arrow

El viento que agita la cebada (2006)

El viento que agita la cebada
Trailer
7,1
20.745
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Irlanda, 1920. Dos hermanos se alistan en la guerrilla para combatir contra las tropas británicas que intentan impedir la independencia de Irlanda. El amor por su país hace que Damien (Cillian Murphy) abandone su prometedora carrera de médico y se una a su hermano Teddy (Pádraic Delaney) en la lucha por la libertad. Tras sufrir varias derrotas y un escalofriante número de bajas, el Gobierno Británico decide pactar con los rebeldes. Pero el acuerdo alcanzado provoca divisiones dentro del IRA y desemboca en un nuevo y fratricida conflicto armado. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Irlanda Irlanda
Título original:
The Wind that Shakes the Barley
Duración
127 min.
Estreno
15 de septiembre de 2006
Guion
Paul Laverty
Música
George Fenton
Fotografía
Barry Ackroyd
Productora
Coproducción Irlanda-Reino Unido-Alemania-Italia-España-Francia-Bélgica-Suiza; UK Film Council / Sixteen Films / TV3 Television Network Ireland / BIM Distribuzione / Filmstiftung Nordrhein-Westfalen / Matador Pictures / Pathé / Regent Capital / Tornasol Films S.A
Género
Bélico Drama IRA Años 20
8
Ken Loach nació el 17 de junio de 1936 en Nuneaton, Warwickshire, Inglaterra.
Viendo que las críticas a esta película son más que críticas de cine, críticas ideológicas me dispongo a hacer una crítica ideológica.
En primer lugar llama la atención de que el director de esta película sea inglés, no irlandés. No sé si su abuela fue irlandesa o si su padre tiene un tío irlandés, pero el no. Por lo que es un inglés que está dejando como bárbaros, torturadores y asesinos a su propia gente. Esta haciendo una crítica de su propio gobierno y país al que pertenece y el que por cierto hasta hace poco no le pidió publicamente perdón a personas como Gerry Conlon, o que se dedico a masacrar pueblos a lo ancho y largo del mundo. El ejemplo más cercano lo tenemos en la archiconocida Boody Sunday(hace unos treinta años). Y los únicos crímenes cometidos por esos pueblos eran simplemente querer administrar sus propios asuntos conforme a sus criterios y facultades. En este punto algunos argumentaran que estos otros pueblos eran violentos con los pobrecillos británicos... Un ejemplo de los violentos que eran lo vemos en la India, o en la cantidad de irlandeses que se alistaron en la filas del I.R.A. despues del Bloody Sunday, masacre que creo treinta años de terrorismo atroz en ese país.
Independientemente de la política del Imperio Británico, que tampoco es la peor, ni mucho menos, viene la cuestión de quien tiene la razón. Hacía setecientos años (en la película) que los ingleses invadieran Irlanda por la fuerza de las armas. ¿Son suficientes setecientos años para olvidarlo y ponerse a convivir? No lo sé. Pero que no te dejen jugar a la pelotita para evitar reuniones solciales, que te quemen la casa por colaborar con guerrilleros,etc. y que encima tengas que pagarles una fortuna en comparación con el irlandés medio quizás llegue a ciertas personas a tomar las armas y combatir. Y no hablo de actitudes aisladas de ingleses en la película, si no de hechos que seguro que ocurrieron. Por lo que creo que a razones para tomar las armas y combatir ganarían los irlandeses en esa época, y no unos cuantos mercenarios venidos de la isla de enfrente a asegurarse de que el pueblo irlandés no pudiera elegir su forma de gobernarse.
Al margen de la consideración política, en la que creo que no se centra el director, la película habla de la cruda realidad de la guerra, y en concreto esas dos guerras, Irlanda-Gran Bretaña, Pro tratado-Antitratado, en las que cualquiera podía ser amigo o enemigo según las circunstancias. Loach narra con el dramatismo adecuado estos dramas personales y filma de manera brillante los extraordinarios paisajes en los que se desarrolla la película.
Como conclusión diría que una persona que no tuviera unos ideales parecidos a los de Loach en el tema irlandés no podría hacer esta película. Otra cosa es que no gusten.
[Leer más +]
119 de 147 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
El mejor Loach se va a Irlanda
Ken Loach representa una voz única e imprescindible en el cine actual. En su última película vuelve al mejor Loach para construir una historia compleja, exacta y valiente acerca del conflicto irlandés.

Loach sitúa la acción de la historia en un momento decisivo: el incremento de las tensiones sociles y nacionales en 1920 y 1921 que desemboca en la firma del Tratado de partición de Irlanda y la creación del (así llamado) "Estado Libre Irlndés" en el sur de la isla. Con pulso firme, un estudio concienzudo y comprometido del tema, y mimando al mismo tiempo el crecimiento dramático de los personajes, su verdad y vida propia, Loach construye un relato imprescindible para conocer de dónde viene -y deducir hacia dónde va, a pesar de toda la propaganda imperialista- este conflicto creado por el imperialismo británico y que ha ocasionado decenas de miles de muertos durante las últimas décadas.

Loach denuncia sin concesiones de ningún tipo la brutal represión del imperialismo británico, muestra las contradicciones de clase (así como en cuanto a los métodos y perspectivas) que existían (y siguen existiendo) en el movimiento de liberación irlandés y deja que la cámara capte con absoluto realismo (en el mejor sentido de la palabra) y sin ninguna concesión a la galería (ni mucho menos al pensamiento único dominante) el desarrollo de esas contradicciones.

Pero lo más importante es que ese enfrentamiento interno, hermanos contra hermanos, vecinos contra vecinos, que Loach nos cuenta, no está construido arbitrariamente sino que brota como una necesidad de la evolución dramática de cada personaje. No es cierto, profetas de la neutralidad que nunca es neutral sino mentirosa, que Loach nos imponga lo que piensa; hay varias vocs en la película pero evidentemente Loach no es neutral y queda claro cuál es la voz que llega a su corazón y cuál la que , como a nosotros, nos hace cerrar los puños de indignación. Tampoco es cierta la acusación de que Loach no expresa sentimientos humanos. No hy arquetipos sino seres humanos en esta película. Y , por otra parte, ¿Qué sentimiento humano más profundo que el amor a la humanidad , a la libertad (tanto individual como de todo un pueblo), a la justicia y a la verdad?

El edificio de "El viento que agita la cebada" es muy complejo desde el punto de vista cinematográfico. Debe combinar verdad histórica, cinematográfica y sentimental, construir una historia contracorriente y lograr que todos los personajes sean creíbles, y hacer todo eso deforma que parezca sencilla para que la esencia social que intenta mostrar no quede sepultada bajo los fuegos artificiales de las virtudes formales (que son indudables). Lo que en sí mismo exige un gran talento cinematográfico y capacidad técnica. Que Loach derrocha, aunque otros presuman de ella.
[Leer más +]
42 de 45 usuarios han encontrado esta crítica útil