arrow
2
Caperucita la tramposa
¿Por dónde empiezo? Bueno, digamos que según lo que había visto y oído se trataba de una versión para adultos del cuento "Caperucita roja". Nada más lejos de la realidad. Esta pobre ilusa estaba muy contenta con el descubrimiento y emocionada empezó a verla. Señores guionistas de caperucita roja, ¿quién se han creído que son? ¿Cómo se atreven a decir que la serie es buena? ¿Qué quién soy yo para criticarla? ¿Qué para gustos los colores? No queridos espectadores, la vida no funciona así. No es que no me guste, no, es que el largometraje se ríe de ti en tu cara. Sí, de esa cara de imbécil que se te queda cuando termina.

Ahora vamos a hablar de los puntos buenos: Sí, los tiene. A veces la fotografía me ha gustado... Tienen un enfoque interesante pero no lo han trabajado. Los actores también me han gustado. No se les puede pedir más con ese guión, la verdad.

Vamos ahora con lo negativo: Esta gente no tiene ni la más remota idea de lo que hace. ¡No la tienen! Es un guión pretencioso, porque no es que hable de muchos temas, es que tira la piedra y esconde la mano. No nos deja pensar sobre ellos, solo los pone en el guión para quedar guay. Si el largometraje no tiene un tema del que hablar, una base, una idea que exponer, no tienes nada. ¿Cuál es el tema principal del capítulo? Si me decís que es el de una joven que tal y cual vais mal... La base siempre es un tema, que en este caso hubiera sido idóneo la pederastia. ¿Que por qué? Porque en el cuento original caperucita roja era una niña que acababa de tener su primera regla/menstruación (que lo simboliza la caperuza roja). Luego el lobo cuando ya ha matado a la abuela y está a solas con ella, le dice a la niña que tire la caperuza roja al fuego de la hoguera; que no la necesitará más. Lo que obviamente significa que la niña va a quedarse embarazada. Algunos piensan que el lobo feroz podría haber sido el propio padre de la niña. Que los guionistas no sabían de la historia original se nota. Creo que piensan que han hecho una historia oscura... No tienen ni idea. Digo yo que cuando vas a trabajar algo lo primero que hay que hacer es documentarse.

Otro punto en contra es la voz del narrador. Si esta dirigida a un público adulto ¿porque debe tener un narrador? ¿Es que se creen que nos vamos a perder? ¿Que no sabemos distinguir las expresiones de alpargata de los actores? O que sus cuentos como no tienen ni pies ni cabeza nos deban guiar para que al menos sepamos por donde va la cosa. Creo que es lo último. Es muy infantil, se mire por dónde se mire. ¿Se supone que un thriller debe ser narrado? ¿Con que fin? Yo os lo diré: porque los guionistas son novatos y cuando eres novato te crees más listo que nadie. Lo que me lleva al siguiente punto.

El gran punto negativo: Digamos que tenemos que resolver un problema y te dan unos datos. Vale, tu te pasas la hora (tonta de mí) intentando averiguar que hacer con esos datos y como enlazarlos de manera milagrosa. De pronto y cuando ya crees tenerlo, todo te huele mal. Los datos que tienes no tienen sentido alguno y están bastante forzados. Cuando llega el final, te sueltan un dato que se habían escondido en la manga y te lo estampan en la frente. Así es como tú, te quedas con la cara de imbécil y los guionistas se dan palmaditas en la espalda. Señores guionistas hacer trampas en un guión es lo más deplorable que se puede hacer. No podéis llegar dar cuatro datos sin sentido y luego sacaros el final del bolsillo. Porque lo único que demuestra es que no tenéis una neurona y media para realizar un buen thriller psicológico. ¡Novatos megalómanos!

¿A quién demonios va dirigida la serie? ¿Al publico adulto? Sí... Va dirigida al público adolescente y adultos que no tengan dos dedos de frente. En el spoiler veréis a lo que me refiero.
[Leer más +]
7 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Cuéntame un cuento: Caperucita Roja
Visto el nivel de audiencia que alcanzó el pasado lunes la tercera entrega de ‘Cuéntame un cuento’ (muy por debajo de sus rivales ‘Isabel’ y ‘La que se avecina’) me aventuraría a decir que no va a aguantar mucho Antena 3 con este original invento.

Caperucita iba a casa de su abuelita. Su madre le advirtió de que no cogiera atajos pues, a veces, el camino más corto está lleno de peligros y hay lobos escondidos, asesinos en serie a los que la carne de niñas como ella atraen sin remedio…

Vistos los anteriores episodios, nos adentramos ahora en la historia de Caperucita, el lobo y la abuelita en una revisión moderna que intenta reinventar el cuento. Una visión bastante original y mejor terminada que la ‘Blancanieves’ de la semana pasada (y ni que decir tiene que le da mil vueltas a aquella película americana de 2011 con Gary Oldman). Un reverso, nuevamente tenebroso al cuento popular de turno que esta vez tiene una buena resolución, con una moraleja final muy bien traída.

A pesar de todo, las adaptaciones están adoleciendo y mostrando problemas. No de factura, pues me imaginé desde el principio algo más chapucero. Los problemas que la encontré a esta y a las anteriores casi siempre son a nivel estructural y narrativo.

Nuevamente se quiso jugar a la trampa, despistando al espectador para que no le viésemos las orejas al lobo. Una vez más, se excede demasiado en los personajes malos. Es cierto que los cuentos tienden a un tono más oscuro, pero por ejemplo esta vez el personaje del novio de la madre, policía, sólo servía para despistar sin aportar a la trama.

Ni mereció el cariño de la protagonista a pesar de que le salvó la vida. Tenía esa sensación de estar metido con calzador, lo que hace desconcertar incluso a su propio interprete, Adolfo Fernández, que hace una interpretación nefasta. Javier Godino tampoco sale bien parado, pero es que su personaje también es demasiado extraño.

La serie necesita un capítulo importante las próximas semanas que haga pegar un vuelco a los resultados. Está bien y es un esfuerzo digno de aplauso, pero no termina de cuajar entre la audiencia.

Más en https://alquimistacinefilo.wordpress.com/
[Leer más +]
6 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Cierto, una peli de terror. Un guion de auténtico terror...
Nefasto episodio de 'Cuéntame un cuento', serie que ha ido desmejorando a medida que se sucedían las historias (y eso que voy sólo por la tercera). En esta ocasión se intenta adaptar el cuento de 'Caperucita Roja' de una manera en que no hay Caperucita Roja por ninguna parte. Laia Costa encarna a la protagonista, Claudia, una jovencita de 16 años recién cumplidos (la actriz cumple en menos de dos meses los 30, juzguen ustedes mismos) que se traslada del pueblo donde vivía con su padre a la gran ciudad con su madre y su nuevo novio policía. Pero recién llegada unos crímenes azotan el túnel pintado de bosque por donde la 'niña' tiene que pasar para visitar a su abuela Manuela, una ancianita entrañable que aprende el manejo de Internet gracias a la ayuda de un vecino, un tal Antonio, que sí, que le da por eso en sus ratos libres. Vamos, un rollo que no veas. En el instituto conoce al machote de turno, que tiene moto y fuma porros en el baño de las chicas y que de paso es el principal sospechoso de los asesinatos porque había salido con las dos víctimas. Y el último personaje es la amiga de Caperucita, una plomiza Teresa (anda que no me recuerda a Andrea, la fea de 'Sensación de vivir') que no hace más que llamarla por teléfono porque no soporta su soledad o la incomprensión del mundo, vaya uno a saber...

Y con este mejunje más la voz aborrecible del narrador (porque nos tienen que contar las cosas, no vaya a ser que nos perdamos) crean esta adaptación de los cuentos de Perrault y de los hermanos Grimm, dirigida por Fernando Bassi. Los actores están pésimos: de entrada, como advertí antes, ni siquiera Laia Costa se cree al personaje que interpreta y al que dobla en edad. Adolfo Fernández está plano. Javier Godino nos regala una de las sobreactuaciones más latentes de los últimos tiempos.

El guion, con el propósito de confundir a un espectador que en 10 minutos posiblemente ha resuelto el pequeño misterio, va dando tumbos de un sospechoso a otro, sin más aliciente que el del engaño gratuito. Y, de esta manera, es normal que se sucedan los fallos. Pero... ¿tantos?

En resumen, un olvidable episodio banal y que no ofrece nada y que, por supuesto, no merece la pena ver.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Historia muy flojucha
Este ha sido el peor capítulo de la serie que he visto hasta ahora (sólo me falta la bella y la bestia). Ha sido el más flojo, y eso que los demás tampoco son para tirar cohetes...

Los actores bastante regular tirando a mal. El guión muy flojo. Los giros son totalmente esperados, todo bastante previsible.

Perfectamente prescindible.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
3
Mala
El primer capítulo que me he atrevido a ver de forma íntegra.

Como dicen en los anteriores, a esta serie le fallan dos cosas:guión y actores.

La chica no me gusta nada. Apenas gesticula y actúa mal. No sabe poner cara de circunstancia y su estado anímico pasa de la risa al llano en segundos.

El guión, se basa en dar absurdos puntos de giro que se ven como "novedosos", pero que son bastante cutres. Únicamente, se basa en ir cambiando de uno a otro quién es el lobo sin que exista un verdadero suspense o coherencia con la historia. por conveniencia de la trama, es este. Luego, porque conviene, es el otro y ahora el de antes, es confiable. Lo peor, todo en base a casualidades (que si encontró tal objeto, que si vio tal conversación, que si blablabla).

La trama de amoríos adolescentes me parece estúpida y repetitiva. Caperucita Roja va de la desobediencia, ¿porqué no algo más crudo, algo realista¿ ¿Porqué no algo como drogas?

La foto es de lo poco bueno que tiene, pero a ver, destacar únicamente el color rojo no es algo que sea digno de Óscar. CASI alcanza la fotografía de Rex, el perro detective.

Lo peor, parece que se creen que somos tontos. Continuos flasbacks (un recurso barato) para explicarnos cosas obvias y frases hechas para explicar situaciones (cuando Antonio contacta con ella por mail, grita "Pero cómo puede ser.." ¿Qué pasa, tiene que gritarlo para que entendamos que es una situación rara y sorpresiva?)

Nada. A España le sigue faltando mucho. Aunque me alegra que intenten hacer algo nuevo, siguen cayendo en los fallos de siempre. Tramas trilladas de adolescentes (se ve que necesitan tras cancelar Vive Cantando), guiones con pretensiones pero mal hechos y actores que difícilmente dan la talla.
[Leer más +]
1 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Caperu-Laia Costa, que te come el lobo
En la anterior crítica en la que analizaba por encima la idea motriz de esta franquicia, es decir, la adaptación de los cuentos tradicionales, en esencia muy loable aunque no del todo bien ejecutada, me guardé de exponer el que al final ha sido el mayor aliciente de esta ficción. Pues que vamos a ver desfilar por nuestra pantalla, en tan sólo cinco capítulos, cuatro de las actrices españolas más atractivas del momento. Obviamente, la más guapa del grupo es Blanca Suárez, en el episodio dos, pero salvo en el inicial de "Los tres cerditos", en el que no sólo los protagonistas son hombres, sino que no recuerdo a ninguna chica conocida, en los demás hay alguna que llama más o menos la atención.

En "Caperucita" es la ocasión de lucirse de Laia Costa, una joven que no es que sea especialmente bella, la dejaría mejor en monilla, pero que tiene una debilidad y dulzura tirando a infantil que es cautivadora. O al menos es lo que desprende de las entrevistas, por no hablar de todos sus personajes, que son de lo más inocentes. Por supuesto, su rol estrella fue el de Inés en "Bandolera" (2011), con el que roza la perfección femenina, aunque para castigarme/castigarla, le pasan unas cosas horribles. El caso es aquí hace de lo que le pega, Caperucita Roja, aunque tiene algún momento "loba". El capítulo, que es un thriller de intriga, de lo mejor de la serie, por la incertidumbre. Si bien el final... (SPOILER).
[Leer más +]
0 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo