arrow

La espada de Gedeón (TV) (1986)

6,3
64
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Crónica del comando del Mossad, los servicios secretos de Israel, que persiguió a los terroristas árabes involucrados en el asesinato de los atletas israelíes durante los Juegos Olímpicos de Munich, en 1972. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Canadá Canadá
Título original:
Sword of Gideon (TV)
Duración
173 min.
Guion
Chris Bryant (Novela: George Jonas)
Música
Georges Delerue
Fotografía
Claude Agostini
Productora
Coproducción Canadá-EEUU-Francia; Alliance Entertainment / CTV Television Network / Home Box Office (HBO) / Rogers Cablesystems / Société Radio-Canada / Téléfilm Canada
Género
Acción Drama Thriller Terrorismo Conflicto árabe-israelí Años 70 Espionaje Basado en hechos reales Telefilm
6
LA LEY DEL TALIÓN
Este telefilm canadiense realizado por Michael Anderson, conocido o más bien recordado por “La vuelta al mundo en 80 días”, ganadora del Oscar en 1956, es una superproducción entretenida y con momentos de tensión y suspense, pero en mi opinión, se queda corta en el análisis del conflicto. Recrea los acontecimientos que se derivaron tras la masacre de unos atletas hebreos en la Olimpiada de Munich 72, por parte de un comando terrorista palestino. Aunque la película intenta no tomar partido por ningún bando, es evidente que no lo consigue, porque omite algunos datos importantes dentro de la historia:

1. Los servicios secretos alemanes, estaban advertidos de un posible acto terrorista por parte de un comando palestino, durante las Olimpiadas. Las autoridades alemanas hicieron oídos sordos y no reforzaron la seguridad de la villa olímpica.
2. Israel ofreció a Alemania tras la toma de rehenes en la villa olímpica, un comando de élite de las fuerzas armadas hebreas, para asaltar la villa y liberar a los rehenes.
3. Las autoridades alemanas se negaron, poniendo el asunto en manos de una incompetente policía chapucera y sin experiencia en este tipo de asuntos.
4. Atraparon a tres terroristas en la masacre, pero pocos meses después, secuestran un avión de Lufthansa en Damasco exigiendo la libertad de los terroristas, y los alemanes los pusieron en libertad rápidamente.
5. La comunidad internacional hizo oídos sordos y continuaron los Juegos Olímpicos, claro, unos cuantos judíos muertos no podían estropear la fiesta del deporte.

Creo que la venganza de Israel, se cometió de forma ilegal, porque el terrorismo de estado siempre es condenable (todas las potencias lo practican), pero mucho más condenable es, que los asesinos terroristas que matan inocentes de forma indiscriminada, utilizando el terror y la extorsión para conseguir sus propósitos, permanezcan impunes sus delitos. Como queda bien claro en el telefilm, la presidenta del gobierno y el jefe de los cuerpos especiales hablan de hacer justicia, sin que afecte a inocentes, “no queremos daños colaterales, porque nosotros no somos terroristas”, aunque es cierto que hubo un camarero musulmán inocente que murió por error en Noruega.

En mi opinión, el odio antisemita proviene desde mucho tiempo atrás (suavizado por el exterminio nazi), les toleran a otros países actos similares, como los americanos con la caza a Bin Laden o los franceses con el terrorista Carlos, pudriendo se en una cárcel de por vida, o Rusia con el envenenamiento de Litvinenko. Pero la progresía militante que domina la opinión pública, suele ser condescendiente con el fanatismo islámico y con los actos terroristas indiscriminados. La misma Unión Europea envía cuantiosas ayudas económicas a los palestinos, que casi nunca llega al pueblo. Lo que sí es cierto y lo plantea el telefilm, es el hastío de los soldados judíos de vivir en esa tensión permanente, de vivir rodeado de enemigos musulmanes, ante la necesidad constante de efectuar acciones contundentes y disuasorias ante las organizaciones terroristas que les acechan. Y por supuesto el telefilm deja claro, y estoy de acuerdo, que la violencia sólo engendra violencia. El fin no justifica los medios, pero midamos a todos con la misma vara de medir, no seamos hipócritas y sectarios.
[Leer más +]
4 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil