arrow

Negación (2016)

Negación
Trailer
6,0
2.498
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Cuando la famosa historiadora norteamericana Deborah E. Lipstadt acusó a determinados periodistas e historiadores de negacionistas en su libro "La Negación del Holocausto", fue denunciada por el negacionista británico David Irving, un famoso periodista e historiador admirador de Hitler, y que se querelló en 1996 contra ella por difamación. Entonces Lipstadt se propuso derrotar a Irving y los negacionistas en Inglaterra únicamente con expertos en el ámbito académico, sin llamar a declarar siquiera a un sólo superviviente de la Shoah. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Denial
Duración
110 min.
Estreno
12 de abril de 2017
Guion
David Hare (Libro: Deborah Lipstadt)
Música
Howard Shore
Fotografía
Haris Zambarloukos
Productora
Coproducción Reino Unido-Estados Unidos; Krasnoff / Participant Media / Shoebox Films
Género
Drama Drama judicial Nazismo Holocausto Basado en hechos reales Años 90
7
El abogado de Hitler
En los ochenta leí alguno de los libros de David Irving, una biografía de Rommel, una historia de la Luftwaffe, y la Guerra de Hitler en la edición de 1977, publicados por la prestigiosa editorial Planeta, en sus momento me parecieron interesantes, aunque el ultimo deslindadaba de toda responsabilidad a Hitler en relación con la solución final, alegando que no existía ningún documento firmado por él dando tales órdenes.
Después le perdí el rastro a David Irving, en la década del noventa supe que tomó una postura negacionista del holocausto y las editoriales importantes dejaron de publicarlo, obviamente menos traducirlo al español.
Hasta que me encontré con esta película sobre el juicio por difamación contra Deborah Lipstadt y Penguin Book iniciado en Londres en 1996, con sentencia del año 2000. Sinceramente es una muy buena película, probablemente a muchos se le hace tedioso entender el proceso inglés, pero es en lo que se basa el filme.
Creo que se hace dificultoso generar empatía con alguno de los personajes, pero lo que está en juego es la “historia”.
Las actuaciones son muy buenas, de todos en general pero sobre todo Timothy Spall en su papel de David Irving. Una de las cuestiones que plantea esta película es cuales son los límites en la tarea del historiador y las fronteras de la libertad de expresión y en ese sentido cumple con su objetivo.
[Leer más +]
32 de 37 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Cuando la historia se hace en los tribunales.
Recién terminada de ver, solo puedo decir que me ha gustado bastante.

Soy un cinéfago de historias, no tanto de estilismos o autorismos que dejan la historia de lado para centrarse en otros aspectos del cine muy amados en según qué salones cinéfilos. Soy más de fondo, no de formas, aunque ni mucho menos las rehúya. Quizá sea por eso que aunque la puesta en escena sea tradicional, correcta; aunque el guion no sea nada del otro mundo, aun estando bien hilado judicialmente a pesar de ciertos saltos que se supone que debemos rellenar al estar basada en una historia real, y aunque las interpertaciones no sean para lucirse con ese gesto impertérrito que debe poner todo el mundo en un juicio, lo que hace apasionante la película es, como casi siempre, la historia que trata.

O las historias.

Porque se habla de Historia y de cómo, quiénes y por qué nos cuentan la Historia; y de que dos proposiciones que se excluen entre sí no pueden ser ambas verdaderas; y de que la libertad de expresión se ha de basar en la veracidad, el camino más probable para encontrar la verdad; y de que Hitler no podía estar a favor del extermino y, a la vez, estar en contra del genocidio judío; y de que cuando estas dos versiones se enfrentan y el ciudadano de a pie se ve confundido acerca de qué creer, quizá lo mejor es decidir qué es verdad y qué no en los tribunales, esos sitios donde los sentimientos de las víctimas no importan, donde todo tiende a ser más aséptico pese a que, paradójicamente, sea donde podemos encontrar los momentos más emocionales de la cinta que nos ocupa y donde los personajes, en su circunspección, nos muestran en verdad lo que sienten, por más disfrazado de estrategia que esté.

Es una buena historia basada en hechos reales.
Y lo triste es que esté basada en hecho reales.

Animaos a verla. No veréis una gran película de hallazgos técnicos, creativos, interpretativos, de fotografía, banda sonora, montaje, guion o sonido.
Solo es una historia que, desgraciadamente, ocurrió.
Y aún ocurre.
Para mí, es más que suficiente. Es notable.

Besos y quesos.
[Leer más +]
20 de 30 usuarios han encontrado esta crítica útil