arrow

El extraordinario viaje de T.S. Spivet (2013)

Sinopsis
T. S. Spivet, un niño de diez años, vive en una granja de Montana (Estados Unidos) con su madre, una mujer obsesionada por los escarabajos, su padre y su hermana, que aspira a ser Miss América. Spivet ha ido desarrollando un talento innato para la cartografía y los inventos. Un día, recibe la noticia de que el museo Smithsonian le ha concedido el prestigioso Premio Baird por la invención de la máquina del movimiento perpetuo. Lo invitan a una recepción y, sin decirle nada a nadie, se embarca en un tren de mercancías para llegar a Washington D.C. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
L'extravagant voyage du jeune et prodigieux T. S. Spivet (The Young and Prodigious Spivet)
Duración
105 min.
Estreno
4 de julio de 2014
Guion
Jean-Pierre Jeunet, Guillaume Laurant (Novela: Reif Larsen)
Música
Denis Sanacore
Fotografía
Thomas Hardmeier
Productora
Coproducción Francia-Canadá
Género
Aventuras Comedia Comedia dramática Road Movie Infancia Familia 3-D
7
El azúcar Jeunet
Jean-Pierre Jeunet, quien deslumbrara al mundo con 'Amelie' (2001), no ha vuelto a recuperar el brillo, la magia y la poesía que impregnaban su singular e inolvidable fábula. Podría advertirse incluso que su filmografía desde hace ya 13 años ha sido una búsqueda personal de ese genio arrebatado no del todo fructífera, un viaje largo y azaroso por abrazar de nuevo la fórmula del éxito que se le viene resistiendo desde entonces, siempre caminando en un desequilibrio constante entre unas virtuosas formas esclavas de historias con menos enjundia de la pretendida. Quizá el techo está (para mucha gente) tan alto, que su mejor obra (para casi todos) posiblemente juegue siempre en su contra. Se alegrarán sus fans al comprobar en 'El extraordinario viaje de T.S. Spivet' (2013), apañada traducción de un título original más largo y jugoso, cómo ha virado ligeramente hacia sus orígenes para recuperar algo de su músculo narrativo, dando más corazón a su precioso envoltorio.

La nueva película de Jeunet vuelve a girar sobre una persona única y extraordinaria, en este caso un niño prodigio realmente genial (el debutante y empático, pese a todo, Kyle Catlett) que emprenderá un largo viaje para recoger un prestigioso premio científico que le han concedido. En ese viaje de oeste a este (brújula narrativa del cuento), auténtica partida y regreso de una vida y un mundo que no volverán a ser los mismos, el director francés plantea una visión del mundo que es ya marca de la casa, cuya candidez quizá provoque rechazo o indiferencia en ciertas personas pero que es, seguramente, una ventana abierta a un modo de ver las cosas diferente y singular, capaz de lograr tanto un buen puñado de (son)risas como reflexión.

Presenta una forma de entender la vida como un continuo descubrimiento y, como la máquina que construye el protagonista, una lucha por el movimiento perpetuo, por sobrevivir a las circunstancias y sortear las piedras del camino (la pérdida, la culpa, la necesidad de cariño) y, a pesar de los pesares, seguir hacia delante. Muestra de ello da la preciosa escena/metáfora de las luciérnagas, el único momento que arrancó al que esto escribe una emoción incontenible. Comparte, salvando las distancias, el mismo mensaje que la excelente 'Sólo los amantes sobreviven' (2013) acerca de vivir el momento y seguir hacia adelante sea como sea, aunque la inundación de alegría por estar vivo sea más explícita en ésta. Todo ello bañado en una preciosa fotografía típica del cine de Jeunet (justamente galardonada con el César) y acompasada por una música muy bonita y por un humor puro y muy efectivo.

Hubo gente que advirtió la repetición de estilo de Wes Anderson, entendida ésta como una reiteración innecesaria y petulante devenida en marca más industrial que otra cosa, en la maravillosa 'El gran hotel Budapest' (2014). Esas voces disonantes alzarán el mismo discurso de protesta ante la nueva cinta del director francés, pues tan gozosa y bonita es en su contemplación como plausible el hecho de que es un más de lo mismo, delicioso y brillante, sí, pero repetitivo. Razón quizá no les falte, pues ya no sorprende, aunque ojalá se repitieran más las buenas costumbres (visuales, o cualesquiera) que el mero trabajo mecánico, impersonal o no parido desde las entrañas. Sólo existe un desvío estético en su carrera ('Alien Resurrection' -1997-), y aún así nunca dejó atrás su barroquismo visual (ni, tampoco, a su adorado y adorable Dominique Pinon, aquí presente en un simpático cameo).

El tramo final está demasiado alargado, con una sucesión de clímax que resultan un poco forzados y que son apuntalados por llanos simbolismos, pero todo ello nos conduce a un hermoso final, tan obvio como digno de ser guardado en la memoria, que compensa cualquier peaje pagado durante el recorrido. Azúcar por doquier marca Jeunet, sí, pero muy nutritivo, en una fábula bucólica quizá más pensada que sentida, pero apreciable y muy emocionante para corazones sensibles y almas aventureras.

http://www.asgeeks.es/movies/critica-de-el-extraordinario-viaje-de-t-s-spivet-azucar-jeunet/
[Leer más +]
18 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Una mente maravillosa
No creo que se trate de falsa benevolencia o piedad a secas, tanto da, por inclinarme a recomendar esta película, aunque sea sin demasiado énfasis y sin que pesen más sus defectos que aciertos. También es verdad que J. P. Jeunet me interesa como director, aunque para un sector de espectadores el arrollador éxito de “Amélie” sea una cruz más que una carta de recomendación. Su imaginería audiovisual, aparte de peculiar (como buen director que se precie), es desbordante una vez más, aunque en esta ocasión no case demasiado con el resto, no se termine por compactar el maravilloso envoltorio con el núcleo, que es siempre lo más importante en un film: su guión. En esta ocasión se adapta una novela cuyo punto de partida es la América profunda. Jeunet sale de ese universo que parece conocer al dedillo y que nos ha ido mostrando a lo largo de su carrera para meterse en un escenario que él pinta estéticamente bonito, pero que le viene lejano, más lejano que cualquier mundo de ficción curiosamente. Quizás se note un poco que sea un producto híbrido con historia “muy americana” de alma pero de aspecto indeterminado, no americano. Cuidado, digo de aspecto indeterminado, pero con personalidad. Y aún a pesar de ser tan personal y se note el sello de su autor es, en mi opinión junto a “Alien resurrección” su film más desangelado, aunque con resultados bastante superiores, menos mal. A todo ello se le podría sumar la narración de off que domina sobre todo el primer tercio del film, en un intento de no desperdiciar los personajes que se nos presentan y de ahondar más en ellos, haciéndolo aún más literario de la cuenta. Creo que por todo esto la película, que clausuró Donosti 2013 fuera de concurso, ha sufrido diferentes cambios de fechas de estreno sin decidirse sus distribuidores cuándo sería el momento más conveniente, relegándola a primeros del mes de Julio. No sé si por aprovechar las vacaciones escolares ya que el protagonista es un chico de diez años, aunque no sea tampoco un film al uso destinado al público infantil. Esta falta de claridad en sus propósitos no ha jugado a su favor, agravados por el desarrollo de los previsibles acontecimientos que transcurren en el film que no deparan sorpresa y a veces incredulidad. Pero le salva que todo está hecho con sensibilidad, hay mucha ternura (y a veces empalago) y se nos cuentan temas interesantes con cierta inteligencia, alternado dosis de realismo y fantasía, la comedia y el drama. Se hace muy agradable el visionarla sobre todo en pantalla grande, eso sí. Aunque sus personajes puedan caer en estereotipos, se hacen cercanos, gracias a un notable trabajo actoral de todos. Por cierto, creo que nunca había visto tan guapa y tan bien maquillada a Helena Bonham Carter como en esta ocasión… pero vamos, aunque el punto fuerte no es tampoco la gran Judy Davis en uno de esos papeles que ella defiende como nadie, si no el pequeño Kyle Catlett que es todo un hallazgo. El resto, desde sus trucos digitales a sus decorados o su fotografía pues como hemos dicho, impecables. Y su curiosa BSO a tono con la historia también es destacable, como sus títulos de crédito finales. Por ello creo que no habría que darle palo a Jeunet aunque muchos tengan ganas de ajustarle las cuentas.
[Leer más +]
12 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil