arrow

Stigmata (1999)

Stigmata
Trailer
5,7
16.270
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
La joven Frankie Paige (Patricia Arquette) empieza a mostrar misteriosos estigmas tras enviarle su madre desde Brasil un crucifijo. Para que se ocupe del asunto, el Vaticano envía al padre Andrew Kiernan (Gabriel Byrne), un sacerdote experto en investigar milagros y que ya había analizado en Brasil el caso de una imagen religiosa que llora lágrimas de sangre. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Stigmata
Duración
103 min.
Guion
Tom Lazarus, Rick Ramage
Música
Billy Corgan, Elia Cmiral
Fotografía
Jeffrey L. Kimball
Productora
Metro-Goldwyn-Mayer (MGM) / FGM Entertainment
Género
Terror Intriga Religión Posesiones/Exorcismos
8
No me des monedas que tengo un boquete en la mano... sí, es por un milagro
Para comenzar con la crítica a Stigmata, creo oportuno recordar brevemente cual es la característica principal del fenómeno que da nombre a la película;
Los estigmas son ni más ni menos que las heridas que aparecen sin motivo aparente en el cuerpo del "afortunado", coincidiendo de manera macabra con las más destacables que sufrió Jesús en la pasión; manos, pies, cabeza, espalda y costado cómo ya seguramente sabrán. A esta rareza hay quien le da el discutible título de "milagro"... y eso que tiene que escocer una cosa mala. Ellos sabrán.

A un servidor le apasionan historias y leyendas de este tipo aun aclarando que soy bastante escéptico con todo lo que tenga que ver con Dios (aunque ponga su nombre en mayúsculas). Pero en el caso de que estuviera con nosotros, yo no compartiría las risas con él por mandar un guiño a la humanidad en forma de semejante milagro. Entre otras cosas porque en la tierra importa bien poco que los boquetes en las manos duelan; si te pegas más de la cuenta de baja sales despedido. Por pedir, si se pudiese, le propondría milagros más humildes pero mucho más reconfortables (como comprobar que una crítica propia en FA tiene más de 10 votos en las dos primeras horas de ser publicada).

Pero dejando las tonterías, y hablando ya de la peli, comentar que la historia de Wainwright tiene una estética y una trama muy bella; tan bella como la desafortunada protagonista quien consigue transmitir con maestría el calvario sufrido. Junto a ella un Gabriel Byrne que ayuda bastante a que Stigmata sea una obra grande (y me refiero al actor, no sólo al personaje). Estos dos son los encargados de llevar el peso sobre sus espaldas de lo que resulta ser un thriller terrorífico, o un terror de intriga; como más gusten llamar.

Al contrario de lo que he dicho en "Premonition (7 días)" entre tanta basura se cuela de vez en cuando algo grande. Y Stigmata lo es.
[Leer más +]
41 de 51 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
AL RESCATE DEL EVANGELIO DE SANTO TOMÁS
En Nag Hammadi, Egipto, unos campesinos descubrieron, a mediados del siglo XX, unos códices de papiro que los paleontólogos identificaron, luego, como escritos en el siglo IV después de Cristo. Uno de los códices, de veinte páginas en total, y escrito en lengua copta (egipcio antiguo) contenía, al final del texto, las siguientes palabras: Evangelio de Santo Tomás, y en él se encuentra, lo que parece ser, un recuento de los mensajes de Jesús. Este texto se conserva, ahora, en el museo del antiguo Cairo en Egipto.

¿Por qué no se encuentra en la biblia el Evangelio de Santo Tomás? La explicación que da la iglesia católica es: “porque no surgió de un movimiento cristiano sino gnóstico”. Otros, como Rupert Wainwright, director de la película “STIGMATA”, creen que, a la iglesia católica, no le convenían algunas palabras que Tomás citaba - como aquellas que dicen: “El reino de Dios está dentro de ti y a tu alrededor. No en edificios de piedra y de madera. Corta un trozo de madera y allí estoy, levanta una piedra y ahí me encontrarás” -, y que, por esta razón, lo eliminaron de la biblia.

La historia de esta interesante y polémica película, se centra inicialmente en los estigmas: marcas o señales que aparecen repentinamente en el cuerpo de algunas personas - devotas o no -, y que se asemejan a las heridas sufridas por Jesús durante su crucifixión.

Esta vez, es una joven peluquera, escéptica y non sancta, la que recibe las señales por un hecho aparentemente casual. Y comienza aquí una ardua investigación que llevará, a un sacerdote de mentalidad abierta, a descubrir algunas cosas de verdadero significado y que, por feroces intereses, el sector más reaccionario de la iglesia se empeña en mantener a oscuras.

Wainwright, recrea imágenes que impactan y algunas secuencias poseen una loable brillantez narrativa. La eficiente edición, los efectos sonoros y la electrizante música que acompasa cada secuencia, contribuyen a que se logre un ritmo constante y en crescendo. La historia se sigue así con profundo interés, pues uno siente que, además, se va soltando el largo hilo de una maraña que, durante siglos, se nos ha ocultado herméticamente.

Al final, “STIGMATA” es una película que sacude nuestros pensamientos durante un buen rato. Y luego se recuerda porque, es de aquella clase de experiencias, que nos trae a la memoria que, lo que suele contársenos como historia, casi siempre sucedió de otra manera.

Patricia Arquette y Gabriel Byrne, lucen muy efectivos en unos roles llenos de fuerza dramática y de destape moral que, quizás revuelque a más de uno, porque deja sentada una franca denuncia contra una institución que, en muy buen grado, se ha sostendio alimentando la mentira y acallando la verdad.

Sin lugar a dudas, Rupert Wainright ha salido al paso con una película valiente.´

Título para Latinoamérica: "ESTIGMA".
[Leer más +]
35 de 43 usuarios han encontrado esta crítica útil