arrow

The External World (C) (2010)

The External World (C)
Trailer
6,9
1.291
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
¿Qué se cuece por el asilo Acme? ¿Y qué hace Pikachu con una careta de Mickey Mouse? El joven OReilly, nuevo referente de la animación europea (Oso de Oro, Berlín’09), firma un cartoon digital nominado a los European Film Awards y concebido al más puro estilo chanante, también en su corrosiva forma de entender el humor. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Alemania Alemania
Título original:
The External World (S)
Duración
17 min.
Guion
Vernon Chatman, David O'Reilly
Música
Bram Meindersma
Fotografía
Animation
Productora
Detailfilm
Género
Animación Comedia Comedia absurda Comedia negra Animación para adultos Película de culto Cortometraje (animación)
8
Do it again!
‘La Fille et le petit ver’ no es más que uno de las innumerables incisiones audiovisuales del microcosmos de David O'Reilly en “The External World”. En ese micro-corto (y corte) una ‘estrella’ gusano (gafas de sol en el pack) yace en un paquete de tabaco, mientras lee atentamente un periódico, bajo el sol que acecha en un terraza ¿parisina? Un cartel reza a su lado: ‘NO FLASH Photography’. Es atacado por una fan armada con una cámara con flash que le deja en estado catatónico, le secuestra y, con la banda sonora en cassette del ‘Himno de la alegría’, se masturba con el mismo. Toda la pieza anterior está siendo vista por un niño en un ordenador en una página que parodia el logo de youtube y se llama shitube. El niño a su vez es observado por sus padres que tienen el siguiente diálogo:
—¿No va a ser una mala influencia?
—No te preocupes, sólo son dibujos animados. No tienen un efecto real en las personas.
Un frisbi-asesino, uno de las decenas de personajes de “The External World”, ataca y asesina al padre que acababa de soltar esa última frase.

=========

La vida cambia y debemos cambiar con ella… A lo mejor debes recordar quién fuiste para saber quién quieres ser… En un mundo lejano, externo y tan aparentemente cercano al nuestro siguen existiendo los mismos problemas generacionales: los padres quieren la perfección para sus hijos y desean controlar cada nota. Los muñecos de ficción que fueron algo yacen en centros de retiro bajo un dominante blanco y negro. Lo obsoleto descansa pero las viejas reglas siguen entreteniéndolos. Llegó la sangre y las cruces descansan. Llegó el color y el humor grosero y zafio por el cáca, culo, pedo, pis. Llegó la censura y el mundo al revés. Llegó el videojuego y todo cambió de nuevo. Pikachu quiere ser Mickey Mouse y la felicidad se consigue con medicinas con nombres con contraindicaciones: Go Fuck Yourself. Lo mejor es ser feliz y no poner ni la televisión: la sitcom y los aplausos falsos esconden una terrible verdad.

Los incisos y las micropelículas que viven en otras micropelículas se suceden. “The external world” es la riqueza de lo invisible, el microcosmos de la animación adulta hecho realidad.
La violencia gratuita y la mierda han cobrado protagonismo. Ahora todo se transforma en arte.
Porque toda esa introspección, por multitud de notables piezas que se interrelacionan para tejer un mundo ‘externo’ y tan alienígena, finalmente nos hace ver que es el nuestro: un mundo donde sólo habita el lamento y la soledad.
[Leer más +]
42 de 43 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Mundos olvidados
Tras ganar numerosos premios con su primer trabajo (Please, Say Something), David O'Reilly decidió que no quería tocar techo al inicio de su carrera rechazando la posibilidad de optar al Oscar el año pasado. El realizador vuelve ahora, con fuerza, con su "The External World" y el proceso se ha repetido: premio en Venecia, nominado a los European Film Awards y la pre-selección automática para los Oscar, que de nuevo ha (aparentemente) rechazado. Dicen que los genios están locos y, aunque es muy pronto para hablar así de uno de los indiscutibles nuevos talentos de la animación europea, hay mucho de genialidad en este mundo externo.

Recurriendo a su particular estilo de animación, O'Reilly decide no seguir un hilo fijo y contarnos numerosas historias engranadas como si se tratase de un programa contenedor, incluyendo además saltos en el tiempo y mirando hacia el futuro con una candidez alarmante. Su nuevo trabajo sigue en concreto el esquema de "Rejected" (Don Hertzfeldt, 2000), es decir, que contamos con humor negro y surrealista, en ocasiones tirando hacia el absurdo (el tamborilero es hilarante), personajes para el recuerdo (Oswald) y situaciones que espantarían al más pintado, pero que a un servidor le parecen magistrales. Muy, muy superior a "Please, Say Something" (2008), es aquí donde vemos el verdadero genio de O'Reilly. Un mundo externo, diferente, pero posible.
[Leer más +]
34 de 37 usuarios han encontrado esta crítica útil