arrow
7
Esos locos que no son bajitos
Cuando era niña, el mundo de los adultos me parecía muy complicado. Me refiero al mundo de lo cotidiano, que veía encarnado en expresiones como “tramitar un expediente”, “impreso de solicitud”, o en palabras como “hipoteca”, “interés bancario”... En mi mundo, las palabras que vivían conmigo eran “colegio”, “vacaciones”, “merienda”... y pocas más. Cosas concretas. Pura supervivencia. Así que me asustaba crecer, llegar a ser adulta sin saber tramitar un expediente para tener vacaciones. Tampoco me seducía engullir un bocadillo de hipoteca en vez de mortadela.
Y una, a su pesar, se ha hecho adulta. El transcurso de los días se ha cubierto de una serie de automatismos que me facilitan la mecánica ordinaria de la vida y me habían hecho olvidar aquellos miedos infantiles... hasta que vi la película Elling.
Pero Elling no trata de niños que no quieren ser adultos, sino de enfermos mentales que, como los niños, no tienen la madurez necesaria para hacerse cargo de sus propias vidas. Al menos, a primera vista.
Elling, uno de los protagonistas, ha permanecido dos años en una clínica siquiátrica. Los médicos deciden que es recomendable que se vaya a vivir con su compañero de habitación a un apartamento en la ciudad.
Imagínense: “sueltan a dos locos para que vivan solos en un piso...” Parece el inicio de un chiste políticamente incorrecto. Sin embargo, qué delicia. ¡Claro que es una comedia! Hay situaciones hilarantes. Llevar a cabo las actividades más elementales y corrientes, se convierte, para esta pareja, en un peligroso safari por la jungla urbana. Entre ellos surgen las mismas tensiones de convivencia que se producen entre los cuerdos... Pero todo está abordado con respeto, ternura y, a la vez, con realismo, consiguiendo así que nos pongamos en la piel de estos dos hombres y se promueva la reflexión sobre los enfermos mentales y los recursos y estrategias para su atención.
Elling es un filme noruego dirigido por Peter Naess, cineasta que procede del mundo del teatro, donde ha trabajado como escritor, director y actor. Este es su segundo largometraje. La novela “Hermanos de sangre”, de Ingvar Ambjornsen, dio lugar a una adaptación teatral, hecha por el mismo Peter Naess, que luego desembocaría en la realización de la película.
El cine noruego no tiene el peso histórico y la potencia productora de sus países hermanos, Suecia y Dinamarca, pero esta película supuso uno de los mayores éxitos de los últimos veinte años en su país de origen, consiguiendo un buena proyección internacional. Fue premiada en varios festivales y candidata al Oscar como Mejor Película Extranjera en 2002.
[Leer más +]
47 de 51 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Entrañable película
Acabo de ver promesas del este y he salido con una decepción enorme del cine. Por ello he vuelto a ver esta maravillosa película sobre los pequeños detalles de la vida.

Es una película sin presupuesto. Sencilla. Con dos actores desconocidos y un director nuevo. No ha ganado ningún oscar ni sus actores acuden a galas beneficas sobre el cambio climatico o el hambre en el mundo.. Sin embargo te muestra en tono de un humor muy inteligente las alegrias y tristezas de dos disminuidos psiquicos en su intento de integrarse en la sociedad.
Miles de personas viven en nuestro país así. Tal vez el estado español no les regala un piso en Madrid para que vivan sus peculiares aventuras, pero eso no quita que mucha gente viva con ese feliz mundo interior que tienen los protagonistas. Por ello esta película es un pequeño homenaje a toda esta gente

Pese a su escasa hora y poco que dura, es inevitable cogerle cierto cariño a estos entrañables protagonistas.

Totalmente recomendable para los que quieran ver algo alternativo al tipico cine repetitivo y previsible a que nos tienen acostumbrados las grandes salas y productoras.
[Leer más +]
26 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
TERNURA INTELIGENTE
"Me preocupa la reencarnación: si la hay, me queda un largo viaje hasta el nirvana". Esta es la melancólica reflexión de Elling cuando es trasladado a un asilo mental al morir su madre, de quien dependía totalmente.
En el asilo comparte habitación con el corpulento Kjell Bjarne, otro niño grande, en versión buenazo.
Un programa social del gobierno les proporciona un piso en Oslo para intentar su adaptación a la vida corriente.
Elling suple a la madre con la figura de la exprimera ministra, de quien cuelga un retrato enmarcado, y cuyo libro lee una y otra vez. Por su parte, Kjell Bjarne sólo piensa en 'estrenarse' por fin con alguna mujer.
Entre el actor Ellefsen y el personaje Elling hay tal simbiosis que cuesta verlos como entidades distintas. Un trabajo asombroso. El otro actor de la pareja cómica acompaña perfectamente.
Tutelados por un asistente, ambos personajes han de aprender lo básico: contestar al teléfono, hacer la compra, cruzar la calle... Para la narración de estas divertidas peripecias, Naess escoge con acierto un código elemental, sin complicaciones, reforzado en off por los tronchantes monólogos internos de Elling.
A la hora de mostrar el arduo y vertiginoso proceso de integración social de unos seres marginales, desvalidos, es difícil imaginar una fórmula mejor que este derroche de inteligente ternura.
[Leer más +]
18 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
"Dos Tontos muy Tontos", pero una Buena Película
Enternecedora película sobre la vida de dos hombres hechos y derechos, o no tanto, que en mucho tiempo no han salido de las cuatro paredes de una institución, y que se enfrentan, a su manera, con la ayuda de un asistente social y de su queridísimo Gobierno Noruego, a la ardua tarea de cruzar la calle por si mismos para comprar en el supermercado sin morir en el intento. Visto así es inevitable acordarse de la famosa película de Farrelly, aunque "Elling" la supera con creces a pesar de no contar con un actor del caché de Jim Carrey, además esta película no se queda ahí, profundiza mucho más en la vida de sus personajes que són más que simples cómicos.

Peter Naess hace un gran trabajo con la película, tanto, que te hace comprender cada uno de los gestos de los dos personajes por muy incomprensibles que sean desde el punto de vista de una persona a la que pudiésemos llamar "mentalmente sana". Esto, con una amistad entre los protagonistas que ya quisieran muchos hermanos para sí, y los toques de humor sin tópicos que tiene la película, hacen de "Elling" una película tierna, graciosa, interesante e incluso romántica al mismo tiempo, cosa que es difícil ver todo junto en el cine actual.
[Leer más +]
18 de 25 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
No sólo son valientes los que escalan el Everest
Hay por ahí un montón de gente que es tan valiente como esos alpinistas que escalan más de ocho mil metros de altitud en el Himalaya, o como los bomberos cuando entran en un edificio en llamas, o como los policías o guardias civiles que se ponen de escudo para salvar vidas, o como los soldados que realizan arriesgadas misiones de rescate. O como los médicos que intervienen con todas sus agallas a pacientes que llegan machacados a Urgencias.
Y no son ni escaladores, ni policías, ni guardias civiles, ni soldados, ni médicos. Son profanos que no ven cara a cara a la muerte a menudo, que tienen vértigo cuando se asoman a un balcón que está a cuatro metros de altura, que se marean a la vista de la sangre, que se descomponen si presencian un altercado callejero o que experimentan un miedo atroz hacia las guerras de las que televisan en los noticiarios.
No son héroes, no los rodea una aureola de benefactores de la Humanidad.
Pero algunos precisan, siquiera para salir de su casa, del mismo valor que otros reúnen para lanzarse al rescate, para salvar una vida, para estar dispuestos a entregar la suya.
Y se merecen el mismo respeto los unos y los otros.
Porque no es fácil ser valiente. Porque se hace tan endiabladamente cuesta arriba superar esa barrera del miedo que, aunque no sea visible para los ojos, es tan sólida como un muro de hormigón.
Elling y Kjell Bjarne le echan a su situación tantos arrestos como el más curtido de los soldados. Dos hombres con problemas de inadaptación que no habían salido al mundo, tutelados por el Estado noruego desde que perdieron a los parientes que se hacían cargo de su cuidado. Ahora van a protagonizar su mayor aventura: la de empezar a ser independientes y valerse solos. Salen de la institución psiquiátrica, se les asigna un piso y cuentan con un asistente social que les hace un seguimiento periódico para cerciorarse de que se desenvuelven bien.
Y ahí están Elling y Kjell Bjarne, en el umbral de la vida ordinaria, listos para atravesar la puerta. Los embarga tanta ansiedad como la que pueda atacar a un combatiente antes de la batalla. Por eso su valor será aún mayor. Porque van a enfrentar lo que más temen.
Una película que rezuma buenos sentimientos y que hace sonreír. En el minimalismo de seguir las particularidades de los dos personajes, terminamos por congraciarnos con ellos, identificarnos con algunas de sus rarezas y animarlos en sus hallazgos y hazañas. Advertimos la crítica, exenta de acidez, hacia el quizás un poquito excesivo proteccionismo estatal, pero que en todo caso siempre es un millón de veces mejor que el abandono estatal.
A veces hay que tomar aire y contar hasta diez para salir de la puerta de casa. Y para hablar con un desconocido. Y para entrarle a una persona que nos gusta a rabiar.
No necesitamos ser alpinistas para ser los más valerosos.
[Leer más +]
13 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Hora y media de felicidad
"Elling" es el típico film que siempre me encanta, esa típica (o quizás no tan típica) comedia en la que no ríes a carcajadas pero sin embargo no puedes parar de sonreir desde que comienza hasta que acaba. Es una de esas películas ideales para un día de bajona, un día duro en el que nada te haya salido bien, esta cinta puede ser tu salvavidas y brindarte hora y media de agradable y tierno cine.

En esta bella fábula, se nos muestra la vida cotidiana de dos discapacitados psíquicos que aparentemente curados, deben empezar a valerse por sí solos y comenzar una vida nueva. Ante este peculiar marco encontramos una preciosa historia, bien sencilla pero capaz de calar muy hondo, en la que vemos la preciosa relación entre estos dos "poco usuales" personajes.

He de reconocer que cuando me puse esta película no esperaba encontrar lo que finalmente ha sido una excelente película. Esperaba quizás una comedia más "tonta" o un pseudodrama de corte sensiblero. Lo que me encontré finalmente poco tiene que ver con lo que pensaba, y me encanta esa sensación, de que el cine te impresione con algo que para nada esperabas, es una sensación impagable.

Poco más que añadir, salvo que queda más que recomendada esta preciosa película noruega. Un film para disfrutar, para pasarlo bien y sobre todo para no poder parar de sonreir durante hota y media, cosa que, personalmente, me parece maravillosa.
[Leer más +]
10 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
LA INOCENCIA DE UNOS NIÑOS ADULTOS
Elling (Noruega, 2001) es una comedia sencilla, de poco presupuesto. Director (Setter Naess) y actores (Sven Nordin, Per Christian Ellefsen) son prácticamente desconocidos. Los protagonistas son dos enfermos mentales con algún rasgo autista. La acción se desarrolla en Oslo donde los servicios sociales gozan de una economía y una mentalidad bastante más avanzada que la nuestra, intentan facilitar la integración al medio a dos personajes “con alguna rareza” que han permanecido internados en un psiquiátrico durante dos años.

Aunque parece que la cinta apenas cuenta nada, van surgiendo los típicos problemas de adaptación a la nueva situación. Los protagonistas se encargan de hacer el resto. Su excentricidad, las necesidades diferentes, su actitud para afrontar los problemas, nos van atrapando por la ternura de dos adultos que dominan pocos protocolos sociales y con la inocencia de los niños.

He leído alguna crítica sobre ella catalogándola de sensiblera, creo que no es así. Es una comedia tierna, romántica –algunas veces- y que no es nada tópica ¡faltaría más! Se trata de una película alternativa a las historias previsibles que acostumbramos a ver en el cine comercial. Se va desarrollando sin prisas, simplemente venciendo obstáculos, logrando pequeños avances, quedando atrapados por la ternura de esos dos individuos cuya única obsesión es vivir, con la dificultad que requiere ser distinto para encontrar “su” normalidad. Se trata de intentar hacer un esfuerzo para comprender a los personajes: meternos en su realidad. Algo muy difícil en esta sociedad tan competitiva y cruel.
[Leer más +]
10 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Salir al exterior
“Elling” es una historia tierna y dura. Es sincera y cálida. De todo esto se encargan los personajes interpretados magistralmente por Sven Nordin y Per Christian Ellefsen. Acompaña a las correrías de estos dos personajes una gran banda sonora de Lars Lillo Stenberg.

Es una película sencilla, sin muchas pretensiones, pero que te alegra la tarde. Posee ese punto de ternura que sabe combinar con la superación que deben acarear los personajes. “Elling” tiene un guión sólido, sin altibajos de importancia lo que impide aburrirte. Tal vez, como punto negativo diré que abusa de la voz en off y que el final no me convence demasiado.
[Leer más +]
11 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Quién no tiene problemas mentales?
O cómo se puede hacer una película sencilla sobre dos personas con problemas mentales sin que parezca un encargo para "Sesión de Tarde"...
Muy recomendable: entrañable, a ratos sensiblera(pocos ratos) y siempre con esa "perspectiva nórdica" del cine, extrayendo oro de una idea sin muchos recovecos.
Con tanta peli buena que viene del norte (Von Trier y sus coleguitas) no se puede decir que esta sea excelente, pero desde luego no es excéntrica ni busca los márgenes, se deja ver y termina siendo una notable película.
[Leer más +]
8 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Solo en casa 4
Se trata sin duda de una buena comedia con la cual disfrutarás de una placentera tarde e incluso llegando a carcajear en alguna ocasión si se tiene un bulbo raquideo como el mío.
Un niño mimado de cuarenta años y su enorme amigo ávido de mojar el churro salen de un centro psiquiátrico noruego para ir a vivir solos en una casa habilitada para ellos por los servicios sociales. Tan putamente raros como son no tardarán en tener mil problemas para llevar a cabo las tareas más simples y cuotidianas, pero pronto encontrará cada uno la motivación que da sentido a sus putrefactas vidas encerrados cual ermitaños un sábadonoche.
Tras verla surgió en mi mente una idea. Os la comentaré sin más dilación: Creo que es como una de estas historias mínimas argentinas, donde a penas se cuenta nada y los detalles son los protagonistas, sin embargo esta película que tiene más qué contar y al menos se entiende siempre lo que dicen...
[Leer más +]
8 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Un canto a la amistad...y al gobierno noruego.
Bonita y agradable película, bien actuada y bien llevada a la pantalla.
Dos personajes que por una u otra razón son incapaces de integrarse en la sociedad, esa sociedad que nosotros definimos “normal” y la cual es para estos dos personajes muy difícil de entenderla.
Dos personajes bastante bien definidos al igual que bastante bien interpretados.
La película muestra la evolución consecuente y lógica de estos dos personajes para su integración social, de su evolución, desde su intento de salida de casa hasta el supermercado hasta el hecho de poder salir a una casa de campo.
Entre tanto se ve la gran amistad de estos dos “desordenados”, hay momentos muy bonitos entre estos amigos, la película a su manera es un canto a la amistad y llena de valores.
A su vez la película es un canto al gobierno noruego, país que está considerado como el país de mejor calidad de vida pues aquí tenemos un ejemplo, dos personas incapaces de integrarse en la sociedad en un país donde el gobierno pone a su disposición a un asistente social y un piso para tal labor; y ahora pensemos bien si esto pasaría en nuestro país, ¿España nos pondría a disposición un piso para intentar ayudarnos en nuestra integración social?
[Leer más +]
4 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Sensacional
Sensacional. Segunda película del director noruego que además le valió una nominación al Oscar. Tal vez el éxito de la película radica en la maravillosa construcción de los personajes principales y en la química que surge entre ellos, tan diferentes, tan inadaptados, pero que se complementan a la perfección. El guión es bastante ingenioso y sabe manejar las distintas subtramas que van surgiendo con éxito, por lo que la película mantiene el ritmo y no se hace pesada en los escasos noventa minutos de duración. La dirección de fotografía es bastante buena, con movimientos de cámara que a veces consiguen situarte en el mundo de los protagonistas, tan difícil y lleno de cosas por descubrir. El equipo artístico cumple con lo establecido, en especial un descomunal Ellefsen que borda la interpretación, regalándonos para siempre el recuerdo de un personaje carismático, aunque al verla doblada el juicio a la interpretación pierde veracidad. Una bonita historia de amistad.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Pura poesía
Pura poesía, un encanto de película, conmovedora, real y optimista, te deja con una sonrisa en la boca.
[Leer más +]
10 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Kjell y Elling.
152/02(01/05/11) Deliciosa comedia noruega, rebosante de buenas intenciones, una tierna oda a la amistad, con un mensaje de comprensión hacia los que son diferentes, tienen los mismos sentimientos que nosotros. El argumento va de dos tipos con problemas mentales, Elling (excelente Per Christian Ellefsen), es el que nos cuenta la historia en off, el otro tipo es Kjell Bjarne (buen Sven Nordin), dos inadaptados sociales que sufren todo tipo de fobias, tras un tiempo en una institución mental asuntos sociales los ponen en un programa de integración, los instalan en un piso en Oslo, deben subsistir ellos solos, a partir de aquí se producen todo tipo de situaciones rocambolescas que para ellos son una aventura vital, desde hacer la compra, relacionarse con gente o hacerse la comida. Es una historia de superación personal, en el que la cotidianidad es la odisea de la sencillez, desbordante de humanidad, donde la inocencia y candidez de los protagonistas nos llega, es la pureza del alma que choca con el tren de nuestra sociedad. Los empatizantes protagonistas evolucionan de modo creíble, en medio de escenas divertidas a la par que entrañables. Es de agradecer que no recurran a maniquea sensiblería, no caen en la lágrima fácil, su desarrollo es inteligente, con escenas que emocionan en su sencillez pero que en ellos es épica. La película no pretende sentar cátedra, no aspira a más que a enseñarnos un relato de amistad hondo. Fuerza y honor!!!
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Dos hombres maduros, tímidos, apocados y extraordinarios
Elling es un hombre que ha estado viviendo 40 años con su madre sin prácticamente salir de su casa, cuando ella madre muere los Servicios Sociales de Noruega, donde transcurre la historia, se hacen cargo de él. Después de un tiempo tratándolo psiquiátricamente llega un momento en que las autoridades consideran que ha llegado el momento de que Elling y otro compañero de similares característiscas psicológicas vivan independientes.

Al principio, Elling y su compañero de piso, no son capaces ni de ir al supermercado a comprar, pero poco a poco irán salvando obstáculos y la vida les pondrá en el camino a seres humanos que serán para ellos como miel sobre hojuelas.

Elling además descubre que tiene vena poética, pero de poesía tierna, melódica y con buenas formas; no le gustan poemas como el siguiente, el cual le hace vomitar:

"Vi a un duende rubio de Patmos.
No tuvo elección.
"Soplapollas", le grité
muy cerca de su oído pálido
de color de la aurora.
Pero mientras arrugábamos
las sábanas en la cama,
un bronceado y enorme antebrazo
se le introdujo por un sitio
donde nunca brilla el sol."

Así que Elling decide dar un giro positivo a la corriente de poesía basura que recorre la actualidad y emprender una misión poética desde el anonimato.

Enternecedora película, simpática y muy agradable de ver.
[Leer más +]
2 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Un mundo distinto
Siempre nos pasa a todos, por egoismo, o por pura inercia, siempre nos cuesta ponernos en la piel de las personas "diferentes" a nosotros, hablo de los minusválidos, físicos y mentales.
Esta es una película específica de ese tema, pero que te deja entrar en ese mundo angosto y dificil de las personas con dificultades para relacionarse con el resto de seres.
Es bonito deducir que desde todos los mundos siempre puedes intentar perfeccionarte y superarte.
Buena película.
[Leer más +]
1 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Los ojos de los niños
Algún día, cuando los que habiten este planeta decidan vivir de otra manera y erradiquen términos como: competencia, productividad, interés fiduciario, préstamos hipotecarios, selección de personal....y otras yerbas similares. Cuando las columnas de la sociedad sean la humanidad, comprensión y la felicidad, entre otras metas por alcanzar; entonces, solo entonces nos daremos cuenta de lo importantes que son los "Elling de la vida". La inocencia, la ternura, esa enfermedad llamada hipersensibilidad, la demencia que busca enrocarse en la infancia, el miedo recurrente a la injusticia.....; todos esos valores que no cotizan al alza en el actual entorno, hostil y excluyente, serán entonces apreciados; porque en el fondo la vida, lo más importante de ella, está en los ojos de los niños, tengan la edad que tengan.

Elling y su buen amigo, Kjell Bjarne, dos cándidos muchachotes recién salidos del sanatorio, se enfrentan al día a día y a los problemas que ocupan a la mayoría de la gente con otra perspectiva, otra visión, otras soluciones y otras esperanzas; pero eso sí, sin afán competitivo ni ambiciones exageradas ni posibilidad de dañar a nadie. Son, efectivamente, héroes que intentan adentrarse en la "normalidad" de quienes pueblan el otro mundo de diferentes locuras.

Acierto pleno de Petter Naess al contarnos la odisea de estos supuestos "disminuidos psíquicos" que ponen en evidencia, con un humor curativo, a quienes nos consideramos sostenes de este infecto batiburrillo llamado civilización.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
5
Más positiva que realista
Película de Noruega. Es un poco Forrest Gump, pero se centra más en lo que pasa de una persona dependiente cuando toda su familia falla, y hay un choque fuerte a esa persona por cambio de rutinas y de escenario.

Película positiva, pero a la vez realista con este mundo, aunque creo que es más positiva de lo que podría ser en verdad, al menos al sur de Europa...
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
6
De vuelta al mundo real
Interesante drama con dosis de comedia bien realizada e interpretada, quizás intenta llegar mas lejos de lo que resulta finalmente en el plano sentimental, no acaba de llegar con la fuerza con la que se pretende. Su relativa corta duración ayuda a que todo sea mas digerible y mas ameno. No es el mejor ejemplo de películas de esta temática ya que las hay mejores, pero para pasar un rato es recomendable aunque sin esperar grandes cosas.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
4
Dos locos a domicilio
Me ha dejado frío. Dudaba entre dos notas, el 4 y el 5. Tras asistir, el mismo día, al espectáculo ofrecido por un novel finlandés a principios de siglo con la mitad de medios y recursos, la decisión estaba tomada. Un 4, y a tomar por saco esos personajes desvalidos, raritos y resguardados en sus propias neuras que, para crecer, no necesitan situaciones ni diálogos, sólo golpes de guión que decidan cuando deben progresar y dar un paso adelante en su aflicción. Pues menuda mierda, vaya novedad.

Si, además, añades al folleto un director que supuestamente otorga sencillez y cariño a su propuesta cuando lo único que logra es saber bien como se maneja una cámara, vamos apañaos. Porque no hay ni una bendita virtud destacable en este conjunto de pegotes interconectados entre ellos a los que llamaremos guión, que lo único que intentan es romper la linealidad de una propuesta que debería serlo mucho más y dejarse de tantas subtramas que juegan al despiste y no son más que una chapuza.

Muchos alegarán que no son más que momentos para avanzar y conocer así las personalidades de nuestros protagonistas, mientras se desarrollan en su nuevo medio, pero lo realmente cierto es que así lo único que desarrollas es una terrible jaqueca en la cabeza del espectador.
Diálogos y gestos de complicidad, eso es lo que hubiese necesitado Naess, no burdas discusiones que terminan hastiando o pasos en falso que no se cree nadie.

Por fortuna, la cosa no dura demasiado ya que el noruego decidió no darle demasiadas vueltas a la peonza, y es que para desarrollar así una idea de esa índole hay que ser muy incompetente o, vistas las limitaciones, dejarlo en un cortometraje. Sin embargo, cuando hay historias de personajes parados o conflictivos de por medio y las posibilidades de ganar bonitos premios aumentan, ¿para qué molestarnos con un corto?
[Leer más +]
16 de 33 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo