arrow

La casa torcida (2017)

Sinopsis
Aristides Leónides es el patriarca de una adinerada familia de origen griego que será asesinado poco después de que su nieta presente a la familia a su prometido, hijo de un detective de Scotland Yard, que será quien deberá resolver el crimen. Adaptación de la novela de Agatha Christie. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Crooked House
Duración
115 min.
Estreno
13 de abril de 2018
Guion
Julian Fellowes (Novela: Agatha Christie)
Música
Hugo de Chaire
Fotografía
Sebastian Winterø
Productora
Brilliant Films / Fred Films
Género
Intriga Drama Crimen
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Agatha Christie
5
Aquella casa en las afueras
Las adaptaciones literarias de Agatha Christie para el cine y la televisión siguen siendo rentables. Dentro del enorme grupo que la integran, en nuestra memoria son pocas las que sobreviven y brillan por sí mismas: la estupenda “Testigo de cargo” de Wilder sigue siendo una de las mejores, seguida de la versión de René Clair “Diez negritos” y rodada antes de la de Wilder, “Asesinato en el Orient Express” de Lumet, que contaba con uno de los repartos más impresionantes vistos en una misma película o “Muerte en el Nilo”, que seguía esa estela de grandes estrellas como principal reclamo. Con el paso del tiempo esta fórmula se fue agotando, quizás porque se iban poniendo en manos de directores que cumplían con el encargo sin añadir demasiado talento, por lo que encontraron más salida a estos productos como telefims que como películas rodadas para el cine. En este año, aparte del “remake” de “Asesinato en el Orient Express” ejecutado por Kenneth Branagh, que no contó con el apoyo ni de la crítica ni del público al utilizar sin mucha imaginación la fórmula ya extinguida, nos llega “La casa torcida” de Gilles Paquet- Brenner, del que se podía esperar más de lo que finalmente ha ofrecido, eso sí, lo ha hecho con corrección, además de apuntar una cierta intención de renovar la línea a seguir en futuras adaptaciones, pero ha sabido a poco.

Como es habitual en el cine británico se ha cuidado su ambientación en interiores, ya que exteriores, sobre todo en escenarios urbanos hay poco, al no ser una obra de gran presupuesto. Se han esforzado en su atmósfera, en sacarle partido a la mansión y sus alrededores, pero al final se tiene la sensación de haberse quedado cortos.
Quizás tampoco haya mucho que comentar. Se trata de una película que para los fans de esta clase de género no les disgustará pero tampoco creo que signifique mucho.

La banda sonora original de Hugo de Chaire nos huele en varios momentos a plagio, ya que nos evoca al interesante trabajo cometido por Mica Levi para “Jackie”, sobre todo por el empleo de las cuerdas, aunque también está salpicada con muchos temas variados, tanto clásicos como de “jazz”, estando la selección más lograda.

El guión de Julian Fellowes es cojitranco. Por un lado se echa de menos más dosis de cinismo, como en la escena por ejemplo de la cena en la que los personajes, gracias a unos diálogos más punzantes, parecen adquirir más peso. También es verdad que nos libra de resolverlo todo en tres minutos tras un discurso del detective de turno, dejando a bolos al espectador. Pero el desarrollo de su “suspense” se va disipando, no llega a aburrir pero no interesa demasiado hasta su recta final, la resolución, que al menos tiene más mala leche de lo habitual y no es muy políticamente correcta.

El mayor atractivo está en su reparto. Max Irons, nieto de actores e hijo de Sinéad Cusak, actriz, y del también actor Jeremy Irons, aunque con un físico que podía más bien ser el hijo de Tom Berenger, es el protagonista, Charles Hayward, el investigador que pretende solucionar el misterio y acompañado en casi todo momento de Stefanie Martini como la millonaria Sophia de Haviland. Ambos jóvenes actores hacen una buena labor, pero inferior a la del elenco de secundarios, actores más experimentados, como la siempre injustamente minusvalorada Gillian Anderson, que está casi irreconocible, no ya por sus operaciones, si no por su sofisticado “look”, Julian Sands o la casi siempre majestuosa Glenn Close, la verdadera reina de la función. Terence Stamp, actor de gran trayectoria, aquí aparece como el Inspector Taverner, cumpliendo sin más, entre otras razones porque su personaje no daba mucho de sí.

Puede que para próximas adaptaciones que sigan una línea académica, los productores tengan en cuenta lo importante que es un buen guión, dirigido por un director que no sea simple y lineal, además de contar con un reparto de actores famosos con experiencia, es decir, la vieja fórmula que parecía que no daba más de sí y que podría generar sus frutos en taquilla. Creo que solamente así se podría seguir adaptando, con éxito, las novelas policíacas de Agatha Christie. Buscar otras vías improvisadas o conformándose con cumplir expediente podría significar el cierre definitivo de este género en el cine.
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Una casa de locos.
Un millonario de origen griego es asesinado por envenenamiento mientras descansaba en su mansión. Su nieta será la que contrate a un detective amigo suyo para que trate de averiguar quién acabó con la vida de su abuelo…posiblemente un miembro de la propia familia.

Después de la reciente Asesinato en el Orient Express, nos llega otra adaptación de una novela de la maestra de la intriga y del crimen Agatha Christie. En esta ocasión, es el director francés Gilles Paquet-Brenner el encargado de dar vida y movimiento a las páginas y trasladarlas a la gran pantalla. Todo empieza con el patriarca muerto y el sucesivo juego de la investigación y de los interrogatorios por parte del detective Max Irons (el hijísimo) para llegar hasta el asesino. Por el camino, se va encontrando con diferentes personalidades y caracteres tan variopintos que encontrará motivos suficientes en cada uno de ellos para pensar que podían haber cometido el cruel homicidio cualquiera de ellos por celos, codicia, envidias, rabia contenida o amores del pasado nunca desterrados. Desde su joven viuda, Christina Hendricks, hasta su cuñada, Glenn Close, pasando por sus hijos, nueras y nietas. Una muy escéntrica Gillian Anderson protagonizará los momentos más cómicos del metraje. Se deja ver y te mantiene en tensión hasta atar todos los cabos pero todo transcurre a un ritmo tan lento y casi carente de emoción, con el piloto autómatico encendido, siendo además la historia del tira y afloja entre el detective y la nieta mayor tan poco creíble e impostada, que desvirtua el verdadero punto fuerte del film: encontrar las pistas para resolver el misterio del asesinato, sabiendo que todas las piezas están dentro de la casa…o tal vez no.

Sacapuntas de oro: Para los amantes del Cluedo y de las novelas de Agatha Christie. Unos actores de primera fila. Que cada personaje pueda ser el culpable. Una fotografía lúgrube que acentúa el halo de misterio. El final tan devastador como adorable.

Sacapuntas de madera: La traducción del título español. Que en una novela se pueden dibujar perfectamente todos los personajes y dejarlos reposar pero que en la gran pantalla hay que ir al grano y se dejan muchos detalles en la sala de montaje. Que pasará de puntillas por la cartelera y por la crítica porque le falta acabar de creérselo.

Nota: 6 Sacapuntas.
[Leer más +]
3 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil