arrow

Una vida marcada (1948)

Una vida marcada
Trailer
6,8
437
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un astuto y peligroso delincuente que ha matado a un policía es perseguido por un teniente de homicidios que fue su compañero de juegos durante la infancia, cuando ambos vivían en el barrio italiano (Little Italy) de Nueva York. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Cry of the City
Duración
96 min.
Guion
Richard Murphy (Novela: Henry Edward Helseth)
Música
Alfred Newman
Fotografía
Lloyd Ahern (B&W)
Productora
20th Century Fox
Género
Cine negro
8
"In the name of law...¡¡stop Martin Rome!! "
Película bastante desconocida tanto en la carrera del director como en el catálogo del gran cine negro americano y que sin embargo, he de reconocer, me sigue impresionando y causando gran admiración cada vez que tengo suerte de poder disfrutarla en la pantalla.

El gran Robert Siodmak dirige el relato de un delincuente italoamericano Martin Rome (Richard Conte) atrapado en un laberinto de callejones sin salida al que es sometido tras ser detenido por el asesinato de un policía. A partir de aquí se desencadenan sin descanso multitud de acontecimientos que aumentan el grado de tensión y acorralamiento al que es sometido Martin, sobre todo por parte del teniente Candella (Victor Mature) que curiosamente había crecido con él en el barrio de little Italy. Relatada en una prodigiosa ambientación de la ciudad de Nueva York las sombras se apoderan de la cinta haciéndola aún más inquietante en todo su desarrollo.

Ni que decir tiene que las interpretaciones están en un grado superlativo y que son lo mejor de la película. Todo el reparto está increible destacando por encima de todo un maravilloso duelo interpretativo entre el gran Victor Mature y el enorme Richard Conte. A esta última característica de la produccíón ayuda mucho la profundización que se hace de todos y cada uno de los personajes. Es quizás lo más destacable. Pocas películas recuerdo en mi camino cinematográfico donde aparezcan tantos y tan distintos personajes y todos ellos llevados hasta el límite y expuestos detalladamente al espectador.

Con todos estos ingredientes sumados a un guión perfecto, un profundo mensaje moralista y familiar y la mano de uno de los mejores directores americanos del estilo noir, estamos ante otro clásico imprescindible del cine negro americano y que hoy en día, sesenta años después de su estreno, sigue estando en la cima del mejor cine de accion y suspense.
[Leer más +]
18 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Demasiado tarde para llorar
Un extraordinario Victor Mature de policía, excelente profesional, y Richard Conte enfrente; excelente criminal. Aquí las balas hieren de verdad, aunque alguna atraviesa cristales sin romperlos, nos imaginaremos que es un rebote del proyectil. Pero las lágrimas son reales, porque lo que un hijo hace sufrir a una madre… sólo lo saben las madres.

Puede que uno esté del lado del Martin Rome, puede que pensemos que sólo quiso ayudar a su madre, él no tiene la culpa de que la policía esté siempre persiguiéndolo, quería ver a su madre feliz, a su hermano y a su novia, pero las cosas se tuercen y la policía pasa de sensiblerías. La música de fondo instrumental en las calles nos marca un ritmo triste, “¿Quién la está besando ahora?”. Esa es la pregunta que mueve a Martin Rome a salir del agujero como sea.

Martin Rome (Richard Conte) irá a la pata coja, algunos le ayudan, pero siempre tiene detrás el aliento del teniente, con su discurso veraz, (-Si quieres un buen discurso, haz policía a un italiano). Martin Rome no tiene tiempo ni para dormir y la película es así, sin descanso, sin relajamiento; si te relajas, te estrangulan… Muchos detalles de importancia para los buenos aficionados al cine policiaco y de la mano de un experto en estos temas: Siodmak; que ya está marcado. Y Martin Rome siempre sonriendo, no importa que le sigan, no se queja, huye sin compadecerse; pero claro, tampoco se compadece de nadie.
[Leer más +]
9 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil