arrow

War Horse (Caballo de batalla) (2011)

War Horse (Caballo de batalla)
Trailer
6,5
27.410
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
En un pueblo inglés, Albert, el hijo de un granjero, ve nacer un potrillo. Poco después, su padre lo adquiere en una subasta, y el chico le pone de nombre Joey. Pero la familia se arruina y no tiene más remedio que vender el caballo justo cuando estalla la Primera Guerra Mundial (1914-1918). Ése es el punto de partida de un viaje en el que tanto Albert como Joey lucharán por sobrevivir a la contienda y volver a estar juntos. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
War Horse
Duración
146 min.
Estreno
10 de febrero de 2012
Guion
Lee Hall, Richard Curtis (Novela: Michael Morpurgo)
Música
John Williams
Fotografía
Janusz Kaminski
Productora
Dreamworks Pictures / Reliance Entertainment / # Amblin Entertainment / The Kennedy/Marshall Company / Touchstone Pictures
Género
Bélico Drama I Guerra Mundial Animales Caballos Historias cruzadas Cine épico Años 1910-1919
5
Joey el caballo más gafe del mundo ¡Huir de él!... Si le veis salir ¡Corriendo! (O mejor galopando)
Esta es la típica crítica que si no te vas al spoiler y la despellejas un rato no tiene ni la menor gracia. Y así lo haré, meterla caña en spoiler y reírme un rato.

De lo que se puede decir fuera de ese lugar, contar que la historieta de este abnegado caballo, de 146 interminables minutos de duración, se me ha antojado larga en exceso, demasiado potranco para mi cuerpo. Y es que Spielberg ha cambiado, sin más, al niño del “Imperio del Sol” por un caballo y se ha quedado tan pancho. Mil avatares equinos dentro de la primera guerra mundial llenos de sentimentalismo, con el agravante de que nuestro amigo caballo, pese a ser mejor actor que muchos humanoides, no deja de ser un animal, con su limitaciones interpretativas, y el bicho chupa más cámara que “Sarita Montiel” en el “Último Cuplé” y llegas a aburrirte de tanto arte ecuestre.

La película tiene gran fotografía, una buena ambientación, y dos escenas muy buenas (La carga de los caballos y la de las trincheras), y nada más. Historia muy repetitiva, demasiado azúcar, y escenas que rozan lo delirante (Para no perderse una en la que el caballo para salvar a un colega se presenta voluntario para tirar de un cañón)

Aprobarla, la apruebo, no sin mis serias dudas, pero de ahí a recomendarla….

Me voy a spoiler, no leer ni locos si no se ha visto, destripo bastante película.
[Leer más +]
284 de 391 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Lo que el viento no pudo llevarse
Definitivamente, algo ha cambiado en el cine. O más bien, en las audiencias.
Hace medio siglo, películas como Australia, Cold Mountain o esta War Horse habrían entusiasmado a las plateas de todo el mundo. Sin embargo, ahora, dejando al margen sus defectos (que las tres tienen), la crítica las menosprecia y el público no se entusiasma. ¿Qué ha pasado? ¿Es peor el cine hoy que entonces? ¿O es que las personas somos menos ingenuas, más cínicas y ya estamos muy acostumbradas a ver casi de todo en una pantalla? Pues probablemente es éso... porque War Horse es una cinta con todos los ingredientes que la habrían hecho triunfar en otra época: historia melodramática, superación personal, canto a la amistad, animales, bellos paisajes, factura impecable, ambientación bélica... Así pues, ¿qué ha fallado?
A estas alturas, hablar de la pericia tras la cámara de Steven Spielberg es innecesario. El Rey Midas es uno de los más hábiles narradores de todos los tiempos, un pintor de imágenes, un realizador con una elegancia innata en su planificación que otros jamás tendrán. War Horse es un plato visual de maravilloso gusto, todo elegancia (como digo) y belleza, gracias a la colaboración de Spielberg y Janusz Kaminski en la fotografía (que homenajea por partes a David Lean, a John Ford y, muy claramente al final, a la mítica escena de Vivien Leigh de Lo que el viento se llevó. Ya sabe, la de "A Dios pongo por testigo..."). La primera hora es simplemente perfecta. El final roza también esa perfección. Y todo el conjunto desprende una emotividad apabullante, y una clara añoranza de un cine más elemental, más primario, más cercano a las emociones de la gente.
Sin embargo, la película tiene un enorme problema (aparte del posible rechazo inicial de las audiencias), y es que es indudablemente demasiado larga. Las historias de los dos hermanos alemanes y la niña y el abuelo franceses resultan demasiado extendidas y alargadas en pantalla, ralentizando un ritmo hasta entonces estupendo. 35 minutos menos y podríamos estar hablando de una casi obra maestra... pero ese exceso de metraje lastra el conjunto de forma muy notable.
Gracias a Dios, Peter Mullan, Emily Watson, todos los jóvenes actores, y muy especialmente Benedict Cumberbacht y Jeremy Irvine (será una estrella) dan lo mejor de sí mismos, componiendo un exquisito reparto.
Y sí, está muy dicho que recuerda enormemente a Ford, Lean, Lo que el viento se llevó y en general a todo el gran cine del Hollywood clásico. Pero no creo que sea injusto ni pesado recordarlo. Porque éso es lo que ha pretendido Spielberg al adaptar esta novela. Homenajear el cine con el que él creció. Un cine que, para bien o para mal (depende de cada espectador) ya no se hace.

Lo mejor: La primera hora, Jeremy Irvine y su sabor clásico. Y la secuencia de Joey en las trincheras, un prodigio de dirección de Spielberg.
Lo peor: Es sin duda demasiado larga.
[Leer más +]
116 de 135 usuarios han encontrado esta crítica útil