los que entren por casualidad como me pasó a mi.
[Leer más +]
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Tiempo de calabazas
No se puede negar la ingente cantidad de exitosos libros fantásticos y posteriores adaptaciones cinematográficas que ha dado el reino unido al mundo. Desde ALICIA, MARY POPPINS o PETER PAN hasta lo más actuales éxitos de HARRY POTTER, ANIMALES FANTÁSTICOS y ésta CASA DEL RELOJ EN LA PARED, tienen como denominador común el mundo de la fantasía visto a través de los ojos de un niño.

La película muestra, como todas las citadas anteriormente, a un niño que encuentra refugio en la casa de su tío después de una gran tragedia familiar que lo deja solo frente al mundo. Un niño descreído y algo repelente a quien su enloquecido tío, JACK BLACK, logra recuperar, acompañado de una enigmática especie de institutriz encarnada por una CATE BLANCHETT que no deja de enlazar papeles como bruja, desde el éxito de su primera PREMONICIÓN, película de SAM RAIMI, tratada injustamente por la crítica, pasando por la maravillosa bruja del bosque GALADRIEL de EL SEÑOR DE LOS ANILLOS y llegando hasta la poderosa diosa HELA de THOR RAGNAROK. Me gustaría verla en otros registros distintos al papel de poner la cara de hechicera habitual al que estamos ya más que acostumbrados.

Una película hecha para pasar el rato y acompañados además, de toda la familia, que pasa sin ni pena ni gloria por la pantalla pero que quizás pueda hechizar a más de una criaturita que esté más dispuesta que yo a maravillarse con el último trabajo de un ELI ROTH que ha dejado sus carnicerías de HOSTEL y EL VENGADOR TÓXICO, metidas en el interior de un profundo armario; ¡Una pena!¡El punk ha muerto!
[Leer más +]
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Entretenimiento, sin más
The house with a clock in its wall, como si solo tuviera un solo reloj en la casa, está dirigida por Eli Roth. Es cine comercial, para todos los públicos y con dos figuras carismáticas que le aportan comicidad y entidad al conjunto. Lewis (Owen Vaccaro) es un chico huérfano que tendrá que mudarse a casa de su tío (Jack Black), en la descubrirá toda clase de rincones y mucha magia. Su tío, además, tiene una peculiar relación con su vecina (Cate Blanchett), quien no dudará en arrimar el hombro cuando el pobre Lewis, por error, despierte a un terrible mago.

Técnicamente no está nada mal. Lo tiene todo: acción, efectos especiales, magia, una casa enorme con muchas posibilidades... También es muy cómica, como no podía ser de otra manera, Jack Black se encarga de animar la película, pero también lo hace la sinuosa Cate Blanchett con un personaje agradecido y alejado de lo que suele interpretar. El pequeño Owen Vaccaro interpreta al joven Lewis, que alucinará con la magia que aprende pero que, sin embargo, no goza de demasiado carisma en su entorno. Eso le llevará a tomar decisiones cuestionables que acabarán llevando al tío y a la vecina a actuar para salvar la humanidad.

En definitiva, LA CASA DEL RELOJ EN LA PARED supone un buen entretenimiento para los más pequeños. Algo simple en su guion, pero técnicamente conseguida. No quedará para el recuerdo de los más mayores, ni seguramente de los más jóvenes, pero no se le puede pedir más a una comedia de aventuras y magia dirigida a ese tipo de público. Es amable y divertida, y tiene a Jack Black y a Cate Blanchett. Tampoco hay que pedirle más.
[Leer más +]
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
otra de niño mago
y ya se está haciendo cansino tanto mago, magia, hechizos, brujas y animalitos por ordenador; tanto escapismo ñoño aburre, la verdad.
Tiene buena factura y los actores están pasables, y la actriz muy bien, pero la trama es muy previsible con tantos clichés y algo lineal y previsible; sigue la moda de ambientarla en loa años cincuenta que le queda bien y da una pátina de retro que gustará a los padres o abuelos o tios que lleven a los crios al cine
[Leer más +]
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Hechizos, Brujas y Espíritus Malignos, todo lo que al Crecer necesita un Niño
Empezando por lo obvio, esta película no debería existir.
Reunir a un director especializado en el gore más absurdo, con un actor experto en comedias de trazo grueso, coronado todo ello por una pedazo actriz con galones en los dramas más alabados debería salir mal, por pura estadística.
Pero fíjate tú que los tres tenían bien escondida una chispa de diversión traviesa, que han aprovechado para sacar por todo lo alto en la ocasión adecuada.

'La Casa del Reloj en la Pared' es ese relato infantil que ni sus propios implicados sabían que necesitaban.
Una aventura hambrienta de la más pura imaginación, dulcemente carismática en cada pequeña cualidad de sus personajes, fascinada por los lugares sombríos y sus engranajes misteriosos; vertiente "recomendada para niños grandes que no han perdido el disfrute por asustarse".
Un regalito, en el que todos nos adentramos en terreno desconocido, y de repente nos damos cuenta de lo que mola sorprenderse.

Lewis Barnavelt se convierte así en nuestro punto de entrada: el clásico huérfano literario, pies penosamente anclados en el suelo y cabeza en un fantasioso cielo, que llega a la casa de su tío Jonathan Barnavelt no pensando encontrar nada parecido a un hogar.
Sin embargo, un Jack Black elegantemente estrafalario pronto le prueba lo contrario, desvelándole que es un "chico bruja" (o mago) viviendo en una mansión encantada bajo su dominio, junto a su igualmente mágica amiga Florence Zimmerman; un lugar en el que puedes tomar todas las galletas de chocolate que quieras antes de acostarte y el sillón irá a buscarte cual cachorrillo cuando estés cansado.
La maravilla de haberse hallado felizmente tutelado por un mago es lo primero que le llega a Lewis, y durante un tiempo eso es todo lo que necesita, pero el tiempo reflota el cálido recuerdo de su madre en la duermevela, mientras un mudo tic-tac se oculta por madrugadas terroríficas.

A favor de Roth, vayan por delante los finísimos y precisos reajustes de tono, donde los intentos de Lewis por encajar en la escuela se complementan con macabras historias de hechiceros malvados, que hicieron pactos en (¡chán-chán!) la "Selva Negra" buscando fracturar dolorosos traumas del pasado.
Como si tal cosa, entre piezas de la mejor relación amor-odio que Black y Blanchett nos podrían regalar, se va colando una historia sentida, que no ingenua, sobre lo difícil que es renunciar a cierta felicidad a edad temprana, y cómo dará igual que estemos en el jardín más encantado del mundo, si no lo estamos compartiendo con quien queremos.
Emotivos, de calidad inaudita y muy desapercibidos pasarán esos momentos en los que Jonathan admite estar asustado al ejercer como el padre que no tuvo, o mejor aún, Florence (excelentísima Blanchett) hablando de su familia para apenas desvelar un número en la muñeca que la Historia conoce muy bien: pistas, detalles, de que por mucha magia que haya seguimos limitados por aquello que no podemos cambiar.

En ese momento, el niño que hay en mí se calla para escuchar, y el adulto que haya en otros niños aprenderá que esto no va de arreglar algo ya roto, sino de que, al juntar los pedazos, el reloj siga pudiendo dar la hora, ni que sea dos veces al día.
Todo ello, ojo, rodeado de muertos muy perversamente vivos, autómatas espantosos esperando a que no los mires para moverse, y un sanísimo sentido de la aventura más tenebrosamente trepidante.

Eli Roth ha hecho aparecer algo que antes no parecía estar allí.
¿No es eso lo que hacen los "chicos bruja"?
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Un espectáculo montado a la perfección
En octubre de este año se estrenaba en las salas de España, La casa del reloj en la pared (The house with a clock in its walls), un largometraje producido por Steven Spielberg y dirigido por Eli Roth, que narra la historia de Lewis, un chico de 10 años que tras quedar huérfano se muda con su tío a una gran pero vieja mansión escalofriante.

El actor infantil protagonista es Owen Vaccaro, que junto a los adultos Jack Black y Cate Blanchett forman un triángulo perfecto de actuación. El tío de Lewis es interpretado por Black, caracterizando a un personaje novato en esto de cuidar niños. Es serio, amable y un poco disparatado para los ojos de su sobrino que no lo conoce. Cate Blanchett es amiga del tío, y llegará a ser compinche del chico en algunos momentos.

El productor Steven Spielberg le ha dado su toque personal, aunque en mi opinión, también me ha recordado un poco a algunas cintas de Tim Burton, supongo que por los decorados llamativos y sus objetos y maniquís que decoraban esta casa.

Es una historia agradable de ver, divertida a la vez que interesante, dramática y cuidando ese género de aventuras mágicas. Una película para ver en familia, con niños incluidos. El resultado audiovisual de las escenas es maravilloso, dando un aire de inocencia incluso a lo que pueda parecer tenebroso.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Para pasar el rato
No destaca entre las películas de este tipo y resulta más aparatosa que efectiva aunque resulte interesante la ambientación y las interpretaciones me parezcan de calidad.
Se puede pasar el rato con ella sin demasiadas pretensiones y pasando página incluso antes de salir de la sala.
[Leer más +]
1 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Los nuevos alcances de Eli Roth.
La carrera de Eli Roth había estado muy centrada en el horror y el suspenso, director de películas como ‘Cabin Fever’ y ‘Hostel’, Roth ahora prueba con una película que sabe combinar el la comedia y el cine familiar con algunas notas de aventura y suspenso que dan como resultado una muy disfrutable película para todo público.

Lewis (Owen Vaccaro) es un niño que ha quedado huérfano a consecuencia de un accidente de tránsito donde ha perdido a sus padres, por ello debe mudarse a casa de su tío Jonathan Barnavelt (Jack Black), quien resulta ser un hechicero que habita en una gran mansión encantada.

Junto a Jonathan vive Florence Zimmerman (Cate Blanchett), una bruja que no vive sus mejores días, y quienes enseñarán al joven Lewis todas las artes de la magia y la hechicería, con la condición de que respete una única regla, no abrir nunca la puerta de un viejo armario, pero Lewis, niño inquieto al fin, les desobedece y desata un problema gordo.

Si bien la historia que se narra presenta múltiples similitudes con el universo del muy popular Harry Potter, esta historia está basada en un libro publicado unos 30 años antes de las novelas escritas por J. K. Rowling, y cabe decir que las películas son bastante diferentes entre si.

La película dirigida por Roth es mucho más relajada, y va más dirigida a un público familiar, cuenta con dos grandes actores como soporte y es un verdadero disfrute tenerlos juntos, además Black y Blanchett parecen pasarlo muy bien y el pequeño Owen Vaccaro no desentona, la película es ingeniosa, simpática y visualmente atractiva, a pesar de que las escenas escolares del pequeño no están a la altura y no aportan mucho al resto del relato.

A favor de Roth hay que decir que consigue una película muy entretenida, narrada de manera ágil y que consigue un buen equilibrio entre la comedia y un horror que perfila hacia el público más pequeño, justo donde se nota el pasado cinematográfico del director, que consigue demostrar sus nuevos alcances con la que es seguramente su mejor película.

https://tantocine.com/la-casa-con-un-reloj-en-sus-paredes-de-eli-roth/
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
7
La casa del reloj en la pared
La pelicula me ha gustado bastante, aunque hay algunos actores que no me gustan como actúan, aunque solo por eso no me ha gustado tanto la película. Tambien la película han habido algunos momentos que eran muy aburridos, ya que eran bastante infantiles, pero la recomíendo si la vais a ver en familia.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
6
Entretenida e imaginativa, algo irregular pero con buenas escenas
Entretenida comedia fantástica dirigida a toda la familia, algo irregular en cuanto a ritmo pero llena de imaginación y fantasía.
Quizá tarda algo en entrar en materia, dando algún rodeo de más, pero cuando la historia queda clara el ritmo se hace más ágil y las situaciones más felices.
Se pasa el rato sin ninguna dificultad y hay varias escenas en verdad brillantes como los ataques de los juguetes (o muñecos) y las calabazas.
Lo mejor, sin duda, es su fotografía y su dirección artística, muy loable en cuanto a decorados internos. Esa casa, con sus cuadros, muñecos, relojes, cristaleras, jardines, etc, en verdad tienen vida (ese simpatiquísimo y dulce sillón). Y la ambientación es perfecta, con elementos excelentemente presentados como vestuario y peluquería.
Es amena y se disfruta si no se le exige demasiado.
Para mi gusto está bien en líneas generales y, desde luego, muy digna (esto último lo digo tras algunas críticas negativas que he leído por ahí).

https://filmsencajatonta.blogspot.com
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
5
Un producto sin alma
No sé en que estaría pensando Eli Roth cuando aceptó este producto destinado al público juvenil. De acuerdo, se trata de un director competente pero cuando uno acaba de ver "La casa del reloj en la pared" se da cuenta de que podría haberla dirigido cualquier otro con menos personalidad que Roth. Porque esta película funciona con el piloto automático puesto. Apenas sorprende, apenas se sale de la norma porque busca un público en concreto y apenas ofrece sorpresas para nadie que no tenga esa edad.

Las películas para niños no deberían tratar a los niños como niños sino como ese adulto que serán, de la misma manera que deben apelar al niño que hay en todo adulto. Esas son las películas infantiles (o juveniles) que realmente funcionan a todos los niveles. No es este el caso.

"La casa del reloj en la pared" no es una mala película, todo lo contrario, cumple su objetivo de maravilla. Pero es tan impersonal como olvidable y hoy en día deberíamos exigir mas al entretenimiento.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
7
Crítica de "La casa con un reloj en sus paredes"
Crítica por @fede_martin17

En esta película nos cuentan la historia de Lewis (Owen Vaccaro), un niño de 10 años quien, tras quedar huérfano, se muda a la vieja y rechinante casa de su tío, la cual tiene un misterioso reloj. Pronto, la aburrida y tranquila vida de su nuevo pueblo se ve interrumpida cuando accidentalmente, Lewis despierta a magos y brujas de un mundo secreto.

La historia es bastante entretenida, aún así en los primeros 25 minutos pasan y cuentan demasiadas cosas: nos cuentan el pasado del mago (Jack Black), nos cuentan un poco la vida de Lewis, vemos a Lewis en el colegio y ya hace un "amigo", nos cuentan sobre la casa embrujada, etc. Los momentos de Lewis en el colegio son tan aburridos y tan clichés, ya que presenta las típicas situaciones de "bullying" al protagonista, por poner un ejemplo.

Después lo que se va desarrollando de cierta manera, es como el tio le va enseñando la magia a su nieto, siendo eso la principal situación que causará el conflicto y que se presenta y se profundiza durante casi una hora de film. La película tiene muchos elementos de fantasía bien manejados, tiene también una dosis de humor aunque por momentos es absurdo y molesto. También hay presente buena acción.

Un punto fuerte de la película es el cast, sobre todos los 3 protagonistas. Tienen muy buena química entre ambos y se nota que Jack Black sabe trabajar con gente bastante joven (ya sean niños, pre adolescentes o adolescentes). La motivación del villano es un poco cliché, en el sentido de que siempre quiere dominar el mundo u objetivos medianamente parecidos con tal de destruir a los chicos buenos. Después en cuanto a los secundarios, sobre todo los del colegio, no terminan molestando tanto pero tampoco logran destacarse, simplemente acompañan al pequeño protagonista.

Los efectos especiales también son bastante buenos, salvo determinadas escenas y momentos donde se nota que faltó un poco más de cgi, pero dentro están bastante bien logrados. La banda sonora también acompaña en todo momento, por momentos necesaria y por otros realmente no tantos. Todo lo que es el vestuario y la escenografía montada también está muy buena, sobre todo la que lleva puesta el personaje de Cate Blanchett.

En resumen, "La casa con un reloj en sus paredes" es una historia entretenida, con buenos efectos y humor que es plenamente disfrutable para cualquier edad.

https://cinéfilos.com/2018/12/01/critica-de-la-casa-con-un-reloj-en-sus-paredes/
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
Ver críticas con texto completo