arrow
Steve Martin se ve "poseído" por el espíritu de una mujer en una comedia paradigma de las diferencias culturales entre Estados Unidos y Europa. Masacrada por la crítica del viejo continente, en América se la considera una divertidísima comedia que encumbró al cómico Steve Martin. Pero no sólo las discrepancias estuvieron entre los continentes: tras conseguir en apenas una semana los dos premios más importantes al mejor actor del año entre la crítica americana, Martin fue ignorado por completo en los Oscar.
[FilmAffinity]
"La mejor comedia americana desde Tootsie"
[The New York Times]
"Mala comedia; sucesión de gags sin gracia en el que los chistes son insípidos y previsibles, y el guión, más que reiterativo, machacón"
[Diario El Mundo]
*Los derechos de propiedad intelectual de las críticas corresponden a los mencionados críticos y/o medios de comunicación.