arrow

Un miedo increíble a todo lo que existe (2012)

Un miedo increíble a todo lo que existe
Trailer
5,3
1.318
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Jack es un escritor de libros infantiles que se dispone a dar el salto al mundo del cine. Para ello, planea una historia de asesinos en serie. Lleva tanto tiempo con este proyecto, que se le está quedando muy adentro. Jack no espera que, una noche, tanta obsesión reviente y se materialice en una experiencia pesadillesca, en la que deambulan fantasmas, villancicos y las mujeres de la lavandería. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
A Fantastic Fear of Everything
Duración
109 min.
Guion
Crispian Mills
Música
Michael Price
Fotografía
Simon Chaudoir
Productora
Keel Films / Pinewood Studios
Género
Comedia Comedia negra Literatura
8
Un fantástico miedo a todo
La primera película que vi este año al acudir a Sitges fue "A Fantastic Fear of Everything" de los debutantes Crispian Mills y Chris Hopewell. Puede ser que llegara fresco al festival y por eso la recibiera con agrado, pero en líneas generales, me encantó, con algunos matices.

El filme tiene un montón de puntos a favor para que yo la considere una experiencia divertida. Su protagonista es Simon Pegg, que me encanta, su personaje principal es un perdedor con nulas habilidades sociales (un perfil con el que me siento más identificado que con un superhéroe, por ejemplo), es una mezcla de humor y terror (combinación casi siempre disfrutable y divertida), su banda sonora es notable y su aspecto visual es surrealista con un punto de psicodelia no muy alejada del Terry Gilliam de "Miedo y asco en Las Vegas".

Crispian Mills presentó la película diciendo que quería que tuviera tres actos bien diferenciados como una obra de teatro. Este aspecto termina siendo , a la vez, interesante y el talón de Aquiles del filme.

El primer acto, con una ambientación que remite a los relatos de Edgar Allan Poe u otras historias clásicas de terror, nos muestra a un Simon Pegg deliciosamente histriónico como un escritor de libros infantiles que, al afrontar un relato para adultos inspirado en historias reales de psicópatas, ha desarrollado una serie de miedos patológicos hacia todo y se pasa el día encerrado en casa sumido en su propia paranoia. Es la parte del filme que hace más honor a su título y es absolutamente brillante. Divertidísima, con sustos puntuales y una magnífica composición por parte de Pegg, además de una ambientación bastante conseguida.

La "trama" propiamente dicha comienza cuando su agente le anuncia que un ejecutivo está interesado en su novela y el escritor debe prepararse para una cita con él. Esto le llevará a intentar superar su miedo a salir de casa y, en especial, a las lavanderías (sic) pues ha de tener un traje en condiciones para reunirse en la cita.

Tras un acto de transición el clímax se desarrolla en la lavandería, sección que concentra lo mejor y lo peor de la cinta. Si bien el humor absurdo adquiere en esta parte su máxima expresión, llegados a este punto el elemento de terror "victoriano" del primer acto ya está casi desaparecido y cada vez vemos más lejos el enfrentamiento del protagonista con el ejecutivo, algo que nos han presentado con mucho interés, mostrando incluso la posibilidad de que este fuera, en verdad, un individuo peligroso como el escritor cree.

Pese a su componente absurdo y su recurso a elementos visuales sorprendentes como el uso de stop-motion, el desenlace en la lavandería se revela como una película más convencional de lo que se nos había presentado hasta entonces: una historia de redención por parte de un individuo asocial que aprende a integrarse un poco mejor entre los demás. Este tramo, además, denota cierta sensación de cortometraje alargado, ya que sólo hay un buen número de cosas que pueden suceder en una lavandería. Al final esta última parte deviene una especie de mezcla del "Dr. Horrible's Sing A Long Blog" -en tanto a que ambas tratan de un sujeto raro tratando de ser aceptado y en ambas salen lavanderías- y el corto "Aquel ritmillo" de Javier Fesser, en el que también hay lavadoras y delincuentes. No está mal pero pierde un poco con respecto al toque de terror clásico en tono paródico del primer acto, que apuntaba para un 10.

No obstante, una notable ópera prima.
[Leer más +]
13 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Un sopor increíble a todo lo que existe.
No esperaba aburrirme con un film con Simon Pegg como protagonista, pero desde luego esta película queda muy lejos de Shawn of the dead o Hot Fuzz.
El ritmo de la película es muuuuuuuy lento y la película que pretende hacerte reír y a la vez introducirte en una atmósfera claustrofóbica, no consigue ni una cosa ni otra.
[Leer más +]
9 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil