arrow
7
Roma Km. 340.
La Roma de los ´70 y la Roma de la juventud de Fellini recreada con su estilo habitual. Esta vez con la voz en off del propio director sirviéndonos de guía y haciendo más accesible y amable la película. Una especie de justificación ante el espectador avisando de la ausencia de una historia lineal que, por otra parte, le hubiese limitado en sus pretensiones.

La película tiene por tanto dos partes básicas:

Los recuerdos de Fellini: la visión que desde el pueblo se tenía de la capital cuando era niño, la pensión romana, el teatro, los prostíbulos, el vecindario cenando en plena calle...
Esta parte es sin duda la más interesante e, incluso, parecer seguir un cierto orden cronológico y un leve hilo narrativo que luego se romperá. Son recuerdos que tienen un ritmo y una factura similar a lo que haría después Woody Allen (Días de radio...).

La otra parte es la representación de la Roma “actual” (años setenta), sin tanto valor poético como los recuerdos y que no tiene hilo conductor en ningún momento. Aquí destaca la importancia del elemento arquitectónico (fantástico el homenaje que hace al final a la arquitectura clásica romana), los hippies en las calles, Fellini dialogando con jóvenes acerca de la visión de Roma que debe dar la película... No trata de dar una clase de sociología, sólo deja constancia con imágenes de la impresión “felliniana” (un término tan expresivo ya como puede serlo “kafkiano”) de la ciudad, recurriendo al simbolismo (el aire destrozando los frescos del subsuelo) y al lirismo (imágenes bellísimas, muchas veces con un significado puramente emotivo).
Un ejemplo: el ritmo in crescendo de la entrada a Roma del equipo de rodaje donde van apareciendo cada vez más coches, conductores gritando, luego incluso tanques... hasta convertirse la entrada a la ciudad en un auténtico caos de coches atascados, lluvia, luces, bocinazos y sirenas de policía.

La película trata de evocar (toque fellini puro) más que contar, y lo hace empleando una belleza visual que carece de toda contención. Fellini es incapaz de retener su caudalosa inventiva (tenía cinecita a su entera disposición y podía hacer casi todo lo que se le antojaba). También tiene un lugar destacado el sentido del humor; un colmillo de mamut presidiendo una excavación y su satírica visión sobre la iglesia en el onírico desfile de modelos religioso (lo más famoso de la película). Un desfile bufonesco en el que deja constancia del inmovilismo católico.

Lo peor de esta película es que te quedas con las ganas de que te cuenten más sobre ese chico que llega a Roma y sobre las peripecias que le suceden en la pensión en la que vive. Pero bueno, tenemos Amarcord para desquitarnos.

Resumiendo se podría decir que para Fellini Roma es más Anna Magnani que todas las reivindicaciones sociales y políticas que se quieran hacer.
[Leer más +]
53 de 57 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Fellini a Roma
Film nº 12 de Federico Fellini. El guión, de Fellini y Bernardino Zupponi, se inspira libremente en recuerdos autobiográficos del primero. Se rueda en exteriores de Roma y en el Estudio 5 de Cinecittà Studios. Gana un Nardo d'Argento (escenografía). Producido por Turi Vasile, se proyecta por primera vez en público el 14-III-1972 (Fest. Cannes).

La acción se divide en tres tiempos: recuerdos de infancia (años 30), traslado y estancia en Roma (IIGM) y descripción de la ciudad actual (1970/72). Los focos de atención son Roma y su transformación a lo largo del tiempo.

El film suma los géneros de comedia y drama. Desarrolla tres niveles narrativos: la ciudad como mito, forjada en la mente infantil de Federico como mezcla de fábula y leyenda; la ciudad física, de los monumentos, las gentes y las fiestas; y la ciudad oculta, combinación de elementos grotescos, patéticos y opresivos. El cruce de tres tiempos y tres niveles narrativos da lugar a una malla compleja, densa y vibrante, sobre la que se asienta un universo barroco, colorista, exhuberante y abigarrado, característico de la segunda etapa crativa del realizador. Hace uso de un lenguaje recargado y caleidoscópico, que mezcla documental y ficción, realidad y evocación, recuerdos y sueños, pasado y presente. La trama es ligera, la ilación entre escenas a penas existe y no hay una historia de desarrollo lineal. La obra se comporta como un mosaico de recuerdos, delirios y vivencias, en el que la fábula supera a la realidad y los sueños desbordan a la experiencia. El resultado es un film sumamente personal, impregnado de la visión sensual y amarga del autor. A ésta se añaden numerosas acotaciones humorísticas y sarcásticas, que se completan con toques nostálgicos y críticos.

Fellini no deja al espectador del todo desamparado ante la subjetividad del fondo y la singularidad de las formas del film. Los conocimientos relacionados con Roma adquiridos en la infancia (Rímini), los explica como fabulaciones históricas (César, Popea, Nerón). Los recuerdos de juventud hacen referencia al sexo, comida, aglomeraciones de personas y diversiones (teatro de variedades). Los intereses de la madurez se focalizan en el paso del tiempo (parábola de los túneles), los nuevos jóvenes (hippies), congestiones de tráfico rodado y el poder de la Iglesia Católica. Son escenas memorables el defile de modelos religiosos, el caos de la entrada a Roma, el teatro de variedades y la visita a los burdeles. Aparecen en pantalla Ana Magnani, Gore Vidal, Sordi, Mastroianni, Elliot Murphy, etc.

La música, de Nino Rota, aporta composicionies ambientales, de las que destacan "Aria de Roma", "Trastevere" y "Desfile de modelos". Añade varias canciones populares. La fotografía, de Giuseppe Rotunno, crea imágenes de gran barroquismo, se apoya en una escenografía y vestuario excelentes y se deleita mostrando la ciudad monumental (paseo nocturno de los motoristas).
[Leer más +]
28 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
La Ciudad Eterna
Roma milenaria, que ha sido testigo de eras y más eras, que ha visto pasar tantas generaciones de seres humanos y ha contemplado su grandeza y su ignominia, continúa en pie, resurgiendo constantemente de sus cenizas, alzándose sobre sí misma una vez tras otra.
¿Quién duda de que Roma está tocada por la gracia de lo venerable y de lo que perdura en medio del caos y del cambio? No durará eternamente, y algún día se perderá junto con todo lo que hay aquí, lo vivo y lo inerte... Pero podremos decir que hemos existido y vivido, y Roma habrá contemplado una parte del desfile de los eones.
Fellini, uno de los más excelsos, controvertidos y experimentales directores de cine del siglo XX, caza a la perfección esa resistencia heroica de la ciudad, su halo de eternidad conjugado con la cotidianeidad. Porque Fellini sabía trasladar al celuloide, con esa genialidad que sólo se concede a unos cuantos, el transcurso cíclico del tiempo, esbozando con líneas maestras épocas concretas y comportamientos y estilos de vida que identifican fuertemente al pueblo italiano y, por extensión, a lo que somos todos en esencia. Fellini siempre consigue que nos reconozcamos en algún gesto, en alguna costumbre, en algún modo de pensar, en alguna manera de concebir la vida. Fellini era un filántropo que amaba cada fotograma que filmaba, cada pedacito de palpitante vida que quedaba grabado en cada centímetro de película.
En definitiva, él era capaz de capturar la vida entera en un instante.
Deseando rendir su particular homenaje a su querida Roma, su Roma íntima a la vez que la Roma universal, Fellini filmó un testimonio a medio camino entre el documental y la autobiografía, un legado histórico, entrañable, crudo, sórdido, doloroso y alegre que quizás sea una de las películas más realistas, surrealistas y hermosas que se hayan rodado sobre la Ciudad Eterna.
[Leer más +]
19 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Las pinceladas libres de un genio (o una música sin melodía)
En la música hay quien se da por satisfecho con la melodía y el ritmo. Disfrutará, sin duda, de la música pero ciertamente se limitará al no encontrar placer en la interacción de los instrumentos, las texturas de los sonidos, la fuerza expresiva de un solo. Así, ciertos estilos musicales le horrorizarán.
En el cine hay a quien le basta una historia, un comienzo, un final, un amor, acción. Películas como Roma le horrorizarán; porque en esta película no hay nada de eso.

Ver Roma es como ponerse a escuchar una música improvisada con la que disfrutas de cada momento, independientemente de una melodía (historia) o de un ritmo; una improvisación fruto de una mente genial, libre y estructurada a la vez. Porque sólo una mente así puede ofrecer un homenaje tan grande a una ciudad (por otra parte eterna). Cuando leo en las opiniones que la ausencia de un trazado narrativo puede ser un defecto de la película, me pregunto ¿qué historia podría contener todo lo que contiene Roma? (es decir, ¿qué melodía podría contener lo que contiene un solo de Coltrane?)

Roma es una exposición de la ciudad en dos planos temporales: los recuerdos juveniles del director y un presente en el que él mismo sale como actor de su propio papel. Así consigue dar unos trazos entrañables, asombrosos, ácidos, "actuales" y pasados, surrealistas, bellos, limitándose a sí mismo el redondear una historia simplemente porque es imposible o porque no le dio la gana.
Hay que ver Roma con la mente abierta, libre, dejándose llevar por el torrente de sensaciones, igual que se escucha una música libre o se disfruta de un cuadro no figurativo. Y si no lo sientes, vuelve a la melodía y al ritmo, vuelve a la Forma.
[Leer más +]
15 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Ab Urbe Condita
Milenaria, divertida, curiosa, moderna, satírica, inclasificable. Así es la Roma que nos presentó Fellini. Roma y sus habitantes, los romanescos. La película tiene dos hilos conductores: los recuerdos de un joven Fellini que llega a la gran urbe y la Roma de su madurez.

Una voz en off, el propio Fellini, nos va mostrando la Roma que él vivió en carne propia en su juventud: la pensión, el festín callejero, el teatro, los bombardeos... Y la Roma de su madurez, donde dialoga con jóvenes romanescos acerca de adónde va la milenaria ciudad, baja a las excavaciones arqueológicas que pueblan la urbe constantemente, satiriza el centro del culto católico con un delirante desfile de moda religiosa... Todo ello entremezclado de un modo muy original, muy "felliniano".

Es una de las películas menos conocidas del director y no por ello una obra menor. Curiosa, original y con momentos muy, muy divertidos (el teatro de variedades).

Recomendable.
[Leer más +]
10 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
"Sólo el ruido de las fuentes"
Con esta frase y una estampida de motos recorriendo los lugares emblemáticos de la majestuosa ciudad termina Fellini su película-homenaje sobre Roma. La escena, muy representativa, demuestra el espíritu que guió la creación de la película: la pretensión de mostrarnos una ciudad más allá de sus monumentos, y más allá de la imagen turística que generalmente se nos presenta de ella. Un canto a la pervivencia de Roma más como estilo de vida que como fósil, atendiendo más a la belleza de sus gentes y sus costumbres, que a la de sus monumentos.
Fellini hace un homenaje de gran belleza visual, con toques surrealistas (como el desfile de moda eclesiástica, punto culminante de la cinta) y con un elevado tono folclórico y naturalista. Muy de su estilo, en definitiva.
A veces perdemos la noción de que estamos viendo una película, para sumergirnos en el lado documentalístico del film, lo cual resulta un mérito. Es una mezcla perfecta entre ficción y realidad, con un riquísimo simbolismo, lleno de metáforas visuales y con una profundidad en su planteamiento fuera de toda duda.
En fin, una obra maestra.
[Leer más +]
8 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
ROMA ETERNA, BELLA Y FELLINIANA
Una película poco convencional (dicho por Fellini en el prólogo) no puede ser comentada convencionalmente. Por ello no me voy a entretener en el trabajo de los actores ni en la coherencia del guión. Roma es… la vida misma. En Roma, obviamente. Una vida que se torea el calendario y va hacia delante o hacia atrás según conviene. Ahora estamos en el 71 explorando los subsuelos romanos, ahora estamos en los inicios de la guerra comiendo un plato de caracoles, ahora asistimos al desalojo de una juventud que pregona aquello de haz el amor y no la guerra, ahora estamos haciendo cola en los burdeles, esperando la matrona romana de nuestros sueños.

Y en el sustrato de todo, el propio Fellini, como guía del espectador por el espacio-tiempo de su vida amamantada por la loba romana. Un Fellini menos estructurado que en Amarcord aunque más inteligible que en otras películas suyas. Un Fellini que narra la historia pero que al mismo tiempo se detiene en las críticas mordaces de los estamentos reconocidos. La pasarela Cibeles romana sigue impactando, a pesar del tiempo transcurrido, con su fotografía barroca y esos simbolismos fellinianos un tanto difíciles de aprehender para el espectador algo ajeno a su filmografía.

Mas que un conjunto, es una sucesión de secuencias donde se derrama la vida en la ciudad inmortal, al amparo del Coliseo, de la plaza de España o de la Basílica de San Pedro y justamente al lado, las prostitutas haciendo la carrera, los burdeles baratos y los caros, iguales en el fondo, distintos en la forma y en el ascensor, las mesas en la calle, las comilonas, lo soez coexistiendo con la cultura del Imperio. Roma eterna. Roma de los 40. Roma del 72. Siempre la misma. Siempre bella. Siempre felliniana.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
No me fio de ti
Fellini nos cuenta desde el primer plano lo que pretende, hacer un retrato no convencional de Roma, y vaya si lo hace. Si comparamos esta película con el tópico documetal de viajes, que nos cuenta cómo es una ciudad, veremos en que consiste el genio y la inspiración. Y es que Fellini hizó en los 70 algo que es hoy muy actúal (intergenericidad, dicen que se llama), mezclar varios generos como el documental, el cabaret o café teatro, la representación teatral y la autobiografía, esto último mediante analépsis, osea saltos hacia el pasado (con lo que rompe la linealidad) hacía su niñez y hacia su juventud, la ciudad en tiempos de Mussolini y la segunda guerra mundial, para después volver a la actualidad de los años setenta.

Fellini, así nos muestra la parafernalia del cine, mediante su primer operador subido en la grúa, y el acompañándolo en un Fiat 1500 negro, rodando escenas del caótico tráfico de la ciudad bajo un aguacero, cine dentro del cine, algo que tambien carateriza las útlimas tendencias.
Poco despues se encontrará con unos estudiantes, que le dicen que en su pelicula debería tratar los problemas de los trabajadores, a lo que el autor reflexiona que él mísmo no es capaz de resolver sus propios problemas personales y que además... se podría equivocar. Con lo cual opta por hacer un retrato vitalista, de la gente de la calle y nos hace un paneo sobre distintos tipos algunos esperpénticos pero reales, otros vulgares, pero de una vulgaridad obtenida a lo largo de muchos siglos de cultura y civilización, del tipo en tirantes y del niño con la boca manchada de macarrones que canta a voz en grito, pero también del tipo distinguido y de buena planta, del ocioso, del giggolo a la busqueda de la turista rica, etc.. una visión personal de esa Roma " aristocráta y prostituta", nada que vez con la mirada fría y diseccionadora de los cineastas nórdicos, aquí todo es color y calor, bullicio, gentes que viven, que rien, que disfrutan la vida en la calle de esa manera tan mediterránea.

El cineasta se encuentra con Anna Magnani, que vuelve a su casa a altas horas de la noche y se dispone a entrevistarla como representación de esa roma aristocráta y prostituta a la que antes me referí, el espectador espera que se produzca la entrevista convencional a la que esta acostumbrado, y la actríz le contesta:"¿Ahora?, no me fio de tí, me voy a acostar", mientras con una amplia sonrisa que llena la pantalla, se introduce a traves de la puerta del portal de su casa romana, y que es un flash que explica mejor que una larga entrevista, en que consiste la noche romana, que seguramente un director que quisiera hacer algo serio descartaría, y que solo un genio se puede permitir.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Roma en Cinecittá.
Dentro de la libérrima y personalísima trayectoria de Fellini es "Roma" una de sus obras aún más ancha de libertad y más amplia de licencias. Fellini prescinde directamente del argumento, se trata de una visión que no admite otro calificativo que el de "felliniano" (que por sí mismo ya dice bastante), de la capital italiana construida caprichosamente, deslabazada, una suerte de semidocumental a base de los desordenados recuerdos que el cineasta guarda de la ciudad, todo posible gracias a la libertad estilística que le otorgaba el hecho de disponer de su paradisíaco Cinecittá.
"Roma" es un film de simbolismo exuberante y a veces complejo, con una puesta en escena recargada de humor y personajes en sus fases más brillantes (la llegada del joven Fellini a la pensión dónde se aloja, la cena en el restaurante de la calle) que la dotan de su típico bufonismo y esperpento, y en la que hay dos temas fundamentales entresacables entre tal desorden: la Mujer (el retrato de los burdeles, esas mujeres gordas, de grandiosos pechos y rollizas, además de no precisamente agraciadas) y la Iglesia (vista con un sentido del humor entre agresivo y complaciente con momentos inusuales como el desfile de moda eclesiástica), la cual tiene su centro neurálgico precisamente en Roma.
Fellini hace una película a base de postales fotográficas y surrealistas estampas, un particular homenaje, nada grandilocuente ni diáfano, un capricho felliniano que, por otro lado, no se cuenta entre lo más destacable de su filmografía.
[Leer más +]
6 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
La irregular magia de un maestro
A pesar de que ya en su presentación Fellini avisa de que su película no tiene un argumento concreto, la ensoñación, tanto dramática como esperpéntica que poseen con una fuerza incalculable tanto "La dolce vita", "Ocho y medio" y "Amarcord" sólo se ve aquí en rasgos puntuales y sobre todo en las secuencias donde el director recuerda el pasado. Monjas, curas, prostitutas, niños corriendo, tetas enormes, marineros y hombres perdidos en la calles de Roma...todos sus personajes de un circo memorable que, aunque aquí no luce con toda su intensidad, conviene visionar con la melancolía de un director irrepetible.
[Leer más +]
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Urbi et orbi
De nuevo Fellini. Es decir, el caos, la sátira, el barroquismo, la pasión por la vida. Ver esta película es oler y escuchar a Roma como un ser vivo y palpitante. Es, esencialmente, conocer esa ciudad, amalgama de tiempos, culturas, historias y arte, mucho arte.

No se puede expresar mejor la sensación que se tiene cuando te sumerges en una visita a la capital.

Lo mismo que el niño Fellini, viendo las diapositivas de Roma en su pueblo de las afueras queda fascinado por las imágenes -entre las que se "cuela" el sexo-, el espectador vuelve a caer en la fascinación cuando es el adulto Fellini quien nos permite acompañarlo en su experiencia vital. Todo se da a la vez: la arquitectura barroca y las ruinas romanas, la representación teatral y el histrionismo de un pueblo que vive en la calle, come en la calle, ama en la calle. Roma está viva y está toda a la vez; como en un enorme fresco de ciencia-ficción, las motos de los setenta -tendrían que ser Vespas- rodean el Coliseo, los tranvías conviven con las obras del metro, las catacumbas se asemejan a los refugios antiaéreos, mientras Popea y César declaman entre bambalinas, tan esperepénticos como la imagen hierática de Pablo VI o el trabajador de luciente calva, que insiste en repetir punto por punto el largo discurso del Mussolini.

De nuevo teatro dentro del teatro y dentro de la vida. No diré que hay escenas surrealistas, porque Roma y surrealismo ya me parece un pleonasmo. Y no destaco por encima de todas la escena del desfile de modas -que se lo merece- porque el accidente del comienzo de la película, con la autopista colapsada y las vacas desangrándose en el asfalto me parece una escena que resume certeramente la visión del presente acabando con un pasado rural, doméstico, vecinal, frente a ese tráfico incansable y ese ruido ensordecedor de todos contra todos.

Roma es un documento maravillosamente humano, con sus salidas de tono y sus estupendos diálogos- recuerdo el actor de "varietés", pésimo, que dice "Yo también tengo derecho a trabajar" y le contestan, con guasa:" ¡pues, búscate un trabajo!"; para disfrutar del genio del gran Fellini.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
UN RETRATO CUBISTA DE ROMA
Hacía mucho tiempo que no volvía a ver entera esta película. Todo Fellini es espectacular y digno de ser visto más de una vez. Este homenaje a su ciudad no lo es menos. Entre la realidad, la ensoñación, el cine documental y la recreación histórica, la película le sirve a Fellini para hablar de si mismo a través del paisaje urbano en el que ha transcurrido su vida. En realidad no hay una sola película, sino una serie de escenas con entidad propia que se van engarzando hasta constituir un todo. Escenas como la del teatro de variedades, el prostíbulo o la hilarante del desfile de moda eclesiástica están ya en las cotas más altas de la cinematografía mundial. Existe un esquema dual dominante: por un lado las imágenes del joven del traje blanco (un alter ego claro del autor), que transcurren en los momentos próximos a la caída del fascismo; por otro, las imágenes contemporáneas al rodaje, que tienen forma de falso documental. En ellas aparece el propio Fellini y conocidos o amigos haciendo algún cameo, como Anna Magnani o Gore Vidal. La obra trata de contener todas las múltiples facetas de una ciudad tan compleja como es Roma: lo viejo y lo nuevo, la religión y el sexo, lo populachero y lo sofisticado. El estilo del filme es el habitual del autor, con puestas en escena muy teatrales y la presencia mujeres opulentas que representan maternidad y lujuria a partes iguales.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
La città più bella del mondo
Roma, la ciudad eterna, la ciudad de los romanos, la urbe barroca, renacentista y contemporánea. Federico Fellini hace un canto a la vida, a la capital Italiana con éste maravilloso film que nos lleva, desde las afueras hasta las mismísimas entrañas de Roma; la ciudad que enamora, dónde terminan (o empiezan) todos los caminos, donde comer es una delicia, donde perderse es muy fácil y un lugar de culto, un paraíso terrenal lleno de cultura y civilizaciones que, durante siglos, han dejado su huella de forma que aún persiste. Fellini ha hecho de esta película una homenaje a Roma, una maravilla y un espectáculo para los ojos como sólo él sabía hacer; aunque no por ello hemos de olvidar que hizo películas muy buenas, como: La dolce vita, Amarcord, Ocho y medio, Las noches de Cabiria, etc... Viva Fellini, viva Roma... la città più bella del mondo!!!
[Leer más +]
1 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Roma
Roma es una de esas películas (por suerte hay decenas de ellas, hasta cientos me atrevería a decir) en que alguien nos demuestra que la originalidad no entiende (o entendió) de épocas, que los efectismos gratuitos siempre quedan en nada o en poco si no hay talento tras la cámara, y que se suele confundir el término innovación con algo que personalmente no se ha visto, en vez de tener en cuenta que por mucho que se sepa sobre algún tema, siempre se sabrá mucho menos de lo que realmente ha podido llegar a generar el ser humano en sus múltiples vertientes creativas.

Fellini fue un genio de la creación visual, sin necesidad alguna de computadoras que hicieran la faena más imaginativa por él (aunque si que debió contar con un amplio equipo de colaboradores). Y aún hoy en día se puede ver su Roma (como tantas otras de sus obras) y disfrutar de la magia que desprenden algunas de las poderosas secuencias que compuso en esta bella pieza de su filmografía.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
10
Bella Roma
Fellini nos plantea aquí un recorrido por la Roma adoptiva que el conoce. una sencilla y divertida película donde el director italiano recorre la ciudad sin detenerse con momentos sublimes, surrealistas y hermosos. No tiene un argumento en si y lo dice la voz en off que acompaña al relato. Es cierto. Una serie de personajes va desfilando tras la cámara y varias historias de la vida romana cotidiana. No se detiene en nadie en concreto pero utliza toda su magia para hacernos un retrato bello e inolvidable de su ciudad.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
8
la valoraría mejor de no ser por su última parte
Fantasía de Fellini que vive de sus recuerdos en Roma y de su presente en la ciudad eterna. La película es tan diferente como conmovedora y acertada (no siempre al nivel, eso sí). Puede que en manos de otra persona no hubiera funcionado pero Fellini consigue hacer una película prácticamente sin historia (más allá de que Roma sea la historia de la película).
Llena de simbolismos y llena de mensajes que hablan tanto de Roma como de la vida misma pero también de Fellini. Por todo, un retrato emocionante de Fellini y de Roma y de paso de buena parte de Italia y casi de la Europa urbana que trataba de levantarse en aquella época.

Sin duda, cinta imprescindible.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
5
OTRA NO PELÍCULA DE FELLINI
Fellini lo dice al principio, en voz en off, esto no es una película al uso. Es algo parecido a aquellos primeros discos en solitario que hacía Lennon, que se lo tenían tan creído, que defecaban un conglomerado de heces y nos lo vendían como obra de arte (como la canción "number nine").

De este nuevo bodrio del egocéntrico Fellini se salvan tres escenas que detallo en el spoiler.

Es triste que este director haya tenido tanta fama con alguna de sus películas, porque están a años luz de lo que es la definición de cine.
[Leer más +]
4 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Ya que estamos, démosle una cámara a un consumidor habitual de substancias ilegales alteradoras de la conducta y altamente adictivas.
Viendo "esto" (película, documental, alucinación... lo que sea) me imaginaba a gente a mi alrededor, unos decían: Aquí se muestra la magia de Fellini, en esta escena que recrea magistral y hermosamente la realidad de Roma; los otros, decían: ¡Trota caballito! y tiraban gatos y chaquetas a los otros. Yo estaba en medio. En el comedor de mi casa había gente gritando y cantando, invitando a desconocidos que no dejaban de entrar por la puerta a sentarse con ellos. Desesperado, me asomé a la ventana y ví por la calle una grúa con un cámara y más gente gritando. Salgo a que me dé un poco el aire y veo a gente entrando a burdeles donde las trabajadoras parecen dibujos de Peter Paul Rubens, acelero el paso hasta llegar a una tienda de electrodomésticos donde las teles del escaparate tienen puesto el Corazón Corazón y veo un desfile de moda episcopal, hay un fantasma sentado en la pasarela, aunque nadie parece darse cuenta. Así que me dirijo al metro, a estirarme en un banco ya que me da miedo volver a casa. Parece que la locura está terminando cuando vuelvo a ver el cámara de la grúa, este me dice que han descubierto una estáncia romana en las obras del metro que contiene frescos bien conservados a pesar de que la estáncia estaba inundada, me invita a seguirle, acepto. Los trabajadores del metro se niegan a llamar a los arqueólogos y gente con ese tipo de estudios, instando al cámara a entrar antes que nadie. Este entra con una mascarilla, pero los trabajadores tienen una resistencia formidable, así que deciden entrar sin ningún tipo de seguridad. Al salir de la caverna, tropiezo y quedo inconsciente. Despierto en mi sofá, en la tele aparece de nuevo el menú de la película, creo que me he dormido, pero la gente sigue a mi lado, dos de ellos me hablan. Uno es de los que alucinaban con la película, me dice: Una obra maestra, ¿eh? pon un diez en tu crítica, Fellini se lo merece. El otro es de los que tiraban gatos muertos, me dice: ¿Eso era una película? ¿De qué iba?. Yo estoy en medio.
[Leer más +]
11 de 25 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Rómulo y Remo.
254/10(07/08/11) Federico Fellini homenajeo a la capital italiana en este trivial film compuesto por varias historias corales que se desarrollan en diferentes tiempos, es un retrato humanista en el que el realizador demuestra un cariño inmenso por la ciudad, una urbe idealizad por su filtro produce un microcosmos de personajes y situaciones nostálgico-deliciosas. Recuerda mucho a la posterior ‘Amarcord’, esta es una especie de ensayo general de esta, son los recuerdos de infancia del realizador pasados por su caleidoscópica mirada pare este imaginativo fresco. El deshilvanado relato lo va narrando voz en off el propio Fellini, la idealización de la capital en el colegio a través de diapositivas, la llegada a una pensión romana en los años 30, un teatro de variedades en los 40, durante la WWII, un prostíbulo, quizás en los 50, una noche en una plaza donde el vecindario alterna en los bares cenando, o el surrealista desfile de modas eclesiástico, esto salpicado por unas excavaciones que por casualidad dan con unas catacumbas o la entrada nocturna a Roma con una grúa-cámara donde el bullicio es increscentemente agobiante, con estos bloques evoluciona esta radiografía de la villa que crearon Rómulo y Remo, en tono de comedia entrañable se suceden situaciones costumbristas donde el único protagonista es ROMA. Todo evoca un tiempo pasado que quizás nunca fue, adornado por la hermosa fotografía en tonos ocres de Giusseppe Rotunno, habitual de Fellini y Visconti, y con la bellísima partitura musical de Nino Rota (‘El Gatopardo’, ‘Amarcord’ o ‘El Padrino’). La cinta escapa de lo trágico, de lo amargo, para expresar un canto vitalista de una villa en plena ebullición. Pues bien todo esto me queda un tanto hueco, la ves con agrado pero sin poder de calado, todo me es bastante banal, lo superficial rebosa la pantalla quedándote al final un poso agradable pero vacío, esto lo mejoró en la antes mencionada ‘Amarcord’. Las escenas pasan ante ti con regusto a buena comida italiana, pero una vez que la acabas la digestión se hace muy rápida. Recomendable a los seguidores de Fellini. Fuerza y honor!!!
[Leer más +]
0 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo