arrow
10
AND THE GÜINER IS...FERNANDO
Hablando a modo personal, que a fin de cuentas es como se habla siempre en esto de las críticas, esta es una de las mejores películas de todos los tiempos. Es que no la puedo resistir de lo divertida, simpática, irónica y gamberra que me parece.

Me la descubrieron hace ya cerca de diez años y no sé la de veces que la he visto. Aún así, siempre me parece fresca y fenomenal.

En esencia es un drama romántico más rodado entre unos amiguetes que se quieren reir de todo y de todos.

Lionel ("Lainol" según Paquita) es un chico tímido, introvertido que tiene la personalidad recortada ya que está al amparo de las faldas de su madre. Ésta es una mujer absorvente y medio desequilibrada que no permite que Lionel se aleje de su lado y lo mantiene atolondrado recurriendo a chantajes emocionales.
Hasta que un día entra en su vida la joven Paquita. Una chica resplandeciente de vitalidad y alegría que cae rendida a los pies de Lainol. Todo parece ir bien entre los jóvenes hasta que la madre de Lionel decide interponerse. Los sigue hasta el zoo y es agredida por el "mono-rata" una especie rarísima traida desde no sé dónde. Contrae una enfermedad que la transforma de madre mala a madre zombi.
Lionel tendrá que decidir si seguir cuidadando a su madre o seguir con su vida.

Pues eso, como la vida misma... pero a lo gore. Y ¡ojo! el gore más simpático. Si te gusta este cine, vas a reírte como un loco. Asegurado.

Desde mi punto de vista es una parodia de todo tipo de películas y situaciones. Las voces, la imagen cutre, la música, esas miradas intrigantes...jajaja, ese perro pastor alemán que se llama Fernando (deberían haberle puesto más protagonismo), jajaja. Todo está exagerado al cuadrado o al cubo.

Además hay de todos los temas: pues eso, relación materno-filial, relación de pareja, creencias religiosas, relaciones sociales, la creación de la familia (el cura, la enfermera, el bebé), las herencias y sus disputas... un montón, un montón...

Pues eso a ver sangre y a reír.
[Leer más +]
111 de 150 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Cerebro muerto
Pocos directores marcan tanto la diferencia por edad entre los cinéfilos. Peter Jackson es uno de ellos. Para los más jóvenes siempre será el director de El señor de los anillos. Para los menos niño/as, el de Braindead.

La traducción que se hizo al castellano del título, por una vez fue, aunque estúpida, muy acertada. Oír que existe una película llamada "Tu madre se ha comido a mi perro" obliga de inmediato a ir a buscarla ya que por muy refinados que seamos, sí hay una mujer que come perros ajenos eso hay que verlo. Con Braindead cualquier cochinada imaginada se queda pequeña. Es el gore por excelencia; humor, cutrerío, pus, corazones, destripamientos, amputaciones, cajas torácicas... ¡vamos, con lo que viste una buena caja torácica en un gore!. Y sobre todo sangre, mucha sangre.


Cuando se habla de este género de verdad que no hay que buscarle los tres pies al gato. Si se aceptan las comedias románticas, en donde se ridiculiza el sentimiento humano, ¿Por qué no un género que ridiculice el interior físico?.

Yo la recomendaría ver en versión VHS (por su escasa calidad) y en televisor antiguo. Le da ese puntito cutre que tanto bien hace a este pedazo de obra.

Me quedo sin la menor duda con el episodio de las natillas.
[Leer más +]
75 de 89 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
BRAIN-SHOCK (TU CINTA PARTIÓ MI CAJA TORÁCICA)
No soy amante ni seguidor de películas gore, ni de lejos. No encuentro ni el entretenimiento ni el morbo ni mucho menos la calidad en ellas. Algunas ni las considero películas, solo burdo espectáculo mondo y lirondo hecho por y para degenerados.

De este caos sangriento (por llamarlo así) apenas dos cosas que decir. A saber, que te ríes mucho mucho mucho mucho, pero mucho ¡eh!, y que por una vez en la vida y tal vez la única, la carcajada se antepone al asco.

O sea, que cuanto puedo decir o debería decir, es que esta cinta es mi excepción que confirma mi regla del género gore. Y muy a mi pesar y aun teniendo en cuenta que la narración es totalmente absurda y descontrolada, tengo que admitir que sí, que me ha gustado.
[Leer más +]
48 de 62 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Gorexploitation
¿Francamente? Una aberración. Una salvajada. Una burrada de tres pares de cojones. Pero -qué queréis que os diga- me ha gustado. Y me ha gustado por fresca, osada, extravagante, desmadrada, descomunal, irracional y tremenda. Y no sólo porque “Tu madre se ha comido a mi perro” simboliza -sin ningún género de dudas- el mayor espectáculo gorexploitation jamás visto en una gran pantalla sino porque ahora mismo tengo la sensación y la certeza de que acabo de ver algo único. Algo inigualable. Algo inimitable. Algo que, definitivamente, nadie más será capaz de repetir por los siglos de los siglos, Amén.

Yo, por lo menos, jamás había visto nada parecido. Ni por lo más remoto. Y basándome en ese alucinante grado de sorpresa, de asombro, de estupefacción, he decidido valorar esta peli. Porque no se trata de caer rendido ante un tipo que se ha limitado a incrementar los niveles de sangre e higadillos hasta límites insospechados. No. Se trata de caer rendido ante un tipo que ha elevado a la enésima potencia las habituales dosis de gore del cine fantástico y de terror de los años setenta y ochenta a través de -ojo al dato- ¡¡¡una comedia!!! Una comedia que -aunque parezca imposible- consigue sublimar su potencial cómico hasta convertir en ligeros e inofensivos gases intestinales los incontrolables espasmos estomacales que cualquier espíritu delicado experimentaría -a todas luces- con el mayor aquelarre hemoglobínico y visceral de todos los tiempos.

Peazo ocho, pues, para una bizarrada que se ha ganado sobradamente su condición de film de culto y que constata además que -en la mayoría de los casos- la juventud, la insolencia y la falta de medios suelen constituir un caldo de cultivo ideal para que obras como ésta consigan pasar -por méritos propios- a los anales del séptimo arte. Y si no que se lo pregunten a Peter “Anillos” Jackson.
[Leer más +]
39 de 44 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Hay una oreja en mis natillas
Qué días aquellos. Los de “Smells like teen spirit” y “Enter sandman”. ¿Os acordáis? Un bebé llamado “Los Simpson” daba sus primeros pasos, Michael Jordan era el Rey del Mundo, los Ramones seguían todos vivos y tipos como Sam Raimi o Peter Jackson no eran más que dos gamberros callejeros que no sabían distinguir un ordenador de un cortacésped o una motosierra. Cuesta mucho recordarlo, lo sé, pero antes, mucho antes de embarcarse en lujosas y mastodónticas superproducciones a todo software, este entrañable par de cafres andaban sueltos por ahí, riéndose a carcajadas hasta de su propia sombra, arrojando petardos encendidos en los buzones del cine de terror y huyendo después a todo trapo con los celosos guardianes del rigor y la corrección cinematográfica pisándoles enfurecidos los talones.

Pero aunque a ambos les unía su intención de reventar desde dentro las costuras del género mediante la mezcla salvaje de risas y hemoglobina, cada uno tenía su especialidad. A Raimi le dio por sabotear las clásicas historias de malvados y diabólicos espíritus venidos de ultratumba para juguetear con los cuerpos que ocupaban. Jackson, en cambio, prefirió triturar las de muertos vivientes hambrientos de carne humana y sedientos de sangre fresca. Allí donde no llegaba uno, estaba el otro para completarle. Debo reconocer que siento debilidad por Raimi, tal vez porque sé de un buen camarada (polaco, por más señas) que lleva un tiempo luchando, como el gran superhéroe Ash, contra oscuras y malignas fuerzas que tratan en vano de doblegarle, pero si algo hay que reconocerle a Jackson es el empeño que puso ya no en ir más allá de toda norma de buen gusto, sino de cagarse directamente en ellas. No ha habido, que yo sepa, nadie más guarro que él.

Cuesta hacerle entender a alguien que no haya visto este engendro lo cochino, divertido y demencial que puede llegar a ser, cómo va desmadrándose progresivamente desde su convencional excusa inicial hasta la inenarrable bacanal de tripas final, el reguero viscoso y sanguinolento de escenas desacomplejadamente salvajes que deja para el recuerdo: el loco paseo con ese tierno zombie-bebé por el parque o el tronchante kárate a muerte en el cementerio son sólo dos momentos estelares de una peli en la que, si se rasca un poquito, no es difícil captar la nada complaciente y ácida mirada que Jackson arroja sobre una sociedad, la neozelandesa, que se tacha aquí de racista, hipócrita y ultraviolenta.

A pesar de todo lo dicho, debo admitir que sus últimos minutos, los del Gran Túrmix Final, se me hicieron algo largos. Aunque, bien mirado, la culpa seguramente fue mía, por no seguir los consejos de algunos usuarios, que recomendaban, muy sensatamente, ver esta peli de noche y en compañía de unos amigotes y una buena provisión de latas de cerveza. Yo la vi al mediodía, recién llegado del curro, hambriento y con una hamburguesa con tomate delante. Y de postre, natillas. Para que veáis qué burro soy y qué mierda de cinéfilo estoy hecho.
[Leer más +]
30 de 32 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
vísceras de hoy en día
Hermosa, divertida, alegre, jovial, esperanzadora y muy gamberra.

Braindead o Tu madre se ha comido a mi perro, genial, y muy justo con el argumento, bajotítulo español, es una película hecha por un amante del cine en estado de gracia...

Una película hecha con amor... rodarla debió ser como practicar sexo con la cámara y se nota... nada está en su justa medida, todo es extremo, brutal... como debe ser en el género gore...

Es una película con un largo parentesco, hija de la TROMA y Sam Raimi, pero también es sobrina de Tinto Brass y de Neighbours... prima de la Brady Bunch y de Married with children...

Como curiosidad anotar que el perro sería de la señorita Diana Peñalver, un chica de hoy en día, literalmente, que anduvo por las antípodas de España, probando suerte como scream queen justo antes de que Garci la vistiera de monja en su canción de cuna... Un diez para ella... lástima que parezca que por aquí además de buen ojo para las historias también falta para elegir actrices y no veamos más a menudo a Diana.

Probablemente ésta sea la película gore definitiva
[Leer más +]
31 de 43 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Humor y gore a partes iguales
Una de las primeras películas de Peter Jackson, rodada con cuatro duros y mucha imaginación. Siguiendo la estela de "Bad Taste", Jackson vuelve al género gore que había abandonado brevemente con su gamberrísima "Meet the Feebles", y lo hace por la puerta grande. Porque "Braindead" probablemente sea la mejor película gore de todos los tiempos, y sin duda, la más divertida.
El argumento de la película es tan simple como lo siguiente: un cazador captura una especie de mono monstruoso que vive en unas montañas sagradas de Nueva Zelanda, con la intención de llevarlo al zoológico. Pero el mono está maldito, y su mordedura vuelve a sus víctimas zombies. A partir de esta premisa tan básica, Jackson desarrolla una divertidísima comedia gore, ideal para verla en compañía de unos amigos y unas cervezas.
Lo mejor que se puede decir de las escenas gore es que provocan más carcajadas que verdadero asco, de forma que el resultado es una comedia delirante y gozosa para cualquiera que tenga un mínimo de estómago.
[Leer más +]
31 de 45 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Banda de monos con retraso mental escriben guión genial.
No podrás parpadear. No cojas nada para comer porque no te va a dar tiempo. Vive el momento amigo, esta sensación la vas a tener una sola vez en la vida.

La actriz que hace de madre...dios...es la interpretación más cojonuda que jamás han visto mis ojos; me meé encima y no quise ni ir a limpiarme porque no quería perderme ni un matiz de su gestualidad, que mujer tan sutil, tan veraz, sin ella la película es como una cagada sin papel, como una bufa sin ser olida.

Mire rápidamente si obtuvo el Oscar y cual fue mi sorpresa al comprobar que ni siquiera había sido nominada. ¿Que jodido descerebrado estuvo en la elección de los nominados?, ¿Carlton Heston?, ¿Lina Morgan?, ¿Rodri Aragón?. Más injusto que ponerle la zancadilla a un ciego y a grito pelado decirle que a ver si no ve por donde anda...

Banda sonora de escándalo loco...no te pierdas ni un momento de la trama...final inesperado, final abierto, te hace pensar...

Métete 30 rayas de tiza seguidas y no llegarás a imaginar ni un pequeño ápice de la sensación que produce esta jodida obra maestra en tu cerebro.

El guión lo escribieron unos cuantos monos con demencia senil y paraplejia esquizofrénica severa ayudados de Ludovic Giuly, un auténtico astro de la fantasía.

La banda sonora la hicieron 4 personas sordas con parkinson avanzado; del resultado de la musiquita de fondo se dijeron: ¡Ey! ¿Porqué no mezclamos todas las notas sin sentido? Y alguien que solo estaba de paso dijo: ¡Eso! ¡Eso!

Cuando terminaron de rodar el director dijo: ¡chúpate esa!
[Leer más +]
18 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
La mejor película Gore de la historia
Y la más exagerada. 2000 litros de sangre artificial que se ven casi hasta la última gota. Un no parar (del que Abierto hasta el amanecer copia bastante) de risas y masacre sin respiro.

A partir de que la veas, cualquier otra te parecerá parada y falta de sangre.
[Leer más +]
21 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Cuando Peter Jackson era Peter Jackson
Érase una vez un joven director repleto de mala baba y un hiriente sentido del humor. Esta amable persona ya había realizado dos fechorías anteriores que le concedieron un puesto entre los más guarros y deliciosos gamberros del celuloide. Mal Gusto y Meet the Feebles rondaban diferentes géneros sin, realmente, asentarse dentro de las fronteras de ninguno. Comedia, terror, gore, acción, ciencia ficción, fantasía, marionetas... tenían cabida en estas piezas maestras de la serie b, rodadas ambas con un verdadero bajo presupuesto y en condiciones altamente lamentables (el rodaje de Meet the Feebles fue un verdadero infierno). Braindead, proyecto realmente anterior a los Feebles pero que vio la luz después de aquella por vicisitudes de financiación, continuó esa línea cachonda y gamberra que en las dos predecesoras habían encumbrado a su director a un puesto en el Olimpo del gore y el fantástico. Con un ajustado presupuesto y mucha, pero que mucha imaginación, Peter Jackson nos conduce a una orgía de sangre, tripas y mucho humor. Con una técnica de rodaje muy suya (un objetivo en continuo movimiento que introduce al espectador en la obra como un observador más), unos acertados efectos especiales y un guión descabelladamente absurdo, hilarante y grotesco, este buen hombre y mejor persona nos brindó la mejor película gore de todos los tiempos. La cinta se paseó por medio mundo, por unos cuantos festivales y fue aclamada por todos cuanto la vieron, incluso por el propio Stuart Gordon (quien en persona felicitó a Jackson en Sitges). Eran buenos tiempos para nuestro afable gordito. Un violento drama, Criaturas Celestiales, permitió a Jackson huir del encasillamiento y demostrar que el gore no era su única capacidad. Pero luego llegó Hollywood y lo deglutió. The Frighteners (Agárrame esos fantasmas, ridículo título en español) y El Señor de los Anillos le alejaron de la independencia, impidiendo que la madurez cuajase en su cine. King Kong fue una lamentable e innecesaria revisión y ya veremos lo que nos depara Lovely Bones, su anunciado próximo lanzamiento. Quizá esté todo perdido o quizá no, solo el tiempo lo dirá. Al menos hubo un tiempo de total libertad para este nuevo zelandés que le permitió obsequiarnos con lo mejor que el gore y la serie b ha vomitado al mundo cinematográfico. Braindead solo es apta para unos pocos. Abstenerse todos aquellos que han conocido a Jackson por sus más recientes trabajos. Aquí no hay elfos, hobbits bonachones de pies peludos, enanos barbudos, anillos mágicos ni nada parecido. Esto no es para todos los públicos. Solo para transgresores sin prejuicios, con sempiterna alma gamberra y una mente muy abierta.
[Leer más +]
11 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
La grandeza del "cine malo"
"Braindead" es mala, horrible, jodidamente pésima, pero brillante. Déjenme que me explique.
Hay un tipo de cine (llámenlo serie B, bajo presupuesto... como quieran) cuyas películas son bastante malas pero no por el hecho de que la película en sí sea horrible, si no porque así se requiere, osea, es un tipo de cine hecho mal a posta. Bien, teniendo en cuenta esto, quizás "Braindead" es una de las mayores obras maestras de ese raro subgénero. El amor por hacer las cosas cutres y que salga bien me parece una de las cosas más grandes del mundo.

La cinta lo tiene todo para desternillarte (o bien por puntazos o bien por vergüenza ajena): un prota pardillo, una chica un poco tocapelotas (que encima se llama Paquita, qué genios), un cura karateka, zombis a tutiplén, escenas extraordinariamente graciosas (la del cochecito en el parque es para enmarcar) y sangre, mucha sangre, sangre que hasta parece que te va salpicar. Sin lugar a dudas una de las películas mas gore que he visto en mi vida, y para qué negarlo, también mola eso. Además la película, como dije antes, está claramente mal hecha a conciencia (además de notarse un bajísimo presupuesto). Los efectos son horribles, los actores malos, el doblaje es espantoso... Pero vuelvo a repetir: cuando eso está hecho a conciencia es genial, porque a veces en lo malo está la grandeza del cine.

En definitivas cuentas, si os sentís atraidos por este tipo de cine debéis echarle un ojo a "Braindead", ya que os encontraréis algo tan bochornoso que sentiréis ganas de aplaudir. Si por contra esperáis una gran superproducción con muchos sustos y muchos efectos, descartad esta cinta de Peter Jackson. Dejad el mal cine para los buenos cinéfilos, nosotros sí lo sabremos apreciar.
[Leer más +]
10 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
La mejor de Jackson
La mejor película, con diferencia, de Peter Jackson.
Parodiando el género y con grandes cantidades de sangre, originalidad, humor y vísceras de por medio, consigue no sólo la mejor película gore hasta la fecha, con el permiso de "Evil dead II" de Raimi claro, sino también la mejor y más dinámica de su carrera.

Lo mejor: Toda ella. Una obra maestra de la serie B. Un momento, ¿he dicho B?
Lo peor: Que Jackson no haya vuelto a realizar una película sin pretensiones, como ésta, de gore-gore (por partida doble), para realizar producciones que duermen (ver LODT).
[Leer más +]
18 de 29 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Braindead, el peliculón de mi vida y cada día el de más gente...
Solo puedo decir una cosa: ya me puedo morir tranquilo tras ver esta obra maestra de Peter Jackson. Es que aunque no te guste el gore, esta pelicula te enganchará y la tendrás que terminar de ver. Y pensar que no he visto esta película antes pensando que sería una cutrez infumable... me arrepiento no haberla visto antes.
No me enrollaré mucho. A favor está el doblaje en castellano, las interpretaciones, los personajes (algunos con un carisma del copón como el cura que es un crack total), las escenas con sus sucesos imprevisibles y cambios inesperados... Lo tiene TODO: humor,sexo (del más gore), violencia, amor, acción y lágrimas (originadas por la risa incesante que te puedes llegar a pegar en algunos momentos y por lo gamberra que resulta). Y, además, se te hace larga (y se agradece), y con ello me refiero a que no te quedas con ganas de más como en otras que dices "¿ya está?".
Tiene escenas que no olvidareis de lo extasiantes que pueden llegar a ser.
En contra: solo por quejarme, el "mono-rata", se podría haber inventado un bicho más creible.

Breve sinopsis: Lionel es un "niño de mamá" que siempre hace lo que su madre dice y si éste no quiere, la madre recurre a chantajes emocionales. Un día conoce a Paquita, salen de paseo por ell zoo y allí la madre de Lionel los sigue y al apoyarse en una jaula un "mono-rata" la muerde y ahí comienza todo, y no cuento más porque, simplemente, hay que verla.

Recomendación para verla: con muchos amigos, palomitas, kikos y demás, y refrescos. Será una noche inolvidable.
[Leer más +]
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
El verdadero significado del gore
El ahora celebré Peter Jackson (aunque ya lo fuera para un servidor y para un reducto de incondicionales freaks amantes de este género) se desmarco en su día con esta genialidad plagada de exageración, sordidez, escatología, vísceras y mucha pero que mucha hemoglobina, demostrándonos que gracias a la máxima exageración (en diálogos y puesta en escena) muchas veces encontramos motivos para la carcajada mas salvaje y descontrolada.

Misterios de la condición humana esa atracción por lo mórbido. Un regalo para los que no hacemos ascos al humor negro mas pasado de vueltas, que lejos de intentar controlar debemos de fomentar de vez en cuando, de una manera inocente y sin ningún tipo de pudor simplemente para nuestro propio gozo y deleite.

Quien puede negar que el fenómeno zombi ejerce en muchos de nosotros una extraña fascinación, como todo lo que esta relacionado con la muerte. Que nos hace esbozar una sonrisa cuando observamos esos movimientos espasmódicos, esos gemidos tan característicos, ese encefalograma plano y sobre todo esa especie de odio incondicional hacia los mortales (no creo que sea simplemente hambre) y que encierra ciertos atisbos de envidia por la vida racional ya perdida. El amigo Jackson ha sabido explotar perfectamente con criterio estas premisas y elevarlas a la máxima potencia, obsequiándonos con esta película disparatada, dirigida con un presupuesto paupérrimo y hecha por un fan para los fans… Gracias Peter.
[Leer más +]
10 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Pon un cortacésped en tu vida
Mel Gibson ha alegado que no se siente seguro en su casa y que por ello tiene escondida una pistola para usarla si es necesaria. "En los tiempos que corren hay que estar armado".
Amigo Mel, a ti lo que te hace falta es un cortacésped.

Lionel, sabedor de la eficacia y enorme utilidad que proporciona un cortacésped... perdón, no quisiera empezar la crítica por el final, retrocedamos hasta 1957.

1957.
Un par de exploradores (en verdad cazadores que trabajan para el zoo de Nueva Zelanda) en una isla maldita, con nativos rodeándoles, consiguen capturar un raro ejemplar de mono ratticus.
Nueva Zelanda.
La dependienta de la tienda menos productiva de todo el país, Paquita, se enamora de, al parecer, su único cliente, Lionel, que a su vez vive con su posesiva y manipuladora madre.
La joven parejita, al fin, se deciden a tener una cita por el zoo, y su madre, envidiosa de que una joven muchacha le vaya a arrebatar a su preciado hijo, los sigue de incógnito.
Tras un desgraciado accidente, la madre de Lionel es mordida por el mono raticcus, a lo cual esta reacciona aplastándole repetidamente su cabeza ratonera hasta que los sesos y los ojos se funden en uno solo. Y esto es sólo el comienzo de lo que está por llegar.

Y es que, al igual que "Bad Taste", la película de Peter Jackson no destaca por su historia, ya que el enamoramiento imposible y los celos maternos son temas viejos y tópicos, pero, pensando con un poco de lógica, alguien que se acerca a ver una película llamada "Tu madre se ha comido a mi perro", no desea una historia deslumbrante, tan sólo ver a una madre, a un perro, y ver como se lo zampa. Y situaciones de esas las hay a casporrillo y rebosa humor y litros de sangre, que para quien conecte con él será como encontrar el arca perdida.
Sí, ya se, soy un insensible y un sádico por verle las gracias a miembros cortados, zombies comiéndose sus propias orejas, zombies follando con zombies, bebés zombies, intestinos trepadores y miles de bestialidades más. Pero que quieren que les diga, ¡es que es gracioso!
Le cuesta un poco arrancar, pero cuando ya tiene el ritmo bien agarrado, es un no parar.

Que grande es Paquita, y que comprensiva la mujer que hará todo cuanto esté en su mano para ayudar a Lionel en su terrible cruzada contra los asquerosos muertos vivientes y su avaricioso tío, incluso ponerse a matar zombies con una licuadora, por qué no.
Contiene escenas que la convierten en todo un hito, como el postre de las natillas, la lámpara zombie, el paseo del bebé por el parque o la del cortacésped. Que momentazo, sólo le faltaba de fondo Beethoven o Wagner par rematar del todo.
Cualquier cosa que diga yo aquí no le hace justicia, así que si se tiene con el suficiente estómago, no le importa salir tras el visionado lleno de sesos y entrañas y posee un humor genuinamente macabro; no se lo piense dos veces, Braindead es su película.
[Leer más +]
9 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
LA TARDE QUE VI BRAINDEAD
Parece mentira que casi han pasado 20 años desde aquella tarde en que presencié la mayor animalada de la historia del cine gore, porque aún la recuerdo vívidamente. Fue en los cines Universitat, cuando eran uno de los pocos multisalas (3) de Barcelona; hoy día, si encuentras un cine con una sola pantalla, es que debe estar protegido como patrimonio histórico. En fin, que yo también fui un fan gore adolescente, y hubo una época en la que cualquier cinta de video extrema era ávido manjar para mis enfermizas neuronas.

Que si "Holocausto caníbal", "Nekromantik ", "Historia de Ricky", "Bad Taste"... El director de esta última me llamaba especialmente la atención, ya que era de los pocos que buscaban comicidad en la asquerosidad pustulosa de sus escabrosos films, así que cuando supe que podía ver ¡en pantalla grande! su última gamberrada, no me lo pensé dos veces. Luces fuera.

La madre que me parió. Qué descojone, qué truculencia, qué de tripas, cuánto tomate, por Dios. Y no se engañen, "Braindead" es una historia de amor. El amor de Lionel por Paquita, el amor por el que tendrá que luchar contra la dominación materna para liberarse y poder ser feliz junto a su amada, a modo de terapia extrema: tener que combatir a esa matriarca que monopoliza y devora la vida de su atribulado hijo y que pasa a devorar literalmente toda vida a su alcance, infectando a to quisqui y provocando un pandemonio antropófago en el pueblecillo neozelandés.

El cura karateca, el bebé mutante, la secuencia de la comida con la oreja que cae en las natillas y ese desquiciado tramo final de vísceras y sangrías a tutiplén; puntazos inolvidables para los anales del género. Una gozada sádica repleta de humor negro, una fiesta escatológica que se convirtió en referente y modelo obligatorio para la mayoría de producciones gore posteriores.

Al salir de la sala, había sentada en un rellano una señora mayor mareada, un vómito ¿suyo? decoraba el suelo a 5 metros de distancia, unos salían con una sonrisa de oreja a oreja y otros mudos y blancos como el mármol. A mí me apetecían unas natillas.
[Leer más +]
8 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
¿Que pasa en este vecindario?
Sublime película de genero gore, de las mejores sin duda, tanta ironía y a la vez estupidez de unos protagonistas a los que les llega el amor y que no ven mas allá de el.. un poco exagerado claro esta, pero ahí esta la comedia de este tipo de películas.

Buenos inicios de P.Jackson.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Repulsiva y divertida
Se dice que “Braindead” es uno de los filmes más sangrientos que te puedes encontrar en toda la historia del cine y si no fuera por ese apoteósico final con la cortacésped no me lo creería, esa memorable orgía de vísceras, amputaciones, incontable sangre y humor, mucho humor.

El ahora consagrado Peter Jackson, era mas conocido por removernos los estómagos que por sus virtudes cinematográficas (recordemos también “Bad Taste”), nadie hubiera imaginado que este cafre, amante del gore barato y la mugre, se acabaría convirtiendo en uno de los niños mimados de Hollywood. ¿Volverá alguna vez a homenajear al genero que lo consagro en su día como director de “culto”?

Una película empapada por el surrealismo, el exceso y la exageración, tanto de las imágenes como de los gestos de los personajes, marcadamente ingenuos y simples, dando pie a pensar que actúan mal pero nada más lejos de la realidad ya que ese tono caricaturizando es totalmente intencionado, aunque en un principio puede resultar irritante. Braindead se recrea en la comedia y el homenaje de las cintas de terror y sobre el género de zombis pero involuntariamente llega más allá para convertirse en algo prácticamente único aún a día de hoy.

Llena de imágenes que rozan lo esperpéntico y que resultan difíciles de olvidar, como ver a un cura soltando patadas a lo Chuck Norris en el nombre de dios y luego ya convertido en zombi, fornicando con una enfermera. La parte del bebe y su loco paseo en el parque, la asquerosa transformación de la odiosa madre del protagonista o la ya mencionada masacre final dentro de la casa (casi puedes sentir como salpica la sangre desde el televisor hasta tu cara) son algún ejemplo de lo que te puedes encontrar.

Una gamberrada de película para los amantes del gore, el humor negrísimo y para todos aquellos que tenemos un extraño y retorcido concepto de la diversión.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
La reina de la caspa
Cuando Peter Jackson aún no nadaba en dinero se dedicaba a filmar cosas como ésta (uno se pregunta quién coño anda detrás de 'The Lovely Bones'). Yo ya la había visto pero mis hermanos no, y ya iba siendo hora de ponerlos a prueba con una de las propuestas más bizarras y desenfadadas de cuantas he tenido ocasión de digerir. El resultado ha sido el esperado: una cara de WTF todo el puto metraje, sazonado a su vez por unas cuantas risas cortesía de un bebé con más ganas de marcha de las que le presuponemos a los zombies; un cura con unos cuantos recursos que ya quisieran para sí las tortugas ninja; ciertas adorables veladas a la mesa en que todo es compartir tu plato y, si te pones, algún órgano sobrante; unos efectos especiales para nada deslucidos en que prima lo artesanal sin escatimar en sangre, amputaciones y demás lindezas; un aura freak que te absorbe como si el director y tú hubierais sido familiares toa la vida (¿será por el nombre de Paquita?); un manejo, un talento, un entusiasmo, un intento por ofrecer algo diferente con cuatro perras mal contadas pero muchas ganas que termina cautivando, etecé, etecé.

Como ver cosas así se antoja un imposible por más años que pasen y, aun con todo, el nivel alcanzado difícilmente se equipararía al de esta desvergonzada e irreverente casposidad o placer culpable, no me queda otra que mantener el 7 que ya le di hará bastante tiempo. Confiando, también, en que mis hermanos opten por reconocer los méritos innegables que se pueden encontrar en esta primeriza obra del tal Jackson, con sólo anular el instinto racionalizador o quisquilloso que tantas veces nos desmonta el festival. No seamos aguafiestas, 'Braindead' sigue siendo la reina indiscutible del desmadre. Voy a cortar el césped mientras descuartizo caracoles, jujujujujujujuju.
________________________
-¿Os ha gustado? -les pregunto.
-¿Sinceramente? Ni puta idea -contestan.

¡Brutal!
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
La Obra Maestra del Gore
Los comienzos de Peter Jackson en esto del cine poco tienen que ver con el tipo de películas que le han dado fama mundial. Quien le iba a decir a aquel gordito desaliñado (ahora ni eso) que iba a poder hacer su ansiado remake de "King Kong" o que iba a adaptar la obra magna de Tolkien y ganar tropecientos mil oscars (y millones) con ello.

El futuro es impredecible, aunque lo que sí se veía en esos primeros films de Jackson era genio, brillantez formal y un sentido del ritmo envidiable; muestra de ello es la grandiosa "Braindead" (me niego a repetir el estúpido subtítulo español), instantánea película de culto y una muestra más de los delirios freaks de su director. Una historia a medio camino entre las novelas de aventuras de Haggard y los primeros films de Sam Raimi, una deliciosa comedia de humor negro (negrísimo) que tiene el "honor" de ser la producción que más litros de sangre artificial ha empleado.

Lo dicho, una película que hay que ver (aunque sólo sea por curiosidad) y alabar por su frescura y por lo bien hecha que está.

Lo mejor: Peter Jackson sabe dirigir muy bien.
Lo peor: Diana Peñalver, la que fuera "Chica de hoy en día" junto a Carmen Conesa tiene las dotes interpretativas de un Leonardo Dantes.
[Leer más +]
13 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo