arrow
7
Un diálogo interesante
Los actores argentinos Ricardo Darín y Mercedes Morán protagonizan El amor menos pensado, una comedia romántica dirigida por Juan Vera que trata sobre la vida, sobre las metas personales que uno tiene y que puede realizar o no en pareja. Marcos (Darín) y Ana (Morán) llevan casados 25 años y tienen un hijo adolescente que se ha ido a España a realizar sus estudios. Este es el detonante que hace que Ana comience a replantearse pensamientos y sentimientos en relación a la vida que lleva habitualmente. Su trabajo, su marido, sus hobbies, todo es cuestionable para ella. Y así, en una conversación inteligente e interesante, la pareja llega a un acuerdo.
La historia ofrece la posibilidad de que los espectadores puedan reflexionar y empatizar con los protagonistas durante todo el camino de su búsqueda de la felicidad. Darín y Morán hacen que las escenas que a primera vista puedan parecer simples (por la monotonía de lo escénico o falta de movimiento), tengan un atractivo por el diálogo y por los actores que la presentan. El montaje es muy estático, pero no considero necesario lo contrario para este tipo de género.

En resumen, es una comedia romántica digna de ver tan solo por los actores que la llevan a cabo, pero también por la técnica narrativa y el guión y lenguaje utilizado para contar esta bonita historia de amor.
[Leer más +]
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Agradable y simpática
A su favor que es simpática, amable, de buen rollo y que da un repaso inteligente a los sentimientos y situaciones frecuentes de una pareja.Muy bien interpretada y con un buen ritmo.

En contra que es todo demasiado previsible y que todos sabíamos desde el inicio cual iba a ser el final.

A mi me ha gustado verla y he pasado un buen rato.
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
El amor menos pensado - Rupturas de eterno retorno
La película que sirvió de apertura de la Sección oficial y de la totalidad del festival a las 10:00 en la sala 1 de El Kursaal fue la comedia argentina El amor menos pensado, ópera prima del avezado productor Juan Vera. Después de que su hijo se vaya a estudiar fuera, Marcos y Ana se replantean el estado de su relación tras 25 años de pareja, y deciden ponerle un punto y aparte. Tras meses de escarceos y libre vida de experiencias, juego y emociones, sus respectivas nuevas realidades nunca les dará la felicidad que experimentaron juntos. Comedia romántica que parte de un jugoso punto de partida: la idea de que una pareja, desde la serenidad y el raciocinio, se siente a reflexionar y acordar si tiene sentido seguir juntos. Un punto de partido salpimentado con la química y vis cómica de Morán y Darín, bien definidas. A partir de ahí, todo se va al garete. Nos adentramos en trilladas sendas de la comedia de enredos y citas más convencional, rancia, burda y exagerada, de humor carente de elegancia y puesta en escena plana como un demonio. Las nuevas parejas dan vergüenza ajena, el desarrollo abandona toda posibilidad de sorpresa y además se entrega a una duración injustificadamente larga. Medianía en lo visual de reflexión conservadora, y comedia que hará dinero y hará las delicias de las señoras de mediana edad. Fuera de ese ámbito, merecedora de ser olvidada acto seguido.
[Leer más +]
6 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
LA COMENZON DE LOS 50 Y PICO
Con una experiencia importante en la producción y con tres trabajos como guionista de otras tantas películas de Adrian Suar, llega Juan Vera a la dirección de una idea suya coescrita con Daniel Cúparo dando lanzamiento a una temporada de estrenos de cine argentino que a priori suena muy interesante, y cuyos resultados se irán rebelando durante el mes de agosto.
Ya en 2008 Daniel Burman había incursionado con El Nido Vacío en una película de características similares, una especie de tragicomedia a la italiana que hace hincapié en la sensación de soledad que se genera en los padres cuando los hijos hacen abandono del hogar, aun cuando esa circunstancia esté signada por acontecimientos positivos como la posibilidad de concretar estudios o asumir un trabajo en otro lugar.
El hijo que anuncia que se va a estudia un posgrado a España es exactamente el caso que complica a los personajes principales de esta comedia. Marcos (Ricardo Darín) y Ana (Mercedes Morán), un matrimonio con 25 años de casados comienzan a sentir de golpe una sensación de vacío ante la añoranza del hijo. La pareja no encuentra una respuesta rápida y en consecuencia, estalla una crisis matrimonial. Incluso podríamos decir que estamos ante un problema típico de una clase media acomodada en la Argentina actual.
Vera elige la comedia ligera. Consecuencia de ello, desdibuja el drama de los personajes, y los despinta. Todo se vuelve hueco, los personajes comienzan a comportarse como jóvenes viejos, y la comedia se deja llevar por el absurdo dejando de lado la realidad y en consecuencia, abandonando el tono dramático de la situación plateada.
Darín hace denodados esfuerzos para encontrar a su personaje que perdió en la segunda escena. Marcos es un profesor de filosofía que enseña en la universidad. Un tipo tranquilo, rodeado de libros, aparentemente feliz, que tiende siempre a resolver sus problemas en la forma más simple posible.
Ana, después de la partida de su hijo, comienza a sentir cierta incomodidad. Parece cuestionarse los 25 años de matrimonio como si hubiera perdido el tiempo dejando cosas por hacer al lado de un hombre que creyó la había hecho feliz. Se siente vacía e infeliz.
El grupo de amigos que los rodea parecen estar en similares situaciones. Se insinúan rasgos de insatisfacción en cada uno de ellos que el guión no acaba de definir que tanto pueden ser cuestiones personales, generacionales o incluso problemas derivados de la propia situación general en que se encuentra el país.
Con un buen comienzo, con una pintura de caracteres interesantes, la película se desbarranca con facilidad tratando de ignorar el problema que plantea mediante el disimulo. El argumento se vuelve trillado y convencional donde el foco se pone en la simple efectividad de la escena, y en mantener un ritmo de comedia festiva donde se está desarrollando un drama de tipo ontológico en el sentido que los personajes se han perdido a sí mismos.
El problema del film es la falta de continuidad narrativa en ambos protagonistas principales al darle al film una estructura episódica donde aparecen personajes colaterales que poco agregan a la estructura tragicómica. En algunos tramos, la película parece un film coral, la pintura de un grupo de matrimonios en crisis más que la propia crisis de un matrimonio en particular que es lo que da lugar a la historia. Ello parecería querer generalizar la crisis a toda una generación cuando en realidad estamos ante un problema de carácter eminentemente personal.
Otro error es el final, totalmente concesivo y cerrado cuando lo indicado debería ser lo contrario. El Amor Menos Pensado es una película extremadamente calculada, pensada para que el espectador no se preocupe ni piense demasiado ni mucho menos salga del cine con un problema adicional a los que ya tiene en su propia vida. Mayores de 50 no preocuparse. Esto es tan solo un pasatiempo.
El Amor Menos Pensado encuentra cierta proximidad en el cine de Woody Allen. Están los rasgos del autor americano en el ambiente algo intelectual que pinta, en cierta añoranza por la juventud pasada, en la pérdida del rumbo de sus personajes. No obstante, está muy lejos de los film del genial director neoyorquino. El film plantea una situación que no termina de resolver pese a su duración, un poco más extensa de lo aconsejable, aunque logra entretener gracias a las buenas actuaciones de todo el elenco, dejando en el aire la idea que el saldo de insatisfacción personal después del balance de las bodas de plata, va más allá de la problemática del nido vacío. De allí a la crisis matrimonial hay un solo paso. Y ese paso constituye el relato de la película. Un salto muy parecido al vacío.
[Leer más +]
5 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
El amor también se desgasta
El productor argentina Juan Vera debuta en la dirección de largometrajes con esta comedia romántica que tuvo el honor de inaugurar el pasado festival de cine de San Sebastián, en una proyección en el Kursaal con la sala llena y un público que disfrutó con esta película que, a diferencia de otras películas de apertura del Zinemaldia como " Inmersión ( 2017 ) " o " Regresión ( 2015 ) ", es bastante asequible para un público como el donostiarra, sobre todo los de mediana edad y los más mayores. Esta película argentina es bastante convencional, pero funciona bastante bien pese a sus limitaciones, sobre todo porque tiene unos diálogos bastante divertidos durante la media hora inicial.
El punto de partida no es novedoso, pero es bastante cercano a la realidad actual de parejas en estado de desintegración después de varias décadas de convivencia, y nos presenta al matrimonio formado por Ana y Marcos que llevan 25 años casados, y que aparentan llevarse bien de cara al exterior ( las amistades, la familia ), pero que cuando se encuentran en el interior de la vivienda comienzan a tirarse los trastos a la cabeza, y durante los primeros minutos es una comedia con momentos románticos para ir derivando en una historia que mezcla el romance, el drama y algunos toques de comedia.

Los protagonistas están interpretados por Mercedes Morán y Ricardo Darín y los dos están bastante bien haciendo creíbles cada uno de los problemas planeados y que se van desenvolviendo con una gran naturalidad por cada uno de los escenarios. Si me tengo que quedar con uno de los dos lo hago con la actriz argentina, quizás porque su personaje tiene un mayor peso en la trama, sobre todo en la parte central, y porque del magnífico actor hemos visto otros personajes más completos y con un mayor protagonismo ( sucede lo mismo que en su personaje en " Todos lo saben ( 2018 ) ".
Las conversaciones funcionan bastante bien gracias a la pareja protagonista, ya que Mercedes Morán y Ricardo Darín se desenvuelven con brillantez y son el principal aspecto positivo de la propuesta que tiene una parte central en donde se estanca y vuelve a recuperar en la parte final gracias a un giro interesante.

La película aburrirá a los que no soportan las comedias románticas, y tampoco convencerá a los que buscan historias originales, diferentes y con mucho más riesgo a nivel artístico o técnico. Pero la película no necesita ese tipo de florituras a nivel de fotografía, música o montaje, sino que con un guion sencillo con varios giros, y una pareja en estado de gracia consigue mantener el interés hasta el final ( pese al parón central ). Se podía haber recortado algo de metraje, ya que me parecen excesivos sus 136 minutos.
El final es el previsible y se podía haber acortado el metraje ya que es excesivo sus más de dos horas de duración. Película fácil de recomendar al gran público y espectadores menos exigentes, y me parece un acierto proyectarla como película de inauguración de un festival como el de San Sebastián.

LO MEJOR: La actuación de Mercedes Morán.
LO PEOR: La parte central pierde interés y se alarga en exceso el final.

Pueden leer esta crítica con imágenes y contenidos adicionales en: http://www.filmdreams.net
[Leer más +]
4 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
¿ soy yo o sos vos?
Una película que nos invita a reflexionar y bienvenido sea. Busca en todo momento reflejar sin censura, situaciones y cuestiones de la vida conyugal inevitables con el paso de los años, que nos hacen preguntar lo que muchas sabemos la respuesta pero preferimos omitir. Un elenco cumplidor y un guion destacable con diálogos superadores.
Una clase de cine que respeta al espectador. A veces demasiado.-
[Leer más +]
3 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Orden y recuerdos.
Estamos ante una comedia amable, no exenta de carga dramática, en la que se pone el foco hacia una pareja madura, que al cabo de muchos años de relación, descubren que, aunque se siguen profesando cariño, no solo ya no están enamorados el uno del otro, si no que les faltan alicientes para seguir juntos. Diríase “la crisis del nido vacío” (su único hijo abandona la casa para ir a estudiar al extranjero al comenzar el relato) o simplemente el deseo de poner fin a un matrimonio al empezar a dar este síntomas de putrefacción.

Como la mayoría del cine argentino, al menos el que tenemos la suerte de que llegue a nuestras pantallas, la película es un ejemplo de buenas interpretaciones y diálogos ingeniosos. No faltan las situaciones divertidas que, como era de esperar, vienen facilitadas por el discurrir de los acontecimientos. La torpeza en el arte del ligue moderno por parte del personaje de Marcos, o la pasión renovada que experimenta Ana con sus múltiples amantes serían un perfecto ejemplo de ello. No obstante, a “El amor menos pensado” le sobra tiempo también para la reflexión y la melancolía por una relación amorosa que hace tiempo se fue por el desagüe. Es en la acertada mezcla de estabilidad y ansias de aventura (que, significativamente discurre en paralelo con la opción de vida que acaba eligiendo su hijo) con la que batallarán durante toda la película ambos personajes, donde el film del debutante Juan Vera encuentra su razón de ser. Un acertado análisis sobre las crisis de pareja que, al final, acaba filtrando un mensaje más conservador de lo esperado.

Lo mejor: Ana, Marcos y el atardecer dominical tras la ventana como perfecto marco de su inminente ruptura.

Lo peor: una duración, que se antoja excesiva.
[Leer más +]
3 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Sobre que hacer cuando se van los hijos
Aprueba esta comedia romántica, que no tiene un argumento novedoso, ya que el famoso síndrome del nido vacío no es nuevo en el cine. Aquí una pareja ve partir a su único hijo a estudiar a España y con él también se van gran parte de sus expectativas en la vida, quedando especialmente en la mujer, el aburrimiento y la monotonía. Es digno de destacar que el film se apoya en los dos actores principales un Ricardo Darín, solvente como siempre dando en la tecla como ese esposo que no sabe bien porque se terminó separando y Mercedes Morán quien ya había probado su química con Darin, en la hermosa y melancólica Luna de Avellaneda, no encuentra razones para seguir con lo mismo de siempre. Por supuesto la pareja se separa y lo que en un principio es todo descubrimiento y cosas que no podían hacer estando juntos, luego eso también resulta monótono lo que los lleva a añorar el pasado. El film además tiene unos buenos secundarios como Claudia Fontan, Luis Rubio, Chico Novarro (que actúa poco y me costo reconocerlo) y Claudia Lapacó (como la madre de Morán que es la contracara de ella). Se puede decir que quizá en algunas partes es demasiado hablada, que no tiene un guión con gran originalidad, pero las actuaciones y la química de los protagonistas hace que merezca verse.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
La vida misma
Comedia dramática construida a base de diálogos y sin situaciones "de película", casi siempre entre dos personas, primero la pareja, después entre amigos, familia, encuentros casuales y nuevas parejas. Un guión discontinuo que va hacia adelante sin situaciones inverosímiles y representado de forma contundente y eficaz por un gran elenco. Este humilde espectador de 28 años la ha disfrutado mucho, con la sensación de que si tendría el doble de edad, la hubiera disfrutado aún más, es la vida misma.
[Leer más +]
6 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Hasta el título es bonito
Es una película que se ve con facilidad, me refiero a que empatizas con ella. Y si tienes cierta edad o te has separado alguna vez, más a favor incluso. Pero las cuitas de esa pareja, cincuentona, tras la marcha de un hijo (rol muy cuidado también), se respiran muy de cerca en general porque los diálogos son tan brillantes como inciertas las expectativas de su futuro en común. Y ahí están Darín padre -porque ahora hay que llamarlo así- y Mercedes Morán mostrando su poderío, como los buenos vinos.

Yo hubiese recortado los minutos finales -ay!- porque el cierre en pantalla doble -a lo “Confidencias de medianoche”-, hubiese estado muy bien, pero entonces no escucharíamos esa gran frase final en torno al enamoramiento… Y la escena con el padre -de él- emociona a más no poder (un hurra por ese actor también).
[Leer más +]
3 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Festival de actores
Es asombrosa la capacidad que tiene Argentina de generar buenos actores. Esta película se apoya en dos enormes actores que interpretan a los dos protagonistas, pero es que los secundarios son una delicia. El padre de él, el amigo, los distintos novios y novias, es una gozada verlos trabajar.
Guión bien trabajado, con unos diálogos brillantes, algunas conversaciones del principio entre los dos me resultaron un pelín teatrales, pero el nivel es altísimo.
La realización es correcta, un tanto rutinaria, el uso de la música demasiado manido.
A mí la historia me ha parecido muy interesante, es verdad que el final quizás es un poco merengón, pero la película es adulta, inteligente, emotiva, divertida.
Repito que sólo por ver trabajar a los actores valdría la pena, pero es que además la película me parece de lo mejorcito que he visto estos últimos meses.
[Leer más +]
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
No fue como pensaba
No fuí a verla al cine porque el trailer mucho no me llamaba y pensaba que era regular debido a que las críticas no eran tan buenas pero la ví ayer en Cuevana 2 que la subieron y no fue como pensaba.
Al principio empezaba floja pero a medida que avanzaba la cinta fue de menos a más con escenas que me identifican, realistas y me terminó encantando.
Ricardo Darín y Mercedes Morán tienen buena química. Aunque se decía que Ricardo Darín regresaba a la comedia pero no es comedia.
Es drama romántico con algunos toques de humor, entretenida y la música me gustó.
Si bien no me gusta Andrea Politti acá actúa excelente y graciosa.
Claudia Lapacó, Chico Novarro, Norman Briski, Andrés Gil, Claudia Fontán que vuelve a trabajar con Darín después del hijo de la novia acá también está genial.
Luis Rubio excelente actuación. Juan Minujín de la ficción "100 Días Para Enamorarse" y Gabriel Corrado excelentes actuaciones.

En fin, "El Amor Menos Pensado" es una excelente película que recomiendo.
[Leer más +]
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Psicoanálisis de pareja a la argentina
Desde luego, el amor al que alude el título, un amor maduro, puede que no esté muy pensado, pero la película, en cuanto a su estructura y guión, así como unos diálogos pretendidamente brillantes, está muy poco pensada. El debutante Juan Vera intenta abarcar una relación de pareja en plan Woody Allen, introduciendo elementos típicos de algunas comedias francesas, ese humor liviano y elegante, a la vez que intenta profundizar en la psique de la pareja en cuestión. Dos buenos interpretes como son Morán y Darín (siempre haciendo el mismo papel, siempre con solvencia) y una muy buena selección de personajes secundarios, animan en parte la película, consiguiendo algunos buenos momentos que, no obstante, no son capaces de paliar el desanimo y el aburrimiento general.
[Leer más +]
1 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Exes
Darín y Morán protagonizan una comedia -casi teatral en su desarrollo y presentación- sobre las ex y los ex. Como la película es bonita, el mensaje suavecito y el tema toca a millones de personitas, han tenido un éxito del que me congratulo.

Pero, estimado filmaffinistista, la verdad es que la peli es de 5.
[Leer más +]
1 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Bonita peli
Lo bueno

Es una comedia calidad sobre un tema tan manoseado y mal abordado que resulta gratificante encontrarse un filme alejado de estereotipos del género.

Bien interpretada por Darín y Morán, el filme desarrolla su historia orientada hacia personas más adultas, es en ellos en donde puede encontrar empatía el filme. De hecho el filme tiene muy buenos diálogos.

Buenos momentos de comedia, no se pone chabacana en ningún momento. Cuida mucho su humor y eso se agradece.

La moraleja de la escoba es hermosa

Linda fotografía y colorización

Lo no tan bueno

Parece ser demasiado largo para lo que cuenta y su final propone (no hay que ser genio para advinarlo)
La elipsis narrativa se ve quebrada por muchos saltos de tiempo, y cuesta entrar en esa dinámica y a veces interesarse en lo que pasa a sus personajes.

7/10

Opinión Final: Es un bonito filme para ver en pareja, buenos diálogos ratifican lo que ya con la edad uno va tomando en serio, el enamoramiento es pasajero, el amor es un asunto más profundo y de peso. Esa reflexión de ver a los humanos como seres insatisfechos es buena, creo que causa empatía con todos porque caemos en eso constantemente.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
7
Buena comedia burguesa
Si hubiera que explicar lo que es una “comedia burguesa”, esta película sería un ejemplo de libro. En ella se plantean cuestiones incómodas para el público al que va destinada (matrimonios de larga duración, situación económica desahogada e hijos ya criados): ¿es posible estar enamorado de la persona con quien se lleva conviviendo toda la vida? ¿Qué pasa en la pareja cuando tras veintitantos años siendo una “sociedad” dedicada al cuidado de los hijos éstos vuelan? ¿Es oro todo lo que reluce en las parejas que vemos a nuestro alrededor? Cuestiones que se envuelven en un celofán de buen humor, situaciones chuscas y diálogos chispeantes en los que se retratan nuestras pequeñas miserias pero sin hacer sangre. Todo ello coronado por la guinda de un final tranquilizador y previsible.

Por convencional que sea el producto y por conservador que sea el mensaje, no se puede negar su excelente factura: las interpretaciones son notables, los diálogos inteligentes y mordaces y las situaciones nunca pasan de ese punto en que dejan de ser graciosas para convertirse en pesadas. El ritmo está llevado con tal tino que hace que la duración de la película no sea un inconveniente (ver spoiler). Todo ello hace que salgamos del cine reconfortados en nuestras creencias -y temores-: uno, lo malo conocido siempre es mejor que lo bueno por conocer; y dos, fuera del hogar todo es tenebroso e inseguro; y lo que es peor, acaba volviéndose igual de rutinario.

¿O no?
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
7
buena comedia romantica
Ante la avalancha habitual de comedias romanticas made in USA sosas y predecibles, se agradece poder ver peliculas dentro de este genero que aporten cosas distintas. Con unos dialogos ingeniosos , fino humor argentino y mucha quimica entre la pareja protagonista, esta pelicula está por encima de la media.
Unicamente es criticable su excesivo metraje, con escenas redundantes que no aportan nada.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
6
Crítica por: D. Van Costis (cinefriki)
Marcos (Darín) y Ana (Morán) llevan casados más de 25 años, hasta que entra en una crisis existencial que los lleva a separarse. Entonces cada uno por su lado disfrutan de su nueva.

Buen debut de Juan Vera como director, aquel productor de pelis como Elefante blanco, Carancho, Leonera, entre otras.

Parece un simple plot pero el mensaje que deja está bueno, el cuál para estar en pareja, al fin y al cabo, no hace falta estar enamorado sino compartir las cosas en común, y tampoco hace falta el estar toda la vida juntos, y no solo eso, que cada uno puede tomarse sus tiempos.

El fuerte de la peli está en la química entre Darín y Morán, y sus diálogos. Es una comedia romántica que no marca una época ni busca ser un peliculón, pero que resulta digna y llevadera en sus dos horas y pico.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
10
Reflexión movilizante sobre la madurez en la vida de pareja
Una comedia inteligente. Reflexión movilizante sobre la madurez en la vida de pareja, el síndrome del nido vacío, la distinción entre el cariño de la convivencia y el amor después de los cincuenta.
Impecable la actuación del consagrado Ricardo Darín y de Mercedes Morán.
Película argentina que suma prestigio, para un momento de gran altura del cine nacional (Mi Obra Maestra; La Quietud).
[Leer más +]
3 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Entretenida aunque algo espesa comedia
Marcos y Ana llevan casados 25 años. La partida de su hijo a estudiar a Europa hace despertar la angustia en Ana que mira hacia adelante y ve una vida vacía de emoción. Esa búsqueda de nuevas emociones la lleva a separarse de Marcos, empezando así una nueva vida para ambos. Lanzados al mundo de la soltería después de tanto tiempo viven situaciones nuevas, extrañas, divertidas, manteniendo el vínculo a través de su hijo y del departamento del cual son copropietarios. ¿Qué le deparará el futuro a estos cincuentones?

Esta comedia cumple el requisito básico que cualquier comedia debe cumplir: entretiene.
Su parte cómica funciona por momentos, tiene algunos buenos diálogos, buenas actuaciones en su pareja protagonista cuyas escenas en común son muy disfrutables, genera algunas risas aunque no tantas como uno esperaría en una comedia que dura más de dos horas (la escena de Darín con Andrea Politti en el bar sin duda la más graciosa), aunque sus actores secundarios no terminan de convencer (exceptuando a Norman Briski como padre de Marcos).
La parte dramática es bastante más floja. La premisa de una pareja que decide divorciarse por falta de emociones nuevas después de 25 años de casados es poco elaborada. No es profundo el drama, sino que suena más a una excusa para que ambos queden solteros y arranque la comedia. La historia con el hijo queda a medio terminar, la pareja amiga de los protagonistas no aporta nada interesante, las nuevas relaciones de Marcos y Ana no le dan aire fresco a la película: el drama sigue sin pesar. Tal vez lo más profundo que se puede sacar de esta película es la visión de Marcos sobre la educación*.

En definitiva, lo que sostiene a esta comedia es su pareja protagonista. Cuando Darín y Morán están juntos en escena la película es ágil, divertida, fresca. Pero cuando intervienen por separado, junto a otros personajes, pierde chispa. La cantidad de personajes que hay es excesiva, al igual que lo es su duración. Seguramente con un mejor trabajo en el montaje estaríamos hablando de una entretenida y ágil comedia romántica, pero al ser tan extensa (y sin tener el contenido dramático que sostenga tal duración) nos queda una comedia entretenida pero algo espesa y superficial.
[Leer más +]
2 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo