arrow
5
Revoltijo de ideas sin originalidad alguna.
12/12(12/01/18) Revoltijo de ideas sin originalidad alguna que las hordas han comprado como la octava maravilla. El mexicano Guillermo del Toro sigue explorando mundos de seres extravagantes, y me sigue demostrando en la mayoría de sus películas (salvo “El espinazo del diablo” y “El laberinto del fauno”) que es un plagiador de ideas a las que no sabe darle patina de frescura, se relame en el mucho amor que tiene al cine serie b, a los musicales, a los cuentos de hadas, esto también lo han hecho realizadores como Tim Burton o Tarantino, pero ellos han sabido impregnar sus relatos de fulgor narrativo, del Toro lo más que sabe es hacernos ver que este pseudo-La Bella y Bestia fornican explícitamente, pero este rasgo (de zoofilia) aparentemente políticamente incorrecto queda metido con calzador para ofrecer morbo. Y es que este anhelado romance queda más forzado que intentar meter un elefante por la cabeza de una aguja, orgánicamente inverosímil, y es que lo que vemos por parte de ella al “anfibio” es lástima y compasión, la que se puede tener a un perrito maltratado, le das de comer, juegas con él, pero te acuestas con él, lo único que demuestra el relato que no es solo un problema de mudez lo que tiene la protagonista, es uno mental, que vínculo afectivo se ha establecido entre los dos más allá de que ella le ofrece huevos cocidos y al bicho le gustan?

La cinta intenta exponer los sentimientos de incomunicación, el aislamiento que la sociedad genera sobre gente “diferente (una muda, un artista gay, o un “bicho humaniforme”), la lucha contra los prejuicios, alabando los amores interraciales, esto lo contrapone del Toro contra la intolerancia, el militarismo, sazonándolo con algunas dosis de terror. Del Toro dijo: "Esta película es una película de sanación para mí... Durante nueve películas reformulé los temores de mi infancia, los sueños de mi infancia, y esta es la primera vez que Hablo como adulto, sobre algo que me preocupa como adulto. Hablo de confianza, alteridad, sexo, amor, hacia dónde vamos. Estas no son preocupaciones que tuve cuando tenía nueve o siete años". Muestra similitudes con el cortometraje de 2015 “The Space Between Us”, y también con la novela de Rachel Ingalls, “Mrs. Caliban”. También se inspiró en los recuerdos de la infancia de Del Toro al ver “La Criatura de la Laguna Negra” (1954) y deseando ver a Gill Man y la coestrella de la película Julie Adams triunfar en su romance.

Está bien que a del Toro haya que dar le la licencia de suspender la realidad y veamos en la historia un cuento de hadas, pero en este debe haber coherencia en su desarrollo, y unos recursos facilones y más simplistas que el mecanismo de un martillo, es que este batiburrillo de ideas manidas hasta el hartazgo me indigna todos en masa la alaben, me siento (perdonen la arrogancia) el niño que ve al Emperador (el cuento de “El traje nuevo del Emperador”), “…pero si va desnudo!”.
Es una mezcla entre “E.T.” (lo de que sane con su tacto está más sobado que las tetas de una actriz porno) y “Liberad a Willy”, con claros elementos de “King Kong” (1933) o el clásico literario mencionado “La Bella y la Bestia”, nadie puede imaginarse a Elliott acostándose con E.T. (ufff, que grima!), o al chaval Jesse teniendo sexo con la roca Willy (arggg, quitad esa imagen de mi cabeza!!!), pues incluso orgánicamente hay más lazos de cariño formados entre los protagonistas que en este producto batiburrillo. Incluso recuerdo un episodio en la popular serie “Expediente X” en que aparecía un animal marino humaniforme, con apariencia similar a este, aunque similar también es Abe Sapien de la cinta de del toro “Hellboy”.
Es una cinta que arranca bien eso hay que valorarlo, con unas bucólicas escenas bajo el agua con la cámara paseándonos por un hogar submarino donde las cosas flotan, hasta que el objetivo se posa sobre la durmiente Eliza Esposito (Sally Hawkins), se despierta y la vemos en el mundo “real”, en sus rutinas diarias, haciéndose un huevo cocido para desayunar, masturbándose en la bañera (recurso de morbo que nada aporta más que comercialidad),arrancando una hoja del calendario con un pensamiento diario, visita su vecino pintor acomplejado por ser calvo (menuda superficialidad), va su curro de limpiadora, va al cine a ver musicales, y vuelta a empezar. Inicio sugestivo que se sabotea a sí mismo cuando el meollo del núcleo comienza a desplegarse, con la aparición del bicho anfibio, y es que se supone una base ultra-secreta, supervigilada en tiempos de Guerra Fría, y sin embargo unas mindundis limpiadoras entran y salen de la sal donde tienen a un ser que puede cambiar la Historia como en su casa, sin medidas de vigilancia, más allá del tarugo de Michael Shannon (menuda caricatura de malo malísimo la suya) vaya por ahí blandiendo su porra táser. No se sabe porque tienen al bicho allí, no hacen experimento alguno con él, no intentan comunicarse con él, saber si tiene racionalidad, lo tienen en una gran bañera encadenado, y su único fin es que lo maten para hacerle la autopsia, menuda idiotez!

Y es que me ha resultado una película con todos los clichés habidos y por haber, con personajes más planos que el cerebro de Forrest Gump, con unos personajes estereotipados hasta el hartazgo, con buenos muy buenos y malos horribles, donde lo gris no existe, donde la profundidad se nos quiere dar a empujones, donde do huela ya muy ajado, situaciones un millón de veces vistas.

Tiene excelente envoltorio en lo que a puesta en escena se refiere, con fenomenal diseño de producción de Paul D. Austerberry (“Pompeya”), recreando con esmero los años 50 (rodando en interiores de Cinespace Studios de Ontario-Canadá), empezando por esa vivienda sumergida en el agua del inicio onírico, con los apartamentos que aparecen, esa calle idealizada con ese cine y su hermosa marquesina, con esa base secreta, esto elevado por la estupenda fotografía de Dan Laustsen (“La cumbre escarlata”),… (siguie en spoiler)
[Leer más +]
526 de 785 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
El cine se acaba
Después de ver esta película, nominada a trece Oscars, no tengo palabras para esbozar una crítica, ni siquiera un comentario. Me viene a la mente la imagen de Charlton Heston en el final del "Planeta de los Simios" cuando arrodillado en la arena frente a las ruinas de la estatua de la libertad gritaba aquello de " ¡Maniáticos! ¡Lo habéis destruido! ¡Yo os maldigo a todos!...

Y no es que el trabajo sea malo, o esté mal realizado, o interpretado...

Es que es un trabajo vacio por completo.

Es el ejemplo de la decadencia y el ocaso del cine comercial. Es el colofón de una época que nos ha tocado vivir gobernada por el deterioro, el declive, la agonía, y la depresión. Es el espejo de una sociedad agotada.

Es una mierda.

Es tan fuerte el impacto recibido al ver como este producto menor se alza con trece nominaciones que solo cabe apagar la luz, e irse a acostar.., porque así como el tocadiscos, el radiocasette, las cintas, el walkman, y todos esos inventos pasaron a la historia, ahora le toca al cine.

El cine planteado en estos términos está acabado, y estos chicos que vinieron a darle un nuevo empuje, como Guillermo del Toro, han resultado tener talento solo para la copia sin contenido. Se han quedado en la superficie sin profundizar lo más mínimo.

Para qué profundizar si al final se gana lo mismo.

Que en el fondo es de lo que se trata...
[Leer más +]
398 de 561 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
¿Pero esto qué es?
No tenía pensado escribir una crítica para esta película, porque sinceramente no sabía cómo decir todo lo que me había parecido. Pero no encontré una de algún otro usuario que represente mi impresión, así que haré lo mejor que pueda.

El cine es mágico, te puede llevar a mundos de fantasía, o incluir elementos fantásticos en el nuestro. Y uno lo cree, y uno lo disfruta... hasta cierto punto. Así que lo mejor es hacer una lista de cosas que creo y contrastarla con una lista de cosas que no.

(Todo en spoilers, naturalmente)
[Leer más +]
176 de 231 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Y que le gusten los huevos (AKA: Un romántico chapuzón que me cortó la digestión)
Guillermo Del Toro puede ser el autor más personal, más imaginativo y el más fantasioso desde Tim Burton tal vez. Pero para que esas tres cosas funcionen tiene que haber cierta armonía. Una armonía que en el cine suele venir de la mano del guión. Y si el guión no es bueno, hasta una historia potente puede derrumbarse. No todo va a ser una estética digna de cuadro de museo y una ambientación cuidada -pues con los medios de Hollywood uno ya se espera eso ni bien desde el arranque-.

Esta película tiene los bemoles de no dar exactamente lo que promete, un cuento a lo bella y bestia tan elegante como oscuro. Pero en su intento de dar más de lo esperado (una trama entre americanos y rusos, con sus correspondientes luchas y puñaladas traperas) falla por desgracia. La protagonista y el anfibio cumplen, pero el resto de personajes son demasiado acartonados incluso bajo los estándares de un “cuento” (Michael Shannon -con lo enorme que es ese actor- está ahí sólamente para poner caras de estreñido y dar asco sin mayor motivación, los rusos son meros activos que hablan y se mueven de un lado a otro para avanzar la trama sin más). Prácticamente no simpatizo con casi ninguno (y la simpatía es fundamental en todo cuento o relato que se precie). Vale que por no ser realismo puro tenga que pasar por alto ciertas cosas, pero se nota cuando los agujeros de guión se comen la suspensión de incredulidad (una base que tiene entre manos algo tan importante y cuya seguridad es nula al permitir prácticamente a cualquiera pasearse por allí). A esto le sumamos el sexo y la sangre del relato. Puestas en la trama como efecto chocante, pero que no se sienten demasiado integrados con lo que la película parece representar o querer decir. Yo no las siento orgánicas al relato como tal. Y sin olvidar que pasado cierto giro inesperado (por lo rápido que sucede en la trama, pues te lo hacen creer como que la película debería concluir con eso y no es así) en el ecuador de la cinta, la segunda mitad y tercio final decaen mucho en ritmo e interés rozando el aburrimiento. Culminando con un deux ex máquina final, digo del mejor “porque un mago lo hizo”.

‘La forma del agua’ tiene sus momentos, pero ahora entiendo el por qué se la pegó en taquilla, el por qué Hollywood no termina de dejar a Del Toro hacer lo que quiere con sus proyectos, el por qué tampoco nunca me sentí especialmente embaucado por sus trabajos en general y por qué puede no gustar al gran público. Contiene elementos que golpean la retina, pero que aquí se sienten fuera de lugar. Así como un libreto muy falto de chicha, unos personajes en su mayoría unidimensionales y alguna que otra ida de pinza (la escena de amor en el baño, un musical en blanco y negro) que termina de lastrar el conjunto. Tampoco es que me resultara demencial, pero quien se espere otro ‘Laberinto del Fauno’ por mi parte le aconsejo que lo deje de buscar aquí, así como que tenga enorme cuidado con el hype. Una triste decepción, por lo mucho que la esperaba.
[Leer más +]
223 de 331 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
La preciosa historia de una muchacha solitaria y un salmonete revoltoso que se ponen moraos a huevos duros.
“La forma del agua” tiene un diseño de producción brillante y una puesta en escena de lo más pocholo, eso es innegable. Pero el guión es amorfo, como el agua, por más que diga este señor del Toro. Lo siento, no es que me guste discrepar, es que me gusta que me cuenten buenas historias y me las cuenten bien.

Salvo por algún novedoso detalle “canalla” esta historia es clavadita a la que contó Spielberg en 1982, con la diferencia de que en aquella el vínculo afectivo entre los protagonistas estaba perfectamente expuesto, mientras que en esta, del Toro lo deja al azar y la buena voluntad del espectador. A la prota le da por el salmonete como le podía haber dado por hacer vainica. El caso es sentirse útil.

El ir oliéndote cómo va a ir desarrollándose el asunto y cómo va a terminar no ayuda a disfrutar de la peli, por más que el director lo ruede todo muy bonito y cuente con un elenco de campanillas.

Muy vistosa, pero argumentalmente pobre.
[Leer más +]
165 de 233 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Y también dos huevos duros
¿Qué te han hecho, Guillermo, mexicano, que tú eras un gordo simpático? ¿Qué te ha pasado?
¿Por qué te has vuelto anoréxico, escurrido, encogido, tan acobardado y reprimido, dónde se fueron tus ganas, tu ingenio, tus huevos duros?
¿Tanta censura hay por ahí? ¿Qué pasa, te pusieron un comisario/a de la moral de la liga puritana de las buenas costumbres o fuiste tú por propia iniciativa que decidiste tomar la medicina, vender el alma por un plato de lentejas, rendirte, abrazar con furor el buen comportamiento y tratar de recibir con la mejor cara la merecida lluvia de premios fabulosos de todas las academias y grandes reconocimientos oficiales?
¿Tú también, del Toro? ¿Por qué me has abandonado?
"Un, dos tres... Splash", "E.T, el extraterrestre" y "Amelie" se van de picnic al País de Nunca Jamás o a la "Delicatessen" donde poder por fin dormir/morir.
En fin.
¿Cómo se puede hacer una película tan plana, aburrida, triste, pobre, obvia, previsible, cursi, cutre, tonta, infame y mala?
¿Quién dio el consentimiento? ¿Cómo es posible?
Espantosamente plúmbea si eres un niño con algo de alegría, imaginación o vida; por tediosa, sobreexplicada, tétrica, pretenciosa, idiota, chata, roma y horriblemente ideologizada; increíblemente pueril si ya no tienes seis años; por simple, maniquea, transparente, larga, inane, gruesa, evidente, sermoneadora y lamentable.
Su público potencial serían los peces o las marmotas. Tal vez las plantas o las bellotas. Quizás los abedules y las gaviotas. O mejor para todos los sacerdotes (con su cine misionero que nos quiere evangelizar a martillazos) e ideólogos morales que han robado el cine y nos han dejado con las ganas, con un solar arrasado por la idiocia y la monserga.
Situada en una especie de retro-futuro-distópico-nostálgico-pesadillesco que hace alusión a los años cincuenta (como "Suburbicón", por ahí le anda de alguna manera); su halo de cuento y su pinta de serie b, cine de género o novela de aeropuerto no son de ningún modo atenuantes suficientes ni sirven para justificar este soporífero engendro.
Ni su aire de novela de espías en la guerra fría, con experimentos en sótanos oscuros (ay, si se pareciera en algo a una sombra lejana de "Stranger Things") y militares malvados dirigiendo el cotarro puede salvarla de la necesaria quema.
Es cine en mal estado, supura pereza, desidia, oportunismo, soflama, restos de retales, popurrí, copia y pega, un ejercicio hecho de prisa y corriendo, mal planteado, pensado, terminado y presentado, dirigido a un público al que parece que desprecian.
Vamos, que no hay por dónde cogerlo.
Spoiler:
Vayamos al meollo. Pareciera que les leyeran la cartilla antes de empezar el rodaje o que hubiera un cura en el mismo lugar del trabajo.
Si no, no se entiende esta uniformidad machacona en tantas de las últimas películas USA (y del resto del orbe). De tan exagerado y alienado cuesta creerlo, da hasta risa, causa asombro.
Veamos:
Buenos (pero mucho, la hostia bendita, ya es como una letanía, como recitar los diez mandamientos de carrerilla):
- Protagonista: Mujer (Bravo).
- Amiga de protagonista: Mujer (Bravo). Negra además (Bravísimo).
- Amigo de protagonista: Hombre (Malo). Blanco además (Malísimo). Homosexual (Salvado por la campana, in extremis, pero todo perdonado y comprendido, buenísimo, por lo tanto, sin duda).
- Novio de protagonista con esperanzas de llegar a más, no se sabe si boda o mar: Animal marino (Bravo, bravísimo). Sexo raro, pareciera masculino, pero eso sería demasiado especular, un prejuicio patriarcal, y no está nada claro, por lo tanto lo catalogamos como intergénero que eso no tiene precio, ahí le has dado, lo hacemos de los nuestros, cumple el catecismo sin mácula, el prelado acaba de dar su aprobación, ha puesto el sello clerical.(Bravísimo).
[Leer más +]
124 de 172 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
¿De verdad he visto la misma película que los críticos más expertos?
No me puedo creer que la película que vi ayer sea la misma que tiene 13 nominaciones a los Oscar y haya sido aclamada como unas de las películas del año por la crítica especializada. En serio, cuesta creerlo.

La forma del agua es, sencillamente, uno de los peores filmes que he visto últimamente. Un despropósito desde el principio, un puré sin ideas hecho a partir de otras películas, con errores argumentales garrafales, carencias de guión y escenas sin sentido que dan vergüenza ajena. Solo se salvan la ejecución técnica de algunas escenas y algunas piezas de la banda sonora, por eso le doy un 2/10.

Os recomiendo no malgastar el dinero en verla, así de simple. No os dejéis llevar por las críticas que ensalzan el romanticismo y la peculiar historia de amor de la película: la idea original no es mala, pero el resultado es de todo menos romántico. Un pastiche previsible, nada original y en ocasiones de mal gusto.
[Leer más +]
84 de 98 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
La forma de los h****s del señor Guille
Supongo que todos y todas conoceréis aquello de "los tiene cuadrados". Pues el señor Guille ha hecho que se quede desfasada: la forma de los suyos al hacer esta cosa tan "original" y el venderla como tal les ha hecho mutar, no sin antes ser batidos con una combinación de agua, vómito de anfibio, las palabras de una muda, y una pizca de zoofilia (en spoiler aclaro esto último), ahí es nada. Si alguien sabe la nueva forma de sus h****s que postee la frase que puse antes aplicada a los suyos.
Mi teoría es que los huevos de la película son una metáfora de la transformación de los suyos.

Primero mencionar que no me creo que no haya plagiado el corto holandés "The Space Between Us". Señor Guille, unos papeles de producción Hollywood a día de hoy tienen la misma credibilidad que los oscars pero quiero que sepa que no me voy a enfadar con usted porque sé que esto lo ha hecho para enfadarme confabulado con la academia pero no va a colar. Cuento con que se llevará el piñazo en los premios, todo quedará como una simple anécdota entre amigos y podremos seguir con nuestras vidas.

Tampoco cuela que nos venda que se dejó millones en crear a la criatura cuando es una copia de Abe Sapien de Hellboy (incluso interpretado por el mismo actor) mi buen señor Guille, no sea condescendiente, por desgracia los cuartos se los sacará usted sin necesidad de ello. Es obvio que esos millones que dice haberse dejado en su criatura se los dejó en untar a los holandeses para que rectificaran en sus acusaciones de plagio, no engaña a nadie así que no se mienta así mismo.

No, ni tampoco va a colarme esto por original: E.T, La bella y la bestia, el corto previamente mencionado, la criatura previamente mencionada de uno de sus anteriores films...son solo unos de los muchos ejemplos que se me vienen a la cabeza.

¿Que decir de este engendro de film?:
- Te da igual lo que le pase al bicho.

- Te da igual lo que le pase a la protagonista.

- El resto de personajes, estereotipados y a los 20 minutos adiviné cual iba a ser el destino de cada uno de ellos.

- A la hora de película averigüé su final.

- Lo de meter el tema de lo mal que lo han pasado los homosexuales y lo mal que lo pasaron las personas de color con el tema del racismo hasta en la sopa ya me empieza a cabrear de sobremanera, pero que encima lo haga con calzador en una escena que no aporta nada y sólo está ahí para rellenar film ya es pasarse. Aunque lo entiendo, a día de hoy vivimos en una época de falso "buenismo social" en el que si mete estos temas y le salen malas críticas siempre puede decir que todo era una metáfora del sufrimiento de estos grupos y todos tan felices.

- Esa escena de la chica masturbándose en la bañera al principio es gratuita y sobra, pero volvemos a ese "buenismo social" anteriormente mencionado y esta vez toca el feminismo: La mujer también hace "sus cosillas" y estamos normalizandolo, así que meto esta escena que no aporta nada porque si, por hacer el triplete: Las personas de color, los homosexuales y las feministas...todos me darán su dinero. Lo único que me transmite es querer quedar a buenas con todo el mundo y queda forzado.

- Intenta engañar al espectador haciéndole creer que hay más de lo que se está viendo tras sus personajes:
1º Malo malísimo que sabes desde que entra en pantalla como va a terminar y que protagoniza escenas tales como "Me acuesto con mi mujer", "me compro un Cadillac" o "Me siento en el sofá con mis hijos y soy el padre del año" para intentar vendernos que tiene transfondo y algo de personalidad cuando, realmente, es el típico villano de cómic más plano que una mesa de planchar. Huelga decir que dichas escenas no aportan absolutamente nada a la trama, ocupando unos 10 minutos del metraje, aproximadamente. Nota: al partir de aquí ir sumando los minutos que le sobran
2º Escenas con rusos que se podrían haber resumido en un par de líneas de diálogo pero que el señor Guille alarga hasta la más absoluta agonía, ocupando 10-15 minutos del metraje, aproximadamente. Además el bueno de Guille también pinta a los rusos como auténticos seres desalmados y brutos que ni Iván Drago en Rocky IV, oiga.
3º La compañera de color de la protagonista haciendo continuamente chistes sacados del club de la comedia sobre su marido...Pida el divorcio y deje de contar sus historias mi buena señora, que además tampoco tiene usted gracia.
Otra cosa que no comprendo es la contradicción del señor Guille con este personaje: Mete con calzador lo malo que es ese camarero (que tampoco aporta nada a la trama) con la gente de color y después me pone a una señora que, aunque pesada, en el fondo es buena gente pero que, a su vez, es el más claro ejemplo de estereotipo que se tiene de esta raza...Ni él mismo se aclara.
Sumemosle 3 minutos más, esta vez de chistes sin gracia sobre el marido de la señora de color.
4º Típico científico bueno que busca ayudar a la criatura cuando el resto del mundo le dice que no y que todos sabemos como va a terminar, si bien de este plantel de seres estereotipados es el que tiene más personalidad. (detalle en spoiler)

Si sumamos los minutos que dije más otros de escenas no aportan nada al film y que no he mencionado por no alargarme demasiado me sale que a la película le sobran entre 30 y 35 minutos. Ahí es nada.

Sigo en Zona spoiler a comentar el tema zoofilia y del científico, el usuario TOM REGAN tiene una visión parecida, os recomiendo que leais su crítica.

P.D: He disfrutado más con "The Mummy" de Tom Cruise e incluso me parece mejor película que este engendro del aburrimiento y de la obviedad. Por lo menos es honesta consigo misma y no pretende ir de algo que no es. Ya podéis freirme a negativos por decir esto.
[Leer más +]
119 de 174 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
El monstruo pez y la bañera del placer
Prometo que no sé si he visto una película de Guillermo del Toro o una de porno suave con millones de dólares de presupuesto. ¿Que estoy exagerando? Pues atentos.

En «La forma del agua» encontramos: desnudos femeninos integrales, coitos explícitos, escenas de masturbación y algún que otro comentario al respecto; perversiones sexuales en torno a mujeres mudas y, lo más bestial (nunca mejor dicho), sexo con un monstruo. Tal que así, como si fuese lo más normal del mundo que tu mejor amiga se beneficie a una especie de pez humanoide con las abdominales marcadas. Claro que sí, mujer. Total, la simpática Zelda, con una genial Octavia Spencer, debe de pensar que la pobre Eliza está tan necesitada que el primer macho que le muestra interés le sirve para montarse su peli romántica. Yo por lo menos lo pienso.

Porque no olvidemos que todo esto es una «historia de amor», ¿eh?, no te creas que «La forma del agua» no es una cosa seria. De hecho, Guillermo del Toro me parece que está tan obsesionado con hacer una película sensible, romántica y emotiva que lo que sale al final es un despropósito cursi y repelente en el que, una vez más, se ensalza a lo marginal y se denigra a lo predominante de la manera más burda y maniquea. Qué sutil, oye, que los buenos sean mujeres, negros, homosexuales y soviéticos, frente a los malvados hombres blancos heterosexuales homófobos yanquis, lo que me lleva a pensar que a lo mejor el mexicano Guillermo del Toro le guarda un poco de ojeriza a sus vecinos estadounidenses.

De esta manera, sabiendo la ideología imperante, que es siempre la misma bien machacada y regurgitada, puedes adivinar punto por punto lo que irá pasando en la historia, una suerte de relato a lo Bella y Bestia actualizado que por supuesto rompe con esa tradición común a muchas culturas del humano hechizado que transforma su apariencia. Ahora ya no, ahora enamorarse de un ser humano varón es retrógrado, así que el galán es una criatura de naturaleza indefinida, con branquias y escamas, del que desconocemos qué es, qué sabe, qué quiere, qué piensa o qué hace en la vida; es una figura plana y sin contenido. Eso sí, dios, monstruo o pez, lo que no le puede faltar es un buen miembro viril para que la peli porno cumpla su función. Inaudito.

Además, vaya guion mal elaborado, no solo lleno de absurdos y con por lo menos media hora larga de presentación bastante muermo, sino también con un momento musical de vergüenza ajena. A destacar, la interpretación de Richard Jenkins como artista melancólico.
[Leer más +]
77 de 97 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Esto es el mercado, amigos.
Acabo de ver la película más premiada del año. Y tristemente tengo que decir, no solo que no me ha gustado, sino que es una película MALA. Pero mala que duele.
Guillermo del Toro tiene derecho a hacer una mala película, lo que es indignante es que toda la industria cinematográfica (incluyendo como industria a críticos, revistas y webs especializadas, academias de cine, de directores, de actores..) eleven a la categoría de obra maestra una película tan mala.
La Forma del Agua es una mezcla incomestible de La Piel Fría, ET y 1,2,3 splash. Mal contada, con unos personajes sin ninguna profundidad, con unos malos malísimos a la altura de las peores producciones de Disney, unos rusos demoníacos, llena de clichés y con un guión en definitiva que lo podría haber escrito un niño de 7 años y no muy brillante. Eso sí, como acostumbra Guillermo del Toro, todo ello envuelto en una magnífica fotografía y una dirección artística fabulosa. O sea, un regalito cubierto de purpurina pero VACÍO.
Y me duele porque yo AMO el cine y se está haciendo muy buen cine, aunque hay que buscarlo.
Imagino a esos buenos directores que con gran esfuerzo sacan adelante películas de las que elevan el cine a la categoría de arte, viendo sus obras despreciadas por esa mera industria de marketing que solo busca acumular más dinero vendiendo películas como quien vende zapatillas Nike o Cocacolas. Y me cabrea porque mientras esta superproducción arrasará en taquilla y millones de personas se creerán que esto es buen cine (porque así se lo han contado), otras magníficas películas como "Three Billboards Outside Ebbing, Missouri" -por decir una del mismo año- pasarán tímidamente por la cartelera, si tienen suerte de llegar a ser exhibidas.
Como dijo Rato " Esto es el mercado, amigos"
#MuerteAlCapitalismo
[Leer más +]
109 de 165 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Acá es donde me cuestiono, ¿Tengo otra forma de ver el cine?
Y entonces comencé a leer las emotivas críticas que navegaban los terrenos de la alabanza, de la majestuosidad y del deslumbramiento hacia la más reciente obra de Guillermo del Toro. Lo de rottentomatoes ya lo considero una estafa y metacritic va por el mismo camino. Luego de ver la película no puedo, aunque he tratado de entender el por qué, algunos top critics llaman a la forma del agua "muy original". Esa famosa originalidad es tan solo un cocktail de películas como ET, Splash de Ron Howard, La bella y la bestia, (pese a que lo de bella no se aplica para nada a Sally Hawkins), Little Mermaid, el monstruo del pantano y unas cuantas gotas de cualquier largometraje sobre la guerra fría. Y entonces esa forma del agua, SÍ, tiene muchísima forma, pero carece de fondo. Estéticamente es fiel al estilo del mexicano, pero más allá de esa forma, lo que aparece en pantalla es un refrito de una historia de amor trillada, predecible, efectista y maniqueista. Qué fácil resulta vender la idea de la mujer muda y la criatura fuera de su hábitat como dos incomprendidos. Y para hacerlo más efectista entonces agregarle su mensaje anti racial, anti bélico, anti discriminatorio. Y la cereza del cocktail, la fórmula de cuanto cineasta no americano puede echar mano en temporada de premios, lamerle los zapatos a Hollywood con forzados homenajes, , (El Artista, Birdman). Creí que la crítica estaba rendida a Disney por unos cuantos dolares, pero con La forma del agua, ya de verdad no entiendo que es lo que ven el resto, que yo no puedo ver. Con esta forma del agua, prefiero vivir en un desierto y morir deshidratado. Soy consciente que he citado muchos films, pero es inevitable hacerlo cuando se trata de una película tipo cocktail.
[Leer más +]
113 de 174 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Un Acto de Amor Verdadero
Empieza desde las profundidades, en el estado etéreo del sueño, donde las aguas siguen concediendo deseos.
Poco a poco, se va asentando, dejando de flotar y tomando aires de realidad, mientras una voz nos pregunta: "¿qué te contaría sobre la princesa muda?".
Todavía no se puede dar una respuesta, pero las piezas que se han mencionado, de romance y pérdida, de monstruos que intentaron destrozarlo, hablan directamente a esa parte dormida que todos tenemos, la que todavía sigue buscando finales felices antes de acostarse.

'La Forma del Agua' podría ser muchas cosas, pero que nadie se engañe: es un cuento.
Uno madurado en detalles y silencios, que tiene a sus personajes habitando laboratorios secretos, cines de ensueño y apartamentos viejos. Uno imposible porque juega con esos marcos de fantasía, y sin embargo a cada nuevo verso marca más hondo su dolorosa realidad.
Guillermo del Toro se ha sacado del corazón una pieza de artesanía que, como las obras más personales, extiende su forma más allá de la Guerra Fría, reafirmando por qué seguimos necesitando que nos cuenten cuentos al final del día.

Ya sólo la manera en la que descubrimos la rutina de la protagonista Elisa es fascinante, exclusivamente con miles de ruidos, nunca perturbados por el sonido de su propia voz, marcando el compás de una existencia autosuficiente donde ella no parece desear nada más.
Pero entonces vemos en el piso de su amigo Giles dónde le aguarda el impulso diario para afrontar la rutina, dónde parece que siempre hay una manera encantadora de pasar el día, dentro de esa caja con pantalla de blanco y negro que ha destronado al cine que reluce a través del entresuelo: imitar unos pasos de baile puede saber a poco, pero para Elisa es ganar una sonrisa que le dura todo el gris trayecto de autobús.
Algo que poco abunda en la instalación militar donde limpia, siempre atacada por sus propias compañeras al llegar tarde, y también por jefazos autoritarios que piden su fregona sin deslizar un "gracias" después, siendo todo una versión deforme y plomiza de lo que habita tras aquella pantalla de televisión.

Un día, sin embargo, llega un ser marino, también mudo, también incomprendido, despreciado en su belleza e ignorado en sus sutilezas.
La conexión es inmediata, y el romance inevitable, más hermoso porque implica un espacio fuera de las palabras: dejar un huevo duro en el borde del tanque con la muda ilusión de que el otro lo cogerá, canciones en el tocadiscos que calientan las frías paredes de una caverna de metal y, sobre todo, miradas curiosas que van descubriendo belleza sin igual.
En una época donde ocultar los verdaderos sentimientos era normal, Elisa y un posible Dios del Amazonas establecen un desafío silencioso, inundándose uno con la presencia del otro, cambiando una realidad que, cada vez queda más claro, puede volverse el maravilloso cuento que siempre hemos soñado.

Esta lenta revelación contrasta con la de aquellos ocultos tras caretas, temerosos de lo que no puedan llegar a aparentar y críticos de la persona que ven en su reflejo, esa que camufla ojos que lo cuentan todo en una cara que nunca reconocerán.
Así sucede con Giles, ocultando una sexualidad reprimida bajo una verborrea imparable y un peluquín notable, que le hacen mendigar aceptación propia en base a lo que digan otros, unos para los que nunca vendrá en el momento adecuado.
También se hace notar en Strickland, cuya vida, cual parodia mala de un anuncio televisivo de los 60, se nota vacía y carente de rumbo, siempre a la sombra de una decencia que sus superiores podrían sentenciar que no se ha ganado, algo que ni siquiera un coche último modelo podría asegurarle.
Y, finalmente, también está el doble ocultamiento de un científico soviético, para quien el monstruo representa una prueba de las maravillas naturales, pero que se ve enfrentado a sostener ese idealista argumento ante dos superpotencias para las que aprender, conectar y unir... está sobrevalorado.

Las canciones que se escuchan, las películas que se ven... hablan de un mundo hermoso donde en algún momento se iba a vivir, pero con el que finalmente sólo fantaseamos. Y sólo queda la pena y el desconcierto, como expresa Giles, de quien de repente se encuentra viejo, queriendo decirle a su yo más joven, más inocente, que aproveche la vida mientras aún podía experimentarla sin miedo.
Por eso la desesperada confesión de Elisa cala tan hondo cuando llega, porque hace añicos su miedo tras haberse enamorado, y concibe la supervivencia de su amado, el único que nunca la ha visto incompleta, el único que es feliz al verla cada día, tan necesaria como el aire que respira.
En el momento más hermoso de todo su romance, una frase que se intenta expresar se convierte en pura fantasía, desnuda de colores y profundamente sentida, enfocando a una Elisa que, por fin, se descubre viviendo aquellos sueños blanquinegros imaginados en pantalla de televisión.

Si no nos arriesgamos a vivirlos, sino hacemos nada por cumplirlos, ¿qué somos?
Nada, enmascarados que van tirando, incrédulos que rechazan cualquier milagro inesperado, personas que se niegan el asombro ante lo extraordinario.
Niños que ya no escuchan cuentos, porque la realidad les ha devorado.

Por eso nos preguntan, al principio, qué se nos puede contar sobre lo que pasó en una ciudad a la orilla del mar.
Quizás la hermosa historia entre una mujer y un anfibio, que hicieron del agua su refugio ante el destino que les llamaba.
Quizás el exilio definitivo del monstruo como ser temible, y el delicado entendimiento de la diferencia como una condición más de la existencia.
O tal vez, incluso mejor que todo eso, la prueba de que el amor cura las heridas más profundas, y su mayor poder es transformar mundos fríos con sentimientos que inundan.

No importa porque, sea como sea, este cuento se te va a quedar en el alma.
Para que recuerdes, por si se te olvida, lo maravilloso que es que nos quieran tal como somos, en esta vida.
[Leer más +]
185 de 320 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
CONJUNCION DE MUSICA, AGUA Y SOLEDAD PARA CONSTRUIR UN CUENTO PARA ADULTOS QUE NO TODO EL PUBLICO DIGERIRÁ
El gran océano que es el mundo del cine es un claro ejemplo de lo distintas que somos las personas y nuestras disparidades de gustos. Pese a ello y en mi humilde opinión, un buen espectador tiene que ser consciente de lo que va a visionar. LA FORMA DEL AGUA es una clara muestra de lo expuesto. Es incontestable que el film es especial y no está concebido para todo el público.
A mí, personalmente, me ha convencido y el motivo no es otro que estamos ante un cuento, más bien una fábula, construida por GUILLERMO DEL TORO y su particular forma de entender el cine. Muchas críticas negativas van en el camino de la utilización de clichés y su cercanía (copia para algunos) a otros films como ET, LA BELLA (en este caso no tan bella) Y LA BESTIA, LA MUJER Y EL MONSTRUO… Yo particularmente, al entenderla como una fábula, los manidos clichés los comprendo y respecto a las similitudes, estoy seguro que después de más de 100 años de cine, muy pocas serán las películas que no tengan evocaciones de otras. Si es cierto que en alguna secuencia puede resultar un poco pretenciosa pero para mí, son las menos.

Vayamos con el cuento y lo que quiere expresar. LA FORMA DEL AGUA es una fábula sobre la soledad, sobre la búsqueda del amor y en especial del rancio clasismo de la sociedad. De ahí que los protagonistas sean seres solitarios que luchan por buscar un atisbo de felicidad y compañía. Muy significativo de ello son los perfiles de los protagonistas, un monstruo, una limpiadora muda, un gay entrado en años, una negra de clase baja en época de racismo, un espía ruso que lucha por ideales y se queda solo, todos ellos contra el poder y el clasismo inerte en la sociedad de los años 60 (y tristemente en la actualidad). Particularmente y partiendo d esa base, a mí me parece un guion para sentarse y disfrutarlo, un guion impregnado de símiles que no quiero spoliar y que además le acompaña una buena dirección.

Y ahí es donde entra el director mexicano (casualmente muchos directores de esa nacionalidad, están siendo protagonistas de los oscars de los últimos años, IÑARRITU, CUARON,,) Claro es que las películas de GUILLERMO son distintas, siempre dentro del género fantástico y habitualmente con seres de otros mundos. A esas pautas hay que sumar el gran valor visual que consigue, su intachable estética y sus muestras de ser un virtuoso detrás de las cámaras para conseguir una bellísima factura, en la cual, explica con imágenes lo que no es necesario decir con palabras. Apuntar que en el guion le acompaña VANESSA TAYLOR. Después de todo lo positivo mencionado, quisiera apuntar que para mí uno de los pequeños defectos es que pese a todo, no llega a conseguir una emotividad que seguro que se buscó pero que a mí no me llegó.

Entrañable también es la banda sonora que hace de motor de las secuencias, impregnándolas de ternura y los guiños a multitud de musicales clásicos.
Como un amante del “agua y de los baños” que soy, apuntar como ésta, es el hilo conductor de todo el film, con escenas maravillosas dentro del agua, necesidad de los protagonistas de ella y pequeñas reminiscencias en mi recuerdo a los continuos baños relajantes de la protagonista, al igual que el inolvidable BIG FISH o el más reciente TRUMBO y sus necesarias horas de bañera para poder escribir guiones.

Respecto a los actores destacar el duro trabajo de DOUG JONES, habituado a incrustarse en papeles de monstruo, OCTAVIA SPENCER como la simpática OLIVIA , RICHARD JENKINS como el agradable GILES y en especial a SALLY HAWKINS como la muda ELISA, que sin hablar consigue trasmitir multitud de sentimientos.

Para finalizar, reconocer que estoy preparado para que esta crítica reciba gran cantidad de puntos negativos, pero de verdad que considero que con el enfoque adecuado es un estupendo film.
[Leer más +]
101 de 152 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
La mujer con la filia de Troy McClure
Esto me suena a falso Spin off de Hellboy II. Huele mucho a que Guillermo del Toro se quedó con ganas de desarrollar más a Abraham Sapien y de mostrar más de su vena sensible y romántica, ya que solo quedó apuntada de soslayo y no era plan de explayarse con eso, cuando la trama principal era otra muy distinta. Y no me digáis que este monstruo marino no es un clon del colega de Hellboy, porque anda que no canta. Mismo actor (Doug Jones), mismo director (del Toro) y, seguramente, mismo equipo de maquillaje y efectos.

Pensaba que era la única a la que le hacían tilín los monstruos humanoides con tableta y cuerpo de atleta, pero veo que comparto perversión con una señora muda de mediana edad. ¡Ufffff, menos mal! Eso sí, ahí me quedo, no llego a los extremos piscifílicos de Troy McClure, aunque el dato del pene retráctil tampoco considero que hiciera falta.

Mirad, os digo una cosa. Peter Jackson y Guillermo del Toro son unos directores de cine cojonudos, pero cuando se ponen en plan moñas, me dan una grima tremenda. Ya me pasó con la cursilería atroz que se marcó Jackson con The Lovely Bones, y ahora del Toro con este pestiño que camina sobre clichés y que apela a la nostalgia y a lo retro muy hábilmente para cautivar a los jueces de las entregas de premios. Y no solo eso; el tío se pone en plan Kim Ki-duk y nos cuenta que dos se enamoran porque sí, porque los dos están muy solos y no hacen falta las palabras entre ellos. (A mí esto me recuerda más al tópico mezquino de que a los hombres le gustan las mujeres sin voz ni voto, da igual que respiren con pulmones o con branquias).

¿Sabéis de esas pelis que quieren ser "mágicas", pero que al verlas sorprenden cero porque repiten patrones mil veces vistos?

-Protagonista femenina frágil, solitaria, huérfana (¡AarRgHh!) y de buen corazón.
-Villano con defecto físico.
-Secundario emocionalmente hecho polvo, que se redime ayudando a protagonista.
-Secundaria negra que aporta los puntos de humor a la trama.
-Y que todo el mundo es muy bueno salvo los hombres americanos blancos heterosexuales.

Pero tampoco es que me haya decepcionado, porque de La Forma del Agua no esperaba absolutamente nada. Y no os flipéis con que sea la película con más nominaciones a los Oscars este año, porque será la que luego se lleve los premios secundarios que a nadie le importan a mejores efectos, maquillaje, sonido y poco más.

Se olvida a los cinco minutos de haberla visto.

P.d: La banda sonora es un petardo.
[Leer más +]
61 de 83 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
¿Nos tratan como idiotas?
¿Esto es de lo mejorcito que hay en cine?... La forma del agua es forzada, tiene vacíos argumentales, poco espontánea y para nada original. Podrían haber contado la misma historia de otra manera que fuera incluso más fácil de darle coherencia en la historia o ni siquiera coherencia, solo espontaneidad que todo fluya con naturalidad en la historia. Pero no, al caprichoso de Guillermo del Toro, le da por meter su obsesión por ocupar al monstruo de la laguna negra sea como sea, inventando la forma de encajar su fantasía romántica con el monstruo y la chica de la forma que sea, sin tomar en cuenta una mínima cosa. Además de contener escenas sexuales totalmente innecesarias que no aportan en nada. ¿Originalidad? para nada, la película desde el principio chorrea una penosa intención de ser una especie de Amelie 2, ¡vergonzoso!, con la música, paleta de colores, el personaje de ella y del vecino publicista (pintor en Amelie) la paleta de colores verdes... todo mal y ademas la música esta mal utilizada, entra en malos tiempos, no aporta, no ayuda, está completamente desordenada. Ahora, ¿me dices que tiene como 13 premios y nominaciones al oscar? ¿ME ESTÁN ?¿tan mala esta la calidad del cine, para que esto sea considerado bueno? definitivamente esta película nos está tratando de idiotas a todos nosotros.
[Leer más +]
56 de 73 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
La deformidad del engrudo
¡Pasen y vean! ¡Tenemos lo último en peces folladores, mujeres compasivas, científicos soviéticos y americanos lerdos! ¡Nunca habrán visto nada igual en pócimas y bebistrajos, en amores y sinsabores, en alucinaciones y fantasías! ¡Por el precio de su entrada serán transportados a un mundo imaginario, aguachinado, mañoso, turbio e inverosímil repleto de criaturas monstruosas y hechiceras, rebosante de semblanzas sin parangón que le dejarán la boca abierta y los ojos anegados de dulce viscosidad y perplejo relumbrón! ¡No se pueden perder la última esforzada elucubración de Guillermo del Toro, un genio en triquiñuelas y patrañas, un portento de la manipulación y el engaño!

Decir que la película me ha decepcionado yerra el tiro. Resulta más sugestiva la expectación que crea que el resultado que obtiene, que de tan previsible, de tan manoseado, de tan superficial y lacio acaba por resultar tan empalagoso y pesado como las deslavazadas tartas que se comen en algún momento del aguado metraje. Las ideas que alberga suenan bien, pero el guión las traba con tan poca pericia ni gracia que acaban por dejarte más frío que un pez fuera de su alberca. Pretende zambullirte en un pozo colmado de oro y te encuentras apresado en un lodazal lleno de fango, detritus y tópicos que hieden a episodio piloto televisivo o a cine de serie B, saturado de buenos propósitos y nulos logros artísticos.

Las trece nominaciones para los Oscar sólo muestran lo que la Academia quiere premiar: un producto correcto, con hechuras de gran cine pero vacío de sustancia, ayuno de veracidad y saturado de corrección política que resulta más falso que Judas y más tramposo que un jugador profesional que sólo busca engordar su morral de billetes relucientes y de curso legal sin importarle ni lo más mínimo cómo ha conseguido sus desorbitadas ganancias. Es el premio a la falsedad impostada, a la exquisitez de supermercado, al producto industrial habilidoso que simula ser bisutería emperifollada, pura baratija anquilosada que no brilla ni poniéndola bajo el sol del mediodía. Los tres actores nominados – por lo general, excepcionales – apenas tienen un personaje que desarrollar y no consiguen sino simular corrección con su gama de tics y gestos automáticos.

Decir que lo mejor de la cinta es la música de Alexandre Desplat es una verdad que no deja en buen lugar a los potenciales victoriosos compañeros de la velada. Los demás no merecen ni mencionarse de refilón. Es un insulto a la inteligencia y a la sensibilidad. Quizás si hubieran cuidado y pulido más el guión torpe, afectado, chirriante e insustancial podrían haber horadado una hondura que queda demasiado lejos, más allá de los desvaídos lugares comunes que fatiga con soporífera indolencia. Interesante – y poco más.
[Leer más +]
40 de 47 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
La forma del agua, hace aguas por todas partes
El atractivo de la película consiste en la elegante y muy bien lograda composición visual y musical llevada a cabo por el director, y sanseacabó. Y algún primer plano, quizá, de la muy brillante Sally Hawkins. Y ahora sí que sanseacabó.

Por lo demás se trata de un drama romántico de ciencia ficción/cuento de hadas/sireno totalmente plano, ramplón y anodino. Los elementos sobrenaturales no funcionan, aparecen sin ninguna explicación, sin ningún pasado que les dé espesor, sin ninguna razón que los justifique más que la voluntad de ponerlos ahí como elementos decorativos. La relación sentimental de los «amantes» (manda huevos, y ya sabrán por qué lo digo) va por el mismo camino, surge de la nada más absoluta sin una progresión coherente que le dé sentido, aparte de ciertas carencias con el lenguaje que ambos comparten, y ya está. Otro tanto podría decirse de los, por llamarlos de alguna manera, elementos sensuales del film: no encajan (uy, se me ha ido), aparecen de forma arbitraria sin aportar ningún matiz digno de relevancia a la historia (bueno, llamar a eso historia...). En una escena (de la que no voy a dar más detalles para no hacer spoiler) uno de los personajes secundarios, sin venir a cuento (pero, vaya, ¿no era un cuento?), simplemente se pone a echar un polvo de forma más o menos explícita, mientras uno se queda con cara de idiota contemplando tal sucesión de despropósitos.

En fin, la película es un desastre, pura ñoñería emocional para el consumo masivo. Es tan mala que con solo contemplar el cartel ya te la han contado.
[Leer más +]
41 de 50 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Agitar antes de usar
Poner Amelie al baño María. Cocer unos huevos y dárselos a un lagarto de carnaval. Añadir unas gotas de cine cutre de Guerra Fría. Mezclar lo anterior en un molde de corrección política (minoría racial, homofobia y marginalidad social). Sazonar con amor raruno. Espolvorear música y acción.
Dificultad: media
Precio: 8,50€, con palomiteros y doblaje infame.
Valor nutricional: llena el estómago pero repite (mucho).
[Leer más +]
37 de 43 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Hollywood... hasta aquí hemos llegado
Me duele tener que hacerlo así, pero no puedo mas. Necesito ser feliz, recuperar la ilusión y quien sabe si quizás volverme a enamorar. Hemos tenido nuestros momentos, que recordare y guardare en mi corazón para siempre. Pero esta vez has ido demasiado lejos, no son solo los 9´50 eurazos por la entrada, ni siquiera tu manera de mentirme con las 13 nominaciones , hasta podría llegar a perdonarte tus filias zoofílicas, con terapia y mucha medicación. Pero lo que nunca podre perdonarte, lo que de verdad ha hecho estallar mi corazón en mil pedazos, ha sido tu manera de destrozar aquello que nos unía... la confianza.
Se feliz, disfruta de tu marketing, tus premios y tus cohortes de aduladores. Pero a mi no me vuelves a ver ni en pintura.
Vete, olvida mi nombre, mi cara..... y pega la vuelta!
[Leer más +]
37 de 48 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
FORMA DEL AGUA SIN FONDO
Guillermo del Toro es sin duda uno de los mejores autores de películas visualmente impactantes e imaginativas. Desde La invención de cronos, su cine ha sido una muestra de gran imaginación unida a un gran cuidado en el aspecto estético.
Su más grande logro de taquilla y crítica lo obtuvo en el año 2006 con El laberinto del Fauno, una fábula tan extraordinaria como cruel. Luego de una irregular seguidilla de películas, del Toro vuelve al tema fantástico con una historia ambientada en plena guerra fría como telón de fondo del nacimiento del romance entre una mujer del aseo y un hombre anfibio.

Se nota sin duda el amor que siente el director por su trabajo. Cada plano es bien cuidado, cada detalle está cuidadosamente estudiado, la música es totalmente la indicada en cada toma, con canciones de autores de la talla de Ella Fitzgerald, Billie Holiday, Frank Sinatra, Nat King Cole, entre otros. las actuaciones son lo que se espera del guión. Y es que si en algo falla La forma del agua es en ese apartado. La historia es la que hemos visto millones de veces, el personaje femenino con muchos fallos pero lleno de virtudes, sin amor, que redime y salva al héroe caido en desgracia. Una mezcla de Splah, ET y La bella y la bestia.

Es una pena que todo el trabajo logrado en la puesta en escena no brille en todo su esplendor debido a una historia casi simplona, llena de estereotipos y personajes unidimensionales. Tiene dos historias que no se desarrollan todo lo posible, la de amor y la de la guerra fría.

Sin embargo se deja ver, recomendada a los incondicionales de las historias de amor y de la estética de cintas como Amelie.
No recomendada para los que esperan ver otro Laberinto del fauno.
[Leer más +]
29 de 37 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo