arrow
10
EPICO.
La única palabra que encuentro para definir éste último capítulo de la segunda temporada de Sherlock es ÉPICO.

Steven Moffat se ha convertido en una garantía absoluta de calidad, probablemente ahora mismo Moffat sea uno de los diez mejores guionistas que ha parido éste mundo y a su trayectoria profesional me remito.

Cuando creíamos que la capacidad creativa de Moffat había terminado con la genial "Jekill", nos dio una lección magistral reinventando al mítico Doctor Who con una quinta y sexta temporadas realmente antológicas y ahora una vez más nos ha vuelto a sorprender enormemente con la reinvención de uno de los personajes más míticos de la literatura: Sherlock Holmes.

Pero hablemos de éste episodio en concreto, ¿Que hace que "El último cara a cara se Sherlock y Moriarty sea algo realmente ÉPICO?

Es ÉPICO porque Benedict Cumberbatch es probablemente el mejor Sherlock que haya salido en una pantalla y en éste capítulo está especialmente sobervio.

Es ÉPICO porque Martin Freeman es sin duda el mejor Watson de todos los tiempos, es tal su papel que incluso llega a eclipsar en algunos momentos al propio Sherlok, amén de que éste Watson no es un simple aguanta velas de Sherlock.

Es ÉPICO porque Andrew Scott ha conseguido construir un villano que pasará a la historía de la pequeña pantalla y que sin ninguna duda está a la altura del mismismo Joker de "El Caballero Oscuro".

Es ÉPICO por tener la mejor trama de toda la serie de Sherlock y ser además una de las mejores tramas de la última década en la pequeña pantalla.

Es ÉPICO porque el enfrentamiento entre Sherlock y Moriarty es de tal intensidad que querrás que éste capítulo no acabe nunca y querrás quedarte siempre clavado en el sillón.

Es ÉPICO porque Steven Moffat ha escrito su guión maestro (que ya es decir mucho), ergo, lleva la marca de un genio que ha nacido para sorprender.
[Leer más +]
77 de 95 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Sublime
No encuentro otra palabra para describir lo que sentí al acabar de ver el tercer capítulo de la segunda temporada de la serie de televisión británica “Scherlock”.
Vaya por delante que la serie ya llamó mi atención y me pareció notable cuando vi los primeros capítulos de su primera temporada. Ese Sherlock (Benedict Cumberbatch) con esos rasgos enigmáticos y carismáticos que recuerdan al mejor Malcolm MacDowell, ese equilibrado Doctor Watson (Martin Freeman) que pone el contrapunto de normalidad a la estrambótica pero independiente forma de entender la vida de Sherlock y ese James Moriarty (Andrew Scott) que vive el mal como una filosofía irrenunciable, conformaban un elenco de actores que se intuía irrepetible para la pequeña pantalla.
Pero la serie ha ido de menos a más, hasta alcanzar su clímax en esta magistral segunda temporada, y más en concreto en este último y fascinante capítulo que consigue fundir lo mejor del cine de acción y de intriga psicológica.
El guión de Steven Moffat y la dirección de Toby Haynes hacen el resto, dotando al capítulo de un gran ritmo, en un notable crescendo que culmina en una escena final tan inolvidable como fascinante.
Acabo de leer otras críticas del capítulo en Film Affinity, y dos de ellas se titulan “Épico” e “Impresionante”.
Sólo decir que estos adjetivos no son exagerados, y que no están lejos de lo que el capítulo ofrece, un espectáculo sublime sólo digno de las obras verdaderamente sobresalientes
[Leer más +]
24 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Impresionante
Después de 'tragarme' los 5 primeros capítulos de las dos temporadas, todos de un nivel excepcional, tanto la trama como el ritmo, el montaje y los maravillosos planos que te sorprenden de vez en cuando, llegó el esperado final. Sin miedo a equivocarme, este es uno de los capítulos más impresionantes y emocionantes que ha dado la televisión en muchos años. Tanto el ritmo, en un notable crescendo culminando en un soberbio climax, como la actuación del trío principal, formado por un inspiradísimo Benedict Cumberbatch, un Martin Freeman que encaja de diez en este papel (sacadlo ya de 'El Hobbit', no es su papel) y la gran sorpresa del capítulo, el genial Adrew Scott interpretando a ese Moriarty, un personaje único (aun habiendo aparecido durante estos últimos años muchos roles de este calibre).
No me gustaría decir nada más (que poco he dicho en esta crítica tan escueta, si es que se puede llamar crítica). Termina rápido de leer esto y hazme caso: siéntese en el sofá y disfrute.
[Leer más +]
25 de 29 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
SUCUMBIR
A medida que pasan los capítulos resulta más difícil sustraerse a los encantos de este singular e inesperado Sherlock.
Pero también resulta difícil aceptar tramas tan rebuscadas, añagazas insuficientemente explicadas, coartadas insignificantes utilizadas como referente para hacer girar el argumento, vericuetos poco verosímiles, demasiados cabos sueltos e implicaciones tan complejas y multilaterales que apenas se sostienen.

Pero todo se resuelve con tanta intensidad, con tanto ingenio, con tanta originalidad, con tanto dramatismo, con una capacidad de narración tan extraordinaria y con tanto buen hacer cinematográfico que el espectador termina por sucumbir.
Y se deja llevar.
El cine consiste en eso.
[Leer más +]
22 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Estaré de parte de los ángeles, pero nunca pienses que soy uno de ellos.
Ha sido una de las pocas series que me ha encantado absolutamente todo. Al principio pensé que no me iba a gustar debido a que soy un gran fan de los libros de Sherlock Holmes y pensé que hacer una adaptación de Sherlock Holmes en la actualidad no iba a ser muy buena. PUES ME EQUIVOQUE. Esta serie es perfecta, magnifica y grandiosa y con respecto a este capitulo solo puedo decir que es el mejor capitulo de toda la serie. Es inteligente (como en casi todos los capítulos), tiene sus toques de humor, es intrigante y sobre todo los que más me sorprende es la actuación grandiosa de Andrew Scott como James Moliarty, pero claro Benedict y Freeman son perfectos. Este capitulo esta basado en el "ultimo" libro de Sherlock (pongo ultimo porque sir Arthur Conan Doyle rectifico su final y decidió hacer otro libro) "La Solución Final". Es perfecta la adaptación aunque claro hay muchas cosas cambiadas con respecto al libro. Mi cosa favorita es como han cambiado a Moliarty con sus toques cínicos y su voz que cambia de tono cuando quiere. En fin la dirección es excelente las actuaciones es excelente, la música es excelente y el guion es excelente. La serie es EXCELENTE
[Leer más +]
23 de 28 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
De lo bueno lo mejor
Impresionante: este es un capítulo genial. Ya quisieran muchas películas con iguales características argumentales lograr el nivel que aquí ha logrado esta serie que ya alcanzo tonos realmente épicos. Al terminar de ver esta segunda temporada, este capítulo se convierte en un cierre majestuoso, genial, brillante. Y no es solo el cierre, es el guiño a la inteligencia, una inteligencia que, seguro, entra a veces a terrenos inabordables por "nosotros los comunes y corrientes", pero que encanta porque es parte de lo que la ficción nos brinda. Aquí, al reaparecer Moriarty nos encontramos con un espaldarazo a los buenos cuentos clásicos y a la posibilidad de aprovechar los elementos del cine actual, tan desbordado de tecnología, para revivirlos, recontarlos, darles un brillo siempre merecido. Si empiezas a ver la serie, este es el primer capítulo que te sobrecogerá.
[Leer más +]
12 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Cataratas en Londres
El crítico Sam Wollaston de The Guardian da en el clavo con este capítulo, y con la serie en general: «Pocas veces es fiel a Sir Arthur Conan Doyle».

De esto, sin embargo, hablaré cuando llegue el momento aunque me parece prudente dejarlo ya dicho en un capítulo que se considera de los mejores de «Sherlock». Empiezo a pensar que no es casualidad que los episodios que menos me convenzan sean los últimos de las dos temporadas que he visto hasta ahora y que en ambos salga el malvado Moriarty. Coincido totalmente con el usuario Chache44: este Moriarty es un petardo.

Sin embargo, lo peor no es ni Moriarty: es todo lo que envuelve las deducciones de Sherlock. Vamos a ver, esto no puede seguir así: ninguna persona de este mundo puede saber que Pepito y Manolita, sentados en un jurado en un juicio, son amantes y que Fulanita es profesora. Esto, ¿por qué? Serlock habla muy rápido y a toda prisa haciendo sus deducciones estratosféricas para que no nos paremos a pensar, pero inevitablemente pensamos que nos la está colando, que una cosa es deducir a partir de hechos concretos y visibles, o probabilísticos, y otra muy diferente es adivinar, que es lo que Sherlock hace realmente. Quieren convencernos de que una pelusa en los cuellos de la chaqueta ya es prueba de que, en efecto, ese hombre le pone los cuernos a su mujer, pero esto, a fin de cuentas, es pura rimbombancia y no realidad.

Me diréis: no queremos realidad, queremos fantasías, queremos un superhéroe en vez de un ser humano; y yo digo: eso ya es una elección subjetiva de cada uno. Yo prefiero, me parece más impactante y admirable, la credibilidad de los pensamientos lógicos, de la pura razón de un hombre, tal y como el verdadero Sherlock Holmes defiende y practica. El Holmes de Conan Doyle diría de este otro del siglo veintiuno que es un pedante, un charlatán, y tendría mucha razón.

Además, esta historia no hay quien se la crea. Pasamos a Spoilers desde ya.

-Moriarty es detenido por Mycroft Holmes porque ha llegado a sus oídos que tiene una clave digital con la que puede hackear todo lo que quiera. Para sacarle información... Mycroft termina contándole todos los detalles de la vida de su hermano Sherlock. A ver, un momento: ¿Mycroft es imbécil o qué pasa? Primero, ya debería saber que Moriarty (de hecho, lo sabe) está obsesionado con Sherlock. Segundo, ¿de dónde saca la información de la clave? Debería tener medios suficientes como para discernir lo real de lo falso, y en todo caso no empezarle a soltar información privada e íntima de su hermano sin recibir nada a cambio... Tercero: ¿por qué le da información real? Podría contarle cualquier mentira, Moriarty no sabe nada de Sherlock como para saber si le miente o no le miente. Cuarto, y muy importante: Mycroft, dicho por el propio Sherlock en los libros y en la serie se deja caer, es más inteligente que su hermano así que en la vida caería en una trampa tan chapuza.
[Leer más +]
6 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
No se puede caer más alto
Dentro de una serie tan superlativa como Sherlock es difícil escoger un capítulo que sea el mejor, pero este sin duda se lleva la palma. 90 minutos de pura excelencia fílmica, de enorme tensión, de uno de los mejores guiones jamás escritos para televisión.
Larga vida a este Sherlock siempre y cuando mantenga esta calidad. O incluso menos calidad, qué más da. Este capítulo fue tan magistral que incluso los demás, que son inferiores, dan sopas con hondas al 99% de las películas y series que se estrenan/emiten cada año.
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
"El mayor truco del diablo fue convencer al mundo de que no existía."
Es una verdadera obra de arte producida para la televisión, y este capítulo es el culmen para cerrar la segunda temporada de esta excepcional adaptación.

Con los guiones de Steven Moffat y Mark Gatiss, que escribieron un capítulo cada uno de ellos, éste en concreto es de Moffat, dirigido por Toby Haynes de forma prodigiosa, nos adaptan un libro del autor, Sir Arthur Conan Doyle titulado "El último problema", donde Sir Arthur, hastiado de la fama que le había dado el personaje del famoso detective, toma una decisión radical en cuanto a Moriarty y Sherlock. El que lo haya leído sabe a lo que me refiero sobre lo acaecido en las cascadas de Reichenbach.

Si ya he alabado el magistral trabajo de Cumberbatch y de Freeman en los episodios anteriores, ahora me toca hacerlo con Andrew Scott en esa interpretación tan personal a la vez que magistral del alter ego de Sherlock, Moriarty, y en ese duelo excepcional de intelectos que se plasma en el capítulo, sobre todo en la escena de la azotea, amén del aperitivo del juicio.

"El mayor truco del diablo fue convencer al mundo de que no existía." Parafraseando a Conan Doyle, el truco que se marcan en este capítulo sólo se puede discernir viendo el siguiente.

Matrícula de honor, 10.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
caída de las gordas
Por desgracia todo lo malo que tiene esta interesante serie se acumula en el último capítulo de la temporada. Todo lo que hasta ahora llegaba, por fortuna, en pequeñas dosis lo meten aquí a saco y sálvese quien pueda. Es la copia de una copia, una lástima que justo en un capítulo tan señalado la serie pierda sus señas de identidad y se lance a los brazos del blockbusterismo camuflado. Mucho estruendo, muchos deseos de grandeza y épica; y por momentos, cuando se abandona el ajetreo y la grandilocuencia, el capítulo funciona a la perfección, al igual que sucede con la serie en general cuando se mueve lejos de las condiciones citadas...y de Moriarty, claro. Nuevamente lo digo, y siento la discrepancia: la mayor mierda de villano que un fan de Sherlock Holmes (al menos éste fan que escribe) podría esperar. ¿Se supone que tiene que molar? ¿desconcertar? ¿dar asco? ¿mucho asco? Asco da, desde luego. Un patán con carisma cero cuya horrorosa rivalidad con Sherlock alcanza su punto álgido aquí, con cruces de palabras sonrojantes por rutinarios y supuestamente (lo supongo, vamos) trascendentales, reveladores, que no pegan ni con cola con Sherlock ni con nada relativamente cercano a él...
[Leer más +]
19 de 95 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo