arrow

15 Críticas de los usuarios

Críticas de los usuarios:
10
Subjetividad caleidoscópica
Antes que nada, hay que resaltar que "Yi Yi" se encuentra muy alejada (más en la forma que en el fondo) de los ascéticos experimentos de los otros taiwaneses Hou Hsia Hisen y Tsai Ming Liang, pero sin restarle por ello ningún mérito. Esta película es más clásica, heredera de la tradición oriental de directores como Naruse y Ozu, con el que guarda más de un parentesco, pero sin renunciar en ningún momento a la modernidad y al sentimiento de vacío del mundo capitalista de fin de siglo (tenemos un Antonioni más solapado y menos explícito que en sus compatriotas). De esta manera, veo esta película como el complemento perfecto a la sobrenatural Magnolia, alcanzando, con un estilo radicalmente opuesto, logros muy similares. Son las dos películas que marcan el cambio de siglo y que nos provocan una mezcla de lástima por lo no logrado y esperanza por lo que pueda llegar. Yo diría que la película se mueve entre tres fuerzas fundamentales: Ozu, Rohmer, y Paul Thomas Anderson, cogiendo lo mejor de cada uno hasta dar lugar a una mixtura perfecta.

A lo largo de las tres horas de duración de "Yi Yi", asistimos perplejos al desarrollo del trozo de vida de una familia en un momento en que todo empieza a tambalearse. Tenemos un matrimonio, dos hijos, una abuela, un tío recién casado, y un sinfín de aventuras cotidianas tratadas con una sutileza y un talento impresionantes. La acción avanza sin que apenas se note, a través de elipsis y fueras de campo, sin ningún tipo de subrayado, meciendo al espectador como una nana suave, invitándolo a pensar sin dar nunca pie al aburrimiento, haciéndonos ver la universalidad de los conflictos que se remueven en el interior de cada ciudadano.

Creo que es una película que aguantaría muchos visionados, pues su riqueza es tal que permitiría descubrir, a buen seguro, nuevas joyas en cada ocasión. Pero tengo que confesar que, ya de primeras, muchas escenas me produjeron éxtasis plutonianos. (Por ejemplo..., ver en Spoiler 1)

A pesar de contar con muchos personajes, todos ellos se articulan como piezas en torno al padre, NJ, que se ve forzado a adoptar en cada momento distintos puntos de vista para comprender todo aquello que le rodea. (Spoiler 2). Esa filosofía resume mucho de lo que intenta hacer el director con la película, mostrar al espectador esos pequeños fragmentos vida que parecen nimios pero luego resultan fundamentales, pasando desapercibidos entre los opacos muros que separan a los habitantes de las grandes ciudades.

La película es inabarcable en su complejidad y en sus ambiciones, así que no voy a intentar desentrañar nada, dejemos que cada uno la descubra por sí mismo. Muy pocas veces el premio al mejor director en Cannes estuvo tan bien dado.
[Leer más +]
63 de 67 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Ventanas
A la hora de afrontar el proyecto, quiero pensar que Edward Yang interpretó el papel de observador de fútbol. Como observador, podía desmembrar a cada uno de los personajes de una familia sin sentir apego, sin que su opinión quedara tergiversada o fuera parte del problema Así nace “Yi yi”. Única en su especie.

Uno a uno (yi yi), los personajes van llenándose de matices conforme la historia avanza. Siempre desde la lejanía que impone el director y desde una puesta es escena descaradamente singular y arriesgada. El director nos trasforma en mirones y al mismo tiempo en confidentes.

El uso del fuera de campo o incluso la cámara fuera de la escena, consiguen que percibamos el hermetismo en el que el ser humano vive. Incomprensibles burbujas de sentimientos y acciones en la caótica y extraña ciudad.

Durante tres horas, casi no existen primeros planos, demasiados personales, demasiado explícito para explicar la vida. Edward Yang narra “Yi yi” a base de planos generales, aguantando el plano unos segundos más de lo acostumbrado. Es una ventana. Pasas, te sientas, miras, te aburres y haces que te vas. Pero no te vas. Tu mirada regresa. El plano se mantiene. Los personas puede que hablen, puede que no. Pero sigues atento a tu ventana. La ventana que Edward Yang abrió para que tú miraras.
[Leer más +]
19 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Made in Taiwan
Por ponerle un título ingenioso, pero no me ha parecido una pelicula que viniera de la otra punta del mundo. Ni mucho menos. Y me ha encantado, además.

Es una de estas historias mágicas que conectan contigo totalmente y te hacen experimentar todas las emociones y sentimientos de los protagonistas en el mismo punto y hora en que ellos los "viven" en la pantalla, aunque parezca al principio que no tienen nada en común contigo ni con tu vida. Por no estar, ni está doblada al castellano, pero consigue comunicar tan maravillosamente las ideas y sensaciones de diferentes personas en sus distintas edades que parece que dibuja tu infancia en tus recuerdos, la adolescencia que viviste con sus ilusiones, incertidumbres y problemas, la madurez con sus crisis y preguntas y la vejez como la imaginas. Y en cada uno de sus personajes te reconoces en su intento por conocerse, en la búsqueda de la felicidad, del amor, del primero inolvidable y el último en el que te encuentras sobreviviendo, la familia, la responsabilidad, los hijos, la inseguridad y la prosperidad de tus asuntos, los amigos, los fieles de siempre y los que aparecen como un milagro cuando no los esperas...

Y resulta increible que se parezcan tanto a ti y a tu vida en su esencia; tanto que firmarías cada una de esas frases que ni siquiera puedes entender en su idioma original. Pero la comunicación, cuando se consigue, es asi de simple y de perfecta. Como esta película, que creo que está fabricada con ese material mágico y maravilloso que hace que el cine sea a veces una experiencia tan íntima, universal y prodigiosa que, cuando la experimentas, ya no podrías prescindir de ella.
[Leer más +]
12 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Celebración de vida
'Vemos películas porque así vivimos tres veces', dice uno de los personajes de Yi Yi. Y sin duda obras como la de Edward Yang nos recuerdan por qué nos gusta tanto el cine. Estamos ante una obra sensible y humana que retrata de forma certera la rutina de una familia normal que hace frente a problemas ordinarios. La cámara de Yang inspira verdad, cuenta con unos personajes sumamente trabajados y consigue que un metraje de casi 3 horas pase como un soplo, cual celebración de vida. Es un film íntimo, pero a diferencia de muchos trabajos no resulta ni lacerante ni azucarado, los dos extremos en los que inevitablemente se suele caer cuando se tiene entre manos un material tan delicado.

De apariencia sencilla pero enorme: ver al pequeño de la familia llenando globos con agua o el rostro apesadumbrado del patriarca, cuestiones tan nimias pero tan difíciles de conseguir en la ficción, logran que uno se reconcilie con el poder del cinematógrafo. Tras verla, queda la sensación de haber vivido varias semanas junto a unos extraños que terminan siendo piezas fundamentales de nuestra familia cinéfila. La vida se compone de pequeñas cosas y Yi Yi contiene diminutas cápsulas de energía. Viendo Yi Yi uno se siente feliz, y eso es impagable: ¡muchas gracias, señor Yang!

@Xavicinoscar, Cinoscar & Rarities
[Leer más +]
9 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Yang, gracias por mostrarnos lo hermosa que puede ser la vida
Última película de Edward Yang, fallecido en 2007 y que junto a Tsai Ming Liang y Hou Hsiao-Hsien lideró la nueva ola taiwanesa.

Por casualidades de la vida, coincidió que 'Yi Yi' además de ser su última película también fue seguramente su película más ambiciosa y que habla por encima de todo de la vida y de las etapas por las que uno va pasando, todas ellas representadas por varios personajes que encarnan desde la infancia hasta la vejez e incluso la muerte y el nacimiento.

La dirección de la película, por la que Yang obtuvo el premio a mejor director en Cannes, destaca sobre todo por su elegancia y su conocimiento de los sentimientos y sueños de las personas.
El director demuestra conocer perfectamente cada uno de los ciclos en los que se encuentran sus personajes y les aporta muchas de las experiencias que vivió en esas edades.

Por otro lado el guión, escrito también por Edward Yang está tremendamente bien construido, uniendo todas las historias de sus personajes y en muchos momentos narrando los acontecimientos en paralelo para ver como a pesar del cambio en el tiempo y en las costumbres muchas cosas no han cambiado, como las relaciones sentimentales.

Los actores en su mayoría realizan unas magníficas interpretaciones, en especial N.J, Ota (interpretado por Issey Ogata) y Yang-Yang, si algo llama la atención en ellos es lo bien que comprenden a su personaje, llegando más allá de lo que se dice y compartiendo los mismos pensamientos.
La historia del padre de familia N.J. es la que más me ha gustado, sobre todo por el cariño que terminé cogiendo al personaje, siendo una muy bella persona que se siente desubicado dentro del mundo de los negocios ya que es incapaz de rechazar a un verdadero amigo como es Ota por temas económicos y de empresa. Todo su viaje a Tokyo es fantástico, con esas conversaciones tan hermosas con Ota, otro personaje que también se muestra mucho más humano que las personas de su ambiente, y que por encima de todo comprende perfectamente lo que siente N.J. al hablarle de su vida.

El amor tiene aquí también una gran importancia, desde el descubrimiento del otro sexo por parte del tierno Yang-Yang, hasta el intento por parte de N.J de recuperar la relación que tuvo con su primer amor en la adolescencia, creyendo que es posible volver a vivir esos tiempos después de tantos años.

Una maravillosa película, que emociona por la gran comprensión y amor por los personajes que tiene su director y por todos esos momentos fugaces que se pierden y que son difíciles de recuperar.
[Leer más +]
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
¿Envejecer, descubrir o desconcertarse?
Encuentro pocas pegas a esta película. Una de ellas es su ritmo, la recreación en ciertas imágenes es excesiva, en mi opinión. También hubiera preferido que se ahondara en el recorrido vital de los hijos, el niño y la adolescente; y me han faltado referencias a la abuela.

A pesar de ello, mi opinión es que en una película maravillosa, desprende unos valores, un pensamiento y una lucha por la propia dignidad humana encomiables.

La aparición de la abuela es muy emotiva, además de hacer una referencia muy lúcida y sensible a la "Flor de Coleridge" (recordemos la planta que debe cuidar la chica, para que florezca, metáfora evidente del proceso de madurez). Es una escena preciosa, la de la nieta en el regazo de su abuela, con la flor (¿es una flor?) de papel. Así como el parlamento del pequeño protagonista, que desprende una sabiduría que emociona hondamente al espectador.

Otros personajes que me han interesado, son el del empresario japonés, el del padre, y en menor medida el del novio de la vecina (con sus referencias "meta-cinematográficas"). En la relación de estos es relevante la crítica social-laboral del momento. Y entonces, intervienen retazos de la sutil banda sonora (desde clásicos, como Beethoven; al ejercicio de piano de la hija con "Summertime", de Gershwin).

El tratamiento de las relaciones amorosas, más allá de idealismos varios, es exquisito y extrañamente preciso. Ahora recuerdo la escena, en que el niño descubre que está enamorado de la hija de su maestro, y de fondo se proyecta un documental, sobre los fenómenos meteorológicos. La identificación de ésos con los sentimientos de Yang-Yang son exactos (me recordaron a una descripción que da del amor el protagonista de "Rayuela", de Cortázar; muy propios del Romanticismo, por otra parte).

Sin duda, una película que deja huella, y que te hace querer ser mejor persona. Como dice la madre, no todo es tan complicado, y ojalá, nunca nos sintamos viejos.
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Fotografiar la nuca de las personas.. C'est la vie
Maravilloso y conmovedor drama taiwanes, que retrata la vida de una familia, con un toque sencillo y exento de cualquier maquillaje sentimental, una historia verdaderamente profunda y emocionante, llena de eso tan cotidiano que llamamos “vida”, un antiguo amor, la nostalgia del tiempo que ya no volverá, el descubrimiento de la adolescencia, el primer amor, la nuca de las personas enmarcadas en un fotografiado infantil, la muerte de un ser querido, en fin.. Todo lo que podríamos considerar “vida”. Una dirección poderosa de Edward Yang, que durante casi tres horas nuestro paladar degusta del buen arte cinematográfico en toda su expresión. Una pequeña masterpiece
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
"Mi vida es una vacío"
Millones son la razones para señalar la obra "Yi Yi "como una auténtica contemplación al arte. Durante 173 minutos tus ojos se cuelan entre una de entre tantas familias del país taiwaness para observar en un espejo la universalidad de los problemas existenciales y el sin sentido que hace compleja la humanidad. Pues, si " los árboles, al igual que las nubes, son hermosos "¿ por qué la humanidad no puede serlo". ¿ La respuesta? : No hay ninguna.
Tratándola casi como una obra filosófica llena de inquietudes, dramas, e incluso pequeños momentos de alegría que subyacen, Yang concibe en una fotografía hermosa y simple los dogmas e incógnitas que sostienen nuestra sociedad. Se percibe como la inocencia y pureza del pequeño taiwaness se irá consumando y desitengrando en el tiempo de la vida, llena ésta de amor, celos y odio; una montaña rusa de inestabilidades donde- sin comprender hacia dónde vamos- nos agarramos a las personas que estén a nuestro lado para que nuestras cenizas se aguarden con ellas.
El director estructura muy bien las fases de la vida y cómo nuestras perspectivas sobre ella se van deteriorando hasta alcanzar nuestra vejez. El primer sentimiento de amor y atracción que se invade en el niño de cuatro años, no es el mismo amor que se consume en sus padres -un amor ya cotidiano, asfixiante y maltratado- ni similar al de su hermana, ni mucho menos que el de su abuela: consumido y solitario.
Creo que Edward nos habla sobre la cabida y supervivencia de los sentimientos humanos en una inmensa sociedad con sus propios problemas de individualidad y existencia, al mismo tiempo que nos retrata las distintas alegrías, inocentes y esperanzadoras, que fingen dar nuestro sentido,"al despertar del mañana", "al vacío de la vida", "a la verdad completa del hombre", ocupando nuestras cabezas con problemas vanales de dinero, negocios y cosumo, para olvidarnos de aquel asfixiante por qué.
La frase que resume el film sería: Como el pequeño niño, sin saber nadar, saltamos a la vida, llenos de inquietudes y esperanzas.
PD: El elenco es espectacular. Una obra de arte para contemplar en el desarrollo de tu vida, y observar así, si se trata de una retrospectiva de la realidad o de una embaucadora ficción.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
¿Qué ha hecho esta película para merecer tanto?
A ver, no digo que sea una película basura. De hecho la prefiero a verdaderas basuras de grandes presupuestos. Pero es que por más que remiro no encuentro la genialidad o lo que en principio hace a esta película tan valorada.

Empecemos, ¿Qué tienes esta película que no tenga otra similar? ¿Quizás que nunca se haya hecho antes así en Taiwan?

Es cierto que la manera de rodarla es como estar en una ventana viendo todo transcurrir y pasar. No hay movimientos bruscos de cámara, pocos primeros planos, transcurren problemas cotidianos y lo que pasa por la cabeza de prácticamente tres personajes principales.

Pero esta película:
-NO aporta nada nuevo al cine,
-NO tiene una gran banda sonora, NO tiene ningún mensaje,
-NO tiene ningún cierre de historia concreta.
-NO tiene buenos actores (o al menos destacables)

Y además dura tres hora, que bien podrían recortarse para contar lo mismo o transmitir mismas sensaciones en un visionado más cómodo.

SI aporta una visión real de las costumbres y el dia dia de los Taiwaneses, que no son diferentes de los chinos. Expone problemas y asuntos que también ocurren en cualquier sociedad. Todo de lo más normal y real.

Como decía otro comentario por aquí ¿Qué no estoy viendo? ¿Por qué se sobrevalora tanto?

Pues porque quizá haya gente sin mucha subjetividad y tiende a extender el criterio de otros para no errar en la crítica. Apuesto a que si cada espectador la tuviera que valorar sin leer otras críticas... le pasaría más desapercibida ganándose un modesto "Si, bueno, está bien..." pero que nadie compraría en DVD ni correría a recomendarlo a alguien.

Pequeña telenovela con matices de filosofía.
[Leer más +]
7 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Coros
Una película plena que intenta y logra ser como la vida misma. Esa es su mayor virtud, aunque también pueda tener momentos en los que esta virtud se convierta en inconveniente. Es mucho lo bueno que mirar en este filme taiwanés. Una dirección impecable, actuaciones realmente verosímiles de cabo a rabo, la sorpresa de la vida ante su correlato: la muerte.
Un poco larga, pero sin la sensación de infinitud que otras películas pueden generar, Yi Yi es una película en la que asistimos a una tragicomedia de los devenires humanos y familiares. Alguno de los críticos que he leído la compara con Magnolia, de Paul Thomas Anderson, y le asiste la razón. Mas, si bien yo no disfruté tanto Yi Yi como la Magnolia, lo justo es admitir que los lugares comunes que comparten hace a cada filme particularmente interesante y original.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Porque nos ayuda a conocernos mejor
Me han pasado volando las 3 horas del film.

Exquisito, no he visto nada que me haya chirriado en toda su extensión. No soy capaz como muchos foreros, de expresar con precisión los aspectos técnicos y artísticos que hacen que esta peli sea tan buena y otras tan malas o anodinas.

Decía el director que miramos las películas por dos razones, para entretenernos saliendo de nuestra aburrida rutina o para conocernos a nosotros mismos.

Podría decir, pues técnicamente no soy capaz como digo de expresar como otros los logros del film, y otros han expresado con fina precisión los activos de esta cinta, que la peli nos habla de nosotros mismos, por lo menos de mí ismo, y eso me ayuda a no sentirme solo, a no sentir que mi vida es especialmente buena o mala, que mi vida es como es y no podría ser de otra manera, con sus momentos buenos, y eso, para los que no acaban de ver las delicias del film, es muy importante y es cine (como dijo un director...)

Por ejemplo, los actores, yo nunca sé si un actor actúa bien o mal, pues lo más importante de una actor es su mera presencia, y estos actores y lo que representan la tienen todos, una presencia impecable.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
El heredero de Ozu
Como bien señala su título Edward Yang nos cuenta la historia y peripecias de cada uno de los personajes de una familia de clase alta en Taipei. La película se abre con una boda y se cierra con un funeral. Por el medio se asiste a la celebración del nacimiento del hijo de la pareja recién casada. Tres experiencias esenciales en el ciclo de la vida.

El cabeza de familia mediante un viaje de negocios se reencuentra con su primer amor, su mujer se halla en una crisis espiritual después de la enfermedad de su madre(la serena abuela), la hija adolescente se encuentra con su primer amor en esa búsqueda de identidad que caracteriza esta etapa y por último el niño descubre cada día cosas nuevas. Los demás personajes desfilan por el filme mediante planos generales, alejados de la escena, con una cámara casi siempre fuera de campo. El director taiwanés nos abre su ventana como bien dice un usuario en su crítica. Un observador de las experiencias familiares y cotidianas. El fiel heredero del cine de Yasujiro Ozu.

Una pequeña joya para disfrutar, cocinada a fuego lento, sin prisa pero sin pausa.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
8
"Mezcla de cosas tristes y alegres"
¿Por qué Edward Yang no es más conocido por estos lares? Imagino que será en parte porque Taiwán nos pilla lejos, pero eso no ha impedido a otros directores asiáticos alcanzar mucha más reputación en Occidente. En mi caso, "A Brighter Summer Day" fue la primera película suya que ví y, en un principio, me gustó sin más. Pero al cabo del tiempo fue reforzándose en mi cabeza. Con Yi-Yi no ha hecho falta dejar pasar el tiempo, cuando ese final llega (1), se hace claro para mí que he asistido a una grandísima película.

Este niño, Yang-Yang, que en cierto momento comenta: "Si solo podemos ver lo que tenemos delante pero no lo que tenemos detrás, ¿significa eso que solo podemos conocer la mitad de la verdad?". Nosotros, como el padre, no sabemos que responder ante una cosa así, y nos deja reflexionando. ¿Cuanta verdad nos perdemos cada día?¿Cuantas historias? Millones de personas cuyas vidas nos son desconocidas, viviendo situaciones que jamarás conoceremos; quizás revivir los tiempos del primer amor, treinta años después, quizás un niño preguntándose como saber si alguien está llorando sin mirarle a la cara. Yang nos ofrece un marco por el que contemplar retazos de la verdad de otras personas, filmándolas en sus peores y en sus mejores momentos porque, como dice otro personaje, "la vida es una mezcla de cosas tristes y alegres" (2). Poco más puedo decir de una obra como Yi-Yi, salvo recomendarla a aquel que le interese una película que capte parte de la vida de una serie personas, con sus problemas, sus crisis y sus angustias.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
2
I'm so sorry
Quizás por la vi subtitulada, o quizás por nunca me gusta las actuaciones orientales en una película (hay excepciones), y esta película me ha parecido extensa, muy extensa, y poco atractiva. Mucho personaje y poca chicha. No me ha acabado de convencer, pero para nada, y eso que mucha crítica la considera como la mejor película de su año. Yo debo de ser la excepción que confirma la regla.
[Leer más +]
6 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Poco más qué una novela
Una película aburridora, tremendamente larga para lo poco qué cuenta, no tiene actuaciones sobresalientes, ni es destacada técnicamente, no tiene una banda sonora espectacular, la historia es normal y sinceramente, contada de una manera tampoco interesante qué te da sueño.
Entonces no entiendo porque diantres tiene una puntuación tan elevada y la crítica la valora tanto.
¿Qué es lo qué no estoy viendo?
No deja nada para el aprendizaje, primera vez qué me pasa qué veo una película qué no destaca en nada "mira que sharknado por mala que sea uno le destaca algo" pero este film no veo porque lo hicieron, es totalmente descartable quede con la misma sensación qué antes de verlo "mira qué ya es medio día y aún no he visto nada de cine"
[Leer más +]
8 de 25 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo