arrow

Siete torres (1940)

6,0
55
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
En 1828, dos hermanos luchan por la mansión familiar. Cuando el padre de ambos muere, un hermano acusa al otro de asesinato... (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The House of the Seven Gables
Duración
89 min.
Guion
Lester Cole, Harold Greene (Novela: Nathaniel Hawthorne)
Música
Frank Skinner
Fotografía
Milton R. Krasner
Productora
Universal Pictures
Género
Thriller Drama Siglo XIX
8
"Murderer"
Pequeña joya de serie B del director austríaco emigrado Joe May, adaptación de un relato del escritor norteamericano Hawthorne y desarrollada en la Nueva Inglaterra de principios del siglo XIX. Atmosférica y romántica, con un elegante toque de relato gótico a lo que contribuye la expresiva fotografía de Milton Krasner, esta historia de maldiciones familiares, traiciones y mentiras, condena y venganza y un amor inquebrantable subyuga por sus cuidadas imágenes, la conseguida ambientación y la destacada labor de George Sanders y Vincent Price - dos de los actores con mejores voces de todo Hollywood, James Mason aparte - en el papel de enemistados hermanos. La extraordinaria escena del reencuentro de los dos amantes tras tantos años separados por el encarcelamiento de uno de ellos es un modelo de la expresividad narrativa, comedida, elíptica y certera habitual del cine clásico. Muy buena.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Odio entre hermanos
Siete torres es un tremebundo melodrama gótico que transita los senderos de Cumbres borrascosas, Jane Eyre o Rebeca. Está basada en un novelón de Nathaniel Hawthorne que no he leído, y que imagino bastante mejor que la película, más centrado en la crítica de unas gentes y unas costumbres que en las cuitas amorosas de los protagonistas (aunque también). Fue dirigida por Joe May, uno de los fundadores del cine alemán y mentor de Fritz Lang. Con la llegada de los nazis huyó a Estados Unidos, donde dirigió lo que pudo, poco y regular. Además, no se preocupó de aprender demasiado bien el inglés, tenía un carácter dictatorial y los actores le odiaban. En Siete torres tenemos a un malvadísimo abogado (George Sanders), que para apoderarse de la mansión familiar y del tesoro que encierra (supuestamente), no duda en mandar a la cárcel a su propio hermano (Vincent Price), mientras la amada de éste (Margaret Lindsay) espera, espera y espera... durante 20 años. Cuando regresa, el hermano malo, a quien el testamento del padre ha expulsado del hogar, pone de nuevo en marcha sus maquinaciones... Caserones misteriosos, tenebrosas conspiraciones, amores arrebatados, tesoros escondidos, toda la parafernalia gótica se manifiesta en una trama apretada (ha de condensar en 90 minutos un novelón de tomo y lomo), que Joe May filma con elegancia pero sin la menor emoción, pese a la excelente fotografía de Milton Krasner y la exuberante música de Frank Skinner. Price se apodera de la función sin el menor esfuerzo, mientras que Sanders, por una vez, se ve descolocado e incómodo en su papel (algo ridículo y extremado en ocasiones). Los secundarios aportan su buen hacer, y todo desprende un tufillo a naftalina que sólo los amantes del cine clásico podemos soportar sin marearnos. Ejemplo de un cine jurásico, pero siempre bien realizado y trabajado, capaz de deparar una buena velada. En su brevedad estriba su mejor virtud. Se acaba antes de agobiar.
[Leer más +]
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil