arrow

Hedi, un viento de libertad (2016)

Hedi, un viento de libertad
Trailer
6,1
457
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Túnez, tras la primavera árabe. Hedi es un chico de 25 años que trabaja en un concesionario de coches y está a punto de contraer matrimonio con una chica elegida por su familia. Pero se enamora de una guía turística y se planteará rebelarse contra los que han diseñado su vida. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Túnez Túnez
Título original:
Inhebek Hedi (Hedi)
Duración
88 min.
Estreno
17 de febrero de 2017
Guion
Mohamed Ben Attia
Música
Omar Aloulou
Fotografía
Frédéric Noirhomme
Productora
Coproducción Túnez-Bélgica-Francia;
Género
Drama
7
El comercial
Sencilla luminosidad para contarnos la eterna dualidad que divide al hombre y nunca la resuelve.
Lealtad o libertad. Orden o Caos. Gregarismo o Individualismo. Compromiso o Improvisación. Atadura o Espontaneidad. Peso o Levedad. Seriedad o Juego. Seguridad o Peligro.
O más concretamente boda o huida, Túnez o Francia, madre o escapada, vocación artística o trabajo remunerado.
El mérito está en los matices, ya que la historia es conocida y previsible. En el punto de vista, en la delicada sensibilidad con que se cuentan los conflictos y sentimientos de los personajes. En la elección de un protagonista tan convencional y a la vez especial (un "extranjero", impertérrito y desnortado, en su propia tierra).
Cuando la vida te presiona y definitivamente te quiere atrapar en la trampa de la que nadie escapa. Justo ahí es cuando dan más ganas de probar y tentar la suerte, de comprobar lo que te puedes perder.
La descripción precisa y esencial de esa sensación, de esa necesidad, de esa duda u oscilación entre abrazar lo inevitable y consabido, lo esperado y periclitado, o cambiar el paso y desconcertar a todos, mudar la piel y vivir otras posibles vidas.
A todos nos hubiera gustado escapar más de una vez. No hay vida que no tenga su inevitable ración de frustración y ahogamiento. Pero quizás eso no sea lo peor de todo. Sino saber o sentir que en realidad no te pierdes nada, que nadie lo hace, que se trata en verdad de apechugar nada más, de asumir, renunciar y dejar de soñar.
O todo lo contrario. Usted sabrá.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Los Vientos de Esperanza de la Primavera Árabe
Fantástica película que tuve la oportunidad de ver en la pasada Semana Internacional de Cine de Valladolid o Seminci 2016 con la destacada interpretación de Majd Mastoura en el papel de Hedi, que según la sinopsis oficial proporcionada por la distribuidora Golem, es un chico sencillo que no habla mucho, no tiene mucho carácter y no espera demasiado de una vida que ya tiene trazada. Indiferente ante todo lo que le rodea, acepta las cosas como se presentan: deja que su madre, autoritaria y avasalladora, organice su casamiento con Khedija; que su jefe le mande a Mahdia la semana de su boda; y que su hermano mayor Ahmed, que ha venido de Francia para el enlace, le diga cómo debe comportarse. En Mahdia conoce a Rym, una animadora de un hotel de playa en el que cada vez hay menos turistas. Hedi se sentirá atraído por su despreocupación y libertad, y acabarán teniendo una apasionada aventura. Pero los preparativos para la boda siguen su curso, y Hedi deberá elegir.

Se nota la presencia de los hermanos Dardenne con su participación en la producción de Hedi, un Viento de Libertad, por la puesta en escena en forma de drama social y por ese deseo de adoptar siempre el punto de vista del héroe, sin caer en el patetismo y la demostración de fuerza, cuyo protagonista sueña con una existencia distinta a la suya, y además, vemos cómo lentamente se va liberando de una vida que quieren imponerle desde su familia para tomar las riendas y así poder elegir la que desea para él.

A pesar de que la historia no es muy original, y de la simplicidad del guión, Mohamed Ben Attia, realiza una hábil metáfora de un país, Túnez, donde resoplan vientos de libertad gracias a la “Primavera Árabe”, y al mismo tiempo, sigue obstaculizada por importantes trabas económicas y sociales, además de seguir dominada por la tradición. Hedi es una maravillosa película sobre el estado de ánimo de todo un país que, visto desde fuera, sigue oscilando entre el optimismo por el auge y el triunfo de la revolución, y el pesimismo por el desencanto y las extinguidas esperanzas de un futuro mejor.

También se transmite la imagen de una Europa idílica, con las puertas abiertas para recibir a todos aquellos que anhelan un futuro mejor donde poder hacer realidad sus sueños, cuando en la actualidad, paradójicamente, uno de los principales argumentos utilizados que han contribuido al ascenso de Marine Le Pen en Francia, de los partidos ultranacionalistas en Austria y Alemania, del Brexit… es evitar la entrada masiva de emigrantes, y en especial de musulmanes. Este tipo de mensajes, cuando Europa está en horas bajas, con un aumento de la xenofobia, una falta de identidad, un Estado del Bienestar que se desmorona, y en donde cada vez se cuestiona más su unidad y existencia, resulta cuanto menos curioso.

Hedi es la figura central de la historia, representa el reflejo de las perspectivas de la mayoría de la población joven tunecina, dividido y contrariado por la tradición y excitado por el descubrimiento de la libertad y la renovación, encarnada por Rym, un personaje femenino que representa la nueva cara de la sociedad tunecina. Hedi, un viento de libertad bajo una aparente y simple historia de amor a primera vista, en realidad estamos ante una obra con un trasfondo más profundo que plasma en precisas imágenes, un estilo de vida representativo de toda una generación de jóvenes tunecinos marcados a la vez por muchas expectativas y decepciones, a través de una revolución que hizo aparentemente posible todo en un brevísimo espacio de tiempo, pero que, en cambio, muchas de las restrictivas tradiciones persisten aún hoy en día.

CINEMAGAVIA
[Leer más +]
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil