arrow

La verdad oculta (2010)

La verdad oculta
Trailer
6,6
2.815
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Tras la guerra de los Balcanes, una agente de la policía de Nebraska que viaja a Bosnia como observadora de las Naciones Unidas denuncia ante la ONU a una multinacional por haber encubierto varios casos de tráfico sexual. El guión se basa en la historia de Kathryn Bolkovac, que fue a Bosnia en 1999 como miembro del comité de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Canadá Canadá
Título original:
The Whistleblower
Duración
112 min.
Guion
Larysa Kondracki, Eilis Kirwan
Música
Mychael Danna
Fotografía
Kieran McGuigan
Productora
Coproducción Alemania-Canadá; First Generation Films / Barry Films / Mandalay Vision / Primary Productions / Voltage Pictures
Género
Drama Guerra de Bosnia Abusos sexuales Crimen Política Basado en hechos reales
6
The Ugly Truth
Al finalizar la guerra de Bosnia, el tráfico sexual aumentó de forma considerable (dato curioso teniendo en cuenta que la población masculina bosnia había descendido un cincuenta por ciento por la elevada cifra de muertos en el conflicto) convirtiéndose en un lucrativo negocio dirigido por la policia local, IPTF, y SFOR (fuerza multinacional de la OTAN desplegada en Bosnia encargada del cumplimiento de los Acuerdos de Dayton); y cuya clientela eran básicamente empleados internacionales. En la oscura trama, descubierta por la agente Kathryn Bolkovac (interpretada magistralmente por Rachel Weisz), estaban implicados directamente altos funcionarios de la ONU.
La película narra de forma eficaz y contundente los fatídicos hechos que demuestran una vez más las barbaridades que podemos llegar a cometer los seres humanos hasta convertirnos en auténticas bestias despiadadas. Las grandes corporaciones y los contratos multimillonarios con los gobiernos son otro de los grandes temas que trata el film dirigido por Larysa Kondracki, y co-escrito por ella misma y Eilis Kirwan. La película se estrenó en el Festival Internacional de Cine de Toronto de 2010. En el reparto, además de la ya mencionada protagonista, figuran unos secundarios de lujo como la internacional Monica Bellucci (en un minúsculo papel sin relevacia), la británica Vanessa Redgrave, y el veterano David Strathairn (como oficial de Asuntos internos). El tema es tan interesante como desagradable, aunque todo está rodado de una forma donde se intenta siempre desvincularse del morbo y está mostrado de manera implícita, light, y fácil de digerir; sin caer en el mal gusto, la sensibleria estúpida y el sensacionalismo barato. Me ha gustado y creo que tiene la suficiente fuerza e interés como para recomendar su visionado, no sólo a cualquier amante del buen cine, sino a todos aquellos que quieran conocer las crueles verdades de la naturaleza humana.
[Leer más +]
31 de 34 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
¿Quién vigila a los vigilantes?
No hay zombies que vuelven de ultratumba, ni presencias sobrenaturales, ni seres de apariencia monstruosa, pero esta si que es una película de miedo. El tráfico de seres humanos es una realidad sangrante, pero que se realice bajo el amparo de instituciones internacionales cuya misión es la de proteger a la población de países víctimas de enfrentamientos armados, es aberrante.
La tupida trama de tráfico sexual que descubrió Kathryn Bolkovac en Bosnia después de la guerra de los Balcanes involucraba desde a los que engañaban y vendían a las jóvenes víctimas en sus países de origen hasta un alto comisionado de la ONU, pasando por los traficantes-explotadores, que actuaban impunemente no sólo ante la corrupta policía local, sino tambien ante los representantes internacionales, reclutados en países como EE.UU. por compañías privadas subcontratadas por el Gobierno y que también participaban en el negocio. Una estructura corrompida de abajo a arriba y viceversa, blindada por la impunidad.
No es una película redonda, pero tiene momentos realmente intensos retratando la desesperación de las víctimas, la brutalidad de los verdugos, la turbia complicidad de los implicados y la impotencia de una mujer que se enfrenta a una conspiración de silencio. La recreación de la sordidez que este tipo de tráfico implica está muy lograda y los interpretes cumplen, destacando la protagonista.
Valiente denuncia que pone en el punto de mira a una institución internacional, la ONU, a cuya inoperancia para resolver conflictos, se añade la pavorosa acusación de que la inmunidad de sus representantes les permite ejercer impunemente el abuso sobre aquellos a los que deberían defender. Esto si que da miedo.
[Leer más +]
20 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil