arrow
7
Estrellas que Nacen, Estrellas que Mueren
Mas que un remake de cualquiera de las anteriores versiones (en 1937 de William A. Wellman y en 1954 de George Cukor con Judy Garland), Ha nacido una Estrella es una actualización a su tiempo de un tema universal desde que el mundo es mundo, sustituyendo el concepto de fama por el de dinero o poder. Por ello, atacar a esta versión por la calidad de las anteriores es un gran error, ya que ni aquellas eran tampoco originales, ni el tema morirá nunca.

Ha nacido una Estrella se trata más de un musical casi de arte y ensayo que de una película clásica del género que siga los patrones de, sin ir más lejos, otras producciones similares de Barbra Streisand (Hello Dolly!, Funny Girl & Funny Lady, Yentl). Esta cinta apuesta por un estilo casi documental que beneficia su credibilidad y refuerza su capacidad de retrato de una época. El éxito o el fracaso no aparecen aquí explotados por el dramatismo, sino que se dejan ver en los actos, virtudes y defectos que sus protagonistas arrastran. Es de agradecer que no traten de dar una lección una vez más: la fama cuesta, la caída del éxito, el talento inconmensurable... Todo ello aparece en la película, pero con la virtud de que no se quiere moralizar a la audiencia con ello.

Tal vez por su sutil propuesta de estilo, Ha nacido una Estrella adolece en ciertos momentos de dispersión en su guión, de no enfocar en los acontecimientos importantes de la historia o de no profundizar en el interior de sus personajes.

Pero la labor de la pareja protagonista es tan buena (la química y la comprensión que desprenden es espectacular) que la historia acaba emocionando por su excelente labor, al contar ellos dos la historia de amor de esta pareja en la que vemos las dos caras del sueño americano: cualquiera que realmente lo desee puede triunfar en su pasión; y en caso de que fracases, la caída probablemente no te dejará levantarte.
[Leer más +]
11 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
"You can trash your life but you're not going to trash mine."
Quienes hayan leído mis comentarios a lo largo de estos años sabrán que me fascina la figura de Barbra Streisand, mujer a la que admiro por la brillante y completa carrera que ha forjado ella sola, por su inteligencia y por su elegancia en general. Aquí en esta página no son muy comentadas sus películas, a pesar de tener algunas maravillas entre ellas, como pueden ser "Yentl" o "Tal como éramos". Esta que nos ocupa en concreto fue la segunda película más taquillera de 1976 y es un remake de dos versiones anteriores que yo no he visto. Creo, sinceramente, que "A star is born" es una buena película, quizás algo larga y con demasiados números musicales, algo que es marca de la casa Streisand y que no me gusta tanto, pero Barbra está aquí impresionante y su pareja en la pantalla, un guapísimo Kris Kristofferson, ha sido todo un descubrimiento para mí, que no tenía conciencia de lo buen actor y cantante que el texano es. Aquí está increíblemente guapo y con una química con Streisand apabullante. La actriz de Brooklyn es también la productora de la película, junto con el que fuera su pareja sentimental en aquel entonces, un Jon Peters que pasaría de ser peluquero de famosos en Hollywood a productor cinematográfico. El sería quién le presentaría este proyecto a la Streisand, quién se empeñó en que Elvis Presley fuera su pareja cinematográfica. El guapo actor y cantante no había hecho nada en el cine desde 1969 y había dudas de cómo lograría funcionar en taquilla después de tantos años, pero la Streisand fue a verle a Las Vegas en 1975 y se entrevistó con él después de una de sus actuaciones para convencerle de que aceptara el proyecto. Parece ser que al manager de Elvis no le hizo ninguna gracia que Barbra hablara con su representado sin pasar antes por él y exigió una gran suma de dinero si contrataban a Elvis. Al final, todos estos inconvenientes hicieron que el cantante de "Love me tender" no estuviera en la película. Otros nombres que se barajaron para su personaje fueron Marlon Brando o Mick Jagger. Al final el guapo de Kristofferson se llevaría el gato al agua, actor con problemas con la bebida en aquel entonces y que estuvo a punto de no poder aceptar el papel debido a derechos publicitarios. Su relación con el director de la película, Frank Pierson, no fue buena, no se llevaron bien, ya que Pierson como veterano de la segunda guerra mundial no entendía que siendo Kristofferson militar no hubiera accedido a participar en Vietnam. Pero es que Pierson tampoco soportaba a Streisand a la que describió en varios artículos enviados a periódicos americanos como manipuladora, controladora y egocéntrica. En fin, todo ésto rodeó el rodaje de esta interesante película cuyo tema principal, "Evergreen" fue nominado a los Oscars ese año. A mí me ha encantado, guapa Streisand utilizando su propia ropa, guapísimo Kristofferson con su barba y su voz ronca, dando vida perfectamente a esa estrella del rock venida a menos y con graves problemas de autodestrucción, enorme la química entre ellos, preciosa la foto promocional de la película. Junto a ellos, un joven Gary Busey.
"Puedes tirar tu vida a la basura pero no vas a tirar la mía".
Un saludo,
Tess
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Bodriazo imperdonable
¿Cómo osó mi admirada Streisand emular a Judy Garland en su obra maestra de igual título?
Aquella genialidad con James Mason no tiene parangón, y esto es un bodrio enorme, sin sentido, con una parejita que no cuaja y el eco extraordinario de aquella lejana maravilla... Tiren este dvd y corran a buscar el otro, el de verdad, donde el cine y el teatro se mezclaban con la vida y la muerte de la mano de dos artistas incomparables.
[Leer más +]
11 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo